Tag Archives: preocupaciones

Enlaces relacionados con el tema “Venciendo las preocupaciones y la ansiedad”

13 Nov

Enlaces relacionados con el tema “Venciendo las preocupaciones y la ansiedad”

vencer-la-ansiedad-una-guia-practica-para-pacientes-y-terapeutas-i0n87172

Anuncios

Venciendo las preocupaciones y la ansiedad – segunda parte

11 Nov

Venciendo las preocupaciones y la ansiedad – segunda parte

“No hay temor en el amor. Sino que el amor perfecto echa fuera el temor, porque el temor tiene que ver con el castigo. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor.”1

Una sobrecarga de preocupación y de ansiedad, como una sobrecarga de tensión, puede matar. Todos lo sabemos. Lo más importante es qué también necesitamos saber cómo ganar a estas.

Comienza con el poder ver y admitir nuestros miedos verdaderos, que son una causa básica detrás de muchas preocupaciones y ansiedades, al hacerles frente y resolverlas, y aprendiendo a confiar nuestra vida y lo que nos pasa a Dios, y entregarle nuestras preocupaciones—y no volviéndolas a tomar. Las siguientes son otras causas importantes de la ansiedad con unas ideas muy provechosas para vencerlas. 

Primero: Si la ansiedad es circunstancial; es decir, causada por circunstancias adversas o demasiado trabajar-o la falta de trabajo, yo encuentro benéfico el enumerar todas mis presiones en un papel. Ésta es la mitad de la batalla. Entonces elimino las situaciones de menor importancia, trabajo con las cosas en las que puedo hacer algo al respecto y estoy aprendiendo a aceptar las cosas que no puedo cambiar y a dejar de preocuparme por ellas.

En segundo lugar: Si el problema es causado por emociones guardadas, tales como resentimiento, dolor, o cólera, esas emociones necesitan ser resueltos y expresados en forma saludable, si no pueden causar una preocupación y una ansiedad continua—pueden hasta enfermarnos. Si usted está guardando un resentimiento, de ser posible arregle la situación con la persona que usted siente que le hizo daño, y cueste lo que cueste, usted necesita perdonarle.2

En ocasiones se puede hablar con una persona de confianza o un consejero sobre el dolor o las sensaciones de ira. O vaya en coche a algún lugar, estaciónese en algún lugar seguro en donde usted puede estar solo, ponga el seguro a las puertas, y con las ventanas cerradas y la radio a todo volumen hable con la persona que le ha lastimado como si ella estuviera en el coche con usted. Exprese libremente lo que verdaderamente siente hacia ellos, y haga esto tantas veces como sea necesario hasta que se disipen todas esas emociones guardadas. O si le ayuda, vaya al dormitorio y llore para sacar su dolor y/o la pena que lleva dentro, o escríbalos como David hizo a menudo en los salmos.

Una noche cuando estaba preocupado y no podría dormir, me levanté y le escribí una carta  a Dios en la que compartía todos mis sentimientos  con él. En una media-hora había soltado todos esos sentimientos que llevaba guardados. Después los leí de nuevo para Dios, rompí la página, regrese a la cama, y caí dormido inmediatamente.

Tercer: El ejercicio físico también es provechoso cuando uno se siente preocupado o ansioso. Ayuda a quemar el exceso de adrenalina. 

Cuarto: Si su preocupación es causada por necesidades emocionales o espirituales que no ha cumplido, usted puede remediar esto al mejorar en su relación con Dios y los demás—ya que ambos son la clave llaves para una vida vital, libre de preocupaciones. Un grupo de crecimiento espiritual—o un buen grupo de la recuperación con el plan de los doce-pasos puede ser una gran ayuda grande para los que se preocupan demasiado. Al irse abriendo más con uno mismo, con los demás y con Dios y con su amor y aceptación, uno puede intercambiar lentamente sentimientos de miedo, de culpabilidad, de cólera, de insuficiencia, de ansiedad, y de preocupación por sentimientos de esperanza, confianza, paz, y de amor.

El apóstol Juan escribió en la Biblia “El amor perfecto echa fuera el temor.”3 Así que necesitamos pedirle a Dios no solo que nos ayude a vencer nuestros miedos, pero también a que nos llene de amor. Entre más amamos y confiamos en Dios y los demás, menos tememos al hombre y a las circunstancias.

Concluirá el en Encuentro Diario de mañana—tercera parte

Se sugiere al siguiente oración: “Dios mío, por favor ayúdame a enfrentar y resolver als causas detrás de todas mis preocupaciones, mis problemas y ansiedades. Y dame el valor de cambiar als cosas que puedo cambiar, la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar y la sabiduría para saber la diferencia entre las dos. Gracias por escuchar y responder a mi oración. En el nombre de Jesucristo, Amén.” 

1. 1 Juan 4:18 (NIV).
2. Vea Mateo 5:23-24 (NIV).
3. 1 Juan 4:18 (NIV). 

 

Artículos relacionados