Archivo | junio, 2009

¿Lo hacemos bien?

30 Jun

¿Lo hacemos bien?

“Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:2)
En los evangelios, el Señor Jesucristo dejó claras enseñanzas acerca del trato hacia los demás, especialmente si éstos no son amigables…

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mateo 5:7)
“Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 6:36)
En el libro de Abdías, Dios le reprocha a Edom su actitud equivocada hacia otra persona_

“La soberbia de tu corazón te ha engañado, tú que moras en las hendiduras de las peñas, en tu altísima morada; que dices en tu corazón: ¿Quién me derribará a tierra?…Por la injuria a tu hermano Jacob te cubrirá vergüenza, y serás cortado para siempre. El día que estando tú delante, llevaban extraños cautivo su ejército, y extraños entraban por sus puertas, y echaban suertes sobre Jerusalén, tú también eras como uno de ellos. Pues no debiste tú haber estado mirando en el día de tu hermano, en el día de su infortunio; no debiste haberte alegrado de los hijos de Judá en el día en que se perdieron, ni debiste haberte jactado en el día de la angustia. No debiste haber entrado por la puerta de mi pueblo en el día de su quebrantamiento, no, no debiste haber mirado su mal en el día de su quebranto…” (Abdías 3,10-14)
La Palabra de Dios nos enseña otro tipo de conducta, tanto hacia amigos como enemigos…

“Pero a vosotros, los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian…Amad, pues a vuestros enemigos, y haced bien y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos” (Lucas 6:27,35)
“Si el que aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, y si tuviere sed, dale de beber agua” (Proverbios 25:21)
Las razones que nos llevan a tener esa falta de misericordia, pueden ser la envidia, el temor al engrandecimiento ajeno, el deseo de superioridad… Diferentes sentimientos… todos provenientes de una sola causa:

“Mas el pecado, tomando ocasión pro el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto…Y yo sé que en mí, esto es en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí” (Romanos 7:8, 18-21)
Recordemos: Nuestro ser pecaminoso, puede inducirnos a perder de vista lo que Dios desea que hagamos para que nuestras vidas se desarrollen en plenitud…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Señor….para que sirvo?

30 Jun

Señor….para que sirvo?

Una vez le dije a Dios:  Padre para què quieres alguien como yo, torpe en la palabra, lento en la respuestas, tosco en expresarme, con pensamientos reprobados y me siento también mentiroso por que te digo que te amo y hago muchas cosas que no te gustan o digo Padre lo voy a cambiar pero al tiempo tropiezo.

No entiendo para que te sirvo. Dios me contestó: Mira yo no te puedo decir para que te quiero porque hoy no entenderías pero si te voy a decir que yo te amo y te elegí porque :

¿Cómo se manifestaría mi obra en ti si fueras perfecto?

Yo no tendría nada de què gloriarme y la gloria es mía porque yo soy el único perfecto.

A ti te llamè para que un torpe de palabra cuando estè en mis manos sea maestro de la palabra.

Un lento sea extraordinario en las respuesta y grande en sabiduría.

Un inexpresable sea altamente expresivo y muy fácil de hacerse entender, para que tus pensamientos reprobados sean puros y seas expresión de toda buena obra y de esa manera dejaràs de sentirte mentiroso y serás verdadero.

Ese es mi gran AMOR hacia ti que nadie cree.

Yo conozco tu corazón y sè que tù puedes ser lo que siempre quisisteis y sè que en tu corazón está el sentir más maravilloso por que tù puedes AMAR a tus hermanos, tu tienes AMOR y con eso todo cambio es posible.

Dios tiene propósito para nuestra vida. Dios hace cosas nuevas de lo que es viejo e inservible. Eres hechura de Dios.

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas. Efesios 2:10.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17.

Un hombre necesitado

30 Jun

Un hombre necesitado

Pasaje bíblico: S. Lucas 18.35-43: “Cuando ya se encontraba Jesús cerca de Jericó, un ciego que estaba sentado junto al camino pidiendo limosna, al oír que pasaba mucha gente, preguntó qué sucedía. Le dijeron que Jesús de Nazaret pasaba por allí, y él gritó:
-¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!
Los que iban delante lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más todavía:
-¡Hijo de David, ten compasión de mí!
Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran. Cuando lo tuvo cerca, le preguntó:
-¿Qué quieres que haga por ti?
El ciego contestó:
-Señor, quiero recobrar la vista.
Jesús le dijo:
-¡Recóbrala! Por tu fe has sido sanado.
En aquel mismo momento el ciego recobró la vista, y siguió a Jesús alabando a Dios. Y toda la gente que vio esto, también alababa a Dios”.
Que bella historia que muestra el amor de Jesús ante un hombrenecesitado.
Un hombre pobre, un pordiosero, pidiendo junto al camino.
Un hombre necesitado no solo materialmente, sino también físicamente ciego.
Y al escuchar que Jesús venía llegando, comenzó a gritar: ¡Jesús!¡Jesús! ¡Ten compasión de mí!
¿Y qué hizo Jesús? Lo que siempre hace cuando escucha a un serhumano que clama con fe. Se detuvo y puso toda su atención enaquel hombre.
Se olvidó de todos los demás y ahora lo único importante que tenía en su mente era este pobre ciego.
Jesús, el hijo de Dios, no hace acepción de personas.
¿Quién es el que lo llama? Un hombre que sufre.
Jesús se detiene y manda llamar al ciego. ¿Qué quieres que haga por ti?, le pregunta. Y el ciego demostró ser un hombre sabio y prudente. No pidió riquezas, honores, ni bienes terrenales, pidió solamente luz para sus ojos. Y Jesús se la dio. Y esta historia tan simple me lleva a reflexionar:
Que bueno sería querido colega que aprendiéramos de Jesús en sutrato con la gente. Tal vez viene alguien a la consulta que es pobre, que está sucio, que huele mal, que ni siquiera tiene la orden de la obra social. Démosle tiempo.
Si está frente a nosotros es porque nos necesita.
Necesita de las capacidades que Dios nos ha dado y que podemos brindarle.
Aunque creamos que es alguien poco importante, si estás allá, que sea el que ocupa el centro de toda nuestra atención.
Tenemos ante nosotros un hombre o una mujer que sufre y nos
necesita.
L.P.S.

¡Dios tiene el control!

30 Jun

¡Dios tiene el control!

¿Te preguntaste alguna vez por qué si Dios es poderoso y bueno…hay momentos en que pasamos por hondos valles de dolor?

En Su providencia , Dios sostiene, guía y gobierna todos los eventos de mi vida y dirige todo a su meta designada: Para Su Gloria y mi bien. Aprender a confiar en Dios en medio de la adversidad requiere el entender que tanto como Él quiere glorificarse a través de mi vida, Él no permitirá que nada arruine el bien que ha planeado para mi.

Dios sustenta

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.
Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;” < /i> Col.1:16-17

Nada existe independiente de la voluntad de Dios y se mantienen porque Dios la sustenta.

 Lo inanimado: Las leyes de la naturaleza son la expresión física de la voluntad de Dios.
 Seres vivos : Salmos 147:8-9
 A ti y a mí: Hechos 17:25-28.
Nos sustenta emocional, física y espiritualmente.

¿Puedo acaso decir alguna vez que Dios no me sustentó? ¿Puedo llegar a entender, en los momentos de pruebas ,que hay un propósito de Dios para lo que pasa en mi vida?

Dios gobierna

“¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no mandó? Lam.3:37

Nada es muy grande o muy pequeño para escapar de la manos gobernadora de Dios. Muchas veces cuestionamos la soberanía de Dios porque no entendemos lo que está haciendo, porque Él no actúa como nosotros pensamos que debería actuar.

Hay una ilustración que narra Corrie Ten Boom y que qui ero compartirles:
Corrie dijo: “Cuando sucede lo peor en la vida de un hijo de Dios…lo mejor aún está por suceder.” Extrajo entonces del bolso una tela bordada. La sostuvo al revés de modo que lo único que veíamos era una maraña de hilos de diferentes colores en reverso: oro, plata e hilos negros, sin ningún sentido. Pensé que mal se veían esos hilos negros… “Mi vida es como este bordado. Dios escoge los colores y trabaja entretejiendo incluso penas a veces. No me doy cuenta que Dios ve el lado correcto, mientras yo veo el revés.” Al concluir, dio vuelta la tela y vimos una hermosa corona dorada. “ No es sino hasta que el telar queda en silencio y terminado que entendemos que el tejedor Maestro utilizó hilos negros, los cuales eran tan necesario como los hilos de oro y plata para completar la corona.

¡Qué recordemos en medio del dolor, que los hilos negros son entretejidos por las amorosas manos de Dios! … y el fin es ¡¡Una hermosa corona dorada!! ¡¡Dios e stá al control!!

“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.
Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador.”
Isaías 43:1-3a

Equipo de colaboradores del Portal de la Iglesia Latina
www.iglesialatina.org
AlejandraL

SUS MANDAMIENTOS

29 Jun

SUS MANDAMIENTOS

Posted: 28 Jun 2009 10:16 PM PDT

001551_s1.jpg

Sus mandamientos no son gravosos.

Esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna.

Todo lo que pidamos lo recibimos de El, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de El.

Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.

Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. ¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él.

Bienaventurado el hombre que halla sabiduría y el hombre que adquiere entendimiento;

Sus caminos son caminos agradables y todas sus sendas, paz.

Mucha paz tienen los que aman tu ley, y nada los hace tropezar.

En lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios.

Este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros como El nos ha mandado.

El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley.

I Jn. 5:3   Jn.6:40   I Jn.3:22   Mt.11:30   Jn.14:15,21   Pr.3:13,17   Sal.119:165   Ro.7:22   I Jn.3:23   Ro.13:10

Mensajes Cristianos .net

Anímense unos a otros

29 Jun

Junio 30, 2009

Anímense unos a otros

Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo.

King Duncan escribe sobre Larry Doby quien era uno de los bateadores más finos del béisbol. Él1 es muy conocido por los fanáticos del béisbol porque él fue el primer Africano-Americano en jugar para un equipo de la liga americana. “El año era 1947. Doby era un novato prometedor para los Indios de Cleveland, pero no lució muy prometedor en su primera oportunidad al montículo. Él estaba tenso y nervioso. Él abanico a tres bolas, y falló en cada una de ellas. Él no consiguió estar ni a un metro de la pelota. Lentamente caminó de regreso a la banca cabizbajo. Él se sentó al final de la banca y reclinó su cabeza en sus manos.

“Un jugador de nombre Joe Gordon estaba en ese mismo equipo de Cleveland. Joe era un jugador de segunda base excepcional. Su turno fue exactamente después de Doby. Gordon tenía un buen record de bateo en contra del lanzador que estaba en el montículo ese día. Pero algo absolutamente extraordinario estaba a punto de suceder. Joe Gordon fue hasta su lugar y le falló a los tres lanzamientos uno tras otro – cada uno por lo menos medio metro. Él caminó lentamente de regreso a la banca y se sentó al lado de Larry Doby. Entonces Joe Gordon lentamente puso su cabeza en sus manos.

¿Lo hizo a propósito? Nunca lo sabremos. Sin embargo es interesante indicar que a partir de ese día cada vez que Larry Doby fue al campo de juego, el primero tomaba el guante de Joe Gordon y se lo lanzaba a él.”2

Otros podrían sospechar que Joe Gordon probablemente lo hizo apropósito. Qué bueno si así fue. Es triste decir que en la iglesia hay algunas personas que se sienten intimidadas por cualquier persona que pudiera ser capaz de hacer algo mejor que ellos u obtener un poco mas de crédito así que ellos se dedican a tratar de bloquear a los demás en cada oportunidad que se les presenta. Piensen en como en los días de Jesús los líderes religiosos se sintieron intimidados por él. Ellos estaban verdes de envidia y eventualmente lo crucificaron.

Pero gracias a Dios por los Joe Gordon que tiene el don de animar a los demás y lo hacen generosamente. Anímenos a alguien el día de hoy. Esto podría marcar una gran diferencia en su vida – tal vez para la eternidad.

Se sugiere la siguiente oración: “Dios mío, gracias por todas las personas que me han dado su apoyo a lo largo del camino… que me han dado ánimos cuando yo arrastraba los pies… y me levantaron cuando caí. Por favor ayúdame a hacer lo mismo por otros. Y sobre todo, gracias por tu constante fe y por tu amor eterno por mí, aun cuando he estado en mis peores momentos. Gracias por escuchar y responder a mi oración. En el nombre de Jesús, amen.”

1. 1 Tesalonicenses 5:11 (NIV).
2. King Duncan http://www.sermons.com/

<:))))><

Idolos y la Crisis

29 Jun

Idolos y la Crisis

J. Eugenio Fernandez
Decano de la Facultad y Profesor de Biblia y Comunicacion en IBSTE. (Instituto Biblico y Seminario Teológico de España).

Eugenio Fernandez

Decano de la Facultad y Profesor de Biblia y Comunicacion en IBSTE. (Instituto Biblico y Seminario Teológico de España).

Desde hace ya varios años, algunos protestantes, tanto a este lado del Atlántico como en aquel, veníamos denunciando el daño que todos los niveles estaba produciendo el capitalismo en nuestras respectivas sociedades. En aquellos momentos de finales de los setenta y principios de los ochenta, se nos tildó de liberales y marxistas. Recuerdo con toda claridad como la totalidad de los misioneros extranjeros y la mayoría pastores nacionales no podían ocultar su desprecio y su disgusto por todos aquellos que teníamos una visión más “comprometida” de la teología cristiana. La identificación de la teología de liberación con el catolicismo y con la propaganda comunista era un recurso acusatorio recurrente muy efectivo. Se escribieron cientos de artículos en los órganos de difusión de todas las denominaciones evangélicas anatemizando la hermenéutica liberacionista como un sistema interpretativo apóstata. La caída del muro de Berlín y la desintegración del bloque soviético fue el evento que vino a reafirmar en su empecinamiento acusatorio a los detractores de la teología del pobre. ¡ Tenían razón ¡ y el asunto quedó sellado – de momento-.
Una vez descabezado el comunismo en los países del telón de acero y con la conversión al capitalismo de China, el libre mercado quedó sin contrapeso filosófico -léase, Marxismo- y lo que es aun peor, sin freno práctico. El tiempo ha demostrado, que de hecho, el capitalismo era una locomotora que avanzaba a toda velocidad en la oscuridad de la noche hacia un precipicio sin que nadie pudiese hacer nada para evitarlo, arrastrando al desastre a todos los que viajábamos instalados confortablemente en los vagones posteriores. Era la crónica de una muerte anunciada hace mas de veinte años por los denostados teólogos de la liberación; pero nuestros presupuestos socio-económicos occidentales ¨cristianos¨ nos cegaron la visión. Identificamos progreso – pero solo el nuestro- con sociedad cristiana. Estábamos cegados por el resplandor de “la calidad de vida” y casi nadie dio la voz de alarma. Los economistas, los brókeres, los banqueros, e incluso algunos predicadores del evangelio de la prosperidad actuaron como profetas y sacerdotes del mas infame de todos los dioses, el dios Mamón, (dios del dinero) que se habían instalado en el Templo de Dios, nuestro corazón. El moho del vil metal lo había logrado oxidar y endurecer (Escleros Kardia). Sin darnos cuenta nos habíamos convertido en (Fil-argulios) amadores de la plata y del confort, a costa de la miseria del tercer mundo. Hoy, esta la locura del desbocado caballo capitalista nos ha estrellado contra el muro de la más cruda realidad. Millones de personas lo han perdido todo en nuestra prospera y justa sociedad occidental: negocios, ahorros, vivienda y trabajos; esto sin hablar de las repercusiones sobre los países del tercer mundo donde mucha gente está muriendo de hambre.
El comunismo había consagrado al estado como dios y sucumbió ahogado en el excremento de su propia autosuficiencia e incredulidad. Nosotros, habíamos entronizado algo mucho peor, al “estado de bienestar” y este nos ha reventado en la cara porque lo anhelábamos a cualquier precio. En el último análisis, capitalismo y comunismo, son dos caras de la misma moneda idolátrica. Con demasiada frecuencia olvidamos dos verdades con respecto a los ídolos: una, que todos los ídolos tienen los pies de barro y terminan colapsándose por el peso de su propia inmundicia; dos, que los ídolos, como dice el vasco Jon Sobrino, siempre terminan demandando la sangre de victimas.