Archivo | 11:07 PM

España se blinda contra la burka

23 Jun

España se blinda contra la burka
Juanjo Robledo
BBC Mundo, Madrid

El burka tradicional afgano es una prenda que raramente se ve en las calles de España.

Casi nadie ha visto a una mujer cubierta con una burka en España pero su prohibición ya se ha acordado.

Este miércoles el Senado español aprobó una moción del Partido Popular (PP) con el apoyo del partido nacionalista catalán Convergència i Unió (CiU) para que se prohíba el uso de esta prenda y del niqab en instalaciones y edificios públicos.

El PP ha logrado que la Cámara Alta aprobara su propuesta para prohibir la burka (la túnica que cubre todo el cuerpo de la mujer) y el niqab (que deja ver los ojos).

El Partido Socialista había pactado con CiU y Esquerra Republicana de Cataluña una enmienda para que no progresara la petición del PP, pero al final CiU y Unión del Pueblo Navarro apoyaron al Partido Popular, lo que permitió que saliera adelante por dos votos.

La moción está pendiente de un nuevo pleno para ratificar los detalles.

El polémico tema saltó al Congreso desde Cataluña donde cerca de una docena de poblaciones ya prohibieron la burka incluyendo a Barcelona.

Expertos, organizaciones no gubernamentales y asociaciones islamistas califican la medida como política y artificial.

¿Cuántas burkas hay?

Comenta Kamal Rahmouni, presidente de la Asociación de Inmigrantes Marroquíes. que

“Hay un millón y medio de musulmanes en España y ¿cuántas burkas hay? Los ayuntamientos catalanes están legislando contra nadie, porque ninguno aporta datos sobre cuántas personas usan burka. Ahora bien, no creo que nadie pueda defender una prenda como ésa, una prenda que para nosotros es lejana y rara, que viene de Afganistán, que es más cultural que religiosa”

Los ayuntamientos catalanes están legislando contra nadie, porque ninguno aporta datos sobre cuántas personas usan burka (Kamal Rahmouni, presidente Asociación de Inmigrantes Marroquíes.)

La polémica catalana saltó al Congreso después de que el ministro de Justicia, Francisco Camaño, anunciara que la futura Ley de Libertad Religiosa que actualmente se redacta “limitará el uso de este tipo de prendas por seguridad y porque no es compatible con la dignidad humana”.

No obstante, desde el gobierno se ha pedido prudencia sobre un tema “complejo” sobre el que aún no se tiene un criterio claro.

Lérida fue la primera ciudad en prohibir el uso de la burka en instalaciones públicas. A partir de allí cada semana se ha ido sumando algún ayuntamiento catalán, entre ellos los de Barcelona y Tarragona. Las principales ciudades catalanas (excepto Gerona) prohibieron la burka y el niqab.

El fantasma de la burka

DEBATE EN AMÉRICA LATINA
Si bien la discusión sobre el velo islámico no ha sido tan fuerte como en Europa, sí ha tenido un leve eco en América Latina.

A finales de mayola presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner se metió al debate criticando la prohibición del uso del velo en Europa. En el III Foro de Alianza de Civilizaciones, Fernández de Kirchner dijo

“no puedo dejar de señalar nuestro rechazo a aquellas legislaciones que impiden que una mujer o un miembro de determinada comunidad religiosa pueda usar sus vestimentas de acuerdo a sus identidades y su religión”.

Un año antes, el velo causó revuelo durante la visita del Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad a Bolivia, cuando inauguró un hospital financiado por su gobierno junto a su par boliviano, Evo Morales.

Hasta ahí todo normal si no fuera porque todas las mujeres vistieron el velo durante la ceremonia. Entonces surgieron denuncias de que habrían sido obligadas a usarlo.

Aunque no se suele ver mujeres con burka en América Latina, el velo es más común. Se considera que habrían más de seis millones de musulmanes en la región, concentrados principalmente en Argentina y Brasil.

Uno de los principales promotores de la medida es el partido nacionalista Plataforma Per Catalunya, liderado por Josep Anglada, quien manifestó comentarios polémicos como:

“Hay que luchar contra la invasión islámica” o “ya somos demasiados”, en relación con la llegada de inmigrantes.

Precisamente Anglada fue el promotor de acabar con el empadronamiento de inmigrantes en el ayuntamiento de Vic, trámite que permite al inmigrante demostrar su estadía en España, entre otras utilidades.

Anglada se defiende señalando que

“el 95% de los ayuntamientos de Cataluña votaría en contra del uso de la burka. Debería estar prohibido no sólo en edificios municipales sino en la calle. Entre otras cosas, porque no se puede identificar a la mujer. Es mejor prevenir a tiempo”.

Su argumento ha sido bien recibido por partidos nacionalistas como CiU o por el Partido Popular.

Para el Movimiento contra la Intolerancia Anglada es un ejemplo de “cómo la ultraderecha ha engatusado a otros partidos”.

Señala Esteban Ibarra, presidente de la ONG que

“Éste es un debate artificial con un interés electoral que está dentro de la tendencia europea de la islamofobia. Le pedimos a los partidos que no caigan en la trampa del populismo xenófobo”,

Un dato relevante, subraya, es que en otoño son las elecciones autonómicas en Cataluña y los partidos están ondeando temas como la prohibición de la burka o el control de la inmigración como banderas de campaña.

¿Qué hacer?

“Prohibir la burka no es una medida útil ni necesaria pero sirve para que la sociedad vea que el Estado controla a los musulmanes”, comenta Ángeles Ramírez, antropóloga de la Universidad Autónoma de Madrid.

