Tag Archives: Dios

El casco de Dios: ¿el artefacto que sirve para ver el más allá?

11 Nov

El casco de Dios: ¿el artefacto que sirve para ver el más allá?


SERGIO PARRA
10 DE NOVIEMBRE DE 2010
La gente suele dar mucha importancia a sus percepciones y también a sus sensaciones. Si uno siente que Dios existe, tiende a pensar que es así. Ya no digamos si percibe alguna manifestación sobrenatural.

Sin embargo, ¿dónde quedarían estas sensaciones si se pudieran inducir con un artefacto?

Ésa es precisamente la función del casco de Dios, que se guarda en el laboratorio de neurociencia del doctor Michael Persinger, en Sudbury, Canadá. Concretamente en la sala C002, una cámara insonorizada que una vez se llamó la Cueva de Mahoma.

El casco está lleno de imanes y cables y ha servido para llevar a cabo 25 años de experimentos con diferentes sujetos, que fueron expuestos a pequeños campos electromagnéticos similares a los generados por los teléfonos inalámbricos y las pantallas de ordenador.

Tras un rato con este casco enchufado, el 90 % de los sujetos afirman experimentar una presencia extraña, algo especial, aunque el sujeto sea ateo, creyente, atleta o místico. Dependiendo de las creencias, el sujeto experimentará la presencia de Jesús o de algún otro ente sobrenatural. Incluso uno de los sujetos creyó sentir la cercanía del demonio.

Trabajando con estos bucles de alambre y campos magnéticos, el doctor Persinger ha trazado un mapa de las regiones específicas del hemisferio derecho del cerebro donde afirma que reside Dios. Independientemente de nuestra filiación religiosa o de nuestro grado de creencia (o incluso descreencia), nuestro cerebro reacciona de manera casi idéntica. (…) El casco de Dios simplemente enciende la chispa en la parte del cerebro donde nacen esos pensamientos místicos y espirituales.
Con todo, en abril de 2005, un equipo de científicos de Suecia afirmó que ellos habían sido incapaces de reproducir los descubrimientos del doctor Persinger. ¿Es casco de Dios, pues, funciona realmente o los sujetos han sido influidos sutilmente para que pensaran que estaban teniendo alguna clase de experiencia mística?

Los experimentos con el Casco de Dios adquirieron cierta popularidad y hasta el famoso ateo militante Richard Dawkins se sometió a la prueba, aunque infructíferamente: según él, no se produjo ningún tipo de experiencia mística o inusual. Persinger explicó el fracaso del experimento en Dawkins debido a su bajo puntaje en una escala psicológica que mide la sensibilidad del lóbulo temporal.

Actualmente se ha formado el r-TMS Open Project, un proyecto abierto que busca desarrollar softwares, aparatos y aplicaciones nuevas para la estimulación magnética transcraneal. Si queréis que os apliquen un campo magnético a través de solenoides para presuntamente experimentar sensaciones divinas, puedes inscribirte aquí.

El sitio de “tecnología espiritual” Shakti Technology ofrece “cascos de Dios” de estimulación craneal, bajo licencia del Dr. Persinger, que supuestamente ofrecen visiones místicas. Su sistema “Shiva Neural Estimulation” parece ser el más avanzado en el mercado y cuesta 649 dólares. Si no funciona, siempre podéis usar el caso como pisapapeles… aunque salga un poco caro.

Vía | El club de los supervivientes de Ben Sherwood

Anuncios

POR QUÉ SE ROMPE LA COMUNIÓN CON DIOS

19 Sep

“POR QUÉ SE ROMPE LA COMUNIÓN CON DIOS”

Escrito por Impacto
miércoles, 30 de julio de 2008

Rev. Rodolfo González

“La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto” Salmos 25:14

Tener comunión con los demás hermanos nos habla de una relación profunda con Dios. La palabra dice que si nosotros no amamos es porque no conocemos al Señor. Usted tiene que tener a Dios en su vida, esto es llenarse del conocimiento de sus leyes, de sus estatutos, de sus mandamientos; cuando uno las recibe de todo corazón se llena de Dios.
Cristo dice: “si alguno dice que me ama y no guarda mi Palabra, el tal es mentiroso; el que dice que cree en mí y dice que me ama guardará mi Palabra y mi padre le amará, y yo le amaré”. Para que Dios esté con nosotros, tenemos que guardar su Palabra, es decir tenemos que conocerla y practicarla.

Cualquier persona que profese ser cristiano, sea de la religión o concilio que sea, pero que no conoce los Evangelios, se pasa todo el tiempo pisoteando la Ley de Dios. Hoy tenemos un pueblo de Dios numeroso sobre la tierra, que se denomina cristiano, pero es necesario que ellos guarden la Palabra del Señor y vivan conforme a estas escrituras.

El versículo que hemos citado, nos menciona que: “la comunión íntima de Jehová es con los que le temen…”, y el que teme a Dios es el que oye su voz. Cuando lee o escucha la predicación de la Biblia, está oyendo la voz del Señor y entonces puede usted decir que es Dios quien está hablando a su vida, cuando rechaza la Palabra de Dios y no le hace caso está despreciando a Dios.

No aceptamos que las personas digan que Dios no existe y que todo lo que nos rodea se hizo solo; hay que entender que hay un Dios que todo lo hizo, y a aquellos que temen, respetan y obedecen sus mandamientos con temor y temblor les hace conocer su pacto. Desde que Dios creó al hombre y a la mujer ha hecho pacto con nosotros, ya que siempre ha querido tener comunión con nosotros; aún cuando el hombre pecó. Dice que el Señor salió a buscar a Adán, a pesar que sabía el pecado que había cometido; lo mismo pasó cuando Caín mató a su hermano, el Señor le buscó.

Sabe usted por qué se rompe la comunión con Dios. Yo quisiera ir con ustedes un rato a una etapa maravillosa cuando no había diablo, no había demonios. Allá en el tercer cielo había una cantidad de miles de millones de Ángeles, arcángeles, serafines y querubines. Nosotros no tenemos una idea real de lo grande y maravilloso que es el cielo, no podemos conocer la grandeza de todo lo que hay en ese universo. Quizá usted ha visto esos documentales que se hace bajo el mar, ahí vemos una gran cantidad de diferentes especies que no conocemos; imagínese que hay todo eso en la tierra, pero se imagina usted las cosas tremendas que hay allá en el tercer cielo, donde no hay hombre, avión, naves espaciales que puedan llegar.

Dios nos revela a través de su Palabra en Ezequiel 28: 13 en adelante: “En edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todo tu camino desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad”.
No podemos maravillarnos de que tengamos algunas personas dentro de nosotros que se hayan rebelado, se hayan vuelto nuestros enemigos, porque cuando pensamos en este personaje: un querubín grande, a quien le llama la Biblia que era protector -“yo te puse en el santo monte”, le dice Dios; sabemos que éste, quien se rebeló, ha sido creado por Dios. ¿Quién lo creó?, ¿quién hizo a este querubín tan grande? Fue Dios, quien lo vistió de toda estas piedras preciosas.

Con todas las declaraciones que hizo Dios de este hermoso ser que Él creó y con todas las cosas que le dio, éste ángel se sintió grande. Dios le dio una facultad y un poder extraordinario, que aún caído, dice la palabra: cuando el arcángel Gabriel se tuvo que enfrentar a este ser hecho tan hermoso y poderoso, no se atrevió a reprenderlo el mismo, sino que le dijo: Jehová te reprenda, y se trataba de un arcángel, que tiene una autoridad, un poder con el que Dios le formó. Eso tenemos que aprender también nosotros y decirle ¡QUE EL SEÑOR TE REPRENDA!, no digamos yo te reprendo.

Debemos saber que tenemos un enemigo que sí es fuerte, pero el que tiene a Cristo es más fuerte que él. Nosotros no tenemos miedo al diablo, porque el que está con nosotros es más poderoso que él y todo su ejército de demonios. Como vemos había en el Cielo un ambiente maravilloso, una perfecta comunión, una unión, un respeto, sujeción; habían ángeles pequeños y grandes, porque hay grados diferentes entre los ángeles, todos los grados que vemos en la tierra, es una copia pequeña de lo que hay en los cielos. Los equipos de grabación que tiene Dios en el Cielo, porque yo pienso que hay unos hilitos que son invisibles, que están instaladas con cámaras y grabadoras, por eso dice el Señor en uno de los Salmos, que aún de nuestras meditaciones en las noches se agrada o se desagrada.

Dentro de este tema es muy importante saber que en el Cielo existe una autoridad que se respeta, porque donde está Dios hay respeto. Si no existieran autoridades habría caos, pero se necesita una verdadera autoridad que no sea abusiva, en base a lo que Dios establece en su Palabra, con amor, misericordia, sabiduría. Si siente que le falta autoridad pídaselo, pero no para golpear sino para ayudar.
Aquí tenemos a un querubín grande, protector, creado por Dios para un trabajo especial en el Cielo. Quien mejor que Luzbel y que aquellos ángeles grandes y poderosos, que conocían que Dios era real. Uno se pone a pensar, cómo es posible que estas criaturas que estaban cerca del Señor, que vieron a Dios en su gloria y esplendor se levantaran en una rebelión, sabe lo que es levantarse contra Dios.

La Biblia nos narra que este ángel fue lleno de iniquidad y pecó; también, dice que eran muchísimas veces que este querubín hizo cosas que desagradaron a Dios, la paciencia de Dios no fue una vez, ni dos veces, por ello lo echó del Cielo. En cuántos concilios, en cuántas iglesias ha habido conspiraciones de líderes por ambiciones de poder, grandeza; es que quieren ser importantes.

Esto que sucedió en el Cielo, cómo no va a suceder en la tierra; a través de los siglos ha sucedido esto muchas veces, y es el mismo diablo que lo hizo en el Cielo, que viendo nuestra condición humana, nos dice haz esto, es más fácil y cuando alguien se preste para oír su voz –como pasó con Adán y Eva en el huerto del Edén, que dieron cabida y escucharon al diablo y todas sus mentiras- está predispuesto a caer en el engaño. Dice el apóstol Pablo: “todo esto está escrito para que no tengamos que caer en las mismas cosas que cayeron nuestros antepasados, que conocieron a Dios y sin embargo cayeron en la trampa del diablo”, para eso está escrita esta Palabra, para anticiparnos de las obras del diablo.

Nunca Dios destruirá a una persona sin que antes le advierta, ya que Él es bueno; sin embargo este individuo continuó, hasta que el Señor le dijo basta Luzbel y lo echó del Cielo, pero lo triste es que con él se fueron una cantidad de millones de ángeles. Tenga cuidado que Luzbel no esté detrás de alguno de ustedes, debemos estar en pie de guerra contra Satanás, contra los demonios.

El Señor está con nosotros, no vamos a retroceder pastores, hermanos, unámonos en esta tarea de la Evangelización, para echar fuera demonios y destruir fortalezas del diablo. Estamos en la hora de la gran victoria, ya está por sonar la trompeta.

http://www.impactoevangelistico.net/mensajes/por-qu-se-rompe-la-comuni-n-con-dios/

Una Clara Diferencia entre La Biblia y Roma

17 Jul

Una Clara Diferencia entre La Biblia y Roma
JULIO 17, 2010

por Eduardo
La Biblia afirma que nuestros pecados son perdonados cuando una persona cree en Jesucristo, el único mediador entre Dios y los hombres. Por lo menos, esto fue lo que predicaron los apóstoles (Hechos 10:43; 26: 18). Creer en Jesucristo significa en el Nuevo Testamento reconocer que Él es Dios y que sólo Él pudo vivir una vida perfecta, obedeciendo sin faltas la Ley de Dios, y que sólo Él pudo morir para sufrir el castigo de Dios por los pecados de Su pueblo.

Creer en Jesucristo es reconocer que ningún hombre es capaz de hacer algo para merecer la justificación de parte de Dios. Es reconocer que ningún hombre es capaz de hacer algo por sí mismo para agradar a Dios y ser reconciliado con Él por sus pecados. Es reconocer que estamos perdidos si estamos fuera de Cristo.

Pero, qué predica Roma? No sólo predica la salvación por obras, sino que ahora predica que un hombre puede ser perdonado si pasa a través de una ‘puerta santa’, se confiesa y ora por las intenciones del ‘sumo pontífice.’ El pasar por esa puerta, dice el rector de la basílica de Los Angeles en Costa Rica, “Es asumir un compromiso, un cambio en la vida, seguir los principios de nuestro Señor.” Dios le da perdón a aquel que se lo ha ganado.

La pregunta es: qué hombre puede ganar el perdón de Dios fuera de Jesucristo? Qué hombre puede ganar el perdón de Dios al pasar por una puerta? Si los hombres no pasan por la verdadera puerta que es Jesucristo (Juan 10: 7-10) con fe, nadie podrá ser perdonado. Fuera de Cristo no hay perdón. Fuera de Cristo todos los hombres están condenados por sus pecados contra Dios.

Es por eso que el evangelio de Roma no puede traer salvación, ya que insiste y guía a los hombres a buscar algo que no pueden hacer: justificarse por sí solos ante Dios por medio de sus obras. Ese no es el evangelio de Cristo, y esa fue la lucha de Pablo con la iglesia de los Gálatas, quienes habían aceptado a los judaizantes que predicaban el mismo evangelio de Roma (Gálatas 1:8).

Que todos nosotros podamos llevar el verdadero evangelio de gracia a los católicos romanos. Sólo ese mensaje puede traer vida espiritual a los muertos.

sujetosalaroca.org

¿Habló Realmente Dios en Sinai?

3 May

¿Qué respaldo existe para la afirmación de que Dios le habló a todo el Pueblo Judío a los pies del Monte Sinai?

por Rab Nejemia Coopersmith y Rab Moshé Zeldman

¿A quién le dio Dios la Torá en el Monte Sinai? La mayoría de las personas responde, “Dios le dio la Torá a Moisés”.

¿Y qué estaba haciendo el Pueblo Judío mientras Moisés recibía la Torá? “Adorando al Becerro de Oro”.

Respuestas correctas – pero NO de acuerdo a la Biblia.

Las respuestas anteriores provienen del clásico film de Cecil B. DeMille, “Los Diez Mandamientos”. Es asombroso el impacto que una película puede tener en la educación judía de generaciones de judíos. Es un excelente film, pero DeMille debería haber leído el original.

La versión que encontramos en la Torá es bastante diferente. La afirmación de la Torá es que todo el pueblo escuchó a Dios hablar en el Monte Sinai, experimentando la revelación nacional. Dios no se apareció sólo a Moisés en un encuentro privado; Él apareció ante todos, alrededor de 3 millones de personas. Esta afirmación es mencionada varias veces en la Torá.

[Moisés le dijo a los israelitas]:”Sólo tengan cuidado por ustedes y enorme cuidado por su alma, no fuera que olvidases las cosas que tus ojos han contemplado. No remuevas este recuerdo de tu corazón todos los días de tu vida. Enseña a tus hijos y a los hijos de tus hijos sobre este día en que tú estuviste frente al Eterno tu Dios en Horev [Monte Sinai]…

Dios te habló de en medio del fuego, tú estabas escuchando los sonidos de las palabras, pero no estabas viendo una forma, sólo un sonido. Él te dijo de Su pacto, instruyéndote a cuidar los Diez Mandamientos, y Él los inscribió en dos tablas de piedra”. (Deuteronomio 4:9-13)

“Te ha sido mostrado para saber que Dios, Él es el Ser Supremo. No hay ninguno aparte de Él. Desde el cielo te dejó oír Su voz para enseñarte, y en la tierra Él te mostró a ti Su gran fuego, y tú escuchaste sus palabras de entre el fuego”. (Deuteronomio 4:32-36)

Moisés llamó a todo Israel y les dijo: “Escucha, Oh Israel, los decretos y las ordenanzas que digo ante vuestros oídos hoy – apréndanlas y sean cuidadosos de llevarlas a cabo. El Eterno tu Dios selló un pacto con nosotros en Horev [Monte Sinai]. No con nuestros patriarcas Dios selló este pacto, sino con nosotros – nosotros que estamos aquí, todos nosotros, vivos hoy. Cara a cara Dios habló con ustedes en la montaña de entre medio del fuego”. (Deuteronomio 5:1-4) La Torá afirma que toda la nación judía escuchó a Dios hablar en Sinai, una afirmación que ha sido aceptada como parte de la historia de la nación, por más de 3.000 años.

El error de DeMille importa tanto porque la afirmación judía de revelación nacional, opuesta a la revelación individual, es el evento central definitorio, que hace al judaísmo diferente a todas las otras religiones del mundo.

¿Cómo es eso?

Historia y Leyendas

Dos tipos de historias son parte de cualquier patrimonio nacional.

El primer tipo son leyendas. Incluida en esta categoría está la admisión de George Washington de haber talado el cerezo, junto con su afirmación, “No puedo decir una mentira”. Juanito Manzana, plantando manzanos por todo Estados Unidos, con sus corazones de manzana sacados de los desperdicios, es otra leyenda.

Luego está la historia. Por ejemplo, George Washington fue el primer presidente de los Estados Unidos. William el Conquistador dirigió la Batalla de Hastings en 1066 en la que Harold, Rey de Inglaterra, fue asesinado. Los judíos de España fueron expulsados de su país en 1492, el año en que Cristóbal Colon zarpó a la mar.

¿Cuál es la diferencia entre leyenda e historia?

Una leyenda es una historia no verificada. En su misma naturaleza las leyendas no son verificables, porque tienen pocos testigos oculares. Quizás el pequeño George si taló el cerezo. No podemos saber si realmente ocurrió. Esto no significa que la leyenda es necesariamente falsa, sólo que no es verificable. Nadie piensa que las leyendas son hechos, por lo tanto no son aceptadas como historia confiable.

La historia, sin embargo, se constituye de eventos que sabemos que realmente ocurrieron. Es confiable porque podemos determinar si el evento mencionado es verdadero o falso mediante varias formas. Un método de verificación es la afirmación de que un gran número de testigos oculares presenciaron el evento en particular.

¿Por qué el número de testigos originales es un factor principal y es determinante en hacer confiables a los hechos históricos? Esto puede comprenderse a través de la observación de la naturaleza de la siguiente serie de afirmaciones, y pesando sus niveles de credibilidad. La naturaleza de la afirmación misma puede a menudo determinar su grado de credibilidad.

El Juego de la Credibilidad

Estimemos el nivel de credibilidad de los siguientes escenarios.

Algunas afirmaciones son inherentemente no verificables. Por ejemplo, ¿me creerías si te dijera lo siguiente?:

Escenario #1:

“La semana pasada después de la cena, salí a caminar por el bosque cercano a mi casa. De pronto todo estaba inundado en una tremenda luz y Dios se me apareció, designándome como Su profeta. Él me dijo que les anuncie esta revelación a ustedes en este momento”.

¿Creíble?

En teoría, esto podría haber pasado. No parece probable, pero tú no sabes si estoy mintiendo. ¿Elegirías creerme?

Sin evidencia sustancial, ¿Por qué elegir creerme? Una jugada tonta, ciertamente.

Escenario #2:

¿Me creerías si te digo lo siguiente?:

“Anoche mientras cenaba con mi familia, la habitación comenzó repentinamente a temblar y la voz resonante de Dios fue escuchada por todos nosotros. Él me designó como Su profeta y me ordenó anunciar esta revelación”.

¿Creíble?

Esto también podría haber pasado. Si yo trajera a mi familia para confirmar la historia sería más creíble que la primera historia. Definitivamente no sabes si estoy mintiendo.

¿Me creerías? ¿Me transferirías 10.000 dólares si te dijera que Dios te ordenó hacerlo?

Por supuesto que no. Aún no hay suficiente evidencia para confiar en mi afirmación – porque es muy posible que mi familia esté mintiendo.

Escenario #3:

Hay otro tipo de afirmación que tú puedes saber que es falsa. Por ejemplo, ¿Me creerías si te dijera esto?:

“¿Recuerdas lo que ocurrió hace 10 minutos cuando empezaste a leer este articulo? Recuerda como la habitación comenzó a temblar, luego el techo se abrió dejando ver el cielo, y tú y yo juntos escuchamos la resonante voz de Dios bajar y decir “¡Tú deberás escuchar la voz de Nejemia Coopersmith porque él es mi profeta! Y luego la habitación volvió a la normalidad y tú continuaste leyendo. ¿Recuerdas eso, verdad?”.

¿Es esto creíble?

Esta clase de afirmación es completamente diferente. Los dos escenarios anteriores al menos tenían la posibilidad de ser verdaderos. Tú eliges no aceptarlos porque no son verificables. Sin embargo, este tercer escenario es imposible de creer. Estoy afirmando que algo te pasó a ti, y que tú sabes que no ocurrió. Como tú no lo experimentaste, sabes que estoy mintiendo. No puedo convencerte de algo que tú mismo sabes que no ocurrió.

El primer tipo de afirmación – que algo le ocurrió a alguien más – no es verificable, porque no sabes a ciencia cierta que la afirmación es una mentira. Por ende, es posible que una persona decida aceptar la afirmación como verdadera si quisiera, y tomar ese salto de fe.

Sin embargo, el otro tipo de afirmación – que algo te paso a ti – tú sabes si es inherentemente falso. Las personas no aceptan afirmaciones claramente falsas, especialmente aquellas que implican consecuencias significativas.

Sinai: Una Broma Imposible

Hasta ahora hemos visto dos tipos de afirmaciones – una no es verificable y la otra es inherentemente falsa.

¿Podría la revelación en Sinai haber sido una broma brillante, engañando a millones de personas a creer que Dios les habló?

Imaginemos la escena. Moisés baja de la montaña y afirma, “Todos hoy escuchamos a Dios hablar, todos ustedes escucharon la voz de Dios desde el fuego…”.

Asumiendo que Moisés está inventando, ¿Cómo respondería la gente a su historia?

“¡Moisés! ¡¿De qué estás hablando?! Nos engañaste por un momento. Podríamos incluso haberte creído si hubieras bajado y dicho que Dios te habló personalmente. ¡Pero ahora lo arruinaste! Ahora sabemos que estás mintiendo porque estás afirmando que un evento nos ocurrió a nosotros, ¡y nosotros sabemos que no ocurrió! ¡No escuchamos a Dios hablarnos desde ningún fuego!”.

Si la revelación en Sinai no ocurrió, entonces Moisés está afirmando un evento que todo el mundo inmediatamente sabe que es una mentira, ya que saben que ellos nunca escucharon a Dios hablar. Es absurdo pensar que Moisés podría lograr que le creyesen una afirmación que todos saben que es mentira.

La Revelación Afirmada más Tarde en la Historia

Quizás una broma como esa podría haberse intentado en un período posterior de la historia. Quizás la afirmación de una revelación nacional no se originó en Sinai, sino que comenzó, por ejemplo, 1.000 años después de cuando se dice que el evento ocurrió. Quizás el líder Ezra, por ejemplo, aparece en la escena, introduciendo un libro supuestamente escrito por Dios y entregado al pueblo que estuvo en Sinai hace mucho tiempo.

¿Podría alguien llevar a cabo una broma de este tipo? Por ejemplo, ¿creerías tú lo siguiente?:

“Quiero contarte de un hecho verdadero muy poco conocido. En 1794, hace más de 200 años, desde mayo a agosto todo el continente de Norte América se hundió misteriosamente en el océano. Durante esos cuatro meses, todo el continente estuvo sumergido, y de alguna forma todos los animales, plantas y vida humana lograron adaptarse a estas bizarras condiciones. Luego, el 31 de agosto, el continente entero repentinamente flotó a la superficie y la vida volvió a la normalidad”.

¿Hay alguna posibilidad de que esté diciendo la verdad? ¿Sabes con certeza de que esto es una mentira? Después de todo, pasó hace tanto tiempo, ¿Cómo sabes que no pasó? Quizás aprendiste sobre ello en la escuela y tan sólo lo olvidaste.

Tú sabes que Norte América no se hundió hace cientos de años, por una simple razón: Si así hubiese sido, te hubieras enterado. Un evento tan único e impresionante, presenciado por multitudes de personas, habría sido conocido, discutido y transmitido, transformándose en parte de la historia. El hecho de que nadie ha escuchado de él hasta hoy, significa que tú sabes que el relato no es verdad, siendo imposible aceptarlo.

Un evento de gran importancia, con un gran número de testigos oculares no puede ser perpetuado como una broma. Si no ocurrió, todos se darían cuenta de que es falso, ya que nadie ha escuchado del hecho antes. Así, si un evento de ese tipo fue realmente aceptado como parte de la historia, la única manera de entender su aceptación es que ese evento realmente ocurrió.

¿Introducido Después?

Asumamos por un momento que la revelación en el Monte Sinai es realmente una broma; Dios no escribió la Torá. ¿Cómo la revelación en Sinai fue aceptada por miles de años como parte de la historia de nuestra nación?

Imagina a alguien intentando llevar a cabo tal broma. Un personaje como Ezra llega un día con un rollo en la mano.

“Oye Ezra – ¿Qué tienes ahí?
“Esta es la Torá”.
“¿La Torá? ¿Qué es eso?”
“Es un impresionante libro lleno de leyes, historia y relatos. Aquí tienes, puedes verlo”.
“Muy lindo Ezra. ¿De dónde sacaste esto?”.
“Abre el libro y ve lo que dice. Este libro fue entregado hace miles de años a tus ancestros. ¡Tres millones de ellos estuvieron en el Monte Sinai y escucharon a Dios hablar! Dios se apareció ante todos, dando su Ley y su enseñanza”.

¿Cómo responderías a tal afirmación?

El pueblo le dio a Ezra una mirada burlona y dijeron,

“Espera un segundo Ezra. Hay algo un poco raro aquí. ¿Porque no hemos escuchado de esto antes? Estás describiendo uno de los eventos más trascendentales que podría ocurrir, diciendo que le ocurrió a nuestros ancestros – ¿y nosotros nunca escuchamos de él?”

“Seguro. Fue hace mucho tiempo atrás. Por supuesto que nunca escucharon sobre él”.

“¡Vamos Ezra! ¡Es imposible que nuestros abuelos o bisabuelos no hayan transmitido el evento más significativo en la historia de nuestra nación a algunas personas! ¡¿Cómo puede ser que nadie lo había escuchado de esto hasta ahora?! ¿Tú estás afirmando que todos mis ancestros, la nación completa, 3 millones de personas, escucharon hablar a Dios y recibieron un conjunto de instrucciones llamada Torá, y ninguno de nosotros ha escuchado al respecto? Tienes que estar mintiendo”.

Todos sabrían que es una mentira.

Por miles de años, Sinai fue aceptado como un hecho central en la historia judía. ¿De qué otra forma puede explicarse?

Dado que el pueblo no caería con una broma que ellos saben que es una mentira, ¿Cómo puede la revelación nacional haber sido aceptada – y además seguida fielmente y con gran sacrificio por la vasta mayoría de judíos?

La única forma de que un pueblo acepte una afirmación como esa, es si es que realmente ocurrió. Si Sinai no ocurrió, todos sabrían que es una mentira, y nunca hubiera sido aceptada. La única forma en que alguien puede afirmar que una nación experimento la revelación y que la han aceptado, es si es verdad.

Sinai: La Única Afirmación de Revelación Nacional

A lo largo de la historia, decenas de miles de religiones han sido comenzadas por individuos, intentando convencer a personas que Dios le habló a él o ella. Todas las religiones que se basan en algún tipo de revelación, comparten esencialmente el mismo comienzo: una persona santa se recluye en soledad, vuelve a su pueblo, y anuncia que ha experimentado una revelación personal en la que Dios lo señaló para ser Su profeta.

¿Le creerías a alguien que dice haber recibido una comunicación personal de Dios señalándolo a él o ella como el nuevo profeta de Dios?

Quizás si la recibió. Pero nuevamente, quizás no. Uno nunca puede saber. La afirmación es inherentemente no verificable.

Una revelación personal es una base demasiado débil para una religión, ya que uno nunca puede saber si es en realidad cierta. Incluso si el individuo que afirma la revelación personal realiza milagros, aún no hay una verificación de que él es un genuino profeta. Los milagros no prueban nada. Lo único que muestran – asumiendo que son genuinos – es que la persona tiene ciertos poderes. No tiene ninguna relación con su afirmación de profecía.

Maimónides escribe:

Israel no creyó en Moisés, nuestro maestro, a causa de los milagros que realizó. Porque cuando la fe de uno está basada en milagros, queda la duda en la mente de que estos milagros pueden haber sido realizados a través del ocultismo y la hechicería…

¿Cuáles fueron entonces los motivos para creerle? La revelación en Sinai que vimos con nuestros propios ojos, y escuchamos con nuestras orejas, sin tener que depender del testimonio de otros… (Mishné Torá – Fundamentos de Torá 8:1)

Una Osada Predicción

Hay 15.000 religiones conocidas en toda la historia registrada. Dada esta inherente debilidad, ¿Por qué todas ellas basan su fundamento en la revelación personal? Si alguien quisiera que su religión fuera aceptada, porque no presentar la afirmación más creíble y fuerte – es decir, ¡la revelación nacional! Es mucho más creíble. Nadie tiene que dar un salto de fe y confiar ciegamente en la palabra de una persona. Es cualitativamente mejor afirmar que Dios vino a todos, diciéndole a todo el grupo que tal y tal es Su profeta.

¿Por qué establecería Dios toda Su relación con una nación a través de un hombre, sin ninguna posibilidad de verificación, y aún esperar que la nación siguiera obedientemente un sistema de instrucciones, basado solamente en fe ciega?

Sin embargo, el judaísmo es la única religión en los anales de la historia que hace la mejor de las afirmaciones – que todos escucharon a Dios hablar. Ninguna otra religión afirma la experiencia de revelación nacional. ¿Por qué?

Más aún, ¡el autor de la Torá predice que nunca habrá otra afirmación de revelación nacional a lo largo de la historia!

`Puedes preguntar sobre tiempos pasados, desde el día en que Dios creó al hombre en la tierra, y desde un lugar del cielo hacia el otro: ¿Ha habido alguna vez algo como esta gran cosa o ha sido algo como esto escuchado? ¿Ha escuchado alguna vez la gente la voz de Dios hablando de entre las llamas, como tú has escuchado y sobrevivido?` (Deuteronomio 4:32-33)

Consideremos la opción de que Dios no escribió la Torá, y que su autor exitosamente convenció a un grupo de personas para aceptar una afirmación falsa de revelación nacional. En este libro, el autor escribe una predicción de que durante el curso de la historia, nadie hará una afirmación similar. Eso significa, que si esa afirmación es hecha alguna vez en algún tiempo futuro, la predicción terminará siendo falsa y su religión estará terminada.

¿Cómo puede el autor incluir en el libro que está haciendo pasar como broma, la predicción de que ninguna otra persona intentará nunca perpetuar la misma broma, cuando él hizo la misma afirmación? Si él pudo hacerlo, puede estar seguro de que otros también lo harán, especialmente debido a que es la mejor afirmación posible de hacer. Si estás inventando una religión, no escribes algo que sabes que no puedes predecir y cuyo resultado podría pensarse que está garantizado a ser exactamente lo opuesto.

Sin embargo, salvo la afirmación judía del Monte Sinai, es un hecho que ninguna otra nación ha afirmado una revelación nacional similar.

Resumamos dos preguntas fundamentales:

1. De 15.000 religiones conocidas en la historia registrada, ¿Por qué es el judaísmo la única que afirma una revelación nacional, la mejor de todas las afirmaciones? ¿Por qué todas las otras religiones se basan en la inherentemente débil afirmación de la revelación personal?

2. Si la afirmación del judaísmo es efectivamente un ejemplo de una broma exitosa, que afirma falsamente una revelación nacional, el autor se salió con la suya dejando pasar la mejor afirmación posible, y otros seguro lo seguirán. ¿Por qué entonces él predeciría que nadie más hará nunca una afirmación similar, una predicción que él sabe que no puede prever, y cuyo resultado es muy posible que sea el contrario?

Hay una simple respuesta a ambas preguntas. Una revelación nacional – a diferencia de una revelación personal – es la única mentira que no puedes lograr. Es un evento que no puedes fabricar. La única forma de hacer esta afirmación es, si realmente ocurrió.

Si la afirmación es verdad, la gente la creerá porque están de acuerdo con algo que ya conocen. O lo presenciaron personalmente, o sus ancestros transmitieron colectivamente el suceso como parte de la historia aceptada de su nación.

Si la afirmación es falsa, es como intentar convencerte de que Dios te habló a ti o a tus padres y de alguna forma, tú nunca escuchaste de eso. Nadie nunca aceptaría una afirmación como esa.

Por lo tanto, ninguna otra religión ha hecho alguna vez la mejor de las afirmaciones, porque es la única afirmación que sólo puede ser hecha si es verdadera. Uno no puede hacer pasar una revelación nacional como broma.

Cuando se inventa una religión, el creador debe recurrir a la revelación personal, a pesar de su debilidad inherente, ya que es una afirmación no verificable. El creador puede esperar encontrar adherentes dispuestos a dar un salto de fe y aceptar su religión. Después de todo, nadie puede nunca saber que es una mentira. [Por supuesto, nunca nadie puede saber si es verdad tampoco]. Esto no puede funcionar con la revelación nacional, ya que es la única afirmación que todo el mundo sabría que es mentira.

Sólo el judaísmo puede afirmar la revelación nacional, ya que el Pueblo Judío es la única nación en la historia de la humanidad que la experimentó alguna vez.

