Muy razonable

25 Feb

Muy razonable

La Nota hablaba de una “pulsera mágica” a la que se le atribuye la propiedad de dar “equilibrio, fuerza y flexibilidad” a quienes la usen. También se dice: “mejora la respuesta muscular y la función cerebral” La encargada de la nota aclaraba con humor “hay que admitir que en verano algunos le dan franco a su actividad cerebral” y para los especialistas “la adopción de este accesorio no indica, por así decirlo, un descenso masivo en el coeficiente intelectual de la gente”. Luego se agregaba: “Estas pulseras cumplen el efecto de un amuleto… Está más relacionada con la fe y no implica razonamiento”

Es graciosa la anécdota de la pulsera… no lo es tanto la definición de la fe, que ya sabemos según Hebreos 11:1 lo que representa:

“Es pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”
Si bien esta clase de fe lleva a acciones que van más allá de lo normal, ellas no pueden ser llamadas irrazonables.

“Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios… Pero sin fe es imposible agradar a Dios… Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca… Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac… pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos… Por la fe Moisés, cuando nació fue escondido por sus padres… por la fe…” (Hebreos 11:2-15)
La fe nos lleva a realizar actos prodigiosos basados razonablemente en promesas entendidas y creídas por provenir del Dios Todopoderoso que conocemos:

“Por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros pues es don de Dios” (Efesios 2:8)
La fe en las Promesas de Dios es perfectamente razonable debido a su cumplimiento efectivo en el pasado:

“No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió” (Josué 21:25)
“…ninguna palabra de todas sus promesas que expresó por Moisés su siervo, ha faltado” (1 Reyes 8:56)
“Porque todas las promesas de Dios son en él Sí y en él Amén, por medio de nosotros para la gloria de Dios” (1 Corintios 1:20)
Ese pasado cumplido, nos da la razón para creer en las promesas futuras:

“En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2)
Recordemos: Nuestra fe, basada en Dios es el razonamiento más elevado que podamos tener.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios

Una respuesta to “Muy razonable”

  1. Sheylaa 26 febrero 2011 a 2:12 AM #

    no voy a decir mucho sobre tu web, simplemente que me encanta.fwlyrb

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: