Archivo | 11:23 PM

Los enemigos del evangelismo

21 Mar

Los enemigos del evangelismo – Por Tony Marotta

El evangelismo es el método que Dios ha querido utilizar para expandir su reino y revelarse al mundo en estos tiempos; pensemos por un momento, ¿por qué está leyendo esto?, sin lugar a dudas porque alguien le compartió el mensaje del evangelio. Dios, de la misma manera, quiere usarnos a nosotros para llevar las buenas nuevas a todo el mundo, y si no lo hacemos las personas no oirán de Cristo (Romanos 10:14-15). Lamentablemente, esto no es una práctica habitual en la vida de muchos cristianos. Conozco a muchos hermanos que no han predicado el evangelio en toda su vida ni a una sola persona

Enemigos del evangelismo

Por Tony Marotta

Un enemigo es alguien que tiene mala voluntad hacia el otro, y le desea o hace el mal. Es el contrario en el campo de batalla. En la obra de evangelismo, la predicación de las buenas nuevas de salvación, también nos vamos a topar con oposición, y es importante que los podamos identificar para que no sean un estorbo en nuestras vidas.  El escritor argentino Jorge Luis Borges (1899-1986) dijo las siguientes palabras: “Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos”, si bien nosotros no elegimos a estos adversarios, es verdad que si no luchamos para vencerles terminaremos aliándonos con ellos e involuntariamente transformándonos nosotros mismos en enemigos del evangelismo.

Podemos pensar que Pablo también tuvo este temor respecto a Timoteo, pues en su segunda carta le encomienda: “haz obra de evangelista” (2 Timoteo 4:5). Este es un oficio especifico dentro de la iglesia cuya tarea es  compartir el evangelio a los no cristianos (Efesios 4:11). El verbo “predicar” es usado en las escrituras en relación con los evangelistas, pero al mismo tiempo todos los cristianos son llamados a desempeñar esta tarea; por ese motivo, Pablo no llamo a Timoteo al oficio de un evangelista sino a que “haga la obra de evangelista”. Esa es la razón por la que el Apóstol en su última carta inspirada le va a hablar a su discípulo predilecto respecto a los enemigos del evangelismo. Si estos enemigos podrían llegar a ser una realidad en la vida de Timoteo ¿Cómo no lo podrían llegar a serlo en las nuestras?

El evangelismo es el método que Dios ha querido utilizar para expandir su reino y revelarse al mundo en estos tiempos; pensemos por un momento, ¿por qué está leyendo esto?, sin lugar a dudas porque alguien le compartió el mensaje del evangelio. Dios, de la misma manera, quiere usarnos a nosotros para llevar las buenas nuevas a todo el mundo, y si no lo hacemos las personas no oirán de Cristo (Romanos 10:14-15). Lamentablemente, esto no es una práctica habitual en la vida de muchos cristianos. Conozco a muchos hermanos que no han predicado el evangelio en toda su vida ni a una sola persona; las razones que suelo escuchar de porque no se ha tomado esta iniciativa son muchas y variadas, pero al enfrentarnos con la enseñanza de la Palabra de Dios no hay excusa que pueda mantenerse en pie.

Recuerdo que hace unos cuantos años atrás vi la película de ciencia ficción “Enemigo mío”, que nos muestra a los seres humanos enfrentados en una terrible guerra contra un planeta llamado Draco; un terrícola y un “draconiense” en medio de un combate caen en un satélite en el cual para poder sobrevivir terminan haciéndose amigos. Creo que esto es lo que le sucede a muchos cristianos, terminamos amigándonos con los enemigos del evangelismo, y de esa manera sobrevivimos en la vida cristiana en vez de vivirla con la intensidad que Dios quiere.

Para poder predicar el evangelio, Dios nos capacita con el Espíritu Santo, quien nos imparte el poder de Dios (Hechos 1:8); tenemos también la Palabra de Dios la cual contiene el mansaje de salvación que es el mismo poder de Dios (Romanos 1:16). El Espíritu Santo en el momento que compartimos el evangelio convence de pecado de justicia y de Juicio (Juan 16:8), pero todo esto pareciera no ser suficiente para nosotros, pues evidentemente muchos pierden la batalla contra los enemigos del evangelismo.  Seguramente estarás pensando en una resistencia externa pero me gustaría poder compartirte como Pablo le escribió a Timoteo en cuanto a estos enemigos internos, enemigos que acechan en nuestro corazón hallando cabida para instalarse y convencernos de que no prediquemos el evangelio. A medida que veamos lo que la Palabra de Dios enseña en cuanto a estos adversarios nos daremos cuenta que en algún momento han sido, o son, una realidad en nuestras vidas. Mi oración a Dios es que a medida que naveguemos por las Escrituras puedas fortalecerte para enfrentar a estos tres enemigos del evangelismo saliendo triunfante.

Los tres enemigos que veremos en las próximas publicaciones son:

  1. La Vergüenza (2 Timoteo 1:8)
    ¿Qué significa la vergüenza?, ¿por qué nos avergonzamos?, ¿de qué no se tenía que avergonzar Timoteo?, ¿cómo enfrentar la vergüenza?… El estudio de este pasaje nos dará respuestas claras a estas preguntas, proveyéndonos de una nueva conducta para combatir la vergüenza, un mal que esta infectando las vidas de los cristianos. Siguiendo la enseñanza de la Palabra de Dios podremos enfrentar nuestros temores de predicar el evangelio con victoria.
  2. La Vocación (2 Timoteo 2:4-8)
    Cuando pensamos en la vocación nos referimos a aquella tarea a la cual deseamos dedicarnos profesionalmente. ¿Puede esto convertirse en un enemigo del evangelismo? ¿De qué manera? No solamente veremos qué es lo que Dios dice al respecto sino también tres hermosos ejemplos de la Palabra de Dios sobre la vocación que tenemos como cristianos, como soldados de Cristo, como atletas de Cristo y finalmente como labradores de Cristo, siendo nuestro ejemplo supremo el mismo Señor Jesucristo.
  3. La Vagancia (2 Timoteo 4:1-2)
    ¿Qué significa verdaderamente “predicar la palabra”?, ¿qué diferencias hay entre nuestra conducta actual y lo que Dios nos pide por “predicar”?. Los versículos de esta porción son maravillosamente intensos, nos enseñaran en que consiste y desarrollaran las características de la predicación del evangelio, las cuales nos guiaran e evaluar nuestro compromiso en esta tarea y revalorizar nuestro desempeño en cumplir con nuestra responsabilidad el compromiso de llevar a todos al conocimiento de la Palabra de Dios.

Tony Marotta
tonyolgui@hotmail.com
tonyolgui@yahoo.com.ar

Tony y Olga Marotta son miembros de la Iglesia Cristiana Evangélica en Villa Celina, Buenos Aires. 

http://www.daresperanza.com.ar/articulo/12/732

Anuncios

“Y sobre esta roca edificaré mi iglesia…”

21 Mar

“Y sobre esta roca edificaré mi iglesia…”

Fue en Capernaún donde Jesús pasó el mayor tiempo de su ministerio. A Jesús no le importó entrar en la Decápolis para comenzar a predicar y enseñar, algo muy difícil en su tiempo si consideramos el ambiente político reinante en esa zona greco-romana.

Estupendamente ubicada en las adyacencias del elevado Monte Hermón, Cesarea de Filipo era un centro cultural y religioso donde se rendía honor a la antigua divinidad Pan, dios griego de la fertilidad. Frondosos bosques y amplios riachuelos abundaban en la región que también se le conoce como Panías o Banías. En el sitio yacía un templo construido anexado a una cueva exactamente en la base de una montaña rocosa. Es en este ambiente lleno de santuarios de adoración pagana es donde Jesús sostiene una crucial conversación con sus discípulos. Jesús hace la pregunta sobre quien creen los hombres que es El y los discípulos manifiestan lo que han venido escuchando por doquier, pero Jesús insiste:

“Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”.

Pedro atinadamente responde:

“Tú eres el Cristo (el Mesías), el Hijo del Dios viviente” (Mateo 16:16 LBLA).

Inmediatamente, Jesús reconoce la manifestación divina dada a Pedro y declara:

“Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18 LBLA).

En el enunciado hay un claro juego de palabras de uso frecuente en la enseñanza hebrea. Mucho se ha querido debatir sobre el significado teológico del controversial tema. A mi juicio es inocultable que lo más resaltante y trascendente es la revelación de gran magnitud hecha por Jesús en un sitio de inequívoca influencia como fue Cesarea de Filipo.

Las palabras dichas en Mateo 16:18 contienen una tremenda carga simbólica. En primera instancia, el término griego koiné “Petra” que aparece en el escrito significa peñón, acantilado o saliente de un acantilado. También significa roca que se proyecta, peñasco o terreno rocoso. El término siempre implica no una simple roca, sino una de notable tamaño. Por otra parte, al hablar de las puertas es sobradamente conocido que en las ciudades bíblicas las puertas representaban estructuras defensivas y de poder del mundo antiguo. Al afirmar Jesús que las puertas del Hades no prevalecerían contra la iglesia, dejaba muy en claro que las puertas enemigas del infierno serían atacadas.

También es de destacar que el rey Herodes hizo construir nichos en honor al dios Pan y su corte de ninfas que incrustados aún sobresalen desafiantemente en la ladera de la montaña rocosa de Cesarea de Filipo, asiento característico del sistema de sensualidad y aberración del imperio romano. Los discípulos de Jesús, quienes se habían sentado por años a los pies de su rabino para recibir sus enseñanzas, ahora eran conducidos a este lugar a los fines de ser comisionados en una enorme tarea: avasallar el poder maligno con todas las fuerzas y edificar Su iglesia sobre el mal. Jesús los llevó precisamente allí para que fueran testigos de la realidad moral de la época.

En este marco de Cesarea de Filipo, enfrente de ese peñasco paganizado, Jesús expone un claro desafío: el Mesías Jesús quería que Sus discípulos arremetieran contra los poderes del infierno.

Conviene aquí citar las palabras del profeta Abdías:

“Entonces tus valientes serán atemorizados, oh Temán, de modo que todo hombre será cortado del monte de Esaú con muerte violenta. Por la violencia contra tu hermano Jacob, te cubrirá la vergüenza, y serás cortado para siempre” (Abdías 1:9-10)

“En este marco de Cesarea de Filipo, enfrente de ese peñasco paganizado, Jesús expone un claro desafío: el Mesías Jesús quería que Sus discípulos arremetieran contra los poderes del infierno”

En el último verso, se habla específicamente de la violencia contra Israel (Jacob) y sus consecuencias. Aquí la palabra hebrea utilizada es hamas.gif (Hamas) que además de violencia, también implica cometer injusticia, crueldad, iniquidad o práctica de la maldad. A propósito del conflicto árabe-israelí, no es coincidencia escuchar el nombre de Hamás. Aunque Hamás es un acrónimo en árabe de “Harakat al-Muqawama al-Islamiya,” o Movimiento de Resistencia Islámica, en realidad es una agrupación fanática, empobrecedora y sanguinaria dedicada a la violencia y muerte. Hamás asesina hombres, mujeres y niños israelíes con el objetivo único de negar la existencia del Estado de Israel y el pueblo judío. La organización islamista opera militarmente fuera y dentro del Estado de Israel y a pesar de ser una entidad terrorista acaba de alcanzar una importante victoria en las recientes elecciones “palestinas”.

Otro enemigo que anhela la destrucción del pueblo de Israel es el llamado Partido de Alá o Jizbolá. Sorprende que en el 2005, una comisión de la iglesia presbiteriana norteamericana, encabezada por Nihad Tu’meh y Robert Worley como portavoz, dispensaran una visita al Jizbolá reuniéndose con Nabil Qawuq, jefe de la organización terrorista en el sur del Líbano. Previamente, en Octubre del 2004, una delegación de la misma iglesia estadounidense se había reunido con Qawuq. Durante las conversaciones, el superior de la iglesia Ronald Stone afirmó, “Nosotros valoramos las preciosas palabras del Jizbolá, y su expresión de buena voluntad hacia el pueblo norteamericano. Alabamos de la misma forma su iniciativa para el diálogo y la mutua comprensión. Apreciamos estas declaraciones que nos traen más cerca a ustedes. Como superior de nuestra iglesia, me gustaría decir que según mi reciente experiencia, las relaciones y conversaciones con líderes islámicos son mucho más fáciles que tratar que las relaciones y el dialogo con los líderes judíos”.[1]

Debemos acotar que Hamás y Jizbolá aparecen en la lista de cuarenta organizaciones terroristas extranjeras tanto de la Unión Europea como del Departamento de Estado norteamericano.2 No, no son ingenuos estos creyentes. Son indecentes. Alguien decente reacciona ante las indecencias, porque tiene todo el sentido del mundo oponerse a la matanza brutal de seres humanos y la injusticia. Mas el daño no está sólo en las formas, o en la estética. Está en el fondo, en la grave estrechez intelectual y corta memoria que sufre la Iglesia Constantina. En aras de mantener una actitud “políticamente correcta” tristemente muchos seguidores de Jesús transparentan un cristianismo distorsionado producto de conductas y dogmas transmitidos a través de estrambóticos sermones de púlpito y el miedo a la condenación eterna, aunque también la posibilidad de ganar posiciones mundanales y de poder político. Existe una temática y complicidad clandestina en la iglesia institucional. La iglesia pretende sostener una relación ambigua con el Islam, mezcla de ignorancia concreta y simpatía teórica. Se supone que la iglesia debe batallar los poderes malignos de las tinieblas y sus representantes en la tierra.

Precisamente, sobre la posición de lucha de la iglesia el apóstol Pablo subrayó bien:

“Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas…” (Efesios 6:12)

Pero Pablo hizo también referencia a un gran misterio aclarando,

“el misterio que ha estado oculto desde los siglos y generaciones pasadas, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos” (Colosenses 1:26)

“… misterio que por los siglos ha estado oculto en Dios, creador de todas las cosas; a fin de que la infinita sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que llevó a cabo en Cristo Jesús nuestro Señor” (Efesios 3:9-11)

“Hoy la mezquita al-aksa y el llamado Domo de la Roca (monte de Esaú) emergen de manera intimidante como Petra o roca idolátrica del Islamismo en Jerusalén. El Santo Monte del Templo de Dios, el Monte Sión, exige la remoción de los antivalores que actualmente lo mancillan y se levantan contra la voluntad, santidad y soberanía de Di-s”

En este sentido, el profeta Abdías escribió un interesante pasaje:

subirán libertadores al monte Sión para juzgar al monte de Esaú, y el reino será del SEÑOR” (Abdías 1:21)

Efectivamente, hoy la mezquita al-aksa y el llamado Domo de la Roca (monte de Esaú) emergen de manera intimidante como Petra o roca idolátrica del Islamismo en Jerusalén. El Santo Monte del Templo de Dios, el Monte Sión, exige la remoción de los antivalores que actualmente lo mancillan y se levantan contra la voluntad, santidad y soberanía de Di-s.

No hace falta recordar Cesarea de Filipo para darnos cuenta que vivimos en una cultura orientada a la práctica de la permisividad, tolerancia, sensualidad y mentira. Muchas veces resulta ofensivo sugerir verdades y rechazar cierta calidad de conducta e ideas nos puede colocar la etiqueta de radicales e intolerantes. Pero Jesús no sólo comisionó a la iglesia extenderse por todo el mundo, más bien anunció que el poder de las tinieblas sería confrontado, estremecido y derrotado por Su iglesia.

A menos que la historia se detenga, el tiempo se avecina. Los creyentes debemos reflexionar, arrepentirnos y responder al llamado de lucha espiritual que tenemos en preparación al retorno del Mesías y el Reino de Dios. Las puertas del Hades no prevalecerán contra Su iglesia.

NOTAS

Fuente:

http://www.tzemach.org/articles/spanish/uponthisrock.htm

La revelación de Cesarea de Filipo

21 Mar

El Señor escogió cuidadosamente el tiempo y el lugar en que sus discípulos habrían de recibir la más grande revelación.

La revelación de Cesarea de Filipo

Christian Chen

Lectura: Mateo 16:13,16-18,21,24,28.

De los 28 capítulos de Mateo, el capítulo 16 es uno de los más importantes, porque en él podemos recibir la completa revelación de Cristo. Aquí encontramos cuatro de las más grandes verdades de toda la Biblia.

Pero antes de que el Señor quisiera revelar su verdad a sus discípulos, el Señor les guió a un determinado lugar: Cesarea de Filipo. Sin embargo, no sólo el lugar debería ser el apropiado, también el tiempo debería ser el preciso.

El tiempo preciso

Hasta este momento los discípulos habían estado con el Señor alrededor de tres años. Seis meses más tarde nuestro Señor estaría en la cruz.

Ellos aprendieron muchas cosas a los pies de Cristo. Sin embargo, en lo más profundo del corazón, nuestro Señor tenía un secreto que quería revelarles. Estaba esperando que ellos pudieran madurar, que pudieran crecer y estar en condiciones de recibir esta revelación. Él sabía muy bien que cuando eran muy jóvenes estaban muy centrados en ellos mismos.

Es lo mismo que ocurre con nosotros. Cuando somos niños en Cristo, entonces descubrimos que el Señor derrama bendición tras bendición. Verdaderamente esto es maravilloso. Es una etapa por la cual todos debemos pasar. Es el comienzo de nuestro caminar con el Señor.

Sin embargo, en lo más profundo, el Señor esperaba abrir su corazón para que sus discípulos conocieran el eterno propósito de Dios. Por muchos años, él tuvo este secreto guardado en su corazón. En muchas ocasiones, cuando él estaba a punto de revelarlo, descubría que ellos no estaban preparados para recibirlo. Pero en este momento quedaban sólo seis meses de permanencia del Señor en la tierra. Él estaba listo para tomar el camino de la cruz, donde moriría por nosotros.

Pero antes él quería abrir su corazón para revelarles el secreto que tuvo guardado desde la fundación del mundo. En el comienzo, los llamó para que lo siguiesen. Pero en realidad, el propósito principal de su llamado era que un día sus discípulos estuvieran capacitados para compartir su secreto. Para ese momento el Señor preparó un lugar muy importante: Cesarea de Filipo.

El lugar preciso

¿Y dónde se encuentra Cesarea de Filipo? Si ustedes conocen geografía bíblica, sabrán que en la parte norte de Israel hay un monte muy alto llamado Hermón. Todos pueden ver este monte desde la tierra de Canaán. Cuando la Biblia se refiere a él siempre se refiere a una vida ascendente, a la vida en un plano superior. Y siempre se asocia con los lugares celestiales. El distrito de Cesarea de Filipo se encuentra a los pies del monte. Es un área preciosa. Allí había muchos ciervos. El salmo 42 fue escrito en este lugar: “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo; ¿cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?”. Esos ciervos deseaban aguas vivas, ¿dónde podían encontrarlas?

Esta área está muy cerca del Mar de Galilea, hacia el norte. En Isaías 9:1 leemos: “Mas no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia, tal como la aflicción que le vino en el tiempo que livianamente tocaron la primera vez a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pues al fin llenará de gloria el camino del mar, de aquel lado del Jordán, en Galilea de los gentiles.”

Esta es una profecía maravillosa. Un día, el Mesías vendría, y él haría de este lugar –el mar de Galilea– el centro de su obra. “El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.” ¿Por qué dice “tierra de sombra”? Porque esa era una zona de volcanes. Toda la tierra en ese lugar es de un color oscuro, y por eso es muy absorbente de la luz solar. Por esa razón también el trigo crece muy rápidamente, porque recibe mucha energía desde el sol. Por eso cuando los sacerdotes ofrecían las primicias en el templo, ellos tenían muy claro que los primeros frutos venían de la tierra de Galilea. Si usted mira desde la distancia todas las casas están construidas con roca oscura. Cuando el Señor estaba en Caper-naum, o en el mar de Galilea, al mirar desde la distancia veía una tierra oscura. Es “la tierra de sombras”.

Ahora entendemos por qué “el pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz”, y “los que moraban en sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos”. Esta profecía en particular se cumplió cuando el Señor estuvo en el mundo. La Palabra se hizo carne. Por un año y medio él caminó en ese lugar de la tierra.
Este es el trasfondo que hay en el pasaje de Cesarea de Filipo. Cuando ustedes van a esa región, van a una zona de volcanes, lo cual les habla de que una tragedia ocurrió hace muchos, muchos años. Muchas vidas fueron destruidas. Sin embargo, lo que quedó de eso fue una buena tierra. Y es por eso que ellos podían tener las primicias allí. La mejor tierra es la que está en aquel lugar.

Pero más que eso: en Cesarea de Filipo encontramos el nacimiento del río Jordán. Todos saben que ese río fluye de norte a sur. Por el lado oriental, fluye desde el monte hacia el Mar de Galilea, y después continúa avanzando hasta el Mar Muerto.

Cuando llega al mar, cerca de Jericó, el río está en su parte más baja. Por cuanto el río Jordán es un río de curvas, carga mucho sedimento. Cuando usted está cerca del Mar Muerto, ya no es cristalino; se pone oscuro pues lleva mucho barro.

Recuerdo que la primera vez que fui a Jericó, cruzamos el Jordán. Lo hicimos de la misma forma que lo hizo Israel en la antigüedad. Íbamos con muchas expectativas porque esperábamos que el Jordán fuese como el río Amazonas, ancho y torrentoso. Especialmente cuando estudiamos la Biblia, pensamos que el Jordán debería ser un maravilloso río. Pero para nuestra sorpresa, cuando el guía nos dijo que estábamos llegando y que lo íbamos a cruzar, resultó que es muy, muy angosto. Probablemente es como un tercio del río Mapocho, que cruza la ciudad de Santiago. Imagínense lo desilusionados que estábamos.

En realidad, la razón de esto es muy simple. En tiempos de la Biblia era un río maravilloso. Pero debido a que Israel se rebeló contra Dios ellos cayeron bajo juicio, entonces la tierra fue desolada. Sabemos que la historia de Israel está conectada con ese pedazo de tierra. Entonces no debería sorprendernos que nos desilusionemos con el río Jordán. Pero si vamos a la fuente del río, a la zona de Cesarea de Filipo, veremos algo muy distinto. Allí no hay barro, incluso podemos ver el fondo, y los peces nadando en sus aguas. Allí en el comienzo, nuestra visión se torna muy clara. Todo es tan puro. Cuando seguimos el curso del Jordán hacia abajo, hasta el Mar Muerto, entonces no encontramos ningún tipo de vida. Todo es oscuro, barroso. No vemos nada en absoluto.

Amados hermanos y hermanas, esto es así también en la historia de la Iglesia. En el día de Pentecostés la Palabra de Dios era tan pura, tan clara, pero ahora que llegamos al siglo XXI, este río ha transcurrido por más o menos 2.000 años. Cuando llegamos a la parte más baja del río, todo se vuelve oscuro. Ahora entendemos por qué el Señor llevó a sus discípulos a la fuente del río, a Cesarea de Filipo. Porque ahí era donde el Señor quería revelarse a sí mismo. Era algo que estaba en el corazón de Cristo, y también en el corazón de su Padre celestial.

Solamente en la fuente del río se tiene una visión clara. Nada es opaco allí; todo se ve claramente; pero si seguimos por el río hacia abajo, si seguimos el camino, incluso el mundo cristiano es confuso y poco claro.

Cuatro grandes verdades

Si nosotros leemos todo este capítulo veremos que el Señor está a punto de revelarse a sí mismo. ¿Qué quiso revelar el Señor?

De las principales verdades de la Biblia, estas cuatro son las fundamentales de la vida cristiana, de la vida de iglesia. Sin esta revelación, entonces nos vamos a dispersar. ¿Por qué hoy vemos la ruina del testimonio de Dios? Porque cuando perdemos la visión somos dispersados. Solamente la visión puede hacer que estemos juntos nuevamente. Ahora entendemos por qué el Señor los tenía que llevar a la región de Cesarea de Filipo.

Si leemos todo el capítulo, vamos a ver que el Señor va a entregar cuatro revelaciones principales. ¿Cuáles son? Permítanme resumirlas: Primero, Cristo; segundo, la Iglesia; tercero, la Cruz, y cuarto, el Reino. Si leemos este capítulo, encontramos que esto es algo que siempre está en el corazón de nuestro Señor. Si estudiamos toda la Biblia, encontramos que toda la Biblia apunta a estas cuatro verdades principales.

¿Ustedes saben acerca de Cristo? Sí; sabemos acerca de Cristo como nuestro Salvador. Pero ¿saben que Cristo es su Maestro? ¿Ustedes saben que Cristo es la Cabeza del cuerpo que es la Iglesia? Hoy día muchos cristianos conocen algo acerca de Cristo, pero ¿han visto a Cristo en el espíritu? ¿Está revelado Cristo en su espíritu? Hoy día la gente sabe algo acerca de Cristo, pero la visión no es clara, es poco transparente.

Ahora bien, ¿qué pasa con la Iglesia? ¿Qué tanto sabemos acerca de la Iglesia? Muchos piensan que la Iglesia es un edificio. Por eso suele decirse: “Dejé mi paraguas en la iglesia”. Pero si la Iglesia es el cuerpo de Cristo, ¿cómo es posible que podamos dejar el libro o el paraguas en la iglesia? Ahora entienden cómo en el día de hoy estamos en la parte más baja del río. En veinte siglos muchas manos se han introducido en la Palabra de Dios. Entonces el río es oscuro. Así que, no debe impresionarnos que hoy día, si seguimos el curso del agua, no sepamos nada acerca de la Iglesia.

¿Cuánto sabemos acerca de la cruz? Muchos conocen acerca de la cruz porque cargan con una cruz de madera como un adorno. Ustedes saben que el camino de la cruz es el camino hacia la cosecha. El camino de la cruz siempre nos lleva hacia la gloria. ¿Cómo podemos ser transformados a la gloria de Cristo? ¿Cómo podemos estar juntos en unidad? El secreto es la cruz. ¿Qué tanto es lo que sabemos acerca del camino de la cruz? ¿Estamos listos para tomar la cruz y seguir a nuestro Maestro? ¿Estamos listos para negarnos completamente todo el tiempo? Hoy día, cuando hablamos acerca de la cruz, también es algo muy vago. Tocamos algunos puntos, pero nunca estamos claros. Lo mismo acerca del Reino. ¿Qué tanto sabemos acerca del Reino? Cuando llegamos al siglo XXI, llegamos a la parte más baja del río Jordán.

¿Cómo podemos estar claros de la voluntad de Dios? Por esa razón el Señor llevó a sus discípulos a la región de Cesarea de Filipo. Hermanos y hermanas, el camino para que podamos continuar es siempre volver a la Biblia, al comienzo, a la fuente del río. Solamente en la región de Cesarea de Filipo recibiremos una revelación de nuestro Dios. Siento que esto es muy, muy importante.

Un día algunos preguntaron a nuestro Señor, ¿por qué Moisés permitió que hubieran cartas de divorcio? ¿Ustedes saben qué contestó nuestro Señor? Que esto era solamente la voluntad permisiva de Dios, pero no el eterno propósito de Dios. ¿Cuál es el eterno propósito de Dios? El Señor dijo: “No era así al principio”. Sus corazones estaban endurecidos, por eso el Señor les permitió hacer eso. Pero si somos hijos obedientes, no estaremos satisfechos sólo con la voluntad permisiva de Dios: debemos buscar la eterna voluntad de Dios. ¿Cuál es la eterna voluntad de Dios, la voluntad desde el comienzo? Por eso es que el Señor llevó a sus discípulos a la región de Cesarea de Filipo.

El misterio de Dios: Cristo

En Mateo 16 vemos que primero nuestro Señor preguntó a los discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?”. Entonces Pedro respondió. Pedro era representativo de toda la Iglesia. Él hizo una gran confesión; la mayor confesión en toda la historia de la Humanidad. No es simplemente la confesión de Pedro. Es la confesión de ustedes y la mía también. Él dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente”. ¿Y qué contestó nuestro Señor? “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. ¿Cómo es que Pedro pudo llegar a saber que Jesús era el Cristo? No le fue dado por la carne y la sangre. Según nuestro Señor, fue el Padre celestial quien reveló Cristo a Pedro.

¿Qué significa eso? Que en el corazón de Dios había un secreto. Ese secreto había estado escondido desde antes de la fundación del mundo. Nuestro Dios lo había guardado por siglos. Piensen acerca de esto: ¡Qué privilegio tenía Pedro! Agradó al Padre revelarle a Cristo. Aquí tenemos la primera revelación. Cristo está conectado al corazón de Dios. No nos debe impresionar que Pablo haya dicho que Cristo es el misterio de Dios. Quiere decir que Dios tenía un secreto, y que un día él abrió el velo y esa revelación fue dada a Pedro, y también nos es revelada a todos nosotros en este día. Por eso el Señor le dijo a Pedro: “¡Bienaventurado eres!”, porque realmente es una bendición maravillosa. No es simplemente como tener un bonito auto o una casa; aquí se nos dice que si nosotros recibimos esta revelación, somos bienaventurados. Nuestro Señor dijo a Pedro: “Es mi Padre celestial quien te ha revelado este secreto a ti”. Este es el comienzo de la revelación.

Recuerda: si realmente vemos algo de la Biblia; si realmente recibimos una revelación (la primera revelación), somos capaces de tocar el corazón de Dios. Ahora nos ha abierto su corazón a nosotros, y vemos el secreto que hay en el corazón de Dios. Este es el llamado misterio de Dios: Cristo. Pero eso es sólo el comienzo.

El misterio de Cristo: la Iglesia

¿Qué dice el Señor en el versículo 18? “Y yo también te digo …”. Si el Padre te reveló a su Hijo, eso es una revelación maravillosa, pero eso no es suficiente. El Señor nos dice: “No sólo mi Padre tiene un secreto; también yo tengo un secreto para ti. Dios te reveló este secreto a ti, ahora yo te voy a revelar mi secreto a ti.” Por eso el Señor dijo: “Y yo también te digo…”. Por un lado tenemos el secreto del Padre, el misterio del Padre. Pero la revelación del Padre es sólo la mitad de la historia.

Este universo tiene un secreto, Cristo, pero gracias al Señor, él va a revelar la otra mitad: “Sobre esta roca yo edificaré mi iglesia”. ¿Ven eso? El secreto de Dios es Cristo; pero el secreto de Cristo es la Iglesia. Por eso es que Cristo dice: “Y yo también te digo, sobre esta roca edificaré mi iglesia”. Es muy interesante.

Cuando el Señor dijo esta frase, probablemente ellos estaban en un lugar alto de Cesarea, en la base del monte Hermón. Incluso hoy día descubrimos que allí hay una roca muy grande. Esa ciudad fue construida rodeando esa roca.

Cuando el Señor dijo a Pedro: “Sobre esta roca edificaré mi Iglesia”, por supuesto esta roca se refiere a él mismo. No hay duda acerca de eso. Pero el Señor también utiliza una ilustración, porque sus ojos ven una roca a los pies del monte Hermón. “Voy a edificar mi Iglesia sobre esta roca”. ¿Cómo Cristo edifica su Iglesia? Ahí descubrimos la forma en que Cristo edifica su Iglesia: Es a través del camino de la cruz. Por eso dijo: “Sobre esta roca”.

Los discípulos veían la corriente del Jordán, pero ¿cómo podía fluir? La nieve de la cumbre se derretía y el agua fluía hasta la base del monte. Los ciervos veían el agua y bramaban por ella, pero la gran roca se convertía en un paredón que impedía el curso del agua. Entonces ¿cómo era posible que los discípulos viesen la fuente de este río?

La Roca herida

Muchos años atrás, Dios hizo temblar el mundo, entonces el volcán hizo erupción, y esa roca que estaba allí desde hacía muchos años … (Según los geólogos, esta roca es la más antigua de la tierra de Canaán) … esa roca se abrió, y entonces el agua pudo pasar. Ahí comenzó el río Jordán. De esta forma, la sed de los ciervos podía ser satisfecha.

Amados y hermanas: Esta es la historia de la cruz. Ustedes recuerdan cuando el Señor dijo: “Dios, mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”. Jesús tomó tu posición y mi posición. Todos nuestros pecados estaban sobre él. ¿Usted conoce el color del pecado? Cuando el Padre celestial, el Padre santo, vio a su Hijo en la cruz tomando tu pecado y mi pecado sobre sí mismo, la vara de la ira de Dios cayó sobre nuestro Señor Jesús. Esa vara debía caer sobre nosotros, porque nosotros somos los pecadores, no Jesucristo. Pero debido a que te ama a ti y me ama a mí, y debido a que todos nuestros pecados estaban sobre nuestro Señor Jesús, y porque Dios es un Dios de justicia, debido a eso, la vara de la ira de Dios cayó sobre nuestro Señor.

Entonces, Cristo, la Roca de los siglos, en ese momento fue partida. En el costado del Señor Jesús apareció sangre y agua. Tal como Adán cuando estaba dormido, Dios sacó algo de su costado, y Eva fue edificada. Es la misma historia. Cuando nuestro Señor Jesús murió por nosotros en la cruz, la iglesia fue tomada de su costado. Si realmente vemos la Iglesia, nunca podremos separar a Cristo de la cruz. Pedro dijo al Señor: “No lo hagas”. ¿Qué quería Pedro? Pedro quería a Cristo, pero sin la cruz. Él confesó a Jesús como el Cristo. Su mentalidad era una mentalidad judía. Cristo debería estar en la gloria; pero no ir a la cruz. Lo que él quería era Cristo, pero sin la cruz. Eso es imposible. El Señor dijo: “Sobre esta roca edificaré mi iglesia”. ¿Entienden ahora? Cristo siempre está con la cruz. Siempre es a través de la cruz. De ahí nace la iglesia, y es edificada. No solamente Cristo, también la Iglesia y la cruz.

La cruz y el reino

Por esa razón, no sólo podemos predicar a Cristo. No sólo podemos hablar de la Iglesia de Cristo. ¿Cómo es que Dios va a cumplir su propósito? El secreto, el camino, es la cruz. Si no hay cruz, no hay cosecha. Si no hay cruz, no hay edificación de la Iglesia. Hoy podemos tener una congregación de diez mil personas, pero la realidad de la iglesia no está ahí. ¿Qué es la iglesia de Cristo? No simplemente Cristo en ti; no solamente la bendición de Cristo. No solamente eso: es el trabajo de la cruz. No es solamente Cristo en ti y Cristo en mí, sino que también la cruz va a tocarte a ti y a mí. Eso es Cristo.

Algunos solamente conocen las adiciones, pero no conocen las sustracciones. Esto es lo que hoy día hace la cruz. Si realmente somos celosos por el Señor, si la Iglesia va a ser edificada de esta forma, descubriremos el trabajo de la cruz. Trabajará muy profundamente en cada uno de nosotros. Finalmente descubriremos que la Iglesia está siendo edificada.

Debido al trabajo de la cruz, tú ya no estás en el trono. Algunas veces tenemos la tendencia, cuando la Iglesia se reúne, de sentarnos nosotros en el trono, en vez de dejar a Cristo allí. El trabajo de la cruz siempre nos destrona, con un propósito: que Cristo esté en el trono. Cuando vemos que Cristo está en su trono, ese el reino de los cielos que está mencionado en este capítulo. Si realmente vivimos la vida de Iglesia de acuerdo al propósito de Dios, todos nosotros, incluso los líderes, todos deben ser destronados, para que solamente Cristo quede en el trono. Entonces vemos el reino de Dios.

Ahora vemos la conexión de estas cuatro verdades: Cristo, la Iglesia, la Cruz, y el Reino. Finalmente, el propósito de Dios va a poder llevarse a cabo. Hoy día debemos ser llevados a la fuente de su revelación. Regresemos al comienzo, a la fuente del río. Entonces veremos que la revelación es muy clara para nosotros. No solamente Cristo, también la Iglesia, la Cruz y el Reino.

Fuente: http://www.aguasvivas.cl/revistas/25/03.htm

Chile: se recupera Felipe después del implante de un corazón artificial

21 Mar

Chile: se recupera Felipe después del implante de un corazón artificial

Sábado 21, Marzo 2009 12:13 |Clarin.com

El médico que encabezó el grupo de especialistas argentinos que supervisó la cirugía confirmó que la operación fue un éxito. Ahora el nene de once años inicia una recuperación que podría durar una o dos semanas. 

ESPERA. Felipe Cruzat está hace dos meses en emergencia nacional en Chile.
CORAZÓN GERMANO. El dispositivo para Felipe llegó desde Buenos Aires y fue fabricado en Alemania.
“Estar conectado a un corazón artificial implica un riesgo todos los días”, dijo Horacio Vogelfang.

Luego de una maratónica intervención que duró casi 13 horas, el Jefe de Trasplante Cardíaco del Hospital UC, Pedro Becker, expresó que la cirugía a la que fue sometido Felipe Cruzat, “ha sido exitosa”.Médicos argentinos y chilenos le colocaron anoche el dispositivo en una compleja intervención realizada en el Hospital Clínico de la Universidad Católica, en Santiago. El chiquito sufre una enfermedad cardíaca irreversible. 

CASI 12 HORAS. Es lo que podría durar la cirugía. Estas son las primeras imágenes. (La Tercera)

Luego del implante de la Berlin Heart, la máquina que simula la función del corazón, Felipe se encuentra en un proceso de recuperación que según el médico Horacio Vogelfang, puede durar entre una y dos semanas, aunque podría alargarse incluso un poco más. Después de esto, el menor de a poco irá revitalizándose para estar en buenas condiciones frente a un eventual trasplante definitivo. 

EXPECTATIVA. La llegada a la clínica del corazón artificial. (La Tercera)

“Son cirugías muy largas, entre ocho y doce horas es lo habitual”, aclaró el doctor Volgelfang. “No tenemos un tiempo límite para que los pacientes permanezcan con la bomba. Hemos tenido casos que han estado nueve meses viviendo con este equipo hasta recibir el trasplante definitivo”, afirmó el doctor a Radio Mitre. 

DETALLES. Los padres de Felipe, en pleno diálogo con uno de los médicos encargados de la intervención. (La Tercera)

Gonzalo Urcelay, médico tratante de Felipe, declaró que el niño de once años se encuentra en un “proceso de recuperación progresiva”. “Las primeras horas estaremos preocupados de sangramientos y descompensaciones” que puedan ocurrir en el lapso postoperatorio, afirmó el doctor. Es que los principales riesgos de la operación radicaban en la posibilidad de que ésta presente infecciones, coágulos o hemorragia, pero nada de ello ocurrió. 

FE. Familiares y amigos de Felipe lanzaron una cadena de oración para pedir por su salud. (La Tercera)

Asimismo, el médico de Felipe manifestó que frente a la eventualidad de que se encuentre un donante de corazón para el pequeño, el órgano habría que mantenerlo almacenado, ya que no es posible un trasplante inmediato, hasta que se recupere de sus funciones generales. 

Gonzalo Cruzat, papá de Felipe, expresó al diario La Tercera de Chile que “la operación fue bastante larga y mantuvimos la tranquilidad todo el día, pensando en que Felipe estaba en las mejores manos”. Sobre el estado actual de su hijo, aseguró que “es impresionante ver cómo funciona el corazón artificial (…) Me produjo un gran impacto verlo conectado a una máquina”. 

La cirugía, que terminó pasadas las 22 de Buenos Aires (las 21 de Chile), se convirtió en la única manera de salvar a Felipe hasta tanto pueda ser trasplantado. Si bien no se pretendió reemplazar el corazón del nene, el dispositivo le permitirá ganar tiempo y tener la asistencia necesaria hasta que aparezca un donante. 

“Por supuesto que estar conectado a un corazón artificial implica un riesgo todos los días pero pueden vivir y hacer una vida relativamente normal. Nosotros los mantenemos en terapia intensiva del hospital, pero pueden desplazarse y caminar. El equipo está conectado a la corriente eléctrica pero tiene una batería con autonomía de una hora en ese momento puede ir de un lugar a otro. La vida que hacen es habitual aunque viven en una habitación de terapia, salen y pasean por el hospital”, explicó Volgelfang. 

La operación estuvo a cargo del equipo de especialistas en transplantes cardíacos de ese centro de salud, pero contó con el asesoramiento de tres expertos del Hospital de Pediatría Garrahan, Horacio Volgelfang, Gerado Naiman y Guillermo Moreno, quienes viajaron anoche desde Buenos Aires junto con el corazón artificial. 

“Fue todo muy rápido. El paciente en Chile se venía deteriorando a pasos agigantados. Estaba en una situación muy grave, yo diría con pocos días de vida por delante. Nos llamaron y nos preguntaron si se podía realizar y fue cuestión de tomar un avión y venir a Chile”, sintetizó el doctor. 
La primera etapa de la cirugía terminó casi sobre el mediodía y consistió en conectar las cánulas del corazón artificial. Luego, los médicos, más otros tres técnicos argentinos, trabajaron sobre los ventrículos y calibraron el funcionamiento del dispositivo.

El Papa Benedicto XVI solicitó en Angola combatir la brujería y los sacrificios humanos

21 Mar

Sábado 21 de marzo de 2009 10:01
En su gira por Africa

 

El Papa Benedicto XVI solicitó en Angola combatir la brujería y los sacrificios  humanos

 

   El Papa Benedicto XVI pidió a la  Iglesia católica hoy, en la segunda jornada de su visita  a Angola, que combata la brujería y los sacrificios humanos  rituales.

 

   “Muchos de ustedes viven con el miedo de los espíritus, de  poderes nefastos que los amenazan, desorientados, y llegan a  condenar a niños de la calle y hasta ancianos, porque -dicen- son  brujos”, afirmó el Papa en una clara alusión a las numerosas  sectas y religiones tradicionales africanas presentes en Angola,  algunas de las cuales celebran sacrificios humanos.

 

   “A ellos hay que anunciar que Cristo venció a la muerte y  todos esos poderes oscuros”, dijo el Papa durante una solemne  homilía celebrada en la iglesia de San Paolo, construida en los  años 30 y recientemente remodelada.

    “Hay quien objeta que los dejemos en paz, que ellos tienen su  verdad y nosotros la nuestra. Que tratemos de convivir  pacíficamente, dejando todo como está”, dijo el Papa.

    “Estamos convencidos de no cometemos injusticia alguna si les  presentamos a Cristo (…), es para nosotros una obligación  ofrecerles la posibilidad de lograr la vida eterna” subrayó.

    Los obispos, religiosos y representantes de los movimientos  católicos y misioneros asistieron a la misa con un inusual rigor  y orden, entre cánticos en latín y oraciones en portugués en  contraste con la religiosidad africana, impregnada de danzas.

    El Papa dio inclusive la comunión de rodillas, un ritual que  había sido eliminado y que reintrodujo cumpliendo su deseo de  mayor observancia de las tradiciones católicas.

    La condena del sumo pontífice a las sectas y la brujería en  Africa negra es total, ya que en los últimos 10 años representan  un fuerte competidor para la Iglesia católica.

    Según las estadísticas oficiales, el 55% de la población  angoleña es católica y un 25% cree en religiones ancestrales.

    Algunas formas radicales de brujería están relacionadas con  los inmigrantes del Congo, según los medios de prensa del Estado,  y practican sacrificios humanos infantiles y rituales de magia  negra.

    El año pasado en Luanda, 40 jóvenes, entre ellos bebés, fueron  hallados encarcelados y maltratados en la sede de una iglesia  evangélica donde los sometían a curaciones.

    Durante la homilía, el Papa citó como ejemplo al rey bantú I  Mbemba-a-Hzinga, bautizado a los cuatro años, quien reinó en  Congo de 1506 a 1543 y garantizó “el entendimiento entre dos  pueblos tan distintos como el bantú y el lusitano gracias a la  religión cristiana”, dijo. (NA) (LNP)

Un grito desesperado

21 Mar

Un grito desesperado

Posted:

Mr 10.46-52

Numerosos son los casos de personas que han quedado atrapadas bajo los escombros luego de alguna catástrofe. Algo llamativo, cuando se comienza la tarea de remoción de escombros y de búsqueda y rescate, es el silencio que impera en todo el lugar. Y la razón es, ni más ni menos, que tienen que estar en silencio para poder escuchar la voz, los gritos de auxilio de los que han quedado enterrados bajo los escombros. Muchas personas han sido salvadas porque alguien tenía en oído atento a su desesperado llamado.

 

Y creo que, con respeto, podemos comparar a nuestro Señor con un rescatista, alguien que está con el oído atento para escuchar los llamados desesperados de aquellos que necesitan ser rescatados. No por nada uno de los títulos que le damos es Salvador, el que vino desde lo alto a rescatar, a salvar nuestras almas de una muerte segura. Su oído está atento a los miles de llamados que momento a momento se le hacen en busca de ayuda.

Y mientras anduvo acá en la tierra, su tarea de sanar y salvar gente es lo que lo mantenía ocupado día y noche. Él podía sentir que alguien lo había tocado buscando alivio al dolor, aún cuando muchos lo rodeaban (Lc 8.43-46) y también podía escuchar el clamor de Bartimeo, aún en medio de una multitud vociferante (Lc 18.35-38)

Si seguimos el relato de Lucas, podemos ver que, al escuchar el griterío, Bartimeo preguntó a que se debía. Cuando le respondieron que era aquel de quien él había escuchado un grito esperanzado salió de su garganta: “¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!”. Era la oportunidad que él tanto había esperado, por lo que no importaba si con ese grito se quedaba sin voz o si molestaba a alguno, Jesús pasaba por allí y Bartimeo sabía que él era el único que podía poner fin a su dolor. Por ello gritaría una vez y las que fueran necesarias porque era la hora de tener algo de Dios y Bartimeo no dejaría que esa hora pasara.

¿Estás necesitando de algo de parte de Dios? ¿Le has hecho saber cuánto querés esa bendición? ¿Has llegado al punto de gritar, de clamar para que Dios te de eso que estás pidiendo? Aclaro que los gritos no convencerán a Dios por sí mismos, él puede escuchar en silencio, pero si esos gritos, ese llanto son el fruto de un corazón con hambre y sed de más de él, ese clamor no quedará sin respuesta.

Bartimeo necesitaba sólo ponerse delante de Jesús para que él pudiera exponerle su caso. Por eso grito desde el fondo de su alma y de su necesidad. Le pidió a Jesús que tuviera misericordia de él, que mirara su condición y que hiciera algo por ella. No conocía a Jesús, pero en el fondo de su corazón sabía que era el único que podía remediar su dolor. Su fe fue creciendo a medida que los segundos pasaban y esa fe iba a ser recompensada.

En la práctica: Recordá que, cuando todos parezcan no escucharte, siempre hay uno que tiene su oído preparado para escuchar tu voz.

Fuente: aljueazo.com.ar