Archivo | satanismo RSS feed for this section

Lo que hay que saber sobre el Vudú: Una religión mal conocida y de gran presencia e influencia

2 Mar

Lo que hay que saber sobre el Vudú: Una religión mal conocida y de gran presencia e influencia

Introducción: etimología y definición religiosa
Vudú, o vodún, o vudún, (en inglés voodoo o voodou), es una palabra que significa «espíritu» en la lengua Fon y Ewe. Es el vudú una religión oriunda de la costa atlántica de África. La podemos situar en la actualidad en los países siguientes: Nigeria, Benín, Togo y Ghana. El vudú es una religión que practican distintas tribus como los Ewe, los Fon, los Mina o los Kabye, que se encuentran en estas regiones antes mencionadas, así como miembros de países centroamericanos y suramericanos principalmente, provenientes de los esclavos africanos llevados a este continente durante la época de la esclavitud.
El vudú como religión animista
Hemos de precisar que la religión vudú es una religión animista. Una religión es animista si cree que entidades no humanas son seres divinos o espíritus, o al menos participan o son poseedoras de principios o potencialidades divinas. El animista cree que no hay separación entre el mundo material y el trascendente, por lo que rocas, montes, plantas, animales, fenómenos atmosféricos, y demás entidades materiales tienen un alma o un espíritu, o manifiestan a dioses y espíritus de distintas categorías dentro de la jerarquía trascendente.
Influencia del vudú
El vudú ha sido el origen de muchas otras religiones y creencias que han surgido en las islas de América en la zona del Caribe, en regiones del sur de Norte América, o en Suramérica, como el vudú de Haití, el vudú de Puerto Rico, el vudú de República Dominicana, o el vudú de Luisiana. También del vudú de la hechicería negra, el denominado hoodoo.
Por otro lado, la mezcla sincretista del vudú con el catolicismo en América tras el descubrimiento o encuentro de ambos continentes, originó la santería ya en Cuba, o el candomblé en Brasil, ligando a los santos católicos con el panteón de dioses africanos, para mejor protegerse los esclavos africanos allí llevados durante la esclavitud de los colonizadores esclavistas, que les prohibieron sus antiguas prácticas, y así pasar desapercibidas sus creencias.
Y ello sin contar la influencia que ha tenido el vudú en todas las religiones y creencias tradicionales surgidas en África y que se extendieron por países como Angola o Congo.
Algunas aclaraciones: santería, candomblé, kimbanda, palo mayombe, etc.
La santería es un conglomerado de religiones y religiosidades de los yorubas de Nigeria con el catolicismo. Fue llevada a Cuba, Puerto Rico, La Española, Suramérica y también Nueva Orleans, Miami o Florida entre otros lugares por los esclavos negros traídos de aquellas zonas. La inmigración actual de estos países a Europa he llevado estas creencias a España, Francia, Alemania, Inglaterra, etc.
En palabras de José Luis Vázquez Borau, miembro de la RIES y experto en estas religiones africanas y afroamericanas, la santería «es una mezcla de los ritos yorubas, pueblo originario de Nigeria, y las tradiciones de la Iglesia católica, realizada en Cuba y que hoy está extendida por toda América, especialmente en Cuba, el Caribe, Haití, Puerto Rico, Venezuela, Florida de EE.UU., México, unos 300.000 en Nueva York y por Europa, también en España. En este sincretismo se puede ver como todas las deidades de los yoruba adoradas en santería han sido identificadas con santos católicos.» […] «Hace más de cuatrocientos años, cuando los comerciantes de esclavos llevaron a miembros de la tribu yoruba, junto con miembros de otras tribus, al Nuevo Mundo, fueron forzados a practicar, en el área de influencia de las coronas española y portuguesa, el cristianismo en la forma de catolicismo, obligándoles a aprender español como su lengua principal. Estaba, por supuesto, prohibido practicar su religión tradicional así que ocultaron sus orishas [sus dioses o loas] detrás de los santos y realizaron una fusión entre los elementos de su religión ancestral con la de sus amos católicos, practicando su religión a escondidas. Los yoruba llevaron con ellos la colorida mitología de su religión que, tras sufrir una transculturación, se dio a conocer en Cuba como la Regla de Ocha, y en Brasil como macumba y candomblé» (Entrevista en el programa «Conoce las sectas» de Radio María España, 6/12/08).
El candomblé se practica principalmente en Brasil, pero también se ha extendido desde ahí a Argentina, Colombia, Panamá, Uruguay o Venezuela. Es animista y surge a partir de los esclavos africanos traídos a estas regiones, implantando el culto vudú y de los orishas (que es más propiamente de las tribus yoruba, de ahí que su dios sea no tanto Mawu, como en el vudú africano atlántico, sino Olorum), que se hizo sincrético con el catolicismo. Tiene mezcla también de los dioses nkisis del Congo, por lo tanto bebe de tres fuentes: África atlántica, central y religión católica. Hoy en día hay un intento de despojar al candomblé de su rasgo católico, pero es algo que quizás ya forme parte propia de su culto.
La kimbanda tiene su origen en el curanderismo de Angola por parte de los médicos sacerdotes de esta zona africana. Pasó con los esclavos a latinoamérica y se cambió la fonética ya en umbanda o bien kimbanda. Se fue mezclando con otras creencias africanas que están ya diseminadas en latinoamérica y con tradiciones cristianas, orginando la macumba, que a veces se identifica con la kimbanda.
El palo mayombe se originó en las tribus bantúes del Congo y llegó a latinoamérica también, como el resto de las mencionadas, por los esclavos africanos. Se hizo sincrética con el catolicismo y se extendió fuertemente en Cuba desde donde se diseminó por los países cercanos. La mezcla del espiritismo de Allen Kardec en el siglo XIX supuso un nuevo giro dentro de las mezclas que ya tenía.
Kumina, obeah o hoodoo son otras denominaciones cercanas a la religión Congo, que la tienen como origen de religiosidades provenientes de esta zona africana.
Así, el hoodoo es una mezcla de religiones tradicionales africanas, vudú incluido, catolicismo, magia europea, satanismo y brujería.
Los dioses del vudú y sus creencias
Los vudú, tal y como hemos mencionado, etimológicamente son los espíritus, los cuales gobiernan toda la naturaleza. Sus dioses están muy jerarquizados y dominan todas las fuerzas de la naturaleza, las rocas, los árboles, las corrientes de agua, los lugares, los cruces de los caminos, pero también los clanes y tribus, las naciones y a las personas individualmente. Incluso los muertos dentro de la familia siguen también viviendo con los vivos y entre los vivos, a los cuales se les puede pedir ayuda y colaboración. La completa naturalidad con la que el practicante del vudú se mueve en el mundo que le rodea y con el que convive le lleva a un continuo trato de petición e intercesión con los espíritus, de ahí que haya sido tan fácil la asimilación de estos espíritus con los santos católicos en la formación de la santería y otras corrientes similares tal y como hemos dicho arriba.
En el panteón vudú el dios principal es un dios padre-madre, andrógino, el dios creador de todo, que tiene por debajo de sí multitud de dioses menores pero muy poderosos llamados loas (orishas para los yorubas y la santería). El dios creador es Mawu, o Nana Buluku, y sus dioses hijos son los encargados de los distintos lugares y territorios así como de las distintas expresiones naturales: animales, mares, ríos, bosques, etc. El dios creador andrógino tiene dos manifestaciones o expresiones: como Mawu es el aspecto femenino, y es la Luna, mientras que como masculinidad se asocia al Sol y se le denomina Lisa. A veces ambas expresiones son recogidas en algunas tradiciones como los hijos gemelos del dios creador.
Otro dios, hijo del creador, es Legba, que actúa como intermediario entre los demás dioses hermanos suyos y el dios creador padre-madre. Legba a veces es presentado como un joven pero en Haití tiene aspecto de anciano. Otro dios importante es Mami Wata, encargado de las aguas, o Gu, que regula el hierro y las armas, Sakpata, el encargado de las enfermedades, o Eshu el mensajero entre los dioses y los hombres, mantenedor de las relaciones entre ambos mundos, y por lo tanto el dios que regula el orden y la paz.
El paraíso se denomina Guinee o Guinea, lugar donde moran los dioses, y al cual al morir la persona irá tras pasar por el último cruce de caminos, donde el dios Guede habrá de dar o no paso al fallecido.
Los sacerdotes vudú se denominan houngan (si es hombre) o mambo (si es mujer), y practican sus creencias en sus templos llamados hounfour. Un bokor es una hechicero que sirve a los loas con las dos manos, es decir, que practica tanto la magia denominada blanca (para sanar y como protección), como la negra (para hacer enfermar, dañar o dar muerte).
En sus celebraciones, donde intervienen los dioses loas, éstos llegan a poseer a los participantes, manifestando así su presencia, que puede ser calmada o más agresiva, según el carácter propio del loa que posea al celebrante.
En tanto que en todo está lo divino, los rituales vudú están llenos de elementos naturales, plantas y animales, incluso con sacrificios animales como oblación a los dioses, y así es su acontecer cotidiano, en la salud, en la enfermedad, la vida y la muerte. Los fetiches o talismanes vudú son o bien estatuas o partes de animales que han sido secadas y que protegen y ayudan en casos de necesidad, enfermedad, heridas, o para mantener la salud y el vigor. Los brujos del vudú (bokor) dicen ser capaces de hacer hechizos contra enemigos para cumplir una venganza, pidiendo a los espíritus que sobre una persona o un grupo caiga la desgracia, el dolor, el daño o la muerte.
Ética
Recordemos que las bases del animismo son el naturalismo y el tribalismo. Es por ello que desde su teología y su panteón de dioses y espíritus subordinados al dios padre o supremo, su mundo de los antepasados o ancestros, con características mágicas y divinas también y en conexión con la familia, y toda la variedad de curanderos, adivinos, médiums, sacerdotes, hechiceros y brujos, unido a la unidad de vida entre lo natural y lo sobrenatural, con apena línea divisoria, podemos hablar de su código moral. Es por lo tanto con sus bases religiosas como se puede entender su ética, la ética del vudú.
La expresión ética de los vuduístas se manifiesta con reglas morales para mantener la comunidad, una ética comunitaria de honra y deshonra, generosidad y codicia, ayuda y solidaridad. Se castiga la difamación, denigrar a la propia familia, al clan, robar la mujer de otro o impedir injustamente a alguien cultivar la tierra, entre otros aspectos, siempre ligados a la naturaleza, la tribu y la unidad terrestre-celeste.
Antropología
Las partes fundamentales del hombre dentro del vudú haitiano (por nombrar uno de ellos) son el «corps cadavre» que es el cuerpo en sí, la sangre y la carne; el «n´âme», que es el espíritu de la carne, de tal forma que permanece cuando el hombre muere, dando aún forma a su cuerpo, y que irá deshaciéndose conforme se pudre y pasa a la tierra; otro componente es el «z´etoile» o espíritu, que no reside curiosamente en el hombre sino en el cielo, siendo algo así como la estrella que alumbra y marca su destino; finalmente están el «ti bon ange» o pequeño buen ángel, y el «gros bon ange» o gran buen ángel. El «gros bon ange» lo tienen todos los seres que sienten y se adquiere en el momento de la concepción, pasando en el momento de la muerte a dios creador como una energía indiferenciada; en cambio, el «ti bon ange», el pequeño buen ángel, es propio de cada uno, recoge nuestros conocimientos, acumula nuestras experiencias, es lo que modela nuestro carácter y forma de ser, y durante el sueño sale de nuestro cuerpo vagando y tomando contacto con espíritus, con antepasados, o viajando a distintos lugares; también en un susto grande puede saltar del cuerpo y luego volver a él, y puede ser el objetivo de los hechiceros de magia negra que intenten robarlo o poseerlo.
Un vudú, distintos vudús
Vista la extensa diseminación del vudú entre naciones, tribus, clanes y lenguas según la presencia de los diferentes seguidores de esta religión, podemos entender que presenta diferentes dioses, rituales, lenguas, expresiones, cantos y modalidades propias según sus zonas.
Ya mencionamos antes el vudú africano, el de Haití, el de Puerto Rico, el vudú de República Dominicana, o el vudú de Luisiana. Son todos ellos vudú pero presentan matices diversos. Así, sólo citaremos un poco más en extenso el primero y el último.
El vudú de Haití presenta elementos sincretistas entre el vudú africano y el catolicismo. Nace en el siglo XVI a partir de esclavos negros traídos a la isla de La Española (hoy Haití y República Dominicana). En su teología el dios principal es Bondye (buen Dios) y los dioses inferiores se denominan loas. El dios supremo está alejado de los hombres y éstos sólo se relacionan con los loas, nunca con Bondye.
El sincretismo apareció asimilando los loas con los santos católicos y así protegerse de la persecución de los colonizadores católicos contra sus creencias originarias. El loa más poderoso es Papa Legba, que protege los cruces al ser el intermediario entre hombres y el dios creador; también está Erzulie Freda o loa del amor; Simbi, que es el de la magia y la hechicería; Kouzin Zaka, que es el de la agricultura. El vudú de Haití subdivide los loas en 21 familias entre ellas Congo, Nago, Petro y Rada. Se suele a veces considerar a Rada como la magia blanca y a Petro como magia no tan blanca, pues sus loas no son calmados ni tranquilos como en la Rada, -ya que se identifican con la tierra patria originante africana, recuerdan al pasado y a los tiempos buenos allí vividos-, sino que son agresivos y furiosos, pues los loas Petro se identifican con la época de las cadenas, la esclavitud, la muerte y la lucha por la libertad.
El vudú de Luisiana tiene mucha mezcla católica, francesa, española y creole por parte de los esclavos africanos en la zona. Un elemento propio es el amuleto grisgrís, que es un pequeño saquito con aceite, uñas, pelo, hueso, piedras y objetos personales que se porta al cuello o va trenzado en la ropa ocultamente, y sirve de protección. Su origen está en el África sahariana, y tenía un sentido diabólico (un demonio ayudaba a protegerse de otro). Otro elemento que resalta mucho de este tipo de vudú frente a los demás es la importancia de las reinas vudú (que presiden las ceremonias y las danzas), el uso de elementos ocultistas, así como de los muñecos vudú, por los cuales y por medio de la magia simpática, se elaboran estos muñecos que simbolizan a la persona que se desea dañar, por lo que infligiéndole alfileres, o quemándolos o sometiéndolo a distintas acciones destructivas se pretende realizar el mismo efecto en la persona que simboliza, algo que también es propio del hoodoo. El vudú de Luisiana también da una gran importancia al espíritu de la serpiente Li Grand Zombie, que en definitiva es el espíritu de la serpiente Damballah, que ya está presente en el vudú de África, símbolo de la salud y de la unidad entre tierra y cielo.
Practicantes del vudú
Los practicantes del vudú en Nigeria son 14 millones, un 10% de la población. En Benín son alrededor de un millón, o sea, el 18% de la población. En Togo la mitad de la población sigue religiones tradicionales africanas, siendo el vudú la de mayor alcance con 2 millones y medio de seguidores. Un millón de vuduístas hay en Ghana, país de 23 millones de habitantes. Y sólo hablamos de vudú, no de otras religiones tradicionales africanas, muy presentes en estos países. Por otro lado, las encuestas en la población de estas regiones afirman que los que se catalogan como cristianos muchas veces son practicantes sincretistas tanto del cristianismo como de las religiones africanas, ya sea vudú u otra religión animista tradicional.
