Archivo | julio, 2009

Juntos y de a uno…

31 Jul

Juntos y de a uno…

El Señor había dicho en Deuteronomio 6:2…

“Para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando…”
El pueblo debía tener temor, que era el respeto reverente que Dios se merecía…

En la vida de los primeros cristianos convertidos en Hechos capítulos 2 al 4 se mostró en todo su desarrollo este sentir:

“Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles” (Hechos 2:43)
Ellos creyeron, temiendo a Dios y actuaron de acuerdo a Su Voluntad…

En base a esto Dios continuó obrando entre ellos:

“Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas, y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, y alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo…” (Hechos 2:44-47)
Y en medio del resto del pueblo…

“Y el Señor añadía cada día a la iglesia a los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47)
Ellos no vivían de ilusiones ni falsas expectativas. No creían en quimeras, sino que su fe era real, en un Cristo resucitado y sus acciones apuntaban a lo certero, o sea, las necesidades de cada uno de los participantes.

Al realizar las acciones correctas con la motivación apropiada, el resultado era sencillez de corazón, que estaba libre de celos y amarguras; y verdadera alegría, la cual les daba ánimos para continuar.

Ellos se mantenían unidos a pesar de los posibles roces que surgirían al estar juntos personas como Pedro y los hermanos “Boanerges”, lo cual significa “Hijos del Trueno”

“A Jacobo, hijo de Zebedeo, y a Juan hermano de Jacobo, a quienes apellidó Boanerges,esto es Hijos del trueno” (Marcos 3:17)
Oraban juntos

“Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración” (Hechos 3:1)
Trabajaban juntos

“Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos” (Hechos 3:4)
Actuaban individualmente pero con armonía

“Mas Pedro dijo: no tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo, levántate y anda” (Hechos 3:6)
Juntos daban testimonio

“Y teniendo asidos a Pedro y a Juan el cojo que había sido sanado, todo el pueblo atónito, concurrió a ellos al pórtico que se llama de Salomón” (Hechos 3:11)
Aunque la voz que se oía era mayormente la de Pedro, ellos hablaban juntamente

“Hablando ellos al pueblo…Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo:…” (Hechos 4:1,8)
Sus vidas y sus ministerios no se superponían sino que se complementaban unos a otros.

Recordemos: Una vida basada en las realidades de Dios le dará bendiciones reales a nuestra vida…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

NEOMACHISMO HOMOSEXUAL: TRANSEXUALES

31 Jul

NEOMACHISMO HOMOSEXUAL: TRANSEXUALES

CUANDO LA LIBERTAD SEXUAL ES UN NEGOCIO

Andercismo

Una persona transexual encuentra que su identidad sexual está en conflicto con su anatomía sexual. Es decir, se produce una disconformidad entre su sexo biológico y su sexo social y el sexo psicológico. Una mujer transexual es aquella que nace con anatomía masculina y un hombre transexual es el que nace con anatomía femenina. Es decir, se les designa por el sexo con el que se sienten identificados y no por el sexo al que al nacer corresponden, por ejemplo, sus genitales.
El machismo se refiere a una actitud de superioridad masculina, deseo de controlar lo femenino y mantenerlas en posición inferior. Es una forma de sexismo (discriminación por razón de sex
o) en la que se infravaloran las facultades de un individuo del sexo femenino o con actitudes femeninas basándose en argumentos débiles o no aplicables al tema en cuestión.
La transfobia hace referencia a la discriminación hacia la

