Tag Archives: Plan de Rescate Bancario

La Cámara de EEUU aprueba el plan de rescate bancario

4 Oct

Sábado 4 de octubre de 2008 |  LA VORÁGINE FINANCIERA

LOS PALIATIVOS NORTEAMERICANOS |Elperiodico.com

La Cámara de EEUU aprueba el plan de rescate bancario

  1. • La iniciativa de Bush logra una holgada mayoría en el segundo intento
  2. • La bolsa reacciona con escepticismo y el Dow Jones acaba perdiendo un 1,5%
JOAN CAÑETE BAYLE
WASHINGTON

Esta vez no hubo sorpresas y la Cámara de Representantes aprobó a la segunda por 263 votos a favor y 171 en contra el plan de rescate bancario de la deuda tóxica de Wall Street valorado en 700.000 millones de dólares (480.000 millones de euros). De esta forma, y después de que el miércoles el Senado hubiera dado también su visto bueno a la ley, finaliza el polémico proceso legislativo del plan que prevé comprar a las entidades bancarias los activos ilíquidos que bloquean el mercado crediticio y que están en el origen de la crisis financiera que atenaza Wall Street.
Sin embargo, la reacción inmediata de las bolsas tras conocerse la noticia procedente de Washington fue de escepticismo. A lo largo de la mañana, el Dow Jones llegó a estar subiendo hasta casi 300 puntos, pero al cierre perdió 157 (un 1,5%). El Nasdaq descendió un 1,48% y el selectivo S&P 500, un 1,33%.
A la incertidumbre de si el plan se iba a aprobar la sustituyó otra: cómo va a aplicarse ahora que se ha convertido en ley y que da a Henry Paulson, secretario del Tesoro, unos poderes inéditos sobre el mercado financiero. A la inestabilidad de las bolsas también contribuyeron más datos económicos negativos, como el del desempleo. Según el Departamento del Trabajo, en septiembre se destruyeron 159.000 empleos.
Un recordatorio de que más allá de la crisis financiera la economía estadounidense continúa enfrentándose a “graves desafíos”, como dijo el propio Bush en un discurso inmediatamente después de que el plan fuera aprobado en la Cámara de Representantes. Bush reiteró que el plan era necesario para evitar que la crisis financiera se trasladara a la economía real.

CONVENCIDOS
Ese es el argumento –junto a medidas que favorecen a propietarios de casas y a pequeñas empresas introducidas en el texto por el Senado– que ha convencido a algunos de los representantes que votaron en contra de la ley el lunes. La administración, pues, ya tiene los medios sin precedentes que pedía. Ahora hay que ver cómo los usa.

Agencias AP, AFP, ANSA, EFE y Reuters  | Lanacion.com.ar

La crisis financiera global / Es ley el salvataje financiero

Aprobaron en EE.UU. el plan de rescate

En una histórica sesión, la Cámara de Representantes aceptó el proyecto, que ya contaba con el visto bueno del Senado y que dará inicio a la mayor intervención estatal en el país desde la Gran Depresión; Bush afirmó que se actuó “con audacia”
En una histórica sesión, la Cámara de Representantes aceptó el proyecto, que ya contaba con el visto bueno del Senado y que dará inicio a la mayor intervención estatal en el pais desde la Gran Depresión; Bush afirmó que se actuó "con audacia"Bush saluda a Henry Paulson en la escalinata del Departamento del Tesoro, en Washington, poco después de la aprobación legislativa del multimillonario plan Foto: AP

 

WASHINGTON.- Con la economía al borde del abismo y cuando faltan pocas semanas para las elecciones presidenciales, el Congreso norteamericano aprobó ayer en una histórica votación el plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares, lo que significa darle luz verde a la mayor intervención estatal en los Estados Unidos desde la Gran Depresión.

Después de cuatro días de incertidumbre y de frenéticas negociaciones, 263 legisladores de la Cámara de Representantes se pronunciaron a favor de una versión modificada del plan de salvataje propuesto por la Casa Blanca, frente a los 171 que lo hicieron en contra.

El Senado había aprobado el miércoles el proyecto, una versión revisada del texto original enviado por el gobierno, que había sido rechazado el lunes pasado por la Cámara de Representantes en una primera votación que sorprendió al mundo y que instaló el temor a que el derrumbe financiero se tornara incontenible. En esa oportunidad, el recinto pidió tener en consideración al ciudadano medio, acosado por la crisis inmobiliaria y por el desempleo. Al primer borrador se habían añadido límites a los sueldos de los ejecutivos bancarios y estrictas medidas de control.

Con la aprobación de ayer de la Cámara baja, la ley quedó finalmente aprobada por todo el Congreso, que la envió al presidente George W. Bush, quien la promulgó inmediatamente. “Hemos actuado con audacia para ayudar a impedir que la crisis en Wall Street se convierta en una crisis en los vecindarios de todo nuestro país , afirmó el mandatario.

Bush habló en la Casa Blanca con el secretario del Tesoro, Henry Paulson, quien señaló que ya se está trabajando en la implementación del plan. Preguntado cómo se sentía tras el voto legislativo, Paulson señaló: “Mejor”.

Advertencia “Todos sabemos que nos encontramos en medio de una crisis financiera , dijo el líder de la bancada republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, poco antes de depositar su voto a favor de la intervención en los mercados de capitales privados, algo impensable en tiempos normales para un miembro del Partido Republicano.

“Y sabemos que si no hacemos nada, esta crisis seguramente empeorará y nos colocará en una recesión económica que la mayoría de nosotros nunca ha experimentado , agregó.

El plan otorga al Tesoro 700.000 millones de dólares para comprar los valores “tóxicos”, principalmente inmobiliarios, que ahogan a las instituciones financieras que los mantienen. La escasez de crédito es cada vez mayor y amenaza a los negocios que necesitan continuar con sus operaciones diarias o expandirse. También afecta a los ciudadanos que necesitan ayuda financiera para obtener una hipoteca, comprar un vehículo o estudiar en la universidad.

Los candidatos a la presidencia, el republicano John McCain y el demócrata Barack Obama, aplaudieron el voto positivo. “Me alegra ver que finalmente se haya resuelto este asunto”, dijo Obama. Por su parte, McCain señaló que el plan “no es perfecto, incluso es un escándalo que sea necesario”, y agregó que se requieren “más acciones” porque la economía del ´país está “gravemente dañada”. La fría respuesta de los mercados accionarios y un dólar debilitado pusieron también el foco de atención en las cada vez más claras señales de recesión. El Departamento del Trabajo informó ayer que las empresas suprimieron 159.000 empleos el mes pasado, la mayor reducción de los últimos cinco años y una prueba más de la contracción económica.

Incluso antes de que el plan fuera aprobada por el Congreso, la Casa Blanca intentó enfriar el optimismo sobre el impacto inmediato en la economía. “Esta legislación es para arreglar un problema en nuestros mercados financieros , dijo el vocero Tony Fratto. “No es para dar un impulso a la economía, sino para evitar una crisis en nuestra economía. Si funciona como esperamos, comenzará a haber nuevamente crédito”, agregó.

El rechazo de la Cámara baja del lunes se debió fundamentalmente por la negativa republicana. Pero ayer, 33 demócratas y 25 republicanos pasaron de oponerse a la propuesta a apoyarla.

A diferencia del proyecto original, la ley aprobada ayer incluye descuentos fiscales que rondan los 150.000 millones de dólares y amplía los beneficios de salud en algunos contratos laborales, lo que permitió que varios legisladores cambiaran su voto. No obstante, algunos analistas señalaron que los alivios fiscales a pequeños empresarios y a la clase media trabajadora, sumados a otras cientos de medidas no cuantificadas, aún son un nuevo mazazo al elevado déficit presupuestario de EE.UU., estimado anteriormente en 490.000 millones de dólares.

Notas relacionadas

04.10.2008 | 16:27 | Médicos analizan los riesgos para la salud en situaciones de crisis
04.10.2008 | 18:04 | La repercusión en la Argentina
04.10.2008 | Todavía se camina al borde del abismo
04.10.2008 | Un buen plan que sólo servirá de parche
04.10.2008 | Cumbre europea para calmar a los mercados
04.10.2008 | Relevos en Gran Bretaña
04.10.2008 | Ahora, un control sin fronteras
04.10.2008 | Sólo el primer paso
04.10.2008 | Compran Wachovia
04.10.2008 | Cautela en los mercados, ahora alertas por la recesión
04.10.2008 | Leve baja del petróleo y los granos
04.10.2008 | La Argentina sufrirá un impacto moderado
04.10.2008 | La crisis ya afecta la economía de Brasil

Anuncios

Politiqueando con la crisis

27 Sep
viernes, 26 de septiembre de 2008 

Politiqueando con la crisis

Hay política y politiqueo. Lo del jueves en Washington debería haber sido lo primero, dada la magnitud de la crisis financiera que vive EEUU y la perspectiva agorera de que puede ser aún peor, pero fue más de lo segundo. Tenemos un presidente, George Bush, de salida; dos candidatos, John McCain y Barack Obama, enzarzados en una reñida campaña, y un Congreso que debe renovarse parcialmente en noviembre, en una cita en la que los demócratas aspiran a hacerse con la mayoría en ambas cámaras. Con estos ingredientes –a los que hay que añadir que el plan de rescate bancario es muy impopular y desagrada a los dos partidos por igual por diferentes motivos ideológicos– parece que es mucho pedir que todo el mundo actúe con sentido de la responsabilidad.

Voy a intentar ser conciso, aunque el lío es grande:

 

1. El jueves al mediodía, representantes de ambos partidos en ambas cámaras anuncian un principio de acuerdo que viene a ser el plan de Henry Paulson con importantes retoques. El anuncio se efectúa media hora antes de que McCain llegue al Capitolio. Los demócratas se aprestan a destacar que el principio de acuerdo se ha cerrado sin McCain, para ridiculizar su anuncio de que suspende la campaña (y pone el debate presidencial en el aire) para dedicarse por completo a negociar el plan de rescate bancario.

2. El jueves por la tarde, Obama, McCain y líderes de ambos partidos de las dos cámaras se reúnen con Bush en la Casa Blanca. Previamente, McCain se ha reunido con los republicanos de la Cámara de Representantes. Nancy Pelosi, saltándose el protocolo, le da la palabra a Obama, que defiende el principio de acuerdo y ejerce de portavoz de la postura demócrata.

3. Pero un grupo de republicanos del ala dura del partido de la Cámara de Representantes, que se opone al plan “socialista” de Paulson y están indignados pro la maniobra contra McCain de los demócrats por la mañana, logra el apoyo del resto del caucus conservador en la cámara, anuncia que no apoya el principio de acuerdo y que tiene su propio plan que no se basa en comprar con dinero público la deuda tóxica. McCain, que es el que convocó la reunión de la Casa Blanca, apenas habla. Su apoyo al principio de acuerdo hubiera zanjado la discusión, ya que sería muy difícil para los congresistas republicanos oponerse al actual presidente y a los dos candidatos a sucederle. Pero McCain calla y no reacciona ante un espectáculo que ya sabía que iba a suceder y que coge por sorpresa al resto de los asistentes al encuentro. Se dicen algunas palabras gruesas, y en voz muy alta. Bush no logra imponerse. Los demócratas están indignados. Conscientes de la impopularidad del plan, no quieren tirarlo adelante en solitario sin un considerable apoyo republicano. En una imagen que debió de ser dantesca, Paulson le pide de rodillas a Pelosi que mantenga el apoyo de su gente al principio de acuerdo. Una reunión nocturna acaba sin resultados.

¿Qué significa todo esto?

Que el objetivo de los dos partidos no es encontrar una solución a la crisis, sino quién gana y quién pierde electoralmente de un acuerdo que todo el mundo aún considera que acabará cerrándose para evitar que el lunes Wall Street se desmorone (si es que no lo hace hoy). McCain quiere aparecer como el líder bregado que salvó las diferencias entre los dos partidos. Los demócratas no quieren que McCain logre su objetivo. Los dos partidos saben que el plan de rescate bancario es sumamente impopular, y ninguno de los dos quiere enfrentarse a sus electores en las legislativas siendo su candidato a la reelección el único que ha dado apoyo al plan en Washington. Sería casi suicida dado el actual clima político. La sensación es que la presidencia de EEUU y la mayoría en las cámaras se está jugando en estos momentos en el Capitolio, lo cual dice muy poco del concepto democrático de los protagonistas, de su respeto a las instituciones y a la democracia y de su capacidad como estadistas en unos tiempos tan convulsos como estos.

¿Y la crisis?

Muy bien, gracias. En pleno lío, el Tesoro efectuó el jueves la mayor toma de un banco privado de la historia del país, Washington Mutual, algo así como el símbolo de todos los excesos del mercado hipotecario. Tal cual se hizo con él, el Tesoro lo vendió a JP Morgan.

PD: La frase (por llamarlo de alguna forma, que al fin y al cabo tiene sujeto, verbo y predicado… o algo parecido): Y en pleno marasmo, la CBS emite la entrevista de Katie Couric con Sarah Palin. La pregunta: ¿Qué significa que la proximidad de Rusia con Alaska forma parte de su experiencia en política exterior? La respuesta: “Que Alaska tiene una estrecha frontera marítima con un país extranjero, Rusia, y al otro lado, una frontera terrestre con Canadá. (…)” (Este hecho geográfico amplía la experiencia en política exterior de Palin porque…) “…nuestros vecinos próximos son países extranjeros en un estado del que yo soy el poder ejecutivo y allí… tenemos misiones comerciales. Es muy importante cuando consideras situaciones de seguridad nacional con Rusia. Cuando Putin levanta su cabeza y entra en el espacio aéreo de EEUU, ¿dónde van? A Alaska. Está justo allí, en la frontera. Es desde Alaska que enviamos a quienes se aseguran de vigilar a esa poderosa nación, Rusia, porque ellos están justo allí, justo al lado de nuestro estado”.

Pánico

27 Sep
jueves, 25 de septiembre de 2008

Pánico

El pánico se contagia. Empezó en Wall Street, y los primeros síntomas de que había salido de Manhattan llegaron cuando a Henry Paulson y Ben Bernanke se les puso cara de hipoteca basura subprime. Y una vez el pánico llegó a Washington se ha extendido con rapidez por la Casa Blanca, el Congreso, los medios de comunicación y, a través de ellos, a todo el país.

George Bush acaba de ofrecer un discurso en el que no ha dicho nada nuevo (salvo esa coherente y didáctica explicación que le han escrito sobre cómo se ha llegado a este desastre) excepto por un detalle: esta vez su catastrófica predicción sobre lo que ocurrirá si el Congreso no aprueba el plan de rescate de la deuda tóxica con 700.000 millones del contribuyente ha llegado a todo el país mediante un discurso televisado en prime time, el primero de estas características que pronuncia en 11 meses. Así, los estadounidenses que sólo ven noticias locales y no leen The Wall Street Journal ya saben que lo que está en juego no son los sueldos de los másters del universo de las finanzas, sino los trabajos, las casas, las pensiones, los ahorros, los créditos y las inversiones de los ciudadanos corrientes. Lo dijo el presidente. Vía libre, pues, al pánico, que como todo el mundo sabe es el mejor estado mental para tomar decisiones como la minucia de dedicar 700.000 millones de dólares públicos a comprar productos financieros que nadie quiere.

 

Hay pánico en el Congreso, que el 4 de noviembre se renueva parcialmente en las otras elecciones de este otoño, y que se encuentra en una tesitura similar a la de la guerra de Irak: si Paulson, Bush y Bernanke tienen razón, ¿quién es el guapo que apechuga con haber votado en contra de la medida que podría haber evitado el Desastre? Pero, por otro lado, ¿quién es el guapo que se presenta a la reelección tras haber dado un cheque millonario a Wall Street y no haber salvado de los desahucios a millones de estadounidenses? Los congresistas leían hoy ante cualquier micrófono los e-mails y las llamadas telefónicas de sus votantes que han inundado el Capitolio en lo que llevamos de semana.

Hay pánico en el Partido Demócrata, porque no quiere darle otro cheque en blanco al presidente bajo el discurso del miedo, y hay pánico en el Partido Republicano, a quien le repugna intervenir de esta forma en el mercado desde el Estado. Pero… ¿y si Paulson tiene razón, no aprueban el plan y se desata el armageddon?

Hay pánico en la campaña de John McCain. A falta de otra estrategia razonable para ganar la Casa Blanca, el equipo del senador por Arizona ha trabajado a base de golpes de efecto. Cuando Obama se iba en las encuestas en verano, lo compararon con Britney Spears y Paris Hilton. Cuando Obama cerró su convención, presentaron a Sarah Palin como candidata a la vicepresidencia. Cuando la presencia de George Bush molestaba en la convención republicana, cancelaron su asistencia a causa del Gustav, ese huracán que sólo afectó a los periodistas. Y ahora que, pasado el efecto Palin, las encuestas nacionales (no las estatales) vuelven a darle ventajas claras a Obama, McCain no sólo decide que los fundamentos de la economía ya no son sólidos, sino que suspende su campaña y propone cancelar el esperado debate entre candidatos del viernes para viajar a Washington… y arreglar, él solito, el problema. Bush le echa una mano y lo ha convocado a él y a Obama hoy en la Casa Blanca, pero eso no oculta el tacticismo, el apego a los golpes de efecto y la nefasta gestión de la crisis que ha llevado a cabo el maverick. Si la experiencia es esto (cambiar de opinión de un día para el otro, usar la crisis para provecho propio, decidir en base a impulsos y efectos mediáticos), no parece que sea lo que EEUU necesita en estos momentos.

Hay pánico en Mississippi, desde donde escribo, donde la Universidad de Mississippi teme que los más de cuatro millones de dólares que se ha gastado en organizar el debate del viernes se vayan directamente a la basura por el electoralismo barato de McCain.

Hay pánico en la campaña de Obama, que se ha comportado como lo que la acusan, un naíf, con su oferta de mano tendida, unidad y de emitir un comunicado conjunto que efectuó a McCain para acabar enterándose por la prensa de lo del debate. Obama dijo que debe haber debate, más que nunca en estos momentos, pero falta por ver primero si lo habrá y, si no lo hay, si escenificarán el feo de McCain presentándose en la Universidad de Mississippi para que Obama sea fotografiado como el único candidato en el estrado. Capaces son de no aprovechar esta oportunidad.

Para acabar, algunos datos. El déficit público de EEUU previsto para este año es de 407.000 millones de dólares (sin contar el plan de rescate de la deuda tóxica); la deuda pública en septiembre del 2008 se calcula en 9,7 billones de dólares (billones europeos); con los baby boomers empezando a jubilarse, el sistema de pensiones entrará en números rojos en el 2017 y quebrará en el 2041; con el actual sistema sanitario, más de 45 millones de estadounidenses no tienen seguro médico, es decir, sólo pueden tratarse en urgencias; y la guerra, en la estimación conservadora del premio Nobel Joseph E. Tiglitz, tiene un coste de tres billones de dólares.

Sí, hay motivos para el pánico.

PD1: En su discurso, Bush ha dicho que la crisis lleva diez años gestándose. En ocho de ellos, él ha sido presidente. Ese es el problema del plan de Paulson: los mismos que no han regulado y que no han controlado a Wall Street los últimos ocho años son los que ahora solicitan al Congreso una millonada y, discurso del miedo al margen, le piden a los congresistas que confíen en ellos para gestionarlos.

PD2: La frase: “¿Qué va a hacer si le eligen y las cosas se ponen mal? ¿Suspenderá ser presidente?” David Letterman a John McCain. Letterman estaba indignado porque una hora antes de grabar su show, McCain canceló una entrevista prevista con el argumento de que viajaba a Washington con motivo de la crisis. Pero a la hora de la grabación McCain en un estudio cercano grabando una entrevista con Katie Couric. Y Letterman, claro, se enfadó. Y cuando Letterman se enfada, esto es lo que ocurre: que hace de verdad sátira política.