Tag Archives: Río San Juan

– Jurado declara inocente a líder de secta que en Río San Juan abusó y maltrató a menores.

27 Feb

El Nuevo Diario – Río San Juan, Nicaragua – Ante una población expectante y desconcertada, un jurado de conciencia anunció el veredicto de inocentes para Pedro Ignacio Siles Duarte y Miguel Ángel Arróliga, ministro y pastor, respectivamente, de la secta religiosa Misión Cristiana Independiente, por los presuntos delitos de abusos deshonestos y lesiones físicas y sicológicas graves contra la niña de nueve años M.S.P. y contra el adolescente M.P.A.V, de 15 años.

Los principales líderes de la secta religiosa de la comunidad de Buena Vista, municipio de El Castillo, que por su práctica conmocionó a los creyentes del departamento de Río San Juan, guardaron prisión durante un mes, y obtuvieron inmediatamente la libertad al darse a conocer el veredicto al término del jurado que inició a las tres de la tarde y concluyó a las diez de la noche del día viernes último.

De parte del Ministerio Público, la acusación la presentó la fiscal de la niñez y adolescencia, Alba Nubia Pérez, quien hizo comparecer a las victimas para contar su testimonio.

Las anomalías en el juicio iniciaron temprano. El primero en abandonar la sala en señal de protesta fue el comisionado Jardiel Arteaga, Segundo Jefe de la delegación policial de Río San Juan, justo cuando los defensores de los imputados, los abogados Ricardo Gutiérrez y José Oporta, no permitieron como prueba la presentación ante los miembros del jurado, del cordón de San Francisco y de los rosarios con los que supuestamente azotaban a los menores, alegando que la Fiscalía no los introdujo en el intercambio de pruebas.

El muchacho de 15 años no varió su testimonio, aseguró que a él y a otros menores los castigaban poniéndolos de rodillas sobre granos de maíz y frijoles, los “penqueaban” con el cordón de San Francisco y rosarios, y el ministro Pedro Ignacio, los obligaba a besarlo tocándoles sus partes sexuales.

También refirió que Pedro quiso sacrificarlos al reunir a todos los menores mientras les enseñaba un filoso cuchillo porque Dios le hizo una revelación.

La niña de nueve años fue parca y muy huraña, se mostró temerosa frente a su padrastro que era acusado de abusarla, y aunque dijo que prefería vivir en San Carlos (donde se encuentra en un hogar sustituto), pronunció lo que los defensores hicieron escuchar, que quería bastante a su madre y que también quería a su padrastro.

También el Ministerio Público agotó sus testigos. El abuelo de la menor, don Mónico Padilla, y doña Teodora Amador, entre otros, brindaron sus testificales igual que el investigador de la Policía Ricardo Antonio Uriarte.

El médico forense, doctor Henry Miranda, ratificó su dictamen, asegurando que la niña presenta un himen atenuado, es decir, desgastado por tocamientos constantes y de vieja data, y señales en las rodillas. Por su parte, la psicóloga forense, Scarleth Isayana Torres, hizo una amplia exposición de las graves lesiones sicológicas encontradas en los menores.

Los defensores de los líderes de la secta hicieron comparecer a sus testigos, precisamente miembros del círculo familiar de las mismas víctimas, y, al final, pidieron al jurado un veredicto de inocencia al hacer ver que el problema, es por rencilla familiares y religiosas.

Sus testigos desacreditaron a los menores, a los que calificaron de vagos y borrachos. Los abogados dijeron a los miembros del jurado que el caso es un “montaje”, “manipuleo”, que lo que les hicieron al ministro y pastor “es injusto, que no tienen perdón de Dios”.

Cuando Pedro Ignacio escuchó el veredicto de inocencia, se arrodilló y oró breves momentos, dándole gracias al Señor. Su reacción al ser abordado por EL NUEVO DIARIO fue: “Estoy contento con Dios, el jurado y las personalidades que han llevado a cabo este juicio”.

Le preguntamos que cuál sería su compromiso frente a la opinión pública sobre los abusos que le imputaban, y expresó: “Tengo que mejorar, siempre respetando lo establecido en las leyes, sobre todo lo que trata de la defensa y protección de la niñez”, y seguidamente afirmó: “Nosotros nos declaramos evangélicos, no vamos a seguir en la Iglesia Católica”.

Momentos antes había dicho al jurado, que “los pastores están para corregir a su rebaño”, y eso fue lo que hizo.

Anuncios