El mejor alimento

27 Feb

El mejor alimento

En la nota se entrevistaba a un médico, preparado en biología molecular, pero cuya carrera se concentró en la pediatría y el título decía de esta manera: “La pobreza enferma”. Este especialista en desnutrición infantil decía: “La mamá es el agente sanitario y si es analfabeta… no sabe leer si el producto es tóxico, o no entiende lo que dice la prescripción del médico…” Luego continuaba: “…en los menores de dieciocho meses… la carencia alimentaria puede producir una disminución para toda la vida”

Una nota dura y triste, que muestra la cantidad de niños mal alimentados y afectados de por vida por esa situación.

Y pensé en la condición espiritual del ser humano.

Nuestra carencia primordial fue suplida por el Señor Jesucristo:

“… y a los pobres es anunciado el evangelio” (Marcos 11:5)
“Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?” (Santiago 2:5)
Nuestro estado de desnutrición fue revertido por el alimento de su Palabra:

“Y todos comieron el mismo alimento espiritual” (1 Corintios 10:3)
“… tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido… pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Hebreos 5:12, 14)
Nuestro desarrollo se produce al seguir sus enseñanzas y crecer en el Espíritu:

“Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido” (1 Timoteo 4:6)
“El le dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis… Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra” (Juan 4:32-34)
“… todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios” (Colosenses 2:19)
A nuestro alcance están la instrucción y los elementos para alcanzarla. Nuestra es la decisión de alimentarnos como es debido espiritualmente para desarrollarnos como Dios lo desea.

Recordemos: En lo físico dependemos de otros para crecer. En lo espiritual la responsabilidad es individual.

TBS
tbsch@ciudad.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: