Tag Archives: New York Times

Cumbio llegó al New York Times

14 Mar

Cumbio llegó al New York Times

Sábado 14, Marzo 2009 11:06 | Clarin.com
La flogger más famosa de Argentina logró tener un perfil en el prestigioso diario. En el artículo, que recorre su vida, habla de la realidad adolescente del país.
“En Argentina, una cámara y un blog hacen una estrella”. Así tituló el diario el artículo de Agustina.

Agustina Vivero lo logró. Después de aparecer en todos los canales de televisión, de dar entrevistas a todos los medios, de tener su libro, de actuar en teatro y de filmar publicidades, ahora la flogger logró salir en el New York Times. Bajo el título de

Argentina, una cámara y un blog hacen una estrella, el diario eligió a Cumbio como el perfil de sábado. 

Agustina, más conocida como Cumbio (le dicen así porque le gusta la cumbia), salió hoy en el diario estadounidense, donde en un artículo muy extenso cuenta su ascenso a la fama y analiza la situación de los floggers en el país. Es que el caso de Cumbio dejó al descubierto la realidad de miles de chicos que se sacan fotos y las suben a Internet para mostrarse. 

 En el perfil, Cumbio cuenta que cuando la gente la ve en la calle “a veces se ponen a llorar o quieren abrazarne y besarme. O de repente me odian. Es todo muy raro”. Además agregó que ella se va “a diverter mientras dure. Cuando se termine, listo. Pero siempre tendré las fotos”.

Anuncios

El diario «New York Times» inventa el golpe de Estado militar «democrático» y «no violento»

16 Nov

Titulares que engañan

El diario «New York Times» inventa el golpe de Estado militar «democrático» y «no violento»



El diario «New York Times» inventa el golpe de Estado militar «democrático» y «no violento»

Los generales declararon que se trata de un golpe de Estado militar a favor de la democracia y, aunque derrocaron a uno de los primeros ministros más populares en la historia de Tailandia, la mayoría de los comentaristas coincidían este miércoles en aprobar [ese punto de vista]» [], indica desde Bangkok el corresponsal delNew York Times en la edición del 21 de septiembre de 2006 [].

Para los lectores que puedan escépticos ante la noción de «golpe de Estado militar a favor de la democracia» (sic), el diario de las elites proestadounidenses indica que se trató de un «golpe de Estano no violento » (re-sic) ya que los golpistas no tuvieron que hacer uso de sus armas dado que el primer ministro se encontraba en el exterior y porque sus partidarios no viven en los barrios elegantes de la capital.

Cualquiera puede darse cuenta que el New York Times, al igual que las elites de Bangkok, siente cierta antipatía por Thaksin Shinawatra, el primer ministro derrocado, quien realizó las más ambiciosas reformas sociales que se hayan emprendido nunca en Tailandia y dispone de un masivo apoyo popular. El diario reconoce esas realizaciones (programas de desarrollo de las poblaciones rurales, anulación del sobreendeudamiento privado, creación de un sistema de salud pública a bajo precio), que califica con repugnancia de «medidas populistas» (sic) (en vez de «medidas populares»).

El New York Times, que ya se congratulaba anteriormente por el golpe de Estado en Filipinas, precisa su razonamiento: «Con este golpe de Estado, Tailandia se convierte en otro Estado del sudeste asiático que reinterpreta la democracia en términos no democráticos, incluso manipulando o suspendiendo el procesos constitucional para alcanzar objetivos políticos [democráticos]» [].

Lo cual completa la lección. Para la clase dirigente estadounidense, la democracia ya no tiene nada que ver con el gobierno del pueblo por el pueblo sino con el uso de cualquier medio que permita favorecer la instauración de un régimen al servicio de los intereses de Estados Unidos.

Mientras tanto, el Departamento de Estado estadounidense condenó la utilización del golpe de Estado militar para resolver la crisis política tailandesa y llamó a una «devolución del poder a los civiles» (sic), lo cual significa que Washington estaría dispuesto a aprobar la designación por los militares de un nuevo gobierno para sustituir el gobierno que el pueblo tailandés había escogido durante las elecciones… ¡Que casualidad! ¡Precisamente lo que tenía previsto el general Sonthi Boonyaratglin!



 

 

[] «The generals billed it as a pro-democracy military coup, and although they had ousted one of the most popular prime ministers in Thailand’s history, most commentators here tended to agree on Wednesday».

[] «Thailand Reinterprets the Rules of Democracy, Again», The New York Times, 21 de septiembre de 2006.

[] «But with the coup, Thailand became one more Southeast Asian nation that has reinterpreted democracy in undemocratic terms, either manipulating or sidestepping constitutional processes to achieve political ends.»

25 DE SEPTIEMBRE DE 2006  

La prensa atlantista evita citar las declaraciones de George W. Bush

La prensa atlantista evita citar las declaraciones de George W. Bush
 

  22 DE SEPTIEMBRE DE 2006  

La revista «Time» promueve a la candidata presidencial Segolene Royal en Europa, pero no la menciona en Estados Unidos

La revista «Time» promueve a la candidata presidencial Segolene Royal en Europa, pero no la menciona en Estados Unidos 
 

  19 DE SEPTIEMBRE DE 2006  

El diario francés «Le Monde» presenta a Hugo Chávez como dictador vitalicio

El diario francés «Le Monde» presenta a Hugo Chávez como dictador vitalicio
 

«Los generales declararon que se trata de un golpe de Estado militar a favor de la democracia y, aunque derrocaron a uno de los primeros ministros más populares en la historia de Tailandia, la mayoría de los comentaristas coincidían este miércoles en aprobar[ese punto de vista]» [], indica desde Bangkok el corresponsal del New York Times en la edición del 21 de septiembre de 2006 [].

Para los lectores que puedan escépticos ante la noción de «golpe de Estado militar a favor de la democracia» (sic), el diario de las elites proestadounidenses indica que se trató de un «golpe de Estano no violento » (re-sic) ya que los golpistas no tuvieron que hacer uso de sus armas dado que el primer ministro se encontraba en el exterior y porque sus partidarios no viven en los barrios elegantes de la capital.

Cualquiera puede darse cuenta que el New York Times, al igual que las elites de Bangkok, siente cierta antipatía por Thaksin Shinawatra, el primer ministro derrocado, quien realizó las más ambiciosas reformas sociales que se hayan emprendido nunca en Tailandia y dispone de un masivo apoyo popular. El diario reconoce esas realizaciones (programas de desarrollo de las poblaciones rurales, anulación del sobreendeudamiento privado, creación de un sistema de salud pública a bajo precio), que califica con repugnancia de «medidas populistas» (sic) (en vez de «medidas populares»).

El New York Times, que ya se congratulaba anteriormente por el golpe de Estado en Filipinas, precisa su razonamiento: «Con este golpe de Estado, Tailandia se convierte en otro Estado del sudeste asiático que reinterpreta la democracia en términos no democráticos, incluso manipulando o suspendiendo el procesos constitucional para alcanzar objetivos políticos[democráticos]» [].

Lo cual completa la lección. Para la clase dirigente estadounidense, la democracia ya no tiene nada que ver con el gobierno del pueblo por el pueblo sino con el uso de cualquier medio que permita favorecer la instauración de un régimen al servicio de los intereses de Estados Unidos.

Mientras tanto, el Departamento de Estado estadounidense condenó la utilización del golpe de Estado militar para resolver la crisis política tailandesa y llamó a una «devolución del poder a los civiles» (sic), lo cual significa que Washington estaría dispuesto a aprobar la designación por los militares de un nuevo gobierno para sustituir el gobierno que el pueblo tailandés había escogido durante las elecciones… ¡Que casualidad! ¡Precisamente lo que tenía previsto el general Sonthi Boonyaratglin!

  

 


 

 

[] «The generals billed it as a pro-democracy military coup, and although they had ousted one of the most popular prime ministers in Thailand’s history, most commentators here tended to agree on Wednesday».

[] «Thailand Reinterprets the Rules of Democracy, Again», The New York Times, 21 de septiembre de 2006.

[] «But with the coup, Thailand became one more Southeast Asian nation that has reinterpreted democracy in undemocratic terms, either manipulating or sidestepping constitutional processes to achieve political ends.»

Envían sobres con sustancias sospechosas al NYT y al Banco Chase

23 Oct

Envían sobres con sustancias sospechosas al NYT y al Banco Chase

Por: EFE en Nueva York | Mundo | Jueves 23 de Octubre de 2008 | México


Alerta. Vehículos de la policía custodian la entrada del edificio del New York Times después de que un sobre con polvo blanco fue recibido. Foto: AP

Varios sobres con polvos blancos sospechosos en su interior fueron recibidos ayer en diversas sucursales estadunidenses del banco Chase, así como en la sede del diario The New York Times.

Concretamente, las cartas fueron recibidas en sucursales del banco en Arizona, California, Colorado, Georgia, Illinois, Nueva Jersey, Nueva York, Ohio, Oklahoma, Texas y Washington, D.C., según fuentes del FBI, que estudia ahora esas misivas junto a autoridades locales y del servicio postal.

Durante esta semana se han recibido más de 45 escritos amenazantes con polvos blancos en su interior a instituciones financieras en al menos 11 estados, aunque hasta el momento no se han identificado sustancias peligrosas.

El sobre remitido al diario neoyorquino provocó el cierre por unas horas del vestíbulo de su sede, aunque la policía determinó después que no entrañaba peligro, según informó el propio rotativo en su edición digital.

El envío, con una carta en su interior, iba dirigida a Andrew Rosenthal, responsable de la página editorial, tenía la dirección escrita a mano y no especificaba remitente, según explicó el diario.

Alarma. Un empleado en la secretaría de Rosenthal lo abrió y un polvo blanco salió de él, lo que causó alarma y provocó la intervención de la policía, que determinó que la sustancia no era dañina, aunque se realizarán más pruebas.

Como medida de precaución, tres empleados han sido sometidos a un proceso de descontaminación, según la policía neoyorquina.
Los encargados de la seguridad del edificio informaron a los empleados de que no era necesaria una evacuación y les instruyeron para que utilizaran otras vías para acceder o salir de él.