Archivo | 7:08 PM

Hace 15 años ocurría el crimen que sepultó la obligatoriedad del servicio militar en Argentina

6 Mar
Viernes 6 de marzo de 2009 12:12 (LNP)
Cuando mataron al “colimba” Omar Carrasco
Hace 15 años ocurría el crimen que sepultó la obligatoriedad del servicio militar en Argentina
 
El 6 de marzo de 1994 se reportó la desaparición del soldado Omar Carrasco, de 20 años. Tres días antes se había incorporado al servicio militar en el Grupo de Artillería 161 del Ejército Argentino, en la localidad de Zapala. 

El diario Río Negro publicó entonces que los padres buscaban a Omar con desesperación. La justicia federal de Zapala demoraba la investigación. Y la opinión pública comenzó a movilizarse y a ejercer presión.

Un mes más tarde encontraron el cuerpo en el fondo del cuartel. No se había fugado como se decía: lo habían matado.

En una investigación interna, el Ejército apuntó a los responsables de la compañía donde revistaba Carrasco. La Justicia también.

Un año y medio después de que terminara un proceso controvertido y sospechado, recibieron condena el subteniente Ignacio Canevaro (15 años), el sargento Carlos Sánchez (tres años) y los soldados Cristian Suárez y Víctor Salazar (10 cada uno). Mientras que el sargento Jorge Peralta fue absuelto por el beneficio de la duda.

Eso calmó en parte el clamor popular que exigía castigo a los culpables.

De todas maneras, en las investigaciones que se siguieron por los encubrimientos del crimen se descubrieron innumerables pruebas que chocaban con las sentencias anteriores. Pero en vez de profundizar las pesquisas se dejó caer el caso en el olvido, hasta su prescripción.

Consecuencia: el fin del servicio militar

Una semana después de la aparición del cadáver de Omar Carrasco, en los círculos políticos ya se hablaba de la derogación del servicio militar obligatorio, cosa que ocurrió el 31 de agosto de 1994 por un decreto del entonces presidente Carlos Menem. A partir de entonces se instaló el sistema de voluntariado rentado.

 

 

Anuncios

Cristina insistió en que la Justicia asuma la responsabilidad que le toca

6 Mar

Cristina insistió en que la Justicia asuma la responsabilidad que le toca

Viernes 6 de marzo de 2009 1705  

Dijo que los jueces son los únicos que pueden juzgar, encarcelar y no liberar a las personas peligrosas para la sociedad. “Ni mano dura, ni garantismo. Justicia a secas”, resumió y rechazó la pena de muerte.

EN OLIVOS. Cristina pidió una Justicia más eficaz, que actúe con celeridad.

“Pareciera ser que la cosa no es como se comenta”, dijo Aníbal Fernández sobre los dichos de Argibay. (Mitre)

La presidenta Cristina Kirchner respondió hoy a las críticas de la ministra de la Corte Carmen Argibay, quien ayer había salido a responder a los cuestionamientos oficiales por la demora de la Justicia. Argibay había dicho que la demora en los juicios a represores respondía a la falta de jueces: “Si quieren que aceleremos, primero nombren a los jueces que no tenemos“. 

La Presidenta aprovechó un acto en la Quinta de Olivos para referirse al tema e insistió en que la Justicia debe asumir su cuota de responsabilidad. “No es por echarle la culpa a otros, pero los únicos que pueden juzgar y encarcelar a los que delinquen son los jueces”, indicó y agregó: “Cada uno debe hacerse cargo de la parte de responsabilidad que le cabe en este tema”. 

Cristina descartó que exista una “dicotomía” entre mano dura y garantismo. “Hay Justicia o no hay Justicia”, resumió, al tiempo que consideró que la pena de muerte “no es una solución”. Agregó que la Justicia cuenta con las herramientas necesarias para que las personas que han cometido delitos no sean liberadas. 

La mandataria compartió con la juez Argibay que una mejora en la calidad de vida de la sociedad “ayuda a la seguridad”. Pero reiteró que la Argentina está necesitando “una Justicia más eficaz, que actúe con celeridad”. 

“Necesitamos justicia a secas, sea para derechos humanos o para delitos comunes”, concluyó.

Psicoanalizarse por la Web, una polémica terapia que ya es moda

6 Mar

Psicoanalizarse por la Web, una polémica terapia que ya es moda

Viernes 06, Marzo 2009 09:03 Clarin.com

Las aguas están divididas entre psicolanalistas y psiquiatras que la consideran una herramienta útil y los que no creeen en sus posibilidades. Las nuevas terapias se hacen por mail, chat y skype, que permite hablar y verse a través de la PC.

Por: Mariana Iglesias

Si se leen libros, se ven películas y hasta se cursan carreras universitarias por Internet, ¿por qué no hacer terapia on-line? La realidad es que ya se hace, y de hecho cada vez son más quienes intentan deshacerse de sus sufrimientos por esta vía. Psicólogos, psiquiatras y psicoanalistas se debaten ante el fenómeno que se impone de la mano de las nuevas tecnologías. Aún no hay acuerdo. Están los que se han aggiornado y gustosos responden mails, chatean en el messenger y hasta usan el skype (permite hablar y verse a través de la PC). También están los que admiten la ciberterapia sólo en casos inevitables como viajes o enfermedades. Y hay quienes sostiene que esta terapia es poco seria. 

“La usé cuando mis pacientes se fueron a vivir o a estudiar al exterior. A pedido de ellos, que decían que ante tantos cambios, al menos querían mantener al analista”, explica la psicoanalista Sara Zusman. Y aclara: “Sólo lo hice porque existía un vínculo previo. En la terapia presencial se ve la mirada, el saludo, la vestimenta, la actitud corporal y los gestos. Todo eso es muy importante, por eso no lo recomiendo si terapeuta y paciente no se conocen. Es como una cita a ciegas. Puede ser peligroso para el paciente”.

Liliana Novaro, de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), pone los mismos reparos: “En una terapia on line se pierde la expresión afectiva. Mis experiencias resultaron buenas pero siempre fueron casos de pacientes conocidos, nunca haría un tratamiento completo por Internet”. Diana Sahovaler, también de APA, sí ha hecho tratamientos enteros a través de la PC: “Si es por mail, les doy a mis pacientes las mismas consignas, que escriban con asociación libre, que no borren, que no vuelvan atrás en lo escrito. Y yo hago lo mismo, la atención es flotante, analizo el material. La transferencia es intensa, igual que si fuera una terapia presencial”. Harry Campos Cervera, psiquiatra y psicoanalista, también opina que el proceso terapéutico es el mismo y hace la analogía con el diario de papel y el electrónico. “Internet ahorra tiempo y acorta distancias. Muchos pacientes que van al exterior siguen sus terapias con argentinos porque somos reconocidos y por los honorarios”. Junto un grupo de especialistas abrirá un sitio en Internet de psicología on line (Psiol). El psiquiatra Roberto Sivak también tiene ciberpacientes. “Todos los casos eran pacientes que tuvieron que viajar. Los atendía por trastornos de ansiedad, así que para ellos el propio viaje ya era un gran desafío, no podía cortar la terapia”.

Se impone el reparo de la mentira. ¿Acaso Internet no es el paraíso de la simulación? Los psicoanalistas dicen que simulación también hay en el diván y repiten las palabras del mismísimo Sigmund Freud, que valoraba la realidad psíquica. “Para el psicoanálisis nadie es quien cree ser. No hay que evaluar la verdad objetiva sino el sufrimiento del otro”, aclara Sivak. Desde el Centro Dos, Cristina Castillo se opone tajantemente: “En el psicoanálisis se trabaja con la palabra oral. No sólo importa lo que se dice sino cómo se dice. Escuchamos tonos, lapsus, enunciaciones, el sinsentido. Es imposible sostener un tratamiento serio a través de una PC”.

Julio Moreno, de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, no valora, pero plantea el escollo de la distancia corporal. “Lo informático digital deja de lado una complejísima y extremadamente rica gama de sensaciones que acompañan el contacto o la cercanía de los cuerpos. Por ejemplo, cuando nos encontramos con un paciente en el consultorio, incluso antes de haber pronunciado palabras, hay una plétora de sensaciones que transmiten valiosísima información. Tenemos un aparato psíquico y corporal hecho como a medida para capturar ese tipo de información que es irreemplazable e imprescindible para nuestra práctica como analistas”, dice. 

