Tag Archives: Haiti

Artistas españoles se unen por Haití

17 Mar

Artistas españoles se unen por Haití

By ACPress
Wednesday, March 17, 2010

El talento musical de diez artistas evangélicos españoles se ha puesto a disposición de los damnificados por el terremoto de Haití. La canción «Creo en ti» invita a la reflexión y a la acción, con el objetivo de continuar ayudando a los más necesitados en el país caribeño.

Desde el pasado 8 de marzo se puede disfrutar la canción, que se encuentra en descarga gratuita en la web http://www.otrolugar.es. La canción cuenta con la participación de diez artistas españoles, entre los que se encuentra el grupo Esperanza de Vida, Joanarman de Praxiz, Alex Sampedro, Mingo Fuirellat, Francesca Patiño, Julián Candón, Dani Reus, Mireia Gordo y Sammy Planes.

Planes, director del coro gospel Hosanna Otro Lugar, es el compositor de la canción en la que distintos artistas interpretan las líneas de las estrofas. La canción invita a la reflexión y a la ayuda a través de la ONG Compassion España.

Compassion es un ministerio cristiano para el desarrollo infantil, y su compromiso se centra en eliminar las causas básicas de la pobreza para los niños. Su pasión y objetivo residen en el compromiso con Jesucristo y la capacidad de la iglesia para obedecer el mandato de estar al servicio de los pobres. En la actualidad, Compassion cuenta con 230 centros en Haití y más de 65.000 niños en sus centros.

CÓMO NACIÓ «CREO EN TI»

Natanael Planes, productor de la canción, explica que el proyecto nació nada más conocer las noticias del terremoto. “Hace un mes y medio la tierra tembló en Haití y nuestros corazones temblaron con ella… Sentimos la necesidad de ayudar y unirnos en oración por este país y por la necesidad que hay en estos momentos allí”. Desde Hosanna Otrolugar nació la idea de componer una canción para Haití y proponerles a distintos artistas españoles unirse en representación del sentir popular y en favor de las personas que están allí sufriendo.

En poco menos de una semana la canción estaba compuesta por Sammy Planes, hermano de Natanael, y 10 artistas habían decidido colaborar en la canción. Dicen ellos que “todo fue milagroso y la provisión de Dios en todo momento estuvo presente desde el primer día”.

La canción, que se titula «Creo en Tí», invita a la reflexión de que aún en medio de la prueba nuestra confianza y fe en Dios estará siempre ahí. «Para mí expresa precisamente eso -dice Natanael-, que mi fe en medio de la prueba es la misma o más grande aún si cabe».

Novena misionera liberada en Haití llega a casa

9 Mar

Novena misionera liberada en Haití llega a casa
Associated Press
Tuesday, March 09, 2010


PUERTO PRINCIPE (AP) – Una misionera estadounidense detenida durante más de un mes en Haití por cargos de secuestro de menores voló de regreso a Estados Unidos después de ser liberada de prisión, mientras que la líder del grupo bautista sigue bajo custodia.

Charisa Coulter y Laura Silsby eran las últimas dos misioneras aún bajo arresto de 10 personas que fueron detenidas por tratar de sacar de Haití a 33 niños después del terremoto. Las otras ocho fueron liberadas el 17 de febrero.

Coulter, de 24 años, fue liberada el lunes y se fue llevada rápidamente de su celda al aeropuerto por personal de la embajada de Estados Unidos.

Vistiendo una blusa roja sin mangas y lentes para sol, Coulter se negó a hacer comentarios mientras ingresaba rápidamente a una camioneta todo terreno que la llevó al aeropuerto haitiano, donde tomó un vuelo de regreso a Estados Unidos.

El padre de Coulter dijo que su hija llegó a Miami el lunes por la tarde y se fue directamente a un hotel.

Mel Coulter señaló que su liberación trajo una mezcla de alegría y pesar debido a que la líder del grupo misionero con sede en Idaho, Silsby, se quedó a pasar la noche sola en una cárcel haitiana.

“Es una buena noticia, pero es atemperada”, comentó Coulter. “Estamos realmente contentos por tener a nuestra hija de regreso en suelo estadounidense. Pero Laura aún está allá. Así que esto realmente sólo está completando parte del viaje para ambas. Mi hija ha dejado allá a su mejor amiga”, señaló.

El señor Coulter no dijo cuándo iría su hija a su casa en Boise, Idaho.

Silsby, de 40 años, dijo que estaba contenta por la liberación de Coulter.

“Estoy muy contenta de que haya salido hoy, y por su liberación; y espero que la mía llegue pronto”, dijo Silsby a la AP cuando salía de la corte en la que un juez realizó el lunes una audiencia a puerta cerrada. Ella fue regresada a su celda en una estación de policía cerca del aeropuerto de Puerto Príncipe.

El abogado defensor Louis Ricardo Chachoute señaló que Coulter fue liberada porque no había evidencia para sustentar los cargos de secuestro y asociación delictuosa. Predijo que Silsby también sería liberada pronto.

“No hay testigos de la fiscalía para sustentar nada”, agregó. Chachoute.

El arresto del grupo misionero ocurrió en momentos en que las autoridades haitianas intentaban tomar medidas más enérgicas en contra de las adopciones no autorizadas, a fin de evitar el tráfico de niños en medio del caos provocado por el sismo del 12 de enero.

En un principio, Silsby dijo que los niños habían quedado huérfanos durante el terremoto, que dejó 230.000 muertos según cifras oficiales; pero luego se descubrió que los padres, aún con vida, le habían entregado a los pequeños.

El grupo ha dicho que tenía planeado llevar a los niños a República Dominicana a un orfanato que Silsby estaba fundando en un antiguo hotel.

El juez liberó a ocho de los misioneros el 17 de febrero, tras concluir que los padres les entregaron a sus hijos de forma voluntaria pues creían que los estadounidenses les darían una mejor calidad de vida. Pero el magistrado decidió en ese momento que Silsby y Coulter aún tenían preguntas por responder.

Chaco Peor Que Haiti

4 Mar

Evangélicos arremeten en pleno culto de vudú en Puerto Príncipe

26 Feb

17:41 26/02/2010, delfino-martinez,

Una turba de evangélicos atacó a un grupo de practicantes del vudú el martes en un barrio marginado por la pobreza de Puerto Príncipe, arrojándoles piedras y boicoteando una ceremonia en homenaje a las víctimas del terremoto del mes pasado.

Los seguidores del vudú se reunieron en el barrio de Cite Soleil donde miles de supervivientes del terremoto viven en carpas y dependen de la ayuda alimentaria internacional.

El grupo oró y cantó mientras trataba de conjurar a los espíritus para guiar a las almas perdidas cuando un grupo de evangélicos comenzó a gritar. Algunos arrojaron piedras y otros orinaron sobre los símbolos vudú, la policía estaba presente y cuando se marchó la multitud destruyó los altares y las ofrendas que los practicantes de vudú habían colocado para implorar por alimento y licor.

“Nos estábamos preparando para una oración cuando ellos llegaron y ocuparon el lugar”, dijo Sante Joseph, un creyente evangélico que se unió a la turba que atacó a los practicantes de vudú en un centro cívico al aíre libre.

La tensión religiosa también ha ido en aumento pues en la isla hay bautistas, católicos, testigos de Jehová, cienciólogos, mormones y otros tipos de misioneros, todos con el interés de ayudar a las víctimas del terremoto, alimentar a las personas sin hogar y quizá convertir a algunos, al grado que algunos practicantes del vudú empiezan a convertirse al cristianismo por temor a dejar de recibir ayuda o ante la creencia de que el sismo fue una advertencia de Dios.

“Parece como si la tierra se estremeciera todo el tiempo desde el mes pasado”, dijo Ermithe Josephe, de 48 años, que sigue durmiendo en una carpa junto a los escombros de su casa. “No podemos dormir con todas esas réplicas y estamos demasiado asustados para ir a trabajar”.

Las inquietudes han ido en aumento desde el sismo del 12 de enero, donde han muerto más de 200 mil personas y dejó a más de un millón de haitianos sin hogar. El lunes, 150 hombres armados con machetes atacaron un convoy del Programa Mundial de Alimentos en la carretera entre Cap Haitien, la segunda mayor ciudad del país, y Puerto Príncipe. No hubo heridos en el incidente pero los cascos azules chilenos que iban en los vehículos no pudieron impedir que el grupo se robara los alimentos, dijo el vocero de la ONU, Michel Bonnardeaux.