La prohibición sigue el ejemplo de otros gobiernos europeos que también se han mostrado contrarios a esta prenda.

Además, afirma, la burka, el niqab y la hiyab (velo) son muy diferentes.

“Primero, porque no hay ninguna mujer con burka en España y, segundo, porque llamando a cualquier velo integral burka, las autoridades consiguen que los ciudadanos lo relacionen con algo negativo, con Afganistán y con el veto a las mujeres”.

En ese sentido, durante el debate de este miércoles en el Congreso el Partido Socialista abogaba por utilizar las herramientas ya existentes como “el Código Penal o la Ley de Violencia de Género para perseguir la burka” y el acercamientos con las comunidades islámicas en España, en lugar de prohibirlo explícitamente.

“La burka es una cárcel de tela para las mujeres. Pero con esta decisión de prohibirlo se está reconociendo una realidad que en España no existe”, señaló Leire Pajín, senadora y secretaria del PSOE.

La Unión de Centros Islámicos y Culturales de Cataluña emitió un comunicado en el que señala que

“no se trata de un problema real de los ciudadanos. Tanto la burka como el niqab no responden a ninguna obligación religiosa sino que en todo caso son costumbres y prácticas culturales de determinadas áreas geográficas”.

Noticias relacionadas

Anuncios

Unidad en el cuerpo de Cristo

23 Jun

Unidad en el cuerpo de Cristo

Introducción

Para poder mantener la unidad del Cuerpo de Cristo, tenes que saber hasta donde aceptas que alguien es cristiano,hasta donde podes aceptar el cristianismo de alguien, hasta donde procurar tener paz con un cristiano y hasta donde procurar mantener la unidad del Cuerpo de Cristo, en el vinculo de la paz del Señor. Única forma posible de mantener la unidad ordenada por El Señor.
Somos cristianos, tenemos santidad,y debemos guardar la santidad que Dios nos ha dado,procurar crecer todo lo posible en esta santidad,guárdandonos del pecado todo lo que podamos,haciendo todo el esfuerzo posible por limpiarnos de nuestras propias concupicencias.
Ademas, somos evangélicos dentro de los cristianos,tenemos una antigua tradicion biblica, nuestras doctrinas procuran acercarse lo mas posible al ideal apostólico, pero recuerda siempre que no estamos en la época de las tierras biblicas, por lo tanto, es posible que algun aspecto no importante de la fe sea distinto en algun cristiano o en alguna comunidad de fe (eclesia)
Recuerda que las “eclesias” tienen un tiempo de madurez, y mientras algunas “eclesias” (comunidades de fe o concilios) van madurando,otras van apostatando y otras van naciendo tambien.
Recuerda cuando Jesus antes de Partir hablo de Juan que iba a permanecer y Pedro seria crucificado y Pedro protesto, y Jesus le dijo que Juan era problema del Señor Jesus, que Pedro deberia seguirlo y dejar esos temas al Señor.
Si alguien va a la cruz es porque asi lo decidio el Señor, nadie debe despreciar al que no es llamado a ser martir. No todos tienen el mismo llamado.
Tampoco todas las culturas ven la mision del mismo modo.Nosotros debemos respetar al que entiende la mision de la Iglesia de algun otro modo,porque hay cosas que no son motivos de division. Lo que si divide es la moral,las doctrinas acerca de la deidad  (adoramos a la Santísima Trinidad),la salvación por Gracia y no por obras, tenemos fuertes  expectativas escatológicas (Jesús vuelve por segunda vez, cielo,infierno,vida eterna), en fin,las doctrinas que hacen a la esencia de Dios, del cristiano y de la Iglesia como cuerpo de Cristo, una santa Iglesia que es universal (católica), apostólica, y evangélica,no debe estar amarrada si o si a la cultura de algún país como lo esta el Catolicismo Romano a la cultura de la Roma medieval. Hay una Iglesia,muchas eclesias,tantas como el Señor disponga para el cumplimiento de sus planes.
Jesucristo es el Señor de la Iglesia y de la Historia. Recuerda que debemos exhortarnos pero en amor,para no caer en la misma tentacion,ya que somos todos seres humanos y estamos firmes porque Jesucristo lo ha determinado.El dia que El nos suelta, nos caemos y nos llevamos todo por delante.Solo El nos sostiene.

Un interesante artículo reflexionado por Carlos Simpson, explica la unidad de esta manera
Un cuerpo productivo y maduro no es un accidente. Es el resultado de obedecer cuidadosamente las instrucciones de Dios. Al observar la voluntad de la cabeza, los miembros se relacionarán adecuadamente y edificarán al cuerpo.

Durante muchos años creí que la unidad de la iglesia debía ser supuesta en términos primordialmente místicos. Pensaba que la Iglesia estaría unida sólo en el cielo; pero he llegado a comprender que el Señor quiere que la unidad sea visible, que esté unida así en la tierra como en el cielo. Jesús dijo que oráramos de esta manera: “Hágase tu voluntad en la tierra…”. Dijo a sus discípulos: “Todo lo que atéis y desatéis en la tierra será atado y desatado en el cielo”. El Señor quiere que la iglesia esté unida en la tierra para que pueda llevar adelante su ministerio en la tierra.

La clase de unidad que debe tener la iglesia para poder cumplir su misión es la de un cuerpo. La meta de la iglesia no es meramente llevar los cristianos al cielo, sino ser la luz del mundo. La responsabilidad de la iglesia no es salir del mundo, sino discipular a las naciones. Las relaciones que deben existir en la iglesia no son de una mera unidad mística sino de una armonía visible. Solamente cuando la iglesia funcione como un cuerpo podrá lograr su meta, cumplir con su responsabilidad y demostrar esas relaciones.

