Tag Archives: iglesia gay lésbica

La iglesia gay lésbica más grande del mundo: la Catedral de la Esperanza, en Texas, EE.UU.

23 Sep

La iglesia gay lésbica más grande del mundo: la Catedral de la Esperanza, en Texas, EE.UU.

La imagen

Sus sermones y enseñanzas, se centran en la pobreza, en cuestiones sociales y en la espiritualidad y no en la homosexualidad.

 

“Pero en vano me honran enseñando como doctrinas mandamientos de hombres” (Marcos 7:7)

 

 

Fue fundada en 1970 y cuenta con unos 1.500 fieles. El 90% de ellos son homosexuales. La Catedral de la Esperanza es el templo gay más grande del mundo y se encuentra en Texas, uno de los estados más conservadores de EE.UU.

El rito es similar a la misa católica, pero durante la ceremonia se puede ver a mujeres comulgar tomadas de la mano, o a un hombre, que durante el evangelio, acaricia la oreja de su compañero. Una lesbiana se para bajo la gran cruz del templo, sonríe y saluda en el nombre de Dios. Su nombre es Jo Hudson y domingo tras domingo dirige a un grupo de más de 1.500 personas que asisten a Cathedral of Hope (Catedral de la Esperanza), conocida como la iglesia para gays, lesbianas, bisexuales y personas transexuales más grande del mundo.

Desde los cantos del inicio de la ceremonia, pasando por la lectura del evangelio, el sermón, la comunión y los anuncios comunitarios, se trata de una celebración religiosa similar a la del rito católico y a la de las iglesias cristianas.

 

La diferencia más notable son las expresiones homosexuales, que son asumidas con toda normalidad y nadie se escandaliza.

 

«Nuestra iglesia predica un mensaje de inclusión. Le recordamos a toda la gente, se trate de gays, lesbianas o heterosexuales, que Dios nos ama a todos. No importa de qué color seamos ni cuál sea nuestra preferencia sexual, Dios nos ama de la misma forma», explica la reverenda Hudson, una mujer que entendió que era lesbiana mientras se preparaba para convertirse en pastora de una iglesia cristiana de corte conservador.

 

En respuesta a este artículo y como respuesta aclaratoria a las inquietudes de algunos lectores sobre cual es mi posición como cristiano quiero decir que:

 

Dios nos manda andar según sus mandamientos, y no según los nuestros. Si se adora a Dios enseñando contrariamente a lo que es correcto o moral, de balde es nuestro culto. La iglesia debe ser ejemplo de virtud y de buenas obras para los de afuera, para los que andan aún en tinieblas y en los pecados más abominables.

 

Los cristianos partimos de la premisa de que Dios es el Creador del universo y que Él se ha revelado al hombre a través de la Biblia. Y allí se presenta la homosexualidad como pecado. En Romanos 1:26-27, Pablo define la homosexualidad como una pasión vergonzosa y antinatural; y en 1Corintios 6:9-11 declara que los que practican la homosexualidad no “heredarán el reino de Dios”. Los cristianos no odiamos a los homosexuales, ni creemos que su pecado es el único del que los hombres deben arrepentirse. La Biblia define el pecado como transgresión a la ley moral de Dios y proclama que todo transgresor necesita ser salvado por la gracia de Dios en Jesucristo. Pero los que rechazan las Sagradas Escrituras ¿qué base tienen para sus propias opiniones? ¿Y qué tan lejos están dispuestos a llegar en su redefinición de las relaciones humanas?

 

El pecado lleva al ser humano a vivir de espaldas a Dios, y aun asi hay muchos que anhelan que Dios los ayude,peor no quieren abandonar su forma de vida, por eso forman estas iglesias. No debería sorprendernos, el ser humano es capaz de cualquier barbaridad, sigue siendo un pecador, por mas avances de la ciencia, sigue siendo el mismo pecador de toda la vida.

 

Verdaderamente, el pecado es fuerte en la vida de estas personas. Dios nos manda andar según sus mandamientos, y no según los nuestros. Si se adora a Dios enseñando contrariamente a lo que es correcto o moral, de balde es nuestro culto. La iglesia debe ser ejemplo de virtud y de buenas obras para los de afuera, para los que andan aún en tinieblas y en los pecados más abominables.

 

El Apóstol Pablo les dice a los Corintios que antes de ser miembros de la iglesia eran precisamente fornicarios, gays, lesbianas, etc, pero que ahora ya estaban andando en una nueva vida.

 

Estas son sus palabras: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.

 

Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”. (1 Cor. 6:9-11)

Algunos creen que Dios odia los homosexuales, no se de donde lo sacaron.

Dios odia el pecado, lo aborrece con todas sus  fuerzas; los homosexuales no son mas pecadores ni menos pecadores que los adúlteros, los hechiceros, los mentirosos, los ladrones, los corruptos, los fornicarios, los asesinos, etc.

Pero Dios ama al pecador, pero no al pecado. Jesús tambien murió por todos la clase de pecadores que pueda existir en el mundo, inluyendo los homosexuales, que es el tema de este artículo,ellos en la cruz, al igual que por los delincuentes,los paganos, por todos los pecadores.

Decir que no hay pecado sin pecador, es verdad, pero Dios ama al pecador, pero rechaza el pecado,porque Dios es santo. El no odia al pecador, en Cristo el lo ama. A través del sacrificio de Cristo en la Cruz, Dios ama al pecador. Es un misterio, la lógica de esa expresión no es incorrecta del todo, solo que le falta ver a Jesús muriendo en la cruz por los pecadores, Yo el primero.

Mi deber como cristiano es hacerle tomar conciencia a cada lector de este artículo, de la situación pecaminosa en la que viven en su relaciones ya sea como homosexuales o lesbianas, travestis, homosexuales, fornicarios,  adúltetos, inmorales, pedófilos, etc; y que Dios los ama pero que desea que cambien y den frutos dignos de arrepentimiento, de lo contrario no están poniendo en práctica lo que hablan las escrituras de dejar las vanas o antiguas maneras de vivir.

Yo personalmente no tengo nada ver en absoluto ni con los gays ni con los homoseuxales, ni  con ningún hábito pecaminoso de esta clase, soy heterosexual definido y casado con una joven cristiana, pero deseo que reflexiones sobre la vida que llevas.

Yo personalmente creo en la importancia de una familia constituida normalmente, según el modelo cristiano.

Se dice que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Sin embargo, vemos a nuestras sociedades cada vez más enfermas, más pervertidas y entonces cabría ponernos a pensar qué es lo que pasa con la familia.

Definitivamente pocas familias pueden ser como los Partridge o como los Ingalls. Basta que uno de los elementos del grupo sea disfuncional, para que la familia no funcione de manera adecuada. ¿Cuál sería la forma adecuada? Bueno, cuando una pareja se casa no lo hace solamente por la preservación de la especie, sino porque -se supone- que tiene un proyecto a futuro.

El proyecto obviamente tendría que estar relacionado con el progreso a través de la unión y luego, con la venida de los hijos, continuar dándoles apoyo a éstos para que el mecanismo funcione. La familia debe estar cohesionada para que los objetivos se puedan ir cumpliendo, no importa el tiempo sino en este sentido es la persistencia y la lucha por un objetivo común o que traerá la consecución de la metas, sean económicas, laborales, escolares o de  cualquier otro tipo.

Claro, cada integrante tiene sus propias tareas, lo que no quiere decir que si el otro tiene que hacer sus cosas lo vamos a dejar que se muera en la raya. Ahí radica la importancia del apoyo, de la comprensión y de la visión de unidad que cada familia debe tener.

Dios te bendiga!!!

Paulo Arieu

Ver Las tres clases de amor en la Biblia

 Fuentes Bibliográficas:

Anuncios