Foto referencial.

Caos Religioso en Haití.

25 Feb

Caos Religioso en Haití.

¡Amén-Amén! Noticias – Fue atacado un grupo de practicantes del vudú el martes en un barrio miserable de Puerto Príncipe, arrojándoles piedras y boicoteando una ceremonia en homenaje a las víctimas del terremoto del mes pasado.

Los seguidores del vudú se reunieron en el barrio de Cite Soleil donde miles de supervivientes del terremoto viven en carpas y dependen de la ayuda alimentaria internacional.

El grupo rezó y cantó mientras trataba de conjurar a los espíritus para guiar a las almas perdidas cuando un grupo de evangélicos comenzó a gritar. Algunos arrojaron piedras y otros orinaron sobre los símbolos vudú, la policía estaba presente y cuando se marchó la multitud destruyó los altares y las ofrendas que los practicantes de vudú habían colocado para implorar por alimento y ron.

“Nos estábamos preparando para una oración cuando ellos llegaron y ocuparon el lugar”, dijo Sante Joseph. Las tensiones han ido en aumento desde el sismo del 12 de enero, que se cree mató a unas 200.000 personas y dejó a más de un millón de haitianos sin hogar. El lunes, unos 150 hombres armados con machetes atacaron un convoy del Programa Mundial de Alimentos en la carretera entre Cap Haitien, la segunda mayor ciudad del país, y Puerto Príncipe. No hubo heridos en el incidente pero los cascos azules chilenos que iban en los vehículos no pudieron impedir que el grupo se robara los alimentos, dijo el vocero de la ONU, Michel Bonnardeaux.

La tensión religiosa también ha ido en aumento pues en la isla hay Bautistas, Católicos, Testigos de Jehová, Cienciólogos, Mormones y Misioneros Protestantes, todos con el interés de ayudar a las víctimas del terremoto, alimentar a las personas sin hogar y quizá convertir a algunos, al grado que algunos practicantes del vudú empiezan a convertirse al cristianismo por temor a dejar de recibir ayuda o ante la creencia de que el sismo fue una advertencia de Dios.

Líder Vudú advierte ‘Guerra’ tras ataque de Evangélicos.

¡Amén-Amén! Noticias – El líder supremo vudú en Haití advirtió que librará una “guerra”, luego de un ataque de cristianos evangélicos contra una ceremonia organizada por su religión en honor a los que murieron en el terremoto del 12 de enero.

Será una guerra. Una guerra abierta”, dijo el líder religioso Max Beauvoir, consultado por la AFP en su hogar, donde también está el templo que dirige, a las afueras de la capital.

“Me parece desafortunado que en un momento en el que todos están sufriendo ellos entren en guerra. Pero si es lo que quieren, lo tendrán”, enfatizó.

Según la policía, un pastor llamó el martes a atacar la ceremonia religiosa y la multitud la emprendió a pedradas contra los participantes.

Beauvoir, por su parte, denunció que cientos de Evangélicos Protestantes, junto a otras personas contratadas, atacaron a fieles vudú que celebraban una ceremonia en Cité Soleil, una popular barriada de Puerto Príncipe.

El incidente se dio en medio de crecientes tensiones religiosas, pues evangélicos y otras confesiones están reclutando seguidores tras el terremoto que mató a 222.500 personas, según el último balance oficial, y dejó a más de 1,2 millones de haitianos en la calle.

Rosemond Aristide, inspector policial en Cité Soleil, dijo que habló con el pastor tras el incidente y el religioso aceptó permitir ceremonias vudú. Pero no dio detalles de por qué no hubo arrestos.

A falta de datos estadísticos oficiales, se cree que cerca de la mitad de los nueve millones de haitianos practican el vudú de alguna forma, aunque en su mayoría también siguen los preceptos de otras religiones a la vez.

HAITÍ, UN PROBLEMA MANIFIESTAMENTE POLÍTICO

20 Feb

VISTO EN:

FUNDACIÓN PROCLADE

¿Qué va a ser del país cuando se retiren las brigadas internacionales, los grupos de apoyo, las ayudas millonarias de estos días? Sin unas mínimas infraestructuras, se enfrentará de nuevo no tanto con un futuro incierto sino con un pasado que nunca ha sido capaz de consolidar. Por esta razón, el problema fundamental de Haití no es de ayuda económica, sino las cuestiones de fondo que permanecen intactas. Enumerarlas ha sido el trabajo de los propios analistas haitianos que no tienen pelos en la lengua y han sido, tal vez, más lúcidos y crueles consigo mismos que yo pueda parecerlo ahora. La primera grave carencia es la excesiva dependencia económica del exterior. Incluso para la adquisición de los alimentos básicos como es el arroz, el aceite para cocinar, el azúcar y por supuesto al petróleo, que ahora generosamente surte Venezuela con precios políticos. Estos capítulos rozan el 60% de dependencia.

Mientras esta realidad no hiera la dignidad de Haití frente a su propia imagen de “mendigo permanente” de las instancias internacionales y las “remesas” familiares, será imposible que se dé una reacción saludable de la que brote una nueva y radical forma de hacer política.

Otra grave carencia se manifiesta, por ejemplo, en el éxodo masivo de profesionales haitianos hacia Canadá o EE.UU. Se habla de listas de espera en la Embajada canadiense, o de USA de más de 30.000 de ellos. La fuga de cerebros ha sido constante y sigue imparable. Peor aún, la fuga de brazos, tal vez los más fuertes y decididos, es también una sangría permanente: República Dominicana tiene más de 800.000 hasta alcanzar prácticamente los tres millones de migrantes en el mundo entero. ¿Cómo puede subsistir un país del que emigran los hombres y mujeres más dotados?

De los grupos sociales que permanecen en el país, el más significativo por su poder económico, tal vez no alcanza el 10% de la población y que percibe un índice importante del PIB, se desentiende de su estado de postración. Sin duda han puesto en marcha algunos negocios muy rentables, pues apenas tienen que pagar impuestos y contratan a los trabajadores por salarios casi miserables. ¿Cómo puede crearse en el país una incipiente clase media con estos salarios de miseria? El resto de la población intenta sobrevivir a base del trabajo informal, casi en un 80%, vendiendo frutas, legumbres y chucherías. Para mí, Haití es uno de los países del mundo con menos productividad y valor añadido. Millones de personas malviven al paso de los días con estas ínfimas ganancias.

¿Qué clase de cultura puede generar esta forma de vida? ¿Qué calidad puede tener la enseñanza universitaria, casi sin los medios más precisos? La huelga de los estudiantes de Medicina y Farmacia cumple ya un año, mientras siguen reclamando que ciertos cursos no se conviertan en simples seminarios. Sin biblioteca, sin medios para el transporte, sin facilidades para el comedor y pocas becas, los más decididos optan por ir a Cuba a estudiar medicina.

Los Partidos políticos mantienen este nombre pero apenas si puede decirse que lo son. Más bien son grupos de presión, con ciertos intereses políticos muy particulares, por no decir personales, sin casi un programa que ofrecer a la ciudadanía y en ocasiones con candidatos que están bajo sospecha de haber cometido algún delito. De nuevo, con esta “cultura política” ¿qué futuro nuevo puede ofrecerse al país que tiende a ignorarlos casi por completo? Después de este terremoto, no sé si habrá capacidad de celebrar las elecciones al Parlamento y a un tercio del Senado. Nadie ha dicho nada aún acerca de alguna alternativa razonable que evite el vacío de poder legislativo. Parece que los Diputados ya han solicitado prolongar su mandato dos años más.

Sin una o varias nuevas generaciones de políticos, con nueva visión, tal vez al estilo del primer tiempo de Aristide (y por esto algunos gobiernos foráneos se preocuparan por desplazarle), y de fuertes organizaciones cívicas, urbanas y rurales, y tal vez unos municipios con mayor autonomía de acción, va a ser difícil dar un vuelco a una situación tan precaria y casi caótica, como corre el riesgo de convertirse la etapa que nos espera. Creo, sin embargo, que existe una verdadera capacidad organizativa desde las bases populares demostrada en un pasado no demasiado lejano, en los años 60 hasta los 80, que luego desaparecieron…

Los actuales movimientos populares espontáneos (a causa de la hambruna), si se logran canalizar, podrían ser una fuente de energía y de control político y social, desde las bases mismas de la sociedad. Y si no se consigue, cabe el riesgo de una explosión popular de consecuencias imprevisibles. Esta falta de liderazgo pleno y honesto marca hoy por hoy en profundidad un Gobierno que en las 24 primeras horas después del terremoto no había dado aún señales de vida y sin haber creado un gabinete o algo parecido para gestionar la crisis que se había venido encima.

Finalmente quiero destacar (dejando a un lado porque desconozco cómo se mueve en el país el narcotráfico), la fuerte corrupción que permea las diferentes instituciones, especialmente la Justicia. Sin duda se había hecho últimamente un esfuerzo por reducirla. ¿En qué quedará ahora en un país destrozado? Pero no se trata tan sólo de corrupción institucional. El pueblo participa, incluso sin darse cuenta y esto es lo peor, de este juego peligroso que no permite ser transparente en la misma vida diaria. La pobreza misma, tan evidente en todas sus manifestaciones, llega incluso a impedir la propia libertad individual y lleva a reaccionar en la vida diaria a base de compulsiones, de actitudes de autodefensa por todos los medios, para salir precisamente de la pobreza que ahoga una mínima seguridad en la vida personal, familiar y del propio clan o grupo humano al que se pertenece.

No quiero acabar esta reflexión sin referirme al papel que están ejerciendo las numerosas ONGs que pululan en el país, sin duda con buenas intenciones pero sin atender al fondo del problema. Mi convicción es la siguiente: sin unas ONGs lúcidamente politizadas, es decir, conscientes de las consecuencias políticas de sus actividades, más bien retrasan e impiden que Haití sea capaz de valerse por sí mismo.

Concluyo: el esfuerzo de imaginación, creatividad y coraje político que Haití ha de desarrollar a partir de ahora es tan grande, que temo corra el peligro de caer una vez más en los brazos de ciertas “solidaridades”, que éstas sí tienen muy claro cuál es su objetivo “ayudando” a la “reconstrucción” de un pueblo que merece otro destino.

Tres o cuatro pinceladas de esperanza: cada mañana, multitud de niños y jóvenes se dirigen a la escuela con sus variopintos uniformes, a pesar de que todavía existe un 40% sin escolarizar. En las dos Universidades más importantes de la República Dominicana estudian más de 6.000 jóvenes haitianos. El mundo artístico haitiano, historia, literatura, poesía, pintura, novela, música, es de una riqueza extraordinaria. Falta, a mi entender, una inquietud política de fondo, una denuncia y una pasión implacables de lo que observan a su alrededor.

Mientras escribo, en estos días en plena labor de rescate de víctimas y entrega de alimentos indispensables, se están celebrando reuniones en nombre de la sociedad civil, para reflexionar cómo enfocar la vida del país en el futuro. Me queda, sin lugar a dudas, la hermana pequeña, la esperanza, como solía decir Charles Péguy. Ella seguirá acompañando a quienes amamos a este pueblo, a pesar de acontecimientos tan devastadores como el terremoto que acabamos de padecer.

Ramiro Pàmpols. Director adjunto de las escuelas rurales Foi et Joie en Port-au-Prince, enero 2010.

copiado de radiocristiandad.wordpresss.com

Juez libera a 8 misioneros en Haití

19 Feb

Juez libera a 8 misioneros en Haití
By Mundo Cristiano
Wednesday, February 17, 2010


Un juez haitiano decidió liberar a 8 de los 10 misioneros bautistas estadounidenses arrestados bajo cargos de secuestrar menores de edad.

Dos miembros del grupo, incluída la líder Laura Silsby, permanecerán arrestados en Haití. Ambos deberán enfrentar una investigación que podría tomar de 2 a 3 meses según el sistema judicial haitiano.

El juez Bernard San-Vil, agregó que se permitirá a los estadounidenses liberados regresar a Estados Unidos sin garantizar el pago de una fianza, pero que tendrían que volver a Haití si son requeridos por la justicia.

Los misioneros han alegado que estaban en una misión humanitaria y han rechazado las imputaciones de tráfico de personas.