Cuando los cristianos hablan de la unidad de la iglesia a menudo pensamos en la unidad de todos los cristianos. Damos por sentado que ya hemos logrado la unidad en la iglesia local; pero ¿qué clase de unidad tenemos en la iglesia local y en el grupo cristiano que estamos liderando? Si no se trata de la unidad de un cuerpo entonces no podremos ser en la tierra lo que el Señor quiere que seamos.

ACTIVIDADES O RELACIONES

La Biblia nos dice que Cristo es la cabeza de su cuerpo, la iglesia, y que nosotros somos sus miembros. Sin embargo, leer algo en la Biblia no significa “poseerlo”. Las iglesias de hoy, en su gran mayoría, no funcionan como cuerpos en los que todos sus miembros están unidos a la cabeza y entre sí. Me alegro de que mi propio cuerpo no se encuentre en el mismo estado de muchas iglesias; la boca podría empezar a hablar en contra de los oídos y los pies podrían dejar de escuchar a la cabeza.

En resumidas cuentas, lo que tenemos en la iglesia son reuniones y actividades; pero una reunión no es un cuerpo. Mi cuerpo no se reúne una vez por semana; las partes de mi cuerpo están en relación continua. En el caso de la iglesia, ser un cuerpo no significa estar unido todo el tiempo, sino estar relacionado de la manera adecuada.

Si los miembros de la iglesia no se encuentran relacionados unos a otros, las reuniones y actividades no los convertirán en cuerpo, incluyendo las actividades de adorar a Dios y predicar el Evangelio. Hay una diferencia entre un montón de piedras y un edificio; sin una adecuada relación, la iglesia no es más que un conjunto de brazos y piernas. Es la conexión con la cabeza y los demás miembros lo que hace que las partes constituyan un cuerpo.

FUNDAMENTOS DE LA UNIDAD

Para funcionar como un cuerpo, la iglesia debe estar unida por relaciones; sin embargo muchas iglesias de hoy están unidas por cualquier cosa menos relaciones. Algunas están unidas por edificios. Si bien es bueno tener un lindo lugar donde reunirse, el edificio no es la iglesia, el pueblo de Dios lo es.

Algunos cristianos creen que tienen unidad porque comparten las mismas ideas sobre la organización de la iglesia o la liturgia o porque están de acuerdo en ciertos detalles de doctrina, tales como la forma específica de bautismo. Pero si todo lo que nos une son puntos de doctrina no podremos estar unidos a cristianos que piensen de manera diferente de la nuestra; y se destruye nuestra unidad si alguno cambia de idea en algún punto. El único fundamento de unidad verdadero y permanente es reconocer la voluntad de la cabeza de que estemos unidos.

Cuando comenzamos a relacionarnos como miembros de un cuerpo, hay ciertos principios que entran en juego. Quiero presentar siete de ellos, los cuales funcionan como leyes; no como el tipo de ley que debe ser obedecida, sino como la ley de la gravedad, que funciona independientemente a que uno la entienda o no. (¡Aunque entenderla puede resultar de gran utilidad!).

GOBIERNO

La primera de ellas es la ley de gobierno. Podría ser enunciada de esta manera: Entrar en una relación de cuerpo requiere la existencia de una cabeza. Una persona no puede ser miembro de la iglesia mientras no confiese que Jesucristo es Señor. Esto es lo que llamo “el principio de la puerta”; Jesús dijo: “Yo soy la puerta”. La suya es la puerta a la iglesia. Si uno va a incursionar en alguna área, se dirige al principal responsable. Esto es cierto en la familia: si voy a desarrollar una amistad con una familia necesito reconocer al esposo y padre de la misma; si tengo amistad con la esposa de un hombre y no reconozco su autoridad, mi amistad va a ocasionar problemas; si tengo amistad con los hijos, pero no reconozco que sus padres son responsables por ellos, mi amistad los hará peores hijos porque no estará de acuerdo con la educación que le dan sus padres.

No sólo es importante que todos estén relacionados adecuadamente a la cabeza, Cristo, sino que resulta esencial que los miembros del cuerpo se relacionen adecuadamente a las autoridades humanas. Pablo escribe:

  • “Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos. Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos lo que ayudan y trabajan. Me regocijo con la venida de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, pues ellos han suplido vuestra ausencia. Porque confortaron mi espíritu y el vuestro; reconoced, pues, a tales personas”. (1 Co. 16.15-18).

Si yo hubiera ido a la iglesia de Corinto y me hubiera negado a reconocer a Estéfanas diciendo: “Yo reconozco a Dios y no a los hombres”, hubiera estado mal. Pablo dice: “Sométanse a personas como ellos y reconózcanlos”.

HONESTIDAD Y RECONCILIACIÓN

El segundo principio es el siguiente: Para permanecer en unidad hay que caminar en la luz. Caminar en la luz significa decir la verdad el uno al otro, vivir honestamente.

Juan dice:

  • “Si andamos en luz, como El está en luz, tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado” (1 Jn. 1.7).

Eso significa que si andamos en la verdad y en franqueza mutua somos limpiados. Si entiendo este pasaje correctamente, hasta dice que la sangre fluye cuando hay compañerismo. Si aislo un miembro de mi cuerpo o pongo un torniquete en mi brazo, me muero. ¿Por qué? Porque la sangre ha dejado de circular, las impurezas obstruyen el paso, no puede fluir nueva vida.

Lo mismo sucede en el cuerpo de Cristo. Si uno observa un cristiano que está dejando de obrar correctamente, algo que hará es comenzar a separarse del cuerpo: no asistirá a las reuniones, y si uno habla con él no habrá verdadera comunicación.

Para permanecer en comunión uno con otro es necesario andar abierta y honestamente; es por esta razón que la Biblia habla tanto de confesar nuestras ofensas uno a otros. Santiago 5 habla de la sanidad:

  • “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros”.

No podemos saber cómo orar unos por otros si no confesamos nuestras faltas unos a otros; y esto debe ser hecho en la iglesia. Francamente, a muchos nos haría bien confesar nuestros pecados a alguien; si los sacamos a la luz, entonces Dios puede obrar.

Yo he sido educado como bautista, y la mayoría de bautistas y otros protestantes que conozco se han rebelado de tal manera ante la confesión a sacerdotes que practican los católicos, que no se confiesan a nadie, y muchas veces ni siquiera a Dios. Decimos: “Perdónanos nuestras deudas”, pero eso no es una confesión, es un generalización. “Perdóname por esa mentira que dije de Fulano…”, eso es una confesión; si luego vamos y lo confesamos a Fulano, Dios sabe que somos sinceros. Mateo 18 es muy explícito:

  • “Si tu hermano peca, ve a él en privado primero; si no te oyere, toma contigo a otra persona; si no los oyere, dilo a la iglesia”.

Cuántos problemas nos ahorraríamos si los cristianos pusiéramos en práctica Mateo 18. Me atrevo a decir que la mayoría de las divisiones dentro del cristianismo han ocurrido porque no se aplicó Mateo 18.

Mientras estemos divididos no veremos la gracia de Dios obrar perfectamente entre nosotros. Si creemos lo que Dios dice, deberíamos practicar aquello de que:

  • “Si traes tu ofrenda ante el altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano…” (Mt. 5.23).

He tratado de convertir en un hábito aclarar directamente con la persona afectada, cuando escucho que ha dicho algo en mi contra, esto me ha tenido bastante ocupado y no siempre funcionó; pero no estoy libre delante de Dios hasta que no lo intenté.

La Biblia dice: “Si no perdonáis, no seréis perdonados”. Necesitamos tomarlo seriamente, si no nos estamos engañando a nosotros mismos. Especialmente como líderes, debemos practicar la reconciliación lo mejor que podemos.

HUMILDAD

La tercera ley es la de humildad: Se requiere humildad de corazón para la armonía y el éxito. Romanos 12.10 dice: “En cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros”. Este es un versículo difícil de practicar, ¿cuántos de nosotros estamos más contentos cuando un hermano o una hermana es honrado que cuando lo somos nosotros? A menudo pensamos: “Bueno, si lo conocieran como yo lo conozco, no hubieran dicho tal cosa”.

1 Pedro 5.5-6 dice:

  • “Jóvenes, estad sujetos a los ancianos….Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte cuando fuere tiempo”.

Humíllense y El los exaltará. Exáltense y El los humillará.

Las contiendas están directamente relacionadas al orgullo. Un cuerpo que funciona es aquél en que cada miembro sirve al cuerpo y no sólo a sí mismo. Servir a otros miembros es una evidencia directa de humildad.

FIDELIDAD

La cuarta ley es la de la fidelidad: Un incremento en la responsabilidad del cuerpo exige fidelidad a la responsabilidad. Esto significa lo siguiente: En un cuerpo, si una persona va a ser promovida, debe serlo en base a su fidelidad en lo que se le ha pedido que haga. De no ser así, el cuerpo dejará de funcionar.

Lucas 16.10-12 dice:

  • “El que es fiel en lo poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?”.

Podemos observar tres partes en esta ley de la fidelidad: fiel en lo muy poco, fiel en las riquezas, fiel en lo ajeno.

Cuando vemos gente que en el cuerpo no se está desempeñando bien, comprobaremos que estas leyes han sido violadas.

La Biblia dice que no se debe tomar a cualquier persona (un novato), no sea que se llene de soberbia y caiga en la trampa del enemigo. Una persona debe comenzar sirviendo, especialmente, en pocas y pequeñas cosas. Por ejemplo, una persona que recién se ha convertido al Señor viene a mí:

–¿Has conocido a Jesús? ¡Eso es maravilloso! ¿Podrías acomodar las sillas para el próximo domingo a la mañana? –le digo.

–¿Sillas? –me contesta–. Siento el llamado de Dios y estoy listo para ser un apóstol.

–¿Podrías acomodar las sillas?

–El mundo está perdido. Quiero ir a alguna parte a predicar. ¡Gloria a Dios!

–Hermano, acomodemos las sillas y los himnarios. –le pido.

–Alabado sea Dios, si tuviéramos fe, no necesitaríamos himnarios. –responde.

Cuando voy a la iglesia el domingo y las sillas no están en orden ni los himnarios tampoco, le digo:

–Hermano, ¿qué pasó con las sillas?

–Bueno, no me sentí guiado a hacerlo. Estuve orando y buscando a Dios.

Ahora, qué pasa si más tarde tengo una reunión con los ancianos y alguien dice:

–Necesitamos a alguien que haga este trabajo más grande, ¿qué tal Fulano?

–Bien, no acomodó las sillas –respondo.

–Puede que no se haya visto motivado por eso. Démosle una tarea más importante, tal vez la haga.

¿La hará? No. Fiel en lo poco, fiel en lo mucho. Infiel en lo poco, infiel en lo mucho. ¿Quién dijo esto? Jesús mismo.

