Archivo | 11:12 PM

Podés confiar en Dios, conocelo.

24 Dic

9 de diciembre

Podés confiar en Dios, conocelo.

“En ti confían los que conocen tu nombre, porque tú, Señor, jamás
abandonas a los que te buscan.” Salmo 9:10 (NVI)

Confianza es la virtud de descansar en las cualidades del otro. Es
lo que tiene Connie cuando se lanza despreocupada y sin control a
mis brazos sabiendo que la voy a agarrar. Es lo que tiene Juampi
cuando llama a las cuatro de la mañana para pedir un poco de jugo
porque tiene sed sabiendo que voy a llevárselo sin que lo tenga que
pedir por segunda vez. Confianza es una virtud que es inversamente
proporcional a la edad que tenemos. Cuanto más jóvenes somos, más
confianza tenemos. Los años van desgastando y corroyendo la
confianza limitando su alcance.

Cuesta muchos años construirla, y se puede destruir en un segundo.
Preguntale del novio que fue infiel a la ex novia enojada.
Preguntale a los argentinos que en el año 2001 habían depositado sus
dólares en los bancos que luego fueron pesificados y confiscados.
Preguntale al granjero argentino que almacenó soja cuando estaba U$S
650 la tonelada, esperando que suba y ahora tiene que venderla a U$S
350 porque los mercados se desplomaron. La confianza se pierde
rápido cuando aparece algún hecho que la destroza. La realidad no se
puede discutir.

La confianza se sustenta en el conocimiento. No se puede confiar en
lo que se desconoce. Y a mayor conocimiento mayor confianza. Por eso
David, podía decir con total certeza que se podía, se puede y se
podrá siempre confiar en Dios. Pero que solo aquellos que lo conocen
pueden realmente poner su confianza en Él.

Algún descuidado podía pensar que Dios no es tan digno de confianza
como dice David, porque a veces no responde a los pedidos que
hacemos, porque a veces no nos da lo que necesitamos o porque no
atiende nuestras suplicas con la velocidad que necesitamos. Este
tipo de pensamientos, son justamente, los que se originan por no
conocer en profundidad quien es Dios. Porque más allá de la
frustración de no recibir lo que deseamos o esperamos, Dios no
cambia.

Dios sigue siendo perfecto, amoroso, paciente, escuchador,
respondedor, misericordioso, generoso, tierno, atento, perdonador,
amable y cuidadoso (entre otras muchas cosas). A tal punto que David
reafirma que Dios jamás olvida a los que lo buscan. Esta afirmación
solo puede hacerla alguien que conoce a Dios, a pesar de sus muchos
problemas y frustraciones.

REFLEXIÓN – Podés confiar en Dios, conocelo.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Visitá nuestro Sitio Web: http://www.devocionalpc.com.ar

Anuncios

El séquito

24 Dic

El séquito

Posted: 11 Dec 2008 01:00 AM PST

Vincent Chase es un atractivo actor en alza que comparte vivencias con sus amigos del barrio de Queens en Nueva York, de donde proceden. Estos son, su medio hermano Drama; actor fracasado que hizo una serie de televisión una vez y vive de ese éxito. Intenta conseguir nuevos trabajos como actor pero no tiene mucha suerte, ya que todos lo ven como el hermano de la estrella. Es el personaje que más me gusta por su optimismo, y su forma de ser.

Tortuga es el chico para todo; chófer, recadero, etcétera. Por último esta Eric, amigo íntimo de Vincent y su manager. Eric es el sensato del grupo, el que aconseja a Vincent, lee sus guiones y procura que su “cliente” se porte bien.

Completando el reparto tenemos a Ari, otro de los personajes que más me gusta, agente implacable de Vincent, triunfador, despiadado y muy sarcástico, está en constante conflicto con Eric a causa de Vincent. Hace lo que sea por su cliente.

Los capítulos son de una media hora de duración y muestran con realismo el terrible mundo de Hollywood, sus estrellas, con sus caprichos.

Curiosos y divertidos los distintos cameos de actores y directores conocidos por todos en muchos de los capítulos de la serie.

Actualmente van por la quinta temporada en Estados Unidos y la serie es de la HBO, una de las productoras con las mejores series últimamente. No te la pierdas.

Hay alegría y paz disponible para vos hoy.

24 Dic

10 de diciembre

Hay alegría y paz disponible para vos hoy.

“Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a
ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder
del Espíritu Santo.” Romanos 15:13 (NVI)

Ya en estos días comienza a notarse en la calle y en los negocios el
espíritu de la navidad. Por todos lados vemos papas noeles con
trajes rojos y barbas blancas, trineos, pesebres, guirnaldas y
arbolitos de navidad. Aparecen las promociones para incentivar las
compras y las canciones alusivas. Y en la gran mayoría de las
canciones que se escuchan, hay dos palabras que se repiten: alegría
y paz.

Son dos cosas que todos y cada uno de los seres humanos deseamos y
necesitamos. Alegría y paz. Y en este mundo tan conflictivo,
estresado y problemático, es normal que nos falte. Vivimos tiempos
sin alegría y sin paz. Demasiada violencia, corrupción, problemas,
angustia, agresión. Parece un contrasentido desear algo que es casi
imposible conseguir.

La alegría que obtenemos es transitoria y depende generalmente de
las cosas que tenemos y de los logros que alcanzamos. Asociamos la
alegría con la satisfacción de nuestros deseos, y nos pone contentos
tener lo que deseamos. La paz, o ausencia de problemas y agresiones
es una utopía que difícilmente dure más que algunas horas. Los
conflictos son cotidianos y reiterativos.

Por eso, me alentó muchísimo este deseo de Pablo a los romanos,
personas que estaban viviendo una realidad similar a la nuestra, con
los mismo problemas y dificultades. Para estas personas tan
conflictuadas, Pablo les recuerda que Dios, quien es un Dios de
esperanza segura, los puede llenar de toda alegría y paz. No de algo
de alegría, ni de un poquito de paz. Pablo asegura que Dios puede
darnos toda la alegría y toda la paz. ¿No será mucho? ¿No será solo
una expresión de buenos deseos navideños? Porque mirando nuestra
realidad cotidiana, estamos muy lejos de tener semejante status de
vida.

Definitivamente no. Pablo hablaba en términos reales y cotidianos.
La Paz y la Alegría que Dios puede darte, no depende de lo que
tengas en el bolsillo o de tu falta de conflictos. Dios puede darte
paz aun estando en la peor de tus tormentas, y puede darte alegría
aunque no tengas nada. Porque la garantía de estas virtudes, es Dios
mismo. Y cuando no hay nada, podemos descubrir que Dios es
suficiente. Desafiá al Espíritu Santo, disfrutá lo que Dios te
ofrece.

REFLEXIÓN – Hay alegría y paz disponible para vos hoy.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Visitá nuestro Sitio Web: http://www.devocionalpc.com.ar

Dios y Tu (1ra Parte)

24 Dic

Dios y Tu (1ra Parte)

Dios y tus sentimientos
“Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” Efesios 4:31,32

“Pero cuando el Espíritu Santo rige nuestras vidas, produce en nosotros amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza” Gálatas 5:22,23

“No finjas amar; ama de veras. Aborrece lo malo. Ponte de parte del bien. Ámense con cariño de hermanos y deléitense en el respeto mutuo” Romanos 12:9,10

“Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” Juan 15:9,10

“El amor es paciente, es benigno; el amor no es celoso ni envidioso; el amor no es presumido ni orgulloso; no es arrogante ni egoísta no grosero; no trata de salirse con la suya; no es irritable ni quisquilloso; no guarda rencor” 1 Corintios 13:4,5

Dios y tu soledad
“Y he aquí, yo soy contigo, y te guardaré por donde quiera que fueres…porque no te dejaré hasta tanto que haya hecho lo que te he dicho” Génesis 28:15

“Él da familia al solitario y da libertad a los encarcelados” Salmo 68:6

“Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás y te dirá Él: Heme aquí” Isaías 58:9

“No los voy a dejar abandonados, volveré a para estar con ustedes” Juan 14:18

“Acérquense a Dios, y El se acercará a ustedes” Santiago 4:8

Dios y tu tristeza
“Pero alégrense todos los que en ti confían, den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes; en ti se regocijen los que aman tu nombre” Salmo 5:11

“Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación” Habacuc 3:18

“Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre” Salmo 16:11

“Cómo me alegro en el Señor! Me lleno de gozo en mi Dios, porque me ha brindado su ayuda, ¡me ha cubierto de victoria!” Isaías 61:10

“Pero, el ángel les dijo: no temáis, porque yo os doy nuevas de gozo, que será para todo el pueblo; que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” Lucas 2:10-11

Dios y tus temores
“Y Jehová va delante de ti; Él estará contigo, no te dejará, ni desamparará, no temas ni te intimides” Deuteronomio 31:8

“El jamás me dejará tropezar, resbalar o caer, porque siempre se mantiene vigilante y nunca duerme. Jehová mismo te cuida. Él es tu defensor. El te protege de día y de noche. Te guarda de todo mal y preserva tu vida. Él mantiene los ojos sobre ti, vayas o vengas, y siempre te cuida” Salmo 121:3-8

“Porque el ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los defiende” Salmo 34:7

“Torre fuerte es el nombre de Jehová; a Él correrá el justo, y será levantado” Proverbios 18:10

“Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de buen juicio” 2ª Timoteo 1:7

Dios y tus dudas
“Jesucristo les dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” Juan 14:6

“Cree en el Señor Jesucristo y serán salvos tú y tu familia” Hechos 16:31

“Dísele Jesucristo: Porque me has visto, Tomás creíste: bienaventurados los que no vieron y creyeron” Juan 20:29

“Ustedes son mis testigos, elegidos para conocerme y creerme, y para entender que sólo yo soy Dios. No hay otro Dios; jamás lo hubo ni lo habrá” Isaias 43:10

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, El os guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” Juan 16:13

Dios y tu aflicción
“El Señor me ha ungido para traer buenas noticias a los que sufren y están afligidos…consolar a los de quebrantado corazón… abrir los ojos de los ciegos…a los que lloran, que ha llegado para ellos la hora de compasión de Dios… belleza en vez de cenizas; júbilo en vez de llanto; alabanza en vez de abatimiento” Isaías 61:1-3

“Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros” Isaías 66:13

“Y cambiaré su lloro en gozo, y los consolaré, y los alegraré de su dolor” Jeremías 31:13

“Yo seré bondadoso con Sión, la ciudad que estaba toda en ruinas. Convertiré las tierras secas del desierto en un jardín, como el jardín que el Señor plantó en Edén. Allí habrá felicidad y alegría, cantos de alabanzas y son de música” Isaías 51:3

“Aunque ante en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tu estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento” Salmo 23:4

Dios y tu cansancio
“Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna” Isaías 40:29

“Todo lo puedo en Jesucristo que me fortalece” Filipenses 4:13

“Recuerden que su fortaleza ha de emanar del gran poder del Señor que hay en ustedes…” 2ª Corintios 12:9

“El Dios de Israel, Él da fortaleza y vigor a su pueblo. Bendito Dios” Salmo 68:35

“Confíen siempre en el Señor, porque Él es refugio eterno” Isaías 26:4

Dios y tu impaciencia
“Tu, eres un hombre de Dios, huye de estas cosas y dedícate de lleno a lo que es justo y bueno, aprendiendo a confiar en Él, a amar a los demás y a ser paciente y manso” 1ª Timoteo 6:11

“Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor” Salmo 40:1

“Si vienen aflicciones a nuestras vidas, podemos regocijarnos también en ellas, porque nos enseñan a tener paciencia; y la paciencia engendra en nosotros fortaleza de carácter y nos ayuda a confiar cada vez más en Dios, hasta que nuestra esperanza y nuestra fe sean fuertes y constantes” Romanos 5:3-4

“Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa” Hechos 10:36

“Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” Santiago 1:3,4

¡Dios les bendiga!
Amén

DIOS ES EL AUTOR DE NUESTRA PAZ

24 Dic

Boletines (2005): DIOS ES EL AUTOR DE NUESTRA PAZ

Enviado el Sunday, 03 July a las 13:48:04 por admin

¿Quién es la paz entre los hombres? Nuestro Dios es un Dios de paz, pero también es un Dios de guerra. ¿Es esto contradictorio? De ninguna manera. Primero tiene que haber guerra para que después haya paz.

Por la guerra de nuestros pecados todos oramos y es increíble cómo interviene el termómetro de nuestra intercesión. No todos nos entregamos de la misma manera; no todos somos iguales. ¡Hay tanta guerra en nosotros!

El hombre se enreda en sus propios engaños. Todavía el hombre es engreído en su capacidad y en su juicio. Si no tenemos victoria y si andamos con zapatos rotos, es porque somos pordioseros espirituales, no estamos en la paz de Dios y por tanto no tenemos prosperidad. Nosotros somos un pueblo próspero. Si tú no eres próspero es porque no le buscas.

El Espíritu Santo sabe con qué hombres y mujeres cuenta. Una de las bienaventuranzas que más me gusta está en Mateo 5:9: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.” Ahí están aquellos que son limpios de corazón. Un pacificador es un hombre de paz.

Solo encontré una porción en las Escrituras que declara al Dios guerrero. ¿Por qué el contraste del Dios guerrero? Porque cuando se cansa de hacer el bien tiene que detenerse para guerrear.

En medio de una orden, tú puedes tener paz. Sin embargo, no hay paz si no hay obediencia a los mandamientos de Dios. Hay diez mandamientos tácitos en la Palabra de Dios.

I Corintios 14:33 ” Pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos.” Nuestro Dios es un Dios de paz, Dios de amor y Dios de gloria.

Sin orden no hay paz. Ningún cristiano creyente habla de la palabra “confusión”. El pecado es el que te confunde. ¿Cuántas doctrinas erradas se han levantado en la iglesia de Jesucristo? Nos hemos mantenido en los mandamientos porque Dios ha provisto un Pastor que está en los mandamientos. Cuando un Pastor está en los mandamientos no hay que decirle busca, ayuna, pórtate virilmente delante de Dios, esto surge de la obediencia a la Palabra de Dios.

A Dios le gusta la fidelidad pues El es un Dios limpio y de fidelidad. Esto es parte del carácter de Dios. ¿Y cuál es el carácter de Dios? El carácter de Dios es amor.

II Corintios 13:11 “Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.”

Tened gozo nos dice el Señor, perfeccionándonos. ¿Cuántos de nosotros tenemos que perfeccionarnos en la oración?

Es una bendición el que las células dirijan el servicio de ayuno y oración de nuestra iglesia los sábados. Sin embargo, el pueblo aún puede saber mas. Hay oración de guerra, de gemir, de intercesión, de clamor y de invocación. Existen cinco formas de orar y venir delante del trono de la gloria de Dios.

Queremos un avivamiento. Sin obediencia al mandato de Dios de “Orar sin cesar” (I Ts. 5:17) no hay avivamiento. Hay avivamiento cuando se levanta un pueblo hábil en la oración.

Dios es el autor de la paz; no es Cristo, no es el Espíritu Santo, es Dios. Cuando El creó los cielos y la tierra y vio que tenía que hacer esto con su paz, miró a su derecha y envió al que es Príncipe de Paz. A Dios le costó el que haya paz en nosotros. Alguien tenía que pagar el precio.

En tu hogar y en tu familia tiene que haber alguien que paga el precio de la paz, pero no te jactes, dale la gloria a Dios que te dio el privilegio de que tú seas el pacificador.

El autor de la paz es Dios, pero no pudo El solo, tuvo que ir a su brazo derecho y mandar a su Hijo a que pasara la prueba

de la paz, y después de ser vituperado, latigado, escupido, vejado y crucificado, El vino a ser nuestra paz.

Levítico 26:6 “Y yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país.”

Esta porción te enseña que Dios es el Autor de la paz, pero tuvo que coger a su brazo derecho para que fuera el Ejecutor de la paz. Una cosa es ser autor y otra ejecutor.

Hay dos tipos de paz. Hay una paz social y una paz espiritual. Podemos decir que el mundo está viviendo una falsa paz social, pero nosotros vivimos una verdadera paz espiritual. Esta estabiliza al enemigo del hombre. Cuando él quiere debilitarte en la paz espiritual, manda prueba.

Números 6:26 “Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.”

Que los demás anden extraviados, perdidos, enajenados, convencidos en su pecado (porque el pecador no reconoce en qué caminos errados está), a éstos, fuera de la paz de Dios, llega un día en que Dios quiere salvarlos y comienza a halar el cordel.

Los países son destruidos por la altivez. En ocasiones hemos sido avergonzados por nuestros pecados. Hemos llegado a lugares santos sin respeto, sin referencia, con el semblante iracundo. Después que hemos pecado venimos al Santuario sin arrepentimiento, queriendo ser barro.

Hemos venido a este país y aquí hemos encontrado personas que nos han extendido su ayuda. Hemos conocido vidas de paz que sin saber quién es el Dios vivo que nos limpia con su sangre, nos dan su paz.

No hay nada más profundo que el ser agradecidos. A éstos que nos ayudaron, aunque no son de Cristo, tenemos que demostrarles nuestro agradecimiento llevándolos a los pies del Salvador, dándoles lo que nosotros tenemos.

Dios quiere que seamos evangelizadores; que el mismo gozo que tenemos lo ofrezcamos a aquellos que nos rodean. No hay mejor regalo que tú puedas dar a estas personas que sea la salvación de sus almas.

Dios es un Dios de poder y de paz. Cuando llegas a este sitio está su unción, no sales de aquí como entraste.

Salmo 34:4 “Apártate del mal, y haz el bien; busca la paz, y síguela.”

Isaías 9:7 “Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.”

Efesios 4:3 “Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.”

II Tesalonicenses 3:16 “Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera.”

Colosenses 3:15 “Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.”

Romanos 14:19 “Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.”

Filipenses 4:7 “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

Juan 14:27 “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo.”

Es su paz y su amor lo que nos permite ver su gloria, y por ésto damos gracias a nuestro Infinito Dios.

Amén.

Fuente:

http://mebpi.org/article123.html

El factor “O”

24 Dic

El factor “O”

“Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino, pero el SEÑOR hizo recaer sobre él (Jesús) la iniquidad (pecados) de todos nosotros.”1

En su libro, El Factor de la Renovación, Robert Waterman escribe: “Durante la investigación que siguió a la explosión de la nave espacial Challenger, un ingeniero de Morton Thiokol atestiguó que él aconsejó a sus superiores que las condiciones atmosféricas en Cabo Kennedy estaban demasiado frías para garantizar la seguridad de los selladores de los anillo O de la nave espacial. Él les pidió urgentemente que retrasaran el lanzamiento. La gerencia exigió más explicaciones: ¿Qué es lo consideraban demasiado frio—cuarenta grados? ¿Treinta y siete grados? ¿Podrían despegar a cuarenta y un grado? El ingeniero se opuso a fijar una temperatura exacta que fuera peligrosa. Él no tenía los datos para preciso. Todo lo que él podría decir a sus superiores era que el tiempo predicho para la hora del lanzamiento estaba “lejos de ser el apropiado. “2

Es triste decirlo pero nadie escucho su advertencia.

En un día como este, especialmente aquí en los Estados Unidos, con las prácticas cuestionables de corporaciones tales como Enron, Worldcom, Xerox, Tyco, Arthur Andersen, etc., y algunos líderes de la iglesia, no podemos dejar de indicar enfáticamente cómo nos hemos alejado de la decencia—y la nación entera está sufriendo las consecuencias. La gente ha perdido sus ahorros de toda una vida y los fondos para el retiro—no existe confianza en la bolsa de valores—y los partidos políticos están culpando al partido de la oposición por el gran desastre cuando el fondo de la situación es una crisis moral de sus dirigentes. ¡Y eso se puede aplicar tanto a algunos políticos como a algunos líderes corporativos codiciosos!

En verdad, nos hemos alejado de la decencia y la hemos reemplazado con avaricia y una crisis moral.

Como cristianos, prestemos atención a la palabra del Apóstol Pablo a Timoteo, “te doy este encargo porque tengo en cuenta las profecías que antes se hicieron acerca de ti. Deseo que, apoyado en ellas, pelees la buena batalla y mantengas la fe y una buena conciencia. Por no hacerle caso a su conciencia, algunos han naufragado en la fe.”3

Se sugiere la siguiente oración: “Dios mío, cuan verdad es tu palabra. Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino.’ Pero gracias por darnos a tu Hijo, Jesús, para que muriera por nuestros pecados y se convirtiera en nuestro salvador. Permite que esta gran nación, la cual se ha alejado de la honestidad—y de ticonfiese y se arrepienta de sus pecados y regrese a ti—a la única esperanza de salvación. Y permite que tu trabajo inicie en mí. Gracias por escuchar y responder a mi oración. De todo corazón en el nombre de Jesús, Amén.”

