Archivo | Vaticano RSS feed for this section

Alí Agca dice que el Vaticano le pagó para matar a Juan Pablo II

10 Nov

Alí Agca dice que el Vaticano le pagó para matar a Juan Pablo II
“Los vi varias veces y estuvimos juntos también en la Plaza de San Pedro para preparar el atentado”, aseguró Alí Agca y que el arma utilizada reveló que había procedía de Austria por el trabajo de asesinar al Pontífice le pagaron 50.000 dólares.
España | Miércoles 10 de Noviembre, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña |

(NoticiaCristiana.com).


El turco Mehmet Alí Agca, que disparó en 1981 contra el Papa Juan Pablo II, ha revelado que aquel atentado había sido ordenado por el entonces secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Agostino Casaroli, y ha declarado que la intención de los organizadores era “herir, no matar”, al Pontífice y que el objetivo era acusar de la acción a la Unión Soviética para desacreditarla y conseguir el “hundimiento del imperio soviético”.

En declaraciones a la cadena de televisión turca TRT, transcritas por su página de Internet, Alí Agca, aseguró que “la orden de disparar al Papa fue dada por Agostino Casaroli”, secretario de Estado del Vaticano entre 1979 y 1990, a quien describió como el “número dos del Vaticano” y la persona “más próxima al Pontífice”.
El plan para asesinar al Papa Juan Pablo II, fue realizado por un tal “padre Michele” y por otra persona de “los servicios de Inteligencia del Vaticano”. “Los vi varias veces y estuvimos juntos también en la Plaza de San Pedro para preparar el atentado”, aseguró Alí Agca y que el arma utilizada reveló que había procedía de Austria por el trabajo de asesinar al Pontífice le pagaron 50.000 dólares.
“Michele me garantizó que después de dos años de prisión sería liberado”, añadió Agca, quien recuperó la libertad el pasado 18 de enero después de permanecer casi 30 años en la cárcel. Asimismo, aseguró en su entrevista que la intención no era matar al Papa, sino únicamente herirle, para confirmar “uno de los misterios de Fátima”.
El objetivo de este atentado, según Agca, era conseguir “el hundimiento el imperio soviético”. “Después del atentado, la hostilidad contra la Unión Soviética aumentó y todo se desarrolló como ellos deseaban”, explicó.
El turco, explicó que en el atentado no estuvieron implicadas ni la central de inteligencia estadounidense (CIA) ni los servicios secretos soviéticos (KGB), y la llamada ‘pista búlgara’ fue un simple invento para despistar a los investigadores y para perjudicar a la URSS.
El plan de asesinato fue perpetrado el 13 de mayo de 1981 y Alí Agca fue condenado a cadena perpetua en julio del mismo año. En diciembre de 1983, fue visitado en la cárcel y perdonado por el propio Juan Pablo II. Durante esa entrevista, aseguró Alí Agca a TRT, el Pontífice no le preguntó “nada” sobre el atentado “porque sabía muy bien” que la orden había procedido del Vaticano, según informa la agencia noticiosa Europa Press.
A la salida de la prisión se proclamó el “eterno Mesías”, anunció su intención de escribir “la Biblia perfecta” y proclamó que el fin del mundo estaba próximo y que “todos los seres humanos” morirían antes de que concluyese el actual siglo.
Agca, de 52 años (23 años cuando cometió el atentado), fue indultado en junio de 2000 por el entonces presidente de Italia, Carlo Azeglio Ciampi, pero fue inmediatamente extraditado a Turquía, donde cumplió una condena de diez años de cárcel por el asesinato de un periodista turco y por robo a mano armada.

Anuncios

Vaticano hace circular euro moneda con imagen del Papa

5 Ago

Vaticano hace circular euro moneda con imagen del Papa
La Sede Católica firmó un acuerdo con la Unión Europea, la cual le otorgó al Vaticano el permiso para hacer circular monedas por un valor de hasta dos millones 300 mil euros cada año, siempre y cuando un porcentaje de estas tengan una verdadera circulación. ¿Usaremos euro vaticano en vez de nuestra propia moneda?
Italia | Miércoles 28 de Julio, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña

(NoticiaCristiana.com).
El Vaticano hizo circular abiertamente monedas conocidas como las “euro pontificio”, las cuales tienen imagen del Papa Benedicto XVI. Desde ahora en adelante al menos dos tipos de monedas de cincuenta centésimos serán utilizadas: la del Papa y el euro.
Anteriormente el gobierno central de la Iglesia católica emitía cada año una gran cantidad de monedas de varias denominaciones, desde un centésimo hasta dos euros, pero la mayor parte de estas monedas iban a parar a manos de un coleccionista privado.

Por tales circunstancias en diciembre de 2009 la Sede Católica firmó un acuerdo con la Unión Europea, la cual le otorgó al Vaticano el permiso para hacer circular monedas por un valor de hasta dos millones 300 mil euros cada año, siempre y cuando un porcentaje de estas tengan una verdadera circulación.
Ante para la Sede Apostólica el límite era de un millón 74 mil euros, pero estos no circulaban comercialmente ya que iba a parar a los estuches de los coleccionistas. Y la única forma de recuperar el euro vaticano era mediante la compra de los estuches los cuales superaban el valor propio de las monedas.
Ahora la comercialización de las monedas acuñadas por El Vaticano será así: de los dos millones 300 mil autorizados, un 20% se destinará a piezas preciosas especiales confeccionadas en oro y plata. Del restante 80%, la mitad circulará a nivel comercial y la otra mitad podrá ofrecerse al gran público en diversos contenedores para ser vista. Esta medida será para que los coleccionistas pierdan interés en el euro papal, pero ¿Será este el inicio de famosa moneda global que regirá al mundo? ¿Usaremos euro vaticano en vez de nuestra propia moneda?
F: eluniversal.com.mx

Vaticano añade siete nuevos pecados capitales incluidas dañar el medio ambiente y el tráfico de drogas

22 Jul

Vaticano añade siete nuevos pecados capitales incluidas dañar el medio ambiente y el tráfico de drogas

En un articulo publicado por el portal Fox noticias, comenta que el Papa actual ha añadido 7 nuevos pecados capitales.

Drogas adicitvas, la obscenidad de los ricos, los causantes de la contaminación ambiental y la “manipulación” genética. Que los científicos tengan cuidado, pues pueden estar en peligro de perder su alma mortal a menos que se arrepientan.

Después de 1500 años, el Vaticano ha traído los siete pecados capitales hasta la fecha mediante la adición de siete nuevos para la era de la mundialización.

La lista, publicada ayer en L’Osservatore Romano, el periódico del Vaticano, el Papa llegó como deploró la “disminución de sentido del pecado” en el actual “mundo secularizado”, y la caída de los números de los católicos romanos de ir a la confesión.

Los nuevos pecados capitales son contaminantes, la ingeniería genética, siendo obscenamente ricos, el tráfico de drogas, el aborto, la pedofilia y la injusticia social que causa.

La Iglesia Católica se divide en pecados veniales, o menos graves, los pecados y los pecados mortales, que amenazan el alma con la condenación eterna a menos que absolvió antes de la muerte a través de la confesión y la penitencia.

Es de los pecados mortales que son “graves violaciónes de los Diez Mandamientos y las Bienaventuranzas”, incluidos el asesinato, la anticoncepción, el aborto, el perjurio, el adulterio y la lujuria.

El Catecismo de la Iglesia Católica establece que “inmediatamente después de la muerte las almas de los que mueren en estado de pecado mortal descienden al infierno.”

Aunque no existe una lista definitiva de los pecados mortales, muchos creyentes aceptan la amplia siete pecados capitales o vicios capitales establecidas en el siglo 6 por el Papa Gregorio el Grande y popular en la Edad Media por Dante en “El Infierno”: la lujuria, la gula, Avaricia, pereza, ira, envidia y orgullo.

Se exhorta a los cristianos en lugar de adherirse a los siete santos virtudes: la castidad, la abstinencia, templanza, la diligencia, la paciencia, la bondad y la humildad.

Obispo Gianfranco Girotti, jefe de la Penitenciaría Apostólica, el organismo del Vaticano que supervisa las confesiones y indulgencias plenarias, dijo después de una semana de la Cuaresma seminario para sacerdotes encuestas mostraron que el 60 por ciento de los católicos en Italia ya no fue a la confesión.

Dijo que los sacerdotes deben tener en cuenta los “nuevos pecados que han aparecido en el horizonte de la humanidad como un corolario del proceso imparable de la globalización.” Considerando que el pecado en el pasado, se pensó como un asunto individual, que tiene ahora “la resonancia social “.

“Usted ofende a Dios no sólo por el robo, blasfemar o de la codicia, la esposa de su vecino, sino también por arruinar el medio ambiente, llevar a cabo experimentos científicos moralmente discutible, o permitir manipulaciones genéticas de ADN que alteran o embriones de compromiso”, dijo.

Girotti Obispo dice que los pecados mortales también incluyó tomar o la negociación de las drogas, y la injusticia social que causa la pobreza o “la excesiva acumulación de riquezas por unos pocos.”

Dijo que dos pecados mortales que preocupado al Vaticano fueron el aborto, que ofendió “la dignidad y los derechos de la mujer,” y la pedofilia, que incluso ha infectado el clero propio y así ha expuesto la “fragilidad humana e institucional de la Iglesia. ”

Los medios de comunicación han “volado” la cuestión “para desacreditar a la Iglesia”, pero la misma Iglesia está tomando medidas para hacer frente a ello, de acuerdo a Girotti.

Hacer frente a la Penitenciaría Apostólica seminario, el Papa dice que hay “una cierta desafección” con la confesión de los fieles.. Los sacerdotes tienen que demostrar “divina ternura penitente para los pecadores” y admitir sus propias deficiencias.

“Los que la confianza en sí mismos y en sus propios méritos son, por así decirlo, cegados por su propio” yo “, y endurece sus corazones en pecado.

Los que reconocen a sí mismos como débiles y pecadoras encomendar a Dios, y obtener de Él la gracia y el perdón. “

El Papa también se quejó de que un número creciente de personas en el Occidente secularizado “viven sin Dios”.

Dijo que hedonismo y el consumismo ha invadido incluso “en el seno de la misma Iglesia, socava profundamente la fe cristiana desde dentro, y socavar el estilo de vida y conducta diaria de los creyentes.”

Los católicos orientales no reconocen la misma distinción entre pecados mortales y veniales, como la Iglesia Occidental o Latina hace, ni tampoco cree que las personas que mueren en estado de pecado están condenados a la condenación automática.

Yo me pregunto, no había ya pecados suficientes en la Biblia,como para nombrar mas?

O será que ya no alcanza la autoridad de la Biblia,sino que como ha sido característicos de los papas de los ultimos siglos, la Tradición sigue aumentando su volumen, y la Biblia se le van borrando las páginas?

Y todo el dinero que tiene el Vaticano, eso, no es pecado?

Y todos los pecados sexuales que están cometiendo los curas, por prohibirles casarse, entre otras tantas razones, no es pecado?

Prohibir lo que la biblia no prohíbe, como que los curas y las monjas se puedan casar y dejen de degenerarse entre ellos y entre la gente común que nada tiene que ver con ellos, como tantos niños que han sido sodomizados por los curas en los últimos años, eso no es pecado?

La idolatría a María la madre del Señor Jesús, eso no es pecado?

Yo me pregunto entonces, que es pecado, para el Papa este, que escribió un libro contando sobre sus experiencias con Cristo, su búsqueda de él, pero con sus actos lo esta negando?

Cual es el Cristo que este hombre adora? No será el Cristo de su propia imaginación. Y eso, no es idolatría, también?

Por favor, Señor Papa, digame ud. que es pecado, por favor, asi nos podemos poner de acuerdo de una vez por todas y encontramos la manera de evangelizar esta sociedad actual que cada dia se aleja mas de Dios!!!

Porque de esta manera, esa famosa unidad de la cual uds. tanto hablan, con los hermanos separados (los protestantes) jamás va a llegar.

El regente del Tribunal de la Penitenciaría Apostólica del Vaticano, el obispo Gianfranco Girotti, ha presentado algunos de los que podrían ser los nuevos tipos de pecado, sobre todo en el área de la bioética, la droga, las extremas desigualdades sociales o la ecología.

En una entrevista concedida al diario del Vaticano, ‘L’Osservatore Romano’, Girotti ha hecho referencia a las “nuevas actitudes pecaminosas” del hombre moderno.

El prelado ha destacado los pecados que se cometen hoy en día “en el área de la bioética”, donde se violan “derechos fundamentales de la naturaleza humana, a través de experimentos, manipulaciones genéticas, y cuyos resultados son difíciles de prever y tener bajo control”.

Otro de los ámbitos hacia los que ha apuntado Girotti es el de a droga, “con la que se debilita la psique y se oscurece la inteligencia”, así como el de las “desigualdades sociales y económicas, según las cuales los pobres son cada vez más pobres y los ricos, cada vez más ricos”, situación que “alimenta una injusticia social insostenible”.

Asimismo, ha mencionado los pecados contra la ecología, que hoy en día “revisten un interés especial”, sobre todo, por lo que respecta a la contaminación ambiental.

El mismo Girotti ha hecho referencia la semana pasada a la crisis que atraviesa el sacramento de la confesión dentro del mundo católico. El mismo Papa Benedicto XVI también lo ha reconocido, lamentando que el mundo de hoy esté perdiendo “cada vez más el sentido del pecado”.

Por esta razón, el Papa ha recordado que la confesión no consiste sólo en la acusación de los pecados sino que, sobre todo, se trata “de un encuentro personal con Dios”. “Cualquier pecado que se cometa, si se reconoce humildemente” y se confiesa, lleva a experimentar “la alegría pacificadora del perdón de Dios”.

“Uno no ofende a Dios sólo al robar, blasfemar, o desear la mujer del prójimo”, dijo Gianfranco Girotti en referencia al texto que, según la Biblia, dictó Yahvé a Moisés, “sino también cuando uno daña el medio ambiente, participa en experimentos científicos dudosos y manipulación genética, acumula excesivas riquezas, consume o trafica con drogas, y ocasiona pobreza, injusticia y desigualdad social”.

Los nuevos pecadores están por todos lados y esta campaña de sensibilización se debe a la “disminución del sentido de culpa”, según señala Girotti. Los datos demuestran que tan solo un 60% de los católicos acude al confesionario. “Es necesario relanzar este sacramento”, dijo Girotti, “que ya hace años está en crisis”.

La Iglesia católica divide los pecados entre los veniales, es decir, menos serios, y los mortales, que amenazan el alma a la condenación eterna en el Infierno, al no ser absueltos antes de la muerte a través de la confesión y las penitencias.

No existe una lista definitiva de los pecados mortales. La primera, de hace 1.500 años, fue redactada por el papa Gregorio El Magno y recuperada más tarde por Dante como hilo argumental de La Divina Comedia (siglo XIV): lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia. Así que la Iglesia cree necesario actualizarla. Los curas deben tener en cuenta “los nuevos pecados que han aparecido en el horizonte de la humanidad como un corolario, de este proceso imparable que es la globalización”, dijo Girotti.

Entre las cuestiones que más preocupan a la jerarquía de la Iglesia católica en este momento, figuran el aborto y el abuso de menores, que ha afectado también al clero y ha revelado así “la fragilidad humana e institucional de la Iglesia”. En algunos casos, denunció el prelado, se han “exagerado” los hechos por parte de los medios, “para desacreditar a la Iglesia”.

El mismo Girotti hizo referencia la semana pasada a la crisis que atraviesa el sacramento de la confesión dentro del mundo católico. El papa Benedicto XVI también incidió en ello. El mundo de hoy está perdiendo “cada vez más el sentido del pecado”, lamentó. Por esta razón, el Papa recordó que la confesión no consiste sólo en la acusación de los pecados sino que, sobre todo, se trata “de un encuentro personal con Dios”. “Cualquier pecado que se cometa, si se reconoce humildemente” y se confiesa, lleva a experimentar “la alegría pacificadora del perdón de Dios”, dijo.

Dios te bendiga

Fuente:

http://asimov2007.blogspot.com/

Fox noticias

http://www.foxnews.com/story/0,2933,336330,00.html

Traducción al español

Vaticano publica normas más estrictas para lidiar con abusos

15 Jul

Vaticano publica normas más estrictas para lidiar con abusos

VATICANO, 15 Jul. 10 (ACI).-La Congregación para la Doctrina de la Fe publica hoy las nuevas “Normas sobre los delitos más graves”. Al respecto el Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, dio a conocer una nota en la que explica las modificaciones para lidiar con los abusos sexuales por parte de miembros del clero: los procedimientos serán más rápidos, podrán hacer parte de tribunales los fieles laicos, la prescripción de los delitos pasa de 10 a 20 años, entre otros, se establece el criterio de la pedo-pornografía referente a delitos con menores de 14 años.

A continuación la nota completa del P. Lombardi:

“En 2001, el Santo Padre Juan Pablo II promulgó un decreto de importancia capital, el ‘Motu Proprio Sacramentorum sanctitatis tutela’, que atribuía a la Congregación para la Doctrina de la Fe la competencia para tratar y juzgar en el ámbito del ordenamiento canónico una serie de delitos particularmente graves, cuya competencia en precedencia correspondía también a otros dicasterios o no era del todo clara.

El Motu Proprio (la ‘ley’, en sentido estricto), estaba acompañado por una serie de normas aplicativas y de procedimiento denominadas ‘Normae de gravioribus delictis’. La experiencia acumulada en el transcurso de los nueve años sucesivos sugirió la integración y actualización de dichas normas con el fin de agilizar o simplificar los procedimientos, haciéndolos más eficaces, o para tener en cuenta problemáticas nuevas. Este hecho se debió principalmente a la atribución por parte del Papa de nuevas ‘facultades’ a la Congregación para la Doctrina de la Fe que, sin embargo, no se habían incorporado orgánicamente en las ‘Normas’ iniciales. Esta incorporación es la que tiene lugar ahora en el ámbito de una revisión sistemática de dichas ‘Normas’.

Los delitos gravísimos a los que se refería esa normativa atañen a realidades claves para la vida de la Iglesia, es decir a los sacramentos de la Eucaristía y de la Penitencia, pero también a los abusos sexuales cometidos por un clérigo con un menor de 18 años.

La vasta resonancia pública en los últimos años de este tipo de delitos ha sido causa de gran atención y de intenso debate sobre las normas y procedimientos aplicados por la Iglesia para el juicio y el castigo de los mismos.

Por lo tanto, es justo que haya claridad plena sobre la normativa actualmente en vigor en este ámbito y que dicha normativa se presente de forma orgánica para facilitar así la orientación de todos los que se ocupen de estas materias.

Una de las primeras aportaciones para la clarificación –muy útil sobre todo para los que trabajan en el sector de la información– fue la publicación, hace pocos meses, en el sitio Internet de la Santa Sede de una breve Guía a la comprensión de los procedimientos básicos de la Congregación para la Doctrina de la Fe respecto a las acusaciones de abusos sexuales.

Sin embargo, la publicación de las nuevas Normas es diversa ya que presenta un texto jurídico oficial actualizado, válido para toda la Iglesia.

Para facilitar la lectura por parte del público no especializado que se interesa principalmente en la problemática relativa a los abusos sexuales, destacamos algunos aspectos.

Entre las novedades introducidas respecto a las normas precedentes, hay que subrayar ante todo las que tienen como fin que los procedimientos sean más rápidos, así como la posibilidad de no seguir el camino procesal judicial, sino proceder por decreto extrajudicial, o la de presentar al Santo Padre, en circunstancias particulares, los casos más graves en vista de la dimisión del estado clerical.

Otra norma encaminada a simplificar problemas precedentes y a tener en cuenta la evolución de la situación en la Iglesia, es la de que sean miembros del tribunal, o abogados o procuradores, no solamente los sacerdotes, sino también los laicos. Análogamente, para desarrollar estas funciones ya no es estrictamente necesario el doctorado en Derecho Canónico. La competencia requerida se puede demostrar de otra forma, por ejemplo con un título de licenciatura.

También hay que resaltar que la prescripción pasa de diez a veinte años, quedando siempre la posibilidad de deroga superado ese periodo.

Es significativa la equiparación a los menores de las personas con uso de razón limitado, y la introducción de una nueva cuestión: la pedo-pornografía, que se define así: A la adquisición, posesión o divulgación por parte de un miembro del clero en cualquier modo y con cualquier medio, de imágenes pornográficas que tengan como objeto menores de 14 años.

Se vuelve a proponer la normativa sobre la confidencialidad de los procesos para tutelar la dignidad de todas las personas implicadas.

Un punto al que no se hace referencia, aunque a menudo es objeto de discusión en estos tiempos, tiene que ver con la colaboración con las autoridades civiles. Hay que tener en cuenta que las normas que se publican ahora forman parte del reglamento penal canónico, en sí completo y plenamente distinto del de los Estados.

En este contexto se puede recordar, sin embargo, la Guía para la comprensión de los procedimientos publicada en el sito de la Santa Sede. En esta Guía, la indicación: Deben seguirse siempre las disposiciones de la ley civil en materia de información de delitos a las autoridades competentes, se ha incluido en la sección dedicada a los Procedimientos preliminares. Esto significa que en la praxis propuesta por la Congregación para la Doctrina de la Fe es necesario adecuarse desde el primer momento a las disposiciones de ley vigentes en los diversos países y no a lo largo del procedimiento canónico o sucesivamente.

La publicación de estas normas supone una gran contribución a la claridad y a la certeza del derecho en un campo en el que la Iglesia en estos momentos está muy decidida a actuar con rigor y con transparencia, para responder plenamente a las justas expectativas de tutela de la coherencia moral y de la santidad evangélica que los fieles y la opinión pública nutren hacia ella, y que el Santo Padre ha reafirmado constantemente.

Naturalmente, también son necesarias otras muchas medidas e iniciativas, por parte de diversas instancias eclesiásticas. La Congregación para la Doctrina de la Fe, por su parte, está estudiando cómo ayudar a los episcopados de todo el mundo a formular y poner en práctica con coherencia y eficacia las indicaciones y directrices necesarias para afrontar el problema de los abusos sexuales de menores por parte de miembros del clero o en el ámbito de actividades o instituciones relacionadas con la Iglesia, teniendo en cuenta la situación y los problemas de la sociedad en que trabajan.

Los frutos de las enseñanzas y de las reflexiones maduradas a lo largo del doloroso caso de la crisis debida a los abusos sexuales por parte de miembros del clero serán un paso crucial en el camino de la Iglesia que deberá traducirlas en praxis permanente y ser siempre consciente de ellas.

Para completar este breve repaso de las principales novedades contenidas en las ‘Normas’, también hay que citar las relativas a delitos de otra naturaleza. De hecho, también en estos casos, no se trata tanto de determinaciones nuevas en la sustancia, sino de incluir normas ya en vigor, a fin de obtener una normativa completa más ordenada y orgánica sobre los delitos más graves reservados a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Más concretamente, se han incluido: los delitos contra la fe (herejía, apostasía y cisma), para los cuales son normalmente competentes los ordinarios, pero la Congregación es competente en caso de apelación; la divulgación y grabación –realizadas maliciosamente– de las confesiones sacramentales, sobre las que ya se había emitido un decreto de condena en 1988; la ordenación de las mujeres, sobre la cual también existía un decreto de 2007”.

Para leer las modificaciones ingrese a: http://www.aciprensa.com/Docum/documento.php?id=309

Polémica acusación al Banco del Vaticano de lavado de dinero ilícito

4 Jun

Polémica acusación al Banco del Vaticano de lavado de dinero ilícito

Según el diario La Repubblica, el IOR es investigado por la justicia italiana por administrar sumas de dinero de oscura procedencia. Creen que personas con residencia en Italia lo utilizan para esconder delitos como fraude y evasión fiscal.

El Instituto para las Obras Religiosas (IOR), conocido popularmente como el Banco del Vaticano, está siendo investigado por la justicia italiana por presunto lavado de dinero ilícito, indicó este martes el diario La Repubblica.

IOR, que administra las cuentas de varias órdenes religiosas así como de asociaciones católicas, es una institución de la Iglesia católica que se beneficia de la extraterritorialidad ya que se encuentra en la Ciudad del Vaticano y no se rige por las normas financieras vigentes en Italia.

El Instituto estuvo implicado en un escándalo político-financiero en los años 80, por la quiebra en 1982 del Banco Ambrosiano (del cual el Vaticano era un accionista importante) por el peso de una deuda de unos 3.500 millones de dólares y un agujero fiscal de 1.400 millones de dólares.

Según el diario La Repubblica, diez bancos italianos, entre ellos los poderosos Intesa San Paolo y Unicredit, están involucrados en el caso.

La justicia italiana sospecha que el Banco del Vaticano administre a través de cuentas anónimas, identificadas sólo con la sigla IOR, importantes sumas de dinero de oscura procedencia.

Según el diario, en el 2004, “cerca de 180 millones de euros circularon en unos dos años” sin que haya suministrado la identidad de los autores de la transacción, como exige la ley italiana.

“Se indaga acerca de la posibilidad de que personas con residencia fiscal en Italia utilicen el IOR para esconder delitos como fraude y evasión fiscal”, precisa el diario.

“Se trata de cuentas sospechosas”, según los fiscales de Roma citados por el diario, quienes podrían solicitar una rogatoria internacional para identificar a las instituciones y personas que se han beneficiado de las operaciones y si a través de ellas se introdujo dinero ilícitamente en Italia.

Hace menos de un año, IOR designó como presidente a Ettore Gotti Tedeschi, representante entonces en Italia del grupo Santander, para remplazar a Angelo Caloia.

El banquero Caloia había sido encargado por Juan Pablo II en 1989 de la primera limpieza en el manejo de las cuentas papales tras el escándalo del Banco Ambrosiano, lo que permitió descubrir las acciones del tristemente célebre monseñor estadounidense Paul Marcinkus, el llamado “banquero de Dios”, fallecido en febrero del 2006.

Cuentas millonarias de fundaciones fantasma, transferencias de dinero sin control y vínculos con mafiosos son algunas de las revelaciones del reciente libro sobre las finanzas de la Santa Sede, escrito por el italiano Gianluigi Nuzzi, con el título “Vaticano Spa”.

El libro denuncia el “periodo post-Marcinkus”, la década iniciada tras el escándalo por los negocios turbios entre IOR y el Banco Ambrosiano.

