Tag Archives: fin del mundo

Construyen una fortaleza para soportar el ‘fin del mundo’

22 Sep

Construyen una fortaleza para soportar el ‘fin del mundo’
Italianos, creen en la profecía maya 2011, y han construido una mini ciudad en Yucatán, México, para sobrevivir a supuesta destrucción del mundo que se avecina, sin embargo, EE. UU., y España también se han dedicado a edificar refugios para enfrentar la catástrofe.
México | Lunes 20 de Septiembre, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña |

(NoticiaCristiana.com).


Una secta apocalíptica italiana, guiados por una tal profecía que el ‘fin del mundo’ será en el 2011, se han dedicado a construir en la selva maya de Yucatán, México, una lujosa fortaleza para enfrentar el impacto que sufrirá la destrucción de la Tierra.
El diario mexicano El Universal, realizó un exhaustivo reportaje para confirmar la existencia de la mini ciudad denominada ‘Las Águilas’, con 816 hectáreas de selva baja, montes y pequeños cerros de una zona maya, a tres kilómetros de Xul y entre la zona de Kiuic en donde hay varios monumentos mayas.

‘Las Águilas’, posee de todo para sobrevivir: bodegas de alimentos, instalaciones para energía solar, laguna propia, área de cultivo, viviendas que tienen paredes de 60 centímetros de ancho antisísmicas y resistentes a los embates de la naturaleza y soportan temperaturas de hasta 50 grados centígrados. Y no solo eso, estas súper casas también son resistentes al fuego, y grandes inundaciones.
Karina Pérez Valle, arquitecta y creadora de esta fortaleza, expresó al diario El Universal al momento en que ingresaba a la propiedad privada, que no hay autorización para entrar ni para dar información de los terrenos o de las personas que habitan ahí.
“No están pensando los italianos que se acabe el mundo, sino que van a venir muchos desastres naturales, temperaturas muy elevadas, de 45 y 50 grados centígrados, inundaciones como la que recientemente ocurrió en Nuevo León, por eso están haciendo su espacio en donde cuenten con viviendas y medios para protegerse”, la arquitecta.
“Se ve que tienen mucho dinero porque están construyendo casas muy raras con las que se salvarán cuando se acabe el mundo, pero eso nadie lo sabe, sólo Dios sabe cuándo se va a acabar el mundo y cuando eso sea ni ellos se van a salvar”, dijo campesino, habitante cercano del lugar.
En EE. UU, existen varias compañías que ya venden, residencias preparadas para la fecha. La compañía llamada “Vivos” planea construir cerca de las principales ciudades una red de 20 refugios capaces de soportar todo tipo de catástrofes, como guerras biológicas o nucleares, el impacto de un gran asteroide, una tormenta solar o un potente terremoto. El costo de un refugio tiene un valor de la 50 mil dólares.
También España, se ha unido a estas profecía apocalípticas, miembros del Grupo de Supervivencia de España 2012 (G.S.E. 2012), se han dedicado a construir un refugio atómico colectivo en un lugar de la Sierra de Madrid para protegerse del impacto catastrófico que supuestamente sufrirá el mundo en el años 2011.
F: aol.com

Anuncios

Los Mitos del Fin del Mundo

9 Ago
Los Mitos del Fin del Mundo
Es un símbolo muy profundo el mito del fin del mundo


La Mitología sobre el tema del fin de la vida y el fin del mundo tiene distintas respuestas para enfrentar o evitar la muerte y sobrevivir de alguna manera.

En algunos mitos algunos dioses vuelven a la vida, ciertos héroes son capaces de internarse en el mundo de los muertos, y otros se atreven a relatar las vidas de las almas en el más allá o su reencarnación en otro cuerpo.

Muchos mitos sobre el fin de la vida tienen en común el viaje del alma a otro mundo después de la muerte física. Por lo general, interpretado como un viaje difícil, cargado de dificultades, una prueba peligrosa que aseguraba la bienvenida al mundo subterráneo.

Poblaciones primitivas ofrecían a sus muertos armas y alimentos para la travesía y graves castigos les esperaban a todos aquellos que habían actuado mal en sus vidas.

El concepto de infierno se encuentra tanto en religiones de occidente como en antiguas tradiciones japonesas; mientras el Paraíso o el mejor tratamiento lo recibían los héroes.

Para nórdicos y germanos las almas de los héroes se reunían con Odin en el Valhalla y para los griegos la morada después de muertos era la de los Campos Eliseos.

En culturas africanas el otro mundo era un lugar de espera para volver a renacer en la tierra con otra forma.

El fin del mundo significa el fin de la vida para una persona individual; pero existe también el mito del fin del mundo representado por un cataclismo universal que sólo provocaría el fin del mundo pero no el fin de la vida en la tierra.

En todo el mundo existe el mito del diluvio universal. En el Antiguo Testamento tenemos la Historia del Arca de Noé y también cuentan con mitos de diluvio las regiones que rodean el Mediterráneo, India, China, México y Australia.

En casi todos los casos el fin del mundo se produce como una respuesta de Dios o dioses hacia el comportamiento malvado de los hombres y sólo contempla la supervivencia de algunos pocos seres que son advertidos y pueden tomar recaudos para salvarse, generalmente por medio de una embarcación.

Pero este cataclismo no sólo puede ser producido por el agua sino también por el fuego o por terremotos; como algunos mitos chinos, indios y norteamericanos que mencionan fuegos cósmicos; que simbolizan la purificación y la erradicación de la corrupción y el mal de la tierra, permitiendo una renovación.

Un ejemplo de la muerte y renacimiento del cosmos se encuentra en la mitología nórdica. Luego de la última gran batalla, la mayoría de los viejos dioses eran aniquilados surgiendo un nuevo mundo, repitiéndose este patrón eternamente.

Los aztecas decían estar en la Quinta Era, o sea la actual y creían que el mundo había sido destruido anteriormente en forma sucesiva por distintas catástrofes para volver a renacer.

La tradición hinduista también propone la idea de ciclos de creación y destrucción a través de un extenso período de tiempo.

Estos mitos tratan de explicar las catástrofes naturales entendiéndolas como parte de un plan superior con el propósito de fomentar la esperanza de un mundo mejor.

La imagen del infierno budista posee un espejo donde se reflejan las malas acciones y balanzas para pesar los pecados; y a los mentirosos se les arranca la lengua.

El infierno de Dante Alighiere está representado como un cono invertido. El lugar más tenebroso y profundo sería el destino de las almas más impuras y malvadas, como las de los traidores y de los indiferentes, que son aquellos que en sus vidas no tomaron partido. Más arriba sería el lugar para los lujuriosos, violentos, falsos y herejes; mientras que al borde del abismo del infierno estarían las almas de los no bautizados como Adán, los ladrones, hipócritas, usureros y suicidas.

Las llamas del infierno tienen en común que son eternas, sin punto de retorno, un abismo insondable sin perdón ni salida.
http://filosofia.laguia2000.com/mitologia/los-mitos-del-fin-del-mundo

Bunkers en España para el fin del mundo

1 Jun

Bunkers más grandes cuestan 150,000 dólares

28/05/10 (BBC Mundo)

No se trata de una película de ficción. El Grupo de Supervivencia de España 2012 (GSE) está construyendo bunkers en diferentes puntos del territorio para protegerse del fin del mundo que han profetizado los Mayas para esa fecha.

No importa si la profecía falla: están seguros de que ante el cambio climático, los desastres naturales, la inestabilidad de las manchas solares y la amenaza nuclear, conviene tener un refugio.

“No somos apocalípticos, pero sí queremos prevenir los riesgos. Un país como España, que tiene centrales nucleares o que es objetivo de al-Qaeda, no cuenta con un nivel de seguridad muy alto ante una gran catástrofe”, le explicó a BBC Mundo Jonatan Bosque, presidente del grupo.

“En Suiza, toda nueva construcción viene con su bunker. Aquí, este tipo de refugios lo tienen personas adineradas. Somos una organización no lucrativa, lo que queremos es que los bunkers estén al alcance de todos”, agregó.

Tres años en un bunker

El GSE ya cuenta con 180 socios y varios proyectos en las sierras de Madrid, Granada y Aragón. Los bunkers, subterráneos o construidos como cuevas en las montañas, están envueltos en una capa de 60 centímetros de hormigón y cuentan con filtros de partículas radiactivas para evitar filtraciones de vertidos tóxicos o fugas radiactivas o bacteriológicas.

Además, los refugios tienen generadores eléctricos que funcionan con diesel, sistemas de refrigeración y despensas para víveres, semillas y plantas.

“Adentro se puede estar hasta tres años respirando aire puro, pero todo depende de la capacidad de gestión de los ocupantes, de los alimentos. No te vas a encontrar unos yogures desnatados esperándote”, señaló Bosque.

Y alertó: “La cuestión es que si estás ante una catástrofe, como la fuga de la planta nuclear de Chernobyl, no puedes salir hasta varios años,después”.

Precios y catálogo de refugios

El catálogo de bunkers incluye uno inspirado en el Metro de Londres en versión familiar (54 metros para 24 personas) y comunitario (600 metros para 150 personas). Asimismo los Ecohobbits, refugios de 12 metros (tres o cuatro personas) clavados en la montaña como si fueran las habitaciones de un barco que va a soportar una gran inundación.

“Los bunkers grandes pueden costar unos US$150.000 y los pequeños unos US$4.000. Entre US$1.800 y US$3.000 por persona se puede ser propietario de un bunker”, explicó el responsable del grupo.

“Ahora bien”, aclaró, “no es una casa. Su uso es para emergencias. Para acceder a los bunkers hay que pertenecer a la cooperativa, así evitamos especulaciones con los precios”.

En ese sentido, el GSE 2012 proyecta recoger medio millón de firmas para que este tipo de refugios sean de acceso publico y los financie el Estado.

Carácter de la humanidad 2Ti:3:1-5

2Ti:3:1-5 “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.”

Tan reciente como el mes pasado una compañia de California anunció su plan de construir refugios nucleares en EEUU .Nadie podrá escapar de los terribles juicios de la Gran Tribulación.El tiempo de aceptar a Cristo como Salvador es ahora.No lo dejes para después, se te hace tarde.

Ap.6:12-17

12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre;

13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento.

14 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar.

15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes;

16 y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero;

17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?



¡La Biblia es fidedigna!

La tormenta solar del fin del mundo

23 Feb

ABC

22/02/10

El escenario podría ser cualquier gran ciudad de Estados Unidos, China o Europa. La hora, por ejemplo, poco después del anochecer de cualquier día entre mayo y septiembre de 2012. El cielo, de repente, aparece adornado con un gran manto de luces brillantes que oscilan como banderas al viento. Da igual que no estemos cerca del Polo Norte, donde las auroras suelen ser comunes. Podría tratarse perfectamente de Nueva York, Madrid o Pekín. Pasados unos segundos, las bombillas empiezan a parpadear, como si estuvieran a punto de fallar. Después, por un breve instante, brillan con una intensidad inusitada… y se apagan para siempre. En menos de un minuto y medio, toda la ciudad, todo el país, todo el continente, está completamente a oscuras y sin energía eléctrica. Un año después, la situación no ha cambiado. Sigue sin haber suministro y los muertos en las grandes ciudades se cuentan por millones. En todo el planeta está sucediendo lo mismo. ¿El causante del desastre? Una única y gran tormenta espacial, generada a más de 150 millones de kilómetros de distancia, en la superficie del Sol.

Y no es que de repente hayamos decidido alinearnos entre las filas de los catastrofistas que predican el fin del mundo precisamente para 2012. Pero lo descrito arriba es exactamente lo que pasaría si el actual ciclo solar (que acaba de empezar después de más de un año de completa inactividad) fuera sólo la mitad de violento de lo que se espera. Así lo dice, sin tapujos, un informe extraordinario financiado por la NASA y publicado hace menos de un año por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NAS). Y resulta que, según el citado informe, son precisamente las sociedades occidentales las que, durante las últimas décadas, han sembrado sin quererlo la semilla de su propia destrucción.

«Un posible desastre»Se trata de nuestra actual forma de vida, dependiente en todo y para todo de una tecnología cada vez más sofisticada. Una tecnología que, irónicamente, resulta muy vulnerable a un peligro extraordinario: los enormes chorros de plasma procedentes del Sol. Un plasma capaz de freir en segundos toda nuestra red eléctrica (de la que la tecnología depende), con consecuencias realmente catastróficas. «Nos estamos acercando cada vez más hasta el borde de un posible desastre», asegura Daniel Baker, un experto en clima espacial de la Universidad de Colorado en Boulder y jefe del comité de la NAS que ha elaborado el informe.

Según Baker, es difícil concebir que el Sol pueda enviar hasta la Tierra la energía necesaria para provocar este desastre. Difícil, pero no imposible. La superficie misma de nuestra estrella es una gran masa de plasma en movimiento, cargada con partículas de alta energía. Algunas de estas partículas escapan de la ardiente superficie para viajar a través del espacio en forma de viento solar. Y de vez en cuando ese mismo viento se encarga de impulsar enormes globos de miles de millones de toneladas de plasma ardiente, enormes bolas de fuego que conocemos por el nombre de eyecciones de masa coronal. Si una de ellas alcanzara el campo magnético de la Tierra, las consecuencias serían catastróficas.

Nuestras redes eléctricas no están diseñadas para resistir esta clase de súbitas embestidas energéticas. Y que a nadie le quepa duda de que esas embestidas se producen con cierta regularidad. Desde que somos capaces de realizar medidas, la peor tormenta solar de todos los tiempos se produjo el 2 de septiembre de 1859.

Conocida como «El evento Carrington», por el astrónomo británico que lo midió, causó el colapso de las mayores redes mundiales de telégrafos (imagen bajo estas líneas). En aquella época, la energía eléctrica apenas si empezaba a utilizarse, por lo que los efectos de la tormenta casi no afectaron a la vida de los ciudadanos. Pero resultan inimaginables los daños que podrían producirse en nuestra forma de vida si un hecho así sucediera en la actualidad. De hecho, y según el análisis de la NAS, millones de personas en todo el mundo no lograrían sobrevivir.

La tormenta solar del fin del mundo

El informe subraya la existencia de dos grandes problemas de fondo: El primero es que las modernas redes eléctricas, diseñadas para operar a voltajes muy altos sobre áreas geográficas muy extensas, resultan especialmente vulnerables a esta clase de tormentas procedentes del Sol. El segundo problema es la interdependencia de estas centrales con los sistemas básicos que garantizan nuestras vidas, como suministro de agua, tratamiento de aguas residuales, transporte de alimentos y mercancías, mercados financieros, red de telecomunicaciones… Muchos aspectos cruciales de nuestra existencia dependen de que no falle el suministro de energía eléctrica.

Ni agua ni transporte

Irónicamente, y justo al revés de lo que sucede con la mayor parte de los desastres naturales, éste afectaría mucho más a las sociedades más ricas y tecnológicas, y mucho menos a las que se encuentran en vías de desarrollo. Según el informe de la Academia Nacional de Ciencias norteamericana, una tormenta solar parecida a la de 1859 dejaría fuera de combate, sólo en Estados Unidos, a cerca de 300 de los mayores transformadores eléctricos del país en un periodo de tiempo de apenas 90 segundos. Lo cual supondría dejar de golpe sin energía a más de 130 millones de ciudadanos norteamericanos.

Lo primero que escasearía sería el agua potable. Las personas que vivieran en un apartamento alto serían las primeras en quedarse sin agua, ya que no funcionarían las bombas encargadas de impulsarla a los pisos superiores de los edificios. Todos los demás tardarían un día en quedarse sin agua, ya que sin electricidad, una vez se consumiera la de las tuberías, sería imposible bombearla desde pantanos y depósitos. También dejaría de haber transporte eléctrico. Ni trenes, ni metro, lo que dejaría inmovilizadas a millones de personas, y estrangularía una de las principales vías de suministro de alimentos y mercancías a las grandes ciudades.

Los grandes hospitales, con sus generadores, podrían seguir dando servicio durante cerca de 72 horas. Después de eso, adiós a la medicina moderna. Y la situación, además, no mejoraría durante meses, quizás años enteros, ya que los transformadores quemados no pueden ser reparados, sólo sustituidos por otros nuevos. Y el número de transformadores de reserva es muy limitado, así como los equipos especializados que se encargan de instalarlos, una tarea que lleva cerca de una semana de trabajo intensivo. Una vez agotados, habría que fabricar todos los demás, y el actual proceso de fabricación de un transformador eléctrico dura casi un año completo…

El informe calcula que lo mismo sucedería con los oleoductos de gas natural y combustible, que necesitan energía eléctrica para funcionar. Y en cuanto a las centrales de carbón, quemarían sus reservas de combustible en menos de treinta días. Unas reservas que, al estar paralizado el transporte por la falta de combustible, no podrían ser sustituidas. Y tampoco las centrales nucleares serían una solución, ya que están programadas para desconectarse automáticamente en cuanto se produzca una avería importante el las redes eléctricas y no volver a funcionar hasta que la electricidad se restablezca.

Sin calefacción ni refrigeración, la gente empezaría a morir en cuestión de días. Entre las primeras víctimas, todas aquellas personas cuya vida dependa de un tratamiento médico o del suministro regular de sustancias como la insulina. «Si un evento Carrington sucediera ahora mismo -asegura Paul Kintner, un físico del plasma de la Universidad de Cornell, de Nueva York- sus efectos serían diez veces peores que los del huracán Katrina».

En realidad, sin embargo, la estimación de este físico se queda muy corta. El informe de la NAS cifra los costes de un evento Carrington en dos billones de dólares sólo durante el primer año (el impacto del Katrina se estimó entre 81 y 125 mil millones de dólares), y considera que el periodo de recuperación oscilaría entre los cuatro y los diez años.

Por supuesto, el informe no se limita a describir escenarios de pesadilla sólo en los Estados Unidos. Tampoco Europa, o China, se librarían de las desastrosas consecuencias de una tormenta geomagnética de gran intensidad.

Tomar precauciones

La buena noticia, reza el informe, es que si se dispusiera del tiempo suficiente, las compañías eléctricas podrían tomar precauciones, como ajustar voltajes y cargas en las redes, o restringir las transferencias de energía para evitar fallos en cascada. Pero, ¿Tenemos un sistema de alertas que nos avise a tiempo? Los expertos de la NAS opinan que no. Actualmente, las mejores indicaciones de una tormenta solar en camino proceden del satélite ACE (Advanced Composition Explorer).

La nave, lanzada en 1997, sigue una órbita solar que la mantiene siempre entre el Sol y la Tierra. Lo que significa que puede enviar (y envía) continuamente datos sobre la dirección y la velocidad de los vientos solares y otras emisiones de partículas cargadas que tengan como objetivo nuestro planeta.

ACE, pues, podría avisarnos de la inminente llegada de un chorro de plasma como el de 1859 con un adelanto de entre 15 y 45 minutos. Y en teoría, 15 minutos es el tiempo que necesita una compañía eléctrica para prepararse ante una situación de emergencia. Sin embargo, el estudio de los datos obtenidos durante el evento Carrington muetran que la eyección de masa coronal de 1859 tardó bastante menos de 15 minutos en recorrer la distancia que hay desde el ACE hasta la Tierra. Por no contar, además, que ACE tiene ya once años y que sigue trabajando a pesar de haber superado el periodo de actividad para el que había sido diseñado. Algo que se nota en el funcionamiento, a veces defectuoso, de algunos de sus sensores, que se saturarían sin remedio ante un evento de esas proporciones. Y lo peor es que no existen planes para reemplazarlo.

Para Daniel Baker, que formó parte de una comisión que hace ya tres años alertó de los problemas de este satélite, «no tener una estrategia para sustituirlo cuando deje de funcionar es una completa locura».

De hecho, otros satélites de observación solar, como SOHO, no pueden proporcionarnos alertas tan inmediatas ni tan fiables como las de ACE. Para Baker y los demás investigadores que han elaborado el informe, el mundo probablemente no hará nada para prevenirnos de los efectos de una tormenta solar devastadora hasta que ésta, efectivamente, suceda.

Algo que, según el informe, podría ocurrir mucho antes de lo que nadie imagina. La «tormenta solar perfecta», de hecho, podría tener lugar durante la primavera o el otoño de un año con alta actividad solar (como lo será 2012).

Y es precisamente en esos periodos, cerca de los equinoccios, cuando serían más dañinas para nosotros, ya que es entonces cuando la orientación del campo magnético terrestre (el escudo que nos proteje de los vientos solares), es más vulnerable a los bombardeos de plasma solar.

Las profecías incumplidas del FIN DEL MUNDO

20 Feb

Las profecías incumplidas del FIN DEL MUNDO

Autor: Paulo Arieu

El miedo es la mejor herramienta política para dominar al pueblo. Pregúntenselo a Mr. George Bush, es en lo único que se ha vuelto experto.

A través de los tiempos, grandes imperios sobrevivieron amenazando a sus gentes con horrores venideros para mantenerse en el poder.

A continuación presentamos una lista donde se destacan las fechas del fin del mundo. Enumerarlas todas seria imposible.

33d.c Mateo 16:28 “Yo os aseguro: entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del hombre venir en su Reino.”

Esas personas que oyeron a Jesús decirles esta promesa,  la promesa aún no se cumplió. Las Epístolas de Pablo confirman al principio de su ministerio la creencia del retorno inminente del Señor Jesús antes de su propia muerte, pero luego entendió que no era el tiempo aún de su venida.

90 San Clemente predijo que el mundo terminaría en este año.

500 Un sacerdote romano y teólogo predijo que la Segunda Venida sería en AD 500, basado en las dimensiones del Arca de Noé.

1000 Este año es notorio por ser uno de los que más grupos se pusieron histéricos esperando el regreso de Cristo. Tal y como sucedió en el segundo milenio, hubo una gran histeria popular a la espera del Señor. Los cristianos de ese tiempo debieron saber muy bien que no sucedería porque estaba claramente establecido en la Biblia que muchas profecías tendrían que cumplirse, por el ejemplo el renacimiento del estado de Israel. Durante los últimos meses del 999 AD, todo el mundo comenzó a comportase bien, lo mejor que podían. La gente comenzó a vender sus propiedades y a dársela a los pobres, miles de peregrinos comenzaron a llegar a Jerusalén, las plantaciones fueron descuidadas, etc. El 1000 llegó y nada sucedió.

1033 Este año fue marcado porque se cumplió 1000 años de la crucifixión de Jesucristo.

1186 La “Carta de Toledo” advertía a la gente a esconderse en las cuevas y en las montañas. El mundo sería destruido y solamente uno pocos se salvarían.

1186 (16 de septiembre): El poeta persa ANWARI, seleccionó esta fecha como el día final, después de unos estudios astrológicos que predecían para esa fecha el agrupamiento de cinco planetas en la constelación de Libra. No sucedió nada.

1420 Los Taborites de Checoslovaquia predijeron que cada ciudad sería aniquilada por fuego. Solamente cinco fortalezas en las montañas se salvarían.

1524 En 1499, El famosos y respetado astrólogo alemán JOHANNES STOEFFER, profesor de la Universidad de TUBINGA, publicó ‘Ephemerides’, anunciando que el 20 de febrero de 1524 sería el fin del mundo por la reunión de los planetas en el signo de Piscis. Dada la ascendencia de este ’sabio’ la gente se lo tomó en serio y los ricos comenzaron a construir arcas al estilo NOE. Los teólogos de aquella universidad también se apuntaron a la apocalíptica profecía y comenzaron a discutir sobre si los que tenían barcos estaban moralmente obligados a admitir a los que no los tenían. De hecho, las vísperas, 19 de febrero de aquel año, coincidió con una gran tormenta con una lluvia torrencial que provocó inundaciones. Cundió el pánico y la gente asaltó los barcos. Hubo naufragios y muertos por el exceso de pasaje, tras 24 horas de angustia, el 21 amaneció un esplendoroso día.

1524-1526 Muntzer, un líder de campesinos alemán anunció que el regreso de Cristo sucedería en el futuro cercano. La espera hasta trajo un enfrentamiento con las tropas del gobierno. Muntzer anunció que apararía las bolas de los cañones de las tropas del gobierno con las mangas de su camisa, según Dios le había prometido. Muntzer y sus seguidores fueron demolidos por los cañones de las autoridades.

1534 Esta vez Jan Matthys ocupó la ciudad de Munster. La ciudad supuestamente sería la única que sobreviviría la destrucción. Los habitantes de Munster, perseguidos por Matthys y sus hombres, se reagruparon y sitiaron la ciudad. Dentro de un año todos estaban muertos y Cristo no había venido.

1650-1660 Los hombres de la quinta monarquía sostenían que Cristo vendría e instalaría una Teocracia. Se armaron y trataron de ocupar Inglaterra por las armas. El movimiento falló y la monarquía fue restablecida en 1660.

1665 En plena epidemia que asolaba INGLATERRA, un tal SALOMON ECCLES, tal vez debido a la fiebre o su fanatismo religioso, tuvo la visión de un personaje que la anunciaba que aquella plaga era el principio del fin. SALOMON empezó como un poseso a anunciar la llegada final del Señor por la calles de Londres. El pobre desgraciado terminó en la cárcel al no cumplirse sus falsas profecías.

1666 Para los ciudadanos de Londres, el 1666 no fue un año de progreso. Una plaga bubónica se desató y mató 100,000 y el Gran Incendio de Londres sucedió el mismo año. Parecía que el mundo terminaría para los londinenses. Se anunció que el regreso de Cristo sucedería sin falla especialmente por la forma en la que el año terminó, 1966, el cual “representaba” el sello de la Bestia.

1736 El profesor de geografía astronómica de la Universidad de Cambridge, WILLIAM WHISTON, amigo de ISAAC NEWTON, anunció seriamente desde su cátedra que en la madrugada del 14 de febrero de ese año aparecería una cometa y, en tres días, este mundo ya no existirá debido al fuego, los terremotos y las matanzas. Esta increíble profecía tenía cierta credibilidad pues a la hora anunciada se dejó ver por primera vez la impresionante cola del Cometa HALLEY. Los bancos no abrieron sus puertas y hubo una paralización general en todo Londres. Sin embargo, las autoridades eclesiásticas en un rasgo de lucidez se negaron a abrir las puertas de la Catedral de Westminster para la ‘plegaria final’. Finalmente, pasó todo sin mayor novedad y WHISTON simplemente se disculpó diciendo que había hecho mal los cálculos, aunque le costó la cátedra.

1757 Es considerado uno de los más grandes científicos de todos los tiempos y sus descubrimientos se convirtieron en las bases de la física, las matemáticas y la óptica modernas. Pero Isaac Newton también revela otras dimensiones en sus cartas en que predice, en 1704, que el mundo terminará dentro de apenas 53 años.

1809 Mary Bateman, una adivina especialista tubo una gallina que puso huevos con mensajes en el interior que anunciaban que Cristo regresaría. Se creó un caos increíble, que terminó cuando esta señora fue atrapada introduciéndole un huevo por el oviducto a una gallina. Más tarde fue colgada por envenenar a un cliente afluente.

1814 JOANNA SOUTHCOTT, una vidente que tenía miles de incondicionales seguidores, era una fanática lectora de la Biblia y estaba convencida que era la famosa esposa del cordero del Apocalipsis. Se asocio a un populista predicador, RICHARD BROTHERS, que se dedicaba a amedrentar a los ingleses de aquellas fechas con la inminente segunda venida de Cristo. JOANNA, a pesar de tener 64 años y de no haber tenido contacto con varón, anunció su embarazo de Cristo, que ahora se llamaría SHILO. Fue examinada por 21 médicos, de los que 17 afirmaron que efectivamente estaba encinta. Cuando naciera Shilo, a principios de 1814, sería el fin del mundo. Miles de sus seguidores se mantuvieron en perpetua vigilia delante de la casa de la vidente, algunos murieron de hambre y agotamiento, pero los meses pasaron y la interesada no parió, se trataba de una falsa preñez. Cuando se convenció de que todo era una falsa ilusión, murió de pena en cuestión de horas. Sin embargo, sus fanáticos seguidores pensaron que era una treta de Satán y exigieron aun cesárea para sacar a SHILO.

1836 John Wesley escribió que ” un tiempo, y tiempos y la mitad de un tiempo” de Apocalipsis 12:14 eran los años 1058¬1836, “cuando Cristo regresaría” (apud A. M. Morris, The Prophecies Unveiled, pág. 361). A partir de esa fecha Satanás se activó sus ejércitos para colocación de fechas.

1843 (20 de marzo): WILLIAM MILLER, fundador de los adventistas, quienes como su propio nombre indica esperan el ‘adviento’ o segunda venida de Cristo acompañada de grandes cataclismos. Tras mucho leer la Biblia y de inspirarse, en 1832 llegó a la conclusión de que en 1843 el mundo se acabaría y un día tuvo la visión en la que le concretaron la fecha: el 20 de marzo de ese año. A medida que se acercaba la fecha, las calles de BOSTON se convirtieron en un manicomio: unos se emborrachaban, otros confesaban sus pecados y otros corrían de un lugar a otro esperando el gran fogonazo, mientras los más desesperados optaron por suicidarse. Llegó el indicado día y, una vez más, el sol asomó por el horizonte de forma tozuda. Evidentemente, MILLER alegó que había calculado mal y desapareció. Una mujer tomó las riendas de la nueva secta y, como ya había ocurrido anteriormente, no faltaron quienes la siguieran a pesar del fiasco.

1847 El judío converso JOSEPH WOLFF anunció para ese año la venida de Jesucristo sobre el Monte de los Olivos, en triunfal cabalgata hasta Jerusalén para presidir el Juicio Final. La noticia corrió por toda Europa y la acaudalada inglesa HESTER STANHOPE se fue a Palestina con dos hermosos caballos blancos para acompañar a Jesucristo en su triunfal entrada en Jerusalén. La famosa feminista HARRIER LIVERMORE anunció en la Cámara de Representantes de Washington la segunda venida de Cristo. Llegó la fecha y no apareció nadie por el Monte de los Olivos.

1859 El Reverendo Thomas Parker, un ministro de Massachussets, predijo que el Milenio comenzaría aproximadamente en 1859.

1874 CHARLES T. RUSSELL, fundador de los Testigos de Jehová, señaló esta fecha para el fin. Como no pasó nada, señaló 1914 como la llegada del Fin del Mundo. Como tampoco llegó, RUSSELL indicó que sus palabras se habían interpretado mal y que la fecha del comienzo del ‘milenio’ del reino de Jesucristo será el año 2914, pero me temo que ninguno de nosotros seremos testigos de que de nuevo no pasará nada.

Rutheford

1881 La vidente MOTHER SHELTON predijo en 1481 el Fin del Mundo para ese año con una cuarteta al estilo NOSTRADAMUS. Pasó el año sin mayor novedad.

1881 Alguien llamada Madre Shipton 400 alegó que el mundo terminaría en ese año. Por supuesto, nada sucedió.

1910 La más reciente visita del Cometa Haley a nuestro sistema indicó para muchos las señales en el cielo que eran suficientes para indicar que estábamos en los tiempos del fin. Se anunció la Segunda Venida para los días cuando se pudiera ver el cometa desde la tierra. La tierra hasta pasó por la cola gaseosa y si se hubiese tenido la tecnología de hoy, la gente hubiese pensado que hasta podría haber habido un encuentro entre la tierra y el cometa. Hubo un negociante que apareció con unas píldoras del cometa para evitar los efectos “tóxicos” del cometa en nuestra atmósfera

1914 Charles Russell, después de haber sido ridiculizado por el apoyo de las profecías del fundador de los Adventistas del 7mo Día fundó su propia organización, la que se convertiría en el culto de los

1918 Charles Russell se dio cuenta que el problema del 1914 había sido un problema matemático y calculó que el Regreso sería en 1918. ¡Uy! Otro error de cálculo.

1919 (17 de diciembre): ALBERTO PORTA, profeta italiano que predijo el cataclismo final en una conjunción peligrosa de los planetas en esa fecha. 16 mil negros de Carolina se reunieron en vigilia de oraciones para preparar la venida del Señor. Los mineros de Oklahoma no quisieron trabajar y en muchos sitios cundió el pánico. El 18 de diciembre fue un esplendoroso día y el falso profeta fue conocido a partir de ese día como ‘il profesore periculosísimo’.

Rutherford y su Cadilac de 16 cilindros

1925 Los Testigos de Jehová volvieron a equivocarse en 1925. En ese momento se ganaron el premio de los Testigos Falsos. 3 predicciones y ninguna sucedieron. Sin embargo, la gente continuaba haciendo caso a sus inortodoxas prédicas. ¡En el futuro se equivocarían varias veces más! Recuerden… Los cultos religiosos están basados en mentiras y engaño. Ser Falso Profeta no les avergüenza en lo absoluto. ¡Ellos están acostumbrados a eso!

1925 (13 de febrero): La profetisa adventista MARGARET ROWAN indicó que el Arcángel Gabriel se le había aparecido y predicho para ese día el mundo se acabaría, salvándose sólo los 144.000 escogidos del Señor, tal como dice el Apocalipsis y la secta adventista cree a pie puntilla. En todos los Estados Unidos se desató una ola de terror entre los fanáticos. En Oakland un matrimonio se gastó todo lo que tenía para imprimir miles de carteles anunciando ‘Falta poco para el fin’. El 12 de febrero en Pennsylvania una aterrada mujer se ahorcó; en San Diego, 30 adventistas después de repartir todos sus bienes, se vistieron de túnicas blancas y se subieron a un monte a esperar el fin; en Cleveland, seis muchachas junto a otros seis muchachos enloquecidos de pánico organizaron una tremenda orgía que escandalizó a la ciudad, al día siguiente, todos se suicidaron arrojándose a las heladas aguas de un río y , así, muchas más tragicómicas anécdotas.

1941 En plena Guerra Mundial no fue necesario algún profeta para enriquecer los bolsillos de los curas y predicadores que bien se aprovecharon de la coacción para asustar a sus feligreses y ayudarles con sus bienes.

1944 (agosto): El profesor chileno MUÑOZ FERRADAS anunció el fin del mundo por el choque de un cometa con nuestro satélite. Hubo huidas a cuevas, suicidios, asesinatos, borracheras…

1945 (21 de septiembre): El pastor protestante CHARLES LONG escribió una carta a todos los gobernantes del mundo anunciándoles la fatídica fecha que una visión le había señalado.

1946 (6 de julio) Nacimiento de George Bush. El mundo se acabó dos veces seguidas.

1954 Por partida doble. Aparecieron en el Coliseo unas grandes grietas que parecían anunciar para el 24 de mayo el inminente derrumbamiento de este monumento que, según profecía de la pitonisa SIBILA, marcaría el fin del mundo. Hubo gente pidiendo entrar en el Vaticano para esperar dicho fin y otros que prefirieron terminar sus días con tremendas juergas: En las vísperas Roma era un desfile de borrachos. La otra profecía la hizo el médico de la Universidad Estatal de Michigan CHARLES LAUGHEAD, anunció el mensaje de unos ‘extraterrestres’ que pronosticaban el fin del mundo para el 24 de diciembre de ese año. Puede decirse que fue el primer ‘contactado’ apocalíptico de la era moderna pues después ha habido cientos de imitadores.

1960 El doctor ELIA BIANCA anunció el fin del mundo debido a grandes inundaciones, según predicciones fatídicas de los ‘buenos hermanos del espacio’. Optó subir con algunos de sus seguidores al Mont Blanc, el pico más alto de Europa, con diez grandes lanchas neumáticas por si las aguas llegaban hasta aquellas alturas.

1962 Con motivo de una nueva conjunción de varios planetas se anunció en la India que aquello podría significar el fin del mundo: millones de hindúes abandonaron el trabajo y se unieron enormes multitudes de orantes. En Inglaterra, mil seguidores de una secta se subieron al monte OLD MAN y en Estados Unidos muchas personas huyeron al desierto.

1967 Cuando la Ciudad de Jerusalén fue reclamada por los Judíos en 1967, muchos “profetas” anunciaron que la “Época de los Gentiles” había llegado a su fin y que el Regreso de Cristo sucedería en cuestión de meses.

1970 La Iglesia Luz Verdadera de Cristo se hizo famosa mundialmente por una predicción errónea del Retorno de Cristo en 1970. Muchos de sus miembros abandonaron todo lo que tenían a la espera de la llegada del Señor.

1973 Un cometa que resultó ser una desilusión visual motivó a muchos predicadores a anunciar el Retorno del Señor. Nada sucedió.

1975 Los Testigos de Jehová volvieron a la carga en 1975. Predijeron el Regreso en 1975 otra vez y otra vez se equivocaron. Esto no afectó en lo absoluto el deseo de convertirse en Testigos de Jehová de mucha gente. Su calidad de miembro continuó creciendo. En el momento tienen más de 13 millones de suscritos a su revista la Atalaya.

1977 En Tejas aparecieron unas abejas asesinas y esto fue aprovechado por algunos para diagnosticar el fin, usando Apocalipsis 9:3-12 como texto base.

1981 Un autor famoso predijo en 1981 que el Rapto de la Iglesia sucedería sin falta antes del 31 de diciembre de 1981, basándose en las profecías bíblicas, astronomía y un poco de fatalismo ecológico.

1982 El fin sería definitivamente en este año, cuando los planetas se alinearían y crearían una fuerza magnética que traería Armagedón a la tierra.

1984 Más recientemente, los Testigos declararon que dejarán el negocio de las predicciones, pero…¿Pierde el tigre sus rayas, aunque lo rasures? ¡Volverán a hacerlo! ¡Cuenten con ello!

1986 ANGELUCCI predice el cataclismo final.

En fechas recientes son miles los malos presagios que nos llegan fundamentalmente a través de los contactados por los extraterrestres, de los practicantes de la oui-ja, de los médiums y videntes, de los sintonizadores o practicantes de la canalización… La razón, el autor, prefiere callársela pero augura que sus efectos pueden ser devastadores como la historia se ha encargado de demostrarlo: mientras siga habiendo fanáticos e ingenuos que les crean, seguiremos teniendo falsos profetas que le amargarán la vida a muchos.

1987 La Convergencia Armónica planificó que el 16-17 de agosto de 1987, la Segunda Venida del dios Serpiente vendría. ¿Acaso usted no lo sabía? ¡Pues ya está aquí!

1988 El libro “88 Razones por las que el Rapto ocurrirá en 1988″ fue lanzado a la venta meses antes del anticipado evento. Vendió miles y miles de copias. No importó lo limitado del tiempo que el autor tuvo para hacer publicidad a su libro. La histeria popular se encargó de hacerlo el más popular en días. Para Sept 11-13 iglesias enteras estaban a la espera de ser llevados al cielo en un “abrir y cerrar de ojos”. Había gente que se medía las espaldas para saber cuán grandes serían las alas que el Señor les colocaría. El día llegó y no sucedió nada. ¡Qué vergüenza para el Evangelio de Cristo! Sorprendentemente la prensa no hizo el ridículo de los cristianos como se esperaba.

1989 Después de que transcurrieran las 88 razones por la que el Rapto ocurriría en 1988, el autor, Edgar Whisenaunt, tuvo salió con un nuevo libro llamado “89 Razones por las que el Rapto ocurrirá en 1989.” Este último libro no venció ni una fracción de lo que vendió el primero.

1991 La organización llamada “La Nación del Islam”, cuyo líder es Louis Farrakhan proclamó que la Guerra del Golfo Pérsico sería “la última guerra… Armagedón.”

1991 Menachem Schneerson, un rabí judío nacido en Rusia dijo que el Mesías aparecería el 9 de septiembre de 1991, al inicio del calendario judío.

En el artículo publicado por Martin Gardner titulado “La Segunda Venida” que se publica en su libro “El ombligo de Adán y Eva” se citan algunas profecias no cumplidas

A medida que se aproximaba el año 2000, los fundamentalistas protestantes (incluyo a los miembros de las Iglesias pentecostales y a sectas marginales como los adventistas del Séptimo Día y los testigos de Jehová) se fueron convenciendo cada vez más de que la Segunda Venida del Señor era inminente. Se publicaron, docenas de libros estridentes que demuestran que una correcta interpretación de los libros de Daniel y de la Revelación indica sin lugar a dudas que el arrebato de los creyentes, la batalla del Armagedón y el fin del mundo que conocemos ocurrirán muy pronto.

Cualquiera pensaría que los que creen en la inminencia del retorno de Cristo estarían algo preocupados por el hecho de que, desde que se escribieron los Evangelios, un gran número de cristianos ha interpretado las señales bíblicas del fin del mundo aplicándolas a su generación. Pero la triste historia de estas profecías fallidas no ha dejado huella en los esquemas mentales de los fundamentalistas actuales.

Incluso Billy Graham, que debería estar más avisado, lleva décadas predicando y escribiendo sobre el inminente retomo de Jesús. Reconoce que nadie sabe la fecha exacta, pero cree que todas las señales indican que el gran acontecimiento se nos está viniendo encima.

Se dice con frecuencia que la excitación por la Segunda Venida, centrada en el año 2000, era equiparable al pánico por el fin del mundo que se extendió por toda la Europa cristiana al acercarse el año 1000. A medida que se aproximaba el año 2000, se han hecho en todo el mundo cientos de predicciones acerca de la fecha del retomo del Señor. He aquí algunos ejemplos recientes que resultan especialmente cómicos.

En 1988, Edgar C. Whisenant, de 56 años, ingeniero de cohetes de la NASA retirado y residente en Littie Rock (Arkansas), publicó un librito de bolsillo titulado 88 Reasons Why the Rapture Will Be in 88 (“88 razones por las que el arrebato ocurrirá en el 88”). La editorial, una empresa de Santa Rosa (California), aseguraba haber vendido o regalado más de seis millones de ejemplares. El libro predecía que el éxtasis tendría lugar el 11, el 12 ó el 13 de septiembre de 1988. Cuando vio que no ocurría tal cosa, Whisenant encontró un pequeño error en sus cálculos, y trasladó la fecha al 1 de septiembre de 1989. Cuando también esta fecha resultó equivocada, Whisenant decidió mantener la boca cerrada de ahí en adelante. Le dijo a un periodista que estaba tomando medicación para combatir la esquizofrenia paranoide, pero que su condición mental no tenía nada que ver con sus cálculos.

El libro de Robert W Faid Gorbachev! Has the Real Antichrist Come? («¡Gorbachov! ¿Ha llegado el auténtico Anticristo?») fue publicado en 1988 por Victory House, una editorial fundamentalista de Tulsa. En la cubierta se presenta a Faid como ingeniero nuclear y autor de A Scientific Approach to Christianity. Vive en Taylors (Carolina del Sur). Aplicando complicados sistemas de numerología, Faid ha descubierto que en uno de dichos sistemas el nombre completo de Gorbachov suma 666, y en otro suma 888, un número que Faid identifica con Jesús. Así queda demostrado que Gorbachov es a la vez la Bestia de la Revelación y el falso Cristo. La Segunda Venida, advierte Faid, tendrá lugar en 2000 o poco después. Una parte de este enloquecido libro se reprodujo en Harper’s Magazine (enero de 1989). No tengo ni idea de si Faid sigue creyendo que el pobre Gorby es la encamación de Satán.

En 1992, en Seúl (Corea del Sur), Lee Jang Rim, dirigente de una de las aproximadamente doscientas iglesias protestantes del país, provocó una histeria a nivel nacional al anunciar que el Apocalipsis tendría lugar el 28 de octubre de 1992. La profecía se basaba en una visión que había tenido un muchacho de 16 años. Veinte mil fundamentalistas coreanos de Corea del Sur, Los Ángeles y Nueva York se tomaron en serio la predicción. Cientos de ellos dejaron sus trabajos y sus familias y se hicieron practicar abortos para prepararse para su viaje al cielo. La iglesia de Rim pagó costosos anuncios en el Los Angeles Times y el New York Times, exhortando a los lectores a prepararse para el viaje a través de los cielos y a negarse a permitir que se les imprimiera en la frente o en la mano derecha un código de barras con el número 666.
Policías antidisturbios, agentes de paisano y periodistas se agolparon frente a las iglesias coreanas, flanqueados por coches de bomberos, ambulancias y focos. Los creyentes se tomaron con calma el fallo de la profecía y no hubo informes de disturbios. Sólo de tristeza. En diciembre de 1992, Rim fue detenido y condenado a dos años de cárcel por haber estafado 4,4 millones de dólares a su rebaño. ¡Había invertido el dinero en bonos que no daban beneficios hasta el año siguiente!.

En 1992, Harold Camping publicó, en una editorial dedicada a libros de belleza, su obra 19947. En ella predecía que la Segunda Venida tendría lugar en septiembre de dicho año. En 1993 publicó una secuela titulada Are You Ready? En conjunto, los dos libros suman 995 páginas. Camping, que estudió ingeniería civil, dirigió una empresa de construcción con la que ganó dinero suficiente para fundar en 1959 Family Stations, Inc. En poco tiempo, llegó a controlar 39 emisoras de radio. En calidad de estudioso laico de la Biblia, Camping presentaba un coloquio radiofónico nocturno desde su sede central en Oakland (California).Cuando pasó septiembre sin señales del Señor, Camping cambió la fecha al 2 de octubre. Cuando también ese día pasó sin que ocurriera nada, se le agotaron las excusas y decidió no aventurar más fechas.

1993 Si el año 2000 es el fin del ciclo de 6000 años de la creación de la tierra, entonces el año 1993 es el año del rapto, de acuerdo con varios profetas. El año pasó y nada sucedió.

1994 Después de haber prometido NUNCA MÁS colocar fechas para la venida del Señor, los Testigos de Jehová no pudieron aguantar las ganas y volvieron a proclamar que el 1994 marcaba el fin de una generación de años, lo cual traería el fin del mundo. El ciclo habría comenzado en el año 1914.

1994 Harold Camping, famoso auspiciador de un programa diario de preguntas y respuestas en todo Estados Unidos, en su libro “¿Está usted listo?” predijo que el retorno del Señor ocurriría en septiembre de 1994. El libro estaba lleno de numerología, la cual añadida daba como resultado el 1994.

1996 Este año tenía un mes especial, de acuerdo con un autor. Este autor predijo que el mes de Septiembre sería el que marcaría la Venida del Señor.

1997 Cuando Rabin y Arafat firmaron el tratado de paz en la Casa Blanca el 13 de septiembre de 1993, muchos vieron el evento como el inicio de la Gran Tribulación. Si añadíamos los 1260 de Daniel a septiembre de 1993, obtendríamos la fecha del 24 de febrero de 1997.

1998 Un grupo de Taiwán operando desde Garland, Tejas, predijo que Cristo regresaría el 31 de marzo de 1998. El líder del grupo, Heng-ming Chen, anunció que Dios regresaría e invitaría a los miembros de su culto a abordar un OVNI.

1998 El 30 de abril de 1998, cuando Israel cumplió 50 años de fundado, según algunos la tribulación comenzaría.

1998 Marilyn Agee en su libro “El fin del mundo” anunció que sería el 31 de mayo de 1998. Esta fecha, según ella concluía los 6,000 años a partir de Adán. Ageee más luego cambió la fecha por el 7 de junio, 14, 21 y otras 10 fechas más.

1999 Marilyn Agee no se dio por vencido y anunció que esta fecha sí era la correcta. La nueva fecha era el 21 de mayo de 1999. ¡Esperen más fechas de esta fuente muy pronto!

1999 (4 de julio) las predicciones del clarividente del siglo XVI Nostradamus se niegan a morir, pese a que su pronóstico de una inmensa catástrofe, que sus acólitos tomaron por el fin, pasó sin incidentes.

1999 Según el psíquico Charles Criswell King el 18 de agosto de 1999 sucedería la Segunda Venida. ¿Usted la vio? ¡Así la vi yo!

1999 Phillip Berg, un rabí del Kabbalah Learning Center, en New York ha proclamado que el fin llegaría el 11 de septiembre de 1999. Esta predicción fue basada en datos encontrados en los Códigos de la Biblia. Obviamente el rabí no entendió que lo que sucedería fue la destrucción de las Torres Gemelas en NY en tal fecha.

2000 Según Windows, todos los computadores estallarían porque su calendario de Windows no contaba los años posteriores a 1999, por lo que se haría un reinicio general a la humanidad. El mundo se acabó en efecto a las 00:00 del 1 de enero del 2000.

2000 Numerología: Si usted divide 2000 entre 3, usted obtendrá el número 666.6666666666666. Este sistema increíble fue usado para predecir la ocurrencia del Rapto.

2000 (5 de mayo) todos los planetas se alinearon. De acuerdo con algunos profetas esto causaría terremotos, erupciones volcánicas, y otras cosas terribles. Nada sucedió.

2000 (5 de mayo) el estadounidense Richard Noone predijo que un desprendimiento de hielo desde el polo sur cubriría el planeta con trillones de toneladas de esta materia. Después de siete años, el hielo sólo parece estar derritiéndose.

2000 De acuerdo con Michael Rood, los tiempos del fin tienen una conexión profética complicada con la cosecha de cebada de primavera de Israel. De acuerdo con Rood “Día del Señor” comenzó el 5 de mayo del 2000. Según este profeta la invasión de Rusia (Gog-Magog) sucedería al anochecer del 28 de octubre del 2000.

2000-2001 El Dr. Dale Sumbureru estaba concentrado en el 22 de marzo de 1997, cuando según él… “esta fecha sería cuando todos los eventos dramáticos que nos llevarían a la gran Tribulación y al retorno de Cristo comenzarían” Según sus cálculos el regreso entonces sería alrededor de julio del 2001.

2002 Los sacerdotes de una religión afro-caribeña, Yoruba, erradicados en Cuba predicen que una crisis dramática sucederá en todo el mundo, comenzando por golpes de estados, enfermedades e inundaciones. ¡Veremos lo que sucede!

2004 La fecha del regreso de Cristo del año 2004 está basada en artes llamados Salmología, numerología y la noción bíblica de que 360 días equivalen a un año, según el calendario judío. Para calcular dicha fecha usted necesita una regla, una calculadora y MUCHO papel.

2004 Un oficinista aburrido buscó la palabra Internet en google. Internet se buscó a si mismo, creando así un efecto retrospectivo-fisco-inherte, con fatídicos resultados.

2006 El 6 de Junio de este mismo año el mundo dejaría de existir por la coincidencia calendaria del (06/06/06).

2011-2018 El Dr. Jack Van Impe tiene la idea general de que una generación dura alrededor de 51 años, según la Biblia y no 40 como muchos creen. Si agregamos 51 años a la fecha de la reconquista de Jerusalén por parte de los Israelíes, entonces la fecha alrededor de la cual la Segunda Venida podría ocurrir sería el 2018. Pero Impe nos recuerda que el Rapto ocurrirá al inicio de la Gran Tribulación, por el que el Rapto podría ocurrir alrededor del año 2011.

2012 (21 de diciembre) algunos creen que esta fecha “final” (13.0.0.0.0 en el calendario maya de Cuenta Larga) es un anuncio del fin. Otros, que contempla sólo el fin de un mundo y su reemplazo por otro. Sería una pena que ensombreciera los Juegos Olímpicos.

2085 (11de junio) algunos científicos calcularon que el cometa Catalina tiene una posibilidad en 300 mil de

chocar con la Tierra. Tiene un kilómetro de diámetro.

3786 Nostradamus sigue mostrando un invencible don. Después que en 1999 no se produjo, nuevas lecturas de él afirman que se acabará en 3786. O en 3797.

Tres mil millones de años: es para los optimistas. Algunos esperan que la galaxia de Andrómeda colisione con la Láctea, dando un piadoso fin a una humanidad que quiere ser rescatada del aburrimiento.

Mateo 24:36 36 Más de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre.

Fuentes:

El fin del mundo será otro día: las profecías de las que se ríe la ciencia

30 Nov

El fin del mundo será otro día: las profecías de las que se ríe la ciencia

Noticias relacionadas

JUDITH DE JORGE | MADRID Actualizado Lunes , 30-11-09 a las 20 : 01 | abc.es

Desde principios de los tiempos han sido muchos los que han pronosticado el fin del mundo, cada cual con un final distinto, pero siempre a lo grande, con cielos que se abren, explosiones atómicas o meteoros que se estrellan contra la Tierra. Temores como estos resurgen cada pocos años, en algunos casos acompañados de teorías pseudoreligiosas o pseudocientíficas, que a los dos bandos recurren los apocalípticos para elaborar sus estrafalarios augurios. El caso es que las fechas previstas por estos agoreros han pasado sin pena ni gloria, como otro día cualquiera, desde el año 800 en el que el Beato de Liébana pronosticó su Apocalipsis hasta la más reciente, hace poco más de un año, de la puesta en marcha del Gran Acelerador de Hadrones (LHC) en Ginebra. Por cierto, prepárense porque, que se sepa, aún quedan dos finales por llegar: el que causará la misma «máquina del Big Bang» cuando se ponga en marcha de nuevo a toda potencia en enero y, por supuesto, el que algunos pronostican para 2012 en una curiosa interpretación del final del calendario maya. No digan que no les habíamos advertido.

Estas son algunas de las hecatombes más famosas a las que hemos sobrevivido, aunque seguramente el lector podrá añadir algunas más que tenga en su memoria:

  • -La Mir caerá sobre París y se desatará una oleada de desastres: Pasar de 1999 al año 2000 no podía ser algo ordinario. Además de los efectos perversos que el salto de centuria pudiera tener en los ordenadores -instituciones y empresas se prepararon para el acontecimiento-, el mundo se enfrentó a una profecía impresionante que tiene su origen en las teorías de Nostradamus. El excéntrico modisto Paco Rabanne cambió las telas y las agujas por una bola de cristal y advirtió a la Humanidad de que la vieja estación espacial rusa Mir iba a caer sobre la ciudad de París el 11 de agosto de 1999, fecha que coincidía con el último eclipse total del milenio. A partir de ahí, se sucederían una serie de desastres que conducirían sin remedio al fin de los tiempos. ¿Recuerda que hizo ese día? A no ser que algo importante de índole personal ocurriera en su vida, ese 11 de agosto no se diferenció demasiado de cualquier otro día del verano. El diseñador hizo un ridículo espantoso al que luego intentó quitar hierro, pero su reputación había quedado tocada sin remedio.
  • -El triste caso de La Puerta del Cielo: Si podemos tomar a chufla las declaraciones de Rabanne -al fin y al cabo el mayor perjudicado fue él mismo- esta historia es realmente trágica. En 1997, 39 miembros de la secta La Puerta del Cielo se quitaron la vida en la mansión en la que residían en San Diego (California) para que los extraterrestres llevaran sus almas a una nave espacial y evitar así el Armagedón que pronto caería sobre la Tierra. «Prefiero apostar en perder el autobús hacia el cielo que quedarme en este planeta y arriesgarme a perder mi alma. No hemos muerto, simplemente nos hemos mudado de este vehículo que es nuestro cuerpo», declaraba uno de los líderes en un cinta previamente enviada a la cadena de noticias CNN. Esta locura colectiva tuvo imitadores. Meses después, en Canarias, la Policía evitó que 34 adeptos de un grupo pseudorreligioso se suicidaran en el Teide, donde esperaban que les recogiera una nave espacial para salvarlos del fin del mundo.
  • -Un meteorito chocará contra la Tierra: Esta es una de las profecías más habituales y uno de los temores más extendidos en lo que el astrobiólogo David Morrison, un experto de renombre mundial en el sistema solar, denomina «cosmofobia», un miedo sin fundamento a los fenómenos que ocurren en el Universo. El italiano Giorgio Bongiovanni alertaba de que un meteorito chocaría contra nuestro planeta en 1991… porque se lo habían comunicado Jesús y la Virgen. Sus teorías aún circulan por distintas webs de dudoso gusto.
  • -El aviso del cometa Halley: El Halley dio muchísimo de sí a los predicadores del fin de los tiempos. Su paso cerca de la Tierra en 1986 fue interpretado por los amigos de lo oculto como una señal de que pronto íbamos a enfrentarnos al juicio de los juicios. El peruano Sixto Paz, una especie de visionario, calculó en su día que la sarracina mundial se produciría a causa de una gran guerra atómica. En el cielo, el cometa Halley -¿qué demonios tendrá que ver con la bomba atómica?- sería el aviso del sacrificio humano. ¿El resultado? Han pasado más de veinte años…

-¿Que la vida sigue después del día señalado? Pues cambiamos la fecha: Es una estrategia común entre los más desfachatados. Si el fin del mundo no llega cuando lo has previsto, dices que será otro día y tan frescos. Después de leer la Biblia a su manera, William Miller, fundador de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, propuso el epílogo para el 21 de marzo de 1843. Ese día debió de notar algunas miradas suspicaces, así que trasladó un segundo final al 22 de octubre de 1844. No fue el único que se divirtió con un baile de fechas. Los Testigos de Jehová han tenido ya varios apocalipsis (1874, 1914, 1918, 1925, 1940 y 1975). Lo mismo ha ocurrido con los agoreros del LHC, como veremos más adelante.

La Edad Media fue una época rica en predicciones fatalistas a partir de la interpretación de la Biblia. Beato de Liébana eligió el año 800; Arnaldo de Vilanova, 1370… Se inició así una carrera de fracasos que ha llegado hasta nuestros días. El mundo se enfrenta ahora a dos posibles y absurdos finales. Uno ya lo conocemos, y lo más probable es que cuando llegue ocurra lo mismo que ocurrió hace un año: nada. Se trata del miedo que algunos sectores poco informados tienen al LHC. Un grupo internacional denominado ConCERNed incluso lo ha denunciado ante la ONU porque considera que la máquina puede crear un agujero negro que engulla el planeta entero. Ahí es nada. Si todo marcha como está previsto, nos reiremos del tema a principios de 2010, cuando el ingenio, si hay suerte, consiga recrear un «Big Bang» en miniatura.

El segundo final, por si el primero le viene mal, es de película: el de diciembre de 2012. Ya saben, esa interpretación libre del calendario maya sobre la hecatombe que Hollywood y otros interesados se han encargado de engordar en diferenes webs de marketing viral. Vaya preparando su agenda y no haga demasiados planes.

El milenarismo (I): A propósito de “2012″

29 Nov

2012 es una versión más, con apabullantes efectos especiales, de una de las más viejas preocupaciones del hombre occidental, la fecha exacta de la destrucción del mundo y la manera en que algunos podrán salvarse para asegurar la continuidad de la especie; en el caso de la película, inspiradas en una profecía maya.

Incendio de los pozos petroleros de Kuwait, primera guerra del golfo
Algunas profecías son más curiosas. La de los indios hopi de Arizona son como mínimo desconcertantes si fueron así originalmente y no ajustadas posteriormente: según los hopi sus ancestros, antes de la llegada de los colonos blancos, decían que el mundo empezaría su camino a la destrucción cuando la tierra fuera recorrida por serpientes de acero y ríos de cemento; la fecha definitiva sería cuando el hombre blanco fuera de pelea al otro lado del mundo, al lugar donde surgió la primera chispa del entendimiento y de resultas habría columnas de humo y fuego en el desierto. Lo de la cuna del conocimiento vendría siendo Mesopotamia (Irak) y las columnas de fuego se parecen bastante a los incendios de los pozos petrolíferos durante la primera guerra del golfo.

Pero los pobres líderes mayas llevan años clamando que su profecía no se refiere al fin físico del mundo, su calendario no oculta una cuenta regresiva. Se refiere a una nueva fase de progreso espiritual, pero ellos no tienen quién les haga una película y en todo caso tendría una trama tan veloz como ver secarse una pared recién pintada.

Roland Emmerich, rey del cataclismo

El mito de un dios creacionista (¡Hágase la luz!) tiene una implicación imperceptible: un tiempo lineal, es decir, teniendo el tiempo un inicio, debe tener un final. Por eso nuestra historia es una especie de paréntesis entre el génesis y el Apocalipsis en el caso cristiano (o la llegada del Mesías, según los judíos; o los mitos musulmanes).

Resulta que esta no es la única concepción del tiempo. Los budistas o los hinduistas creen en un tiempo circular donde todo es un eterno retorno. Y los mayas creían en un tiempo en espiral ascendente, que iba subiendo clausurando fases. En ese contexto debería entenderse la profecía, pero cuando los judeocristianos nos tropezamos con profecías que suenan interesantes y le hablan a nuestro atávico miedo de una destrucción final, estiramos el nuevo mito.

2012, como en todas las películas de Emmerich, que ha destruido la Casa Blanca tres veces, incluyendo lanzarle encima un portaaviones y en su lista figuran el Empire State, la Biblioteca de New York y la capilla Sixtina, no elabora las causas del desastre en sus cintas: sólo las insinúa lo necesario para impulsar a la película a llegar lo más rápido posible a lo que él quiere: destruir el mundo. Otra vez.

En este caso, se supone que el mundo va a acabarse porque una alineación planetaria ha desatado explosiones solares que han modificado la masa de los neutrinos de la corteza terrestre y la van a desplazar.

La explicación tiene problemas de lógica elemental e historia. Los de lógica son sencillos: si la masa de los neutrinos cambia, resulta que esos no son unos bichos que viven en el centro de la tierra sino que hasta nosotros los tenemos; si el cambio afecta al planeta ¿se imaginan lo que le puede hacer a John Cusack, el indestructible protagonista de la película, disfrazado de hombre común? La otra razón es que por pura estadística siempre hay algunos planetas alineados.

Y aquí entran las razones históricas de las que hablaba antes: en 1983 yo era un adolescente lo bastante desadaptado socialmente (lo que significa que las niñas que me gustaban de la cuadra no me miraban para nada, cosa que tampoco ha cambiado mucho) como para que me interesara la astronomía. Así que tuve el raro privilegio de ver la última vez que los nueve planetas estuvieron alineados. Me pase una madrugada en una colina viendo un espectáculo que ocurre más o menos cada doscientos años, preguntándome si sería de los primeros en ver a Venus estallar en llamas.

En esa época también dijeron que el mundo se iba a acabar. Como también lo anunció The Jupiter effect de John Gribbin en 1970, con sólo cinco planetas. Y otra vez en el 2000 cuando en mayo se alinearon cinco de los planetas clásicos, encima en semejante año. La verdad es que lo de alineación, como aprendí con algo de desilusión, es un término bastante generoso y a los astrónomos no les gusta nada. Las órbitas de los planetas están ligeramente ladeadas entre sí, no es como si estuvieran puestas sobre una mesa, así que no pueden terminar de formar una línea recta.

Pero esta película pretende ganar algo de validez usando un título que sugiere que se basa en la profecía maya. En la profecía no se habla de planetas ni alineaciones ni explosiones solares, cosa curiosa teniendo en cuenta que los mayas fueron grandes astrónomos. A menos que Quetzalcoatl surja por el borde del sistema solar y acomode los planetas en fila como si preparara una partida de billar, no existe la menor posibilidad de una alineación planetaria extraordinaria el 21 de diciembre de 2012.

Yo ya no recuerdo cuántas veces he estado sentado en primera fila para ver acabarse el mundo ni cuántos anticristos me han tocado: la alineación de 1983, la de 2000, la caída del muro de Berlín, la revolución iraní, la primera guerra del golfo, el paso al nuevo milenio, el once de septiembre. Lo que sí sé es que no he visto al primero de esos autores pedir perdón por dejar a tanta gente vestida y alborotada para la fiesta del final de los días y, en cambio, salen con una nueva fecha diciendo “¡ahora sí!”.

La profecía maya en sesenta segundos

La “profecía” no es tal sino la descripción de un hecho matemático a la luz de la concepción maya: el 21 de diciembre de 2012 a las 11:11 de la mañana (se le llama “hora universal”) se acaba el Gran Ciclo del Antiguo Calendario Largo maya. Ese ciclo habrá durado hasta ese momento 5125 años y se le conoce como los 13 Batkuns.

Punto. En ninguna parte en sus leyendas habla de lluvia de fuego o de sapos, de océanos que se desbordan del planeta. No es muy diferente a que digamos que 2009 se acaba a las 12 de la noche del 31 de diciembre.

Eso es lo que los mayas se han desgañitado tratando de decir desde la península de Yucatán, pero los libros, películas y sites dedicados a “enriquecer” (temible verbo) la profecía no los dejan oír: no vamos a dejar un asunto tan importante como el fin del mundo en manos de unos desarrapados en las selvas de Chichén Itzá. La cosa se ha vuelto tan delirante que hay “puristas” que aceptan que sí, que Emmerich es un farsante, que la profecía no habla de planetas alineados sino que el sol va a ponerse en un ángulo especial con el núcleo de la galaxia y desde allá saldrá un rayo que lo destruirá todo a su paso hasta acabar en el sol. Según la teoría de la relatividad, el rayo supongo que salió hace millones de años y está en viaje (o como es un rayo maya y además profético y los mayas no sabían que nada puede viajar más rápido que la luz, entonces este rayo está exonerado de las reglas físicas, no sé)… pero eso no impide que estos tipos vayan a explicarles a los mayas con todo amor lo que su profecía realmente quiere decir.

Pero la concepción maya del tiempo en espiral es benigna, sólo que es incompatible con nuestra visión apocalíptica. Ese nuevo comenzar no es con otras personas buenas ni significa, como en el mito del Arca de Noé (el de la Biblia o el de Emmerich) limpiar el mundo de la maldad para comenzar otra vez. Significa un escalón más alto en un desarrollo continuo e infinito hacia nuestro destino como especie. Pero eso, claro, no vende boletas…

fuente: http://luisftenorio.wordpress.com/2009/11/27/el-milenarismo-i-a-proposito-de-2012/