Archivo | octubre, 2010

Minero cuenta su testimonio a Mundo Cristiano

29 Oct

EXCLUSIVO: Minero cuenta su testimonio a Mundo Cristiano

By Javier Bolaños
Mundo Cristiano
Thursday, October 28, 2010

Mil millones de personas vieron por televisión el milagroso rescate de 33 mineros atrapados en Chile. Pero no tantos conocieron la historia de uno de ellos que ayudó a sus compañeros a pasar de las tinieblas a la luz. Mundo Cristiano viajó a la ciudad de Talca, al sur de Santiago, y habló en exclusiva con él.

Mundo Cristiano: Sus compañeros lo llamaban “don José” y la prensa lo bautizó como “el Pastor”, ¿Cómo prefiere usted que le digan?

José Henríquez: “Don José. Yo no soy pastor ni soy guía espiritual, como me han denominado, así que me calza mejor don José. Ellos me conocieron así y así me decían”.

Mundo Cristiano: ¿Quién es José Henríquez? ¿Cómo se describiría a sí mismo?

José Henríquez: “Un hombre sencillo, humilde, y testigo ocular del Evangelio, responsable del Evangelio. En esa forma me describiría, como un hombre con gratitud, en mi corazón hacia el Señor. Lleno de gozo, de alegría, de contentamiento, porque Su Espíritu habita en nosotros. Es el Espíritu Santo que nos hace sentirnos diferentes y que habita en todos lo hijos del Señor. Eso es lo que marca la diferencia en el creer en un Dios vivo. Así me describiría”.

Mundo Cristiano: ¿Usted se considera un héroe por lo que hizo en la mina?

José Henríquez: “No, para nada, yo creo que el héroe se llama Jesucristo. Él es el único héroe que se puede mencionar. Independiente de lo que el hombre haya hecho adentro o afuera de la mina, Él es quien se merece la honra y la gloria.

Dios es el Rey de reyes el Señor de señores, ese es el norte que yo conozco y creo yo que es el norte de todo cristiano. Creo que esa es la actitud que todo cristiano debe tener hacia el Señor Jesucristo. En todo lugar, independiente de dónde estemos, esa es la actitud que debemos de tener”.

Mundo Cristiano: ¿Hace cuánto es usted cristiano? ¿Cómo y cuándo entregó su vida al Señor?

José Henríquez: “Hace treinta y tantos años atrás, a pesar de haber tenido un abuelo pastor, en la familia yo siempre escuchaba alabanzas, conocía hermanos cristianos, pero solamente era una persona “insertada” en una familia cristiana. Pero Dios trata en forma individual con cada uno.

Pude llegar al conocimiento del Señor a través de mi propio abuelo. Yo solía acompañar a mi mamá a la iglesia solamente para que no le ocurriera nada. Un día saliendo de la iglesia mi abuelo me dijo ‘usted con ese cuerpo y tan cobarde, ¿cuándo va a aceptar al Señor?’ Yo lo miré y dije dentro de mi corazón, ‘¿qué se habrá creído este viejo?’ Pero el Señor tocó mi corazón y a la semana le estaba preguntando a mi madre ‘¿qué tengo que hacer para servir al Señor?’.Yo me acababa de retirar de un conjunto folclórico donde perdí diecisiete años. Eso no llenó mi vida. Mi mamá me dijo: ‘toma tu acordeón y preséntate donde el pastor’, y así lo hice. Tomé mi acordeón y me presenté donde el pastor, pero no fue donde el pastor, fue donde el Señor.

El llenó mi vida, llenó mi corazón, fue algo muy maravilloso para mí. Estaba cargado de inmundicia, estaba cansado de la vida, lleno de cosas, y Dios libertó mi vida. Me llenó de alegría, de gozo, y me hizo ser un corista para Él.

Hoy día soy un corista para la honra y la gloria del Señor. Toco mi acordeón y mi guitarra para el Señor, ahora le canto al Amor de los amores. Él también me ha hecho ser un predicador, llevo la Palabra donde quiera que esté. Siempre le hablo a las personas, a mis compañeros, en todo lugar. Yo creo que cada persona que conoce al Señor quiere contarle al otro inmediatamente que haga lo mismo”.

Mundo Cristiano: Usted le había dicho a su familia que la mina San José en Copiapó “estaba mala”. ¿Por qué? ¿Usted presentía que algo iba a ocurrir?

José Henríquez: “Yo había visto la situación, las condiciones no estaban bien, y pudimos constatar que la mina estaba explotando, reventando, por diferentes lugares. Además el Señor tomó a una abuela mía, y ella vino en dos oportunidades a avisarle a mi madre que a mí me iba a acontecer algo muy duro. Que iba a ser muy difícil que yo pudiera escapar. Yo me fui a la mina sabiendo esto. Pero sabemos que creemos en el Dios de las cosas difíciles, en el Dios de las cosas imposibles. Yo creo que el Señor avisa las cosas porque Él ama a su pueblo, yo creo que Dios es un Dios de amor, de misericordia.

Cuando me despedí de mi hija, tuve la certeza de que algo me iba a ocurrir porque ella se esforzó demasiado por ir a despedirse de mí. Y yo supe en ese momento, que Dios iba a hacer algo conmigo. Pero me fui confiado, yo siempre cuando hago las cosas digo ‘Señor acompáñame en este viaje, acompáñame a entrar a la mina’. Los hijos de Dios, clamamos a nuestro Dios vivo, en nuestro corazón y donde quiera que estemos, Dios nos escucha. Por eso Él no tuvo contratiempo en estar con nosotros en el fondo de esa mina, porque Él es un Dios poderoso”.

Mundo Cristiano: Algo de lo que más llamó la atención en el mundo fue que a la hora de ser rescatados, la mayoría de sus compañeros dio gracias a Dios (unos se arrodillaron, señalaron al cielo, salieron con la Biblia). Suponemos que antes del accidente ellos no tenías tanta fe en Dios… ¿Qué pasó? ¿Qué los hizo tener tanta fe?

José Henríquez: “Lo que pasó es que Dios nos colocó en esa situación y cuando vimos que ya no teníamos escapatoria – nosotros buscamos todas las posibilidades de tener una puerta de escape y no la había, Dios cerró la puerta por los dos lados – no nos quedó de otra más que organizarnos y ver qué podíamos hacer humanamente.

Cuando vino la repartición de esta organización, de esta forma de hacer las cosas, ellos sabían que yo era cristiano evangélico, entonces me dijeron: ‘usted se va a hacer cargo de la oración y usted nos va a guiar en la oración’. Yo dije ‘gloria a Dios’ dentro de mi corazón porque era una oportunidad de trabajar para el Señor, sin importar la situación en que estábamos.

El Señor quiere que el hombre se humille, quiere que el hombre le busque en espíritu y en verdad y Él dice que ama al que se humilla. Esas palabras venían a mi mente y podía ver que el Señor nos conducía de tal manera que nuestra oración pudiera ser efectiva, que fuera una oración que convenciera a Dios. Yo creo que lo que Dios vio ahí fue humillación, creo que no hubo ninguno de los que estaban ahí, en la primera oración, que no se humilló a Dios. Porque todos sabíamos en la situación que estábamos”.

Mundo Cristiano: ¿Usted siente que esa oraciónprovocó una transformación espiritual en la vida de sus compañeros?

José Henríquez: “Claro, si bien es cierto no todos fueron transformados, al menos ninguno dejó de decir ‘yo creo en el Señor’. Y yo creo que la Palabra es la que transforma al hombre. Sabemos que la Palabra del Señor no tan sólo es papel y tinta sino que es Espíritu, es como una espada de dos filos.

Ahí adentro, se predicó la Palabra, se cantaron alabanzas a Dios, teníamos una especie de culto de oración. Los teníamos a las doce del día, en la tarde a las seis. Después que llegaron las palomas nos integramos a las cadenas de oración (en el exterior) porque éramos los interesados. Eso lo entendieron ellos.

Así que yo no me puedo quejar de ellos. Claro que hubo diferentes caracteres, 33 formas distintas de ver las cosas, pero un solo interés: creer en un Dios vivo que podía sacarnos de ahí. Eso fue lo que marcó la diferencia y ese Dios vivo respondió la oración”.

Mundo Cristiano: ¿Alguno de ellos hizo la oración de fe, aceptando al Señor, entregando sus vidas a Dios?

José Henríquez: “Claro, el domingo antes de que fuéramos rescatados, yo llamé a un pastor, porque yo no soy pastor. Yo me comuniqué con mi hermano en el exterior por medio de una carta y le dije, ‘trae a un pastor de tu consideración, que Dios te de testimonio de que es un verdadero pastor, para que venga a tomar la oración de aceptación’. Y así lo hizo. Alrededor de veinte dieron el sí, creyeron en el Señor.

Ahora, independiente de que tal vez nos faltaron días de estar allá, pero la Palabra dice que Dios hace crecer la semilla. Uno puede sembrar, el otro puede regar, pero Él es el que da el crecimiento. Estas personas, permita el Señor que ninguno se pierda, tal vez no los vamos a estar viendo pero la Palabra fue predicada, la Palabra fue sembrada y ahora el Señor es quien tiene la palabra. Él va a tratar con cada uno de ellos y eso es lo que esperamos.

Yo estoy gozoso de haber sido un instrumento en las manos del Señor, hacer la voluntad de Él, eso creo yo que es en lo que Dios se agrada”.

Mundo Cristiano: Mario Sepúlveda, cuando salió de la mina dijo: “Dios y el diablo me pelearon, y ganó Dios” ¿Por qué cree usted que él haya dicho eso?

José Henríquez: “El fue uno de los primeros que reconoció y cuando habían dificultades y cosas negativas el decía ‘esto nos está pasando porque nos estamos comportando de esta manera’. Yo decía ‘gracias Señor porque tú mismo estás haciendo que estas personas reconozcan su error’.

Cuando había problemas con la máquina, que se hechaba a perder el martillo, días enteros perdidos, entonces ellos decían ‘¿seremos nosotros los culpables de que esto esté pasando?’. Entonces habían diferencias de opinión entre todos. Pero ahí estaba el Señor controlando todo aquello”.

Mundo Cristiano: ¿En algún momento pensó que moriría dentro de la mina?

José Henríquez: “Sí, como hombre, humanamente, esos pensamientos vienen. Pero los hijos de Dios tenemos un espíritu diferente, que nos llena de confianza. Dice su palabra que ‘si morimos para Él morimos, y si vivimos para Él vivimos’”.

Mundo Cristiano: ¿Cuál cree usted que fue el elemento más importante que les ayudó a sobrevivir dentro de esa mina?

José Henríquez: “El Señor tomó todas las medidas, teníamos agua, teníamos oxígeno, teníamos algo de alimento. Sucedió algo maravilloso: teníamos un cajón en el que prácticamente no quedaban alimentos, era algo caótico. Pero el Señor me trajo a la mente la alimentación de aquella cantidad de personas que fueron alimentadas porque el Señor consideró que iban a regresar a sus hogares e iban a desfallecer por el camino. Así que oramos por los alimentos, ungimos ese cajón, y el cajón no mermó de tener bendiciones, hasta que comenzaron a enviarnos alimentos por las sondas. No se acababa la comida, incluso sobraron cosas.

Creo yo que lo más importante de todo esto esta en la Palabra del Señor, en el haber creído. Por eso yo le digo al mundo entero que el Señor quiere que crean en Él, que crean en Su Palabra”.

Mundo Cristiano: ¿Usted piensa volver a trabajar en minería? ¿Por qué?

José Henríquez: “Claro, humanamente, yo, si no tengo otra forma de vivir, yo voy a tener que seguir porque soy de familia de mineros y esa es mi profesión. Pero si el Señor me abre otra forma, otro medio de sobrevivir, yo lo consideraría porque vi sufrir mucho a mi familia, a mi esposa, y no los quiero ver así otra vez”.

Mundo Cristiano: ¿Usted ha sentido el llamado de parte de Dios a convertirse en una especie de evangelista después de todo esto?

José Henríquez: “No, yo he cumplido un rol nada más. Yo no he sentido el llamado a convertirme en un evangelista, para nada. La gente me llamó “guía espiritual” o “el pastor”… para nada!

Yo sé lo que sufre un pastor. Yo viví muchos años mirando a mi abuelo, sufriendo por llevar la Palabra, el Evangelio, viviendo en situaciones precarias. Un hombre que realmente sufrió por llevar el Evangelio a lugares inhóspitos. Si usted me pregunta si quiero ser pastor yo le digo que no, porque uno ve de cerca el sufrimiento de los verdaderos pastores. Hoy día vivimos tiempos de comodidades y no como aquellos pastores que caminaban durante días para llegar a un lugar y llevar la Palabra. Estoy hablando de hombres realmente comprometidos con la obra del Señor.

¡USTED ESTA SEGURO EN EL AMOR DE SU PADRE!

29 Oct

David Wilkerson Today

FRIDAY, OCTOBER 29, 2010

¡USTED ESTA SEGURO EN EL AMOR DE SU PADRE!

Jesús dijo que cuando el hijo pródigo volvió a casa, él fue bienvenido en

el hogar de su padre. Recibió una túnica nueva, comió en la mesa de su

padre, y tuvo perdón completo. Pero eso no lo convirtió en un angelito.

Por lo contrario, yo creo que su padre tuvo que experimentar varios problemas

con él después de su retorno. Pero una cosa sabía este hijo, ¡que estaba

seguro en el amor de su padre! Él tenía que saber que su padre lo

aguantaría, trabajaría con él, lo amaría. Así es como nuestro Padre

celestial es con nosotros. Pero nosotros seguimos diciendo, “Uno de estos

días, voy a ser tan perfecto y justo ante Dios que le será fácil amarme.”

¡No! Él lo amó cuando usted era un pecador, un malhechor, un enemigo de él.

¡Cuánto más lo ama ahora que usted se ha reconciliado con él! Dios ya le ha

dicho a usted “Te he amado cuando eras un extraño para mí, cuando estabas

en rebelión y en pecado. ¿Acaso no te amaré ahora más desde que te has

entregado a ser mi hijo?”

Nosotros no descansamos confiadamente en Su amor como deberíamos. Pero el

Señor dice de sí mismo que él ES amor. Juan escribió, “Y nosotros hemos

conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el

que permanece (descansa) en amor permanece en Dios y Dios en él” (1 Juan

4:16).

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/10444

Real Madrid: Canales sigue el ejemplo de Kaká y habla de Dios en su twitter

29 Oct

Real Madrid: Canales sigue el ejemplo de Kaká y habla de Dios en su twitter

MADRID, 28/10/2010 (Última hora Mallorca, Libertad Digital/ Protestante Digital.com)

El joven futbolista del Real Madrid, Canales, comparte sobre la misericordia de Dios en su cuenta de twitter. Cada vez más futbolistas de la Liga española (especialmente los evangélicos brasileños) hablan de su fe en las redes sociales.

“Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suelen llover sus misericordias…”. Así twittea el joven cántabro en internet, siguiendo el ejemplo de los futbolistas evangélicos afincados en España.

Twitter se está convirtiendo en una herramienta cada vez más usada por los futbolistas de la Liga española para comentar aspectos de su vida mucho más allá de los partidos, entrenamientos o lesiones. La fe hasta ahora sólo aparecía en los labios y escritos de los futbolistas de fe evangélica, la mayoría brasileños.

Y ha sido el primer futbolista español en iniciar este camino un compañero de uno de ellos (de Kaká) quien ha comenzado de manera inesperada a seguir su ejemplo. Sergio Canales, el joven talento del Real Madrid, ha abierto la línea espiritual en su twitter. Imposible saber si algo tiene que ver con la influencia de su compañerismo con Kaká, pero el caso es que ha twitteado sobre la fe y la vida. “Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas veces suelen llover sus misericordias en el tiempo que están más secas las esperanzas”, ha sido lo que ha comentado el cántabro.

No se sabe muy bien en referencia a qué ha escrito este texto, pues el futbolista no se encontraba en medio de ninguna conversación que diera pie a este tema, pero de lo que no hay ninguna duda es de que ha sido él mismo quien lo ha redactado, en uno de los twitters más interesantes y que más se actualizan dentro de los existentes entre los futbolistas. Desde Twitter estaremos atentos a si este primer paso de Sergio Canales sirve para que él u otros jugadores españoles muestran sus creencias y sus opiniones al respecto.

KAKÁ, LUIS FABIANO, ADRIANO…
Hasta ahora, ese tipo de mensajes eran habituales en los jugadores evangélicos de la Primera División de la Liga española. El pionero y más conocido fue el mismo Kaká, uno de los mejores futbolistas del mundo cuyo twitter (que se hizo célebre por un comentario de su mujer sobre Pellegrini) está plagado de referencias a la fe, la Biblia y la vida espiritual.

El también evangélico Luis Fabiano, delantero del Sevilla, es habitual en este tipo de mensajes, si bien su cuenta está mucho menos activa. Exactamente igual que el también evangélico y jugador del Barcelona Adriano.

Y AHORA EN EL MALLORCA
Los últimos en incorporarse dentro de esta moda son los recién llegados brasileños del Real Mallorca Edson Ramos ´Ratinho´ y Joao Victor, que son miembros de la Iglesia Evangélica y tienen precisamente en el Evangelio la hoja de ruta que guía sus vidas. Sus comentaros en twitter están llenos de referencias y agradecimiento a Jesús.

Ambos futbolistas asisten al Centre Cristià evangélico de Mallorca, al que acuden semanalmente. Como Kaká, Ratinho y Joao Victor son fervientes seguidores de esta fe que ellos distinguen de la católica en la no creencia en símbolos como el Papa y todo lo que representa; incluso en su cruz no está Jesús crucificado «porque él resucitó y no está ya clavado en el madero», subrayan.

Sobre cómo influyen los valores de su fe en el fútbol ambos deportistas explican que ellos nunca harían daño a un rival por pura maldad. «Sabemos que el fútbol es un deporte de contacto y que en un momento dado puedes hacer daño a un rival por una lucha por el balón, pero de ahí a ir con maldad o mala fe a por un contrario eso no lo hace ninguno de los futbolistas que como nosotros cree en los preceptos del Evangelio. No podemos en la calle ser de una forma con nuestro prójimo y en el campo de otra manera», explican los jugadores.

Rivaldo así se lo aconsejó cuando aceptó ser su mentor y representarlos. «Nos dijo que no podemos estar hablando de Jesús en la calle y luego en el campo ir a por un rival a lesionarle y a hacerle daño, eso no es razonable, al menos para nosotros», aseguran ambos. «Rivaldo nos dijo que si en algún momento tenemos un mal pensamiento, recordemos que el Espíritu de Dios guía nuestras vidas y que pensemos si lo que vamos a hacer está bien o mal», dijeron.

Y es que los dos futbolistas están totalmente convencidos de que su fe en Dios ha sido fundamental para poder llegar a ser jugadores profesionales y siguen alimentando esta misma fe diariamente para seguir creciendo como deportistas y como personas. «Damos gracias por poder estar en el Real Mallorca y en esta isla. Cada vez que salimos a jugar un partido oramos y pedimos salud para nuestros compañeros y para nosotros mismos. En todo momento seguimos la norma de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos», sentencian los futbolistas.

Ratinho y Joao Victor llegaron a Mallorca procedentes del fútbol uzbeko. Ahí la religión musulmana no les daba la libertad que tienen aquí en España para poder exteriorizar sus creencias. «A los extranjeros nos daban un poco más de margen, pero poco más. El culto debíamos hacerlo en casa, no en una Iglesia como aquí», comenta Ratinho.

El centrocampista Joao Víctor y Ratinho se han integrado muy bien en el club y en la Iglesia que visitan situada muy cerca del Coliseo Balear. «Hay gente de más de treinta nacionalidades, disponemos de un grupo de traductores para poder seguir el culto sin problemas. La música y las canciones son muy agradables y la gente que vamos conociendo hace que todo sea más sencillo», comentan.

Fuente: Última hora Mallorca, Libertad Digital/ Edición: Protestante Digital.com

¿Qué dice la Biblia acerca de los fantasmas / apariciones?

29 Oct

“¿Qué dice la Biblia acerca de los fantasmas / apariciones?”

Respuesta: He aquí algunas verdades bíblicas relacionadas con apariciones, fantasmas y visitas de espíritus de gente muerta. Hay solo unos pocos incidentes que tratan de gente viva que en realidad tiene comunicación con una persona “muerta.”

a) En 1 Samuel 28:7-19, el rey Saúl buscó a una mujer con un espíritu de adivinación (demonio) para preguntarle a Samuel acerca de lo que debía hacer. El hecho de que ella verdaderamente manejara la comunicación con el muerto, la conmocionó (v.12), indicando que eso no había sucedido con anterioridad.

b) En Mateo 17:1-8, Pedro, Jacobo y Juan vieron brevemente a Moisés y Elías con Jesús.

c) En Lucas 16:19-31, Jesús cuenta la historia del hombre rico y Lázaro. En esta historia, podemos aprender que hay dos compartimentos para los muertos hasta el Juicio del Gran Trono Blanco (Apocalipsis 20:11…) También en la historia, el hombre rico pide que Lázaro sea enviado de regreso para advertir a los vivos. Abraham le dice que no serviría de nada, porque si ellos no creen en la Palabra escrita de Dios, tampoco creerán aunque alguno se levante de entre los muertos.

De estos tres pasajes de la Escritura, podemos concluir que por ahora, existen compartimentos en los cuales habitan los espíritus de los muertos, y que aunque hay pocas ocasiones en las cuales Dios permite interacción entre los vivos y los muertos, éstas situaciones fueron muy raras y para nada tan comunes como el contacto entre la gente y los seres angélicos. También Lucas 16:27-31 indicaría que no les está permitido a los espíritus humanos, regresar a visitar a los vivos sin permiso, y si el permiso no es otorgado aún con el propósito de prevenir a la gente de escapar de la ira venidera, menos sería dado por razones frívolas.

A diferencia de las dos instancias que tratan de un contacto o comunicación verdadera con la gente muerta, hay numerosas ocasiones que incluyen contactos con seres angélicos, tanto ángeles buenos como ángeles caídos (demonios). Muchas de las situaciones involucran a un ángel bueno descrito como “el ángel del SEÑOR,” refiriéndose a veces a la apariencia de la pre-encarnación del Hijo de Dios (Cristofanías). Pero muchos otros se refieren a ángeles buenos que Dios utiliza para ministrar a favor nuestro (Hebreos 1:14). Con este fin, algunas veces ellos manipulan las circunstancias físicas como en 1 Reyes 19:5-7 (el ángel toca a Elías y lo provee de comida y bebida); 2 Reyes 19:35 (el ángel hirió de muerte a 185,000 asirios); Daniel 6:22 (el ángel cierra la boca de los leones), Hechos 12:23 (el ángel hiere a Herodes por aceptar adoración como si fuera un dios)

De la misma manera, hay hechos registrados, en los cuales ángeles malvados (demonios) interactúan con la gente. Y también son capaces de manipular las cosas físicas. En Job 1:12-19, éstos manipulan a la gente para hacer lo malo; causando que cayera fuego del cielo que consumió al ganado y las ovejas; así como también que soplara un fuerte viento que derribó la casa en la que estaban los hijos de Job.

En los evangelios, se registran numerosas ocasiones en las que los demonios se posesionaban de la gente (Mateo 8:16,28 en ad.; 9:32-33; 12:24; 15:22; 17:18; etc.) En estos incidentes, y muchos otros, la manifestación de posesión demoníaca involucraba algunas enfermedades físicas (mudez, epilepsia, ceguera, y algunas veces una fuerza sobrenatural). Ellos también entraron en los cerdos antes de que se precipitaran por un despeñadero y se ahogaran en el mar, en Mateo 8:28 en adelante.

Hay que notar tres cosas acerca de los demonios: (1) Los demonios no tienen poder sobre ninguna cosa que Dios no permita; esto es, Satanás (y sus huestes de ángeles caídos) son como perros salvajes sujetados con correas y es Dios quien las sujeta. Ellos pueden hacer solo lo que Él les permite (Job 1:12; Job 2:6; Mateo 8:31-32). (2) Los casos que involucran demonios registrados en la Escritura, son más numerosos que los pocos casos de interacción con gente muerta. (3) Cristo le ha dado a Sus discípulos autoridad sobre los demonios (Marcos 16:17; Lucas 9:1; 10:9).

Podrías preguntarte, ¿porqué Dios aún permite que los demonios traten con nosotros? Si ellos están bajo Su autoridad, ¿por qué no les impide cualquier interacción con los humanos? En la insondable sabiduría de Dios, Él es capaz de usar sus malos deseos e intentos sobre nuestras vidas, y obtener algo bueno de ellos para los cristianos. En Marcos 1:13 Dios usa las tentaciones de Satanás para probar la ausencia de pecado en Jesús. En el libro de Job, Dios usa a Satanás para mostrar la integridad del carácter de Job, y más tarde recompensar doblemente a Job por todo lo que experimentó. En 2 Corintios 12:7, Dios usa la aflicción que Satanás inflingió sobre Pablo para evitar que se volviera orgulloso. En el caso de los no creyentes, Satanás y los ángeles caídos sirven como un tipo de catarsis trabajando junto con la influencia del mundo no redimido y los deseos de la naturaleza pecaminosa para mostrar a los corazones de los inconversos el mal que ya mora dentro de ellos, mostrándoles de esta manera a ellos y a los demás, lo que es su verdadera naturaleza (naturaleza caída) (Mateo 15:18-19; Efesios 2:1-3; Apocalipsis 20:7-9).

Ahora, mientras examinamos la Escritura – particularmente las epístolas que se enfocan en nuestra vida en la “era de la iglesia” – encontramos muy poco acerca de la manera en que debemos interactuar con los demonios, excepto el no atrevernos a dirigirnos a ellos basándonos en nuestra propia habilidad y fuerza (Judas 1:9).

Tampoco se nos dice que nos detengamos a preguntarnos continuamente si hay demonios trabajando a nuestro alrededor aún ahora. (Los hay… ¡y a veces se manifiestan ellos mismos!) Pero ya sea que lo hagan o no, ellos no deben ser nuestro enfoque, ¿Por qué no? Porque, una vez más, ellos no tienen autoridad, sino la que les es dada por Dios. ¿Quién y qué entonces debe ser nuestro enfoque? Nuestra atención necesita estar sobre Dios y los claros mandamientos que Él nos da en la Escritura; si Él es nuestro centro de atención, no necesitamos temer a nada más (Salmo 27:1).

No debemos dejarnos fascinar por el mundo de los espiríritus, sino por Dios y Su impresionante carácter y atributos (Salmos 27:4; Salmos 73:25). Y si en el curso de nuestro servicio a Cristo y nuestra dependencia de Él, encontráramos manifestaciones de posesión demoníaca o actividad demoníaca, solo necesitamos volvernos a Él en una simple oración llena de fe, confiando en Su Palabra y Su Espíritu Santo para que obre de la manera que Él decida. De hecho, esta es la manera como debemos enfrentar la vida cuando NO hay manifestaciones evidentes de involucramiento demoníaco, porque con frecuencia Satanás hace su trabajo más frecuente y efectivo en secreto, jamás hace que su presencia o la de sus demonios sea evidente (2 Corintios 11:13-15).

Si sucede que hubiera una manifestación de su presencia de alguna forma, debemos preguntarnos el por qué. ¿Hay algún ídolo pagano, un fetiche usado en la adoración pagana, etc. (Deuteronomio 32:16-17; Salmos 106:37-38; 1 Corintios 10:19-21)? O tal vez hay algunos que han permitido ellos mismos llegar a estar poseídos por un demonio, o hayan permitido una participación demoníaca en sus vidas por algún pecado repetido y serio (Efesios 4:27). Cualquier artículo de lo oculto que uno posea, debe ser quemado, como Pablo y los otros cristianos hicieron con los libros que fueron quemados en Hechos 19:18 y cualquier pecado conocido debe ser confesado a Dios (1 Juan 1:9).

En resumen, es bíblico creer en demonios y que lo que la gente cree que son apariciones, son o ilusionismo fabricado por charlatanes, o verdaderamente involucran actividad demoníaca, como la visita de espíritus humanos. El usar canales y búsquedas de guías de “mediums” o “espiritistas,” o el jugar con las tablas de la Guija, cartas tarot, sesiones espiritistas, o escuchar música satánica de rock pesado, es verdaderamente invitar el involucramiento de demonios en la vida de uno. Es bíblico no obsesionarse con ellos y con el mundo de los espíritus. En ninguna parte de la Escritura puedes encontrar algún precedente de hacerlo así. Más bien, debemos impregnarnos de la Palabra de Dios (Salmo 119), con el conocimiento de Cristo (Filipenses 3:8-10), servirle a Él como sacrificios vivos (Romanos 12:1-2), y buscar hacer discípulos en todas las naciones (Mateo 28:18-20, etc.). La única liberación del pecado y del diablo que pueden obtener los perdidos, es a través de la que se encuentra solo en Cristo (Juan 8:32-36; Romanos 6:16-23; Efesios 2:1-10). Necesitamos concentrarnos en el Evangelio de Cristo para compartirlo con otros. Ese Evangelio es el poder de Dios para la liberación del pecado y de Satanás (Romanos 1:16; 1 Corintios 1:18).

www.GotQuestions.org/Espanol

La Pereza

28 Oct
  • La mano negligente empobrece. Vé a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio… cruzar por un poco las manos para reposo; así vendrá tu necesidad como caminante, y tu pobreza como hombre armado. Proverbios 10:4 y 6:6-11.
  • En lo que requiere diligencia, no perezosos. Romanos 12:11.

La Pereza

Ser perezoso es no utilizar las facultades que Dios nos ha dado (físicas, manuales, intelectuales…) para satisfacer nuestras propias necesidades, las de nuestros allegados, etc. Es no esforzarse cuando hay que hacerlo. La Palabra de Dios nos muestra cuáles son las consecuencias de ello y nos invita a rechazar tal actitud.

En dos cartas sucesivas el apóstol Pablo recordaba a sus hermanos su propio ejemplo y les pedía que lo imitaran: “Os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios” (1 Tesalonicenses 2:9; 2 Tesalonicenses 3:8).

La pereza también existe en la esfera espiritual. Los creyentes hebreos se habían hecho “tardos para oír”. Ya no eran capaces de comprender la enseñanza del apóstol y por eso él tenía que volver a exponerles las verdades de la base del cristianismo. Nosotros también corremos el riesgo de permanecer como “niños”, sin madurez espiritual, no pudiendo discernir “el bien” y “el mal”, por falta de perseverancia en leer la Palabra de Dios (Hebreos 5:11-14).

Creyentes, seamos diligentes para “escudriñar las Escrituras” (Juan 5:39), celosos “de buenas obras” (Tito 2:14), y perseverantes en la oración con acción de gracias.

El devocional diario, es editado por: “La Buena Semilla” 1166 Perroy (Suiza) © Copyright: Todos los derechos reservados. El texto enviado hoy es del día correspondiente al año pasado.  El texto del día de hoy puede leerse en nuestra página: www.LaBuenaSemilla.net

Apoyo mutuo…

26 Oct

Apoyo mutuo…

A lo largo de la vida contactamos, conocemos, tratamos o intimamos con infinidad de personas. Algunas son fugaces estrellas que pasan y se van. Otras permanecen con su presencia,  con su recuerdo o con sus hechos durante mucho tiempo o para siempre. Algunas resultan significativas, otras son pasajeras…

En la vida del Apóstol Pablo ocurría esto también. El recorrió parte del mundo para llevar el evangelio y conoció mucha gente, lugares, ciudades con las cuales mantuvo relaciones efímeras o duraderas. Se interesó por todos, les dio lo mejor que pudo, fue bien o mal correspondido, según las ocasiones y de acuerdo a lo que leemos en sus cartas a las iglesias. Sufrió y se alegró con cada caso. Algunos impactaron su propia vida más que otros. Ninguno le resultó indiferente.

En 1 Tesalonicenses 2:17-20 y 3:1-3 leemos:

  • “Pero nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón, tanto más procuramos con mucho deseo ver vuestro rostro; por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos estorbó. Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo. Por lo cual, no pudiendo soportarlo más, acordamos quedarnos solos en Atenas, y enviamos  a Timoteo nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe,  a fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros mismos sabéis que para esto estamos puestos”

A la distancia, en medio de sus propias tribulaciones y problemas, Pablo se inquietaba por sus hermanos, por sus hijos espirituales, por la iglesia toda de Tesalónica.

¿Qué le dió consuelo y aliento? Ver su progreso y fidelidad…

  • “Pero cuando Timoteo volvió de vosotros a nosotros, y nos dio buenas noticias de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, deseando vernos, como también nosotros a vosotros, por ello  hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe; porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor. Por lo cual, ¿qué acción de gracias podremos dar a Dios por vosotros, por todo el gozo con que nos gozamos a causa de vosotros delante de nuestro Dios, orando de noche y de día con gran insistencia, para que veamos vuestro rostro, y completemos lo que falte a vuestra fe” (1 Tesalonicenses 3:6-10)

¿Qué les recomendó? Que siguieran firmes…

  • “Mas el mismo Dios y Padre nuestro, y nuestro Señor Jesucristo, dirija nuestro camino a vosotros. Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre…” (1 Tesalonicenses 3:11-13)

¿Crecemos espiritualmente para dar gozo y satisfacción a los que nos enseñan y guían?

  • “Por lo demás hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más.” (1 Tesalonicenses 4:1)

Más allá de las dificultades que pasaron los de Tesalónica, eran buenos ejemplos y eso alentaba a Pablo a continuar trabajando…

  • “…de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído” (1 Tesalonicenses 1:7)

¿Cómo somos nosotros?

Recordemos: Nuestras vidas afectan a otros, para bien o para mal…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

www.daresperanza.com.ar

Amor vs Enamoramiento

26 Oct

Amor vs Enamoramiento
Por Suzette Pineda

Imagina que estas en un camino lleno de flores y un hermoso arrollo al final de él, se respira paz, naturaleza, vida, tranquilidad etc… y luego una horrible tormenta oculta tu cielo azul y entenebrece tu hermoso paisaje, empieza a caer la lluvia tan fuertemente que te obliga a buscar refugio y cuando al fin termina, sales y ves solo la sombra de lo que fue y te ves obligada a migrar a otro lugar porque repararlo parece imposible. Mientras nos distraíamos viendo lo hermoso del paisaje perfecto que teníamos frente a nuestros ojos desde lejos una tormenta se avecinaba pero jamás la vimos y cuando llego nos tomo por sorpresa.
Las relaciones en un inicio parecen tan perfectas que nos distraemos en solo aquello que vemos a simple vista, somos incapaces de ver mas allá, resulta tan cómodo disfrutar de un buen momento y luego si algo sale mal hay muchas otras personas con las que podemos intentarlo de nuevo, pero ¿Qué de los fracasos que venimos arrastrando? A donde vayamos ellos nos perseguirán y afectaran una y otra vez todas nuestras relaciones. Enamorarse parece la melodía más hermosa, pero enceguece, idealiza y a fuerza encaja con la pareja “ideal”, todas las piezas que se forzan un día se aflojaran y saldrán disparadas la una de la otra. El enamoramiento está basado en ilusiones e ideales, es vivir los buenos momentos y huir de los malos porque “esa ya no es la persona de la que me enamore”. Cuando iniciamos una relación todo es perfecto, pero si no tenemos la edad ni la madurez suficiente las responsabilidades harán añicos con ella. El enamoramiento repentino se concentra en el físico, si nos tomamos más tiempo y observamos un poco más, podemos estar más seguro de quien es la persona que estamos eligiendo; entonces analizamos que no estamos frente a una persona perfecta y que en algún momento nos enfrentaremos a ella, a ese yo interno que solo se manifiesta con el tiempo y la confianza y es cuando debemos aprender a lidiar con los errores y hacer valer más sus virtudes, pero es una lucha de dos en donde el interés primordial debería ser permanecer juntos por amor.

El acoplamiento es una fase difícil que hay que hacer con cuidado; “Quiero amarte sin absolverte, unirme a ti sin esclavizarte, quiero apreciarte sin juzgarte, ayudarte sin menospreciarte, corregirte sin herirte. Si puedes hacer lo mismo por mi entonces nos habremos conocidos verdaderamente. Te amo”

Los defectos también son particularidades de una sola persona, hay defectos que definitivamente nos toca pulir como pareja para hacer la convivencia más amena, hay defectos que son parte fundamental de la personalidad de alguien y por más que luchemos con ellos jamás se irán así que con este tipo de defectos debemos aprender a convivir o analizar si podemos tolerarlos, con toda seguridad nuestra pareja también estará haciendo este análisis sobre nosotros porque tanto ella como nosotros somos dos seres imperfectos. Como pareja no podemos pasar por la vida de alguien solo para señalar sus faltas o ignorarlas, debemos ser el ingrediente que sazone mejor la comida, eso extra que hace que todo sepa mejor, de lo contrario no tendríamos objeto en la vida de esta persona ni esta persona en la nuestra. No es fácil encontrar el amor porque la idealización de él, lo encuadra en un “felices para siempre” ojala fuera así, pero está muy lejos de serlo aunque los momentos felices pueden ser muy a menudo, los feos nos recuerdan que debemos luchar por permanecer juntos y nos recuerdan por qué nos elegimos el uno al otro. Por eso en los problemas el amor pierde el encanto porque pensamos que es el camino a la felicidad.
Decirle “si quiero” a alguien es algo más profundo de lo que parece, es decir: “Si tu vas a la guerra yo voy contigo.” (¿SERA?) Es volverse parte de esa persona y demostrarle mientras tengamos vida que lo que sentimos es tan real que se palpa con hechos. Gritos, rabietas y somatones de puerta solo son motivos para reflexionar y reconciliarse profundamente, deben ser motivos para platicar y arreglar los desacuerdos, buscar el bien de ambos, el punto medio en el que encuentren el equilibrio de lo justo.

Lo más emocionante es caminar con alguien que sabe exactamente como somos y aun así nos ama, alguien que en nuestra ausencia extraña hasta nuestros defectos y valora más nuestras cualidades. El amor es complicidad, es tolerancia, es comunicación, es compañía, es apoyo. El enamoramiento es una atracción inicial que si no se encamina con la cabeza se vuelve una ilusión fallida que nos defrauda nuevamente en la búsqueda de otra persona. Seguro mis errores también la harán salir corriendo. Quiero compartir un pensamiento que me envió un amigo a mi correo hace algunos meses, (Nota de la Editora esta es una carta ganadora del concurso de cartas de amor de Villalba en España) lejos de la tragedia que se relata, quien narra la historia supo descubrir que era el amor, lo triste fue que la otra persona no supo verlo. No siempre hay un “felices” para siempre, pero en la búsqueda de ese sentimiento tan indescriptible, vale la pena intentarlo.

Estimada Cristina:
Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial. A continuación te remito dicha lista, que como verás, la he dividido en dos partes. Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR: -La carne de gallina que salpicó mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina. – El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra. – El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar. – La mancha de rímel que dejaste en mi almohada la noche de bodas, cuando por fin dormimos juntos. – La promesa de que yo sería el Único que besaría la constelación de pecas de tu pecho. – Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo, en medio de tus carcajadas, durante nuestra luna de miel, mientras subíamos al tren. – Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos y hablando. También me quedaré, si no te molesta, con las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti.

COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ: – Las cenas en silencio, interrumpidas únicamente por el ruido de los cubiertos, porque ya no tenías nada para contarme. – Aquellos besos obligados que me dabas, cuyo ingrediente principal era la rutina. – El sabor agrio de los insultos y los reproches. – La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío, porque te quedabas hasta tarde navegando en Internet o hablando con tus amigos ocasionales en Facebook. – Las náuseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa. – El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono. -Alan y Cecilia… Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener. Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el automóvil, los muebles, la casa, etc.) solo quiero comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso… objetos.
Afectuosamente, Roberto.