Más aún, es interesante notar que las otras dos grandes religiones del mundo, ambas aceptan la revelación judía en Sinai, incluyendo los Cinco Libros de Moisés en la Biblia, y mantienen la revelación de Sinai como un componente clave de su religión.

Cuando comenzaron sus propias religiones, ¿Por qué construyeron sobre la afirmación judía? ¿Por qué simplemente no negaron que la revelación ocurrió?

La respuesta es que ellos sabían que si la revelación nacional no puede ser fabricada; así también, su validez nunca puede ser negada.

Ahora es comprensible porque el autor de la Torá puede confiadamente predecir que nunca habrá otra afirmación de revelación nacional en la historia.

Porque sólo Dios sabía que ocurriría una sola vez, como ocurrió – en Sinai hace más de 3,000 años.

Basado en un segmento del Seminario Discovery de Aish HaTorah

http://www.aishlatino.com/h/sh/sinai/48421177.html

Antropología bíblica II

5 Abr

ANTROPOLOGÍA CRISTIANA – EL SER HUMANO

5 Abr

Doctrina Cristiana, La Biblia, Dios, La Creación, y El Hombre

17 Mar

Doctrina Cristiana, La Biblia, Dios, La Creación, y El Hombre
El siguiente es un esquema de la Doctrina Cristiana básica. Es breve, exacto e informativo. Como con cualquiera nueva aventura en el aprendizaje, Usted debe empezar primeramente con lo básico. Lo básico es el fundamento de su vida Cristiana. Si Usted aprende lo que está aquí, estará bien informado y con conocimiento. Todo lo que Usted necesita hacer es establecerse en lo fundamental y de ahí, cultivar su caminar Cristiano: “Por lo tanto, dejemos las enseñanzas elementales acerca de Cristo y vayamos hacia la madurez” (Hebreos 6:1). Un edificio es tan fuerte como sus bases.