transexualidad y las personas transexuales o transgénero, basada en su identidad de género interna. Intencionada o no, la transfobia puede tener consecuencias graves para el objeto de la actitud negativa. Las personas trans también experimentan homofobia por parte de personas que incorrectamente asocian el trastorno de identidad de género como un tipo de homosexualidad. La conducta discriminatoria o intolerante hacia transexuales puede incluir el acoso, agresión o asesinato. Formas directas de intolerancia se pueden manifestar también de maneras no violentas. La discriminación indirecta puede incluir el rechazo a que se trate a las personas transgénero de la misma forma que a las no transgénero.
Como ya antes habíamos publicado el machismo no es propio de los heterosexuales. Dentro del colectivo homosexuales también existe algún tipo de discriminación hacia “los mas afeminados” y mas aún hacia las mujeres lesbianas. Pero en los últimos tiempos y en Buenos Aires mas aun a partir del flamanteanuncio de la Cámara de Comercio Gay Lésbica Argentina (Ccglar) el pasado 14 de julio, se observa que el derecho a la inclusión es algo que aun esta muy lejos.
Porque al parecer los transexuales, travestis y homosexuales que no cumplan con el estereotipo que ha normalizado esta sociedad de consumo, son excluidos!. Así, Mauro Cabral que escribe en la revistaSOY de Pagina/12 nos cuenta como fue victima de discriminación y exclusión al pretender participar de este famoso “circuito comercial”.
La semana anterior había recibido otra publicidad, esta vez de un hostel gay de Buenos Aires que anuncia por mail la bondad de sus promociones en un inglés francamente porteño. Hice lo que hago habitualmente en estos casos: escribir y preguntar si así como estoy sentado acá escribiendo puedo ir y alojarme. Claro que no: el hostel sólo recibe hombres. Eso soy, les dije. Un hombre, trans. Pero no hubo caso. Lo suyo, como bien se molestaron en explicarme, no es activismo sino un negocio. Más o menos lo mismo me respondieron los muchachos de la fiesta: todo bien con “las trans”, ya haremos una fiesta a la que “ellas” puedan entrar. ¿Ellas? No sabemos lo que querés decir, pero como sea, no. Vivimos de esto.

Después de haber leído la noticia en varios medios distintos llegué a la conclusión —verdaderamente rápida— de que, de acuerdo con los estándares difundidos del negocio Glttbi, yo no califico como consumidor. La razón es bien simple: soy pobre. Mi novio es pobre. Hasta mis perros son pobres, y el tortugo ni hablar, pobre de solemnidad. La cobertura periodística que se le dio al encuentro dejó bien en claro, una y otra vez, que el interés central radica justo allí donde miles y miles y miles de diversos no cuentan. El negocio…

No toda violencia excluyente es económica, sin embargo. Los organizadores de la fiesta en Cali y los administradores del hostel gay de Buenos Aires lo tienen bien claro: para los hombres trans, ni aun pagando las cosas cambian, no vaya a ser cosa que la masculinidad diversa arruine la diversión. Y ni que hablar de aflojarle la rienda al privilegio, a ese privilegio que, una vez más, no es sólo económico. A ese privilegio que es, en esencia, bíblico. Dios les dio el poder de nombrar, de distinguir las especies entre sí y de distribuirlas en el espacio, incluyendo.
LINKS RELACIONADOS:

10 frases que nunca hay que decirle a una mujer

30 Jul

10 frases que nunca hay que decirle a una mujer

¿Cuántas veces ligaste un grito por ser demasiado sincero? Aquí, un decálogo de lo prohibido para saber cuándo mantener la boca cerrada; dejá tu comentario.La sinceridad es un bien que las chicas siempre valoran de nosotros. Pero en historias de a dos, no es que convenga siempre mentir –eso nos lleva al stress o al fracaso- sino que en ocasiones es sabio callar.

El sincericidio, amigos, muchas veces nos lleva a lugares de los que es difícil volver. Aquí, un listado de 10 frases que, aun sinceras, las chicas no quieren escuchar de nosotros; sumá la tuya.

– “Sos muy dulce, me hacés acordar a mi vieja”.

– “Te queda bien el vestido, porque es bien suelto”.

– “¿Te pido un taxi?”.

– “Lo que más me gusta de vos es tu carácter”.

– “No creo en la fidelidad, es algo imposible”.

– “El viernes vuelvo tarde, no me esperes”.

– “Pero mi amor fue un beso nada más, no pasó más nada”.

– “Daleeeee, si tenés más polvos que las botas de John Wayne”.

– “¿Anoche? No, temprano, a las 2 estaba en la cama…”.

– “(A las 8 de la noche) No, mi amor, ¿cómo me voy a olvidar? ¡Feliz aniversario!”.

http://www.conexionbrando.com/nota.asp?nota_id=1156314

LAS COSAS DE ARRIBA

30 Jul

LAS COSAS DE ARRIBA

Posted: 29 Jul 2009 10:37 PM PDT

p0320648.JPG

Buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia.
…la sabiduría de lo alto.

El abismo dice: “No está en mí”; y el mar dice: “No está conmigo.”

Hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. Porque si hemos sido unidos a El en la semejanza de su muerte, ciertamente lo seremos también en la semejanza de su resurrección.

Despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.

Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), y con El nos resucitó, y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús,

Porque los que dicen tales cosas, claramente dan a entender que buscan una patria propia.

Buscad al SEÑOR, vosotros todos, humildes de la tierra que habéis cumplido sus preceptos;
buscad la justicia, buscad la humildad.


Col. 3:1   Pr.4:5   Stg.3:17   Job.28:14   Ro.6:4,5   Heb.12:1   Ef.2:4-6   Heb.11:14   Sof.2:3

«MI HIJA… NO ME TIENE CONFIANZA»

30 Jul

30 jul 09

«MI HIJA… NO ME TIENE CONFIANZA»
por Carlos Rey

En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio http://www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos:

«Tengo una [hija] de quince años. Desde que cumplió los quince, la siento más alejada de mí…. Ella ahora no tiene [confianza] conmigo….

»Tiempo atrás… anduve… cometiendo muchos errores…. Estuve con muchos hombres. Mi hija conoció a cuatro de ellos. Yo sé que le di mal ejemplo. Creo que por eso ella no me tiene confianza. Prefiere hablar con sus amigas que conmigo… y me duele mucho que no me cuente sus cosas. Quiero ser una amiga, mamá, compañera, confidente; pero no lo consigo. Por favor, necesito un consejo.»

Este es el consejo que le dimos:

«Estimada amiga:

»Casi toda madre que haya tenido una hija adolescente puede identificarse con lo que usted está sintiendo. Se debe a que, en casi toda relación entre padres e hijos, tarde o temprano es de esperarse la experiencia que usted ha tenido con su hija.

»Su hija ya no es una niña. Ya casi es adulta, y eso implica independencia de sus padres. Como ella ansía llegar a ser toda una mujer, la aleja a usted a fin de hacer lo posible por independizarse cuanto antes. Cuando les tiene confianza a sus amigas y no a usted, ella está estableciendo un límite entre usted y ella. No es señal de que la esté rechazando a usted, sino de su deseo de independencia….

»Todos hemos hecho cosas que no debimos haber hecho. El apóstol Pablo dijo que todos hemos pecado y que por eso estamos privados de la gloria de Dios.1 Usted está sintiendo una gran culpa a causa de su pecado pasado. Para que sea posible librarse de la culpa de ese pecado, tiene que pagarse un castigo. ¿Cuál es, entonces, ese castigo? San Pablo nos dio la respuesta más adelante: «La paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.»2 Con esa declaración dejó en claro que, si bien el castigo de nuestro pecado es la muerte, Jesucristo pagó ese castigo en nuestro lugar cuando murió en la cruz.

»Ahora usted no tiene que hacer más que aceptar la muerte de Cristo en reemplazo de la suya, y pedirle a Dios que la perdone y que le conceda la vida eterna que Él ofrece. Cristo jamás pecó, así que el castigo que pagó fue en el lugar de usted. Él borrará no sólo el pecado que usted ha cometido, sino también el gran peso de la culpa que sigue sintiendo. Pídale en oración que lo haga ahora mismo….

»Es posible que algún día se cumpla el deseo que usted tiene de ser la amiga, compañera y confidente de su hija…. Por ahora, conténtese con ser una buena madre. Ámela aun cuando ella no corresponda a su amor. Acéptela aun cuando ella la rechace a usted….

»Le aseguramos que valdrá la pena,

»Linda y Carlos Rey.»

El consejo completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, se puede leer si se pulsa el enlace que dice: «Caso 37» dentro del enlace en http://www.conciencia.net que dice: «Caso de la semana».


1 Ro 3:23
2 Ro 6:23

www.conciencia.net

«DEJA QUE TU PADRE TE DÉ UN BESO»

30 Jul

29 jul 09

«DEJA QUE TU PADRE TE DÉ UN BESO»
por el Hermano Pablo

La balsa de goma corrió desbocada sobre los furiosos rápidos del río Colorado, en el Gran Cañón. Navegaban en la balsa tres hombres impetuosos. De repente la balsa dio contra una afilada punta de una roca, y estalló como un globo. Los tres hombres cayeron a las turbulentas aguas.

Harris Frank, de sesenta y cinco años de edad, hombre recio y duro, luchó por su vida. Tenía una clavícula fracturada y la mano izquierda casi seccionada. De los otros hombres, su hijo John de cuarenta años, y su nieto Tyler de dieciocho, no supo nada. En su agonía clamó a Dios diciendo: «Señor de los cielos, sálvame a mí y sálvalos a ellos.» Después de dos horas fue rescatado.

Cuando su hijo y su nieto fueron a verlo al hospital, Harris Frank, con lágrimas en los ojos, dijo: «Deja que tu padre te dé un beso.» Este era el primer beso que aquel padre le daba al hijo en cuarenta años de vida.

Harris Frank no era un hombre malo. Era un hombre duro, eso sí, de los que piensan que besar a un hijo es señal de debilidad, cosa de mujeres. Pero él no era malo. Sin embargo, esos momentos de peligro, cuando parece que se ha llegado al fin de la vida y se abre por delante el abismo negro de la muerte, sirven para ablandar la mente y el corazón. El hombre más duro se enternece, y los ojos sin lágrimas se humedecen.

Muchos padres piensan que para hacer que sus hijos sean hombres tienen que tratarlos con dureza e insensibilidad. No deben nunca mostrarles cariño ni darles un abrazo. Pero cuando acecha la muerte o golpea la desgracia, se dan cuenta de que la vida natural no es así. Ellos también, por duros que sean, sienten emociones que los mueven a llorar, a asustarse y a clamar a Dios. Cuenta Harris Frank, en su relato, que vio una especie de catedral blanca en los cielos, y eso lo hizo clamar a Dios.

¿Cómo debe relacionarse, entonces, el padre con su hijo? Si el hijo está en la cunita y todavía viste pañales, debe ir y darle un beso. Si el hijo tiene dieciocho años y está sufriendo sus primeros problemas emocionales, debe abrazarlo, darle un beso y confortarlo. Y aun si el hijo tiene cuarenta años de edad y está pasando por una crisis en su vida, debe darle un abrazo y un beso. ¿Acaso por eso deja de ser su hijo?

Los hijos, especialmente los hijos varones, necesitan ver en su padre esa transparencia emocional que les asegura que son amados de quien más necesitan amor. Amemos a nuestros hijos con el amor con que Dios ama a su Hijo Jesucristo, y lloremos con ellos.

http://www.conciencia.net

Dormir en la Estación Espacial Internacional es fácil

30 Jul

Dormir en la Estación Espacial Internacional es fácil

Posted: 28 Jul 2009 11:30 AM PDT

Ciencia en Espacio Ciencia

Nos hemos acostumbrado al hecho de que allí arriba, a 360 kilómetros sobre nosotros, hay un grupo de personas que está realizando tareas de investigación para aprender más del Universo que nos rodea. Y que, como todos nosotros, tienen sus problemas cotidianos.

Estacion_Espacial_Internacional_01

¿Nunca te has preguntado cómo duermen los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional? La respuesta es sencilla. Cada uno de ellos tiene un saco de dormir y lo único que requieren es atarse a algún lado, ya que si no se liarían a dar vueltas y a saber dónde acaban. Como diceKoichi Wakata, que ahora se vuelve a bordo del Endeavour después de permanecer cuatro meses y medio en el espacio, si no te atas bien a algo es posible que choques contra los ordenadores a bordo y, como diría una de las reinas de Youtube, la líes parda.

Eso sí, hay algo que echan de menos. La única astronauta de la misión Endeavour, Julie Payette, dice que lo único que echa de menos es una ducha. Igual que dormir en el espacio, donde no sientes tu peso, es genial, por la misma razón es imposible ducharse. Una ducha con agua cayendo sobre tu cabeza no funcionaría.

En la Estación Espacial MIR, rusa, y en la primera estación espacial de la NASA, el SkyLab, disponían de ducha, pero ahora tienen una especie de todo en uno, donde también lavan la ropa. También pueden lavarse el pelo. Dicen que es parecido a si estuvieras en una acampada.

Los miembros del Endeavour vuelven ya a casa tras permanecer casi dos semanas en el espacio. Está programada su llegada para el viernes.

Completarlo…

30 Jul

Completarlo…

A través de todo el Antiguo Testamento, Dios se manifestó de muchísimas maneras al ser humano. Todo el Antiguo Testamento es un compendio para saber qué piensa, cómo es y que quiere Dios el Creador, de su criatura más preciosa, el hombre…

“Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros…para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando…Oye Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:5)
En los Evangelios se nos presenta, detalladamente manifestado, el Ministerio del Señor Jesucristo… El Hijo de Dios… Dios mismo hecho Hombre…

“Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30)
“Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno” (Juan 17:21-22)
En el libro de los Hechos, luego de la Ascensión del Señor Jesucristo ya resucitado, encontramos la Obra de Aquel que Cristo dejó en su lugar, el Espíritu Santo…

“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre” (Juan 14:16)
“Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. Y vosotros daréis testimonio también…” (Juan 15:26-27)
El Libro de los Hechos es la continuación de la obra de Jesucristo…

“En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar” (Hechos 1:1)
“Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí” (Hechos 1:4)
Ahora bien, conocemos lo que Dios espera de nosotros. Tenemos la Obra salvadora de Cristo en nuestras vidas. Somos morada del Enviado de Dios.

¿Estamos cumpliendo lo que dice Hechos 1:8?

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”
Dios le dio un encargo a Usted. Dios me dio un encargo a Mí. El resto del mundo necesita que cada uno de nosotros cumplamos con él.

Recordemos: Dios nos dio todo lo que prometió y también aquello que necesitábamos… ¿Le damos lo que EL espera de nosotros?

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

EL GRILLO SALVADOR

28 Jul

28 jul 09

de nuestro puño y letra
EL GRILLO SALVADOR
por Carlos Rey

«Provistos de agua y carne y otras cosas, nos embarcamos y seguimos el viaje. Luego de cruzar la línea equinoccial, el maestre se dio cuenta de que sólo quedaban tres vasijas de agua de las cien con que había abastecido la nave capitana, ¡y esas tres vasijas tendrían que alcanzar para saciar la sed de cuatrocientos hombres y treinta caballos!

»En vista de tal escasez, el gobernador Álvar Núñez Cabeza de Vaca ordenó que navegaran en busca de tierra…. Al cuarto día, una hora antes de que amaneciera, sucedió algo asombroso… y es que cuando las naves estaban a punto de encallar en unas rocas muy altas sin que nadie advirtiera el peligro, comenzó a cantar un grillo. Un soldado había embarcado con el grillo en Cádiz con el deseo de oírlo cantar. Ya habían pasado dos meses y medio navegando sin que se oyera ni se percibiera siquiera la presencia del grillo, por lo que iba muy enojado aquel soldado. Pero esa mañana, cuando sintió la tierra, comenzó a cantar, y todos los que iban en la nave, al oír la música del grillo, vieron lo cerca que estaban las rocas y comenzaron a dar voces para que echaran anclas a fin de que evitáramos chocar contra las rocas. Así que echaron anclas, y por eso no perecimos. Lo cierto es que, de no haber cantado el grillo, nos habríamos ahogado cuatrocientos hombres y treinta caballos.

»Todos llegamos a la conclusión de que fue un milagro de Dios lo que nos salvó. De ahí en adelante… todas las noches el grillo nos daba su música, hasta que llegamos a un puerto que se llamaba la Cananea, que está más allá del Cabo-Frío, a unos veinticuatro grados de altura….

»… Partimos de allí, y pasamos por el río y bahía que llaman de San Francisco, el cual está a veinticinco leguas de la Cananea…. Y llegamos a la isla de Santa Catalina… el 29 de marzo de 1541.»

Así cuenta Pero Hernández, escribano del explorador español Álvar Núñez Cabeza de Vaca, el milagro que los salvó de naufragar luego de partir de las islas de Cabo Verde, en su travesía desde las Islas Canarias hasta las costas de Brasil.1 Lo que ocurrió fue algo insólito, que los tripulantes de la expedición consideraron un milagro, ya que el mensajero que juzgaron que les envió Dios fue un simple grillo. Con su música, el grillo les anunció la salvación al advertirles del peligro que corrían.