Aunque en Haití el 80% de la población es católica y el 16% protestante, se considera que el 50% practica el vudú. La población es de casi 10 millones de habitantes. En Puerto Rico es de menos del 1%, sobre una población católica en el 85% y 8% protestante, con 4 millones de habitantes. En República Dominicana los seguidores son alrededor del 1% o menos incluso, sobre una población con 87% de católicos y 4% de protestantes en un total de casi 10 millones de habitantes. El estado de Luisiana, con 4 millones y medio de habitantes, es católico en un 28% y protestante en un 60%, siendo el porcentaje de seguidores vuduístas de entre el 1 y el 3%.
En definitiva, podemos hablar de alrededor de unos 20 a 25 millones de seguidores de vudú en todo el mundo.
Los practicantes del vudú son casi siempre individuos de media y baja capacidad económica, social y cultural, aunque muchas veces ocurre que personas de clases media y alta con cultura occidental u occidentalizada mezclan sus antiguas tradiciones con creencias cristianas o islámicas a las que se han convertido, viviendo muchas veces en ambas esferas religiosas y practicando ya en público o en privado aspectos de una como de otra.
Durante la época colonial europea en los países africanos se intentó suprimir el vudú y las demás religiones tradicionales africanas. No obstante, la fuerte inserción en su mundo cultural y familiar ha hecho imposible esta desaparición. Hoy en día es creciente la restauración de este culto en todos los países que lo practican, habiéndose celebrado en el año 1991 en la ciudad de Ouidah (Benín) la primera Conferencia Internacional de vudú. Este dinamismo del vudú también se está viendo seguido por las religiosidades nacidas de él, como todas las formas del mismo o de la santería, que están viviendo una nueva expansión en las zonas del norte, centro y sur de América.
El bokor
Un bokor es un sacerdote vudú que practica la magia negra. El bokor usa de los loas Simbi Dlo, que es la serpiente marina, Legba el emisario, o Kalfou, que es el loa del cruce de los caminos y que puede dejar pasar la fortuna o la desgracia, es decir, que los demás loas o espíritus puedan cruzar y acercarse a alguien o a algún lugar. A Kalfou se le ha asimilado con Satanás, dentro del sincretismo del vudú y el catolicismo. Es un loa del alcohol y la pólvora, es decir, de la muerte violenta con las armas. Y finalmente, otro loa que es manejado y asiste al bokor en sus ceremonias negras es Baron Samedi, o Barón Sábado, que es el espíritu de la muerte, propio del vudú americano, no tanto del africano. Viste con sombrero de copa, traje de chaqueta negro, no tiene ojos y tiene tapones de algodón en los oídos. Su cara es blanca como una calavera. Está en los caminos esperando el paso de los muertos. Es un loa del sexo violento, sadomasoquista y cruel, es el espíritu de la prostitución, dios borracho y del rón, al igual que Kalfou en este aspecto. Barón Samedi es el dios del tabaco y también representa la vuelta a la vida, ya que puede negar a un muerto el paso a la ultratumba y volverlo a la vida, por eso es el loa de los zombis en Haití. Bajo él hay varios dioses que le sirven en sus trabajos con los muertos. Curiosamente, el dictador de Haití, Fraçoise Duvalier vestía como el Barón Samedi para mejor controlar y atemorizar a los ciudadanos.
El bokor también tiene capacidad para crear talismanes (protectores, por lo tanto magia blanca, contra la magia negra), o amuletos (atraen la buena suerte, por lo tanto, magia blanca simplemente).
El vudú y los zombis
El zombi (en inglés zombie) es una figura legendaria, habitualmente ligada al vudú, que se identifica con un muerto viviente, alguien que habiendo muerto vuelve a la vida por medio de ritos mágicos a partir de hechicería para someterlo como esclavo. Se considera que el sacerdote vudú de Haití, no tanto el houngan, sino el bokor, que practica magia negra, puede por medio de un ritual volver a la vida a un muerto reciente.
Se considera dentro de la mitología y la creencia vudú que un bokor puede crear zombis para tenerlos como esclavos él mismo o a petición de un tercero que solicita sus servicios de magia negra.
No está claro el que sea cierto que pueden crearse zombis, aunque la ciencia lo descarta como una leyenda urbana. El antropólogo y etnobotánico Wade Davis, famoso por sus estudios en este aspecto desde los años 70 del pasado siglo XX, viajó a Haití para estudiar los zombis y la sustancia que pudiera crearlos. Su conclusión es que inicialmente un principio activo, el llamado «coup de poudre» (es decir, golpe de polvo, que viene de la expresión golpe de rayo, o flechazo de amor, desde sus originales franceses modificados), induce a la víctima una muerte aparente. Ésta sería enterrada y dada por muerta. Posteriormente el bokor o algún ayudante suyo la desenterraría para darle un segundo principio activo como contraveneno, pero dejando anuladas algunas capacidades psíquicas del sujeto, siendo incapaz de disponer totalmente de su voluntad, quedando esclavizada por el hechicero bokor.
Para Wade Davis, tal y como lo relata en sus libros The Serpent and the Rainbow (1985) –en castellano traducido como «El enigma zombi» (1985)-, y Passage of Darkness: The Ethnobiology of the Haitian Zombie (1988), el ingrediente básico de la primera sustancia es la tetradotoxina (TTX), una toxina que se puede encontrar en el pez globo, típico del Japón y del Caribe. Se ha descartado que el principio de la zombificación sea la «datura stramonium», que en Haití se encuentra en el denominado pepino zombi. La tetradotoxina es una neurotoxina y se encuentra en las vísceras de este tipo de peces, como el pez globo, que son los tetraodóntidos y los diodóntidos, si bien no en todos ellos. La toma de tetradotoxina produce una bajada en las constantes vitales al atacar la conductividad de las neuronas. El proceso que se produce es el bloqueo del sodio en la membrana neuronal, de ahí que no se alcance el nivel de transmisión adecuado de las diferencias de potencial entre ellas, por lo que las transmisiones nerviosas entre neuronas desaparecen. Esto produce en el organismo entumecimiento, hormigueo en las extremidades, la cara, fallo respiratorio, parálisis de distintos grados o general, llegando al colapso respiratorio y cardiovascular. Una cantidad de medio miligramo en sangre es suficiente para producir muerte inmediata. No hay antídoto para la tetradotoxina, si bien, y curiosamente, la «datura stramonium» tiene atropina, que puede ser usado de contraagente contra la tetradotoxina, aliviando un poco los síntomas del veneno TTX.
Se considera en el común popular haitiano que la sal es el principio segundo que haría volver a la vida zombificada al muerto, de ahí que en Haití a algunas personas fallecidas se les llene su estómago de sal, o bien directamente se les corte la cabeza antes de enterrarlas, y así evitar que un bokor las zombifique.
Ciertamente, la tetradotoxina no parece ser la causa capaz de producir los efectos de los zombis, tal y como los conocemos y han sido descritos, por lo que la comunidad científica (especialmente a partir del trabajo del neurólogo Terrence Hines, en Skeptical Inquirer 32:3 [2008], pp. 60-62) no considera la explicación de Wade Davies adecuada, tendiendo a considerarse que sea más bien una leyenda urbana donde se mezclan, eso sí, plantas y brebajes alucinógenos sobre individuos, sustancias capaces de producir estados de parálisis parcial o total, existencia de enfermedades psiquiátricas en algunos individuos de estas poblaciones y magia negra, junto con mitos y leyendas que han ido agrandando la verdadera realidad de los acontecimientos.
El vudú y los muñecos vudú
Los muñecos vudú y la magia simpática por la que se pretende hacer daño a la persona que representan no tienen su origen en el vudú ni en la santería, si bien las podemos encontrar en la hechicería más antigua, por ejemplo en Egipto o en la Grecia helénica. Ciertamente que hoy el comercio y el mercado que tan ligado está a estas creencias sobre todo en zonas depauperadas sirviendo de medio de supervivencia para muchas personas, permite que en cualquier región donde se practica el vudú uno pueda encontrar multitud de figuritas de este tipo. No obstante, y como decimos, no tienen su origen, que realmente es oscuro, en esta religión africana. Los muñecos vudú sobre todo podemos encontrarlos hoy en día en el hoodoo, como ya dijimos.