1. Isaías 53:6 (KJV).
2. Robert H. Waterman, Jr., El Factor de la Renovación, (New York: Bantam Books, 1987), p. 50.
3. 1 Timoteo 1:19 (NIV).

Lecciones de pequeñas criaturas

24 Dic

Lecciones de pequeñas criaturas

“Cuatro cosas hay pequeñas en el mundo, pero que son más sabias que los sabios: las hormigas, animalitos de escasas fuerzas, pero que almacenan su comida en el verano; los tejones, animalitos de poca monta, pero que construyen su casa entre las rocas; las langostas, que no tienen rey, pero que avanzan en formación perfecta; las lagartijas, que se atrapan con la mano, pero que habitan hasta en los palacios.”1

Las hormigas nos enseñan sobre la sabiduría de la preparación. “Es mejor estar preparado y no ser llamado que ser llamado y no estar preparado,” es un buen y sabio principio al que nos podemos apegar. Por ejemplo, si yo quiero un buen trabajo en el futuro, necesito prepararme hoy. Si desea un matrimonio sano, necesito trabajar en mi crecimiento y madurez desde hoy, porque solo las personas maduras pueden tener relaciones maduras. Y si deseo que Dios me utilice, necesito desarrollar los dones y talentos que él me ha dado.

Tal vez ustedes digan, “pero que pasó con los discípulo. Ellos eran un grupo diverso de campesinos y pescadores sin educación.” Pero, yo les respondo, ellos pasaron tres años de entrenamiento con el máximo maestro de todos los maestros y el entrenador maestro por excelencia.” Como lo dice un antiguo proverbio chino, “Excaven su pozo antes de que tengan sed.”

Los tejones nos enseñan la sabiduría de la precaución. Cómo es verdad el viejo refrán, “los tontos acometen en donde los ángeles temen pisar.” Si usted desea evitar la tentación, no vaya a adonde usted sabe que le tentarán. Si usted no desea tener una deuda que lo abruma, no pida prestado lo que usted no puede pagar. Y si usted no sabe nadar, no se meta al extremo más profundo de la piscina. ¡Dios nos es fiel, pero si saltamos de un edificio, él no nos atrapara en nuestra caída, pues él no va en contra de sus propias reglas! Él no cambiará la ley universal de la gravedad debido a mi insensatez e irresponsabilidad. Él tampoco cambiará la ley moral. Si intento romperla ella me romperá.

Las langostas nos enseñan la sabiduría de la unidad. ¿Usted ha intentado alguna vez remar un bote/lancha con un amigo? Si ustedes no reman juntos en armonía, no irán a ninguna parte, darán vueltas en círculos, o chocarán en la orilla. Para poder moverse hacia adelante, ustedes no tiene que sobre-ejercerse, solo sigan remando juntos. ¡Y si nosotros no tiramos juntos como una familia, una iglesia, o una nación, trabajando en armonía con los principios de la vida según lo encontrado en la palabra de Dios, terminaremos atrapados en las rocas!

Los lagartos nos enseñan la sabiduría de la perseverancia. “Si usted espera por las condiciones perfectas, nunca hará nada. Sigamos sembrando las semillas, porque nunca sabemos cuáles crecerán—tal vez todas lo hagan.”2 dice la palabra de Dios. Y de nuevo, “Por esto, ya que por la misericordia de Dios tenemos este ministerio (de dar las buenas nuevas a los demás), no nos desanimamos.”3 Como dice el refrán, “los perdedores nunca ganan y los ganadores nunca se dan por vencidos.”

Se sugiere la siguiente oración: “Dios mío, gracias por tus sabias palabras—principios de la vida diaria—como se encuentran en la Biblia. Por favor dame un gran amor por tu palabra y el deseo de vivir bajos sus principios. Gracias por escuchar y responder a mi oración. De todo corazón en el nombre de Jesús, Amén.”

1. Proverbios 30:24-28 (NIV).
2. Eclesiásticos 11:4, 6 (TLB-NIV).
3. 2 Corintios 4:1 (TLB-NIV).