Cuando Jesús escogió a sus discípulos, los inició desde abajo, no desde arriba. Envió a Pedro a recoger el dinero por los peces; encargó a sus discípulos que buscaran un asno y alistaran la habitación para la cena. Ellos sirvieron. Fueron fieles.

GRACIA

La quinta ley es la de la liberalidad: Para aumentar la gracia de Dios se requiere gracia. Si yo deseo mayor gracia, debo tenerla yo también.

Cuando María derramó su perfume a los pies de Jesús, éste reprendió a los que la criticaban; a sus ojos, el amor que ella había mostrado merecía ser recordado dondequiera que se predicara el evangelio (Mt. 14.9).

Proverbios 11.25 dice: “El hombre generoso será prosperado”. La generosidad es parte del modo de vida cristiano. Pablo envió a Tito a los corintios para que “acabe esta obra de gracia” entre ellos, para producir gracia en ellos (2 Co. 8.6).

Cuando hay mezquindad y tacañería en la iglesia, la rueda puede girar, pero hay fricción. La gracia es el aceite que suaviza todo.

Me relaciono con todo tipo de grupos cristianos y encuentro que los más generosos son aquéllos que poseen una mayor revelación de Jesucristo; y no siempre los más “religiosos”. Como pastor, lo que quiero ver en un grupo de personas es que haya una actitud de gracia en todas las relaciones.

FRUTO

La sexta ley es la de fruto: Lo que alguien recibe lo debe transmitir. “A quien mucho le es dado, mucho se le requerirá”. En Juan 15, Jesús dice: “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos”. Fruto es reproducción.

“Toda rama debe llevar fruto o será cortada”, dice Jesús. Una persona podrá no llevar fruto el primer o segundo o tercer año, pero tarde o temprano tendrá que producir; tiene que llegar a decir: “Señor, aquí esta lo que me diste, y aquí lo que hice con ello”.

Los pastores deben esperar que la gente lleve fruto. Llevar fruto no es una posición en la iglesia sino llevar gente al Reino de Dios.

RESPONSABILIDAD

El séptimo principio es la ley de administración: Uno debe aceptar responsabilidad y control sobre lo que produce.

Hace varios años nuestra iglesia comenzó a crecer. La mentalidad de la vieja iglesia era que al pastor le sucedía como a “aquella madre que tenía tantos hijos que no sabía qué hacer”. Yo predicaba y cada domingo había personas que nacían de nuevo y eran llenadas del Espíritu; pero allí quedaban, como niños abandonados a la puerta del orfanato. Con otras tres o cuatro personas estábamos a cargo del seguimiento. Mi oración era: “Señor, envía un avivamiento; pero si lo haces, moriré”.

El Señor me mostró que yo no tenía que hacerme cargo de una generación tras otra de hijos espirituales, sino que todos en la iglesia debían aprender al menos un cierto grado de responsabilidad espiritual por los nuevos miembros, especialmente los que ellos mismos traían.

¿Qué sucedería con los matrimonios jóvenes si los abuelos criaran a sus hijos en su lugar? La idea es que los padres eduquen a sus hijos para que ellos a su vez maduren y puedan educar a los suyos a su debido tiempo.

Creo que la iglesia ha criado a muchos “dependientes”. Algunos cristianos han llegado a los 40 años de edad y nunca han sido capaces de asumir alguna responsabilidad de ayudar a otros cristianos a crecer y madurar. Una de las prioridades que debe tener un pastor al edificar al cuerpo de Cristo es preparar a sus miembros para esta responsabilidad.

Un cuerpo productivo y maduro no es un accidente. Es el resultado de obedecer cuidadosamente las instrucciones de Dios. Al observar la voluntad de la cabeza, los miembros se relacionarán adecuadamente y edificarán al cuerpo. Un cuerpo en funcionamiento podrá después dedicarse a hacer Su Voluntad en la tierra así como en el cielo.

© Pastoral Renewal. Usado con permiso. Apuntes Pastorales, Vol. III, número 4.

CUANDO SURGEN PREGUNTAS

23 Jun

David Wilkerson Today

WEDNESDAY, JUNE 23, 2010

CUANDO SURGEN PREGUNTAS

“Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Y
vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se
conviertan en pan” (Mateo 4:2-3).

En el momento en que Jesús era físicamente vulnerable, el diablo trajo su
primera tentación.

No había pecado en tener hambre. Así que, ¿cuál era el asunto aquí?
Satanás estaba desafiando a Jesús: “Si eres completamente Dios, entonces
tienes el poder de Dios en ti. Y ahora mismo, estás en una situación muy
dura. ¿Por qué no usas el poder que Dios te ha dado para librarte a ti mismo?
¿No te dio Él dicho poder para ver si lo usarías correctamente?”.

Acá tenemos una de las tentaciones más insidiosas que enfrenta el verdadero
pueblo de Dios. Como Jesús, el ejemplo, usted tiene una pasión por Dios. Ha
decidido rendirse a Él con todo su corazón. Luego el Señor lo lleva a
experimentar el desierto y, luego, surgen preguntas. Usted comienza a
desorientarse y duda sobre el propósito eterno de Dios en su vida. Y mientras
trata de orar y obtener la victoria, las tentaciones de Satanás parecieran ser
más feroces que nunca.

El enemigo quiere que usted viva independientemente del Padre. El diablo dice:
“Tu sufrimiento no es de Dios. No tienes que pasar por esto. Tienes el poder
de Dios en ti, por el Espíritu Santo. Di la palabra, libérate a ti mismo.
Satisface tu propia hambre”.

