Tag Archives: Nueva York

La tormenta solar del fin del mundo

23 Feb

ABC

22/02/10

El escenario podría ser cualquier gran ciudad de Estados Unidos, China o Europa. La hora, por ejemplo, poco después del anochecer de cualquier día entre mayo y septiembre de 2012. El cielo, de repente, aparece adornado con un gran manto de luces brillantes que oscilan como banderas al viento. Da igual que no estemos cerca del Polo Norte, donde las auroras suelen ser comunes. Podría tratarse perfectamente de Nueva York, Madrid o Pekín. Pasados unos segundos, las bombillas empiezan a parpadear, como si estuvieran a punto de fallar. Después, por un breve instante, brillan con una intensidad inusitada… y se apagan para siempre. En menos de un minuto y medio, toda la ciudad, todo el país, todo el continente, está completamente a oscuras y sin energía eléctrica. Un año después, la situación no ha cambiado. Sigue sin haber suministro y los muertos en las grandes ciudades se cuentan por millones. En todo el planeta está sucediendo lo mismo. ¿El causante del desastre? Una única y gran tormenta espacial, generada a más de 150 millones de kilómetros de distancia, en la superficie del Sol.

Y no es que de repente hayamos decidido alinearnos entre las filas de los catastrofistas que predican el fin del mundo precisamente para 2012. Pero lo descrito arriba es exactamente lo que pasaría si el actual ciclo solar (que acaba de empezar después de más de un año de completa inactividad) fuera sólo la mitad de violento de lo que se espera. Así lo dice, sin tapujos, un informe extraordinario financiado por la NASA y publicado hace menos de un año por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NAS). Y resulta que, según el citado informe, son precisamente las sociedades occidentales las que, durante las últimas décadas, han sembrado sin quererlo la semilla de su propia destrucción.

«Un posible desastre»Se trata de nuestra actual forma de vida, dependiente en todo y para todo de una tecnología cada vez más sofisticada. Una tecnología que, irónicamente, resulta muy vulnerable a un peligro extraordinario: los enormes chorros de plasma procedentes del Sol. Un plasma capaz de freir en segundos toda nuestra red eléctrica (de la que la tecnología depende), con consecuencias realmente catastróficas. «Nos estamos acercando cada vez más hasta el borde de un posible desastre», asegura Daniel Baker, un experto en clima espacial de la Universidad de Colorado en Boulder y jefe del comité de la NAS que ha elaborado el informe.

Según Baker, es difícil concebir que el Sol pueda enviar hasta la Tierra la energía necesaria para provocar este desastre. Difícil, pero no imposible. La superficie misma de nuestra estrella es una gran masa de plasma en movimiento, cargada con partículas de alta energía. Algunas de estas partículas escapan de la ardiente superficie para viajar a través del espacio en forma de viento solar. Y de vez en cuando ese mismo viento se encarga de impulsar enormes globos de miles de millones de toneladas de plasma ardiente, enormes bolas de fuego que conocemos por el nombre de eyecciones de masa coronal. Si una de ellas alcanzara el campo magnético de la Tierra, las consecuencias serían catastróficas.

Nuestras redes eléctricas no están diseñadas para resistir esta clase de súbitas embestidas energéticas. Y que a nadie le quepa duda de que esas embestidas se producen con cierta regularidad. Desde que somos capaces de realizar medidas, la peor tormenta solar de todos los tiempos se produjo el 2 de septiembre de 1859.

Conocida como «El evento Carrington», por el astrónomo británico que lo midió, causó el colapso de las mayores redes mundiales de telégrafos (imagen bajo estas líneas). En aquella época, la energía eléctrica apenas si empezaba a utilizarse, por lo que los efectos de la tormenta casi no afectaron a la vida de los ciudadanos. Pero resultan inimaginables los daños que podrían producirse en nuestra forma de vida si un hecho así sucediera en la actualidad. De hecho, y según el análisis de la NAS, millones de personas en todo el mundo no lograrían sobrevivir.

La tormenta solar del fin del mundo

El informe subraya la existencia de dos grandes problemas de fondo: El primero es que las modernas redes eléctricas, diseñadas para operar a voltajes muy altos sobre áreas geográficas muy extensas, resultan especialmente vulnerables a esta clase de tormentas procedentes del Sol. El segundo problema es la interdependencia de estas centrales con los sistemas básicos que garantizan nuestras vidas, como suministro de agua, tratamiento de aguas residuales, transporte de alimentos y mercancías, mercados financieros, red de telecomunicaciones… Muchos aspectos cruciales de nuestra existencia dependen de que no falle el suministro de energía eléctrica.

Ni agua ni transporte

Irónicamente, y justo al revés de lo que sucede con la mayor parte de los desastres naturales, éste afectaría mucho más a las sociedades más ricas y tecnológicas, y mucho menos a las que se encuentran en vías de desarrollo. Según el informe de la Academia Nacional de Ciencias norteamericana, una tormenta solar parecida a la de 1859 dejaría fuera de combate, sólo en Estados Unidos, a cerca de 300 de los mayores transformadores eléctricos del país en un periodo de tiempo de apenas 90 segundos. Lo cual supondría dejar de golpe sin energía a más de 130 millones de ciudadanos norteamericanos.

Lo primero que escasearía sería el agua potable. Las personas que vivieran en un apartamento alto serían las primeras en quedarse sin agua, ya que no funcionarían las bombas encargadas de impulsarla a los pisos superiores de los edificios. Todos los demás tardarían un día en quedarse sin agua, ya que sin electricidad, una vez se consumiera la de las tuberías, sería imposible bombearla desde pantanos y depósitos. También dejaría de haber transporte eléctrico. Ni trenes, ni metro, lo que dejaría inmovilizadas a millones de personas, y estrangularía una de las principales vías de suministro de alimentos y mercancías a las grandes ciudades.

Los grandes hospitales, con sus generadores, podrían seguir dando servicio durante cerca de 72 horas. Después de eso, adiós a la medicina moderna. Y la situación, además, no mejoraría durante meses, quizás años enteros, ya que los transformadores quemados no pueden ser reparados, sólo sustituidos por otros nuevos. Y el número de transformadores de reserva es muy limitado, así como los equipos especializados que se encargan de instalarlos, una tarea que lleva cerca de una semana de trabajo intensivo. Una vez agotados, habría que fabricar todos los demás, y el actual proceso de fabricación de un transformador eléctrico dura casi un año completo…

El informe calcula que lo mismo sucedería con los oleoductos de gas natural y combustible, que necesitan energía eléctrica para funcionar. Y en cuanto a las centrales de carbón, quemarían sus reservas de combustible en menos de treinta días. Unas reservas que, al estar paralizado el transporte por la falta de combustible, no podrían ser sustituidas. Y tampoco las centrales nucleares serían una solución, ya que están programadas para desconectarse automáticamente en cuanto se produzca una avería importante el las redes eléctricas y no volver a funcionar hasta que la electricidad se restablezca.

Sin calefacción ni refrigeración, la gente empezaría a morir en cuestión de días. Entre las primeras víctimas, todas aquellas personas cuya vida dependa de un tratamiento médico o del suministro regular de sustancias como la insulina. «Si un evento Carrington sucediera ahora mismo -asegura Paul Kintner, un físico del plasma de la Universidad de Cornell, de Nueva York- sus efectos serían diez veces peores que los del huracán Katrina».

En realidad, sin embargo, la estimación de este físico se queda muy corta. El informe de la NAS cifra los costes de un evento Carrington en dos billones de dólares sólo durante el primer año (el impacto del Katrina se estimó entre 81 y 125 mil millones de dólares), y considera que el periodo de recuperación oscilaría entre los cuatro y los diez años.

Por supuesto, el informe no se limita a describir escenarios de pesadilla sólo en los Estados Unidos. Tampoco Europa, o China, se librarían de las desastrosas consecuencias de una tormenta geomagnética de gran intensidad.

Tomar precauciones

La buena noticia, reza el informe, es que si se dispusiera del tiempo suficiente, las compañías eléctricas podrían tomar precauciones, como ajustar voltajes y cargas en las redes, o restringir las transferencias de energía para evitar fallos en cascada. Pero, ¿Tenemos un sistema de alertas que nos avise a tiempo? Los expertos de la NAS opinan que no. Actualmente, las mejores indicaciones de una tormenta solar en camino proceden del satélite ACE (Advanced Composition Explorer).

La nave, lanzada en 1997, sigue una órbita solar que la mantiene siempre entre el Sol y la Tierra. Lo que significa que puede enviar (y envía) continuamente datos sobre la dirección y la velocidad de los vientos solares y otras emisiones de partículas cargadas que tengan como objetivo nuestro planeta.

ACE, pues, podría avisarnos de la inminente llegada de un chorro de plasma como el de 1859 con un adelanto de entre 15 y 45 minutos. Y en teoría, 15 minutos es el tiempo que necesita una compañía eléctrica para prepararse ante una situación de emergencia. Sin embargo, el estudio de los datos obtenidos durante el evento Carrington muetran que la eyección de masa coronal de 1859 tardó bastante menos de 15 minutos en recorrer la distancia que hay desde el ACE hasta la Tierra. Por no contar, además, que ACE tiene ya once años y que sigue trabajando a pesar de haber superado el periodo de actividad para el que había sido diseñado. Algo que se nota en el funcionamiento, a veces defectuoso, de algunos de sus sensores, que se saturarían sin remedio ante un evento de esas proporciones. Y lo peor es que no existen planes para reemplazarlo.

Para Daniel Baker, que formó parte de una comisión que hace ya tres años alertó de los problemas de este satélite, «no tener una estrategia para sustituirlo cuando deje de funcionar es una completa locura».

De hecho, otros satélites de observación solar, como SOHO, no pueden proporcionarnos alertas tan inmediatas ni tan fiables como las de ACE. Para Baker y los demás investigadores que han elaborado el informe, el mundo probablemente no hará nada para prevenirnos de los efectos de una tormenta solar devastadora hasta que ésta, efectivamente, suceda.

Algo que, según el informe, podría ocurrir mucho antes de lo que nadie imagina. La «tormenta solar perfecta», de hecho, podría tener lugar durante la primavera o el otoño de un año con alta actividad solar (como lo será 2012).

Y es precisamente en esos periodos, cerca de los equinoccios, cuando serían más dañinas para nosotros, ya que es entonces cuando la orientación del campo magnético terrestre (el escudo que nos proteje de los vientos solares), es más vulnerable a los bombardeos de plasma solar.

Anuncios

El sospechoso de las cartas con ántrax se lleva el secreto a la tumba

27 Mar

3/8/2008 Edición Impresa LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA|DESENLACE DE LA INVESTIGACIÓN DE UN ATAQUE BIOLÓGICO EN EEUU EN EL 2001

El sospechoso de las cartas con ántrax se lleva el secreto a la tumba

  1. • El suicidio de un científico del Pentágono deja preguntas sin respuesta
  2. • El FBI cree que Ivins quería llamar la atención para desarrollar una vacuna
AP / ROB CARR
Bruce E. Ivins. Foto: AP / ROB CARR
N. S.
NUEVA YORK

Bruce E. Ivins, investigador especializado en bioterrorismo que trabajaba para el Pentágono, era el principal sospechoso del caso de las cartas con ántrax enviadas por correo tras los ataques del 11-S y que causaron la muerte a cinco personas. Acorralado por el FBI, Ivins se suicidó esta semana, después de ser informado de que había suficientes pruebas para inculparle de asesinato. Su desaparición deja muchos interrogantes abiertos en un caso que mantuvo en vilo al país.
“Creo que el FBI nos debe una explicación porque han pasado ya siete años, hay muchas preguntas sin responder y los ciudadanos merecen saber más”, afirmó el exlíder demó-
crata en el Senado Tom Daschle, de Dakota del Sur, cuya oficina recibió una carta que contenía el letal polvo blanco en el 2001.
Entre esas preguntas sin responder está el verdadero motivo del científico para enviar esas cartas, si es que fue él quien lo hizo. La teoría del FBI es que liberó el ántrax para llamar la atención sobre esta amenaza, y así atraer dinero y prestigio a un oscuro campo para, finalmente, investigar una vacuna.

PRIMERA EXONERACIÓN
La aparición de Ivins como el único sospechoso se produjo después de que otro científico del Ejército involucrado en el caso, Steven Hatfill, fuera exonerado de responsabilidad. El mes pasado, el Departamento de Justicia libró de culpa a este colega de Ivins y le pagó una indemnización de 3,7 millones de euros. Tras el suicidio del principal sospechoso, Justicia se ha limitado a decir que “se han hecho progresos sustanciales en la investigación” y prometió divulgarlos pronto. El departamento deberá decidir si cierra el caso ahora que Ivins ha muerto.
Otro asunto preocupa, y mucho, a los congresistas de Washington. Hasta el 2001, Ivins era uno de los pocos científicos especializados en armas bioquímicas que trabajaba con sustancias letales en laboratorios militares de alta seguridad. Hoy estos investigadores ya no son unos pocos, sino cientos, repartidos por universidades y otras instituciones de EEUU a la espera del próximo atentado. La pregunta es ahora si este auge sin precedentes en la investigación de la biodefensa no habrá hecho el país más inseguro, al multiplicar los puntos con acceso a estas peligrosas armas.
“Ahora tenemos más riesgo, no menos”, subrayó en el diario The New York Times el congresista Bart Stupak, presidente de la comisión de la Cámara de Representantes que investiga los fallos de seguridad en los laboratorios especializados.
El supuesto motivo de Ivins para tratar de atraer la atención sobre estas armas era que si tenía éxito podría desarrollar una vacuna experimental en la que llevaba años trabajando, sacándola del laboratorio y poniéndola bajo un multimillonario contrato federal. Desde los ataques, el Gobierno ha invertido 32.000 millones de euros en construir nuevos laboratorios y desarrollar vacunas y medicamentos.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=532338&idseccio_PK=1007&h=080803

El nuevo héroe americano

17 Ene

MUNDO

El nuevo héroe americano

Unánime alabanza al capitán Chesley Sullenberger, que amaró con su avión en el río Hudson 

17.01.09 – JUAN PABLO NORIEGA| NUEVA YORK

El nuevo héroe americano 

Chesley Sullenberger./ AP
El nuevo héroe americano 

Chesley Sullenberger./ AP
Antiguo miembro del Ejército, tiene cerca de 40 años de experiencia
Dos minutos después de despegar del aeropuerto neoyorquino de La Guardia, cuando el Airbus A320 de US Airways apenas había alcanzado una altitud de 900 metros, el capitán Chesley Sullenberger tuvo que tomar la decisión más arriesgada de su vida. «Hemos sufrido un doble impacto por aves», comunicó escuetamente al centro de control que dirige el tráfico aéreo en los cielos de Nueva York.
Tras una fuerte sacudida sobre el avión, el piloto notó una súbita pérdida de potencia en los dos motores del aparato y cómo los instrumentos de vuelo pedían a gritos un aterrizaje de emergencia. Imposible regresar a La Guardia.
A vista de pájaro, Sullenberger, que no está familiarizado con la red de aeropuertos que rodea la ciudad de los rascacielos, notó la existencia de una pista de aterrizaje a pocos kilómetros de distancia. «¿Qué aeropuerto es ese?», preguntó a la torre. «Teterboro, en Nueva Jersey», le contestó un controlador, quien dio instrucciones a la tripulación para que se aproximara a sus pistas.
No había tiempo para tanto. Entre los rascacielos de Manhattan -apenas unos metros más abajo- y los densamente poblados suburbios de Nueva Jersey al frente, se abría sólo una posibilidad para evitar la catástrofe: las heladas aguas del río Hudson, muy apacibles la tarde del pasado jueves, casi invitando a posarse sobre ellas. Al menos eso fue lo que pensó el capitán Chesley Sullenberg, que comunicó a los controladores su intención de amerizar.
Una vez tomada la decisión, vino la gran proeza de este hombre que, probablemente con alguna dosis de suerte, logró que la panza del Airbus se deslizara suavemente sobre las grises aguas del Hudson sin que ninguna de las 155 personas a bordo resultara herida. Cuando se abrieron las puertas de emergencia, los atónitos pasajeros salieron ordenadamente por los toboganes inflables y esperaron de pie sobre las alas flotantes del avión a las numerosas embarcaciones que acudieron a su rescate.
Habrá que esperar varias semanas hasta que se determinen las causas exactas del accidente del avión de US Arways y, sobre todo, a qué se refería el piloto cuando comunicó a la torre lo del «doble impacto». Según las autoridades aeronáuticas, ninguna compañía aérea había reportado hasta ahora ningún caso de impacto de aves en el espacio aéreo de Nueva York, uno de los más congestionados del mundo. El otro aspecto importante es que los aviones con dos turbinas, como el modelo siniestrado, pueden volar perfectamente con un solo motor.
Gran trabajo
Lo que queda claro de momento es el gran trabajo del capitán Sullenberg, que realizó una maniobra de amaraje perfecta, con todos los pasajeros ilesos, y dirigiendo una evacuación de manual.
Los aviones comerciales no están diseñados para planear, aunque ocasionalmente puedan hacerlo. El piloto del Airbus siniestrado posee el título de piloto de planeadores, un factor que ha podido ser decisivo para el éxito de su amerizaje.
El capitán Chesley Sullenberger, conocido entre sus allegados como ‘Sully’, tiene 57 años y empezó su carrera pilotando cazas F-4 ‘Phantom II’ de la Fuerza aérea de Estados Unidos en la década de 1970. Tras siete años en el ejército, se integró en la aviación comercial donde pasó un tiempo entrenando y evaluando nuevos pilotos, a aquellos que cambiaban de modelo de avión o a los que ascendían al puesto de capitán. Además fue un investigador de accidentes aéreos para un sindicato de pilotos.
En una ciudad donde todavía se mantiene viva la huella del 11-S, la acción de Sullenberger ha sido más que suficiente para ganarse el título de héroe. Así lo considera el alcalde Bloomberg y lo han certificado las portadas de los diarios sensacionalistas, pero también es un sentimiento real expresado por muchos ciudadanos en las últimas horas.
Después de todo, la última vez que un avión, entre los cientos que sobrevuelan cada día la ciudad, cambió súbitamente su curso fue para provocar el desastre de las Torres Gemelas. Nunca tuvo la ciudad tantos héroes como entonces. 

Un avión cayó al río en Nueva York y se salvaron todos los pasajeros

16 Ene

Un avión cayó al río en Nueva York y se salvaron todos los pasajeros

Jueves 15, Enero 2009 18:55 | Clarin.com

Es un Airbus A-320 de US Airways. Había despegado momentos antes del aeropuerto de La Guardia, rumbo a Charlotte. En el salvataje participaron lanchas y ferrys. Los 155 ocupantes resultaron ilesos.

SALVATAJE. Los pasajeros son rescatados y subidos a una de las lanchas que fueron en ayuda del avión. (AP)

Un avión con 155 ocupantes cayó esta tarde al río Hudson, poco después de haber despegado del aeropuerto de La Guardia, en Nueva York. Aunque las primeras imágenes de televisión hacían presumir una tragedia, un rápido operativo de salvataje transformó el accidente en milagro: no se registraron muertos ni heridos. 

El aparato, un Airbus A-320 de US Airways, había partido a las 15.29 de Nueva York (las 18.29 de Buenos Aires) rumbo a Charlotte, en Carolina del Norte. Pero segundos después del despegue se precipitó al Hudson, a la altura de la calle 50 de Manhattan, ante la mirada aterrada de los testigos. “Simplemente pensé: ¿Por qué va tan bajo? Y, splash, cayó en el agua”, contó uno de ellos a la agencia AP. 

El avión se hunde en el río Hudson mientras varios barcos ayudan en las tareas de rescate. (AP)

De inmediato se puso en marcha un gigantesco operativo de rescate, que incluyó barcos del servicio de guardacostas, ferrys y lanchas de Policía y de Bomberos. Muchos de los pasajeros abandonaron el avión -semisumergido- antes del arribo de los rescatistas. Y aguardaron el salvataje parados sobre las alas, con el agua a la altura de los tobillos. 

“Cuando el comandante anunció ‘listos para un impacto’, pensé que todo iba a ser un horror” -le dijo un pasajero a la CNN. “Todos los que estaban a bordo lograron salir del avión“, contó. Y elogió a los servicios de rescate por haber actuado con rapidez. Al menos cuatro pasajeros fueron trasladados en forma preventiva a un hospital, debido a que padecían un cuadro leve de hipotermia. 

ESPERA. Parados sobre un ala, pasajeros aguardan ser rescatados. (AP)

Según la Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA), el accidente podría haber sido causado por el impacto de varios pájaros contra una de las turbinas. “Hubo informes de grandes bandadas de aves en la zona”, dijo la vocera del organismo, Laura Brown. 

Miembros y pastor de una iglesia evangélica fueron estafados.

7 Ene

Miembros y pastor de una iglesia evangélica fueron estafados.

dolares_24_dic_08Nueva York, USA –  La Fiscalía Federal de Manhattan anunció el arresto de un individuo de origen hispano acusado de estafar por un monto de us$960.000 dólares a los miembros de una iglesia mediante inversiones en una firma de aparatos electrónicos detrás de la que se escondía un fraude de esquema Ponzi.

Ismael Rodríguez, de 44 años, convenció a mediados de 2007 a los feligreses y al pastor de la Iglesia El Camino, en el barrio neoyorquino de Washington Heights, de que invirtieran en un negocio de distribución de productos electrónicos, según un comunicado de la fiscalía.

El acusado prometió a quienes invertieran en su firma, llamada C&E Comunications and Electronics, que conseguirían un rendimiento mensual del 30 por ciento o más gracias a que tenía contratos con grandes tiendas de venta de aparatos electrónicos.

Sin embargo, según las autoridades, C&E no era una empresa legítima y los citados contratos no existían.

Rodríguez distribuyó ganancias a los primeros inversores, lo que generó un mayor interés en su oferta de negocios entre los feligreses, sus familiares y allegados, dijeron las autoridades.

A pesar de esto, el dinero que el acusado entregaba procedía del que recibía de los últimos inversionistas en el supuesto negocio, por lo que llegó el momento en que no pudo pagar lo que había prometido.

La fiscalía indicó que los presuntas víctimas aseguran haber invertido us$960.000 dólares en la propuesta de negocios de Rodríguez, de los que hasta el momento solamente se han localizado us$415.000 dólares.

Refuerzan la seguridad en Nueva York

28 Nov

Refuerzan la seguridad en Nueva York

La Jornada

27/11/08

La policía de Nueva York anunció ayer que reforzó su dispositivo de seguridad en el Metro y los trenes de la ciudad tras un informe “no fundamentado” sobre un plan de atentado de “Al Qaeda”. La medida, visible en algunas estaciones de Nueva York, será más evidente en los próximos días, según la policía.

“El departamento de policía de Nueva York está al tanto de informaciones no fundamentadas sobre terroristas de Al Qaeda discutiendo atacar el transporte masivo en Nueva York y sus inmediaciones”, dijo el vocero Paul Browne.

El Departamento de Seguridad Interior indicó en Washington que el informe sobre el supuesto plan de Al Qaeda proviene de la FBI.

Alerta en Nueva York por un supuesto plan terrorista para atentar contra la red de transporte

26 Nov
ULTIMO MOMENTO

Alerta en Nueva York por un supuesto plan terrorista para atentar contra la red de transporte

16:07

El Departamento de Seguridad Nacional y el FBI informaron que hay indicios de un presunto intento de la red terrorista Al Qaeda de atacar el sistema de subte, aunque aún no hay datos comprobados. De todas maneas, reforzaron la seguridad. 

ATENTO. Un policía controla los andenes en una estación de subte de Nueva York. (Foto: AP)

El Gobierno de Estados Unidos recibió información “plausible, pero no confirmada” sobre un supuesto plan de Al Qaeda para atacar el sistema de tránsito en Nueva York, informó el Departamento de Seguridad Nacional. 
Según el informe de alerta emitido por el Departamento de Seguridad Nacional y el FBI, los terroristas de Al Qaeda planean atacar el tren subterráneo en la ciudad de Nueva York, uno de los más transitados del mundo.  

La cadena ABC informó hoy, citando fuentes de las agencias de seguridad, que podría tratarse de un ataque sincronizado con bomba, como el que tuvo lugar en la red de trenes de cercanías de Madrid, en marzo de 2004, en el que murieron casi 200 personas. 

Las conversaciones supuestamente captadas por los servicios de inteligencia “involucrarían el uso de terroristas suicidas o de explosivos” en los trenes subterráneos o de superficie, de acuerdo con un comunicado conjunto del Departamento de Seguridad Nacional y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). 

“No tenemos detalles específicos que confirmen que este complot haya avanzado más allá de la expresión de aspiraciones, pero emitimos esta advertencia por la preocupación de que pudiera llevarse a cabo un ataque tal durante la próxima temporada de festividades”, indicó el comunicado. 

La información, no corroborada, señaló que algunos miembros de Al Qaeda pueden haber discutido en septiembre pasado la posibilidad de ataques contra el sistema de transporte público de Nueva York, dijo la portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Laura Keener, a la cadena CNN de televisión. 

La funcionaria afirmó que se envió la alerta como precaución para que las autoridades locales puedan tomar las decisiones apropiadas para sus áreas. “No tenemos más información sobre esta amenaza”, indicó el comunicado conjunto. 

“Sin embargo trabajamos atentamente con las agencias de inteligencia, las policías estatales y locales y los funcionarios de seguridad nacional para verificar este informe, y seguiremos investigando cada pista posible”, agregó Keener. 

Fuente: EFE | Clarin.com