Tag Archives: Inteligencia emocional

¿La inteligencia ayuda a ser feliz?

25 Sep

¿La inteligencia ayuda a ser feliz?

*por Noemí Carrizo,Profesora en Letras, periodista y escritora

Suplemento de La Nueva Provincia |III Columna | Domingo 13 de julio de 2008

Descargar (¿La inteligencia ayuda a ser feliz?

“Me había acostumbrado a la infelicidad y acaso no la cambiaría por la felicidad”, escribió Jorge Luis Borges. La reflexión le llegó en su madurez, cuando el éxito y el afecto colmaron sus últimos años.

Pero, al parecer, la inteligencia no ayuda a alcanzar la plenitud existencial. El escritor Ernest Hemingway, que vivió experiencias excitantes, incluso como protagonista, en epopeyas como las dos guerras mundiales y la guerra civil española, se casó’ cuatro veces, tuvo incontables amores, alcanzó fama y prestigio mundial y terminó suicidándose. Está comprobado que sacar una puntuación alta en una prueba de inteligencia -lo que implica tener un vocabulario amplio y agilidad mental- no se relaciona con la capacidad para llevarse bien con los demás. Por lo que el psicólogo Diener, de la Universidad de Illinois, afirma que lo que importa es la “inteligencia social” que abre la puerta hacia las realizaciones satisfactorias. Según algunos investigadores, Occidente no está preparado para albergar ni dar alas a las personas mentalmente dotadas, pero sí se encuentra inclinado a alentar a los atletas o figuras con destrezas físicas. Salvo los excepcionalmente brillantes, como Albert Einstein, que fue reconocido, el resto de la gente de alto nivel intelectual trabaja en empleos mediocres y lleva una vida personal oscura, cuando no desastrosa. Esto lo confirma la lista de miembros de Mensa, el club integrado por los más inteligentes del planeta. Los sistemas de educación en países cuyo fin fundamental es la acumulación de riqueza, promueven la imagen del héroe de película, excelente para la guerra o el deporte, pero no la del más esclarecido. De ahí que individuos con importantes conocimientos alcancen un bajo nivel social y profesional. Desde niños son “los raros”. Gran parte de ellos, en los últimos tiempos, son llamados geeks, personas con una gran fascinación por la tecnología y la informática. Estos jóvenes tienen una buena comunicación con otros a través de los foros, pero se inhiben en el intercambio tradicional. Aun así, son absolutamente sanos, no consumen drogas ni alcohol, y presentan niveles cognoscitivos asombrosos, Al parecer, esta manera aislada de vivir no les permite desarrollarse, desde el punto de vista social, con la misma eficiencia con que lo hacen intelectual y hasta físicamente. Su desarrollo emocional quedó paralizado al no enfrentarse en su diario vivir con situaciones y vivencias con las que sí tropiezan y deben superar el resto de las personas (amistades, primeras relaciones de pareja, altercados, problemas, alegrías, competencias, deslealtades. Los adultos que los rodean suponen que al ser superiores y eruditos pueden hacer frente a cualquier conflicto, lo que es erróneo. Sus compañeros de estudios los evitan porque los “líderes populares” señalan que hay que ignorarlos. Esto ha pasado durante siglos con los seres sobresalientes, cuando debieron afrontar una continua soledad fuera de todo homenaje, respeto o regocijo compartido. Pero parece que algo está cambiando en el siglo XXI, donde los geeks están ganando posiciones por su extraordinario potencial. Además, se destacan como modelos a seguir, ya que muchos de ellos alcanzan grandes fortunas dedicándose a la alta tecnología. ¿Cuánto dinero recibieron, por ejemplo, los que “inventaron” y vendieron YouTube? Otros de los impedimentos para la completitud existencial de estas personas es que perciben y reflexionan con mayor intensidad los dramas, tristezas, desgracias e injusticias que las rodean, sintiendo a flor de piel la tragedia humana.

Lo relevante para la felicidad es el talento para saber lo que se desea, sin tener en cuenta el estatus, sitial decisivo para estos tiempos. Según el economista Andrew Oswald, de la Universidad de Warwick, en Coventry, Inglaterra “el dinero compra un lugar privilegiado, lo que hace que determinadas personas se sientan mejor, pero no todas. De ahí que tantos artistas como científicos notables acepten tareas no bien remuneradas, pero que los hacen sentirse plenos”. Para finalizar, no podemos negar que existe una inteligencia práctica, la que logra subsanar las cotidianas vicisitudes y empuja a seguir adelante, aun en medio de crisis individuales o financieras. Y es esa constancia la que mueve hacia la ventura, ese peregrinar sin desesperanzas por los rispidos senderos de la existencia, lo que lleva a la dicha. “Después de todo, el genio no es más que la infinita capacidad de tomarse constantes molestias, Watson”, afirmaba Sherlock Holmes, legendario y sagaz personaje de Arthur Conan Doyle. Y la felicidad, ese ejercicio sin tregua, puede ser también una de las formas de la sabiduría.

Anuncios

Cómo dejar de ser emocional

25 Jun

Cómo dejar de ser emocional

Juan 1:43-51; 2:1

Jesús llama a Felipe y a Natanael

43 Al día siguiente, Jesús decidió salir hacia Galilea. Se encontró con Felipe, y lo llamó:
—Sígueme.
44 Felipe era del pueblo de Betsaida, lo mismo que Andrés y Pedro.45 Felipe buscó a Natanael y le dijo:
—Hemos encontrado a Jesús de Nazaret, el hijo de José, aquel de quien escribió Moisés en la ley, y de quien escribieron los profetas.
46 —¡De Nazaret! —replicó Natanael—. ¿Acaso de allí puede salir algo bueno?
—Ven a ver —le contestó Felipe.
47 Cuando Jesús vio que Natanael se le acercaba, comentó:
—Aquí tienen a un verdadero israelita, en quien no hay falsedad.
48 —¿De dónde me conoces? —le preguntó Natanael.
—Antes de que Felipe te llamara, cuando aún estabas bajo la higuera, ya te había visto.
49 —Rabí, ¡tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel! —declaró Natanael.
50 —¿Lo crees porque te dije que te vi cuando estabas debajo de la higuera? ¡Vas a ver aun cosas más grandes que éstas!
Y añadió:
51 —Ciertamente les aseguro que ustedes verán abrirse el cielo, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.
2. 1 Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús se encontraba allí.

La vida de Natanael
Natanael era pescador, estudioso del Antiguo Testamento, y amigo de Felipe (cada vez que se lo nombra en los evangelios está con Felipe). Es conocido también como Bartolomé porque al nombrar a los apóstoles se lo llama por el sobrenombre Bartolomé, pero cuando Juan describe el llamamiento dice que Jesús lo hizo por su nombre, “Natanael”.

Para entender mejor este pasaje bíblico, debemos tener en cuenta que en la antigüedad las casas eran pequeñas, tenían una o dos habitaciones, y los judíos plantaban higueras fuera de sus casas, que crecían hasta cinco metros de altura y les daban sombra. Sentarse “debajo de la higuera” era un lugar privado donde acostumbraban los israelitas a leer las Escrituras.

Cuenta este relato que Felipe corrió hasta Natanael y dijo: “Descubrí al Mesías, el hijo de José de Nazaret.” y la primer reacción de Natanael fue: “¿De Nazaret puede venir algo bueno?”
A lo que Felipe le contestó: “Vení, a verlo vos mismo”.
Cuando Jesús iba caminando, vio a Natanael debajo de la higuera y dijo a sus discípulos: “Éste es un verdadero israelita en quien no hay engaño”.
Y Natanael le pregunta: ¿de dònde me conoces? En el original, Natanael dijo: -¿Me estás adulando? ¿Me querés convertir?-.
Y Jesús respondió: “Antes de que Felipe te llamara, cuando aún estabas bajo la higuera, ya te había visto”. Natanael, al escucharlo, quedó tan impactado que dijo: “Rabí, ¡tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel!, ¡Oh lo encontré!”
—¿Lo crees porque te dije que te vi cuando estabas debajo de la higuera? ¡Vas a ver aun cosas más grandes que éstas! Jesús le estaba diciendo: Natanael yo conozco tu corazón.

El conoce mis circunstancias y mi corazón cuando estoy a solas.

Jesús le estaba diciendo: “ Conozco tus circunstancias, tu árbol, lo que te rodea”.
El Señor conoce tu casa, tu trabajo, tus circunstancias, pero también tu corazón.
No hay nada más lindo para una persona que sentir que alguien lo conoce, que se puede revelar y captar su esencia. Cuando Natanael escuchó a Jesús quedó deslumbrado.

Una palabra profética impacta.

Hace tiempo estuvimos con el profeta Otoniel en Puerto Rico. Una mujer pasó para hacerse orar, Otoniel la miró y le dijo: “Así te dice el Señor, lo que estás pensando hacer yo no lo apruebo. Tus pensamientos no son mis pensamientos, lo desapruebo rotundamente, y es más, voy a frenarte para que no lo hagas”. La mujer tenía la cartera en su mano y miraba a Otoniel fijamente a los ojos. En un momento empezó a llorar, abrió la cartera y dijo: “Tiene razón, Dios me ha hablado.” Sacó una soga y dijo: “Me iba a ahorcar cuando saliera de acá, pero no lo voy a hacer”.

Si no poseemos nada corremos riesgos, pero cuando recibimos pensamos más.

Jesús le dijo: “Natanael verás cosas más grandes”, porque cuando no tenemos nada para perder es fácil creer.
Cuando Pedro no había pescado nada, Jesús le dijo: Boga mar adentro y echa las redes . Y Pedro echó la red, porque no tenía nada para perder.
Cuando llegas a la iglesia en la miseria, creés si te decimos que Dios te va a prosperar, pero al ser prosperado ya no es tan fácil creer cuando debes invertir.

Esta ley fue estudiada por los psicólogos para orientar a las personas en el manejo de las finanzas: “Cuanto más tenés, más miedo a arriesgar; cuando menos tenés, menos problemas”. A mayor bendición, la persona más analiza y le cuesta creer por temor.

Dios te entrenará para grandes bendiciones.

Jesús le enseñó estos principios a Natanael para que su fe creciera:

1° La fe viene por palabras de estima.
Cuando Felipe le dijo que había hallado al Mesías, Natanael dijo: ¿De Nazaret puede venir algo bueno ? Eso era prejuicio .
Los prejuicios siempre son emocionales, son la proyección de las propias incapacidades, y como Natanael se sentía menos lo proyectó sobre Nazaret.
Si una persona te dice que sos agresivo, antipático, es porque está poniendo lo que no acepta de su vida en vos.

Vemos por las emociones.

Cuando tu familia te dice que no te acompaña a la iglesia porque te lavan el cerebro, es por inseguridad; todo lo que te digan es porque proyectan su emoción en vos.
Natanael hizo eso, pero Felipe, con sabiduría, respondió: “ Vení y velo vos .”
Al decir Jesús: Este es un verdadero israelita en quien no hay engaño, dejó de lado todos los prejuicios de Natanael, se conectó con su parte buena y declaró una palabra de fe, de estima, lo bendijo focalizando lo bueno y Natanael aumentó su fe.

Los que tenemos más de cinco años en el evangelio, tenemos que aprender muchas cosas, porque nos enseñaron a predicar criticando, juzgando y debemos sembrar palabras de fe porque, Creer en uno mismo es tan importante como creer en Dios.

Cuando el Señor te llamó, lo primero que escuchaste fue algo positivo, de fe, de bendición.
No atacaremos a la gente diciendo: “Eso es pecado”, “Lo que hacés es del diablo”, nos focalizaremos en la parte buena de los miles que ganaremos para Cristo. No vamos a mentir, nos conectaremos con sus logros, sembrando fe y serán discípulos de Jesús.

“El que tiene gracia en hablar tendrá por amigo al rey ”, dijo Salomón en Proverbios 22:11

Una palabra de fe no busca agradar sino activar a la persona.

Cuando un psicópata, un manipulador o estafador descubre que querés agradarle, te va a torturar, manejar: “Esperaba más de vos”, “¿Querés que me sienta bien…? Hacé esto o aquello.”
Jesús no agradó a la gente sólo activó su fe.

2° La fe crece con visión amplia. La fe no tiene foco ni camino.
“¿De Nazaret puede venir algo bueno?” , la fe de Natanael estaba focalizada.
Su fe no funcionaba para Nazaret, sino para Caná, su lugar de nacimiento. Cuando pongo nombre o digo cómo llegar, es fe focalizada. Por ejemplo: “Espero que esa persona me dé una ofrenda, que mi jefe me contrate”, “Necesito que me llame fulano”, es fe focalizada.

La Biblia dice: “ Por las llagas de Cristo estamos sanos ”. En ningún lugar dice de qué manera lo seremos, si por una pastilla, un milagro o una operación, focalizarnos en la sanidad es lo importante. “Para el que cree todo es posible” , no dice cómo lo hará posible.
No le digas a Dios de que manera tiene que bendecirte ni esperes nada especial porque te frustrarás. Reclamá tu promesa, la fe es universal y funciona tanto para Nazaret, Caná o Galilea; para tu trabajo, para tu sanidad, para todo.

Tengo que ampliar las zonas de mi fe, Dios romperá la focalización.

Jesús eligió a doce hombres que nosotros jamás hubiéramos elegido porque eran muy diferentes entre sí, los inscribió en su escuela durante tres años y medio y trajeron un avivamiento.
Natanael era de Caná y los demás discípulos de Galilea, los de Caná odiaban a los de Galilea y éstos odiaban a los nazareos (Jesús era de Nazaret).

3° Fe se activa hablando a las cosas.
Dios no hará nada sin decirlo primero, la fe está para usarla y hablarla. Natanael, crecerás en fe y aprenderás a hablar como yo. La fe viene a mí cuando hablo la palabra de Dios.
Natanael estuvo presente cuando Jesús seco la higuera por la palabra. Las higueras daban higos chicos y cuando Jesús buscó, encontró sólo hojas y dijo: “Esta higuera me engañó, no tiene fruto, ¡sécate!”. Natanael estaba atrás de Jesús porque debía ser enseñado y vio que la higuera estaba seca al día siguiente; Jesús le enseñó que la palabra de fe puede secar un árbol.

En otra oportunidad Jesús caminaba y vino un oficial de Caná, del barrio de Natanael y le dijo: Ven, baja a mi casa que mi hijo está enfermo .
Jesús le dijo: Vete, ya está libre .
Y Natanael estaba ahí. Cuando el oficial llegó a su casa, preguntó cómo estaba su hijo, y le dijeron : Está sano, la enfermedad se fue .
¿ A que hora ?, preguntó.
A la una ”. Esa era la hora que estuvo con Jesús y la Palabra fue dicha.
A la hora que digas la palabra y hables la promesa, Dios cumplirá.
Todo lo que hablemos en el mundo espiritual hará correr el reloj.
Jesús maldijo a la higuera, en lo natural no se secó en el momento pero en lo espiritual se secó cuando fue declarado por Jesús, o sea allí comenzó a correr el reloj.

Nada funciona en el mundo natural si no está conectado con el mundo espiritual.

4° Fe crece con grupos de fe.
Si querés que tu fe aumente, unite a gente de fe.
Jesús estaba predicando y un grupo de hombres bajó una camilla desde el techo, “ y al ver la fe de ellos sanó al enfermo.” Caminá con gente de fe que te motiva, no con pesimistas.
Todos tenemos que pertenecer a equipos de fe para que Dios mande bendición y vida eterna; nos estamos preparando para que los cielos se abran y Dios nos bendiga en abundancia.

Cuando Giezi, el discípulo de Eliseo, se alejó de su señor, le fue mal, porque un principio espiritual: Tu fuente es Dios pero viene la fe si te juntás con gente que tiene fe también.
Lot fue bendecido mientras estaba con Abraham, la única decisión que tomó en su vida lo alejó y terminó en Sodoma. Luego Abraham tuvo que salvarlo.

Unite con gente que cree en el Señor, que crece con una visión clara y avanzá.

5° Fe viene a través de quien me enseña.
Estamos inscriptos en la escuela de Jesús. Jesús fue a una fiesta en Caná, (un nazareno, Jesús; con uno de Caná, Natanael, y con otro de Galilea). Se quedaron sin vino y María, madre de Jesús, dijo: “Señor no hay más vino”. Le respondió: “Tranquila mujer (una expresión de la época) cuando venga la hora todo estará arreglado”.

Les indicó: “ Junten tres tinajas con agua ”, y el agua fue cambiada en vino.
Después de tres años y medio de discipular, Jesús fue a la tumba y resucitó. Siete de sus discípulos estaban pescando frustrados, amargados, porque había muerto y Jesús resucitado se les apareció diciendo: ¡ Tiren la red para el otro lado !

Fue fácil creerle porque no habían pescado nada y tiraron la red y sacaron ciento cincuenta y tres peces. Jesús luego les dio de comer.

La Biblia es el alimento y comida es el que te enseña. La fe es una semilla, es comida .” dice la Palabra.

¿De qué te alimentas? ¿Qué estás comiendo? ¿A quién estás escuchando?
No recibas cualquier alimento, no leas ningún libro del que no tiene fruto en su vida espiritual. Vigilá qué comés.
Cuando Adán y Eva dijeron: Estábamos desnudos , Dios les dijo: ¿ Quién les enseñó que estaban desnudos? Los que te enseñan pueden mostrar tu desnudez o la gloria de Dios; pueden tomar tu vida, transmitir cosas malas y matar tu fe.
Cuando les dio de comer, Jesús estaba diciendo: “Coman de mí, Yo soy el pan, Yo soy el agua, Yo soy el muro, Yo soy la comida.”

No oiré a todo el mundo ni me dejaré enseñar por cualquiera.

Natanael aprenderás tres cosas:
1- Verás cosas más grandes, maravillosas, de las que viste hasta hoy.
Serás entrenado en la fe, te sorprenderás, recibirás cosas más grandes de parte de Dios.

2- Verás abrir el cielo.
Experimentaremos su hermosura, contemplaremos su rostro, caminaremos viendo la Gloria, El está contigo, te ama, te acompaña. Los cielos serán de bronce para otros, pero la presencia te dará descanso todos los días.

3- Verás a los ángeles subir y bajar.
Jesús será la escalera para recibir las respuestas a todas tus preguntas, “ Sobre mí subirán y bajarán los ángeles”, dijo .

Cuando Jesús lo llamó a Natanael y lo invitó a una fiesta, pasaron tres años y medio, y Jesús resucitado les hizo otra fiesta, un desayuno para los discípulos. El proceso comenzó y terminó con una fiesta, les dijo: “ Quédense en pocos días vendrá el Espíritu Santo, caerá sobre ustedes y todo lo que hicimos juntos en tres años y medio, será cambiado en bendición, los cielos se abrirán para las cosas grandes.”

Viene un avivamiento sobre tu vida.

La tercera fiesta de Natanael fue el avivamiento del libro de los Hechos, allí no había para comer porque ellos eran el pan para la gente.
Cuando cayó el Espíritu, Natanael recordó que vendrían cosas grandes, que los cielos se abrirían y vería a los ángeles. Una ráfaga, un estruendo llenó el lugar y todos los que estaban allí hablaron en lenguas, Dios los había cambiado y fueron llenos del poder del cielo. ¡Se viene la Fiesta!

¡No abandones! Viene el día de tu graduación. Disfrutá de todo: de la soltería, de estar casado, de los hijos y si no lo tenés también. Disfrutá de tu trabajo y si estás sin trabajo.

Disfrutá del Rey, comiendo palabra de fe en su fiesta.

Por Bernardo Stamateas

http://www.presenciadedios.com/newsletter/mensajes/26-05-2008.php