La primera artimaña de Satanás fue crear un fracaso del poder. Esperaba que
Dios no honrase el clamor de Jesús por pan, si lo hubiera pedido. Si el poder
del cielo fallara, entonces Cristo dudaría de su divinidad y se alejaría de
su propósito eterno en la Tierra. Segundo, Satanás sabía que Jesús fue
enviado para hacer sólo lo que el Padre le dijo. De modo que se propuso
convencer a Cristo a que desobedezca por su propio bienestar. De esa forma, si
Jesús usaba su poder ahora, para evitar el sufrimiento, podría hacer lo mismo
luego, para evitar la cruz.

Así que, ¿cómo respondió Jesús a la tentación del diablo? “Escrito
está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la
boca de Dios” (Mateo 4:4). Cristo dijo, en esencia: “Mi venida a la Tierra
no tiene que ver con mis necesidades, dolores, heridas o comodidad física. He
venido a dar a la humanidad, no a salvarme a mí mismo”.

Aun en ese nivel de sufrimiento, Jesús no perdió de vista su propósito
eterno. Y si nuestro Señor aprendió dependencia y compasión a través de una
experiencia en el desierto, nosotros también.

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/8939

“Yo soy el que soy” (el Yahvismo)

23 Jun

“Yo soy el que soy” (el Yahvismo)

La historia es muy conocida. Dios habla a Moisés desde una zarza que arde y lo llama a volver a Egipto y liberar a su pueblo (3:7-10). Moisés le hace dos preguntas a Dios: primero, “¿Quién soy yo para esa tarea tan difícil?” y Dios responde, en efecto, “Lo importante no es quién eres tu. Yo estaré contigo, ¡eso es lo importante!” (3:11-12). Entonces Moisés hace una segunda pregunta: “Cuando el pueblo me pregunta cuál es tu nombre, ¿qué responderé?”(3:13). A esa pregunta, Dios contesta que “Yo soy el que soy”, y Moisés tiene que anunciar a los hebreos que “Yo soy me envió a vosotros” (3:14).

Esta respuesta de Dios me parece sumamente interesante y un poco extraña. A la pregunta de Moisés, “¿Quién eres tú, y cómo te llamas?”, el Señor responde, “Yo soy yo, y mi nombre es ‘Yo soy'”. En efecto, Dios parece rechazar la pregunta de Moisés. Si alguien me pregunta quién soy y cómo me llamo, y contesto “Yo soy yo y me llamo yo”, la persona quedará sin saber quién soy. Al negarse a nombrar como Moisés pide, Dios está diciendo que ninguno de los nombres conocidos (Edonay, El, , Elojím, El Shaday etc.) corresponde a la realidad de él. Este Dios no es uno más entre los demás dioses, quizá el mayor entre ellos, sino que es cualitativamente distinto, sui géneris, incomparable y sin otros comparables a él. También implica que el verdadero Dios no se puede encasillar en títulos o fórmulas teológicas. Él rompe todos los moldes habidos y por haber.

Esto nos señala que, a diferencia de los ídolos, la realidad de Yahvéh es demasiado grande para la comprensión humana. En palabras de Karl Barth, cuando Dios se revela siempre se esconde a la vez; cuando se descubre se encubre, lo que también revela su trascendencia más allá aun de su propia revelación. Ninguna revelación de Dios agota todo lo que es él, pero su revelación es siempre suficiente para que le sigamos en su camino de salvación en la historia humana.

Cabe aquí la pregunta, ¿no conocía Moisés ya al verdadero Dios? Al llamarlo desde la zarza, Dios le dijo a Moisés, “Yo [soy] Eloah de tu padre y de Abraham, Isaac y Jacob” (3:6). Esa denominación, de por sí significativa, le da a Dios un “apellido” histórico y cultural que lo señala como el Dios de la historia de la salvación. Todo eso es sumamente importante. Pero antes de esta revelación a Moisés, los hebreos, igual que no tenían una identidad nacional, tampoco tenían una visión unificada de Dios y una revelación de su Nombre propio. Sólo tenían nombres regionales de Dios, aparentemente tribales, como “el Temor de Isaac” (Gn 31:42 hebr.) o “el Fuerte de Jacob” (Gn 49:24 hebr.). Entonces, ¿con cuál de todos esos nombres debía ir Moisés a su pueblo? Y la respuesta de Dios: ¡con ninguno! Dios es quien es, más allá de todos esos nombres o toda definición.

El nombre “Yahvéh”, derivado del “yo soy” (primera persona en 3:14 y tercera persona en 3:15,16, según el contexto), se consideraba tan sagrado, que en ciertas épocas y bajo ciertas circunstancias se prohibía pronunciarlo en voz alta. Entonces al ver escrito el nombre “Yahvéh”, pronunciaban algún circunloquio para el nombre de Dios, especialmente “Edonay” (Señor) pero también “Shem” (nombre) o “Memra” (palabra, dicho) y otros. Y como en el hebreo antiguo sólo escribían las consonantes, dejando las vocales por entenderse, con el tiempo algunos eruditos combinaban las consonantes de JHVH (transliteración variante de YHVH) con las vocales de esos otros nombres, como Edonay, para producir el nombre hibrido, JeHoVaH, intercalando las vocales de Edonay (minúsculas) entre las consonantes de JHVH (mayúsculas). Por supuesto, tal nombre no existe en el idioma hebreo ni aparece en el Antiguo Testamento.

El idioma hebreo tiene dos características muy interesantes que afectan el significado de la auto-designación de Dios como “yo soy el que soy”. Primero, el hebreo no distingue entre los verbos “ser” y “estar”, de modo que “yo soy” significa también “yo estoy”. Segundo, en el hebreo la forma del verbo presente es idéntica con la del futuro, así que “yo soy” es igual que “yo seré”. Eso da gran riqueza al significado del “yo soy el que soy”.

Antes de revelar este nombre suyo, cuando Moisés dudaba sobre sus calificaciones para esta tarea, Dios le dijo a Moisés “Yo estaré contigo” (3:12). El verbo en esta frase es exactamente igual que en el “yo soy el que soy” del v.14, y aquí el sentido es obviamente futuro, con el significado de “estar”. Entonces, en el contexto de la dura misión a la que Yahvéh le está llamando a Moisés, podríamos interpretar 3:14 como “yo soy y seré él que siempre estará contigo. Te estoy llamando a un proyecto difícil y peligroso, pero adelante, estaré marchando a tu lado”.

Este es el sentido del nombre, “Emanuel: Dios con nosotros”, tanto en tiempos de Isaías, para un hijo de Acaz (Is 7:13-16) como en su plena realización en Jesús de Nazaret (Mt 1:22). El evangelio de Mateo, que comienza con ese nombre, termina con la misma promesa: “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta en fin del mundo” (Mt 28:20). Tenemos la misma verdad en otros términos en Jn 1:14: “El Verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros”. En el Nuevo Testamento la encarnación de Dios mismo en carne humana es el cumplimiento definitivo del Yahvismo. Y en ese “final del mundo”, de que habló Jesús, “él, Dios-con-ellos, será su Dios” (Ap 21:3 BJ; griego).

Todo este trasfondo favorece el tiempo futuro del nombre divino: “Yo seré el que seré”. En vez de contestar la pregunta de Moisés y revelar su Nombre de antemano, Dios le dice, “Lánzate al camino, marcha conmigo en nuestro proyecto de liberación, y poco a poco, sobre la marcha, irás viendo quien soy”. Dios es Dios de acción, y lo conocemos en su actuar, y eso cuando nosotros mismos estamos actuando con él. La vida es como una serie de estaciones decisivas, en cada una de las cuales Dios se revela y así vamos conociéndolo. Sobre la marcha, Dios nos revela ese “Nombre” que pedía Moisés. Pero no de antemano, por anticipado.

Más adelante, cuando un desesperado Moisés insistió en ver la gloria de Dios, la primera respuesta que Dios le dio fue, “Yo mismo iré contigo” (Ex 33:14 NVI) y le prometió una nueva revelación de su Nombre Yahvéh (33:19, shem YHVH), pero aun así, ningún ser humano puede ver el rostro de Dios (ver Dios de frente, por adelantado). Entonces Dios pone a Moisés en la hendidura de una peña y le cubre con su mano divina mientras pasaba su gloria. Entonces, después de haber pasada la gloria, Dios quita la mano y Moisés ve las espaldas de Dios. Moisés no pudo venir a Dios venir, pero después, en esta estación de su peregrinaje con Dios, pudo ver que Dios había pasado. Y así también, sobre la marcha de nuestro peregrinaje con Dios, nosotros vamos paso a paso conociendo a Dios como el “yo seré el que seré”, en el actuar libre del Dios del futuro. Nuestro conocimiento de Dios no es a priori sino a posteriori, después de haber caminado con él.

Es importante recordar que este Yahvéh era Dios de un pueblo nómada y el pueblo lo adoraba en un tabernáculo portátil, que era su morada. El arca del pacto tenía cuatro anillos de oro, y cuatro palos de madera de acacia para insertar en los anillos y llevarlo en el mover constante del pueblo. A diferencia de los ídolos de pueblos sedentarios, como era Baal para los cananeos. Yahvéh mismo, igual que su pueblo, era un Dios nómada, siempre en marcha, que iba adelante. Cuando el pueblo se estableció en Caanán, y se hizo sedentario y agrícola, la lucha del Yahvismo fue la de mantener el espíritu nómada. Al construirse el lujosísimo templo de Salomón, que por supuesto no era nada portátil, Dios ordenó que dentro del lugar santísimo los palos se dejaran puestos en sus anillos, aun cuando se proyectaban incómodamente por las cortinas del lugar santísimo (1R 8:7-8; 2Cr 5:7-9 NVI). Como peregrinos que somos, debemos estar siempre con las botas puestas (con los palos puestos dentro de los anillos de oro) para volver a la marcha.

Cualquier “dios” que se pueda definir de antemano no es Yahvéh sino un ídolo. Yahvéh es el Dios de constantes sorpresas, él Dios que nos llama a tener el espíritu nómada y aventurero de Abraham y Sara y a lanzarnos por fe a proyectos de salvación y justicia como fue el de Moisés. La presencia del impredecible “yo seré el que seré” no nos permite estacionarnos ni estancarnos. Jesús, el Dios-con nosotros, es “el pescador de otros mares” que nos llama a esa gran aventura que se llama la fe.

Para concluir, debemos observar que todo este relato tiene una finalidad misionera. Se recalca antes y después de la revelación del Nombre que Dios está llamando a Moisés para liberar al pueblo. De eso se trata aquí, no sólo de visiones místicas o de profundizaciones teológicas. Dios no se revela para darnos lujos de experiencias espirituales. Cuando el divino “yo seré el que seré” nos encuentra en el camino, nos llama a lanzarnos con él a un camino de fe y valentía en cumplimiento de su voluntad. En palabras de Jesús, nos llama a buscar el reino de Dios y su justicia.
Visto aca

¿Vida extraterrestre?

23 Jun

Por Martín Bonfil Olivera

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 23 de junio de 2010

El pasado 3 de junio, la NASA publicó un boletín que causó extrañeza e incredulidad: informaba que la misión de exploración planetaria Cassini había descubierto evidencia que podría indicar que existe vida extraterrestre en Titán, la luna más grande de Saturno (la única luna en el sistema solar con una atmósfera densa y el único cuerpo, aparte de la Tierra, que tiene cantidades grandes y estables de líquidos sobre su superficie). ¿Será posible?

Vayamos por partes. Desde que nos dimos cuenta de que la Tierra no es distinta del resto del universo, sino que está regida por las mismas leyes de la física y la química que cualquier otro cuerpo celeste, nos hemos preguntado si habrá vida en otros mundos. Y, en caso de haberla, qué tan distinta será.

La vida en la Tierra surgió hace unos 3 mil 500 millones de años: sólo mil millones de años después de la formación del planeta. Esto sugiere que, en las condiciones adecuadas, la vida surge más o menos rápidamente, cosmológicamente hablando.

El consenso entre la comunidad de especialistas –los astrobiólogos o exobiólogos– es que donde haya condiciones similares a las que permitieron la aparición de vida en nuestro planeta (compuestos de carbono, agua, una temperatura que permita que ésta exista en estado líquido, una atmósfera protectora…) la vida debería desarrollarse con relativa facilidad.

Pero hay otras posibilidades. En 2005 el astrobiólogo Chris McKay, del Centro de Investigación Ames de la NASA, había propuesto que en Titán, cuya atmósfera consta de nitrógeno con un poco de metano, hidrógeno e hidrocarburos, y donde hay lagos de metano líquido, podría haber formas de vida –probablemente de tipo microbiano– que estuvieran basadas no en agua, como en la Tierra (en Titán con su temperatura superficial de menos 179 grados centígrados, ésta sería sólida), sino precisamente en el metano líquido. Dichos organismos, predijo McKay, podrían utilizar acetileno e hidrógeno de la atmósfera para hacerlos reaccionar químicamente y producir metano, liberando así la energía necesaria para vivir, del mismo modo que los organismos terrestres, basados en agua, usamos compuestos orgánicos y oxígeno para obtener energía.

El boletín de la NASA habla, precisamente, de la publicación de dos artículos en las revistas Icarus yJournal of Geophysical Research donde se reporta que los espectrómetros del satélite Cassini habían detectado que las moléculas de hidrógeno, contrariamente a lo esperado, descienden por la atmósfera y desaparece al llegar a la superficie, y que ésta hay menos acetileno del que debería haber (aunque en realidad el primer dato, a diferencia de la cantidad de acetileno, no fue observado directamente, sinoinferido a partir de modelos computacionales, y tendrá que ser confirmado). Ambos fenómenos coinciden justo con lo que sucedería si estuvieran presentes organismos como los predichos por McKay.

¿Es esto prueba de que hay formas de vida completamente novedosas en Titán? No, aunque es una fascinante posibilidad. Lo más probable es que haya otras causas meramente químicas. Pero si algo nos enseña la ciencia es a estar abiertos a nuevas posibilidades. Con suerte, algún día las hipótesis de los astrobiólogos podrían verse confirmadas, y entonces nuestra concepción del universo se verá radicalmente transformada.

La ciencia por gusto

¿Cómo lo hacemos?

23 Jun

¿Cómo lo hacemos?

En el libro de Malaquías el pueblo presenta varios interrogantes y Dios le da respuesta a cada uno…

Malaquías 1:2-3 dice:

“Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste?…?”
Sabemos con certeza cuánto nos amó Dios leyendo 1 Pedro 1:18-20…

“…fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir… con la sangre preciosa de Cristo como de un cordero sin mancha y sin contaminación ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros”
Malaquías 1:6-8 dice:

“… y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto?…”
Sabemos como honrar a Dios leyendo Romanos 12:1…

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”
Malaquías 2:17 dice:

“Habéis hecho cansar a Jehová con vuestras palabras. Y decís: ¿En qué le hemos cansado? En que decís: Cualquiera que hace mal agrada a Jehová, y en los tales se complace; o si no, ¿dónde está el Dios de justicia?”
Sabemos de qué manera agradar a Nuestro Dios leyendo Colosenses 1:10…

“Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” (Colosenses 2:20)
Malaquías 3:13-14 dice:

“Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová?”
Sabemos que servir al Señor no es cosa vana leyendo Colosenses 3:23-24…

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís”
Ellos decían que Dios era su Señor, pero el Señor debía decirles…

“El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? Y si soy señor, ¿dónde está mi temor? … Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?… Habéis además dicho: ¡Oh, que fastidio es esto! Y me despreciáis… y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano?” (Malaquías 1:6, 13)
Ellos urgentemente necesitaban hacer lo que dice Malaquías 1:9

“Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero ¿cómo podéis agradarle si hacéis estas cosas?…”
Cuando servimos a Dios verdaderamente, esto se pone de manifiesto…

“Entonces os volveréis y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve” (Malaquías 3:18)
¿En qué posición nos encontramos hoy?… Si no vemos la diferencia es el momento de tomar las decisiones correctas para colocarnos en el camino del servicio correcto…

“Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios” (1 Corintios 4:1)
Recordemos: Sirvamos al Señor como corresponde que El sea servido…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Experiencia Pentecostal Intercultural

23 Jun