La Biblia
La Biblia consiste de 66 libros: 39 en el Antiguo testamento y 27 en el Nuevo. (Note: 3 x 9 = 27).
El Antiguo Testamento tiene 23.214 versículos y el Nuevo testamento 7.959 versículos.
Para escribir la Biblia se necesitaron cerca de 1.600 años.
Fue escrita en tres idiomas: Hebreo, Arameo y Griego. Cerca de 40 autores tomaron parte y es consistente en toda su extensión.
Fue escrita en tres continentes: África, Asia y Europa.
Fue escrita por una variedad de personas: profetas, un sacerdote, un copero, un rey, jueces, pescadores, etc.
La primera traducción de la Biblia Inglesa fue iniciada por John Wycliffe y terminada por John Purvey en el año de 1388.
La primera edición Americana de la Biblia fue tal vez publicada en algún tiempo antes del año 1752.
La Biblia ha sido traducida en parte o como un todo a partir del año 1964 en más de 1.200 idiomas diferentes o dialectos.
La Biblia Alfonsina fue publicada en 1260. Esta Biblia fue la primera obra traducida al castellano, la cual contiene todo el Antiguo Testamento, y fue traducida de la Vulgata. Fue hecha en 1260 por orden del rey Alfonso X el sabio.
La Biblia del Oso—así conocida por su marca de imprenta de un oso tratando de alcanzar la miel—fue traducida en 1569 por Casiodoro de Reina, un ex monje del monasterio de San Isidoro de Sevilla. Posee un valor histórico y constituye un patrimonio del pueblo Cristiano de habla hispana. En 1602 fue revisada por Cipriano de Valera. Esta versión fue llamada la Biblia Reina-Valera.
La Biblia fue dividida en capítulos por Stephen Langton por el año 1228.
El Antiguo Testamento fue dividido en versículos por R. Nathan en 1448 y el Nuevo Testamento por Robert Stephanus en 1551.
El Antiguo Testamento con un total de 39 libros tiene 5 divisiones principales:
El Pentateuco (Génesis a Deuteronomio), Históricos (Josue a Ester), Poéticos (Job a Cantares de Salomón), Profetas Mayores (Isaías a Daniel), Profetas Menores (Oseas a Malaquías).
El Nuevo Testamento con un total de 27 libros tiene 4 divisiones principales: Los Evangelios (Mateo a Juan), Históricos (Hechos de los Apóstoles), Epístolas (Romanos a Judas) y Profético (Apocalipsis).
Fiabilidad de los documentos bíblicos.
La Biblia es textualmente pura en un 98.5%. Esto significa que a través de todas las copias que se han llevado a cabo de los manuscritos de toda la Biblia, solo en 1.5% tiene alguna clase de cuestionamiento. Nada, en todos los escritos antiguos del mundo entero, se acerca a la exactitud de transmisión como el que se encuentra en los documentos bíblicos.
El 1.5% que se encuentra en cuestionamiento no afecta para nada la doctrina. Las áreas de interés son llamadas variantes y éstas consisten principalmente en variaciones de formulación de textos y errores ortográficos.
El Antiguo Testamento no tiene tantos documentos de soporte como el Nuevo testamento pero aún así, es notablemente confiable.
La Septuaginta, una traducción Griega del Hebreo del Antiguo Testamento fue llevada a cabo en 250 A.C. Esta, da testimonio a la fiabilidad y a la consistencia del Antiguo Testamento cuando se compara a los manuscritos Hebreos existentes.
Los Rollos del Mar Muerto descubiertos en 1.947 también confirman la fiabilidad de los manuscritos del Antiguo Testamento.
Los Rollos del Mar Muerto fueron documentos antiguos que fueron escondidos en una cueva en Israel hace 2.000 años. Los rollos contienen muchos de los libros del Antiguo testamento, siendo uno de estos, Isaías.
Antes de los Rollos del Mar Muerto, los manuscritos más recientes del Antiguo Testamento están fechados alrededor del 900 A.C. los cuales son conocidos como los Textos Masoréticos. Los Rollos contenían documentos del Antiguo Testamento con 1.000 años de anterioridad. Una comparación entre los manuscritos revelaron una exactitud increíble de transmisión a través de las copias, tanto, que los críticos fueron silenciados.
Hoy día, el Nuevo Testamento tiene de apoyo cerca de 5.000 manuscritos Griegos con otros 20.000 manuscritos en otros idiomas. Algunos de los manuscritos muestran fechas dentro de los 100 años con relación al escrito original. Esto significa menos del 1% en la variación textual en los manuscritos del Nuevo Testamento.
El tiempo estimado de escritura de los documentos del Nuevo Testamento:
Las Cartas de Pablo, 50-66 A.C.
Mateo, 70-80 A.C.
Marcos, 50-65 A.C.
Lucas, inicios del 60 A.C.
Juan, 80-100 A.C.
Apocalipsis, 96 A.C.
Algunos de los manuscritos de apoyo del NT son:
Manuscritos John Rylands escritos alrededor del 130 A.C., el fragmento existente más antiguo del NT
Papiro II Bodmer (150-200 A.C.)
Papiro Chester Beatty (200 A.C.), contiene grandes porciones del NT
Códice Vaticano (325-350 A.C.), contiene casi toda la Biblia.
Códice Sinaítico (350 A.C.), contiene casi todo el NT y cerca de la mitad del AT.
Ningún otro escrito antiguo puede presumir de tener copias tan cercanas a los tiempos originales de escritura. Con la Biblia, la diferencia es de alrededor de 50 años. Por ejemplo, con Platón y Aristóteles la diferencia se mide en cientos de años.
Profecía y probabilidades matemáticas de cumplimiento.
Las probabilidades de Jesús cumpliendo 48 de las 61 principales profecías con relación a Él son de 1 en 10157; esto es, uno con 157 ceros detrás de éste.
Por comparación, el número estimado de electrones en el universo entero conocido es de cerca de 1079; esto es, uno con 79 ceros detrás de éste.
Inspiración e Infalibilidad: La Biblia es inspirada por Dios. Inspiración significa que Dios a través del Espíritu Santo, hizo que los escritores de la Biblia escribieran en forma exacta y con autoridad la revelación de Dios. Es el aliento de Dios (2ª Timoteo 3:16) a través de los apóstoles y profetas (2ª Pedro 1:21).
Ésta es sin error en los manuscritos originales y absolutamente confiable y verdadera en todas las áreas a las cuales se dirige.
Cada Cristiano verdadero acepta la inspiración y autoridad de la Biblia.
Exactitudes Científicas en la Biblia.
La forma esférica de la tierra (Isaías 40:22).
La tierra está suspendida (Job 26:7).
Las estrellas son innumerables (Génesis 15:5).
La existencia de los valles en el mar (2º Samuel 22:16).
La existencia de manantiales y fuentes en el océano (Génesis 7:11; 8:2; Proverbios. 8:28)
La existencia de sendas de agua (corrientes oceánicas) en los mares (Salmo 8:8).
El ciclo del agua (Job 26:8; 36:27-28; 37:16; 38:25-27; Salmo 135:7; Eclesiastés 1:6-7).
El hecho de todas las cosas vivientes se reproducen de acuerdo a su género (Génesis 1:21; 6:19).
La naturaleza de la salud, sanidad y enfermedad (Génesis 17:9-14; Levítico 12-14).
El concepto de entropía (La energía se agota) (Salmo 102:26).
Dios
Dios el único Ser Supremo. Él es Santo (Apocalipsis 4:8), Eterno (Isaías 57:15), Omnipotente (Jeremías 32:17,27), Omnipresente (Salmo 119:7-12), Omnisciente (1ª Juan 3:20); etc.
Él es Amor (1ª Juan 4:8,16); Luz (1ª Juan 1:5); Espíritu (Juan 4:24); Verdad (Salmo 117:2); Creador (Isaías 40:12,22,26), etc.
Él está para ser adorado (Mateo 4:10; 1ª Corintios 6:19; Filipenses 3:7; 1ª Tesalonicenses 1:9; Hebreos 9:14).
Él está para ser servido (Mateo 4:10; 1ª Corintios 6:19; Filipenses 3:7; 1ª Tesalonicenses 1:9; Hebreos 9:14).
Él está para ser proclamado (Mateo 28:19ss.; Juan 14:15ss.; Hechos 1:8)
“Adorar a Dios es servirlo y proclamarlo a Él; servir a Dios es proclamarlo y adorarlo a Él; proclamar a Dios es adorarlo y servirle a Él.”
El nombre de Dios es Jehová o Yahvé. Es la composición de cuatro consonantes Hebreas. La pronunciación del nombre de Dios se ha perdido. En Éxodo 3:14 Dios proclama que Su nombre es “YO SOY”. “Dios le dijo a Moisés: ‘YO SOY QUIEN YO SOY. Esto es lo que le dirás a los Israelitas: YO SOY me ha enviado a ustedes.” (NVI).
Dios es una Trinidad; un Dios que existe simultáneamente en tres personas. Cada una con la otra es igual, poderosa y eterna. Cada persona; Padre, Hijo y Espíritu Santo, no forma parte de la otra. Si no existiera alguno de ellos no habría Dios; todos componen al Único Dios.
La Doctrina de la Trinidad se opone a:
Modalismo Monárquico o Monárquicos Modalistas: también conocidos como Jesús Solo. Hay una sola persona en la Divinidad el cual toma tres formas consecutivas o modos. Primero estaba el Padre el cual se convirtió entonces en el Hijo, el cual posteriormente se convirtió en el Espíritu Santo.
Grupos actuales son las iglesias Pentecostales Unidos y Apostólicos Unidos. Esta doctrina es incorrecta ya que niega la verdadera doctrina de la Trinidad.
Monarquismo Dinámico: Sólo una persona en la Divinidad: el Padre. Jesús y el Espíritu Santo no son Dios.
Grupos actuales son los Testigos de Jehová, Cristadelfianismo y El Camino Internacional. Esta doctrina es incorrecta ya que niega no solo la Trinidad sino también la deidad de Cristo y la deidad del Espíritu Santo.
Triteísmo: la enseñanza de la divinidad está formada por tres dioses separados: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
El Cristianismo es monoteísta: Un Solo Dios en existencia, en cualquier lugar y en cualquier tiempo. (Ver los siguientes versículos que enseñan el monoteísmo: Isaías 43:10; 44:6,8; 45:5,14,18,21,22; 46:9; 47:8; Juan 17:3; 1a Corintios 8:5-6; Gálatas 4:8-9 ).
El Cristianismo (Teísmo: Dios existe y está involucrado en el mundo.) se opone a:
Politeísmo: La creencia en muchos dioses.
Monolatría: La creencia en más de un dios pero sólo sirven y adoran a uno sólo uno. Por ejemplo: el Mormonismo.
Henoteísmo: La creencia en un dios sin negar la existencia de otros.
Panteísmo: Esta es una identificación del universo con Dios. Dios es el universo y Dios es la creación.
Panenteísmo: La creencia de que Dios está en el universo. Difiere del panteísmo el cual declara que Dios es el universo y todo lo que esté en éste.
Deísmo: Dios existe, pero no está involucrado en el mundo
Teísmo: Dios existe y está involucrado en el mundo.
La Creación
Dios creó al universo físico y espiritual de la nada. (Génesis 1:1ss.; Salmo 33:6; Juan 1:3; Romanos 4:17; 1ª Corintios 1:28).
Él no hizo al mundo parte de Él.
Él no hizo al mundo de una sustancia llamada “nada”.
Específicamente fue Jesús, el primogénito (Colosenses 1:15), la segunda persona de la Trinidad quien creó todas las cosas (Colosenses 1:16-17; Isaías 44:24).
Debido a que Dios creó todas las cosas, Él es antes que todas las cosas y más allá de todas las cosas; por lo tanto, el universo entero está bajo Su control.
Debido a que Dios creó todas las cosas, Él puede proveer para Su creación a través de los medios de Su misma creación, por ejemplo, el clima, lluvia, plantas, animales, sol, etc.
Las opiniones en cuanto a la duración de la creación varían: algunos dicen que seis días; otros que seis largos períodos.
El Hombre
La creación del hombre
El hombre no es solo la corona de la creación, sino también el objeto de especial cuidado por parte de Dios.
El hombre originalmente fue puro, sin pecado.
“Entonces dijo Dios: ‘Vamos a hacer al hombre en nuestra imagen, en nuestra semejanza, y dejemos que él gobierne sobre los peces del mar, y sobre las aves del aire, sobre el ganado, sobre toda la tierra y sobre todas las criaturas que se mueven a lo largo de la tierra.’ Así que Dios creó al hombre a su imagen, en la imagen de Dios lo creó a él; hombre y mujer los creó a ellos.” (Génesis 1:26-27; ver también 2:7, 21-23).
“Vamos a hacer al hombre…” es una revelación del consejo divino antes de la creación del hombre; “vamos” es el consejo de la Trinidad. Ver también Génesis 11:7.
El hombre fue creado diferente a los animales. Él tuvo el aliento de vida dentro de Él por Dios (Génesis 2:7). Los animales no. Al Hombre también se le dio dominio sobre los animales. El Hombre puede conocer a Dios, adorarlo y amarlo; los animales no.
¿Está hecho el hombre de tres “partes”?
La Dicotomía es un término que significa una división en dos partes: el Cuerpo y el Alma. Las palabras “espíritu” y “alma” son con frecuencia intercambiables.
“María dijo: ‘Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.’” (Lucas 1:46-47).
“Mi alma te anhela en la noche; en la mañana mi espíritu te desea…,” (Isaías 26:9).
Para el término “Cuerpo y Alma” ver Mateo 6:25; 10:28.
Para el término “Cuerpo y Espíritu” ver 1ª Corintios 5:3, 51.
La Tricotomía es un término que significa una división en tres partes: Cuerpo, Alma y Espíritu.
“Pueda el Dios mismo, el Dios de paz, santificarlos por completo. Pueda todo el espíritu, alma y cuerpo de ustedes ser mantenido irreprochable en la venida de nuestro Señor Jesucristo.” (1ª Tesalonicenses 5:23).
“Porque la palabra de Dios es viva y activa. Más aguda que cualquier espada de doble filo, la cual penetra aún para dividir el alma y el espíritu, las articulaciones y la médula; ésta juzga los pensamientos y actitudes del corazón.” (Hebreos 4:12).
No hay ninguna posición ortodoxa oficial acerca del número de partes del hombre.
El Origen del Alma
Traducianismo: “El alma de los hombres son propagadas con los cuerpos de generación en generación, y por lo tanto son transmitidas a los hijos por los padres”. (Teología Sistemática, Berkhoff, página 197).
Creacionismo: “El alma es una creación de Dios, debiéndose su origen a un acto directo de creación”. (Berkhoff, página 199).
Excepto por Adán, la Biblia no hace ninguna observación clara con relación al origen del alma.
El hombre fue creado a la imagen de Dios.
Esto significa que el hombre tiene habilidades morales e intelectuales similares a las de Dios aún cuando no es tan perfecto y vasto.
“Entonces dijo Dios: ‘Vamos a hacer al hombre en nuestra imagen, en nuestra semejanza,…” (Génesis 1:26).
“y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de Su creador.” (Colosenses 3:10).
El hombre está por encima de los animales en “habilidad racional, en conciencia moral, en la búsqueda de la belleza, el uso del lenguaje y en conciencia espiritual.”
El Hombre antes de la Caída
La Ley de Dios fue escrita en los corazones de Adán y Eva y eran sin pecado y “les fueron dadas cualidades en el conocimiento, justicia y santidad verdadera después de la imagen de Dios, con la habilidad para mantener la Ley de Dios.” (Confesión de Fe de Westminster, 4:2).
En este estado, el hombre tenía acceso libre y sin interferencias a Dios. Esto se ejemplifica en el registro de Génesis 3:8 donde Dios estaba caminando en el Jardín.
El Hombre, la Caída y sus efectos
Adán y Eva se rebelaron contra Dios y pecaron al comer del fruto prohibido.
“Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron.” (Romanos 5:12, NVI).
¿Cuál fue el pecado de ellos?
Ellos escucharon a Satanás y comieron de la fruta prohibida por Dios. (Génesis 3:1-13).
¿Cuál fue la consecuencia del pecado de ellos?
Muerte (Romanos 6:23) y la separación de la presencia de Dios (Isaías 59:2).
La transmisión de la naturaleza pecadora a los hijos de ellos y a los nuestros. (Salmo 51:5).
La creación también cayó. (Génesis 3:17; Romanos 8:22).
¿Cómo el pecado de ellos afectó a Dios?
Ellos fueron separados de la presencia de Dios. (Isaías 59:2).
Ellos se volvieron incapaces de hacer la voluntad de Dios. (Romanos 6:16; 7:14).
Ellos fueron sujetos a la maldición de la Ley y la muerte (Deuteronomio 27:6; Romanos 6:23).
El Pecado Original: La doctrina por la cual heredamos nuestra naturaleza pecadora por parte de Adán. (Romanos 5:12-21).
Adán fue la Cabeza Federal de toda la humanidad; esto es, él representaba a todas las personas en el Jardín del Edén.
“Pues así como en Adán todos mueren…” (1ª Corintios 15:22).
La frase “en Adán” indica nuestra relación con Adán, de que él nos representó en el jardín. De la misma manera, nuestro ser “en Cristo” indica nuestra relación con Jesús, de que Él nos representa en la cruz. (Romanos 5:18; 6:11; 8:1; 1ª Corintios 1:2; 15:22; 2ª Corintios 5:19).
Nuestro pecado con Adán: “Por medio de un solo hombre el pecado entró ene el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron.” (Romanos 5:12; ver también Romanos 5:18; 1ª Corintios 15:22).
El Hombre después de la Muerte y antes de la resurrección.
El estado intermedio
Esta es la condición del alma entre la muerte del cuerpo y la resurrección.
Hay poco de esto en la Biblia, pero éste es un estado de conciencia. (2ª Corintios 5:5-8; Lucas 16:19-31).
Nosotros estamos concientes y aparentemente con el Señor. (Filipenses 1:21-23).
Para el justo este es un tiempo de bendición y regocijo. (Lucas 16:19-31).
Para el injusto este es un tiempo de sufrimiento (Lucas 16:19-31) como se ejemplifica en el registro de Lázaro y el hombre rico.

http://www.miapic.com/doctrina-cristiana-biblia-dios-creación-hombre