Tag Archives: menores

LOS MENORES Y EL DELITO

20 Nov

 

LOS MENORES Y EL DELITO
LA INUTILIDAD DE BAJAR LA EDAD DE IMPUTABILIDAD
Por José Fernández Gaido

 

No hay día que pase sin que la noticia periodística revele un crimen consumado por algún menor, el hurto, el robo y el homicidio son moneda corriente en nuestra sociedad. Sociedad que asiste estupefacta y con sentimiento de impotencia a ser testigo o víctima de estos hechos sabiendo de antemano que el estado no “puede” no “quiere” o no “sabe” como ocuparse de esta problemática.
La droga consumida por los llamados “chicos de la calle” o “en la calle” cada día es más alarmante, sin control de sus padres biológicos y un estado ausente, los chicos ingresan al mundo del delito muy fácilmente en busqueda del dinero que les permite comprar un alucinógeno que los aparte, aunque sea momentáneamente, de su triste y cruel realidad: se encuentran en situación de desamparo y desatención.
No pocas voces propician, como solución, reducir la edad de imputabilidad del menor, combatiendo así los efectos y no las causas. Lo único que lograrán, quienes así piensan, que se legisle “al vacio”, pretendiendo que con una reforma penal en tal sentido bajará el índice del delito. La autoridad política que así piensa -sea legislador, juez, presidente o gobernador-, busca soluciones simplistas y no ve que la realidad cotidiana que nos agobia requiere medidas de fondo, como lo es atacar las verdaderas causas que provocan esta situación. Es más si se reformara la edad de imputabilidad de un menor, ¿cuál es la edad apropiada? hoy es 16 años, los que propician bajarla dicen 14, hoy hay chicos de 13, 12 y menos edad que se inician en el mundo del delito, por las razones expuestas, entonces ¿vamos a modificar la imputabilidad a cada rato de acuerdo a las circunstancias? es un absurdo que no resuelve el problema de fondo.
En muchos países, por ejemplo en España, y en algunas Comunidades, como por ejemplo en Andalucía, el Estado suspende la patria potestad de los padres biológicos o la tutela sobre sus hijos cuando los niños se encuentren en situación de desamparo y desatención. El Estado, a través de un instituto creado a tal fin, saca al chico de la calle o en la calle y lo pone a su resguardo dándole así la contención necesaria, atendiendo sus necesidades básicas, alimentación educación y salud. Parece cruel, a simple vista, quitarle un hijo a sus padres, pero la verdadera crueldad ¿no es acaso cuando se prueba que un padre o tutor ha abandonado a su suerte a su hijo que no tiene la capacidad, ni la experiencia ni los medios para manejarse por sí solo para cubrir sus necesidades básicas y pensar en un futuro mejor?
Es más, estos chicos, en muchos casos, son empujados por mayores y hasta por los propios padres para que cometan el delito especulando con su inimputabilidad. Es irrefutable la obligación que le compete a los padres que traen un hijo al mundo y que deben ejercer a pleno la patria potestad que les otorga la ley. Si no es así, el único que puede y debe ocuparse de suplantar ese rol es el Estado. ¿Quién tiene de su lado hoy mismo la herramienta que le da la ley vigente? El Código Civil Argentino en su artículo 307 habilita a los jueces a suspender y hasta hacerle perder a los padres la patria potestad cuando abandonan a sus hijos, máxime si los manipulan para cometer delitos. Esta sí, conceptúo, es un medida que tiende a proteger y contener a un menor inocente y ayudará seguramente a prevenir que ingrese por desatención y desamparo al mundo del delito.
Hoy para la sociedad, esos niños de la calle -o en la calle- son “invisibles”. Produce angustia ver un menor acercarse, por ejemplo, a pedir una moneda; ni lo miran, en la mayoría de los casos. Ahora, ¿cómo se siente un menor en estas condiciones? no ve un presente, no ve un futuro, abandonado por su padres y una sociedad que los trata de ignorar. Se llenan de resentimientos, y como lo explican los psicólogos sociales, el único momento en que se hacen “visibles” y se sienten poderosos es cuando encañonan con una arma o amenazan a algún ciudadano y es ahí en ese momento cuando adquieren entidad pública, son “reconocidos”, son “valorados” por lo menos en un momento de su vida.
La sociedad ignora, o no quiere enterarse, que en realidad esos chicos están pidiendo “ayuda” a gritos. La sociedad prefiere, a cambio, que “desaparezcan” de su vida, que lo apresen o que los maten para que se vuelvan “invisibles”, porque visibles causan mucha culpa y angustia. Esta es la realidad vigente y que debemos afrontar con valentía si queremos empezar a solucionar las “causas” y no los “efectos” de la inseguridad provocada por los menores en situación de desamparo y desatención..
Por eso, reitero, el único que está en condiciones y es un deber ocuparse de ellos es el Estado, el Gobierno es quién puede poner en marcha, como se señaló más arriba, mecanismo legales y de inversión que están en sus manos.
Tantos dineros públicos que se malgastan -por ejemplo, 600 millones para ver fútbol, que pagamos entre todos los contribuyentes- y no podemos invertir en un tema prioritario que está vinculado directamente a los derechos humanos del niño, consagrados en la ONU y a la seguridad de los habitantes de una Nación.

José Fernández Gaido
Abogado

 

Anuncios

Casi 500 musulmanes se casan con niñas menores de diez años en Gaza

3 Oct

Casi 500 musulmanes se casan con niñas menores de diez años en Gaza

islam

Mahoma se casó con una niña de seis años. Pero el Islam ha evolucionado en 1.500 años.
En la tierra de Hamas, en 2009, las novias tienen casi siete.

Hamas patrocinó un casamiento masivo para cuatrocientos cincuenta parejas. La mayoría
de los novios estaban en sus medianos veinte; la mayoría de las novias eran menores de
diez años.

Dignatarios musulmanes, incluyendo a Mahmud Zahar, un líder de Hamas, estaban presentes para felicitar a las parejas que tomaron parte en la celebración, cuidadosamente montada.

“Le estamos diciendo al mundo y a Estados Unidos que no nos pueden negar la dicha y la
felicidad”, les dijo Zahar a los novios, todos los cuales estaban vestidos con idénticos trajes negros, y provenían del cercano campo de refugiados Jabalia. Cada novio recibió de Hamas un regalo de 500 dólares. Las prepúberes niñas, vestidas de blanco y adornadas con chillones maquillajes, recibieron ramos de novia.

El Centro Internacional de Investigación Sobre Mujeres estima que, actualmente, hay 51 millones de niñas desposadas que viven en el planeta tierra y casi todas en países musulmanes. 29% de esas niñas desposadas son golpeadas regularmente y abusadas por sus esposos en Egipto; 26% sufren un abuso similar en Jordania.

Cada año, de acuerdo a UNICEF, tres millones de niñas musulmanas son objeto de mutilación genital. Esta práctica no ha sido ilegalizada en muchas partes de Estados Unidos.

La práctica islámica de la pedofilia proviene del profeta Mahoma, que acumuló once esposas y muchas concubinas, después de la muerte de su primera esposa Khadijah, en 619 D.E.
Después que la anciana esposa de Mahoma, Khadijah, murió en 619 D.E., él acumuló once esposas. Coordinó las visitas a las tiendas de sus mujeres a lo largo de sus ciclos menstruales. Su capacidad para la actividad sexual parecía no tener fronteras. Sahih Bukhari, uno de los más reverenciados textos islámicos, dice: “El Profeta solía visitar a sus esposas en forma cíclica, durante el día y la noche, y ellas sumaban once. Le pregunté a Anas, “¿Tenía el Profeta la fortaleza para ello?” Anas respondió, “Solíamos decir que el Profeta tenía la resistencia sexual de treinta hombres”.

Porque, en medio de esas delicias, el Profeta mantenía un establo de concubinas, incluyendo a Reihana, su cautiva ‘judía’. Sus esposas y amantes estaban obligadas, por la ley musulmana, a satisfacer sus necesidades sexuales en cualquier momento del día o de la noche, y el Profeta se reservaba el derecho de disfrutarlas “desde su cabeza hasta la planta de sus pies”.

Esto parecería no ser terrible para los estudiantes del Informe Kinsley, con excepción del
caso de Aisha, la esposa favorita de Mahoma. Aisha era la hija de Abu Bakr, el mejor amigo del Profeta y su más fiel seguidor.

Ni bien Mahoma posó sus ojos en Aisha, comenzó a fantasear con tener sexo con ella. Había un problema con esta fantasía.

Aisha, en ese entonces, era un pequeña niña de cuatro o cinco años, mientras Mahoma era un hombre de mediana edad de cincuenta.

Y aún así, el Profeta no perdió tiempo en hacer realidad su fantasía. Cuando Aisha cumplió seis años, Mahoma le pidió a Abu Bakr la mano de su hija en matrimonio. Abu Bakr pensó que esa unión sería impropia – no porque Aisha fuera simplemente una pequeña sino más bien porque él se consideraba hermano de Mahoma. El Profeta dejó rápidamente de lado esta objeción
diciendo que la unión era perfectamente correcta a los ojos de Allah. Abu Bakr consintió. Y Mahoma tomó a la pequeña niña como su nueva desposada.

Cuando estuvieron casados, Mahoma, en su misericordia, permitió que Aisha llevara sus juguetes, incluyendo sus muñecas, a su nueva tienda. El casamiento fue consumado cuando Aisha tuvo nueve años y el Profeta cincuenta y tres. Los tres años del período de espera no se debieron a la preocupación de Mahoma de no abusar de una niña sino, más bien, al hecho de que
Aisha contrajo cierta enfermedad que provocó la pérdida de su cabello.

La pedofilia no fue practicada sólo por Mahoma, sino también sancionada por el Corán. En el debate sobre el período de espera requerido para determinar si una esposa está encinta antes del divorcio, el texto sagrado dice, “Si estás en duda en lo concerniente a aquellas de tus esposas que han cesado de menstruar, sabe que su período de espera debe ser de tres meses.

El mismo período se aplica para aquellas que aún no han menstruado” (65:4).

RESUMENGOSPELNEWS 02 de octubre N61

Casamiento Musulmán Masivo. 450 novios se casan con niñas menores de diez años en Gaza.

Redacción | Publicado el 24 Agosto, 2009 |

Por Paul L. Williams, Ph.D. | thelastcrusade.org

Mahoma se casó con una niña de seis años. Pero el Islam ha evolucionado en 1.500 años. En la tierra de Hamas, en 2009, las novias tienen casi siete.

Un evento de gala se ha desarrollado en Gaza:

image001

image002

image004

image005

image006

image007

Hamas patrocinó un casamiento masivo para cuatrocientos cincuenta parejas. La mayoría de los novios estaban en sus medianos veinte; la mayoría de las novias eran menores de diez años.

Dignatarios musulmanes, incluyendo a Mahmud Zahar, un líder de Hamas, estaban presentes para felicitar a las parejas que tomaron parte en la celebración, cuidadosamente montada.

“Le estamos diciendo al mundo y a Estados Unidos que no nos pueden negar la dicha y la felicidad”, les dijo Zahar a los novios, todos los cuales estaban vestidos con idénticos trajes negros, y provenían del cercano campo de refugiados Jabalia.

Cada novio recibió de Hamas un regalo de 500 dólares.

Las prepúberes niñas, vestidas de blanco y adornadas con chillones maquillajes, recibieron ramos de novia.

“Presentamos este casamiento como un regalo a nuestro pueblo que se mantuvo firme enfrentando el sitio y la guerra”, dijo en su discurso el hombre fuerte de Hamas, Ibrahim Salaf.

Las fotos del casamiento cuentan el resto de la sórdida historia.

0A

El Centro Internacional de Investigación Sobre Mujeres estima que, actualmente, hay 51 millones de niñas desposadas que viven en el planeta tierra y casi todas en países musulmanes.

29% de esas niñas desposadas son golpeadas regularmente y abusadas por sus esposos en Egipto; 26% sufren un abuso similar en Jordania.

Cada año, de acuerdo a UNICEF, tres millones de niñas musulmanas son objeto de mutilación genital. Esta práctica no ha sido ilegalizada en muchas partes de Estados Unidos.

La práctica islámica de la pedofilia proviene del profeta Mahoma, que acumuló once esposas y muchas concubinas, después de la muerte de su primera esposa Khadijah, en 619 D.E.

Después que la anciana esposa de Mahoma, Khadijah, murió en 619 D.E., él acumuló once esposas. Coordinó las visitas a las tiendas de sus mujeres a lo largo de sus ciclos menstruales. Su capacidad para la actividad sexual parecía no tener fronteras. Sa hih Bukhari, uno de los más reverenciados textos islámicos, dice: “El Profeta solía visitar a sus esposas en forma cíclica, durante el día y la noche, y ellas sumaban once. Le pregunté a Anas, “¿Tenía el Profeta la fortaleza para ello?” Anas respondió, “Solíamos decir que el Profeta tenía la resistencia sexual de treinta hombres”. [1]

Porque, en medio de esas delicias, el Profeta mantenía un establo de concubinas, incluyendo a Reihana, su cautiva ‘judía’. Sus esposas y amantes estaban obligadas, por la ley musulmana, a satisfacer sus necesidades sexuales en cualquier momento del día o de la noche, y el Profeta se reservaba el derecho de disfrutarlas “desde la cima de sus cabezas hasta la planta de sus pies”. [2]

Esto parecería no ser terrible para los estudiantes del Informe Kinsley, con excepción del caso de Aisha, la esposa favorita de Mahoma. Aisha era la hija de Abu Bakr, el mejor amigo del Profeta y su más fiel seguidor. Ni bien Mahoma posó sus ojos en Aisha, comenzó a fantasear con tener sexo con ella. Había un problema con esta fantasía. Aisha, en ese entonces, era un pequeña niña de cuatro o cinco años, mientras Mahoma era un hombre de mediana edad de cincuenta. [3]

Y aún así, el Profeta no perdió tiempo en hacer realidad su fantasía. Cuando Aisha cumplió seis años, Mahoma le pidió a Abu Bakr la mano de su hija en matrimonio. Abu Bakr pensó que esa unión sería impropia – no porque Aisha fuera simplemente una pequeña sino más bien porque él se consideraba hermano de Mahoma. El Profeta dejó rápidamente de lado esta objeción diciendo que la unión era perfectamente correcta a los ojos de Allah. Abu Bakr consintió. Y Mahoma tomó a la pequeña niña como su nueva desposada.

Cuando estuvieron casados, Mahoma, en su misericordia, permitió que Aisha llevara sus juguetes, incluyendo sus muñecas, a su nueva tienda [4]. El casamiento fue consumado cuando Aisha tuvo nueve años y el Profeta cincuenta y tres [5]. Los tres años del período de espera no se debieron a la preocupación de Mahoma de no abusar de una niña sino, más bien, al hecho de que Aisha contrajo cierta enfermedad que provocó la pérdida de su cabello [6].

La pedofilia no fue practicada sólo por Mahoma, sino también sancionada por el Corán. En el debate sobre el período de espera requerido para determinar si una esposa está encinta antes del divorcio, el texto sagrado dice, “Si estás en duda en lo concerniente a aquellas de tus esposas que han cesado de menstruar, sabe que su período de espera debe ser de tres meses. El mismo período se aplica para aquellas que aún no han menstruado” (65:4). Aquellos que piensan que los musulmanes modernos han abandonado estas enseñanzas, deberían estudiar las fotos y videos que acompañan este artículo y recordar las palabras del Ayatollah Khomeini, el clérigo islámico más famoso del siglo 20:

Un hombre puede tener placer sexual de una niña tan joven como un bebé. Sin embargo, no debe penetrarla; sodomizar a una niña está bien. Si un hombre penetra y daña a una niña, entonces debe ser responsable por su subsistencia toda su vida. Esta niña, sin embargo, no cuenta como una de sus cuatro esposas permanentes. El hombre no tendrá derecho a casarse con la hermana de la niña… Es mejor para una niña casarse en una época en que comenzará a menstruar en la casa de su esposo, mejor que en la casa de su padre. Un padre que case a su hija tan joven, tendrá un lugar permanente en el cielo [7].

A los menores no se los condena ni se los contiene

28 Oct

Martes 28 de octubre de 2008 | LNP |Bahía Blanca, Bs.As. R. Argentina
La columna de Norman Fernández en “Panorama” de LU2

A los menores no se los condena ni se los contiene

El periodista Norman Fernández dijo esta mañana en el programa “Panorama” de LU2 que desde un sector del gobierno nacional se pide que se baje la edad de imputabilidad a menores que delinquen y que desde otro se solicita que se contenga a esos menores “pero hasta el momento no se contiene ni se condena”.

“Lamentablemente ha crecido de manera alarmante la participación de menores en hechos delictivos. Y la inseguridad es sigue siendo la principal preocupación de la población”, agregó Fernández. (LU2)