Tag Archives: etica

El problema-del-dolor

10 Jul
Anuncios

la homosexualidad en la palabra de Dios

4 Jul

La desnudez de Noe

9 Mar

Ser Antes Que Hacer

3 Mar

Deuteronomio 22:13-21

18 Sep

Deuteronomio 22:13-21

“Cuando alguno tomare mujer, y después de haberse llegado a ella la aborreciere, y le atribuyere faltas que den que hablar, y dijere: A esta mujer tomé, y me llegué a ella, y no la hallé virgen; entonces el padre de la joven y su madre tomarán y sacarán las señales de la virginidad de la doncella a los ancianos de la ciudad, en la puerta; y dirá el padre de la joven a los ancianos: Yo di mi hija a este hombre por mujer, y él la aborrece; y he aquí, él le atribuye faltas que dan que hablar, diciendo: No he hallado virgen a tu hija; pero ved aquí las señales de la virginidad de mi hija. Y extenderán la vestidura delante de los ancianos de la ciudad. Entonces los ancianos de la ciudad tomarán al hombre y lo castigarán; y le multarán en cien piezas de plata, las cuales darán al padre de la joven, por cuanto esparció mala fama sobre una virgen de Israel; y la tendrá por mujer, y no podrá despedirla en todos sus días. Mas si resultare ser verdad que no se halló virginidad en la joven, entonces la sacarán a la puerta de la casa de su padre, y la apedrearán los hombres de su ciudad, y morirá, por cuanto hizo vileza en Israel fornicando en casa de su padre; así quitarás el mal de en medio de ti.” (Deut.22:13-21)

LA GUERRA

29 Ene

LA GUERRA

Alex. La naranja mecánica

“Una de las cosas más extrañas es que todos los genios miitares del mundo hayan hablado de paz. Los conquistadores del pasado, que mataban para imponer la paz -por ejemplo, Alejandro, julio César, Carlomagno y Napoleón-, coinciden en la búsqueda de un orden universal basado en la paz (…) en la actualidad, los hombres que gobiernan nuestro mundo se pasan el tiempo hablando de la paz. ¿Dónde reside, pues, el problema?

Estos gobernantes nos hablan de la paz como si se tratase de un objetivo muy lejano, de un fin que estamos buscando. Pero algún día llegaremos a darnos cuenta de que la paz no puede ser simplemente un objetivo distante, sino que es el medio con cuya utilización llegaremos a aquel objetivo. Para alcanzar un fin pacífico, debemos emplear medios pacíficos. Y con estas palabras, como análisis final, pretendo decir que el fin y los medios deben estar en estrecha correspondencia… unos medios destructivos nunca podrán llevarnos hacia un fin constructivo”. (LUTHER KING. El clarín de la conciancia)

Fuente:

http://microsofia.com/trabajos/guerra.html

Más sobre el PSOE y su “ofensiva laicista”: el aborto

11 Jul

Lo que Progrelandia no quiere oír

Más sobre el PSOE y su “ofensiva laicista”: el aborto

 
JOSEP CARLES LAÍNEZ
En jerga feminista, “aborto” es un término inexistente o condenado a la extinción. En su lugar, se utiliza el eufemismo “interrupción voluntaria del embarazo”. Suena como el “terroristas dados de baja” que emplea el gobierno colombiano para no ensuciarse con “terroristas abatidos”. Bien sabemos que cualquier batalla empieza a ganarse en el terreno de las ideas y del lenguaje. Si “aborto”, tan rotunda con esas vocales, se transmuta en algo voluntario, y se añaden unos plazos, parecerá más cristalino, más mullido, sin tanta agresividad. No obstante, cuando los partidarios del aborto libre (o de 90 días) piensan en tal hecho no consideran que se está poniendo fin a una vida humana, sino que se acogen a la quinta acepción del Diccionario de la RAE: abortar es “producir o echar de sí alguna cosa (…) monstruosa o abominable”. Eliminando al futuro niño tal vez pretenden borrar de sí mismas la mancha de la fornicación. Para las feministas radicales, y para quien ha perdido todo asomo de moral, abortar es el último método anticonceptivo posible, y, a partir de 2010, ZP les permitirá hacerlo cuando quieran y gratis.
Pero abortar no es una intervención sanadora, sino un asesinato. Evidentemente, puede haber un caso, ya contemplado en la ley, en el que se haya de tomar una terrible decisión al haber de escoger entre la vida de la madre o del niño. Fuera de éste, el resto de los supuestos es humanamente comprensible (violación y malformación del feto); en ellos, la sensibilidad y la no intransigencia habrían de ser las piedras de toque. Ahora bien, el referido a los problemas psíquicos de la madre ha sido el coladero por donde han entrado las aberraciones conocidas durante los últimos meses sobre diversas “clínicas” privadas en España. Los socialistas han llegado a la conclusión de que es mejor liberalizar el asesinato de nonatos que aplicar la ley con contundencia.
Los partidarios del aborto libre (aunque sea en el periodo de doce semanas) cacarean con el derecho de la mujer a su propio cuerpo. Olvidan que hay otros derechos en juego. En primer lugar, el derecho a la vida (el primero de los que recoge la Declaración Universal de Derechos Humanos), aunque también, situados ya en el ámbito de la Declaración de Derechos del Niño, el derecho a la atención de salud preferente, el derecho a no ser maltratado, el derecho a amor y comprensión… y eso haciendo caso omiso de un párrafo del preámbulo: “el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”. Recalco: antes y después del nacimiento, hay niño para el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Parece mentira que personajes del tipo de Fernando Savater o Mario Vargas Llosa se reclamen de los derechos del niño a la hora de exigir su escolarización en su lengua materna, e ignoren el mero derecho, de esos niños, a nacer.
Sin embargo, hay otro derecho en juego: el del padre a ser padre. Las feministas radicales olvidan que el embarazo es cosa de dos. A pesar de su pretendida modernidad, caen en un pensamiento salvaje cuando la figura del hombre es, en sus juicios, inexistente, como si nada tuviera que ver el coito con estar encinta, como si el feto fuera un tumor que se ha de extirpar para conservar la vida, o un accidente sólo relacionado por azar con el acto sexual. Pero la realidad es que los niños, desde su primer día de vida, tienen padre y madre. Y a ambos se les ha de exigir responsabilidades, y ambos han de estar sujetos al fruto de su unión íntima. En todo caso, nos habríamos de preguntar por qué en el aborto el niño va a dejar de ser sujeto de derecho durante tres o cuatro meses, y en el divorcio el nonato sí va a seguir siendo un arma de la mujer para exigir piso y pensión.
El PSOE, en su 37 Congreso, ha seguido en la línea de despreocupación por los ciudadanos y por el relevo generacional. Y, sobre todo, de desprecio a la vida, propiciando la caída de nuestra juventud en el vicio de una sexualidad desenfrenada y abortista, antes que en el apoyo de relaciones basadas en el respeto y el amor.
Esta es la verdad, y no la retórica del Gobierno

Un vídeo decisivo sobre la brutal realidad del aborto  

 
Mientras el Gobierno envuelve la cuestión del aborto en una empalagosa retórica de derechos (¿de quién?), la gente se anestesia y olvida lo que hay detrás del asunto. ¿Qué es exactamente un aborto? La Universidad Católica de Valencia ha colgado un vídeo decisivo sobre la cuestión. Está en la página web de su Observatorio de Bioética: http://www.observatoriobioetica.com. Se llama “No mires para otro lado”. Advertimos: las imágenes son tan brutales como la propia realidad del aborto. Pero eso es lo que hay que tener en mente cuando ZP habla de “derechos”.