Lo que sí es propio del vudú africano son los «pwen», que son objetos elaborados con distintos elementos, a veces con forma humana, de forma sencilla o más elaborada, casi como obras de arte, que sirven para atraer espíritus y tienen un efecto mágico y protector, y se pueden tener en lugares propios o ponerlos en altares, práctica propia de las figuras bocio y nkisi de centroáfrica.
A veces en Haití se colocan figuritas de forma humana cerca de cementerios manteniendo así la unidad entre lo terreno y el mundo de los muertos, como avisos y mensajes entre ambos mundos.
Vudú e Iglesia católica
El papa Juan Pablo II ha tenido varias reuniones con sacerdotes de religiones animistas africanas, así como del vudú, tanto en Togo en 1985 o en Benín en 1993, o en las Jornadas de Paz de Asís, por ejemplo, en la primera del año 1986.
Incluso en su obra Cruzando el umbral de la Esperanza decía: «parece que quienes las practican [animismo] se encuentran especialmente cerca del cristianismo».
En el encuentro con un sacerdote houngan en Benín del año 1993 el Papa recordaba el Concilio Vaticano II donde se afirmaba la existencia de semillas de la Palabra en otras tradiciones religiosas, añadiendo también las palabras de S. Pablo donde el apóstol reconoce que es propio del cristianismo todo lo que es bello, verdadero, noble y justo que haya en cualquier lugar (Flp 4,8). Y acabó diciendo: «Usted está muy apegado a las tradiciones de sus antepasados, transmitidas a usted. Es legítimo reconocer a los antepasados que le transmite el sentido de lo sagrado, la fe en un Dios Uno y Bueno, su gusto para sus celebraciones, y la consideración de la vida moral y la armonía en la sociedad» (Discurso del Papa, L’Osservatore Romano, Febrero 6, 1993, p. 4).
Anteriormente en Togo (1985), Juan Pablo II decía: «La naturaleza, exuberante y maravillosa, este lugar de bosques y lagos, impregna las mentes y los corazones de su misterio, y orienta de una manera espontánea en el misterio de quién es el autor de la vida. Este es el sentimiento religioso que les motiva, y el alma, usted puede decir, a todos sus compatriotas. Que este sentimiento de lo sagrado, que siempre ha caracterizado el corazón del hombre creado a imagen de Dios, lleve a la gente a querer acercarse a este Dios Creador en espíritu y en verdad, a reconocerle y adorarle, para darle las gracias, a buscar su voluntad. Así, su oración y su conducta moral estarán inspiradas por el Espíritu de Dios mismo. El sentimiento religioso va a superar su miedo, porque creemos que Dios es bueno y que la naturaleza que viene de sus manos es buena. El temor vendría en cambio del mal que habita en el corazón del hombre, cuando el hombre se aleja de Dios. Sin embargo, el sentido de Dios, en sí mismo, puede estar lleno de paz, de respeto, de confianza y sumisión alegre» (Discurso del Papa).
Vudú y satanismo
El vudú ha sido asociado dentro de la cultura popular occidental con el satanismo, los zombis o muertos vivientes, y las muñecas vudú. Como acabamos de ver, todo esto es falso en gran medida, y simplemente es fruto de una serie de circunstancias catalizadas y llevadas a la mente del gran público occidental desde algunos comics, novelas y películas populares de las últimas décadas.
Por otro lado, hemos de afirmar que son conocidos los casos de noticias de vez en cuando de estafa ligados al vudú y la santería, a veces de extorsiones ocurridas en España y en otros países de Europa, e incluso en los países del Caribe o de Suramérica, donde cualquiera dice ser santero, sacerdote houngan o babalawo. En otras ocasiones hemos conocido casos de asesinatos relacionados con la santería, pero no tanto por verdaderos santeros, sino dentro de la cultura santera, es decir, aprovechando las circunstancias o los rituales se ha hecho daño, incluso hasta la muerte a alguna persona, siempre por intereses monetarios o de venganza. Esto ha llegado a su máxima expresión con el narcosatanismo mexicano, con tintes santeros y satánicos en los sicarios y traficantes de la droga, una realidad tampoco ajena a España, aunque no en este grado. No obstante, esto no es propiamente el vudú ni la santería, sino perversiones de ambas formas religiosas.
Los sacerdotes del vudú afirman que la mayoría o casi totalidad de los que se dicen sacerdotes vudú no lo son, sino que son embaucadores y charlatanes con conocimientos superficiales de la religión y que la usan en su provecho, cobrando sumas muy altas de dinero, cosa que nunca haría un verdadero sacerdote houngan o mambo, ni incluso un bokor, que siempre respeta a la persona que se acerca a él y no usa de sus poderes para aprovecharse de ella.
El vudú no es satanismo, no es magia negra, no es una religión de adoradores al Diablo. Es más, Satanás no tiene un significado propio y original dentro de esta religión. Ciertamente que en las mezclas del vudú original, como en la santería, han entrado manifestaciones satánicas, sobre todo en las mezclas más ligadas a la magia y la hechicería, como el hoodoo, ya mencionado. Es incorrecto por lo tanto denigrar al vudú y a sus sacerdotes afirmando que son practicantes de la magia negra. Cierto que los houngan y las mambo difieren de los bokor, aunque podríamos afirmar que un bokor es un houngan o una mambo que practica la magia con ambas manos, es decir, hace magia blanca y magia negra, por lo que todos los sacerdotes pueden ser bokor en algún momento.
No podemos dejar que decir que en verdad, en cualquier religión, los elementos de muerte y venganza están presentes y son usados contra los considerados enemigos, independientemente de cualquier religión, sea o no animista, sea o no vudú; lo encontramos en cualquier religión. Y esto mismo podemos encontrarlo en el panteón de dioses griegos y romanos, culturas que han configurado Occidente junto el judaísmo y el cristianismo. Así, en los relatos de Homero (Ilíada y Odisea) o de Virgilio (Eneida), podemos comprobar cómo las rencillas, peleas y batallas así como venganzas entre los dioses y los hombres se mezclan y son elemento connatural y normalizador dentro del orden social. La destrucción, el castigo, la venganza y la muerte son normales dentro del universo cultural y los patrones propios de Grecia o de Roma. Igual ocurre con cualquier religión y sus propios mitos, y así también dentro de las religiones tradicionales africanas, animistas, y dentro del vudú, donde según las circunstancias el houngan que practica magia blanca puede practicar la magia negra haciendo las veces de bokor. Sólo el cristianismo, por medio de Jesucristo, ha establecido un antes y un después en todas las religiones, depurándolas hasta la raíz, llevando el amor hasta sus últimas consecuencias con el amor a los enemigos. La destrucción y la venganza se disuelven en el amor hasta la muerte y el perdón. Así, sólo Jesucristo logra depurar la religiosidad del hombre y desintegrar incluso la magia, la cual, pretende doblegar a la divinidad queriendo usarla en provecho propio, ya sea para la sanación, la suerte, el éxito, el provecho personal, como en el caso de la magia blanca, o para infligir daño, dolor y muerte, como ocurre en la magia negra.
Vudú en España
Hagamos una mención particular a la práctica del vudú en España.
No podemos hablar propiamente de existencia de vudú en España. Los practicantes suelen ser población emigrante proveniente de países africanos y centro y suramericanos que han traído sus creencias a nuestro país y otros lugares de Europa. Más que vudú hemos de hablar de mezclas entre vudú y santería, hechicería, adivinación y videncia.
En España son conocidos algunos maestros o sacerdotes que se publicitan en las ciudades ibéricas desde hace varios años. Ofrecen ayuda de cualquier tipo, ayuda que va desde lograr una separación, o al contrario, la atracción personal, al trabajo, dinero, negocios, suerte, protección de casa o personas, mal de ojo, limpieza de personas o casas o negocios, exámenes, curar cualquier enfermedad, la impotencia sexual, etc. Se anuncian como videntes y astrólogos, y entre los más conocidos están el profesor Mamy, el profesor Fofana, el profesor Contama, el profesor Bachir, el profesor Alphaba, Karamba y Salim, el maestro Kabá, el maestro Hamidu o Sidigo Fati.

http://www.conoze.com/doc.php?doc=9202

Anuncios

El neopaganismo avanza en Occidente con el apoyo de los Estados.

18 Jun

El neopaganismo avanza en Occidente con el apoyo de los Estados.
FUENTE: Forum Libertas

“El neopaganismo sigue avanzando en el mundo con apoyo institucional”. Así titulaba recientemente el medio digital Forum Libertas un interesante artículo sobre este fenómeno de la nueva religiosidad, y que reproducimos a continuación.

El neopaganismo sigue encontrando apoyo institucional. En Inglaterra, los policías que lo deseen podrán disfrutar de ocho días festivos al año para celebrar sus creencias religiosas. Así lo ha establecido el ministerio británico de Interior. Esos festivos hacen referencia a ‘Halloween’, el solsticio de verano, la fiesta de las ‘ovejas lactantes’ y un festival de primavera dedicado al dios sol durante el cual los matrimonios pueden practicar la promiscuidad abiertamente.

Este ‘logro’ lo ha hecho posible la campaña iniciada por un agente del condado de Hertfordshire, Andy Pardy, que integra la Asociación de Policías Paganos. Pardy es adorador de dioses vikingos y quería dejar de librar fiestas como la Navidad para elegir sus propias fiestas paganas. Los quinientos funcionarios que engrosan la lista de partidarios de esta opción son los que componen la Asociación.

De este modo los policías islámicos podrán cambiar las fiestas navideñas por días que se celebra en su confesión como, por ejemplo, el Ramadán. El neopaganismo es una tendencia que se va imponiendo en el mundo occidental y que desplaza las raíces cristianas de Europa, pero ¿es nuevo el apoyo institucional que recibe?

La brujería, ‘sin IVA’ y las cárceles, con paganismo

En el año 2005, un tribunal holandés dictaminó que los costes de las lecciones de brujería tuvieran beneficios fiscales. El tribunal del distrito de Leeuwarden dictaminó que fuera legal sustraer los costes de la enseñanza –incluyendo la brujería- de la declaración de la renta. Una ‘bruja’ consultada por Associated Press en aquel momento, Margarita Ronden, afirmó que sus talleres costaban más de 200 dólares por fin de semana, y más de 2.600 dólares por un curso completo. Ronden declaró que había ‘entrenado’ a más de 160 discípulos en las últimas cuatro décadas.

Otro hecho insólito sucedió en la prisión de Kingston en Portsmouth, donde tres internos convertidos al paganismo recibieron la autorización para ser visitados por un sacerdote pagano. Según las normas de la prisión podrán recibir ‘consejo espiritual’ como los cristianos y otros credos religiosos.

En 2002 el capellán de prisiones nombrado en el Estado de Wisconsin (Estados Unidos) fue la reverendaJamyi Witch. Como revela su nombre, ‘Witch’ es precisamente una bruja o sacerdotisa de Wicca. En Wisconsin, el culto neopagano es una religión reconocida oficialmente, igual que el catolicismo o el Islam. Otros Estados, como California, permiten la presencia de ‘brujas’ en las cárceles, pero sólo como voluntarios.

Son muchos los autores (por ejemplo, la periodista norteamericana Catherine Edwards Sanders, en su libro Wicca’s Charm) que recuerdan que los rituales y conjuros de los neopaganos (wiccas) no tienen raíces anteriores al año 1900, y son el resultado de invenciones y adaptaciones de un grupo de hombres, especialmente los ocultistas Aleister CrowleyGerald Gardner. Lejos de ser un renacimiento de cierto paganismo antiguo matriarcal, el wicca es una invención moderna masculina.

El satanismo en la Armada británica

En el año 2004, la Armada Real británica dio reconocimiento oficial, por primera vez, a la práctica del satanismo. Según un reportaje del Telegraph del 24 de octubre, a Chris Cranmer, técnico naval que prestaba servicios en la fragata Cumberland, se le permitió llevar a cabo rituales satánicos a bordo del barco. También podía tener un funeral oficiado por la Iglesia de Satán si muriera en acto de servicio. Según el Telegraph, la Iglesia de Satán fue fundada en San Francisco en 1966 por Anton Szandor LaVey, autor de La Biblia Satánica.

Un portavoz de la Armada Real afirmó entonces que las creencias poco convencionales de Cranmer no causarían problemas a bordo del barco y subrayó: “Damos empleo con igualdad de oportunidades y no dejaremos fuera a nadie por sus propios valores religiosos”.

INFORME SOBRE LA ACTUALIDAD DEL SATANISMO EN ESPAÑA

18 Jun

INFORME SOBRE LA ACTUALIDAD DEL SATANISMO EN ESPAÑA

Autor: Vicente Jara Vera

La RIES («Red Iberoamericana de estudio de las Sectas-Rede Ibero-americana de Estudo das Seitas»), por autoría de uno de sus miembros, el dominico seglar Vicente Jara Vera, licenciado en Estudios Eclesiásticos y miembro también del SAES («Servicio de Ayuda y Estudio del Sectarismo») quien viene siguiendo el fenómeno diabólico, luciferino y satánico durante casi veinte años, ha actualizado el listado de grupos presentes en España (año 2010).

¿Cuántos grupos satánicos hay en España?

La pregunta no es fácil y tampoco pretendemos resolverla, los datos son precarios, insuficientes, deficientes, no fácilmente cotejables. Los grupos satánicos, en su mayoría, no operan a la luz del día, no se dan a conocer, no reclutan con publicidad a sus miembros ni se hacen pasar por grupos practicantes de cualquier otra actividad distinta a la real y verdadera mostrándose atrayentes –de ahí que para este autor, no puedan ser considerados estrictamente como “sectas”, como explica en su propia página web, en su cuestión número XII, siguiendo su propia definición–; tampoco se componen de muchos miembros, rondando la decena, la docena, no más de veinte o treinta personas.

Muchos de estos grupos no son conocidos y los especialistas no sabemos de ellos más que cuando algún suceso ha sido filtrado al exterior, cosa que casi nunca ocurre, ya sea por rituales de los que se tiene constancia una vez acaecidos, por deserción de alguno de sus miembros que rompe el pacto de silencio –cosa sumamente rara-, o por los propios miembros del grupo satánico que desean puntualizar su marca de existencia sin más. Algunos están implantados desde hace mucho tiempo en nuestro país, incluso manteniéndose generación tras generación, y otros no cuentan con más de diez años de existencia.

Sin ser exhaustivos en las referencias indiquemos que a principios de los años 90, en el 1991, Pilar Salarrullana (+2009), entonces senadora y exdiputada de La Rioja así como promotora de la Comisión Interministerial del Parlamento español para el Estudio de las Sectas, hacía referencia a 35 grupos en su obra Las sectas satánicas. A finales de esa misma década, en el año 1997, el sacerdote Francisco Azcona, director de la Oficina de Estadística y Sociología de la Conferencia Episcopal Española, quien realizó siempre un seguimiento muy exhaustivo de todo tipo de sectas en nuestro país, hablaba en un Encuentro de Estudio sobre las Sectas y los Nuevos Movimientos Religiosos celebrado ese año en la Universidad de Navarra, de al menos 40 grupos.

Un año antes, 1996, la Congregación para la Doctrina de la Fe de la que era Prefecto el cardenal Joseph A. Ratzinger, pedía a las Conferencias Episcopales de todo el mundo la elaboración de un informe en todas sus diócesis de la existencia y penetración de los grupos esotéricos, espiritistas y satánicos. El resultado para el caso de España arrojaba la cifra de 41 centros o grupos organizados, como indicaba en el 2001 el entonces director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales, el sacerdote Julián García Hernando (+2008), director del SAES.

El sacerdote Manuel Guerra, consultor sobre el fenómeno sectario del mismo Secretariado de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española, miembro también de la RIES, y quien mejor ha realizado el seguimiento de estos grupos en nuestro país, venía hablando de una cifra de 54 ó 55 grupos satánicos en distintas entrevistas y artículos de investigación a lo largo de los años 2002 y 2005, fecha ésta de la última corrección y ampliación de su Diccionario enciclopédico de las sectas donde recoge extensa información de todos estos grupos.

El listado que recogemos a continuación deja en 61 el número de grupos satánicos presentes en el año 2010 en España:

— Adoradores de Seth

— Amigos de Lucifer

— Ángeles del Infierno

— Barón Rojo

— Los Caballeros

— Caballeros del Fuego o Caballeros de la Orden del Fuego (auto-disuelta)

— Caballeros del Anticristo

— Círculo Luciferino Club Lucifer

— Coelifer

— Colmenar Viejo, Grupo Satánico de

— Comandos de lo Oculto

— Comunidad de Brujas Ibéricas

— Comunidad del Espíritu del Gran Águila

— Corriente 93 (es una Confederación de otras sectas satánicas)

— Discordianos

— Los Doce

— Diablo Vanidad 69 (DV69)

— El Escorial, Grupo Satánico de

— Fraternitas Satanicus Valentia

— Fundación del Gen Sagrado

— La Gomera, Grupo Satánico de

— Grupo Astaroth

— Hermanas del Halo de Belcebú

— Hermandad de Satán

— Los Hermanos

— Hermanos de Changó

— Hijas de Isis

— Hijas de las Tinieblas

— Hijos de Adonais

— Hijos de Belcebú

— Hijos del Diablo

— Hijos de Egón

— Hijos de Lucifer

— Hijos de Oxalá

— La Iglesia de Satán (Church of Satan)

— Juicio Nera

— Luna Negra (auto-disuelta)

— Macho Cabrío

— Mano Negra

— Movimiento de Adoradores de Lucifer

— Movimiento Radical del País de las Hadas

— Mujeres de Satán Hispanis

— Nuevo Orden Dragano

— Ocinatas Otluc

— Orden Religiosa de Brujería

— Orden Thelémica del Alba Dorada

— Orden Verde

— Oscura Cofradía

— Los Oschos

— Papa Satánico

— Pirámide de Seth

— Portadores de la Antorcha

— Redención Satánica

— Samarkanda

— Satan Nogard Etreum

— Satan Spanish (Satan Hispanis o Satan Española)

— Seguidores de Satán

— Señores del Abismo

— Septen Nash

— Templo de Seth (Temple of Set)

— Tercer Ojo

— Thelemitas de la Nueva Era (Culebra Negra o Club Horizon)

— Toro-Vaca

La primera observación que podríamos hacernos es que desde 35 (año 1991), 40 (1997), 41 (2001), 55 (2005), hasta el actual número de 61 (2010), “parece” darse un crecimiento en el número de grupos satánicos en nuestro país. Si bien la progresión así lo indica no creemos que se deba tanto al surgimiento de grupos nuevos cuanto al hecho de un mejor conocimiento en la existencia de los mismos, aunque creemos necesario un mayor estudio y mejores datos para poder decantarse hacia una valoración en algún sentido.

Sí podemos afirmar que en los últimos 2 ó 3 años se constata una calma en la proliferación de actividades de las sectas satánicas en nuestro país como todas las fuentes que manejamos afirman, por lo que podemos corroborar como un dato de certeza que converge desde todas las fuentes.

No haremos desde la RIES, ni por parte de este autor en este estudio, en este momento ninguna valoración de si son muchas o pocas la cantidad de grupos satánicos ofrecidos en este elenco, resaltando solamente que en general cualquier persona ajena a este fenómeno podrá coincidir conmigo en afirmar de primeras que no le parecería que hubiera tantas. Ciertamente, pues sí.

Tampoco pretendemos ahora profundizar en las causas, motivaciones, aspectos antropológicos, sociológicos, psicológicos, culturales, económicos y políticos, así como obviamente religiosos y de otra índole del mapa español, que quedará para otro momento y otros especialistas, aparte de los estudios ya existentes. Solamente y como final, un par de consideraciones.

Nota importante 1: Se encuentran tendencias luciferinas e incluso satánicas en algunas ramificaciones, extensiones y desgajamientos de grupos ligados a la Masonería, los Illuminati, los Martinistas y a los grupos Rosacruces y esotéricos en general, así como en las diferentes OTO, SOTO, etc. que no recogemos en este listado. Tampoco recogemos en la lista los distintos grupos neo-paganos y de Nueva Era («New Age») que practican brujería en su acepción más amplia.

Es por ello que, sin enredarnos entre el satanismo explícito o intelectual y el satanismo implícito o inconsciente, entendemos que los expertos echarán de menos diferenciar entre grupos, y definir mejor los términos demonismo, satanismo, luciferismo, luciferianismo, caoísmo, crowlerianismo, lavelyanismo, orientaciones thelemitas, así como los términos magia, brujería, wicca, paganismo, paganismo-hitleriano, dark-gothic luciferino, y en definitiva el esoterismo, el ocultismo, etc.

No es este el lugar para estas distinciones que dejamos para otra ocasión. Entendemos que los especialistas en este tipo de grupos podrán diferenciar las creencias y prácticas de los distintos grupos aquí recogidos en la lista anterior o ponerse en contacto con el autor ((about-sects-and-cult@hotmail.com) o con la propia RIES (ries.secr@gmail.com) para clarificaciones y comentarios, así como añadidos y modificaciones en la lista anterior.

Nota importante 2: La RIES (Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas) y el autor de dicha actualización no son una entidad o persona con capacidad judicial para decir por sí mismas cuáles de estos grupos son grupos delictivos o no, tarea que no recae sobre ellos, limitándose a realizar y a mantener actualizado un listado de grupos en base a sus fuentes y conocimiento propio.
Las sectas satánicas: entre tinieblas.
FUENTE: Alba

Reproducimos a continuación el adelanto que hacía el Semanario Alba del reportaje publicado en sus páginas esta semana por su director, Gonzalo Altozano, sobre el culto demoníaco en España. Ha contado con la colaboración de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), que hace unos días publicaba un informe sobre la actualidad del satanismo en este país.

Emplazada en el madrileño parque del Retiro, la estatua ha sido punto de encuentro de los cronistas de sucesos. No era raro que el lugar amaneciese con restos de animales sacrificados desparramados alrededor. Entrando por la puerta de Alfonso XII, un paseo conduce hasta la fuente del Ángel Caído, uno de los pocos monumentos del mundo levantados a Luzbel.

Puede aventurarse que los asistentes a la primera reunión de la Internacional Luciferina, celebrada en Madrid en 1975, hicieran de la estatua un destino de peregrinación. No cabe descartar visitadores en fecha distinta adscritos a otras corrientes. Porque el demonismo es categoría propia que, como género, abarca dos especies, satanismo y luciferismo, que, a su vez, se subdividen en otras, y éstas en otras, y éstas en otras…

Para dibujar los rasgos que diferencian a satanistas de luciferinos, haría falta un pliego extra de ocho páginas. Lo mismo para dar cuenta de cada una de las sectas demoniacas que se mueven por los subsuelos de la sociedad. El dominico seglar Vicente Jara, veinte años estudiando el fenómeno, acaba de publicar un informe sobre el asunto. En él cifra en sesenta y uno el número de grupos operativos en España. Son todos los que están, pero no están todos los que son.