Un amor obsesivo que terminó en tragedia: mató a una chica y se suicidó

6 Mar

Viernes 06, Marzo 2009 Clarin.com

DRAMA EN MENDOZA

Un amor obsesivo que terminó en tragedia: mató a una chica y se suicidó

El tenía 21 años y ella 16. Discutieron y él le prendió fuego al auto con ella adentro.

INCINERADO. EN ESTE AUTO ESTABA LA PAREJA. EL LO QUEMO, DEJO UNA CARTA A SUS PADRES Y SE TIRO BAJO UN CAMION

Una breve historia de amor concluyó inesperadamente en tragedia cuando un chico de 21 años se mató al tirarse bajo las ruedas de un camión tras haberle prendido fuego a su auto, en el que estaba -inconsciente o posiblemente muerta- una adolescente de 16 años. Ambos habían tenido una breve relación sentimental. 

Los peritos forenses tratan de identificar el cadáver y de establecer cómo murió la víctima, pero esa tarea es lenta porque el cuerpo de la chica quedó incinerado.

Sin embargo, la Justicia tiene la certeza de que se trata de Fabiana Chaparro por varias razones: está desaparecida, y varios vecinos la vieron discutir en el auto con el supuesto homicida, Gerardo Moreno, quien escapó corriendo luego de prenderle fuego al vehículo. Antes de matarse, el joven les escribió una carta a sus padres en donde les dice: “Les pido perdón, me mandé una cagada y la tengo que pagar. Estoy cansado de los problemas que tengo”.

Gerardo Moreno era mecánico y Fabiana Chaparro estudiante en el primer año del polimodal. Tuvieron una relación de poco tiempo que las compañeras de la chica definen como “pasajera, pero no de noviazgo”. Cuando el padre de la joven se enteró -un ex policía llamado Roberto Chaparro-, le prohibió que continuara con ese vínculo. “Hablé con los dos, les dije que había diferencias de edad y que ella debía dedicarse al estudio; creo que en ese momento lo entendieron”, reveló el hombre después de la tragedia.

Pero Gerardo continuó esperándola diariamente en la puerta del colegio para proponerle que siguieran viéndose. Sus amigas aseguran que ella se negaba.

Alrededor de las siete de la tarde del martes volvieron a encontrarse. Se reunieron en el auto de Gerardo, un Fiat 128. Fueron hasta un descampado lindante con las calles Chile y 17 de agosto, del departamento de Maipú. Los vecinos sostienen que discutieron y que, de pronto, el auto comenzó a incendiarse. Observaron cómo escapaba Gerardo, quien fue al encuentro de sus hermanos. “Me mandé un moco y tengo que rajar”, les dijo.

El auto quedó incinerado y Fabiana -los investigadores están seguros de que es ella- carbonizada. No se encontraron signos de que hubiera intentado zafar de esa situación. Tampoco se estableció aún si el muchacho la mató antes de incendiar el coche.

El miércoles, Gerardo escribió la nota a sus padres y, cerca del lugar del crimen, esperó a que pasara un camión. Se tiró bajo sus ruedas. Murió en el acto.

Pena de Muerte

6 Mar

Pena de muerte

LOS VALORES

6 Mar

 

LOS VALORES

Por un lado hemos visto que, como quiera que los juicios de valor se distinguen de los juicios de existencia, porque los juicios de valor no enuncian nada del ser, resulta que los valores no son cosas.

Pero acabamos de ver, por otra parte, que los valores tampoco son impresiones subjetivas. Esto parece contradictorio. Parece que haya un dilema férreo que nos obligue a optar entre cosas e impresiones subjetivas. Parece como si estuviéramos obligados a decir: o los valores son cosas, o los valores son impresiones subjetivas. Y resulta que no podemos decir ni hacer ninguna de esas dos afirmaciones.

No podemos afirmar que son cosas, porque no lo son; ni podemos afirmar que son impresiones subjetivas, porque tampoco lo son.

Y entonces dijérase que hubiese llegado nuestra ontología de los valores a un callejón sin salida.

Pero no hay tal callejón sin salida. Lo que hay es que esta misma dificultad, este mismo muro en que parece que nos damos de tropezones, nos ofrece la solución del problema.

El dilema es falso. No se nos puede obligar a optar entre ser cosa y ser impresión subjetiva; porque hay un escape, una salida, que es en este caso la auténtica forma de realidad que tienen los valores; los valores no son ni cosas ni impresiones subjetivas, porque los valores no son, porque los va­lores no tienen esa categoría, que tienen los objetos reales y los objetos ideales, esa primera categoría del ser. Los valores no son; y como quiera que no son, no hay posibilidad de que tenga validez el dilema entre ser cosas y ser impresiones. Ni cosas ni impresiones. Las cosas son; las impresiones también son. Pero los valores no son. Y, entonces, ¿qué es eso tan raro de que los valores no son? ¿Qué quiere decir este no ser? Es un no – ser que es algo. Es un no – ser muy extraño.

Pues bien; para esta variedad ontológica de los valores, que consiste en que no son, descubrió a mediados del siglo pasado el filósofo alemán Lotze la palabra exacta, el término exacto: los valores no son, sino que valen. Una cosa es valer y otra cosa es ser. Cuando decimos de algo que vale, no decimos nada de su ser, sino decimos que no es indiferente. La no-indiferencia constituye esta variedad ontológica que contrapone el valer al ser. La no-indiferencia es la esencia del valer.

El valer es, pues, la primera categoría de este nuevo mundo de objetos, que hemos delimitado bajo el nombre de valores. Los valores no tienen, pues, la categoría del ser, sino la categoría del valer; y acabamos de decir lo que es el valer.

El valer es no ser indiferente. La no-indiferencia constituye el valer; y, al mismo tiempo, podemos precisar algo mejor esta categoría: la cosa que vale no es por eso ni más ni menos que la que no vale. La cosa que vale es algo que tiene valor; la tenencia de valor es lo que constituye el valer; valer significa tener valor, y tener valor no es tener una realidad entitativa más, ni menos, sino simplemente no ser indiferente, tener ese valor.

Y entonces nos damos cuenta de que el valor pertenece al grupo ontológico que Hussehl, siguiendo en esto al sicólogo Stumpf, llama objetos no independientes; o dicho en otros términos, que no tienen por sí mismos sustantividad, que no son, sino que adhieren a otro objeto.

Así, por ejemplo (sicológicamente, no lógicamente), el espacio y el color no son independientes el uno del otro; rio podemos representarnos e] espacio sin color y el color sin espacio. He aquí un ejemplo de objetos que necesariamente están adheridos el uno al otro.

Ahora bien; ontológicamente podemos separar el espacio y el color; pero el valor y la cosa que tiene el valor, no lo podemos separar ontológicamente; y esto es lo caracteristico; que el valor no es un ente, sino que es siempre algo que adhiere a la cosa, y por consiguiente, es lo que llama­mos comúnmente una cualidad.

El valor es una cualidad. Llegamos con esto a la segunda categoría de esta esfera. La segunda categoría es la cualidad. Los valores tienen la primera categoría de valer, en vez de ser; y la segunda categoría de la cualidad pura.

Manuel García Morente: Lecciones preliminares de  filosofía, Editorial Losada, Buenos Aires.

Fuente: Patricio Hopkins,Filosofía ,p. 261-262,ediciones Almagro,Bs.As, Argentina , 1975

Dan a conocer estudio sobre Pornografía que sorprende.

6 Mar

Dan a conocer estudio sobre Pornografía que sorprende.

pornografia_040309Massachusetts, USA – Los estados más cristianos de los Estados Unidos son los mayores consumidores de pornografía online, según una investigación realizada por la Escuela de negocios de Harvard.

A diferencia de otros estudios, el investigador de la Universidad Benjamin Edelman recopilo recibos anónimos de tarjetas de crédito de los mayores proveedores de contenido adulto de la red descubriendo variaciones en el consumo en relación a los distintos Estados.

Así, de los diez estados con mayor consumo de contenido adulto seis se corresponden con aquellos que tienen mayor ascendencia las ideas conservadoras y la moral.

Edelman dijo que las personas que se declaran más ofendidas por este tipo de contenidos son justamente los que más lo consumen.

Otro ejemplo es Utah, un estado con una moral muy rígida debido a la prominente presencia de la comunidad mormona, encabeza el ranking de mayor consumo. El porcentaje es de 5,47 visitantes asiduos por cada 1000 habitantes… a una gran distancia de Montana con 1,92 por el mismo número de habitantes y que ocupa la última posición.

En datos generales, los 27 estados que aceptaron solo el matrimonio entre hombre y mujer poseen un 11% más de suscriptores a estos lugares que aquellos que aprobaron esa unión.

Amen-Amen.net