Totalitarismo: el padre de las sectas.

21 Jun

Totalitarismo: el padre de las sectas.

FUENTE: G. López de Rojas

Recientemente ha escrito un nuevo artículo Gabriel López de Rojas, fundador en su día de varios movimientos esotéricos, y actualmente creyente judío con el nombre de Gabriel Yehudah Shahor. En él aborda las vinculaciones del totalitarismo con el fenómeno sectario. Lo reproducimos a continuación.
El nacimiento del totalitarismo
Con la aparición del fascismo italiano, se utilizó por primera vez el término totalitario. Una frase muy citada de un texto de Benito Mussolini y Giovanni Gentile dice así: “para el fascismo, todo está dentro del Estado y nada humano o espiritual existe ni tiene valor fuera del Estado, en ese sentido el fascismo es totalitario”.
El término vuelve a aparecer en la oposición política a Hitler y Stalin, en el caso del último por parte de intelectuales como Victor Serge o Boris Souvarine. El mismo término dará un salto cualitativo con el paso de las décadas y llegará a servir para definir a un amplio número de grupos con unas estructuras y conductas similares, entre los que se encuentran las sectas.
Los grupos totalitarios
Los grupos totalitarios están formados por un líder o un grupo reducido de personas todopoderosas e idolatradas a las que se las ensalza y protege, una estructura piramidal rígida con una base de sometidos a la doctrina “oficial” y una ausencia de libertad de dichos sometidos en cuestiones ideológicas, de conciencia, etc.
Los grupos totalitarios no aceptan nada que se salga de su forma de entender las situaciones y el mundo y, por ello, defienden un maniqueísmo extremo, donde ellos siempre poseen la verdad y los “enemigos” internos o externos del grupo siempre están equivocados.
Además, los grupos totalitarios utilizan la coerción y la manipulación psicológica para someter a sus miembros. La coerción utiliza medios de presión, fuerza y dominación para modelar las conductas. La manipulación añade un componente de engaño u ocultación, de distracción de los objetivos que persigue la manipulación. Como ejemplo, encontramos aquí el bombardeo amoroso de los totalitarismos que suele ocultar la finalidad del deseo de dominación de los miembros.
El totalitarismo supone la inexistencia y consecuente negación de la persona como un elemento individual que posee libre albedrío.
Grupos totalitarios políticos, sectarios y familiares
Los grupos totalitarios pueden tomar forma de partidos políticos, sectas de los más variopintos pelajes (religiosas, terapéuticas, políticas, económicas…) e incluso familias y responden a unas estructuras y conductas como las descritas en los párrafos anteriores, aunque cada uno con sus peculiaridades.
En las dictaduras fascistas, en las que se ha hecho con el poder un grupo totalitario político de derechas, existe un líder todopoderoso (Mussolini, Hitler, Franco en su primera etapa…), una estructura piramidal rígida con unos sometidos a una doctrina “oficial” y una ausencia de libertad en cuestiones ideológicas, de conciencia… Aquellos que no se someten a los dictados, son declarados “enemigos”, apartados, encarcelados y asesinados.
En las dictaduras comunistas, con grupos totalitarios de izquierdas asumiendo el poder en las llamadas “Dictadura del Proletariado”, la situación es casi idéntica: un líder o grupo todopoderoso, una estructura piramidal con control ideológico extremo y una ausencia de libertad total. A los que no piensan como el régimen, les espera el destierro, la cárcel o el asesinato.
Tanto en las dictaduras de izquierdas como de derechas, con grupos totalitarios de signo político distinto asumiendo el poder, los Estados se convierten prácticamente en macrosectas.
Como versión a pequeña escala de esos Estados totalitarios, nos encontramos con otros grupos totalitarios: las citadas sectas. En éstas, también hay un líder todopoderoso en la cúpula, una estructura piramidal con unos sometidos a los dictados y unos “enemigos” que suelen acabar apartados o expulsados del grupo que no acepta más verdad que la suya. La similitud entre las sectas totalitarias y los Estados totalitarios de izquierdas y derechas es tan grande que no son pocas las sectas que abrazan la ideología de dichos Estados. De hecho, existen sectas totalitarias que se presentan como partidos políticos de los extremos.
Paradójicamente, aunque algunas familias prestan una gran ayuda a los afectados por sectas, otras también son grupos totalitarios, con un líder o grupo reducido de personas todopoderoso en la cúpula, una estructura piramidal que no admite críticas y una falta de libertad que suele acabar señalando “enemigos” de la doctrina “oficial” y excluyéndolos, o incluso asesinándolos como ocurre en el seno de las familias pertenecientes a la Mafia. Recordemos que los principales psicólogos expertos en sectas afirman que “hay familias que funcionan como sectas totalitarias”.
Un ejemplo lo podemos encontrar sin problemas en el seno del judaísmo, concretamente en sectas ultraortodoxas rabínicas. Los rabinos líderes pertenecen a una única familia, hay una estructura piramidal y una evidente falta de libertad entre los sometidos a los dictados de la visión personal del rabino-líder. Los rabinos son sucedidos por sus hijos, nietos, etc., formando auténticas dinastías rabínicas.
Otro ejemplo de familia totalitaria, aunque en este caso entrelazada con un grupo político y un Estado totalitario de izquierdas, es el de la dictadura comunista de Corea del Norte. Corea del Norte fue dirigida desde 1948 por Kim Il Sung hasta su muerte, el 8 de julio de 1994. Después, el 8 de octubre de 1997, su hijo Kim Jong-il fue nombrado Secretario General del Partido de los Trabajadores Coreanos. En Corea, no se mueve un dedo sin la autorización de la familia totalitaria que asume el control del partido comunista y lidera el Estado totalitario.
Valgan estos dos ejemplos como prueba de las dinámicas que pueden alcanzar las familias totalitarias. El totalitarismo es el problema, y la Libertad la solución.

Anuncios

Una respuesta to “Totalitarismo: el padre de las sectas.”

  1. Arty 1 julio 2010 a 3:36 PM #

    Más claro, el agua, felicidades por el trabajo. Bien escrito, mejor documentado.

    Arty

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: