Tag Archives: IMPUNIDAD

TARINGA! LOS PIRATAS DE INTERNET

28 Abr

TARINGA! LOS PIRATAS DE INTERNET – DE PROPIEDAD INTELECTUAL, DELITOS E IMPUNIDAD

Por Gonzalo Pittaluga

Como muchos sabrán, existe un sitio web argentino -cuando no- llamado Taringa!, donde los usuarios pueden compartir cualquier cosa que se les ocurra, siempre y cuando se cumpla el protocolo que imponen. Hasta aquí, nada raro, pero veamos de qué se trata esto de “compartir”.

Un poco de historia
Cuando las conexiones en el país eran “Dial-up” -a través de la línea telefónica- alrededor del año 1997, Napster había cambiado la experiencia de Internet. Ingresando a www.napster.com podías descargar un pequeño programa que permitía bajarse cualquier tema musical que estuviese en el servidor Napster.

En poco tiempo podían descargarse muchas canciones desde dicho sitio; era simplemente fabuloso, lento y fabuloso, pero ilegal… sobre todo cuando comenzaron a llegar al país los primeros “quemadores” o copiadores de CD.

A fines del año 2000 -principios de 2001- el servicio de intercambio de música Napster fue clausurado temporalmente como resultado de un fallo judicial que respaldó la argumentación de la querellante RIAA -Asociación de la Industria Discográfica Estadounidense- en el sentido de que Napster facilitaba y promovía la piratería de propiedad intelectual. Con ello, la firma debió apagar sus 100 servidores, desde los cuáles se hacía posible el intercambio de música a gran escala, que según cifras de la propia compañía llega a las 14.000 canciones por minuto.

En aquel momento el presidente de Napster, Hank Barry, escribió en el sitio web de la compañía: “Aunque estamos firmemente y totalmente en desacuerdo con la decisión de la jueza, respetaremos el embargo y suspenderemos nuestro servicio en caso que no se acepte nuestra apelación”. Y prosiguió: “el fallo es, en lo medular, el siguiente: que compartir música entre individuos, sin fines de lucro, es una violación de la ley“.

Al mismo tiempo el código fuente de Napster, fue difundido a través de la red, lo que produjo que nacieran otros productos gratuitos P2P como el Kazaa, el Emule, el Ares y otros.

Estos programas funcionan de la misma manera que el Napster pero la diferencia es que la información que podemos encontrar -videos, música, películas, entre otras- no están cargadas en un servidor sino dentro de la PC de otra persona que también utiliza el mismo programa. De esta manera se hace muy difícil rastrear la información y la justicia sólo consigue reducir el tráfico o la cantidad de descargas, aunque sin mucho éxito.

Pero el problema con estos programas son los virus. Sacar un archivo desde la PC de otra persona en cualquier parte del mundo, no es muy seguro. O el archivo venía infectado, o quizás el video o la película que uno bajase no era lo que el título mostraba. Así, se filtraba mucha pornografía -sobre todo pedofilia- sin control alguno.

Es decir, no sólo es ilegal y va en contra de los derechos de autor, sino que puede llegar a ser peligroso en manos de un niño o niña que al bajar un video de Winnie Pooh, por ejemplo, puede encontrarse al reproducirlo, con algo no apto para menores de 21 años. Una irresponsabilidad por parte de los creadores y de los propios usuarios.

¿Evolución o una nueva manera de lavarse las manos?
Algo que siempre ha existido como recurso para buscar información o conseguir cosas pirateadas, fueron los foros, páginas donde al registrarte uno puede proponer un “tema” o “posteo” y las personas pueden ingresar si les interesa o pueden ayudarte, dejándote mensajes allí dentro o quizás algún enlace a otra página que pueda ayudarte o servirte y viceversa.
Algo fácil, simple, básico donde los conocimientos técnicos no son necesarios. Pero su estética a veces confunde y no es tan intuitivo para alguien con poca experiencia en la web.
Estos foros fueron evolucionando hasta convertirse en Macroforos, con el agregado de diseños diferentes, mas amenos a la vista, menos confuso, mas simples, mas intuitivos. También promueven y apoyan constantemente la piratería, la ilegalidad y, lo peor de eso, a diferencia de Napster: lucran con la publicidad de una forma exorbitante.
¿Sus anunciantes? Aparte de los avisos de Google, se suman los de masoportunidades.com. Efectivamente, el Grupo Clarín publicita en un sitio que promueve la ilegalidad. Al siniestro grupo se le suma la revista Rolling Stone y Telefónica con sus promociones de Speedy e Impresiones Web S.L., una empresa española dedicada a la publicidad web.

El referente
Taringa.net es un sitio web dedicado justamente a eso: es un poderoso Macroforo donde podemos encontrar música, películas, series de televisión de todos los tiempos, y un largo etcétera, lo cual atenta contra la propiedad intelectual.

Aquí se ven claramente la publicidad, la cantidad de usuarios (inmensa), y a la izquierda lo que “comparten” los usuarios.
No creo ser el único en ver que hay discos de Deep Purple, Motörhead; en fin, ningún integrante de alguna de esas bandas querría que su disco sea descargado miles de veces gratuitamente. Supongo que si eso hubiesen querido, lo hubieran difundido directamente en forma gratuita a través sus propios sitios.
Podemos coincidir o no con promover la propiedad intelectual de otra persona sin fines de lucro, pero aquí lo importante es que los creadores de este sitio se llevan mucho dinero a costa del trabajo de otras personas: los autores y los usuarios.
Veamos las categorías que facilita la gente de Taringa!:

Queda más que claro que la ilegalidad se promueve desde las propias categorías, ahora veamos qué “postean” los usuarios.

“Niega, niega que perdurarás”

Internet es tierra de nadie, no hay jurisdicción y es mucho más simple escaparse de una acusación ya que, aunque las PC posean direcciones IP -Una dirección IP es un número que identifica de manera lógica y jerárquica una PC conectada a la red-, existen muchas formas de ocultarse en el anonimato.

En el caso de Taringa!, los dueños aparecen mostrando el rostro en diarios como La Nación y Clarín (1), orgullosos de tener un sitio líder en el cuál se violan copyrights de series de TV, películas, discos, documentales, videojuegos y programas de PC, entre otros. Y a nadie le da por mencionar esto.

La excusa “legal” de Taringa! es que nada de lo que los usuarios “postean” se encuentra en sus servidores y que poseen un “sistema de denuncia” por el cuál se borran los posts que no cumplen con la ley.

Sin embargo, hay moderadores que también pueden compartir, y de hecho lo hacen. ¿Adivinen qué es lo que comparten? Música, películas, series de TV, y la larga lista de etcétera que hace endeble el argumento de estos chicos que viven lucrando con lo que producen los demás.

Aquí me gustaría hacer una pequeña mención especial: Un moderador, que se nombra así mismo como VEERK, es decir, un empleado de Taringa! que tiene que hacer cumplir con el protocolo y con la ley como dicen los dueños del sitio, posee estos “aportes” en su perfil:

Como de costumbre, una imagen.
Quieren hacernos creer que funcionan como un buscador, pero no es así. Los usuarios personalizan sus “aportes” y se jactan de eso en cada post que realizan. Google no posee usuarios, no está personalizado y, por otra parte, Taringa! estuvo registrado -hasta que fue expulsado- en sitios como DMOZ -Directorio que recopila páginas web y las rankea según el tráfico que poseen-, así como diversos foros y chats (2).
Por otra parte, es dable mencionar que Taringa! se basa en un protocolo que no menciona en ningún lugar que está prohibido subir contenido ilegal o potencialmente ilícito, para así evitarse las denuncias y prever este paso.

Es interesante observar que no pueden usarse mayúsculas, pero sí compartir discos enteros de artistas protegidos por los derechos de autor.
No se pueden hacer preguntas o críticas, sin embargo pueden subirse películas enteras y de todos los tiempos, sin que sean borradas luego.
Entonces, si nada está en sus servidores, ¿adónde está?. Existen páginas web como Rapidshare.com o Megaupload.com, entre otras, que son páginas almacenadoras para compartir archivos. Estos sitios hacen un trabajo exhaustivo y borran constantemente todo archivo que no cumpla con la ley, pero gracias a sitios como Taringa! y su promoción de lo ilícito, el volumen de información subida a este tipo de páginas, complica la situación de estas empresas web que buscan regular la situación y no puede por culpa de estos Macroforos. No sólo Taringa! no controla lo que debería sino que perjudica a otras empresas.
Cabe destacar que hace unos días el mayor sitio de intercambio de archivos -que funciona como Taringa!-, The Pirate Bay, tuvo inconvenientes legales. En realidad el sitio no puede tocarse, pero los dueños han sido embargados por 30 millones de coronas suecas -casi 4 millones de dólares- luego de una larga disputa legal con empresas como Warner Bros, Sony Music Entertainment, EMI y Columbia Pictures, entre otras. La excusa que dieron los dueños de este sitio ante el tribunal fue que “su sitio hace lo mismo que Google“, o sea, enlazar sitios y computadoras entre sí. Y argumentaron que usando ese buscador también se pueden encontrar cosas ilegales, aunque esto no significa que Google cometa una ilegalidad.
También explicaron que en sus servidores no alojan ningún material protegido por derechos de autor, porque el intercambio se produce entre los usuarios y ellos sólo ejercen de nexo entre esos internautas” (3). Sin embargo, para el tribunal estos señores promovían la violación de propiedad intelectual o derecho de autor, tal y como lo hace Taringa! (4).

Conclusión
Según la ley 11.723 (235) del Poder Ejecutivo Nacional (5), en su artículo segundo, se dicta: “El derecho de propiedad de una obra científica, literaria o artística, comprende para su autor la facultad de disponer de ella, de publicarla, de ejecutarla, de representarla, y exponerla en público, de enajenarla, de traducirla, de adaptarla o de autorizar su traducción y de reproducirla en cualquier forma.”
Taringa! expone estas obras sin el permiso de su autor, por tanto, como ya dijimos, aunque no estén guardadas en sus servidores o sitio, está exponiéndola y fomentando a que se descargue esa obra en forma ilegal. Más adelante, en su artículo cuarto, la ley reza: “Son titulares del derecho de propiedad intelectual:
a) El autor de la obra;
b) Sus herederos o derechohabientes;
c) Los que con permiso del autor la traducen, refunden, adaptan, modifican o transportan sobre la nueva obra intelectual resultante.”
Queda bastante claro que Taringa! no es autor de nada, no es heredero ni derecho habiente, y finalmente no posee permiso para la difusión de ninguna obra.
Por último, podemos ver que dicha ley declara en su artículo octavo: “Nadie tiene derecho a publicar, sin permiso de los autores o de sus derechohabientes, una producción científica, literaria, artística o musical .”
El sitio de la T! ilícita está repleto de publicaciones o “posts” sin la autorización requerida.
Taringa! es un sitio, como tantos otros similares, que promueve y aviva la piratería y la copia ilegal de obras artísticas.
Todos sus auspiciantes son cómplices de este sitio, sobre todo cuando se los ve en notas de periódicos como Clarín y La Nación, donde promueven y se enorgullecen de llevar adelante un sitio que le importa mas trabajar con el esfuerzo de otros, censurar a sus propios usuarios que conseguirse un trabajo honesto y legal.
Sin embargo, las autoridades no regulan estas actividades ilegales on-line. La web se ha convertido en el lugar ideal para fomentar la piratería y la difusión de material sin los permisos correspondientes.
Las excusas de Taringa! no suponen un argumento lo suficientemente fuerte o válido. Su más justificativo más “sólido” ha sido decir que nada se encuentra guardado en su servidor y que la página funciona igual que Google. En una entrevista a la revista Debate al cosultarles sobre la ilegalidad de su sitio el desarrollador Matías Botbol respondió: “A veces dicen que Taringa! es un sitio pirata, pero no es así, sólo hay gente que lo utiliza para piratear. Lo mismo pasaría si yo buscara únicamente pornografía en Google y dijera que Google es un sitio porno. Y en realidad es mucho más. Internet es así, es la red de redes porque todos los contenidos se relacionan, no lo inventamos nosotros. Entonces, si damos de baja a Taringa!, no significa que ese contenido va a dejar de estar. Seguramente van a seguir entrando desde otros lugares a descargarlo. Al tener ese tipo de funcionamiento no tenemos ninguna responsabilidad. En Taringa! solamente hay un usuario diciendo que en ese lugar hay tal cosa.” (6)
Falacias. Comparar Taringa! con Google es un manotazo de ahogado tremendo y ya hemos visto cómo la Justicia en Suecia ha puesto tras las rejas y le ha hecho pagar una multa a una página que funciona de la misma manera que Taringa!.
¿Qué los diferencia? Que los Botbol viven en un país donde la Justicia no actúa. Ellos no pueden mirar a la cara a ningún músico, ni artista televisivo, cineastas, etc., ya que estafan a todas esas personas. Taringa! no es solamente un usuario diciendo que en un lugar hay tal cosa. Es un facilitador y organizador de piratería. Si no hubiese una página que promoviera esto, menos gente subiría cosas, y no habría manera de saberlo. Por otra parte, Rapidshare y Megaupload, entre otras, poseen muchos problemas judiciales por poseer material ilegal que se sube por promoción y propagando de sitios como Taringa!.
Basta de la hipocresía del “compartir”, facilitar acceso a material ilegal no autorizado por escrito, es un delito. Promoverlo también.

Gonzalo Pittaluga
Especial para Tribuna de periodistas

(1) http://www.clarin.com/diario/2009/01/30/um/m-01848906.htm
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1026541

(2) Matías Botbol -desarrollador y dueño de Taringa!– se quejó formalmente con DMOZ dejando en claro que la categoría que les cabe es “Foros y Chats”, por tanto su comparación con Google no tendría veracidad en la realidad: http://www.resource-zone.com/forum/showthread.php?t=50047
Cabe destacar que fueron expulsados de dicho directorio por brindar la posibilidad de encontrar material que quiebra la propiedad intelectual y promueve la piratería. Facilita su acceso de forma ordenada por categorías y puntaje. Eso no es Google.

(3) http://www.clarin.com/diario/2009/04/18/sociedad/s-01900497.htm

(4) Según el punto 6.1 d) de los Términos y Condiciones de Taringa!: Aspectos a tener en cuenta sobre la incorporación de links: “Uno de los principales derechos patrimoniales de un autor es el de reproducción de su obra, este derecho confiere la facultad de prohibir reproducciones de su obra sin autorización previa y expresa. Un link no vulnera el derecho de reproducción, las direcciones URL, son meros hechos que no están protegidos por el derecho de autor por no implicar la realización de una copia de una obra. Sin embargo cuando el autor o el titular de los derechos sobre una obra no la hubiere publicado, nadie sin autorización de éste podría lícitamente hacerlo, por consiguiente los usuarios solo podrán asociar a sus posts, links que refieran a obras que hubieren sido lícitamente publicadas en Internet por su titular.
En forma “extraña” el fallo contra Pirate Bay no dijo lo mismo.

(5) Ley de Propiedad Intelectual: Ley 11.723 (235) del Poder Ejecutivo Nacional. Buenos Aires, 28 de septiembre de 1933. http://www.mincyt.gov.ar/11723.htm

(6) http://beta.revistadebate.com.ar//2009/01/16/1529.php


Buenos Aires – Argentina

info@PeriodicoTribuna.com.ar

Anuncios