Archivo | 1:39 PM

Recordarnos…

19 Jun

Recordarnos…

“Cada uno tiene el máximo de memoria para lo que le interesa y el mínimo para lo que no le interesa” (Arthur Schopenhauer)

“Mi memoria es magnífica para olvidar” (Robert Louis Stevenson)

¡Cuánto necesitamos refrescarnos la memoria en casi todos los temas de la vida!

Hay cosas que recordamos fácilmente, no necesitamos que nos enseñen, y nunca nos olvidamos de aplicarlas y reproducirlas… y generalmente no son buenas cosas…

Personalmente nunca me olvido de quejarme, de criticar, de ver lo negativo de las cosas. Tampoco me olvido del rencor y de la murmuración. ¡Pero cómo necesito que me recuerden en cuanto al perdón, al amor y a las buenas acciones! Siempre es un ejercicio doloroso practicar estas últimas…

El Señor Jesucristo no sufrió estas falencias ya que en él no hubo pecado, pero tuvo que recordarles a sus discípulos, y por consiguiente a nosotros, varias enseñanzas…

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia…” (Mateo 6:33a)
“No juzguéis, para que no seáis juzgados, porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen” (Mateo 7:1-6)
Lucas 6:37-38 clarifica aún más este concepto:

“No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”
No podemos negar que vamos por la vida sufriendo heridas y afligiéndolas a otros. Raspándonos y arañando. A veces son roces superficiales… otras son dentelladas que necesitan curaciones profundas o cirugía reparadora…

¿Por qué nos cuesta tanto recordar que no somos mejores que los demás, que nos equivocamos y erramos tanto o más que otros?

Leamos Gálatas 5:13-15:

“Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros”
Cuando nos encontremos tentados de juzgar y criticar, pensemos en Proverbios 10:12:

“El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas”
Alguien dijo: “Las mentes brillantes manejan ideas; las mentes corrientes hablan de actualidades; las mentes mediocres hablan de los demás.”

Marco Aurelio dijo: “No permitas que tu memoria se enajene de las cosas que tienes, sino de las que te hagan falta”

¿Qué nos hace falta? Aprender más del Señor y de su Palabra:

“Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos” (Hebreos 2:1)
Recordemos: Mientras más repasemos lo que Dios nos dice, menos olvidaremos sus enseñanzas…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios

El Cuarto Mandamiento y los Deberes de los Hijos Hacia sus Padres

19 Jun

Amigos, continuamos nuestro repaso del cuarto mandamiento en estas vísperas del día que el comercio y el negocio han determinado deben dedicarse a los padres. Podemos leer en El Catecismo de la Iglesia Católica con  claridad acerca de los deberes que los hijos tienen para con sus padres. Veamos:


2214 La paternidad divina es la fuente de la paternidad humana (cf Ef 3, 14); es el fundamento del honor debido a los padres. El respeto de los hijos, menores o mayores de edad, hacia su padre y hacia su madre (cf Pr 1, 8; Tb 4, 3-4), se nutre del afecto natural nacido del vínculo que los une. Es exigido por el precepto divino (cf Ex 20, 12).

2215 El respeto a los padres (piedad filial) está hecho de gratitud para quienes, mediante el don de la vida, su amor y su trabajo, han traído sus hijos al mundo y les han ayudado a crecer en estatura, en sabiduría y en gracia. “Con todo tu corazón honra a tu padre, y no olvides los dolores de tu madre. Recuerda que por ellos has nacido, ¿cómo les pagarás lo que contigo han hecho?” (Si 7, 27-28).

2216 El respeto filial se expresa en la docilidad y la obediencia verdaderas. “Guarda, hijo mío, el mandato de tu padre y no desprecies la lección de tu madre […] en tus pasos ellos serán tu guía; cuando te acuestes, velarán por ti; conversarán contigo al despertar” (Pr 6, 20-22). “El hijo sabio ama la instrucción, el arrogante no escucha la reprensión” (Pr 13, 1).

2217 Mientras vive en el domicilio de sus padres, el hijo debe obedecer a todo lo que éstos dispongan para su bien o el de la familia. “Hijos, obedeced en todo a vuestros padres, porque esto es grato a Dios en el Señor” (Col 3, 20; cf Ef 6, 1). Los niños deben obedecer también las prescripciones razonables de sus educadores y de todos aquellos a quienes sus padres los han confiado. Pero si el niño está persuadido en conciencia de que es moralmente malo obedecer esa orden, no debe seguirla.

Cuando se hacen mayores, los hijos deben seguir respetando a sus padres. Deben prevenir sus deseos, solicitar dócilmente sus consejos y aceptar sus amonestaciones justificadas. La obediencia a los padres cesa con la emancipación de los hijos, pero no el respeto que les es debido, el cual permanece para siempre. Este, en efecto, tiene su raíz en el temor de Dios, uno de los dones del Espíritu Santo.

2218 El cuarto mandamiento recuerda a los hijos mayores de edad sus responsabilidades para con los padres. En la medida en que ellos pueden, deben prestarles ayuda material y moral en los años de vejez y durante sus enfermedades, y en momentos de soledad o de abatimiento. Jesús recuerda este deber de gratitud (cf Mc 7, 10-12).

«El Señor glorifica al padre en los hijos, y afirma el derecho de la madre sobre su prole. Quien honra a su padre expía sus pecados; como el que atesora es quien da gloria a su madre. Quien honra a su padre recibirá contento de sus hijos, y en el día de su oración será escuchado. Quien da gloria al padre vivirá largos días, obedece al Señor quien da sosiego a su madre» (Si 3, 2-6).

«Hijo, cuida de tu padre en su vejez, y en su vida no le causes tristeza. Aunque haya perdido la cabeza, sé indulgente, no le desprecies en la plenitud de tu vigor […] Como blasfemo es el que abandona a su padre, maldito del Señor quien irrita a su madre» (Si 3, 12-13.16).

2219 El respeto filial favorece la armonía de toda la vida familiar; atañe también a las relaciones entre hermanos y hermanas. El respeto a los padres irradia en todo el ambiente familiar. “Corona de los ancianos son los hijos de los hijos” (Pr 17, 6). “[Soportaos] unos a otros en la caridad, en toda humildad, dulzura y paciencia” (Ef 4, 2).

2220 Los cristianos están obligados a una especial gratitud para con aquellos de quienes recibieron el don de la fe, la gracia del bautismo y la vida en la Iglesia. Puede tratarse de los padres, de otros miembros de la familia, de los abuelos, de los pastores, de los catequistas, de otros maestros o amigos. “Evoco el recuerdo […] de la fe sincera que tú tienes, fe que arraigó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y sé que también ha arraigado en ti” (2 Tm 1, 5).

Por favor, continúa leyendo acerca de los deberes que tienen los padres para con los hijos aquí.

La Mirada de Dios

19 Jun
  • Habéis sido comprados por precio. 1 Corintios 6:20.
  • Ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.Romanos 8:39.


La Mirada de Dios

Muchos cristianos se sienten insatisfechos consigo, vulnerables a las críticas y a la duda, con una inmensa necesidad de ser amados, aceptados y perdonados. De hecho, si nuestra identidad sólo está basada en la imagen que tenemos de nosotros mismos y que damos a los demás, buscaremos valorizarnos.

Pero, ¿quién nos dará la verdadera paz interior y liberadora? Sólo Dios puede hacerlo, porque su mirada sobre sus hijos es una mirada de amor y comprensión. Él da su amor libre e incondicionalmente. No soy digno de él, no lo merezco, pero es una realidad. Gracias a la obra de Cristo en la cruz tengo un precio inestimable para Dios. No necesito tratar de probar mi valor, pues Él me ama tal como soy. Mi verdadera identidad está fundada en lo que Dios hizo de mí, es decir, su hijo.

¿Cuál es la clave de la plenitud y de la libertad del creyente? Verme como Dios me ve, ser consciente de lo que Él piensa de mí y… creerle. Nos amó cuando aún éramos pecadores y nos perdonó totalmente a causa de Cristo. Nos creó para ser dependientes de él y para que tengamos felices relaciones con los demás.

¿Cómo vivir en función de esa realidad? Leyendo frecuentemente las afirmaciones que Dios nos da en su Palabra; juzgando los pensamientos que manifiestan mi egoísmo y orgullo, pensamientos incompatibles con lo que él es y lo que hizo de mí; dejando que su amor dé forma a mi vida y la llene.

¿Qué le pasa al alcohol cuando el vino se transforma en vinagre?

19 Jun

Vino y vinagreMuy sencillo. Desaparece porque lo que se convierte en vinagre es el alcohol. Pero hasta las respuestas simples, como ésta, esconden una historia interesante. Hay dos procesos en juego cuando el alcohol del vino se transforma en vinagre. El primero es relativamente insignificante. El etanol, el alcohol de las bebidas, reacciona con el oxígeno y forma el ácido acético, una solución diluida a la que llamamos «vinagre». Hasta cierto punto, esto sucede porque el vino no está en contacto durante demasiado tiempo con el oxígeno. Lo que realmente convierte el vino en vinagre es la contaminación provocada por una bacteria llamada Acetobacter aceti

Esta bacteria tan común produce una enzima que convierte el etanol en ácido acético. Se encuentra en las uvas que se usan para elaborar vino, pero el origen más habitual para propagarla polución es la mosca de la fruta. Ésta es la razón por la que muchos vinicultores se toman tantas molestias a la hora de mantener alejados estos pequeños bichos de sus mezclas de vino en fermentación. Una vez las bacterias Acetobacter han tomado posesión, empiezan a multiplicarse y muy pronto ya habrá surgido una sustancia gelatinosa a base de celulosa que se llama «madre de vinagre». En Filipinas, esta gelatina se considera una exquisitez. Hay un típico postre filipino, la «nata de coco» o «nata de piña», que se prepara mezclando la celulosa de la bacteria con azúcar.
En general, la transformación del alcohol del vino en ácido acético no es deseable. Pero a veces si lo es. El vinagre de vino es un famoso producto para gourmets. Se prepara introduciendo madre de vinagre dentro del vino para favorecerla producción del ácido. Hay mucha gente que prefiere el vinagre de vino al vinagre normal porque, además del ácido acético, tiene múltiples componentes de sabor que se produjeron en la fermentación original.

A pesar de esto, es posible hacer vinagre sin usar vino. El etanol se puede confeccionar a partir del etileno, que a su vez está hecho de petróleo. El etanol se convierte en ácido acético por reacción con el oxígeno; se fabrica una gran cantidad de ácido acético a escala industrial siguiendo este método. Si diluimos el ácido acético en agua a una concentración del 5 %, obtenemos vinagre. Si lo único que tienes intención de hacer con la mezcla es limpiar las botas o aliñar las patatas fritas, será suficiente. Pero si has invitado a cenar a unos amigos, mejor ponles vinagre de vino en la ensalada. Y para los postres, ¿por qué no aprovechas y les sorprendes con una «nata de coco»?

¿Es fundamental para el ser humano la religión?

19 Jun

Muchos científicos juzgan que la religión es básica para el hombre. El antropólogo Bronislaw Malinowski escribió:

“La religión da esperanza de inmortalidad y medios rituales para lograrla; revela la existencia de Dios o de la Providencia e indica cómo lograr una comunión; afirma el sentido del mundo y de la vida; y, mediante los sacramentos, permite que el hombre obtenga una mayor plenitud de vida. La religión hace dueño de su destino al hombre, así como la ciencia le da dominio sobre las fuerzas de la naturaleza.”

La religión ofrece una respuesta al miedo a lo desconocido, que parece ser un rasgo humano esencial.

El filósofo André LaCocque señala:

“El hombre es un ser que se preocupa.”

Sin duda, el sentido de asombro ante la fuerza y hermosura de la naturaleza es intrínseco a la fe religiosa. Las revelaciones espirituales han dado al arte solaz en la incertidumbre e inspiración. Los ritos religiosos ayudan a la cohesión de la colectividad, porque confieren un valor sacro a las normas sociales y morales.

¿Tu que opinas?

Terapia de frío para salvar la vida de un bebé

19 Jun

bnebe congelado

El pequeño Finley Burton es un bebé que ha salvado su vida gracias a una terapia de frío que ha supuesto mantenerlo vivo pero en “hibernación” durante cuatro días para estabilizar su corazón.

El bebé nació sin complicaciones pero su estado no era normal, su madre se daba cuenta de que estaba siempre agotado y apenas subía de peso. Los médicos, tras varias pruebas, descubrieron una grave malformación en su corazoncito, que estaba poniendo en serio riesgo su vida.

Aunque la operación habia ido bien Finley sufrió una taquicardia muy seria, llevando a su corazón, por el estrés de la intervención, a latir de forma muy rápida. La manera de estabilizarlo fue ponerlo en “hibernación”.

Permaneció a baja temperatura, controlado por numeroso material médico que vigilaba sus constantes vitales. A 32 grados su corazón y todo su metabolismo se ralentizaron sin llegar a morir, y de este modo se evitó una situación fatal.

Posteriormente se fue aumentando la temperatura paulatinamente hasta llegar a los 37 grados normales en una persona, manteniendo al niño hospitalizado 12 días más, pero pudiendo darle el alta en buen estado después.

A mi me encanta leer novelas de ciencia ficción y una de las formas en la que las tripulaciones de naves estelares afrontan los largos viajes es esta, la baja temperatura que los preserva a un ritmo vital tan bajo que apenas envejecen. De momento eso es un sueño todavía, pero casos como el de este bebé que ha recibido terapia de frío para salvar su vida me hacen pensar que algún día veremos avances que hoy no llegamos siquiera a imaginar.

Via | Daily mail