Tag Archives: El Rey de reyes

El “Jesucristo Hombre”, “El Anticristo”, ahora se hace llamar “El Rey de reyes”.

8 Feb
16:45 06/02/2010, admin,

¡Amén-Amén! Noticias – Asegura que su peregrinar ha sido largo, que su meta última es llevar la paz y la felicidad al mundo. Se dice Dios en la Tierra; así se proclama. Sus fieles, sus seguidores y creyentes creen en su palabra y en su mensaje, y lo demuestran entregando bienes y dinero. Lo llaman ”Papi”, “Apóstol” o “Dios”.

Es José Luis de Jesús Miranda, autoproclamado como “Jesucristo Hombre”, “El Anticristo” y ahora “El Rey de reyes”. Llega a México para consolidar su congregación religiosa llamada Creciendo en Gracia, que gana adeptos en todo el planeta. Él mismo afirma contar con más de 100 mil seguidores.

Mito o realidad, este hombre nacido en Ponce, Puerto Rico, tiene presencia en por lo menos 30 países, incluido México, donde opera un centenar de “centros educativos”, una docena ubicados en el Distrito Federal, donde difunde su doctrina y su verdad.

Su influencia en países de América Latina es una realidad que ha generado enojo en algunos de los gobiernos de la región. En Guatemala, El Salvador y Costa Rica se le ha considerado un personaje non grato. Pese al rechazo oficial, su popularidad crece y se expande. El signo que distingue a los miembros de su grey son un tatuaje en el brazo izquierdo con la cifra “666” y en la derecha una tripe “S” (Salvo, siempre salvo).

La presencia de Miranda es anunciada de manera muy peculiar por un bien establecido equipo de comunicación que dirige la también puertorriqueña Myrna Cestero, una de sus colaboradoras más cercanas y de mayor confianza, quien funge como “apóstol” de Miranda.

Esta congregación asegura que los ojos del mundo estarán puestos en México para escuchar el mensaje del llamado “Rey de reyes”.

“No se pierda el honor de escuchar las palabras directas de Dios mismo para esta nación, ya que en Su sabiduría está la solución”, afirma este grupo al anunciar la participación de Miranda en el denominado seminario nacional 2010, que se realizará en la ciudad de México, y donde, según ellos, se hará llegar “el único mensaje que asegura restaurar orden, paz y justicia en esta nación, trayendo en sí la verdadera prosperidad”.

De acuerdo con el discurso de esta congregación, José Luis de Jesús Miranda tiene como una de sus metas “eliminar el trastorno causado por la religión, por los católicos y los llamados cristianos, por ser culpables, asegura, de crímenes, desorden y pobreza mundial”.

La misma organización calcula que en México existen por lo menos 5 mil fieles seguidores de Miranda, muchos de ellos, indígenas tzotziles y tzeltales.

El propio “Rey de reyes”, como se autodenomina ahora este controvertido líder religioso, dice ser el único mediador entre Dios y los hombres, y que uno de sus objetivos por el que fue enviado es “salvar al mundo”. Su peculiar interpretación de los textos bíblicos ya genera polémica en algunos países, y su versión de los mismos ya despertó el enojo de la religión católica.

A sus seguidores les ordena tatuarse el signo apocalíptico “666” y afirma que son más de 100 mil los “fieles” que ya lo siguen en todo el mundo. “Somos la verdad”, explica Miranda, quien incluso en su país ha enfrentado críticas. En San Juan de Puerto Rico se erige un museo, en el que exponen sus artículos personales y se difunden sus mensajes en largos discursos videograbados.

Fue justamente en Puerto Rico donde este hombre comenzó a predicar su “mensaje divino”, según lo describe él mismo luego de que en 1988 Jesucristo se “fundió” en él y desde entonces comenzó a construir una cofradía que en la actualidad cuenta con 335 centros de adoctrinamiento en por lo menos 30 países, con el respaldo de 200 “pastores”.

Tiene presencia en por lo menos 287 programas radiofónicos y una red de televisión que transmite las 24 horas por Internet que, de acuerdo con su página electrónica, llega a más de dos millones de hogares en todo el mundo.

José Luis de Jesús Miranda, oriundo de la provincia de Ponce, en Puerto Rico, tiene ya presencia México, donde ha fundado al menos un centenar de “centros educativos” que operan en distintos puntos del territorio nacional. Hay representaciones en Chiapas, Campeche, Jalisco, Tamaulipas, Baja California, Estado de México, Veracruz, Tabasco y en la ciudad de México.

La administración de Creciendo en Gracia en México precisa que sólo son necesarios cinco o seis personas para constituir un nuevo “centro educativo”, donde se difunde la palabra de Miranda a través de videos grabados y otros transmitidos en tiempo real vía Internet desde Miami, Florida, principalmente.

José Luis de Jesús Miranda tiene una importante presencia en la red, hay videos, blogs (foros virtuales) y páginas electrónicas, en las que se reproducen sus enseñanzas. Se asegura que Creciendo en Gracia no es una religión, y así lo señalan sus propios integrantes, sino un estilo de vida y una filosofía, que le permite a los seres humanos alcanzar la felicidad en la Tierra y no en el cielo.

Sólo en la página de videos YouTube hay disponibles cientos de secuencias con extractos de sus sermones en los que invita a sumarse a su movimiento y entregar bienes y recursos para mantener vivo su reinado.

Miranda aparece siempre bien vestido y sonriente, y cuando utiliza camisas de manga corta, luciendo en el brazo izquierdo el “666” y en el derecho la “SSS”. En ocasiones aparece con gruesas cadenas de oro y costosos relojes producto de las “donaciones” de sus seguidores, a quienes con frecuencia invita a “sembrar” –como denominan en su culto a las aportaciones económicas- parte de sus ganancias y patrimonio.

Estas donaciones alcanzan hasta el 40% de las percepciones de sus seguidores y, de acuerdo con testimonios difundidos en la red, hay quienes operan empresas cuyas ganancias son entregadas en su totalidad a la organización Creciendo en Gracia.

“Jesucristo Hombre” invita a sus seguidores a hacer uso de los servicios que ofrecen unas 500 compañías, cuyos propietarios forman parte de esta secta.

La organización de Miranda utiliza como emblema un águila calva con las alas desplegadas, similar al escudo de Estados Unidos que se encuentra estampado tanto en los billetes de un dólar como en el distintivo del Presidente.

Mientras que en el logotipo adoptado por Miranda aparece la leyenda: “Creciendo en gracia-Gobierno de Dios en la Tierra”, en su contorno, y dentro las palabras “Gracia-Apostolado”; en el escudo nacional norteamericano se inscribe el término en latín e pluribus unum, que significa “de muchos, uno”.

Miranda primero se erigió como la reencarnación del apóstol Pablo y después se nombró como “El otro”, profetizando el supuesto advenimiento de Cristo, pero fue en el año 2004 cuando se proclamó Jesucristo Hombre. Él calificó a su movimiento como la “congregación de los anticristos” y exhibió públicamente dos tatuajes, uno con el símbolo del “666” en el brazo izquierdo y una triple “S”. La revelación detonó la emoción de sus seguidores.

El número 666 se menciona en el Libro del Apocalipsis del Nuevo Testamento, donde se explica la visión del apóstol Juan sobre el ascenso del Anticristo y el Juicio Final.

De acuerdo con esos textos bíblicos, una bestia con dos cuernos semejantes a los de un cordero aparece sobre la Tierra y exige que todos graben la marca de su nombre, el número 666, en la mano derecha o en la frente.

El propio Miranda ha encabezado jornadas de iniciación en las que decenas de jóvenes se tatúan los símbolos de esta secta (SSS-666), los cuales son considerados ofensivos o heréticos, principalmente para las religiones cristianas.

Anuncios