Fuente: AFP

El Vaticano urge aplicar la tolerancia cero con los sacerdotes pederastas

31 May

El Vaticano urge aplicar la tolerancia cero con los sacerdotes pederastas
ABC
Sin pelos en la lengua, el promotor de Justicia del Vaticano repitió ayer en el acto de reparación por los abusos sexuales unas palabras de Jesús: «Quien lleve a pecado a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valiera atarse una rueda de molino al cuello y ser echado al mar». El acto eucarístico de reparación por los abusos sexuales de sacerdotes, organizado en la basílica de San Pedro por los estudiantes de las universidades pontificias de Roma, se desarrolló en un clima muy espiritual.
Después de una hora de adoración silenciosa del Santísimo Sacramento, el «fiscal» de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Charles Scicluna, que se encarga precisamente de resolver el problema de los abusos, dirigió una meditación serena sobre lo que se espera de los sacerdotes y religiosos. Sus palabras eran muy adecuadas para los estudiantes, entre los que hay muchas religiosas, seminaristas y sacerdotes que formarán parte de la élite intelectual de la Iglesia del mañana. Monseñor Scicluna explicó que el mandato de Jesús a sus Apóstoles «Dejad que los niños se acerquen a mí y no se lo impidáis» tiene un sentido actual pues el abuso separa a las víctimas de Jesús: muchas se apartan de la Iglesia y algunas incluso de Dios.
El sacerdote maltés comentó el consejo duro y radical de Jesús para evitar esos escándalos: «Si tu mano te escandaliza, córtala. Si tu pie te escandaliza, córtalo. Si tu ojo te escandaliza, arráncalo». Esos consejos son «medicinas contra la enfermedad, y alivio del peligro de condenación eterna». Según Scicluna, varios padres de la Iglesia interpretan esos consejos como «cortar los lazos» con las personas amigas e incluso queridas que se plantean una tentación sexual: «Quizá sea una amputación cruel, pero el Señor es claro: más vale entrar solo en el Reino de los cielos que ir con la persona querida a la Gehenna del fuego inextinguible».
Oración por las víctimas
A lo largo de su homilía, Scicluna aseguró que «la Iglesia ha tenido siempre cuidado de los niños y los débiles» y considera al niño «icono del discípulo que quiere ser grande: acogerlo en el Reino de Dios como un niño significa acogerlo con el corazón puro, con docilidad, entusiasmo, esperanza». Sin embargo, reconoció que «este icono tan santo es pisoteado, roto, enfangado, abusado, destruido».
A lo largo del acto se rezó por el Papa, «para que continúe guiando a la Iglesia por el camino de la reforma, la penitencia y la purificación», y por las víctimas, «para que lleguen a la curación de sus heridas y experimente la verdadera paz». En la línea de arrepentimiento, se rezó también «por los clérigos y religiosos que han perpetrado abusos, para que afronten las consecuencias de sus culpas y las exigencias de la justicia». Y por las autoridades eclesiásticas, para que promuevan «sin temor» la protección de los jóvenes.

¿Es posible una «nueva reforma» en las iglesias? (II)

31 May

El planteamiento de una nueva reforma para la vida actual de las iglesias no deja de ser inquietante. La crítica teológica de Hans Küng, luego de cinco años de pontificado de Joseph Ratzinger, procede de una labor que ha desarrollado durante décadas y que le granjeó la suspensión para enseñar por parte del Vaticano.

¿Es posible una «nueva reforma» en las iglesias? (II)

El planteamiento de una nueva reforma para la vida actual de las iglesias no deja de ser inquietante. La crítica teológica de Hans Küng, luego de cinco años de pontificado de Joseph Ratzinger, procede de una labor que ha desarrollado durante décadas y que le granjeó la suspensión para enseñar por parte del Vaticano.

A la lejana colaboración entre ambos teólogos, Ratzinger y Küng, en el marco del Concilio Vaticano II, le ha seguido en estos tiempos una fuerte animadversión a pesar del encuentro que tuvieron en 2005. Un riesgo que hay que superar en relación con el tema de la posible reforma en la Iglesia Católica es que este problema no tiene nada que ver con un “pleito entre teólogos”, pues lo que está en juego en realidad es la discrepancia entre diferentes concepciones de la naturaleza de la Iglesia. Si para Ratzinger debe ser, todavía, un ejército verticalizado dispuesto siempre a someterse a los dictados del jefe terrenal máximo, para Küng, con sus evidentes salvedades, la Iglesia debe aprender a dialogar con todas las manifestaciones espirituales para propiciar la paz entre las religiones, primer paso para una auténtica paz en la Tierra.

Por otro lado, habría que plantearse la pregunta acerca de la disposición al cambio por parte de las demás iglesias cristianas, especialmente las protestantes o evangélicas, y especialmente en el ámbito de habla hispana. Los espacios eclesiásticos otrora ligados a la tradición teológica denominada histórica (por su relación con los movimientos del siglo XVI y posteriores), supuestamente más familiarizados con el lenguaje y, sobre todo, con la praxis derivada de las acciones de cambio realizadas por los reformadores de diversas épocas, han tenido que adaptarse a las exigencias coyunturales de la religiosidad dominante, pues si durante algunos lustros lo hizo con base en la progresiva pentecostalización del campo religioso, ahora está en función de las derivaciones de aquél, lo cual implica que el rostro de estas iglesias y comunidades ha cambiado, de hecho, pero no por criterios dirigidos por una idea de “reforma”, lo cual las distancia doblemente de los movimientos religiosos mencionados.

Y es que acaso la palabra reforma implica dos sentidos que complican los rumbos de renovación. Por un lado, porque recuerda la experiencia histórica de la protesta, origen del nombre genérico de protestantismo, que tiende a dejar de usarse y, por el otro, sus resonancias políticas, especialmente por las coyunturas recientes que hablan todo el tiempo de reformas, la mayoría de las cuales se posponen indefinidamente. Este tipo de asociaciones constituye un gran obstáculo ideológico para abrir la conciencia eclesial a las necesarias reformas, justo aquellas que están implícitas en el lema ya aludido (“Iglesia reformada, siempre reformándose”), pero que no se ve que se hagan realidad tan fácilmente al interior de las comunidades más institucionalizadas.

Acaso, precisamente, el extremo desbalance que hay entre la vivencia y comprensión de las iglesias como instituciones o movimientos sea uno de los mayores obstáculos para esperar, exigir y practicar reformas de fondo que las capaciten para que, en estos tiempos de diálogo interreligioso, aterricen de verdad las observaciones de tantos sociólogos que contemplan cómo se anquilosan en sus conceptos y realizaciones mezquinas. El punto crítico es el miedo a la precariedad que representa, en primer lugar, entender que ya no se posee la verdad como antes, esto es, que los aires de superioridad eclesiásticos no pueden sino dejar su lugar al diálogo, la humildad y el aprendizaje mutuo. Cuando las iglesias se asumen a sí mismas como movimientos, en medio del riesgo de no organizarse con infraestructuras socialmente suficientes, ganan en cambio la posibilidad de no despegar los pies de la tierra y en la capacidad de cambiar en aquello que se requiere para estar a la altura de los tiempos.

Tal vez por ello, autores como Elizabeth Brusco han expuesto la necesidad de que haya reformas eclesiásticas específicas, como la del machismo, para advertir con claridad cuáles aspectos deben mostrar en los hechos que se está realizando una transformación humana efectiva.(1) De otra manera, el tan traído y llevado discurso del cambio de vida, seguirá siendo no otra cosa que una ficción, pues no resulta creíble que organismos reformistas, en el sentido de ser promotoras de cambios incompletos, sean capaces de representar la causa del Evangelio radical de Jesús, quien no vaciló en renunciar a su comodidad para apostar por una reforma profunda de la existencia en todos sus órdenes. El machismo es un buen ejemplo, pues hay que ver la forma en que sigue funcionando dentro de las iglesias, “históricas”, pentecostales o de diversos tipos. Y así podría hablarse de muchas reformas más, con nombre y apellidos todas ellas…

Tal vez por ello pocas iglesias de hoy están dispuestas a reformarse continuamente, pues sus estructuras y el estatus alcanzado les impiden dar pasos sólidos en el sentido que se espera de ellas. Por eso, una nueva reforma eclesiástica, o mejor dicho, un conjunto de reformas al interior de las iglesias, sigue siendo una utopía soñada por núcleos a veces muy aislados dentro de las comunidades. Pero se vale seguir soñando y creyendo en la acción de aquél Espíritu libre y sorpresivo que pugna siempre por hacer de las suyas en su espacio natural de acción.

1) Cf. E. Brusco. The Reformation of Machismo: Evangelical Conversion and Gender in Colombia. (La reforma del machismo: conversión evangélica y género en Colombia.) Austin, Universidad de Texas, 1995. Brusco explora los cambios efectivos en la mentalidad masculina al ser confrontada por las demandas del Evangelio, más allá de los estereotipos triunfalistas de las misiones extranjeras.

Artículos anteriores de esta serie:

1 ¿Es posible una nueva reforma en la(s) Iglesia(s)?

Cervantes-Ortiz es escritor, médico, teólogo y poeta mexicano.

© L. Cervantes-Ortiz, ProtestanteDigital.com (España, 2010).