Archivo | febrero, 2011

El mejor alimento

27 Feb

El mejor alimento

En la nota se entrevistaba a un médico, preparado en biología molecular, pero cuya carrera se concentró en la pediatría y el título decía de esta manera: “La pobreza enferma”. Este especialista en desnutrición infantil decía: “La mamá es el agente sanitario y si es analfabeta… no sabe leer si el producto es tóxico, o no entiende lo que dice la prescripción del médico…” Luego continuaba: “…en los menores de dieciocho meses… la carencia alimentaria puede producir una disminución para toda la vida”

Una nota dura y triste, que muestra la cantidad de niños mal alimentados y afectados de por vida por esa situación.

Y pensé en la condición espiritual del ser humano.

Nuestra carencia primordial fue suplida por el Señor Jesucristo:

“… y a los pobres es anunciado el evangelio” (Marcos 11:5)
“Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?” (Santiago 2:5)
Nuestro estado de desnutrición fue revertido por el alimento de su Palabra:

“Y todos comieron el mismo alimento espiritual” (1 Corintios 10:3)
“… tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido… pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Hebreos 5:12, 14)
Nuestro desarrollo se produce al seguir sus enseñanzas y crecer en el Espíritu:

“Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido” (1 Timoteo 4:6)
“El le dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis… Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra” (Juan 4:32-34)
“… todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios” (Colosenses 2:19)
A nuestro alcance están la instrucción y los elementos para alcanzarla. Nuestra es la decisión de alimentarnos como es debido espiritualmente para desarrollarnos como Dios lo desea.

Recordemos: En lo físico dependemos de otros para crecer. En lo espiritual la responsabilidad es individual.

TBS
tbsch@ciudad.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Muy razonable

25 Feb

Muy razonable

La Nota hablaba de una “pulsera mágica” a la que se le atribuye la propiedad de dar “equilibrio, fuerza y flexibilidad” a quienes la usen. También se dice: “mejora la respuesta muscular y la función cerebral” La encargada de la nota aclaraba con humor “hay que admitir que en verano algunos le dan franco a su actividad cerebral” y para los especialistas “la adopción de este accesorio no indica, por así decirlo, un descenso masivo en el coeficiente intelectual de la gente”. Luego se agregaba: “Estas pulseras cumplen el efecto de un amuleto… Está más relacionada con la fe y no implica razonamiento”

Es graciosa la anécdota de la pulsera… no lo es tanto la definición de la fe, que ya sabemos según Hebreos 11:1 lo que representa:

“Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”
Si bien esta clase de fe lleva a acciones que van más allá de lo normal, ellas no pueden ser llamadas irrazonables.

“Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios… Pero sin fe es imposible agradar a Dios… Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca… Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac… pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos… Por la fe Moisés, cuando nació fue escondido por sus padres… por la fe…” (Hebreos 11:2-15)
La fe nos lleva a realizar actos prodigiosos basados razonablemente en promesas entendidas y creídas por provenir del Dios Todopoderoso que conocemos:

“Por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros pues es don de Dios” (Efesios 2:8)
La fe en las Promesas de Dios es perfectamente razonable debido a su cumplimiento efectivo en el pasado:

“No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió” (Josué 21:25)
“…ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo, ha faltado” (1 Reyes 8:56)
“Porque todas las promesas de Dios son en él Sí y en él Amén, por medio de nosotros para la gloria de Dios” (1 Corintios 1:20)
Ese pasado cumplido, nos da la razón para creer en las promesas futuras:

“En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2)
Recordemos: Nuestra fe, basada en Dios es el razonamiento más elevado que podamos tener.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Estad quietos(y sabed que eres amado)

24 Feb

Estad quietos(y sabed que eres amado)

Posted: 22 Feb 2011 08:34 AM PST

Por RC Sproul
Traducción por Alfonso Rodriguez Sauza

Los hijos de Dios son un tanto diferentes de los hijos de los hombres. Hemos vuelto a nacer por mano de un Dios soberano. Ellos no. Hemos sido redimidos por un Dios soberano. Ellos no. Estamos siendo rehechos por un Dios soberano. Ellos no. A pesar de estas cosas que nos distinguen, que nos diferencian, aun hay maneras en que somos muy parecidos a los que están fuera del reino. Nosotros, tanto los que están dentro y fuera del reino, hemos creído como doctrina la conjetura modernista de que somos definidos por lo que sabemos. Por lo tanto, pensamos que la diferencia entre nosotros y ellos, entre las ovejas y las cabras, es una cuestión de conocimiento. Que nosotros somos aquellos que hemos sido bendecidos con la verdad que nos ha sido revelada. Y que una vez que se les ha revelado la verdad a aquellos fuera del reino, pensamos que entonces ellos se convertirán, así como nosotros lo fuimos.
Jesús, claro esta, disipó esta tontería. De hecho, Sus palabras más duras mientras ministro sobre la tierra fueron dirigidas a los escribas y fariseos, los de más amplia cultura, los de más alta educación, los más informados y que sabían más. Lo que nos distingue al final de cuentas no es que nosotros sabemos que Jesús es el Hijo de Dios, el Mesías prometido. Lo que nos distingue no es que nosotros sabemos que El sufrió la ira del Padre en lugar de nosotros sobre la cruz. Lo que nos distingue no es el hecho de que nosotros sabemos que al tercer día El se levanto de la tumba. Recuerda que el mismo Diablo cree todas estas cosas. Lo que nos hace diferentes es que nosotros no solo sabemos estas verdades, pero que confiamos en ellas, nos aferramos a ellas y dependemos de ellas.
Ahora, dentro del reino de Dios, entre Sus hijos, aun existen diferencias. Nosotros que somos Reformistas, ó Calvinistas, sabemos que hemos sido nacidos de nuevo desde arriba. Otros afirman que han sido nacidos de nuevo desde adentro. Nosotros sabemos que hemos sido soberanamente redimidos. Otros afirman que ellos cooperan con Dios en su salvación. Nosotros sabemos que estamos siendo soberanamente santificados. Otros afirman que ellos mismos determinan de qué manera crecerán en gracia, si es que acaso llegan a hacerlo. Pero una vez más, nosotros que somos Reformistas cometemos el error de pensar que es lo que pensamos lo que nos separa de nuestros menos- que-Reformados hermanos. Nosotros pensamos que es porque sabemos que Dios es soberano y que si solo se les informara de eso, ellos se unirán a nosotros.
Esto también es una tontería. Nuestro llamado, al final de cuentas, no es solo afirmar que Dios es soberano, pero el descansar en esa soberanía, el confiar en ella, el aferrase a ella. Lo que significa, a su vez, que no debemos de preocuparnos. Los escritos de la sabiduría de Dios nos dibujan un marcado contraste entre como manejan el temor los que están dentro del reino y lo que están fuera. Salomón nos dice que “Huye el impío sin que nadie lo persiga; mas el justo está confiado como un león.” (Prov. 28:1). La diferencia no es que los impíos no saben que no hay nada de que estar temerosos, y que los justos han sido informados. Ni tampoco es que los impíos están bien concientes de los peligros y temen, pero que los justos superan esos temores. La distinción esta basada en dos cosas principalmente: Los impíos tienen miedo aun cuando no deberían de tenerlo. Los justos tienen valor aun cuando encaran el peligro. Se mueve una hoja sobre el suelo, y los que están fuera del reino tiemblan. Mientras que el hombre de Dios se encuentra en el valle de la sombra de muerte, y no teme a ningún mal. Lo que nos separa de ellos es que ellos son unos cobardes, mientras que nosotros somos, al menos deberíamos de ser, héroes valientes. La diferencia se halla en realmente creer en, confiar en y descansar en la soberanía de Dios.
Sin embargo, ¿como es que podemos ir de simplemente afirmar la soberanía de Dios a descansar en ella? Nosotros descansaremos en Su soberanía cuando recordamos no solo que El es todopoderoso, pero que El que es todopoderoso nos ama con un amor eterno. Es el hecho de que El esta con nosotros en el valle de la sombra de muerte la razón por la que no tememos. Es porque El ha preparado una mesa para nosotros en la presencia de nuestros enemigos que nosotros podemos estar seguros de que el bien y la misericordia nos seguirán todos los días de nuestra vida. Al final, nuestros temores se basan tanto en que nosotros no creemos en Su poder o en que no creemos Su evangelio. La solución esta en creer en ambas cosas.
Si el fervor que nos consume es el ver la llegada del reino en todo su plenitud, si nuestra principal empresa en la vida es el buscar primero Su reino, y si sabemos que El en efecto pondrá todas las cosas bajo sujeción, ¿a que cosa le pudiéramos tener miedo, excepto al Rey Mismo? ¡Esto, al final, es el porque somos más que vencedores, el porque no solo tenemos la valentía de un león, pero la valentía del León de la tribu de Judá! ¿No deberíamos de estar bien animados, sabiendo que El ya ha vencido al mundo? Y El nos ha hecho Suyos, tal como el salmista lo describe en los siguientes versos (46:8-11):
“Venid, ved las obras de Jehová, que ha puesto asolamientos en la tierra. Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, y quema los carros en el fuego. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob.”

