Archivo | Catolicismo romano RSS feed for this section

Sacerdote italiano daba cocaína a menores antes de abuso sexual: diario

29 May

Sacerdote italiano daba cocaína a menores antes de abuso sexual: diario

Según el periódico “Corriere della Sera”, Riccardo Seppia gastaba hasta 300 euros (unos 370 dólares) al día en cocaína, que no solo consumía, sino que también usaba como anzuelo para atraer a sus víctimas: adolescentes de familias desintegradas o con dificultades económicas.

Roma. El presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Angelo Bagnasco, manifestó este jueves su “sobrecogedor” dolor ante el caso del sacerdote Riccardo Seppia, detenido el viernes pasado por los carabineros en la ciudad de Génova, acusado de abuso sexual de menores y posesión de cocaína.

“Nuestro dolor es más sobrecogedor, porque es improviso e inesperado, porque nada lo hacia presagiar ante nuestros ojos. Nos sentimos golpeados, pero no abatidos”, dijo Bagnasco, también arzobispo de Génova, durante una homilía.

El prelado expresó su “dolor” por “toda forma de pecado y de maldad que, si realmente fue cometida por nuestro hermano, desfigura la belleza del alma, escandaliza las ánimas y hiere el rostro de la Iglesia”.

Bagnasco confirmó el domingo pasado, en la iglesia del Santo Spirito de Génova, donde oficiaba el sacerdote imputado, que éste ya no podrá celebrar misa, ni confesar y manifestó su solidaridad a las eventuales víctimas y a la magistratura.

En tanto, la prensa reportó este jueves nuevos detalles escabrosos sobre el caso de don Riccardo, como era conocido el cura por sus parroquianos.

El sacerdote, según el diario Corriere della Sera, gastaba hasta 300 euros (unos 370 dólares) al día en cocaína, que no solo consumía, sino que también usaba como anzuelo para atraer a sus víctimas: adolescentes de familias desintegradas o con dificultades económicas.

Seppia, de 50 años de edad, era también un asiduo cliente de saunas y locales gays, en donde contactaba a algunos de los menores de los que habría abusado.

Los presuntos delitos del cura salieron a la luz en el marco de una indagación de la policía sobre el tráfico de cocaína en Milán.

A través de interceptaciones telefónicas los agentes llegaron a Seppia, cliente de vendedores de droga y que intercambiaba mensajes pornográficos con su amante, un exseminarista que aparentemente le conseguía menores.

En uno de esos mensajes, Seppia pedía al exseminarista que le llevara un niño de 10 años de edad, mientras en otros le solicitaba “morenos de cuello tierno” o al hijo de alguna cocainómana.

De acuerdo con la prensa, el excentrico tren de vida del religioso era conocido en el barrio obrero en que oficiaba, donde lo llamaban “el cura de la noche”.

Además, la mayor parte de los padres de familia habían retirado a sus hijos de las clases de catecismo en su parroquia, sin que la autoridad eclesiástica investigara, ni interviniera para conocer de donde salía el dinero que permitía a Seppia comprar cocaína todos los días.

El religioso fue inicialmente arrestado por abuso sexual de un adolescente de 15 años, pero aparentemente ese caso solo sería la punta del iceberg.

Notimex
20 de mayo de 2011
http://www.sectas.org/notas/sacerdote-italiano-daba-cocaina.asp

ICR-IERE: una fe y un bautismo común?Ecumenismo

4 Mar

X. Manuel Suárez

ICR-IERE: una fe y un bautismo común?Ecumenismo


El reciente acuerdo de reconocimiento mutuo del bautismo entre la IERE (Iglesia Española Reformada Episcopal, Comunión anglicana española) y la Iglesia Católica Romana (ICR) despierta en muchos de nosotros perplejidad.
3 de marzo de 2011
Dice textualmente el acuerdo que “la Conferencia Episcopal Española y la Iglesia Española Reformada Episcopal, firmantes de la presente Declaración, que conservarán en sus respectivos archivos, reconocen el mismo y único bautismo válidamente administrado y recibido”.

Los criterios que se establecen para regular esta validez no tienen que ver con la decisión personal firme y consciente del bautizado, sino con el real compromiso de los padrinos de educar en el cristianismo al bebé bautizado. No pretendo abrir un debate teológico, sino presentar con todo respeto e interés algunas preguntas sobre las consecuencias de este acuerdo.

¿Qué significado le dan los firmantes al bautismo? El documento da tanto valor a citas de la Iglesia Católica Romana y de instancias ecuménicas como a citas de la Biblia, lo que da idea de sus prioridades a la hora de sentar los fundamentos del acuerdo y contradice el principio protestante de la Sola Escritura; así, se remite a un texto ecuménico para retorcer el concepto bíblico del nuevo nacimiento y decir en el punto 2 que el bautismo “eleva al hombre a la vida sobrenatural y por ello es llamado nuevo nacimiento (cf. Jn 3:3)”.

¿Para qué llamamos a nuestros amigos católicos al nuevo nacimiento, al cambio radical de vida, al arrepentimiento, a la conversión y la nueva vida en Jesús? ¿Para qué predicamos el Evangelio de redención, el nuevo nacimiento a personas que ya han sido bautizadas en la Iglesia Católica Romana, un bautismo que, según el acuerdo, ya supone el nuevo nacimiento en los términos de Jn 3:3?

Los puntos 4 y 6 del documento nos aclaran más su concepto del bautismo: “Por el bautismo le es dado al cristiano participar sacramentalmente en la muerte y resurrección de Jesucristo, muriendo a todo pecado, original y personal, y resucitando a una vida nueva”; “por el bautismo el hombre es liberado del pecado original en el que ha nacido, recibe el perdón de todos los pecados personales”. Si el pecado es personal, ¿no ha de ser personal también el nuevo nacimiento, la salvación? ¿No han de ser éstos la consecuencia de una decisión personal? Y el propio documento señala en su punto 11 que “el bautismo de niños no requiere el acto de fe personal del bautizando”.

¿En qué queda la Sola Fe? ¿Quién da el paso de fe? ¿Es la fe una cuestión personal o la consecuencia de un rito? ¿Somos salvos por un encuentro personal con Dios o por un encuentro con la Iglesia de Roma o la IERE? La Reforma resolvió claramente esta crucial cuestión y, aunque la tradición luterana y la calvinista le dieron un cierto valor a la Iglesia como facilitadora de un entorno de incorporación del creyente a la familia de Dios, la decisión de entrar en la salvación siempre la hemos entendido como algo personal e indelegable.

Cuando Jesús le dice a Nicodemo que “es necesario nacer de nuevo”[i], no le está invitando a que haga un rito de paso en la sinagoga, sino a que tome una decisión personal, y cuando Jesús salva a alguien le dice “tu fe te ha salvado”[ii], no la fe de tus padrinos ni la de quienes te presentaron en el templo o te circuncidaron.

¿Quiénes constituyen la Iglesia? En el punto 1 del acuerdo la IERE y la Iglesia Católica Romana reconocen “nuestra fe común en Dios nuestro Padre, en nuestro Señor Jesucristo y en el Espíritu Santo, y nuestro bautismo común en la única Iglesia de Dios”.

Volvemos a preguntarnos ¿para qué predicar el Evangelio, para qué llamar a salir de la perdición, invitar al arrepentimiento y al encuentro personal con Jesús a personas que, por haber sido bautizadas en la Iglesia Católica Romana, tienen nuestra misma fe común en Dios y forman parte de nuestra misma Iglesia?

Y de esto se deriva una implicación práctica: ¿no deberíamos invitar a la Iglesia Católica Romana a incorporarse a la FEREDE? ¿O mejor deberíamos solicitar nuestra entrada en la Conferencia Episcopal católica? La Reforma estableció que la Iglesia de Dios está formada por todos los creyentes que personalmente han sido salvos, es la “iglesia invisible” de la que hablaba Calvino, ¿y acaso forman parte de ella tantos que fueron bautizados al nacer por decisión de otros y deciden llevar una vida sin Cristo? ¿Acaso no había sido circuncidado Acán[iii]? ¿y acaso le sirvió la circuncisión de algo para salvarse a él y a tantos otros que cita Esteban en su discurso, a quienes identifica como “incircuncisos de corazón”[iv]?

El bautismo es una muestra externa de una decisión personal voluntaria de entrega a Jesús, pero por sí solo ofrece tanta garantía de salvación como la circuncisión, esto es, ninguna[v].

El punto nº 1 reconoce “nuestro bautismo común en la única Iglesia de Dios” ¿Para qué murieron por la fe tantos hermanos nuestros, incluyendo nuestros mártires de la Iglesia Anglicana, defendiendo la Sola Fe, la Sola Gracia y la Sola Escritura, si permaneciendo en la Iglesia de Roma, siendo en ella bautizados ya formaban parte de “la única Iglesia de Dios”?

La IEREse debe preguntar, después de la firma de este acuerdo, para qué se ha de predicar el Evangelio en una sociedad como la española, en la que la mayoría de personas ha pasado por el bautismo católico. ¿Y acaso a la mayoría de los evangélicos españoles no les bautizaron en la Iglesia de Roma y de ella salieron para incorporarse a la Iglesia de Cristo? Cuando invitamos a un católico a nacer de nuevo y pasar de muerte a vida, ¿de qué estamos hablando?

Permítaseme ser un poco más pragmático y preguntar: ¿A quién le conviene este acuerdo? Sin duda, a la Iglesia Católica Romana, que está alarmada por el espectacular incremento del número de católicos que se convierten y se hacen evangélicos en muchos países del mundo; consecuentemente, intenta llegar a acuerdos semejantes aquí y en otras partes para garantizar que los católicos van a dejar de ser objeto de evangelización, aunque hay que reconocer que para este objetivo no le es muy útil pactar con la IERE, que desgraciadamente no es la denominación con mayor impulso evangelizador en España.

Las entidades representadas en la FEREDE comparten unas bases de fe; ¿son éstas compatibles con las que se ponen de manifiesto en este acuerdo entre la IERE y la Iglesia Católica Romana? La firma de este documento hace ver, en mi personal parecer, la necesidad de que en la FEREDE nos dotemos de unos límites que definan con más claridad nuestra identidad, lo que cabe dentro y lo que queda fuera.

[i] Jn 3:7
[ii] Mt 9:22, Mr 10:52, Lc 7:50 y 17:19
[iii] Jos 7
[iv] Hch 7:51
[v] 1 Co 7:19, Ro 9:7-8, Gá 3:7

Autores: X. Manuel Suárez© Protestante Digital 2011

Alí Agca dice que el Vaticano le pagó para matar a Juan Pablo II

10 Nov

Alí Agca dice que el Vaticano le pagó para matar a Juan Pablo II
“Los vi varias veces y estuvimos juntos también en la Plaza de San Pedro para preparar el atentado”, aseguró Alí Agca y que el arma utilizada reveló que había procedía de Austria por el trabajo de asesinar al Pontífice le pagaron 50.000 dólares.
España | Miércoles 10 de Noviembre, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña |

(NoticiaCristiana.com).


El turco Mehmet Alí Agca, que disparó en 1981 contra el Papa Juan Pablo II, ha revelado que aquel atentado había sido ordenado por el entonces secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Agostino Casaroli, y ha declarado que la intención de los organizadores era “herir, no matar”, al Pontífice y que el objetivo era acusar de la acción a la Unión Soviética para desacreditarla y conseguir el “hundimiento del imperio soviético”.

En declaraciones a la cadena de televisión turca TRT, transcritas por su página de Internet, Alí Agca, aseguró que “la orden de disparar al Papa fue dada por Agostino Casaroli”, secretario de Estado del Vaticano entre 1979 y 1990, a quien describió como el “número dos del Vaticano” y la persona “más próxima al Pontífice”.
El plan para asesinar al Papa Juan Pablo II, fue realizado por un tal “padre Michele” y por otra persona de “los servicios de Inteligencia del Vaticano”. “Los vi varias veces y estuvimos juntos también en la Plaza de San Pedro para preparar el atentado”, aseguró Alí Agca y que el arma utilizada reveló que había procedía de Austria por el trabajo de asesinar al Pontífice le pagaron 50.000 dólares.
“Michele me garantizó que después de dos años de prisión sería liberado”, añadió Agca, quien recuperó la libertad el pasado 18 de enero después de permanecer casi 30 años en la cárcel. Asimismo, aseguró en su entrevista que la intención no era matar al Papa, sino únicamente herirle, para confirmar “uno de los misterios de Fátima”.
El objetivo de este atentado, según Agca, era conseguir “el hundimiento el imperio soviético”. “Después del atentado, la hostilidad contra la Unión Soviética aumentó y todo se desarrolló como ellos deseaban”, explicó.
El turco, explicó que en el atentado no estuvieron implicadas ni la central de inteligencia estadounidense (CIA) ni los servicios secretos soviéticos (KGB), y la llamada ‘pista búlgara’ fue un simple invento para despistar a los investigadores y para perjudicar a la URSS.
El plan de asesinato fue perpetrado el 13 de mayo de 1981 y Alí Agca fue condenado a cadena perpetua en julio del mismo año. En diciembre de 1983, fue visitado en la cárcel y perdonado por el propio Juan Pablo II. Durante esa entrevista, aseguró Alí Agca a TRT, el Pontífice no le preguntó “nada” sobre el atentado “porque sabía muy bien” que la orden había procedido del Vaticano, según informa la agencia noticiosa Europa Press.
A la salida de la prisión se proclamó el “eterno Mesías”, anunció su intención de escribir “la Biblia perfecta” y proclamó que el fin del mundo estaba próximo y que “todos los seres humanos” morirían antes de que concluyese el actual siglo.
Agca, de 52 años (23 años cuando cometió el atentado), fue indultado en junio de 2000 por el entonces presidente de Italia, Carlo Azeglio Ciampi, pero fue inmediatamente extraditado a Turquía, donde cumplió una condena de diez años de cárcel por el asesinato de un periodista turco y por robo a mano armada.

Jóvenes mexicanos afirman creer en Dios pero no en jerarquías católicas

6 Oct

Jóvenes mexicanos afirman creer en Dios pero no en jerarquías católicas
Este estudio refleja que las iglesias católicas se están quedando sin jóvenes, ya que el tercio de muchachos que tiene el catolicismo equivale 3 millones de chicos y chicas entre los 18 y 35 años, en el DF, distrito que supera los 14 millones de ciudadanos.
México | Martes 5 de Octubre, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña |

(NoticiaCristiana.com).


Una encuesta titulada: “Jóvenes sin Iglesia”, aplicada en la Ciudad de México, concluye que el 62 % de capitalinos asegura no practicar el catolicismo o alguna otra religión, sin embargo creen en Dios, pero no en los jerarcas de las iglesias católicas.
La investigación, realizada por la agencia de análisis católica, Adoremuslabs, se basó en sondeos realizados en las casi 900 parroquias que cohabitan allí, aunque de ellas solo un tercio posee grupo juveniles con un promedio de asistencia de apenas unos 15 jóvenes.

Este estudio refleja que las iglesias católicas se están quedando sin jóvenes, ya que el tercio de muchachos que tiene el catolicismo equivale 3 millones de chicos y chicas entre los 18 y 35 años, en el DF, distrito que supera los 14 millones de ciudadanos.
Los jóvenes que no practican el catolicismo, representan un 30% que procede de colegios o universidades católicas; un 60% asistía a misa, pero alrededor de los 22 años como promedio, dejó de hacerlo. Y solo el 10% de los que no practican la fe consideran al catolicismo como la Iglesia Universal.
Adoremuslabs, utilizó, para el estudio, una población de de 1,84 jóvenes comprendidos entre los 18 y 29 años que no concurren a ningún grupo o comunidad religiosa. Un 43% afirmó que tenía cierta espiritualidad y otro 31, que era tanto espiritual como religioso aunque no asistían, de manera regular, a ninguna parroquia.
La encuesta refleja, que el 40% no se identifica con la religión católica, un 16% dice pertenecer a algún club u organización que trae los mismos beneficios que asistir a una congregación y el 9% por ciento se considera ateo, humanista o realista, según las respuestas.
La conclusión del estudio revela que 4 de cada 5 encuestados consideran, no obstante, que existe un ser superior y tres de cada cuatro proclaman la existencia de Dios presente en sus existencias humanas a través de experiencias personales.
F: ALC y Periódico El Economista

Adecuada formación y profunda vida espiritual, pide Benedicto XVI a católicos

4 Ago

1-08-2010
Adecuada formación y profunda vida espiritual, pide Benedicto XVI a católicos

Con los brazos levantados hacia Dios en oración

VATICANO, 31 Jul. 10 / (ACI)
En su reciente mensaje a los participantes del 6º Encuentro Continental Americano de la Acción Católica realizado en México, el Papa Benedicto XVI recordó que para poder hacer frente a los desafíos actuales de la sociedad los cristianos necesitan tener una adecuada formación intelectual y una profunda vida espiritual.
En el mensaje firmado por el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, el Santo Padre animó a los participantes del evento a “profundizar en el papel fundamental de los laicos en la construcción de una sociedad más humana, que responda al proyecto original de Dios sobre la humanidad”.
“Al mismo tiempo, y siendo conscientes de los múltiples desafíos que los cristianos han de afrontar en el mundo actual”, el Papa exhorta a “prestar cada vez más atención a la necesidad de una adecuada formación y de una profunda vida espiritual en los fieles, que tenga en cuenta seriamente la experiencia de fe en Dios, ya que el desarrollo necesita cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración, cristianos conscientes de que el amor lleno de verdad, ‘Caritas in veritate’, del que procede el auténtico desarrollo, no es el resultado de nuestro esfuerzo, sino un don”.
El encuentro, que tuvo por lema “Vida, pan, paz y libertad; laicos de Acción Católica en la ciudad para un mundo más humano”, congregó a 30 delegaciones de México, Argentina, Perú, Nicaragua, Estados Unidos, Guatemala, Colombia y Ecuador.
fuente: ACI

¿Cuál es la diferencia entre católicos y protestantes?

27 Jul

¿Cuál es la diferencia entre católicos y protestantes?


Pregunta: “¿Cuál es la diferencia entre católicos y protestantes?”

Respuesta: Hay muchas y muy importantes diferencias entre católicos y protestantes. Mientras que ha habido algunos intentos a lo largo de muchos años recientes, de encontrar un terreno común entre los dos grupos, el hecho es que las diferencias prevalecen, y ellas son tan importantes en la actualidad como lo fueron al principio de la Reforma Protestante. A continuación veremos un breve resumen de algunas de las diferencias más importantes.

Una de las primeras y mayores diferencias entre el Catolicismo y el Protestantismo es el hecho de la suficiencia y autoridad de la Escritura. Los protestantes creen que solo la Biblia es la única fuente de la revelación especial de Dios a la humanidad, y como tal, nos enseña lo que es necesario para nuestra salvación del pecado. Los protestantes ven la Biblia como la norma por la cual todo el comportamiento cristiano debe ser medido. Esta creencia es comúnmente conocida como “Sola Scriptura” y es uno de los “Cinco Solas” (sola viene del latín “solamente”) que surgió de la Reforma Protestante como resumen de algunas de las diferencias importantes entre católicos y protestantes.

Mientras que hay muchos versos en la Biblia que establecen su autoridad y su suficiencia para todos los asuntos de la fe y la práctica, uno de los más claros es 2 Timoteo 3:16 , donde vemos que “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia; a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” Los católicos por otro lado, rechazan la doctrina de “Sola Scriptura” y no creen que solo la Biblia sea suficiente. Ellos creen que ambas; la Biblia y la tradición del sagrado catolicismo romano, son igualmente importantes para el cristiano. Muchas doctrinas romanas católicas; tales como el purgatorio, rezar a los santos, adorar o venerar a María, etc., tienen poca o ninguna base en la Escritura, y están basadas únicamente en las tradiciones católicas romanas. Esencialmente la Iglesia Católica Romana, niega la “Sola Scriptura” y su insistencia en que tanto la Biblia como su “Sagrada Tradición” son iguales en autoridad, subestiman la suficiencia, autoridad y unidad de la Biblia. La visión de la Escritura está en la raíz de muchas, si no todas, las diferencias entre católicos y protestantes.

Otra grande, pero cercanamente relacionada diferencia entre el Catolicismo y el Protestantismo, es sobre el oficio y la autoridad del Papa. De acuerdo con el Catolicismo, el Papa es el “Vicario de Cristo” (un vicario es un sustituto), y toma el lugar de Jesucristo, como la cabeza visible de la Iglesia. * Como tal, él tiene la habilidad de hablar “ex cátedra” (con autoridad sobre asuntos de la fe y la práctica), y cuando él lo hace, sus enseñanzas son consideradas infalibles y obligatorias sobre todos los cristianos. Por otra parte, los protestantes creen que ningún ser humano es infalible, y que solo Cristo es la cabeza de la iglesia. Los católicos se apoyan en la sucesión apostólica como una manera de tratar de establecer la autoridad del Papa. Pero los protestantes creen que la autoridad de la iglesia no viene de la sucesión apostólica, sino que se deriva de la Palabra de Dios. El poder espiritual y la autoridad no descansan en las manos de hombres comunes, sino en la misma Palabra de Dios registrada en la Escritura. Mientras el Catolicismo enseña que solo la Iglesia Católica puede correcta y propiamente interpretar la Biblia; los protestantes creen que la Biblia enseña que Dios envió al Espíritu Santo para morar dentro de todos los creyentes nacidos de nuevo, capacitando a todos los creyentes para comprender el mensaje de la Biblia.

Esto es claramente visto en pasajes tales como Juan 14:16-17: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, el cual el mundo no puede recibir, porque no le ve , ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y estará en vosotros.” (Ver también Juan 14:26 y 1 Juan 2:27). Mientras que el Catolicismo enseña que solo la Iglesia Católica Romana tiene la autoridad y el poder para interpretar la Biblia, el Protestantismo reconoce la doctrina bíblica del sacerdocio de todos los creyentes, y que los cristianos individualmente pueden confiar en el Espíritu Santo para la guía en la lectura e interpretación de la Biblia por ellos mismos.

Una tercera diferencia mayor entre el Catolicismo y el Protestantismo es el cómo uno es salvado. Otra de las “Cinco Solas” de la reforma fue la “Sola Fide” (solo la fe), con la que afirman que la doctrina bíblica de la justificación es solamente por gracia, a través solamente de la fe en Jesucristo solamente (Efesios 2:8-10). Sin embargo, de acuerdo con el Catolicismo Romano, el hombre no puede ser salvado solamente por la fe en Jesucristo solamente. Ellos enseñan que la doctrina católica romana de la salvación son los Siete Sacramentos, los cuales son; Bautismo, Confirmación, Penitencia, Comunión (la Eucaristía), Extremaunción, Orden Sacerdotal, y Matrimonio. Los protestantes creen que con la base de la fe en Cristo solamente, los creyentes son justificados por Dios, porque todos sus pecados fueron pagados por Cristo en la cruz y Su justicia es imputada a ellos. Los católicos por otro lado, creen que la justicia e Cristo es impartida al creyente por la “gracia a través de la fe”, pero en sí misma no es suficiente para justificar al creyente. El creyente debe “complementar” la justicia que Cristo le impartió, con obras meritorias.

Los católicos y protestantes también difieren en lo que significa ser justificado ante Dios. Para el católico, la justificación involucra el ser hecho justo y santo. Ellos creen que la fe en Cristo es solo el principio de la salvación, y que el individuo debe construir sobre ello las buenas obras, porque “el hombre tiene que merecer la gracia de la justificación de Dios y la salvación eterna.” Desde luego, esta opinión de la justificación contradice la clara enseñanza de la Escritura en pasajes tales como Romanos 4:1-12; Tito 3:3-7, así como muchos otros. Por otra parte, los protestantes distinguen entre el hecho único de la justificación (cuando somos declarados justos y santos por Dios, basados en nuestra fe en la expiación de Cristo en la cruz), y la santificación (el proceso evolutivo de ser hechos justos que continúa a través de nuestras vidas en la tierra.) Mientras que los protestantes reconocen que las obras son importantes, ellos creen que son el resultado o el fruto de la salvación, pero nunca la razón de ella. Los católicos mezclan la justificación y la santificación juntas dentro del proceso evolutivo, el cual conduce a la confusión acerca de cómo es uno salvado.

Una cuarta y mayor diferencia entre católicos y protestantes tiene que ver con lo que sucede después de que el hombre muere. Mientras ambos creen que los incrédulos pasarán una eternidad en el infierno, hay unas significativas e importantes diferencias sobre lo que sucede a los creyentes. De sus tradiciones eclesiásticas y su dependencia de libros no-canónigos, los católicos han desarrollado la doctrina del Purgatorio. El Purgatorio, de acuerdo con la Enciclopedia Católica, es un “lugar o condición de castigo temporal para aquellos que, dejando esta vida en gracia de Dios, están, no enteramente libres de faltas veniales, o no han pagado totalmente la satisfacción debida a sus transgresiones.” Por otra parte, los protestantes creen que a causa de que somos justificados por la fe en Cristo solamente, y que la justicia de Cristo es imputada a nosotros – cuando morimos, iremos directamente al Cielo para estar en la presencia del Señor (2 Corintios 5:6-10 y Filipenses 1:23).

Aún más desconcertante acerca de la doctrina católica del Purgatorio; es el hecho de que ellos creen que el hombre debe o aún puede pagar o hacer la satisfacción por sus propios pecados. Esto aunado a su malentendido sobre lo que la Biblia enseña acerca de cómo el hombre es justificado delante de Dios; da como resultado que tengan una pobre apreciación de la suficiencia y eficacia de la expiación de Cristo en la cruz. Simple, pero, el punto de vista Católico Romano de la salvación, implica que la expiación de Cristo en la cruz, no fue pago suficiente por los pecado de aquellos que creen en Él, y que aún un creyente debe expiar o pagar por sus propios pecados, ya sea a través de actos de penitencia, o de tiempo en el Purgatorio. Sin embargo la Biblia enseña una y otra vez que es solo la muerte de Cristo la que puede satisfacer o aplacar la ira de Dios contra los pecadores. (Romanos 3:25; Hebreos 2:17; 1 Juan 2:2; 1 Juan 4:10). Nuestras obras de justicia no pueden añadir nada a lo que Cristo ya ha realizado.

Mientras que hay otras numerosas diferencias entre lo que los católicos y los protestantes creen, estas cuatro son adecuadas para establecer que existen serias diferencias entre los dos. En mucho, se parece a la manera de pensar de los judaizantes (judíos quienes decían que los cristianos gentiles tenían que obedecer la ley del Antiguo Testamento para ser salvos) acerca de quienes Pablo escribió en Gálatas; los católicos, al hacer obras necesarias para que uno sea justificado por Dios, terminaron con un evangelio completamente diferente. Las diferencias entre el Catolicismo y el Protestantismo Evangélico son importantes y significativas.

Es nuestra oración que Dios abra los ojos de cualquiera que lea este artículo, quien esté poniendo su fe o confianza en las enseñanzas de la Iglesia Católica. Es nuestra esperanza que cada uno entienda y crea que sus “obras de justicia” no pueden justificarlos, o santificarlos (Isaías 64:6). Es nuestra oración que todos, en vez de eso, pongan su fe solamente en el hecho de que somos “.. justificados gratuitamente por Su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en Su sangre…” (Romanos 3:24-25). Dios nos salva, “no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por Su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por Su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.”

http://www.gotquestions.org/espanol/diferencias-catolicos-protestantes.html


Chávez enfrenta a Iglesia católica por criticar su gobierno

25 Jul

Chávez enfrenta a Iglesia católica por criticar su gobierno

By Mundo Cristiano
Friday, July 16, 2010

CARACAS. El presidente Hugo Chávez atacó a la iglesia católica luego de que un cardenal criticara su gestión de gobierno. El mandatario trató de “cavernícola” a la institución católica.

Chávez pidió al ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, que revise los privilegios de la iglesia católica en Venezuela, para asegurarse de que son los mismos que gozan otras iglesias.

La contienda entre la entidad católica y el presidente se calentó por las declaraciones del cardenal venezolano Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas, quien consideró que Chávez quiere llevar al país “por el camino del socialismo marxista, que es totalitario, y conduce a una dictadura”.

Por su parte el mandatario tildó al católico de “troglodita” y lo retó a demostrar ante un tribunal que su gobierno viola la Constitución Política.

“Troglodita te dije, troglodita te vuelvo a decir”, repitió Chávez. “Por si no lo entendieron, son unos cavernícolas (…) Habría que exhortarlos a que se quiten la sotana detrás de la cual se esconden cobardemente”, agregó el presidente refiriéndose a un sector de la iglesia.

En un comunicado, la Conferencia Episcopal venezolana mostró su interés en “pasar la página” y “deponer la actitud de confrontación” al mismo tiempo que pidió al gobierno “un entendimiento a pesar de las diferencias de ideas”.

Este enfrentamiento se produce a dos meses y medio de unas importantes elecciones legislativas, en las que el gobierno pretende mantener la mayoría en la Asamblea Nacional.

Chávez, quien se dice católico convencido y considera a Jesucristo el “primer socialista” de la Historia, defiende una Iglesia encarnada en el pueblo y aseguró que no considera al Papa “ningún embajador de Cristo en la Tierra”. “Si en todo caso tuviese Cristo un embajador no es otro que el pueblo”, dijo.

Para la presidenta de la Asamblea Nacional, Cilia Flores, los líderes de la iglesia católica venezolana “han tratado de utilizar la fe de tantos millones de feligreses manipulándolos con la mentira”.