No! Ellos están allí porque lo vieron como un boleto hacia el dinero o la fama.

Cualquier chica que cree que las modelos o actrices de pornografía están disfrutando de esto, deberían de considerar lo que una actriz confiesa acerca de su trabajo: “Nunca me gusto el sexo”, escribe Shelly Lubben. “Yo nunca quise sexo y de hecho hubiera querido pasar más de mi tiempo con Jack Daniels (una marca de Whiskey) que con algunos de los hombres por los cuales era pagada para fingir.” La industria del entretenimiento adulto está lleno de personas vacías con una vida privada miserable tratando de resolver en donde fue que se extraviaron.

Según Lubben, ahora dedicada a un ministerio de ayuda para cristianos quebrantados en el área sexual, todos los actores y actrices necesitaban grandes dosis de drogas o alcohol para soportar el horror de la filmación, pues viven con un terror continuo por la muerte por sobredosis o 

el contagio de una enfermedad de transmisión sexual; por eso, las entrevistas y la imagen pública de la industria están en gran manera actuadas.

Las palabras tan fuertes de Shelley Lubben evidencian que la pornografía es una falsedad en sí, y que un hombre o una mujer sólo pueden encontrar la realización plena en Cristo.

Si tu vida sexual se ha vuelto incontrolable, puedes encontrar ayuda hoy en Cristo, busca ayuda en www.libresencristo.org

Fuentes