DIA 23 – Pensar en los demás…

24 Feb

DIA 23 – Pensar en los demás…

La nota trataba sobre los escándalos de un conocido político, acusado de graves delitos, desde el punto de vista de otra poderosa nación, y comentaba “…cómo aprovechar las debilidades de… y su país en beneficio de los intereses de la superpotencia” Sobre este hombre expresaban que “su voluntad percibida es poner sus intereses personales antes que aquellos del Estado”. Lo ven como “un hombre débil, prisionero de sus conflictos de intereses… a su liderazgo le falta una visión estratégica… reconocer que… a largo plazo… nos dará importantes dividendos estratégicos y nos conviene ayudarlo”

Priorizar los intereses personales al bien común. No denunciar el mal desempeño y aún el delito. Conductas alejadas a la enseñanza de la Palabra de Dios.

La Biblia nos enseña a buscar el bien del prójimo y el de la nación. A no anteponer intereses personales. A ser generosos y leales:

“Nos seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios; como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos” (1 Corintios 10:32-33)
“Porque Mardoqueo el judío fue el segundo después del rey Asuero, y grande entre los judíos, y estimado por la multitud de sus hermanos, porque procuró el bienestar de su pueblo y habló paz para todo su linaje” (Ester 10:3)
“No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros” (Filipenses 2:4)
“Pero el generoso pensará generosidades, y por generosidades será exaltado” (Isaías 32:8)
“Y Jehová pague a cada uno su justicia y su lealtad…” (1 Samuel 26:23)
Sí, la Biblia nos enseña a caminar de manera muy diferente y tomando senderos desconocidos para aquellos que no alumbran sus vidas con Su Luz. Ella nos anima a colocarnos por encima de cualquier egoísmo y procurar el bien del prójimo, aunque esto no se traduzca en beneficios a corto plazo…

“El alma generosa será prosperada, y el que saciare, él también será saciado” (Proverbios 11:25)
El Señor Jesucristo no pensó en sí mismo cuando se entregó por nosotros, y gracias a ello disfrutamos de la eternidad:

“…el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo…” (Filipenses 2:4)
Recordemos: Las actitudes egoístas solo permiten disfrutar de beneficios temporales…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

UN MENSAJE PARA CREYENTES ABRUMADOS

23 Feb

David Wilkerson Today

WEDNESDAY, FEBRUARY 16, 2011

UN MENSAJE PARA CREYENTES ABRUMADOS

Hablo ahora a aquellos creyentes que se ven abrumados por un cúmulo de

aflicciones. El salmista David nos cuenta de su propio ser angustiado por

problemas insoportables:

“Mi corazón está muy dolido en mi interior, todos los terrores de muerte

sobre mí han caído. Temor y temblor vinieron sobre mí, y terror me ha

cubierto “(Salmos 55:4-5).

Si busca en las Escrituras, usted no encontrará ningún hombre de Dios que

hable tanto acerca de confiar en Dios como lo hizo David. Nadie habló más

sobre la búsqueda y la espera en el Señor como fortaleza en tiempos de

necesidad. Fue David quien declaró “no temeré… a pesar de que camine por

el valle de la muerte”, porque el Señor estaba con él.

Pero cayeron sobre David una serie de tribulaciones profundas y dolorosas que

sacudieron su fe. En uno de sus momentos más difíciles, cuando se encontraba

sin esperanza, gritó, “¡Todos los hombres son mentirosos!” Él estaba

hablando desde un corazón abrumado por gran pena y tristeza. Todas las

palabras de consuelo y esperanza no se habían cumplido, todo parecía como una

mentira.

David se encontraba bajo un ataque total a su fe. No estaba acusando a Dios de

mentir, pero venían voces contra él desde todos los lados. David estaba

desesperanzado. Él buscó una vía de escape “quien me diera alas como una

paloma, yo volaría lejos de toda esta desesperación y encontrar un lugar de

descanso.”(Salmo 55:6)

Cuando hablo de estar abrumado, sé lo que digo. Mi hija Debi acaba de ser

operada de cáncer. Mi nieto de 29 años de edad, Brandon, está recibiendo

quimioterapia contra cáncer de categoría 4. David estaba en lo cierto: “Temor

y temblor caen sobre nosotros”.

¿Qué hace el hijo de Dios en momentos de insoportable estrés? Hacemos lo que

hizo David.

“En cuanto a mí, voy a invocar a Dios, y el Señor me salvará. En la tarde,

al amanecer y al mediodía oraré y clamaré, y él oirá mi voz. El redimirá

en paz mi alma de la guerra contra mí, aunque muchos estén en mi

contra”(Salmo 55:16-18).

Ore, deje todo aún lado y entre en la presencia del Señor. Incluso si lo hace

en silencio, grite su dolor y pida que la paz llegue a usted. Tenemos que hacer

algo más que confiar, debemos permanecer en la Palabra de Dios y clamar ante

El las promesas que nos ha dado.

Mi familia y yo estamos caminando en fe y confiando en la fidelidad de Dios a

su Palabra. ¡Dios es bueno!

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/12350

Coherentes…

23 Feb

Coherentes…

El Editor del periódico decía con respecto a una persona muy conocida: “Se sabe su fuerte… es hablar y hablar con la esperanza de encontrar algo que decir. Su debilidad es no plantarse nunca” En este caso en particular, se trataba de temas políticos que llevaban a presentar a un mismo candidato como perteneciente a dos partidos de tendencias disímiles uno del otro. Y argumentaba: “confusión para el votante, paraíso para los imprenteros”

Nuestras vidas como hijos de Dios deberían estar selladas por la claridad:

“Pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz” (1 Corintios 14:33)
“…no sean confundidos por mí los que te buscan…” (Salmos 69:6)
Nuestra conducta y acciones no deben causar problemas ni confundir al prójimo:

“Cuando oyeron estas cosas… la ciudad se llenó de confusión… Unos, pues, gritaban una cosa, y otros otra, porque la concurrencia estaba confusa…” (Hechos 19:28-32)
“…teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros, como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo” (1 Pedro 3:16)
Nuestras convicciones no deben quedar encubiertas o mostrarse tras una cortina de humo, sino que deben manifestarse claramente:

“…sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1 Timoteo 4:12)
“Mas no irán adelante, porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos. Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia… mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados” (2 Timoteo 3:9-13)
La Biblia también nos da pautas acerca de cuál es la manera correcta de comportarnos:

“Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación” (1 Pedro 1:17)
“Porque nuestra gloria es ésta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros. Porque no os escribimos otras cosas de las que leéis, o también entendéis; y espero que hasta el fin las entenderéis” (2 Corintios 1:12-13)
Recordemos: Lo que hablamos y hacemos debe guardar coherencia con lo que creemos.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Vida nueva…

16 Feb

Vida nueva…

El artículo periodístico se titulaba: “La nueva vida de… De San Isidro a la cárcel en España…” Y trataba sobre un hombre que moviéndose en un círculo social elevado, con una familia, una gran casa, ropa de marca, buenos autos, perteneciente a un tradicional Club de Rugby… estaba detenido en otro país, acusado de narcotráfico, ocasionándole a su vida un cambio radical y negativo.

Inocentes o culpables, muchas personas ya sea por ambición o malas decisiones, terminan sus vidas en prisiones inesperadas, a veces sin finales felices.

¡Qué diferente es el cambio que Dios nos ofrece a nosotros, antiguos prisioneros del pecado!

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17)
Una vez que nosotros pasamos a ser Hijos de Dios, nuestras vidas pueden y deben desarrollar un estilo diferente:

“Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva” (Romanos 6:4)
“Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación” (Gálatas 6:5)
Se nos presenta un camino nuevo por el cual transitar:

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne” (Hebreos 10:19-20)
Somos dirigidos de una manera diferente:

“Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra” (Romanos 7:6)
Tenemos una nueva esperanza, que no será defraudada:

“Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna” (Hebreos 9:15)
Podemos estar seguros que al ser liberados del pecado y de la condena a muerte, Dios nos guardará para que andemos en vida nueva.

Recordemos: Andando junto al Señor, nuestras vidas siempre serán novedosas, aunque sin consecuencias negativas.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar