Tag Archives: falopa

El porro afecta la memoria desde la primera calada

19 Ago

El porro afecta la memoria desde la primera calada
BARCELONA, EFE. Edición ACPress.net
Desde el primer porro, el cannabis altera la memoria. Si se consume habitualmente, la amnesia se intensifica y persiste incluso cuando no se está bajo el efecto de la droga. Un grupo de investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona han podido determinar en qué lugar del cerebro se desencadena el trastorno y cómo se alteran las neuronas para que no puedan recordar, según publica hoy la revista Nature Neuroscience.

El consumo de cannabis afecta al hipocampo, una región del cerebro donde se encuentran circuitos neuronales necesarios para realizar una serie de tareas cognitivas relacionadas con la memoria. “El cannabis actúa sobre unas pequeñas neuronas del hipocampo, las interneuronas, que intervienen en la actividad de las neuronas que se encargan de recordar”, explica Rafael Maldonado, investigador de la Unidad de Neurofarmacología de la UPF.

De hecho, las interneuronas son el primer eslabón del circuito neuronal del recuerdo. “Se encargan de enviar el neurotransmisor GABA, que funciona como inhibidor de señales y esta inhibición es necesaria para que funcione la memoria”, explica Maldonado. En el cerebro que no consume cannabis, este neurotransmisor se encuentra en equilibrio con otro, el glutamato, que es un activador. Así, el proceso de olvidar y recordar se produce de forma eficiente.

Sin embargo, cuando se consume cannabis, la actividad de GABA acaba siendo menor que la de glutamato. “Se rompe el equilibrio. Con eso se altera la vía de señalización que controla la síntesis de proteínas que ocurre en las neuronas. Éstas, como último eslabón, son las que se encargan de recordar”, explica Maldonado.

“Cuando se fuma mucho, alteramos esta síntesis de proteínas hasta tal punto que creemos que estos cambios acaban siendo de larga duración”, afirma Maldonado.

¿Son tales cambios irreversibles? Las próximas investigaciones de este equipo se van a dedicar a responder a esta pregunta. “Aún no tenemos información para pensar que son irreversibles, pero sabemos que, aunque se deje de fumar cannabis, hace falta un largo periodo de tiempo para que este circuito se recupere”, afirma.

Maldonado cree que la investigación también abre la posibilidad de mejorar el cannabis para su uso terapéutico. “Se puede perfeccionar la síntesis de nuevas moléculas o diseñar moléculas para contrarrestar este efecto adverso”, señala.

Anuncios

El consumo diario de cannabis predispone a la aparición de psicosis y esquizofrenia, según un estudio

1 Mar

24/02/2009 –

El consumo diario de cannabis predispone a la aparición de psicosis y esquizofrenia, según un estudio

Un estudio realizado en el Instituto de Neurociencias de la UGR ha analizado las características de la psicosis producida por el consumo continuado de esta sustancia 

La investigación se llevó a cabo con una muestra de 92 pacientes con episodios de psicosis, y demostró que, en aquellos con un neurodesarrollo normal que sufrieron episodios psicóticos, el 66% eran consumidores de cannabis

Noticias UGR El consumo diario de cannabis predispone a la aparición de psicosis y esquizofrenia, y aquellos episodios de psicosis que son fruto de esta sustancia presentan unas características específicas tanto antes de aparecer como en la presentación clínica de la psicosis. Ésta es una de las conclusiones de la tesis doctoral “Neurodesarrollo y estrés ambiental en la psicosis inicial: análisis transversal del estudio ESPIGAS”, realizada por el investigador Miguel Ruiz Veguilla, del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Granada y dirigida por los profesores Manuel Gurpegui Fernández de Legaria y Jorge Cervilla Ballesteros. Ruiz Veguilla es asimismo responsable del la unidad de Neuropsiquiatría del Desarrollo de Jaén.

Este trabajo ha estudiado los factores de riesgo que se asocian a la esquizofrenia, identificando y caracterizando en profundidad las psicosis que se asocian a un consumo continuado de cannabis.  Para ello, se llevó a cabo un estudio con 92 sujetos, de los que 50 habían desarrollado una psicosis sin presentar signos de un “neurodesarrollo anómalo”, esto es, habían tenido un  buen rendimiento en el colegio, tenían un grupo de amigos (no aislamiento social) y presentaban una buena coordinación motora. Además, estos sujetos apenas mostraban antecedentes familiares, de primer o segundo grado, de episodios de psicosis.

Identificar un tipo nuevo de psicosis
La investigación realizada por Miguel Ruiz Veguilla ha identificado, por lo tanto, una asociación entre el consumo de cannabis y la psicosis en sujetos con un buen rendimiento premórbido, y sin signos de alteraciones neurológicas menores, lo que a su juicio podría señalar “una vía fisiopatológica asociada a la psicosis en sujetos con menos predisposición”.

Así, el 66% de los pacientes con psicosis que participaron en el estudio y que tenían un neurodesarrollo normal reconocieron haber consumido a diario o casi todos los días cannabis, mientras que el 43% de los participantes con marcadores de un neurodesarrollo anómalo (los ya señalados: mal funcionamiento previo social y académico, antecedentes familiares y más “torpes” al realizar tareas de coordinación motora y de  actos motores complejos) también eran consumidores de esta droga.

A la luz de los resultados de su tesis doctoral, el investigador de la Universidad de Granada afirma que, tras haber identificado un tipo de psicosis donde el factor ambiental juega un papel más relevante, ahora se debería responder a la pregunta de cuál es el pronóstico a largo plazo de aquellos a sujetos con un buen funcionamiento previo, cuya psicosis se asocia a consumo alto de cannabis.

Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista “Schizophrenia Research” y “European Psychiatry”, dos de las publicaciones más prestigiosas a nivel mundial en este ámbito de investigación.

Referencia:
Miguel Ruiz Veguilla.
Departamento de Medicina Legal, Toxicología y Psiquiatría de la Universidad de Granada.
Móvil: 678 660 010.
Correo e-: mruizveguilla@yahoo.com

Fuente: http://prensa.ugr.es/prensa/investigacion/verNota/prensa.php?nota=5077

Efectos de la marihuana en el organismo

5 Sep

Efectos de la marihuana en el organismo

Efectos en el cerebro
Los investigadores han encontrado que el THC (delta-9-tetrahydrocanabinol) cambia la manera como la información sensorial llega y es procesada por el hipocampo. El hipocampo es un componente del sistema límbico del cerebro que es crucial para la memoria del aprendizaje, y la integración de experiencias sensoriales con emociones y motivaciones.

Las investigaciones han demostrado que las neuronas del sistema de procesamiento de información del hipocampo y la actividad en las fibras nerviosas son reprimidas por el TCH. También, los investigadores han encontrado un deterioro de los patrones de conducta aprendidos, también dependientes del hipocampo.

Recientes investigaciones también indican que el uso prolongado de la marihuana produce cambios en el cerebro similares a los vistos después del largo uso de otras drogas de las que se abusa frecuentemente.

Efectos en los pulmones
La persona que fuma marihuana frecuentemente puede tener los mismos problemas respiratorios de los fumadores de tabaco. Estas personas pueden tener tos y flema a diario, síntomas de bronquitis crónica, y mayor frecuencia de catarros. El uso continuo de la marihuana puede llevar al funcionamiento anormal del tejido pulmonar, debido a su destrucción o trauma.

Efectos en la frecuencia cardíaca y la tensión arterial
Resultados recientes indican que la práctica de fumar marihuana e inyectarse cocaína al mismo tiempo puede causar un marcado aumento de la frecuencia cardíaca y la tensión arterial. En un estudio, se dio marihuana sola, cocaína sola y luego una combinación de ambas a usuarios frecuentes de estas dos drogas. Cada droga sola produjo efectos cardiovasculares; al combinarlas, esos efectos se intensificaron y duraron más. La frecuencia cardíaca de los sujetos del estudio aumentó 29 latidos por minuto con marihuana sola y 32 latidos por minuto con cocaína sola. Al administrarlas juntas, la frecuencia cardíaca aumentó en 49 latidos por minuto, y ese aumento persistió por más tiempo. Las drogas se administraron a los sujetos mientras estaban en reposo. En condiciones normales, una persona puede fumar marihuana e inyectarse cocaína y luego hacer algo causante de estrés físico lo cual puede aumentar mucho el riesgo de sobrecarga del sistema cardiovascular.

Efectos en el aprendizaje y la conducta social

Un estudio en estudiantes universitarios mostró que ciertas habilidades críticas relacionadas con la atención, la memoria y el aprendizaje están alteradas en aquellas personas que usan marihuana con mucha frecuencia, aún después de suspender su uso por 24 horas. Los investigadores compararon 65 “usuarios frecuentes” que habían fumado marihuana con una frecuencia media de 29 en los últimos 30 días, y 64 “usuarios menos frecuentes” quienes habían fumado con una frecuencia media de 1 en los últimos 30 días. Después de una abstinencia de 24 horas, estrictamente controlada, a la marihuana y otras drogas ilícitas y al alcohol, los estudiantes recibieron pruebas estandarizadas para medir aspectos de la atención, memoria y aprendizaje. Comparados con los usuarios poco frecuentes, los usuarios frecuentes de marihuana cometieron más errores y tuvieron mayor dificultad para mantener la atención, cambiar la atención en respuesta a las demandas del ambiente, y registrar, procesar y utilizar información. Los resultados sugieren que el mayor impedimento por parte de los usuarios frecuentes está probablemente asociado con una alteración de la actividad cerebral producida por la marihuana.

Estudios longitudinales sobre el consumo de marihuana por parte de jóvenes por debajo de la edad universitaria indican que los usuarios tienen menor rendimiento que los no usuarios, mayor aceptación de comportamientos anormales, mayor comportamiento delincuente y agresión, mayor rebeldía, relaciones mas dificultosas con sus padres y mayores asociaciones con amigos delincuentes y que consumen drogas.

Las investigaciones también muestran mayor propensión al enojo y comportamiento regresivo (chuparse el dedo y episodios de “rabietas”) en los infantes cuyos padres consumen marihuana que entre los infantes de padres no usuarios.

Efectos en el embarazo
Cualquier sustancia de la que se abuse puede afectar la salud de la madre durante el embarazo y este es un período en el que ella debe cuidarse con especial atención. El abuso de sustancias puede interferir con una nutrición y descanso adecuados, lo cual puede afectar el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Algunos estudios han encontrado que los bebés de madres que usaron marihuana durante el embarazo tienden a ser más pequeños que los de las embarazadas que no utilizaron la droga. En general, los bebés de menor tamaño tienden a desarrollar problemas de salud.

La madre lactante que usa marihuana pasa parte del TCH  (delta-9-tetrahydrocanabinol) a su bebé a través de la leche materna. Las investigaciones han encontrado que el uso de la marihuana por parte de la madre durante el primer mes de lactancia puede impedir el desarrollo motor (control del movimiento de los músculos) del bebé.

Potencial adictivo
Una droga es adictiva cuando causa un deseo de búsqueda y consumo compulsivo e incontrolable, a pesar de los efectos adversos sociales y sobre la salud. La marihuana cumple con estos requisitos. Anualmente, más de 120.000 personas buscan tratamiento para su adicción primaria a la marihuana. Además, estudios hechos en animales indican que la marihuana puede causar dependencia física y algunas personas han reportado síntomas asociados con la abstención o supresión.

Fuente:

Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA)

http://www.paraqueestesbien.com.mx:8080/sintomas/drogas/drogas3.htm