EL PROBLEMA DE LOS GALATAS

1 Mar

EL PROBLEMA DE LOS GALATAS

  

EL CRISTIANO Y LA LEY
Domingo Fernández Suárez
Capítulo 6
EL PROBLEMA DE LOS GÁLATAS

Pablo había estado en Galacia, donde había predicado el evangelio, y por su ministerio se había levantado, al menos, una congregación. Después que Pablo partió de allí, llegaron los judaizantes, (se infiere esto de la epístola) que con persistencia digna de mejor causa, seguían infatigables los pasos del Apóstol. Una vez allí, empezaron a inducir a los gálatas, (téngase en cuenta que éstos eran gentiles) a someterse a ciertas prácticas rituales de la ley de Moisés, tales como circuncidarse y guardar el sábado.
Cuando Pablo se enteró de lo que estaba pasando en la iglesia de Galacia, les escribió una epístola que hoy forma parte del Nuevo Testamento, epístola que, como dijo Sabatier: “No hay nada en lenguaje antiguo o moderno que pueda compararse con ella. Todas las potencias del alma de Pablo brillan en sus cortas páginas. Visión amplia y luminosa, lógica aguda, ironía mordaz, todo lo más fuerte en argumentación, lo más vehemente en indignación, lo más ardiente y tierno en afecto, se encuentra aquí, mezclado y fluyendo en una sola corriente, formando una obra de irresistible poder”.
Pablo empieza mostrando su admiración por el hecho de que tan pronto se hubiesen apartado del evangelio que él les había predicado, para creer en otras cosas que predicaban, ¿quiénes?, los que “quieren pervertir el evangelio de Cristo”. (1:7). Y dice más adelante: “¡Oh, Gálatas insensatos!, ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad? Esto sólo quiero saber de vosotros: “Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley o por la fe? ¿Tan necios sois?”.
¿Sabes, lector, el por qué de estas palabras tan fuertes, tan duras y penetrantes? Pues porque los Gálatas estaban volviéndose de Cristo a Moisés, de la gracia a la ley. Por eso les dice: ¿Cómo os volvéis de nuevo a los flacos y pobres rudimentos en los cuales queréis volver a servir? Guardáis los días y los meses y los tiempos, y los años”. Dice Carroll aquí: “Esta es una referencia inequívoca a los días sabáticos del Antiguo Testamento; su sábado, su séptimo día, su sábado lunar, sus sábados anuales y del jubileo, lo cual significa que él que lo hacía prefería la economía del Antiguo Testamento a la del Nuevo”. “Estoy perplejo en cuanto a vosotros. Decidme los que queréis estar bajo de la ley, ¿no habéis oído la ley? Vacíos sois de Cristo los que por la ley os justificáis”.
Lo anterior prueba, insistiendo en la idea presentada ya, lo irreconciliable de Cristo con Moisés, de la ley y la gracia, del viejo y del nuevo pacto. Los gálatas habían creído en Cristo, pero ahora se volvían a la ley, y Pablo les advierte que al volver a la ley, automáticamente se apartaban de Cristo y de la gracia. “Vosotros corríais bien: ¿quién os embarazó para no obedecer a la verdad? Ojalá fuesen cortados los que os inquietan”, con falsas doctrinas. Pero “el que os inquieta llevará su juicio, quienquiera que sea”. Sufrirá el castigo por enseñar errores y apartar a los hombres de la verdad.
“Un poco de levadura leuda toda la masa” (5:9). Quiere decir: un error doctrinal, aunque sea pequeño, echa a perder la verdad y eso es lo que estaba pasando allí en la iglesia de Galacia. Pablo les exhorta a estar “firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres”. ¿Libres de qué? Libres de la ley, pues éste es el tema de que trata la carta. “Y no volváis otra vez a ser presos en el yugo de servidumbre”. (Véase, Hechos 15:10). “Porque en Cristo Jesús, ni la circuncisión vale nada ni la incircuncisión, sino la nueva criatura”. Dice un historiador, que “Pablo, por la majestad de su carácter, la magnitud de su genio, la profundidad de su saber, y lo sublime de sus trabajos, se destaca sobre los demás apóstoles”.
Pero si hay algo que sobresale en Pablo mismo, es su profunda y clara visión del evangelio de la gracia; la defensa que hizo para que este evangelio no fuese adulterado con la introducción de prácticas mosaicas, o considerado como una segunda edición de la ley. Sus sinceras y arraigadas convicciones y el celo grande y noble con que supo defenderlas.
Cuando “los falsos hermanos, que entraban secretamente”, pretendían que Pablo hiciese circuncidar a Tito, que era gentil, Pablo se mantuvo firme en sus convicciones y les dijo: No puede ser. Y eso lo hizo “para que la verdad del evangelio permaneciese”.
¡Oh!, hermanos, cuantas veces a través de estos estudios, recostado sobre mi mesa he elevado a Dios mi corazón en acción de gracias, porque cuando hasta el impetuoso Pedro se dejó arrastrar, sometiéndose al criterio de los judaizantes y arrastró con él a otros, y todo por “el que dirán”, entonces no faltó un Pablo, nunca más grande, nunca más firme, nunca más oportuno, que supo poner la verdad de la doctrina que creía y predicaba por encima de todo, y al mismo Pedro, cuando vio que no andaba derechamente conforme a la verdad del evangelio, le resistió en la cara, porque era de condenar. Si Dios no se lo hubiera concedido ya, allí se gano Pablo el título de Doctor y Apóstol de los gentiles, defendiendo el evangelio y la libertad de aquellos. Como bien dice Carroll, si no hubiese un Pablo para recriminar a un Pedro, por sus concesiones a la verdad y a la libertad, el evangelio hubiese perdido alas, su poder, y habría perecido sin salir de Jerusalén. Pero Dios tenía al hombre para la oportunidad y para la necesidad. ¡Gracias a Dios por Pablo!
Pero asómbrese el lector: Tengo un tratadito adventista que se titula: “El testimonio de un gran apóstol”. Donde se pretende que Pablo era un gran predicador de la ley de Moisés. Hace falta mucha ignorancia, mucha ceguera espiritual e intelectual, o tal vez, lo que no quisiera decir, mucha mala fe, para afirmar tal cosa. Porque precisamente Pablo es el gigante que a través de sus epístolas se yergue majestuoso, contra los errores adventistas y los condena.
La epístola a los Gálatas, donde nos cuenta el problema que confrontaban, es una espina demasiado punzante para los judaizantes antiguos y modernos.
esclavizará), pues no estamos bajo la Ley sino bajo la gracia” (Rom. 6:14).

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: