Archivo | 11:54 PM

Placenta a la naranja

8 Mar

Placenta a la naranja

Imagen de una placenta

Que unas cuantas personas enfermen tras haber comido en un bar, no es algo que sorprenda demasiado, sobretodo si uno piensa en esos chiringuitos de playa donde las almejas bailan y la mayonesa está más caliente que la espalda de un guiri.

La sorpresa viene cuando los intoxicados son 400, el restaurante en cuestión es uno de los pocos que tiene tres Estrellas Michelín (The Fat Duck) y el menú de degustación vale unos 145 euros.

Su dueño, el chef Heston Blumenthal, uno de los pioneros en la aplicación de la ciencia a la cocina no se explica la causa de la intoxicación. Vamos, que al contrario de la cocinera que compraba vieiras tóxicas, a primera vista nada estaba en mal estado.

Pero claro, que dos ingredientes por separado no produzcan ningún efecto no quita que al mezclarlos puedan ser venenosos. Y es que ir de moderno utilizando productos químicos en las cocinas por personal no cualificado, es algo demasiado peligroso.

Hace un tiempo el chef Santamaría afirmó que hay cocineros que ofrecen platos que ni ellos mismos comerían. Éste no es el caso de Andrés Madrigal, que en una entrevista comenta que en Navidad, cuando nació su hija, se comieron la placenta. La cocinó en reducción de naranja, le echó caramelo y un poco de pimienta; después la trituró y se la zamparon entre ocho. Dice que es algo normal en el norte de Europa y que si alguien se la trajera al restaurante se la cocinaría, así que ya saben.
.

P.D. Que uno vaya a un restaurante donde cueste más tiempo nombrar los platos que comérselos, que la ensalada sea una hoja de lechuga con un gajo de tomate o que la carne no ocupe más que una moneda de 2 euros, es algo que un servidor no comprende. Si además uno sale con más hambre de la que tenía al entrar, con sustancias desconocidas en el cuerpo y con bastantes euros menos, el timo ya es perfecto.

Todo esto, lo de que se presuma de ir a lugares donde prácticamente se sirven platos invisibles, me hace recordar un cuento de la infancia: El Traje del Rey.

La foto la he tomado prestada de la Wikipedia.

Fuente: http://www.terceraopinion.net/2009/03/08/placenta-a-la-naranja/

Anuncios

Contra todos los valores

8 Mar

Contra todos los valores

Posted: 01 Sep 2008 11:17 AM CDT

Nietzsche es un beligerante oponente de casi todo valor, en términos ilustrados, liberal o democrático. Debemos resistir a toda debilidad sentimental, se recuerda a sí mismo: “La vida misma es esencialmente aprobación, daño, dominación, de los más extraño y débil; supresión, dureza, imposición de las propias formas, incorporación y cuando menos, en el mejor de los casos, explotación…”  

Debemos endurecernos frente al sufrimiento de los otros, guiar nuestros carros por encima de lo mórbido y decadente. La simpatía, la compasión, tal como nosotros las sentimos, son virtudes enfermizas propias del judeo-cristianismo, síntomas de ese autoodio y disgusto por la vida que los órdenes más bajos, en su rencoroso resentimiento, y a través de un golpe de genio, han logrado que sus propios señores interiorizaran. Dado que los hombres han infectado de forma siniestra a los fuertes su propio y repugnante nihilismo, Nietzsche aboga inversamente por la crueldad y el placer de la dominación, por “todo lo altivo, viril, conquistador, dominador”. Como William Blake, sospecha que la piedad y el altruismo son los rostros aceptables de la agresión, piadosas máscaras de un régimen depredador; de ahí que él no pueda ver nada en el socialismo que no sea una desastrosa extensión de la nivelación abstracta. El socialismo no es suficientemente revolucionario, es una mera versión colectivista de las debilitadas virtudes burguesas, que no acierta a desafiar esos fetiches totales que son la moralidad y el sujeto. Se trata simplemente de una marca alternativa de la ética social, ligada en este sentido a su antagonista político; el único futuro que realmente vale la pena es el que conlleva la transmutación de todos los valores.

http://homoescepticus.blogspot.com/2008/09/contra-todos-los-valores.html

Vinculan infidelidad a variación de un gen

8 Mar

Vinculan infidelidad a variación de un gen

 

La infidelidad de los hombres es genética: un estudio realizado en Estocolmo señala como “culpable” al alelo 334, que gestiona una hormona que se reproduce naturalmente, por ejemplo, con los orgasmos.

De ahí que los hombres dotados de esta variante del gen sean peligrosos para una relación estable -algunos y algunas ya lo sabían por experiencia-, pero ahora lo ha constatado el estudio de los científicos suecos.

Y es que el alelo 334 se encarga del receptor de la arginina vasopresina, que es una hormona básica y que está presente en el cerebro de la mayoría de los mamíferos, según esta investigación.http://www.montevideo.com.uy/notnoticias_67931_1.html

sabias que…

Día Internacional de la Mujer

8 Mar

Opinión
sábado, 07 de marzo de 2009

Día Internacional de la Mujer

Maite García Romero, España

Aunque, según parece, el primer Día Internacional de la Mujer fue organizado en los Estados Unidos el último día de febrero de 1908, cuando las organizaciones de mujeres socialistas llamaron a desarrollar multitudinarias manifestaciones públicas para luchar por el derecho de la mujer al voto y por sus derechos políticos y económicos, fue sin embargo en el año 1975 cuando la Organización de Naciones Unidas establece el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. Los antecedentes históricos de esa fecha son un tanto confusos, parecen ser atribuidos a dos hechos importantes, ocurridos ambos en la ciudad de Nueva York. El primero fue una gran marcha de trabajadoras textiles en el año 1857. Miles de mujeres marcharon sobre los barrios adinerados de Nueva York en protesta por las miserables condiciones de las trabajadoras. El segundo ocurrió en 1908. Ese año, miles de costureras industriales de grandes factorías se declararon en huelga demandando el derecho a mejores salarios, una jornada de trabajo menos larga, entrenamiento vocacional y el rechazo al trabajo infantil. Durante la huelga, 129 trabajadoras murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York. Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga.

La historia del 8 de marzo se encuentra asociada directamente a cuestiones propias del siglo XX, como la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa, la lucha por el sufragio femenino, las pugnas entre socialistas y sufragistas, y el creciente auge del sindicalismo femenino durante las primeras décadas, tanto en Europa como Estados Unidos y Latinoamérica. En este sentido, el Día Internacional de la Mujer se vincula a la historia de los partidos socialistas de Estados Unidos y Europa. Fue en Estados Unidos donde las mujeres del Partido Socialista Norteamericano, en 1908, comenzaron a desarrollar jornadas de reflexión y acción denominadas Woman’s Day, cuyos primeros temas a convocar fueron el derecho al sufragio, la lucha contra la esclavitud, el sometimiento sexual y la oposición a la guerra.

No cabe duda de que en las últimas décadas se ha avanzado mucho. En occidente, sobre todo, se está acabando con la subordinación y la situación de marginalidad femenina. Las mujeres empezamos a disfrutar de mayor libertad y autonomía y estamos consiguiendo la independencia y superando la inferioridad en las relaciones de poder con el genero masculino.

¿Pero es suficiente lo conseguido hasta ahora? Creo que no. Es necesario que para fomentar la eliminación de estereotipos de papeles sexuales, que aún obstaculizan el pleno desarrollo potencial de las mujeres, se emprendan todo tipo de medidas encaminadas a cambiar las actitudes en las costumbres sociales y religiosas, que han marcado las diferencias.

El mundo cuenta ahora con un número cada vez mayor de mujeres que participan como dirigentes en la sociedad de su país. Sin embargo, en pocos lugares del mundo puede la mujer afirmar que disfruta de los mismos derechos y oportunidades que el hombre. Existen muchísimas mujeres que sufren la pobreza, el paro, la desigualdad salarial, que son segregadas a las categorías laborales más bajas, que viven la precariedad en el empleo, las dificultades para compatibilizar vida laboral y familiar asumiendo dobles jornadas, que no ven reconocido su papel a nivel de las organizaciones e instituciones, que reciben un trato vejatorio, y que además son victimas de la violencia sexista. Una violencia que lejos de solucionarse con el paso del tiempo aumenta progresivamente a pesar de haberse agrupado toda una batería de medidas jurídicas, procesales, penales y policiales con la creación además de juzgados específicos y secciones especializadas en la Policía Nacional y la Guardia Civil, dirigidas a combatir esa lacra de intimidación que padecen tantas mujeres.

Según las Instituciones Penitenciarias, el número de hombres en prisión por delitos de violencia sexista es superior a cuatro mil, por lo que los maltratadores y homicidas machistas suponen ya el 6% de la población reclusa. Ante estos datos no dejo de preguntarme: ¿por qué se producen más asesinatos de mujeres cada año? ¿Por qué cualquier esfuerzo parece ineficaz ante aquellos que ejercen su supremacía a través del maltrato?

A pesar de todos los avances sociales en la igualdad de sexos, todavía en muchos sectores es diariamente difícil ser mujer. Y esto lo saben perfectamente las mujeres dedicadas a la política. La incorporación de un número mayor de ministras en esta legislatura, por ejemplo, supuso en cierto modo un buen sondeo para saber cuán alto sigue siendo el machismo en este país. Y bien se pudo comprobar viendo la furiosa reacción que mostró un amplio sector conservador que insultó, menospreció y ridiculizó a estas ministras, así como a varias diputadas de distintas ideologías por el mero hecho de ser mujer. Pasa el tiempo y los medios de comunicación siguen arremetiendo, escudriñando el más mínimo detalle de las dirigentes políticas, sea referente a la vestimenta, al posado de foto o sencillamente la manera de hablar. ¿No es con este tipo de actuaciones como se sigue abonando el terreno para que continúen los malos tratos en las futuras generaciones? ¿Tendrán que pasar todavía muchos años para que nos acostumbremos a aceptar que hombres y mujeres somos iguales y a la vez diferentes? ¿Que ser iguales no nos puede privar de nuestro derecho a ser diferentes, y que el respeto de nuestras diferencias es la base de todo respeto?

Espero que algún día no tengamos necesidad de celebrar el Día Internacional de la Mujer.

Maite García Romero, http://maitegarciaromero.blogspot.es

Un príncipe en medio de la República

8 Mar
Mariano Grondona | Ver perfil

Un príncipe en medio de la República

Por Mariano Grondona

Domingo 8 de marzo de 2009 | Publicado en edición impresa 

Se puede ser “maquiavelista” o “maquiavélico”. Los “maquiavelistas” son intelectuales que en sus clases o en sus libros enseñan la doctrina de Maquiavelo. Los “maquiavélicos” son, en cambio, aquellos que, hayan leído a Maquiavelo o no, en la prácica hacen lo que él dice que hay que hacer para acumular poder. Autores maquiavelistas como el italiano Gaetano Mosca escribieron a fines del siglo XIX, cuando empezaba a expandirse la democracia, que ella es una ilusión porque en el fondo siempre mandan las minorías.

Que los maquiavelistas sostengan este tipo de teorías no significa que ellos mismos sean maquiavélicos. Al contrario, como intelectuales que son, muchas veces resultan en los hechos tan “chambones” como lo fue Maquiavelo cuando administró a Florencia. El propio florentino, cuando le tocó evaluar a dos grandes de su época, César Borgia y Fernando el Católico, juzgó a éste superior a aquél porque, a la inversa de Borgia, la falta de escrúpulos de los maquiavélicos no se le notaba.

Se suele citar a Maquiavelo como el autor de El príncipe , algo así como el manual del perfecto maquiavélico. Su obra principal versa, sin embargo, sobre las repúblicas, en las que el desenfreno de la ambición ilimitada está contenido por las instituciones. Todos los políticos tiene algo de maquiavélicos, pero allí donde hay instituciones fuertes, ellas se encargan de canalizar la pasión del poder en dirección del bien común de los ciudadanos.

Para incurrir en una última cita, recordemos que Mosca sostenía que en todo sistema político, se declare democrático o no, una minoría organizada siempre prevalece sobre la mayoría desorganizada. Por lo que acabamos de ver “el príncipe”, esto es el amante insaciable del poder, contrasta con el político republicano en cuanto éste, a la inversa del príncipe, se detiene ante la saludable valla de las instituciones.

Nuestro “príncipe”

Si aplicáramos esta introducción a la Argentina actual, resultaría que entre nosotros conviven dos clases de políticos. Uno entre ellos es “principesco”. Los otros, republicanos, se adaptan por vocación o por necesidad a los límites que nuestra Constitución impone a la ambición desmedida. El espíritu republicano de la Constitución brilla como en ninguna otra parte en su artículo 29, cuando dice que el Congreso no puede conceder al Poder Ejecutivo “la suma del poder público” y que quienes lo hagan “quedarán sujetos a la pena de los infames traidores a la patria”. Escrito en 1853, este terrible anatema conserva aún fresco el recuerdo de Rosas, pero, como continúa vigente hoy, podría traducirse al lenguaje que hemos empleado hasta ahora de la siguiente manera: “En la República no se admiten príncipes”.

La anomalía que estamos viviendo es que en medio de nuestra República sobrevive un príncipe. Maquiavelo distinguía entre los “príncipes hereditarios” y los “príncipes nuevos”. Aquellos estaban moderados en cierta forma por la tradición que les habían transmitido sus padres. Estos, en cambio, no tenían precedentes ni reglas que los sujetaran, por lo cual su incompatibilidad con los principios republicanos era absoluta. Naturalmente, todo príncipe nuevo vive rodeado de una corte de subordinados incondicionales. Si el príncipe nuevo conduce un principado, su poder es tan ilimitado como su ambición, pero existe aun así cierta coherencia entre el sistema y su protagonista. Lo anómalo entre nosotros es que el principe nuevo que nos gobierna lo hace en medio de una república. Los que lo siguen, lo aplauden ciegamente. Los que no lo siguen, aún no han logrado que lo contengan las limitaciones republicanas. El nombre de nuestro autotitulado príncipe es, obviamente, Néstor Kirchner. Su ambición, que todavía no ha consumado, es conquistar esa suma del poder público que fulmina nuestra Constitución.

Por eso estamos viviendo una contradicción. De un lado, nuestro príncipe nuevo emite todos los signos asociados al desenfreno del poder. Al digitar a su esposa como presidenta, buscó que entre ambos pudieran desbordar los plazos republicanos. Mediante mecanismos como los llamados “superpoderes”, maneja a su antojo los recursos del Estado mediante la tristemente famosa “caja”. Ya tiene, casi, la suma del poder. Este “casi”, ¿hacia dónde se encaminará?

Es que, como el sistema que estamos viviendo es anómalo, la República, aunque herida, no ha muerto. Es más, diríamos que resiste cada día más. Cada vez menos seguro para Kirchner, el Congreso ha dado señales de vida desde el ya famoso rechazo de la resolución 125. La diáspora de la militancia kirchnerista, por su parte, se acentúa. Y, como la nuestra no es sólo una “república” sino además una “república democrática”, el pueblo tendrá en octubre la última palabra.

La “voluntad de poder”

Quizá nadie describió tan claramente lo que él llamaba “la voluntad de poder” como Friedrich Nietzsche. Para escapar del nihilismo que lo amenazaba, el pensador alemán imaginó que, después de tantas dudas y refutaciones a lo largo de la historia, al hombre moderno no le quedaba otra salida que aferrarse, no ya a la razón de los filósofos y los teólogos que según él lucía agotada, sino a su última reserva vital que no era otra que la voluntad. Pero no simplemente una voluntad individual sino la voluntad de poder dionisíaca que debería mostrarse capaz de engendrar a un hombre nuevo, al superhombre . Dios, para Nietzsche, había muerto. En un mundo ya sin Dios, sólo quedaría el superhombre.

Los políticos que todavía hoy sueñan con el poder ilimitado de un “príncipe nuevo”, aun sin saberlo pretenden seguir a Nietzsche. Su empresa probará ser finalmente utópica, pero hasta que esta demostración se concrete deberemos reconocer que la energía que destilan es sorprendente. Es como si supiéramos que un atleta ha decidido alcanzar alturas nunca vistas con su garrocha. Su empresa es irrealizable, pero mientras la intenta sus acciones cobran una fuerza aparentemente incontenible, una superioridad sobre sus rivales que, en la fase ascendente de su carrera, les hacen creer a sus admiradores y a él mismo que ha sido elegido por los dioses.

Ya es abundante el testimonio de psicólogos y psiquiatras que han destacado el carácter patológico de esta desmedida pretensión. Algunos se atreven a sostener que los poseídos por ella no son personas “normales”. Los anormales al fin pierden, pero el impacto, el daño que pueden hacer mientras libran su combate es inmenso. Nada parece contenerlos hasta ese último momento en que terminan por asfixiar incluso a aquellos que los seguían ciegamente. No basta entonces con decir que los psicópatas del poder están condenados. Si la República no logra contenerlos, su resistencia al inevitable deterioro será colosal.

Véase sino el combate electoral que hoy se libra en Catamarca. Dividiéndose como se dividía la provincia entre el “cobismo”, al que se ha sumado el propio gobernador, y tres peronismos al parecer irreconciliables, la jornada de hoy incluye hechos insólitos como, por ejemplo, la reconciliación entre el desprestigiado Saadi y el zigzagueante Barrionuevo en función de la “caja” kirchnerista y, todavía más allá, el auxilio de grupos kirchneristas movilizados desde el Gran Buenos Aires. Si hoy la alianza entre los kirchneristas de siempre y los kirchneristas de ocasión pierde, la República habrá vencido. En caso contrario, la eventual victoria de Kirchner y sus adeptos demostrará que, antes de rendirse, el “príncipe nuevo” peleará hasta el final.

Yo, retratada

8 Mar

Día de la Mujer / Fotografía

Yo, retratada

La propuesta fue muy sencilla: pensando en este día de homenaje, la fotógrafa colombiana Belén Bejarano (de 23 años y residente en Buenos Aires) le entregó una pequeña cámara digital a una amiga, con dos consignas: que se autofotografiara durante un día y escribiera libremente sobre esa experiencia y, luego, le entregara la cámara a otra mujer, nunca de la misma edad. El resultado es esta suerte de retrato colectivo, íntimo y revelador de la condición femenina

Domingo 8 de marzo de 2009 | Publicado en Lanacion.com

Mujeres retratadas

07.03.2009,20:14  |  Revista 

Milagros Codagnone 

20 años. Artista plástica

diciembre
monumental 

en mi boca
duro un caramelo 

un corazón
rojo de redes

la insensatez
una premura

un abrazo
de vainillas

tus manos
y mis manos

un desatino 
ilusa
quiero morder…
voy a llegar a la miel
como en los lipo

 

* * *

Natalia Ruskolokier
35 años. Cineasta. Soltera.

La luz es la que nos marca el comienzo del día, el transcurso del tiempo, la llegada de las tinieblas. La luz es la que nos deja apreciar, ver, la que les da sentido a nuestros ojos. Es la que nos dicta nuestras acciones, la que nos indica qué y cuándo. Nos deja apreciar los colores y nos da energía. Modifica nuestras vibraciones e Influencia nuestro estado de ánimo. Una y otra vez, nunca nos va a fallar.

 

* * *

Mirta Lerner
56 años. Casada. Médica.

Yo soy Mirta. Cuando me saqué las fotos  tenía 56 años y me estaba curando de un cáncer en los ganglios. Soy  médica y también hija, madre y esposa, o sea, como la mayoría de las mujeres actualmente, polifacética. Me siento bien con la vida que tengo actualmente. Traté, al sacarme las fotos, de mostrar distintos momentos de mi vida, como por ejemplo uno que me gusta mucho, que es el de tomar mate y leer el diario los domingos por la mañana. Y bueno, la vida no es fácil para nadie y menos para una mujer, pero igual vale la pena el esfuerzo.

 

* * *

Delfina Rosell
27 años. Marketing. Soltera.

Me tapo, me destapo. Estoy cansada. Y con mi cansancio desaparecieron mis ganas. No tengo ganas de nada. Tengo ganas de la nada misma (quiero ahogarme en algo que no necesite de un sentido). Pero tengo la sensación de cierto apuro, de cierta urgencia (ahora mismo). Y de pronto, me veo a mí misma. Me veo desde afuera y desde adentro. Siento mi acto de ser (me siento). Después me olvido (y me voy). Me olvido del yo, me olvido de la vertiginosidad, y me río. Me río a carcajadas, sin darme cuenta de ese momento sutil y feliz (me río sin saber). Mejor. Lo vivo plenamente como lo que es, lo río, lo lloro. Me miro emocionada (me emociono). Así soy. Así sufro, así disfruto, así sufro, y así disfruto (me tapo, me destapo).

 

* * *

Graciela Morrones
48 años. Administrativa. Separada.

Hoy me desperté a las 11.30, fue una tarde muy tranquila. Tengo 5 perros; ya 3, por suerte, están llegando a los 2 años; eso los va calmando. Ahora son las 5 a.m. y yo escribo. Afuera están los amigos de mi hijo charlando y jugando. ¿Cómo explicar lo que uno hace en un día? Tendría que escribir horas y me olvidaría de la mitad. Fumo mucho y duermo poco, lo primero tengo que destruirlo, lo segundo… jejeje, siempre fue así. La noche se hizo para que yo ande despierta y de día me tengo que levantar.

 

* * *

Verónica Mora
28 años. Bioquímica. Con pareja.

Los últimos 3 días fueron tan interesantes en mi vida, a horas de un acontecimiento tan esperado, que quería que el tiempo se detuviera, que no corriera ni un segundo más. Pero no fue así; a estas alturas del partido me doy cuenta. Me doy cuenta de que los años no pasan en vano, de que el tiempo transcurre más rápido de lo que pensamos; siento que estamos en una carrera de la que yo quisiera escapar. En mi afán de escapar terminé recorriendo ocho mil kilómetros. Y heme aquí, 4 años después, sin saber nada, sin esperar nada, en un devenir imperceptible, sólo viva.

 

* * *

Clara Casté Obiols
25 años. Estudiante. Juntada.

25 años de nacida, aprendiz de vividora, ahorita en Cancún, después de pasar por Buenos Aires y Barcelona. Quehaceres del fin de semana. Sábado: ordenar y limpiar un poco, como todos los días; concentrarse en la revista: establecer contenido detallado por escrito, comenzar dummy (!!) con diseño, revisar lista de clientes; en lo que queda de tarde/noche y después de comer algo… ver una peli y/o serie y/o documental y/o salir. Domingo: celebración de cumpleaños de Betina en el cenote Xikin Ha (preguntar por David “el Master” para entrar y decir que vamos con “la cebolleta”); habrá carne asada y chelas.

 

* * *

Barbara Quiñones
30 años. Concubina.

Empleada sector público ( Lic. Ciencias Políticas ). Profesional. Ama de casa. Aspirante a madre. Futura esposa. Luego de una extenuante pero productiva jornada laboral se prepara para la sección mensual de tintura, pues hay que cumplir con altos estándares y el estereotipo de la mujer actual. Imperativo condicionante de la mujer moderna de hoy.

 

* * *

Ana Federik
26 años. Actriz. Soltera.

La lista (esto podés comprarlo en una dietética que es más barato): fideos, trigo, arroz, lenteja. Supermercado: leche, yogurt, queso, ricotta, galletitas saladas, yerba, aceite, hamburguesas, carne picada especial. Productos de limpieza: Cif común, el blanco; Poet, lavandina, y uno multiusos si te da, o si no con el poet para pisos, jabón, shampoo, desodorante de pomelo y limón. Te paso una receta para que la tengas en cuenta: Dejás el trigo en remojo para que se hidrate y se ablande. Luego cortás perejil bien chiquito y también picas el tomate en cuadraditos. Mezclás todo y si te animás podés poner una cebolla cruda también picada chiquita. Luego mezclás los condimentos que quieras. Esta es una buena ensalada. Podés acompañar con hamburguesas

 

* * *

Lorena Cabrera
28 años. Realizadora de cine. Soltera.

Baño: habitación en la que está el váter, la ducha o la bañadera y otros elementos que sirven para el aseo. Mi definición. Baño: 1. Espacio de intimidad donde descargo toda la furia que surge dentro de mi ser cuando ocurre algún suceso que considero injusto en mi vida. 2. Espacio de aislamiento cuando me encuentro en un evento social, familiar, público. 3. Espacio ideal para esconderse luego de pasar situaciones incómodas.

 

* * *

Sandra Rojo
36 años. Telefonista. Soltera.

Dormir hasta las 2 p.m. después de un tiempo agitado. Una serenidad que no me gusta del todo, que se ve, pero que sea tal vez necesaria… Para salir al probador de un día soleado… de blanco o de negro. Para volver al corazón de mi casa y al juego de la actriz que no soy, que me gustaba y gusta ser. Con la mitad de la cara pintada y qué me importa si salgo bien o no… Aunque siempre me gusta salir bien, como a cualquiera.

Chica material

8 Mar

Día de la Mujer / Aniversario

Chica material

A medio siglo de su nacimiento, Barbie, la muñeca surgida como una ruptura en la tradición de los juguetes para niñas es hoy un ícono cultural reverenciado por los más altos referentes de la moda. Su historia

Domingo 8 de marzo de 2009 | Publicado en edición impresa 

Ver mas fotos FOTO

Chica materialSobre estas líneas, la primera muñeca Barbie, cuyo vestuario y accesorios se inspiraron en las pasarelas parisinas Foto: Gentileza Mattel

 

Ruth, las niñas quieren bebes. Desean jugar a ser mamás”. “No, las niñas quieren jugar a ser grandes”.

Con la misma seguridad con la que respondía a los reparos del personal masculino de Mattel (la empresa que fundó junto con su esposo Elliot y el diseñador industrial Harold Mattson), Ruth Handler mostró, ante la escéptica mirada de los participantes de la Feria de Juguetes de Nueva York, una muñeca que no era un bebote, ni imitaba el cuerpo algo rollizo de los niños pequeños ni, por cierto, incluía discos grabados que susurraran “mamá”. La creación de Handler poseía piernas largas y torneadas, cintura diminuta, rasgos de mujer joven y -hecho absolutamente inédito en el rubro- senos de considerables dimensiones. Quizás aquel 9 de marzo de 1959 Handler sospechara que estaba marcando un hito en la industria del juguete. Pero difícilmente haya podido prever que su creación iba a convertirse en uno de los más populares íconos culturales surgidos en el siglo XX. Nacida como Barbie, the Teen-Age Fashion Model , la esbelta muñequita, además de convertirse en la favorita de infinidad de niñas de todo el mundo, sería considerada algo así como la “antecesora de las supermodelos”, blanco de ataques feministas, objeto de amor del mundo fashion, fetiche de coleccionistas y motivo de inspiración de numerosos artistas contemporáneos. De hecho, y aunque en cuestión de ventas no fue inmune a la crisis económica global, Barbie este año cumple medio siglo figurando en más de 1000 canales de YouTube y 300 páginas de Facebook, convocando unos 18 millones de usuarias al sitio BarbieGirls.com , protagonizando unas 14 películas de animación e integrando el staff de juguetes del 90 por ciento de niñas de entre 3 y 10 años.

Una mini top model

Algo había en ese juguete de 29 cm de largo que, sólo en el año de su presentación en sociedad, llegó a las 300.000 unidades vendidas. Parte de la gran inspiración de Handler se originó al observar a su hija Bárbara jugar durante horas a poner y sacar vestiditos de papel a lisas muñecas de cartón a las que hacía hablar y comportarse como adultas. La aparición de una opción tridimensional con vestuario inspirado en las pasarelas de París vino a ocupar un espacio vacante en los juegos de infinidad de niñas de fines de la década del 50… y se convirtió en un clásico en las que siguieron.

Así, en los 60 Barbie tendría un vestuario inspirado en el estilo de Jackie Kennedy, en los 70 adoptaría pantalones de campana floreados, hombreras en los 80 y, con el correr de los años, pasaría a lucir modelos diseñados por Giorgio Armani, Anna Sui, Marc Ja­cobs, Gucci, Jean-Paul Gaultier. Hubo mascotas, autos, casas y muebles creados especialmente para ella, además de vestimenta y equipo profesional de cirujana, enfermera, astronauta, azafata, jugadora de basquetbol, adiestradora de animales acuáticos.

En 1961, Mattel lanzó al mercado el muñeco Ken, presentado como el atractivo novio de Barbie. Años después sería el turno de las cuatro hermanas menores de la muñeca, una hermana bebe, un hermano, dos primos y varias amigas. El detalle: Barbie nunca se casó “oficialmente” con Ken (incluso se anunció la “ruptura” del noviazgo hace unos años) ni hubo en su universo en miniatura progenitores, hijos, algún elemento que la ligara con la imagen del ama de casa tradicional.

“Barbie siempre ha demostrado que una mujer tiene posibilidades de elegir -aseguraba Ruth Handler-. Incluso en sus primeros años, no tenía que decidir si ser sólo la novia de Ken o una adicta a las compras. Tenía ropa, por ejemplo, para hacer carrera como enfermera, azafata o cantante de un club nocturno. Yo creo que las posibilidades que Barbie representa le ayudaron a capturar la atención desde un principio, no sólo de las hijas -quienes algún día formarían la primera oleada mundial de mujeres administradoras y profesionales-, sino también la de las madres.”

¿Un pequeño modelo de mujer independiente, en la que el glamour no se identificara con la frivolidad sino con el refinamiento y el poder personal?

Por supuesto que sí, desde el punto de vista de los partidarios de la muñeca.

Evidentemente no, según la postura de sus críticos.

Durante años el feminismo acusó a Handler y su empresa de impulsar un modelo de belleza irreal, machista, discriminador. Mattel respondió con el lanzamiento de las Barbies profesionales, la creación de “amigas” de diversos orígenes raciales o, incluso, la búsqueda de una versión con medidas más próximas a las de una mujer convencional.

Lo cierto es que, tratándose de uno de los 101 personajes de ficción que más influyeron en la sociedad contemporánea (ocupa el puesto 43 de un ranking elaborado por los periodistas Dan Karlan, Allan Lazar y Jeremy Salter), la muñeca terminó ocupando el centro de atención de todo el espectro cultural. Una atención, claro está, que no siempre colmó las expectativas de sus creadores. Por ejemplo, las fotografías que alrededor de 1998 comenzó a realizar el norteamericano Tom Forsythe, en las que satirizaba de todos los modos posibles a la archifamosa muñeca. Ante la demanda interpuesta por Mattel, el juez a cargo dictaminó: “Barbie es legalmente libre de posar en las controvertidas y artísticas fotografías de Forsythe”.

Tanto desde la crítica como desde la fascinación, multitud de videastas, artistas plásticos, historietistas, ilustradores y diseñadores recrearon el universo de la sofisticada rubiecita. Pero las muestras de mayor devoción siempre surgieron en el marco del arte pop y la alta costura.

“Amo Los Angeles. Amo Hollywood. Son hermosos. Todos son plásticos, pero amo el plástico. Quiero ser plástico”, afirmó Andy Warhol, quien en 1985 realizó su propia versión de la chica material más famosa. “Una mujer independiente y segura de sí misma, dotada de una extraordinaria capacidad para divertirse sin dejar de ser elegante”, la definió la diseñadora Diane von Fürstenberg, una de las figuras centrales del homenaje que la reciente Semana de la Moda de Nueva York rindió al 50º aniversario de la muñeca. Celebrada como “ícono de la moda”, Barbie fue agraciada con zapatos especialmente creados por el francés Christian Louboutin y un traje de novia (con réplica en tamaño real) diseñado por Vera Wang. Asimismo, en la espectacular edición del libro de lujo Barbie (editorial Assouline) se muestra a la muñeca modelando en cuidadas producciones fotográficas, vestida por Prada, Christian Dior y Versace, entre otros.

Hay quien ya habla de ” fashiontainment “, con relación al cruce entre entretenimiento y moda que propician la muñeca y los múltiples accesorios, juegos y tiendas especializadas que convocan a niñitas ansiosas por jugar al maquillaje, a la peluquería, a la moda de la ropa vaporosa y los tonos pastel. En el otro extremo generacional están los coleccionistas. Adultos y adultas que, o bien se desviven por hallar la Barbie idéntica a la que usaban en la infancia o se lanzan a obtener líneas exclusivas, como

Dolls of the World, surgida en 1980 y basada en muñecas vestidas con trajes típicos de diversas partes del mundo. También están las Barbies que recrean a figuras famosas (Twiggy, Cher, la Mujer Maravilla, Shakira, Marilyn) y las NIB (nuevas y en su caja). En septiembre de 2006 la casa Christhie?s de Londres remató unas cuatro mil muñecas Barbie y recaudó 211.336 dólares. Se trataba de la mayor colección privada del mundo, perteneciente a una diseñadora de modas holandesa. La puja fue intensa en la sala, por mail y por teléfono. Los modelos más codiciados no fueron los de mayor valor histórico o sentimental, sino los que lucían un vestuario más refinado.

Por Diana Fernández Irusta

Para saber más: www.barbiegirls.com

En cifras

1000 millones de prendas de vestir confeccionadas desde 1959

96 millones de metros de tela utilizados

18 millones de usuarias registradas en BarbieGirls.com

100 personas (entre diseñadores, costureras y estilistas) tras cada look de Barbie

70 diseñadores famosos le dedicaron modelos

300.000 muñecas vendidas en 1959

14 películas para DVD protagonizadas por la muñeca

60 millones de DVD vendidos en todo el mundo