Lo cierto es que quienes nos dedicamos a dar mensajes como este, a la conciencia, nos identificamos plenamente con el grillo de esta crónica. Pues si bien no tenemos los méritos para salvar a nadie, como tampoco los tenía aquel «grillo salvador», sí tenemos la responsabilidad de anunciarles la salvación eterna a los demás tripulantes que nos acompañan en la nave de la vida, advirtiéndoles del peligro que corre su alma al tropezar con las rocas del pecado. Así como Dios envió a ese grillo con aquella sonora noticia salvadora, también a los que ya nos hemos salvado por haber oído la noticia y haber acatado la advertencia, Dios nos ha enviado a proclamar a los cuatro vientos la buena noticia de que Él nos amó hasta el punto de que envió a su único Hijo, Jesucristo, «para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna».2


1 Álvar Núñez Cabeza de Vaca, Comentarios [adaptado al español contemporáneo] (México, D.F.: Editorial Océano de México, 2001), pp. 145,155-57.
2 Jn 3:16; Heb 2:1-4

www.conciencia.net

Hijos Fuertes

28 Jul

Hijos Fuertes

Génesis 22: “Pasado cierto tiempo, Dios puso a prueba a Abraham y le dijo:
-¡Abraham!
-Aquí estoy- respondió.
Y Dios le ordenó:

-Toma a tu hijo, el único que tienes y al que tanto amas, y ve a la región de Moria. Una vez allí, ofrécelo como holocausto en el monte que yo te indicaré
Abraham se levantó de madrugada y ensilló su asno. También cortó leña para el holocausto y, junto con dos de sus criados y su hijo Isaac, se encaminó hacia el lugar que Dios le había indicado. Al tercer día Abraham alzó los ojos y a lo lejos vio el lugar.
Entonces le dijo a sus criados:
-Quédense aquí con el asno. El muchacho y yo seguiremos adelante para adorar a Dios, y luego regresaremos junto a ustedes.
Abraham tomó la leña del holocausto y la puso sobre Isaac, su hijo; él, por su parte, cargó con el fuego y el cuchillo. Y los dos siguieron caminando juntos.
Isaac le dijo a Abraham:
-¡Padre!
-Dime, hijo mío.
-Aquí tenemos el fuego y la leña- continuó Isaac-; pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?
-El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios- respondió Abraham.
Y siguieron caminando juntos.

Tenemos que liberarnos de todas las cargas; de las proyecciones que nuestros padres pusieron sobre nosotros. No vamos a criticar a los padres, pero vamos a liberarnos de todo lo que han puesto sobre nosotros conciente o inconscientemente.

  1. Frases negativas: Todas las frases que tus papás te dijeron desde chico, no te pertenecen porque son la proyección de sus conflictos. A pesar de que esos rótulos no nos pertenecen los compramos como si fueran nuestros.
  2. Proyección de las frustraciones de nuestros padres: Muchos papás proyectan sobre sus hijos lo que ellos no hicieron.
    Los padres que no pudieron estudiar algo, hacen que sus hijos hagan lo que ellos quisieron, pero no pudieron hacer.
    Tenemos que sacarnos la proyección de los sueños que nuestros padres no lograron.
  3. Envidia de nuestros padres: Cuando un papá te dice: ‘yo a tu edad trabajaba’está queriendo decir que te envidia porque no necesitás hacerlo.
  4. Hijo parental: Son los hijos que no funcionan como hijos, sino como pareja de la mamá.
    ‘Hijo ahora que me separé de tu padre, sos el hombre de la casa.’
    El hijo no es el hombre de la casa, es hijo.

    Si sos el más grande de los hermanos, no es tu responsabilidad cuidar a los más chicos porque sos el hermano y no el padre.
    Hay madres que toman a sus hijos de confidentes.

  5. Rechazo de nuestros padres: Hay padres que dijeron a sus hijos: ‘no valés’ ‘no servís’.
    Ellos te rechazaron porque tenían otra imagen sobre vos; y como fuiste diferente a lo que ellos tenían en su mente te abandonaron.

    No encajaste en la imagen mental que tus padres tenían porque sos único e irrepetible.

    Es como el cuento del patito feo; dice la historia que había un patito al que nadie quería.

    Los patos que lo rodeaban se burlaban de él. El pato fue rechazado hasta que un día salió de esa casa y comenzó a caminar hasta llegar a una granja.

    En la granja habitaban un gato y una gallina que también despreciaron al pato, quien tuvo que irse de aquel lugar. Un día vio una fila de cisnes caminar, y uno se le acercó para decirle que se sumara a esa familia ya que él era un cisne.

    El huevo de cisne había caído en el lugar equivocado y todos pensaron que era un pato.

    Cuando te rechazaron eras sencillamente un cisne diferente al pato que esperaban tus padres.

  6. ‘Entre ojos’: Hay padres que tuvieron entre ojos a sus hijos, porque como no podían cambiar a su pareja, pusieron empeño en cambiar a sus hijos.

Quiero que todos los que sean padres se liberen de tres ataduras.
Los padres somos una generación de transición; estamos entre nuestros abuelos, y entre nuestros hijos.

Hay tres cosas de las que nos tenemos que liberar para ser los padres que Dios quiere que seamos:

  1. Poner límites: Hoy los padres tienen miedo a los hijos y no ponen límites, por eso hay tantos psicópatas.

    Somos una generación que hemos perdido el valor de poner límites; Dios nos va a restaurar.

    Poner límites no es pegar,  no es hacer prohibiciones sin sentido.

    Poner límites es saber decir: ‘esto no se hace por esta razón, si te gusta bien y sino también.’

    Un papá iba al súper mercado con su hijo de 8 años, quien le pide que le compre un juguete y el padre le dijo que no porque no tenía plata. El hijo le dijo que sino le compraba el juguete no iba a respirar, y se tapó la nariz. El padre se fue desesperado a comprarle un juguete para que respire.

    Hay chicos que como no les gusta lo que los padres prepararon para comer, no almuerzan, no cenan y los padres se desesperan.

  2. Culpa: Si querés estudiar y trabajar, hacé tu vocación sin culpa. Que no te de culpa ir a trabajar, ir a estudiar. Tenés que hacer los sueños que Dios te pidió que hagas.

    Los padres revisamos la tarea, pero no hacemos la tarea de nuestros hijos porque eso le corresponde a ellos.

    Hoy se enseña que los hijos necesitan un amigo; pero los amigos de nuestros hijos tienen la edad de nuestros hijos.

    Nosotros somos padres amigables, pero no amigos de nuestros hijos.

    El día que nuestros hijos encuentren en nosotros un amigo se quedan huérfanos.
    Ser padre amigable está perfecto, pero no amigos.

  3. Hablar mal: Hoy todo se resuelve con violencia, con insultos, con maldiciones.
    Tenemos  que sacar eso, para ser los padres que Dios nos ha llamado a ser.

    Hay que desterrar frases tales como:

    – ‘Dejá que lo hago yo.’ Cuando tu hijo te cuente algo que le pasó, vos decile: ‘veo que tenés un problema’, pero no se lo resuelvas para que tu hijo active las neuronas creativas. Dejá que lo haga él.

    – ‘¡Qué suerte que tenés!’ Cuando tu hijo te dice que le fue bien en el examen porque le tomaron lo que había estudiado, no le digas que fue suerte.
    Las cosas no se lograr por suerte, sino por esfuerzo y porque Dios nos acompaña.

    – ‘Te lo dije veinte veces.’ Entonces tu hijo a las primeras 19 no les da importancia; porque sabe que es a la veinte que te enojás.

    – ‘Otra vez’

    – ‘¡Cuidado!’ Así generás duda en tus hijos.

Los padres tienen que hacer las pases consigo mismo, porque han dado todo lo que pueden dar.

Dios los ayudará a seguir creciendo, sólo deben sacarse los miedos, las culpas y reconocer la ambivalencia y declararse felices.

Abraham recibió una palabra de
Dios y se fue con su hijo Isaac al monte. Caminaron tres días, y cuando llegaron a un lugar determinado, pusieron las piedras, la leña y tomaron el cuchillo.
Una vez que estaba todo preparado, Isaac preguntó a su padre dónde estaba el animal que iban a sacrificar; a lo que su padre respondió: ‘Dios proveerá.’

Isaac le preguntó a su padre cómo sería lo que estaban por hacer, su padre le dijo:‘adoraremos y volveremos’.

Abraham tomó a su hijo, lo ató en el altar, y cuando estaba por matarlo, un ángel de Dios le dijo que no lo hiciera. Al mirar al costado vio un animal, al que mataron; de esta manera Abraham e Isaac regresaron nuevamente a su casa.

Hay varias cosas que Abraham le impartió a Isaac para que sea un hijo fuerte:

  1. ‘Adoraremos y volveremos’:
    Hoy estás pasando por pruebas, pero adorarás y volverás otra vez en victoria.

    Dios no dejará que el cuchillo te traspase en el día de la prueba porque pasarás por el valle de la sombra de la muerte y regresarás otra vez.

    En el día de la enfermedad, adoraremos y volveremos.

    En el día de la miseria, adoraremos y volveremos.

    En el día de la crisis, adoraremos y volveremos.

    En el día de la muerte, adoraremos y volveremos.

    Si estás pasando un momento difícil declará lo que Abraham le dijo a Isaac. No sé cómo será, pero volveremos.

    Cuando el hijo estaba en el altar, viendo como su vida iba a desaparecer, sabía lo que su padre le había dicho, ‘adoraremos y volveremos’.

  2. Dios proveerá’: Dios va a proveer los recursos que te hacen falta.
    Cuando tus hijos te pidan algo, no se lo des; oren y Dios proveerá.
    Hacé de esas palabras tu ley.

    La generación de Isaac dependía del río, pero Isaac no, porque donde él iba hacía un pozo y salía agua, porque Isaac aprendió en el peor día de su vida que no dependía del río; sino que Dios proveería en su vida.

    No importa donde estés porque Dios proveerá.

    Todo lo que veo, se añade a mi vida: Cuando Isaac vio la provisión, ésta estuvo dentro suyo.

    Cuando Moisés vio un arbusto que se quemaba y no se apagaba; se acercó, Dios le habló y cuando se fue la zarza dejó de arder porque se metió en él.

    Todo lo que Dios te muestra en visión, se pega a vos y se añade en tu vida.

    Cuando Isaac vio el animal, vio la provisión y lo incorporó en su espíritu, y donde Isaac iba, Dios proveía.

    Abraham estaba casado con Sara y no podían tener hijos; pero como Sara quería tener un hijo, prefirió que Abraham lo tuviera con la muchacha que limpiaba su casa, y así fue como nació Ismael.

    Después de haber tenido un hijo con esa muchacha, Abraham pudo tener un hijo con su esposa, Sara; al que llamaron Isaac.

    Isaac se casó con Rebeca, que también era estéril, pero a pesar de ello no actuó como su padre, ya que había aprendido que Dios iba a proveer todo para él; por lo que fue a una montaña y le pidió a Dios hijos. Dios le dio a Isaac dos hijos.

  3. Soy el sueño de Dios: Cuando Abraham puso a Isaac en el altar, le estaba diciendo que él era su futuro, pero que Dios le había dicho que no era su futuro, sino el de Dios.

    Nunca vivas los sueños de nadie; vos sos el sueño de Dios.
    Vos no sos el futuro de tu casa, sos el futuro de Dios.
    Seguí los sueños de Dios, porque nadie es tu dueño; tu dueño es Dios.

  4. Soy más que vencedor: La diferencia entre un vencedor y un más que vencedor es que el vencedor vence una prueba; mientras que el más que vencedor vence una prueba difícil y pasa por la muerte.

    Isaac fue un más que vencedor, porque pasó por el día de su muerte y salió en victoria.

  5. Máximo esfuerzo, máxima recompensa: Estamos puestos para hacer el máximo esfuerzo.
    Hay mujeres que se divorciaron y como sus ex les pasan poca plata, se quedan con eso y se niegan muchísimas cosas por actuar bajo la ley del mínimo esfuerzo; en lugar de esforzarse más trabajando con la ley del máximo esfuerzo.

    La gente que usa Dios es la de máximo esfuerzo.

    Dios le dijo a Josué: ‘Estaré contigo. Esfuérzate y sé valiente.’

Necesitamos el máximo esfuerzo porque todas las cosas lindas tienen un aspecto feo.

Estaba Gedeón en una cueva y cuando Dios se apareció le dijo: ‘Varón esforzado y valiente.’
¿Porque estoy contigo sos esforzado y valiente?
Le dijo Dios; o ¿porque sos esforzado y valiente estoy contigo?

Dios está contigo porque sos esforzado y valiente. Él se junta con la gente del máximo esfuerzo.

Los cobardes no heredarán nada del reino; pero a la gente que se esfuerza para vivir en santidad, Dios la acompaña.

No sos el futuro de nadie; sos el sueño de Dios. Ponelo a Dios primero y Él te pondrá primero en su corazón; porque los que amamos a Dios adoraremos y volveremos. Dios proveerá. Esforcémonos para ser más que vencedores.

En el mismo monte donde Abraham iba a entregar a su hijo, Salomón levantó el templo; porque donde uno levanta el altar, otro construye un templo. Cuando venga un momento difícil no te olvides que adoraremos y volveremos.

Por Bernardo Stamateas