Tag Archives: kirchnerismo

LAS BESTIAS NO APRENDEN II ¿CUAL ES EL FUTURO DEL KIRCHNERISMO?

9 Jul

LAS BESTIAS NO APRENDEN II  ¿CUAL ES EL FUTURO DEL KIRCHNERISMO?

Por Pablo Docimo
kirchnerismo

Néstor Kirchner no es una persona que se ande con pequeñeces y, como quedó demostrado, no sólo va con sus ideas hasta las últimas consecuencias, además siempre redobla la apuesta, y esta forma de ser lo llevó de ser el supuesto “chirolita” de Eduardo Duhalde al político más poderoso de la Argentina.
Por eso, pensar que Kirchner cambie a esta altura del partido su metodología o forma de ser es algo realmente muy improbable.
Cuando NK asumió la presidencia, lo hizo con el porcentaje de votos más bajo de la historia, menos del 22%, y como todos sabemos, ese porcentaje no era propio, sino que fue lo que le cedió su mentor, Eduardo Duhalde. Seguramente, en su intimidad, y por más que jamás lo reconociera, Kirchner sabía que esos votos eran prestados por un sector del Justicialismo, y como él prefiere crear su propio aparato y ser personalmente quien administre el poder, decidió crear una nueva corriente, que algunos, los justicialistas devenidos en kirchneristas llamaron lo “transversalidad”, y otros, los sectores de izquierda, decidieron inventar “el movimiento nacional y popular”, todo, aunado en el Frente para la Victoria.
Kirchner quiso generar su propio poder, un poder auténtico que se identifique sólo con el Frente para la Victoria, tal es así que comenzó a despegarse del peronismo, evitando sus símbolos y hasta la marcha en sus actos, tal es así que Aníbal Fernández llegó a decir, textualmente: “que se metan la marchita en el culo”.
Entonces se le ocurrió la idea de disfrazarse de “progresista”, y tratar de enterrar su pasado menemista, duhaldista, neoliberal y privatista y comenzar a vender un discurso “progre”, inclinándose hacia la centroizquierda. Por supuesto eso fue sólo en la teoría, ya que en la práctica siguió siendo un perfecto capitalista, ejerciendo, incluso, el peor de los capitalismos, a través de los amigos, entregando, no sólo obras públicas a lo largo y a lo ancho del país a empresarios amigos, también facilitándoles negocios privados, especialmente en los medios de comunicación como es el caso de Sergio Szpolski, propietario de las revistas Veintitrés y 7 Días, los diarios El Argentino, Buenos Aires Económico, y Radio América, entre otros medios, o como es también el caso de Electroingeniería, que adquirió Radio del Plata. Ni hablar de Rudy Ulloa, el ex chofer de Kirchner hoy convertido en el dueño más importante de medios de Santa Cruz.
Pero faltaba algo, muy importante para quien quiere construir su propio aparato de poder, entonces, enarbolando las banderas de los Derechos Humanos y de la “justa distribución de la riqueza”: comenzó a cooptar distintos sectores populares.
Así comenzaron a ingresar a sus filas las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, a quienes jamás recibió ni nombró cuando era gobernador de Santa Cruz, y en manera de retribución les comenzó a dar millonarios subsidios.
Luego, se comenzaron a convertir en kirchneristas los sectores piqueteros, y así llegaron al Frente para la Victoria Luís Delia, Edgardo De Petri, Emilio Pérsico y el “huevo” Cevallos, entre otros.
Una mención especial merece su soldado más fiel, Luí D`Elía, quien siempre estuvo al pie del cañón y nunca dudó en hacer el trabajo sucio cuando recibía la orden de Néstor, o salir a hacer declaraciones como si fuese un vocero encubierto. También se sumaron al “proyecto nacional y popular” algunos intelectuales, y así nació el grupo “Carta Abierta”.
Es así cómo Kirchner creó su propio partido, que en realidad es un movimiento disfrazado de progresismo infiltrado en el peronismo. Tal es así que llegamos a las elecciones con dos partidos justicialistas, el de Kirchner y el disidente, y hoy, la oposición más fuerte que tiene el oficialismo es el propio peronismo.
Hoy, luego de renunciar a la presidencia del Partido Justicialista, es evidente que Néstor se deberá aferrar a estos sectores de izquierda, y es lo que está haciendo.
Como siempre, el primero en hablar fue D`Elía, que además es el primero en querer despegarse del peronismo y cristalizar ese “movimiento nacional y popular” y dijo, entre otras cosas: ” presidir el PJ fue el peor error de Kirchner”, “El Kirchner del PJ abortó al Kirchner peronista, movimientista, transversal (…) quedando a merced de un aparato amañado, tramposo, desleal, sin patria, sin alma y sin corazón”, “Rápidamente debe convocarnos a todos a una mesa colegiada, conducida por él y por Cristina, que sirva para que el pueda conducir con organicidad, debate democrático, pluralidad y ámbitos específicos. No tenemos tiempo ¡no tenemos tiempo!”, incluso D´Elía señaló una disyuntiva entre los dos posibles caminos a seguir para el ex presidente, el primero: “Un largo regreso a Santa Cruz, negociando con el establishment económico y político, la gobernabilidad y la transición que desemboque en un candidato de la derecha vernácula, llámese Reutemann, Das Neves o alguno de esos”. Y el otro: “Salirse del PJ, reconstruyendo el Kirchner original, modelo 2003”, que se sume a partidos como Nueva Encuentro, de Sabbatella, el Socialismo, Proyecto Sur, Ishii, los radicales k, Carta Abierta, y los dos Hugos, Moyano de la CGT y Yaski de la CTA.
La otra demostración de que Néstor va a construir su propia fuerza, fuera del peronismo, fue su presencia, la primera en público, después del fracaso electoral, en una reunión del grupo intelectual “Carta abierta”, donde fiel a su estilo no ahorró críticas a sus adversarios y, para no ser menos, el filósofo Ricardo Forster, promotor del espacio, dijo:
“En la democracia se gana y se pierde y no hay que bajar los principios”, “Kirchner va salir a caminar el país” y que “esta era una buena respuesta al resultado electoral del domingo”.
Así como al principio señalamos que Néstor Kirchner no es una persona que se ande con pequeñeces, que va con sus ideas hasta las últimas consecuencias y siempre redobla la apuesta, también debemos agregar que nunca reconoce sus errores, y mucho menos, aprende de ellos. Eso quedó claramente demostrado con el resultado electoral del 28 de junio y ratificado con sus acciones y las de sus seguidores en esta primera semana luego de la derrota.
El kirchnerismo está al borde de un precipicio, y Néstor Kirchner está obligado a dar un paso; para ello tiene tres opciones: dar un paso al costado, que implicaría retirarse del mundo de la política, dar un paso atrás, que sería reconocer los errores cometidos y rectificarlos, en lugar de ratificarlos, o dar un paso hacia delante, y llegar, con su tozudez y cometiendo los mismos errores que hasta ahora, hasta el fondo del precipicio y que todo termine de la peor manera, al mejor estilo Fernando de la Rúa.
Por el momento, todo indica que Kirchner, fiel a su estilo, morirá con las botas puestas, y no tengo dudadas de que dará un paso hacia adelante

Pablo Dócimo

Buenos Aires – Argentina
info@PeriodicoTribuna.com.ar

EFEDRINA, TRIPLE CRIMEN Y KIRCHNERISMO

10 Jun

EFEDRINA, TRIPLE CRIMEN Y KIRCHNERISMO
LOS NOMBRES QUE JAMมS INVESTIGARม FAGGIONATO MมRQUEZ (SำLO A DE NARVมEZ)

Por Christian Sanz

Si hubiera ocurrido en otro paํs, serํa un verdadero escแndalo. En la Argentina, no s๓lo nadie se sorprende, sino que algunos lo justifican. Se trata de un juez que cuenta con 37 denuncias ante el Consejo de la Magistratura, sospechado de graves delitos, que se apropia de bienes de aquellos que procesa -algunos objetos son directamente vendidos por ้l- y que es “manejado” por el Poder Ejecutivo Nacional.
Por si alguno a๚n no adivin๓, se trata de Federico Faggionato Mแrquez, titular del Juzgado Federal de Zแrate-Cแmpana, a cargo de la causa de la denominada “ruta de la efedrina” y ejecutor de la maniobra que en las ๚ltimas semanas ha impulsado el kirchnerismo contra Francisco De Narvแez.
Pocos saben que este ํmprobo magistrado ha sustraํdo dinero de uno de los sospechosos en la causa de la efedrina, Jes๚s Martํnez Espinoza, en el allanamiento del 18 de julio de 2008 en Ingeniero Maschwitz y hasta se ha atrevido a revender una de sus propiedades. En ese expediente, Faggionato lleva detenidas a mแs de 20 personas, mayormente de nacionalidad mexicana, a los cuales intenta endilgarles, no solamente el trแfico de precursores quํmicos, sino la muerte de los tres j๓venes “empresarios” de General Rodrํguez. Asํ le ha sido ordenado desde la Casa Rosada y el juez no tiene manera de desentenderse de ello.
Sabe Faggionato Mแrquez que la mayorํa de los que ha detenido son delincuentes de poca monta que nada tienen que ver con el narcotrแfico, ni con el crimen organizado. Ins๓litamente, uno de los mexicanos que sํ tiene mucho que ver con el trแfico de efedrina, Marco Aurelio Lailson Rizzo, no estแ en la mira del juez. En tal sentido, se comenta en las calles de Campana que el autom๓vil que maneja la esposa del magistrado, habrํa sido un regalo de Lailson.
Lo interesante es que los personajes que Faggionato sํ deberํa investigar ya figuran en el expediente judicial de marras. Poco antes de que aparecieran mencionados judicialmente, esos nombres fueron publicados en este peri๓dico por quien escribe estas lํneas. Fue tambi้n en estas virtuales pแginas donde se asegur๓ que la causa judicial llevada adelante por Faggionato Mแrquez no llegarํa a buen puerto.
Era una obviedad: cuando se mezclan la polํtica y el delito, la Justicia queda atada de pies y manos.

La verdadera ruta del crimen

Hace unos meses, hubo un allanamiento trunco en una casaquinta de la localidad de Berazategui. Fue en la vivienda de Martํn Lanatta, un personaje allegado al Registro Nacional de Armas (Renar) que hacํa negocios turbios con Sebastiแn Forza y sus amigos, relacionados a ciertos precursores quํmicos, pero tambi้n a la adulteraci๓n de medicamentos. Lanatta suele rondar una confiterํa que se encuentra frente al Renar y “vende” sus servicios a quien lo precise. Merced a sus contactos, cualquier interesado puede obtener la oportuna tenencia y portaci๓n de armas, a๚n cuando no est้ calificado para ello.
Forza ha sido uno de los beneficiarios de los servicios de Lanatta, el cual, dicho sea de paso, suele llevar consigo una pistola calibre 40, el mismo que se us๓ para matar a los tres “empresarios”.
Serํa interesante que la Justicia indagara sobre este personaje, uno de los verdaderos responsables del triple crimen e hilo conductor de la trama polํtica detrแs del m๚ltiple homicidio. Faggionato Mแrquez jamแs lo harแ, ya que Lanatta estแ fuertemente vinculado al ministro de Justicia, Anํbal Fernแndez, de quien fue mano derecha cuando este ๚ltimo fue ministro de Trabajo en la Provincia de Buenos Aires.
Otro de los que debe investigarse a fondo es Ibar Esteban P้rez Corradi, largamente se๑alado por este peri๓dico y socio de Lanatta en el envํo de efedrina a M้xico. En las oficinas de P้rez Corradi, ubicadas en Puerto Madero, se han tejido muchos de los negociados que hoy preocupan al kirchnerismo, relacionados a la adulteraci๓n de remedios, negociados con instituciones p๚blicas y privadas y blanqueo de dinero oficial.
P้rez Corradi -cuyo abogado amenaz๓ insistentemente con querellar a este medio y nunca lo hizo-, junto a Marcelo Abasto han sido las personas que mแs amenazaron a Forza poco antes de aparecer asesinado. Sin embargo, Faggionato Mแrquez nunca crey๓ relevante esa lํnea de investigaci๓n, seguramente porque sabe que ambos son testaferros de importantes referentes polํticos. Abasto, por lo pronto, ya se encuentra fuera de la Argentina aprovechando la lentitud judicial.
En la misma lํnea, hay otros dos personajes cruciales sobre los que hay que poner la lupa: Daniel Contreras, alias “El Indio”, y Juan Carlos Lourelio, alias “Cali”. Este ๚ltimo fue quien mแs vehementemente amenaz๓ a Forza -inclusive lo mand๓ a apretar-, a quien solํa cambiarle cheques a trav้s de una oculta mesa de dinero.
Lourelio posee una firma llamada Rํo Varadero SA, sugestivamente constituida el diciembre de 2005 y relacionada a la “atenci๓n para afiliados de obras sociales p๚blicas o privadas, sistemas prepagos, medicina laboral, mutuales cooperativas o por otros sistemas, la compraventa, permuta, importaci๓n y exportaci๓n de artํculos elementos instrumental accesorios y/o maquinarias relacionadas con la actividad”. En buen romance, la sombra siempre presente de los medicamentos adulterados y los negociados con clํnicas p๚blicas y privadas.

Concluyendo

El 7 de agosto de 2008, Sebastiแn Forza, Damiแn Ferr๓n y Leopoldo Bina debํan encontrarse con P้rez Corradi en el supermercado Wal Mart de Sarandํ, pero este ๚ltimo no concurri๓ al lugar de encuentro. Los que sํ aparecieron fueron dos hombres y una mujer que los fiscales de Mercedes intentan -en soledad- rastrear de toda manera posible. Se trata de un tal Arturo y otro al que le decํan “Willy”. De la mujer no hay rastro alguno.
Finalmente, traerแ interesantes sorpresas la indagaci๓n sobre la persona de Jos้ Luis Salerno, quien envi๓ en su nombre al fallecido Ferr๓n a negociar venta de efedrina y medicamentos adulterados. Lo mismo ocurrirแ si se investiga al ex senador bonaerense Horacio Romแn y al “empresario” Martํn Magallanes, vinculado al suicidado Ariel Vilแn.
Si a Faggionato Mแrquez realmente le interesa investigar la ruta de la efedrina -y otros precursores y estupefacientes- deberํa preocuparse por indagar a todos los mencionados y seguir la senda del dinero que se aport๓ a la campa๑a de la actual Presidenta.
Nunca lo harแ, porque sabe que detrแs de todos esos nombres y entramados se encuentra el mismํsimo matrimonio de N้stor y Cristina Kirchner junto con algunos de sus mแs importantes ministros y secretarios.
El dํa que se atreva, s๓lo tendrแ que levantar el tel้fono y llamar a este periodista.
Si hay algo que sobra a ese respecto, es evidencia.

Christian Sanz

LA VUELTA DE LAS OPERACIONES POLÍTICAS

31 Mar

LA VUELTA DE LAS OPERACIONES POLÍTICAS
EXCLUSIVO: EL KIRCHNERISMO PREPARA DENUNCIA CONTRA DE NARVÁEZ POR TRÁFICO DE EFEDRINA

Por Christian Sanz

    Alguien dijo alguna vez que “la política es el arte de lo imposible”. No sólo es una frase dolorosamente real, sino que se potencia si uno vive en la Argentina. La idiosincracia de los funcionarios vernáculos es tal, que su propia falta de escrúpulos, lleva a la realidad política a superar cualquier ficción posible.
    Cualquiera que haya seguido de cerca lo ocurrido durante los últimos 20 años en el país, sabrá que no hay veta por explotar ni operación por realizar por parte de los referentes políticos argentinos de todo signo partidario. Menemistas, delarruistas, duhaldistas, kirchneristas: todos han colaborado en “embarrar la cancha” de la política con el único fin de lograr imponer sus caprichos.
    En el mismo sentido, la anticipada campaña electoral de estos días, reflota el tópico de hacer posible lo imposible por parte del matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner.
    ¿Qué significa esto? que el kirchnerismo comienza a mostrar cierta preocupación por lo que depara junio de 2009, especialmente de cara a los números que arrojan las encuestas -privadas- de los últimos días. Más allá de lo que puedan decir públicamente ciertos funcionarios oficialistas para ostentar cierta subestimación hacia la oposición política, la realidad muestra que hay figuras que están creciendo día a día en la preferencia del electorado argentino. Tal es el caso de Francisco de Narváez, seguro vencedor en algunos distritos del conurbano bonaerense si las elecciones fueran hoy mismo.
    El colombiano candidato no sólo está en los primeros lugares de las preferencias del electorado, sino que crece a diario y muestra una proyección peligrosa para el kirchnerismo en los próximos meses. Un dato: si el crecimiento de De Narváez pudiera sostenerse de manera constante -es lo que se espera-, en junio daría una fuerte paliza al oficialismo.
    Conocedor de este panorama, Néstor Kirchner es quien más intranquilo se encuentra en estas horas. A pesar de estar dispuesto a “rebajarse” a ser diputado, luego de haber ostentado la primera magistratura del país, el ex mandatario finalmente ha caído en la cuenta de que eso no será suficiente.
    Por tal motivo, luego de discutirlo someramente con su esposa, Néstor ha apelado en las últimas horas a uno de sus hombres de mayor confianza, Ricardo Echegaray, a efectos de asestar un elocuente golpe de efecto contra De Narváez.
    En el día de ayer, lunes 30 de marzo, a las 17 hs., en dependencias de la Aduana, el titular de la AFIP, junto a la directora General de esa dependencia, Silvina Tirabassi, ha comenzado la redacción de una denuncia judicial por tráfico ilegal de efedrina contra el colombiano candidato.
    El texto de la embestida contra De Narváez se dará a conocer en las próximas horas y será el puntapié inicial de una sucia campaña política por parte del oficialismo. Habrá que acostumbrarse a este tipo de condimentos, ya que los próximos meses estarán plagados de aprietes, denuncias falsas y hasta embestida a ciertos medios de información independientes.
    En sentido similar y, mientras estas líneas son escritas, a lo largo de todo el país se están gestionando pertinentes documentos de identidad a cambio de votos afines al kirchnerismo, a través de selectas organizaciones sociales obsecuentes al gobierno, a través del Ministerio de Desarrollo Social. “Esto viene impuesto desde el Ministerio de Justicia y las autoridades de los registros civiles no pueden hacer nada, porque son gestiones paralelas al Registro Nacional de las Personas”, aseguró a este medio una importante fuente de Balcarce 50.
    Muchos creen que sería bueno cruzar los dedos y esperar que la situación no se desborde. La realidad indica lo contrario: lo mejor es involucrarse con responsabilidad en la vida civil y seguir de cerca todos los actos gubernamentales.
    Es la única vacuna contra el fraude y la corrupción oficial.

Christian Sanz

 


Buenos Aires – Argentina

info@PeriodicoTribuna.com.ar

El peronismo, como Jano, ha tenido siempre dos caras

27 Mar
Mariano Grondona | Ver perfil
 

El peronismo, como Jano, ha tenido siempre dos caras

Por Mariano Grondona

Domingo 22 de marzo de 2009 | Publicado en Lanacion.com

El dios Jano tenía, según la mitología romana, dos caras. Una miraba al Este, al amanecer, y la otra al Oeste, al atardecer. Jano era el dios de los comienzos y de los finales. Por eso, los romanos llamaron al primer mes del año Ianuarius , esto es “enero”, el mes de Jano. Pero Jano era además el dios de las puertas. Simbolizaba en tal sentido la ambigüedad, ya que las puertas se abren o se cierran. En tiempos de paz, las puertas del templo de Jano, situado en el Foro Romano, permanecían cerradas y en tiempos de guerra permanecían abiertas porque toda guerra, por definición, es incierta. Jano vino a representar de este modo la ambivalencia de la condición humana.

Si los peronistas decidieran honrar a un dios romano, tendrían que invocar a Jano. La similitud entre una divinidad anterior a Cristo y un movimiento político del siglo XX salta a la vista cuando reconocemos que el peronismo, como Jano, ha tenido dos caras que apuntaron en direcciones opuestas. Una de ellas todavía mira al Oeste, al atardecer, al pasado. La otra mira al Este, al futuro, a un nuevo sol. Los peronistas no necesitan definir al peronismo porque, simplemente, lo sienten. Somos los no peronistas los que hemos necesitado definirlo, ya que nos suponemos racionales. Pero el peronismo resistió las definiciones porque su identidad, como la de Jano, se había refugiado hasta ahora entre las puertas giratorias de la ambivalencia.

Y así es como nos hemos pasado la vida: los no peronistas, definiendo al peronismo y los peronistas, sintiéndolo. Pero hay excepciones a esta regla. Hace unos días, un peronista se ha animado a definir el peronismo. Se trata de Julio Bárbaro. El ex titular del Comfer busca la clave del enigma peronista en la historia. Su tesis es que el peronismo, en definitiva, es una narración . Bárbaro cuenta la historia del peronismo a través de una biografía: la del propio Perón.

La puerta que se abre

Según la narración de Bárbaro, en un principio Perón creó al mismo tiempo el peronismo y su primera versión: el peronismo de confrontación. Fueron los tiempos en que, según las palabras del fundador, “para un peronista no hay nada mejor que otro peronista”, lo cual también significaba implícitamente que para un peronista no había en esos comienzos nada peor que un antiperonista.

Con esta consigna divisoria entre dos clases de argentinos, Perón remontó los primeros años de su carrera política. Replicándole desde el antiperonismo, también en estos tiempos iniciales, sus antagonistas pensaban que para un antiperonista no había nada peor que un peronista. Peronistas y antiperonistas no fueron por entonces simplemente “adversarios”, sino enemigos.

Pero la historia se escribe en doble clave. En la superficie de las cosas, sucede lo que sucede. Es allí donde los protagonistas hablan y hacen ruido. Más al fondo, silenciosamente, los propios protagonistas toman conciencia de los errores que están cometiendo. Es allí donde, aunque todavía no lo proclamen, ya están aprendiendo. Sólo aprendemos de nuestros errores. Según la parábola del hijo pródigo, mientras éste cometía en la superficie de las cosas toda clase de tropelías después de haber abandonado la casa del padre, su conciencia le mostraba calladamente el error que estaba cometiendo. Hasta que un día, al parecer súbitamente, el hijo pródigo decidió volver al padre con el sabor agridulce del arrepentimiento. Pero no había nada de súbito en su regreso, que era, más bien, el fruto final de una larga experiencia.

Cuando el ya viejo Perón volvió al poder en 1973, en su conciencia había madurado lentamente una nueva visión del país. Fue entonces cuando dijo que “para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”. En el jardín de su conciencia había brotado la exquisita flor de la reconciliación. Algo similar le había pasado a su archirrival, a ese emblema del antiperonismo que había sido Ricardo Balbín. Se miraron. Se abrazaron. De un lado y del otro de dos fronteras hasta ese momento irreconciliables, nació la concordia. Al peronismo de la confrontación lo sustituyó entonces el peronismo de la integración, y al “antiperonismo” el “no peronismo”. La Argentina de 1973 parecía anunciar, entonces, como lo había hecho la Argentina de Urquiza después de Caseros, que ya no habría entre nosotros “ni vencedores ni vencidos”.

Tanto en el seno del peronismo como en el seno del antiperonismo, empero, quedaron secuelas impenitentes. Mientras Perón llamaba a la concordia, en un ala de su movimiento se expandía el odio de los montoneros. Mientras Balbín lo abrazaba y lo despedía, en otra ala del antiperonismo nacía la represión militar. Los que de ahí en más acudieron a la negra lógica de la metralleta ya no representaban, sin embargo, el auténtico aprendizaje de los dos grandes líderes argentinos. Pese a ello, por unos años llenaron la escena. Aunque no lo supieran, coincidían en una fatídica regla de comportamiento. Ambos pensaban, desde sus trincheras aún cavadas, que el mejor enemigo es el enemigo muerto. Y ambos incursionaron también en el mismo error. Hasta que el general moribundo los echó de la plaza, los montoneros pensaron que podrían copar su movimiento. Los militares, que estaban a cargo del orden público, cometieron, por su parte, el error de mimetizarse con el enemigo. Al hacerlo, perdieron su legitimidad. Al castigar como lo hacen ahora a los militares, por su parte, los pocos montoneros que aún se empeñan en seguir siéndolo, aunque ya no los acompañe el movimiento de la historia, ejecutan en nombre de la justicia una tardía venganza. Pero el país apunta, por su parte, a superar la tragedia que ocurrió porque su deseo profundo es cerrar la puertas de Jano, para celebrar la paz ante su antiguo templo.

La puerta que se cierra

Quizás haya llegado la hora de entender por qué el propio Perón llamó a la corriente política que había fundado, no ya “partido”, sino “movimiento”. Porque, alargando esta definición, podríamos redefinir ahora al peronismo diciendo que es el movimiento que, en su marcha a través de la historia, aprendió. Un peronismo no dictatorial, sino “republicano”. A la vista del despliegue actual del llamado “peronismo disidente”, que contempla, además, la creciente “diáspora” del kirchnerismo, parece razonable concluir por ello que empezamos a ver las puertas que se cierran de un antiguo antagonismo en camino hacia la superación.

Pero las llamas dejan todavía insistentes brasas. El kirchnerismo lo ha apostado todo a recrear un odio anacrónico, como si en él hubiera rebrotado el peronismo infantil de los comienzos. Ya lo dijo, sin embargo, Marx: en la historia, cuando la tragedia pretende repetirse, cambia de género para convertirse en farsa. Aun en el seno de aquellos que siguen atendiendo, al parecer, sumisos a las convocatorias cotidianas de la pareja presidencial se puede percibir, aunque todavía no lo proclamen, que el peronismo inicial agoniza en medio del ridículo.

Pero tampoco el viejo antiperonismo se ha liberado del todo de las secuelas de la lucha inicial. Cuando voceros de la oposición insisten en no aceptar a las huestes del peronismo disidente que quieren sumárseles, ¿no subsisten en ellos, todavía, las lánguidas llamas del antiperonismo? ¿Con qué derecho pretenden descalificar a los potenciales aliados que, como ellos, apuntan a la aurora ya no tan lejana de “poskirchnerismo”, sugiriendo, aunque no lo proclamen, que nada hay rescatable en el peronismo? Hace más de treinta años, tanto el último Perón como el último Balbín, adelantándose a su tiempo, ya los habían superado.

LA IMPLOSIÓN DEL KIRCHNERISMO

20 Mar

LA IMPLOSIÓN DEL KIRCHNERISMO
LAS MENTIRAS DE CRISTINA Y LAS REUNIONES SECRETAS DE NÉSTOR

Por Christian Sanz

    La decisión de Cristina Kirchner de coparticipar las retenciones a la soja, pero sin disminuir ese gravamen, terminará de enfrentarla por completo, no sólo a la mesa de enlace del campo, sino también a los productores grandes, medianos y pequeños, y tendrá inevitables consecuencia en el corto/mediano plazo. Hablar de coparticipar las retenciones, pero sin modificarlas, es como hablar de equipar mejor a la policía para ayudar a luchar contra la inseguridad, pero sin mejorar las condiciones socioeconómicas vernáculas. En ese marco, ¿de qué sirve la medida anunciada? de poco y nada.
    Los dichos de Cristina han sido parte de un anuncio efectista y meramente político, para obligar a los gobernadores e intendentes de zonas en las que se vive del campo a alinearse con el oficialismo de cara al 28 de junio de este año, donde habrá elecciones anticipadas. Si esto no fuera así, ¿por qué el kirchnerismo no coparticipó antes las retenciones?
    Durante años y años el kirchnerismo utilizó los ingresos por retenciones al campo para doblegar a sus enemigos, cooptar voluntades ajenas y comprar a díscolos referentes políticos. Hoy se acabó esa caja y se acabaron los amigos K. ¿Se hubiera ido Felipe Solá del lado del oficialismo si esto no hubiera ocurrido? Seguramente no.
    Independientemente del anuncio de Cristina respecto a la eventual coparticipación en torno a esas retenciones, la realidad indica que el modelo K -si es que alguna vez existió modelo alguno- está en los comienzos de su propia implosión. No se sabe cuántas -ni de qué tipo- son las reservas que hay en el Banco Central, la producción está completamente parada, no hay dinero para enfrentar los compromisos externos que vencen este año y ni siquiera hay efectivo para hacer frente a las cuentas públicas más elementales. Un tema aparte es el creciente déficit fiscal, luego de años de irresponsable crecimiento del gasto público.
    En tal contexto, la Presidente sigue mintiendo descaradamente, con la esperanza de que alguien crea mínimamente su gastado discurso. No sólo no lo logra, sino que sigue descendiendo en las encuestas día tras día. ¿Nadie se pregunta por qué hace tanto tiempo que el oficialismo no muestra números de estudios encargados a encuestadores privados? Las mediciones existen, pero los números que arrojan son preocupantes.
    La mandataria aseguró hace menos de un mes que la Argentina estaba en una situación fenomenal, aislada de los coletazos de la crisis internacional. Semanas más tarde, llamó a adelantar las elecciones argumentando todo lo contrario. ¿Cómo creer en el discurso oficial?
    Las mentiras del kirchnerismo se han vuelto insostenibles e intolerables. Las inversiones chinas y los fondos de Santa Cruz parecen anécdotas menores frente a la bipolaridad del discurso de estos últimos meses. ¿Cómo puede Néstor Kirchner que no lo dejan gobernar cuando ha tenido el poder absoluto durante más de un lustro? La caradurez oficialista no tiene límites. Los Kirchner no sólo han mentido respecto a su pasado -donde se enriquecieron ilimitadamente mientras sus amigos desaparecían bajo las garras de los dictadores militares-, sino que han saqueado el país a más no poder, engañando a la sociedad con la bandera de los Derechos Humanos, a los cuales jamás dieron la menor importancia mientras gobernaron la provincia de Santa Cruz.
    Mientras estas líneas son escritas, productores de todo tipo se encaminan a cortar rutas nacionales en diversos puntos del país. Lamentablemente, es gente con la que ya no se puede dialogar, ¿cuántas mentiras más podrían tolerar por parte de un gobierno que se autotitula “dialoguista” y no lo es?
    Las bases ya ni siquiera escuchan a la mesa de enlace, ¿cómo pretende el kirchnerismo que se los escuche a ellos?
    Sabe el oficialismo que se ha metido en un callejón sin salido y planea maquiavélicas medidas para enfrentar lo que se viene. Habrá reunión en la Quinta de Olivos este fin de semana, así lo ha hecho saber Néstor a sus ministros y operadores más cercanos. Por las dudas, pidió reserva absoluta, para no “avivar giles”.
    Pocos saben que, desde hace un año, el marido de la Presidente suele armar secretos encuentros en los que analiza diversas medidas para enfrentar a los productores del campo. Lo hace acompañado de carpetas aportadas por la Secretaría de Inteligencia del Estado, con fotos y gráficos que muestran cercanos seguimientos hechos a puntuales referentes ruralistas. Por caso, hace un par de semanas, Néstor sorprendió a más de uno con una serie de fotos de silos repletos con granos aportadas por la ex SIDE, eran tomas aéreas de campos de grandes y medianos productores.
    Sus palabras sorprendieron aún más: “si no llegamos a un acuerdo (con los productores) vamos a incautar los granos y los vendemos nosotros. No nos van a joder”. Nadie se atrevió a discutir esas palabras. El temor es más fuerte.
    En unas horas, comenzará una nueva reunión oficial y muchos se preguntan de qué se hablará. Imposible saberlo, aunque seguramente no será nada relacionado a la salida de la crisis argentina.

Christian Sanz

 


Buenos Aires – Argentina

info@PeriodicoTribuna.com.ar

BLANQUEO, DROGAS Y LAVADO DE DINERO

3 Dic
————————————————————
PERIÓDICO “TRIBUNA de Periodistas”… Periodismo independiente.
http://www.periodicotribuna.com.ar
————————————————————————-

BLANQUEO, DROGAS Y LAVADO DE DINERO

LAS MEDIDAS PROPUESTAS POR EL KIRCHNERISMO, ¿INTENTAN LAVAR DINERO DEL NARCOTRÁFICO?

Por Christian Sanz

En el año 1989, Carlos Saúl Menem aseguró que abriría las fronteras a los capitales “de cualquier color y procedencia”. Trazaba, en esa misma diatriba, un forzado paralelismo de nuestro país con España, Nación que, luego del franquismo, permitió el ingreso de dinero de toda índole, provocando que el territorio español se infestara de traficantes de diversa índole: armas, drogas, etc.
El anuncio de Menem provocó el ingreso de copiosos fondos del narcotráfico a nuestro país. Es dable mencionar una verdad de perogrullo: no sólo ingresó el dinero, sino también las drogas, provocando una creciente “inundación” de estupefacientes que no se ha detenido hasta el día de la fecha.
Muy pocos en esos días se animaban a embestir contra esa equivocada política menemista, la cual pobló -de manera incesante- las calles argentinas de narcóticos. Uno de los únicos que se atrevió a cuestionar al entonces presidente Carlos Menem fue el periodista Jacobo Timerman, quien aseguró sin pelos en la lengua que las políticas del riojano serían la “puerta de entrada para el dinero del narcotráfico” (1).
Hoy en día, a casi veinte años de los dichos del patilludo mandatario respecto a la apertura de las fronteras a los capitales “de cualquier color y procedencia”, el kirchnerismo -que paradójicamente suele denostar al menemismo- ha calcado la decisión de permitir el blanqueo de dinero “de cualquier origen”, profundizando aún más el ingreso del narcotráfico a la Argentina.
Infinidad de análisis han hecho los medios de comunicación respecto a esta insólita medida del Gobierno, lo cual nos exime de mayores comentarios.
El árbol que los periodistas no han visto en medio del bosque es más peligroso aún: una administración fuertemente comprometida con el narcotráfico ¿puede anunciar una medida semejante? (2)
En otras palabras: la medida anunciada, ¿no será realmente para blanquear dinero del kirchnerismo?

Lavado de dinero

Desde 1989, existe un organismo llamado Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) que intenta embestir contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo a nivel global. El GAFI se encarga de supervisar a casi 180 países y elabora una serie de informes que suelen ser problemáticos a la hora de “financiarse” internacionalmente por parte de aquellos que no cumplen con sus observaciones.
Desde el año 2000, cuando se sancionó la “ley antilavado” en la Argentina, el organismo ha puesto la lupa con preocupación en nuestro país, especialmente en los últimos tiempos, a raíz de ciertas noticias que vinculan al kirchnerismo con valijas de todo tipo: unas provenientes de Venezuela con 800 mil dólares y otras que van a España con cocaína a través de la extinta línea aérea Southern Winds.
En una entrevista concedida a diario Clarín el 1º de noviembre de 2008 (3), Gustavo Rodríguez, presidente del GAFI, ha admitido que la cúpula del organismo muestra preocupación porque en la Argentina no hay un solo condenado por lavado de dinero.
Rodríguez denunció que existe un “bajo nivel de efectividad del sistema” de prevención y represión del lavado y agregó que podría haber eventuales sanciones contra la Argentina.
El “sistema” al que alude el funcionario está integrado por la Unidad de Información Financiera (UIF), dependiente ¿casualmente? del Ministerio de Justicia, la Justicia, los bancos y otros responsables de denunciar operaciones sospechosas.
Sea por acción o por omisión, esto es de una gravedad descomunal, y pone en jaque el futuro de las próximas generaciones.

Concluyendo

En un país en el que casi no hay radares -sólo un par de ellos en el norte del país que no funcionan correctamente-, no hay informatización de las fronteras, no existe ley de precursores químicos -¡hasta Colombia y México poseen una!-, la dirección Nacional de Migraciones permite el ingreso de extranjeros con fuertes prontuarios delictivos, la Aduana intenta desmantelar sus propios controles, y se aboga por la despenalización de la tenencia de drogas, es imposible intentar aplicar una norma como la que quiere el kirchnerismo.
Es la frutilla del postre que terminaría de atraer a los narcotraficantes internacionales.
¿Es eso lo que quiere el kirchnerismo?

Christian Sanz

(1) Esas palabras le valieron a Timerman una querella por parte del entonces presidente Menem.

(2) Kirchnerismo comprometido con el narcotráfico:
http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=1764

(3) Ver http://www.clarin.com/diario/2008/11/01/elpais/p-01793329.htm


Buenos Aires – Argentina

info@PeriodicoTribuna.com.ar

Los círculos concéntricos del kirchnerismo

30 Nov
Mariano Grondona | Ver perfil

Los círculos concéntricos del kirchnerismo

Por Mariano Grondona

Domingo 30 de noviembre de 2008 | Lanacion.com

 

Cuando la Presidenta anunció esta semana la realización de nuevas obras públicas, un blanqueo de capitales y la creación del Ministerio de la Producción, muchos recordaron otros anuncios presidenciales, como el pago al Club de París y el principio de acuerdo con los acreedores impagos, llamados holdouts , porque en ambos casos había habido un gran impacto público primero y ninguna consecuencia concreta después. Mucho ruido y pocas nueces.

Era natural entonces que esta semana los observadores, ya más cautelosos en función de sus recientes experiencias, se preguntaran cuánto de verdad y cuánto de retórica había en los dichos de Cristina Kirchner. ¿Está el Gobierno por lanzar realmente el gigantesco plan de obras públicas por 71.000 millones de pesos que acaba de anunciar o sólo nos hallamos ante una nueva operación mediática? Los más desconfiados recuerdan a esos pastores que, después de creerle varias veces al pastorcillo mentiroso cuando gritaba “¡Lobo!”, le dieron la espalda justamente cuando el lobo venía de verdad.

Un gobierno que ha manipulado sin cesar los datos del Indec y una presidenta que no ha hecho más que reiterar las directivas y confirmar los principales colaboradores de su antecesor después de haber proclamado en su campaña electoral que “el cambio recién empieza” tienen un desafío mayor aún que el dudoso financiamiento de las obras que prometen: restablecer la maltrecha confianza de los argentinos.

La confianza, que es el capital moral de las naciones, parece hoy más elusiva que nunca cuando se toma en cuenta que pocos días antes de que se anunciara este paquete de medidas supuestamente destinadas a atraer la masa de los capitales privados exiliados, a los cuales se han sumado en este año otros 24.000 millones de dólares, el Gobierno confiscó los ahorros de nueve millones de futuros jubilados por un valor estimado de 35.000 millones de dólares.

Tampoco ayuda a creer más que antes que en la presentación del flamante Ministerio de la Producción ante los industriales no se haya incluido hasta ahora una firme señal que indique que ha menguado el ánimo de venganza del Gobierno contra el campo, el otro gran productor junto con la industria, cuyas abundantes exportaciones salvaron a Duhalde en 2002 y podrían salvar a Kirchner en 2008, sólo con que éste lo quisiera.

El hecho de que la Comisión de Enlace haya sido invitada a la asunción de Débora Giorgi, ¿abre en todo caso una rendija a la esperanza?

La piedra en el lago Para recuperar la confianza de los mercados, los Kirchner tendrían que intentar algo más rotundo, más profundo, que la seguidilla de anuncios rimbombantes a la que nos van acostumbrando.

Esto no quiere decir que su reiterada apelación a este vano recurso haya sido, en sí misma, en vano. Al contrario porque, sin confesarle nunca al pueblo “la” verdad de lo que está ocurriendo, han terminado por revelarle aun sin quererlo “su” propia verdad: las entrañas, el corazón del kirchnerismo.

Si tuviéramos que trazar un gráfico del poder kirchnerista, quizá la mejor manera de representarlo sería comenzar por un punto a partir del cual, como en las aguas de un lago cuando una piedra lo golpea, se van sucediendo ondas concéntricas cada vez más amplias y más débiles hasta que, finalmente, desaparecen.

El punto central del conjunto, la piedra en el lago de la que todas las ondas emanan, es Néstor Kirchner. De él, de su mezcla de aislamiento, ignorancia económica y arrogancia política, surgen todas las decisiones relevantes.

Junto a él, su discípula y compañera se ha hecho cargo de la tarea de anunciar, explicar y justificar aquellas decisiones sin que nadie sepa, ni siquiera los más cercanos a la pareja, cuál es el diálogo íntimo, secreto, en cuyo seno nace y madura el vínculo que los ata, de modo tal que el primer impacto de la piedra y el primer círculo que ella traza en el lago vienen a confundirse en un único destello: el big bang del kirchnerismo.

Más afuera se forma el segundo círculo kirchnerista, la breve pero intensa legión de los soldados. No tienen ideas ni voluntad propias. Sólo ejecutan. Pueden llamarse Zannini, Moreno, Echegaray, Kunkel o De Vido.

A veces la ira de los disconformes apunta contra ellos sin reparar en que sólo cumplen órdenes. Pero algunos al lado de ellos han concebido a veces la ilusión de un mínimo de autonomía hasta que la aplanadora del poder los dejó sin espacio. Sus nombres podrían ser Bielsa, Lousteau o Alberto Fernández entre los que ya mordieron el polvo de la desilusión, o Massa, Boudou y hasta Giorgi entre los que aún podrían morderlo.

Más afuera A partir de aquí, los círculos del poder kirchnerista se amplían y se debilitan cada vez más. Están, por ejemplo, la mayoría de los gobernadores, que, si bien dependen casi absolutamente de la “caja” de Kirchner, guardan cierta libertad de maniobra en razón de la distancia.

Algunos de ellos vienen directamente del dedo de Kirchner. Otros, pese a que nacieron por fuera y hasta en contra de él, se ven obligados a cerrar filas cada vez que los aprieta la necesidad fiscal.

Más afuera todavía se desplaza sobre todo en la provincia de Buenos Aires el amplio círculo de los ex duhaldistas. ¿Cuántos entre ellos, si bien acatan ostensiblemente al todopoderoso, guardan contactos y nostalgias cerca de aquel que un día lo digitó?

El círculo más exterior de todos es, en fin, el de los aliados estratégicos del ex presidente. Los sindicalistas, comenzando por el propio Moyano, ¿son verdaderamente confiables para el kirchnerismo? La CGT que impulsó Perón lleva ya sesenta años ininterrumpidos de vigencia.

Los sindicalistas convivieron con los más diversos regímenes, con presidentes peronistas, radicales y militares. Sus conductores son de lejos nuestros políticos más experimentados. ¿Cuándo les llegará el momento de confirmar su extraordinaria versatilidad?

El sector empresario es diferente porque nunca comulgó con la doctrina peronista. Pero a veces lo seduce la peligrosa tentación de las ventajas económicas inmediatas o lo aprieta la comprensible presión del temor. Son aquellos que por lo bajo coinciden en un todo con los críticos y los opositores, pero que no se animan a hablar en voz alta.

Definitivamente, fuera de los círculos que forma el poder se encuentran, todavía solitarios, industriales como Aranguren. Habría que sumarle la gran mayoría de los dirigentes rurales, la prensa libre y, cada día más, las clases medias. Mención aparte merecen aquellos dirigentes que al fin lograron romper el cerco kirchnerista y que hoy se atreven a desafiarlo. Nombres como los de Julio Cobos, Felipe Solá y Luis Juez figuran a la cabeza de esta lista en paulatino crecimiento.

La contraola Es que las olas, al fin, generan contraolas. Mientras los círculos concéntricos del kirchnerismo se amplían y se debilitan a medida que pasa el tiempo, desde fuera de ellos otra corriente nace y se extiende a partir de una segunda pedrada que el kirchnerismo no pudo evitar. Allí militan con creciente vigor los críticos, los opositores, los independientes.

Esta contraola puede terminar por ser más fuerte que la ola del poder vigente, pero, para lograrlo, debe dejar de ser solamente una “contraola” para transformarse en una “nueva ola” no sólo de contradicción, sino además de superación. La nueva ola del “poskirchnerismo”. Cuando ella consiga formular el programa de la nueva generación argentina, sólo entonces se le podrá aplicar la famosa frase de Nietzsche: “Nada hay más poderoso que una idea a la que le ha llegado su hora”.

A quien le interesó esta nota además leyó:

30.11.2008 | Ante un final de fiesta
30.11.2008 | El diccionario de apodos del poder
30.11.2008 | Kalafate: Negocios inmobiliarios
30.11.2008 | Drástica caída de la confianza social
30.11.2008 | Gobernar desde la debilidad