Liga para la Libertad Sexual

A la hora de hacer su trabajo, los investigadores como Jara pinchan en los mismos huesos: la aversión a la luz del sol de las milicias del Mal y el secretismo de sus miembros. En resumen: la dificultad para obtener datos fuera de atestados policiales, crónicas periodísticas, filtraciones interesadas o, caso excepcional, rupturas del pacto de silencio.

Pero no todos los satanistas excluyen la publicidad de sus métodos de captación. El 30 de abril de 1966, el gitano Anton Szandor LaVey inscribía en el registro de California la Iglesia de Satanás. Nacido en Oakland (1930), LaVey dio sus primeros pasos profesionales, siendo un muchacho, en el mundo del circo y del cabaré. Tras cursar estudios de criminología, fue contratado como fotógrafo por la Policía de San Francisco, trabajo que despertó su interés por lo macabro.

Se equivoca quien piense que LaVey reclutó a sus adeptos sólo en las cloacas. En 1967 casó por el rito satánico al periodista John Raymond y a Judith Case, la pareja de moda del momento. Años después, llamaría a las puertas de la Iglesia de Satanás un diplomático español destinado en San Francisco: Julián Moreno Sandoval.

La infancia de nuestro compatriota no se desarrolló entre carpas y carromatos, que se diga. Licenciado en Derecho, Políticas y Sociología, Moreno Sandoval se hizo satanista por tres motivos: sexo, drogas y poder. Debió de ver sus aspiraciones colmadas, y en qué medida, pues en 1976 abrió sucursal en España de la Iglesia de Satanás, que abandonaría años después. “Lo dejé porque ya no me interesaba”, confesaría el diplomático a una periodista de ABC.

El de Moreno Sandoval no es un caso suelto, en absoluto. El lema de Aleister Crowley, padre del demonismo moderno, era “do as you will”. En román paladino: haz lo que te dé la gana. Y antes de proclamarse sumo sacerdote del satanismo, Anton LaVey militó en la Liga para la Libertad Sexual. Es decir, hay adeptos para los que el Demonio no es un ser antropomórfico, sino un símbolo de la satisfacción de todo deseo, sexual a ser posible.

La capital mundial del demonismo

La necesidad de sentir algo explicaría, por tanto, la pertenencia de muchos a los ejércitos de las tinieblas. Lo cuenta el sacerdote Manuel Guerra en su Diccionario enciclopédico de las sectas. En una ocasión le preguntaron a un satanista por qué participaba en misas negras. La respuesta hiela la sangre: “Para experimentar sensaciones nunca vividas”.

Otra clave: el laicismo feroz. Es Turín la capital mundial del demonismo. Hay quien cifra en 40.000 el número de adeptos. ¿Acaso porque la ciudad italiana es sede de la Sábana Santa, el lienzo que supuestamente envolvió a Jesús tras su muerte y hasta su resurrección? El padre José Antonio Sayés, autor de un breve pero completo estudio sobre el demonio, lo niega y apunta a Turín como campo de pruebas del secularismo.

Sin embargo, no habría que descartar la Síndone como polo de atracción fatal de los seguidores del príncipe de este mundo. Uno de los denominadores comunes a todos los grupos demoniacos, ya sean satánicos o luciféricos, es el odio a la cruz de Cristo. No pueden soportar verla erguida, triunfante. De ahí que ponerla cabeza abajo sea signo de sumisión a Satanás.

En esta línea, las misas negras son una parodia de la misa católica. Basta decir que arrancan con la fórmula “In nomine dei nostri Satanas”. Manuel Guerra habla de seminarios negros para la formación de los ministros de Satán. Y, hablando de sacerdotes, se ha detectado la presencia en ritos satánicos de curas católicos, quienes se habrían ordenado con la idea de profanar hostias. Y, si no hubiera sacerdotes dispuestos al sacrilegio, los adeptos robarían las formas en las parroquias.

La Iglesia sigue con ardiente preocupación el fenómeno. En 2001, Julián García Hernando, sacerdote y director del Servicio de Ayuda y Estudio del Sectarismo, cifraba en 41 el número de los que operaban en España. De los 41 de 2001 a los 61 de 2010, según consigna Vicente Jara en su reciente documento sobre satanismo en España (documento que lleva el sello de la Red Iberoamericana del Estudio de las Sectas). El incremento es evidente. O no. Habla el autor del estudio: “No creemos que el crecimiento se deba tanto al surgimiento de nuevos grupos cuanto a un mejor conocimiento de los ya existentes”.

Ahora dejemos que la realidad nos estropee un buen reportaje: “En los últimos años se constata en España una calma en la proliferación de actividades de las sectas satánicas”. Pero estas palabras de Jara no buscan enmendar las pronunciadas por Ratzinger en 1985: “Existen signos del retorno de fuerzas oscuras, mientras crecen en el mundo secularizado los cultos satánicos”.

Tráfico de drogas, secuestro o compra de niños, fetos arrancados del vientre de sus madres, violaciones seguidas de asesinatos, animales mutilados, crematorios portátiles, suicidios, crímenes rituales, orgías, misas negras, hostias pisoteadas, cementerios profanados, crucifijos del revés, pactos satánicos… ¿Leyenda urbana o sucia realidad?

Vicente Jara habla de ocho estadios. La primera estación sería la creencia en la Iglesia y la última, en lo diabólico. El trayecto puede recorrerse parada por parada o saltándose alguna, varias incluso. Hay quien lo ha iniciado en el punto de arranque y quien se ha subido en marcha al tren a mitad de camino. Es un viaje tumultuoso, no recomendado, que, por fuerza, acaba mal, pero en el que es posible el billete de vuelta.

LOS SIMBOLOS SATANICOS

31 May

Algunos símbolos que sin saber su significado hemos usado, son invitaciones que abren puertas al mundo espiritual,

PENTAGRAMA. Símbolo usado en brujería, representa los elementos, la tierra, el viento el fuego y el agua, con el espíritu rodeándolos.

HEXAGRAMA. Es uno de los símbolos más potentes usados en los poderes de las tinieblas. Usado en los trabajos de magia. Se confunde con la estrella de David, pero ésta estrella está dentro de un círculo.

ANKHA. Simboliza los rituales de fertilidad. Además el espíritu que es el poder de unión de las representaciones de lo masculino y femenino. Es además llamado el sello de por vida.

CRUZ TAU. Símbolo del dios Matras de los Persas y de Aryans de la India. Para ellos, Mathras era el ángel de luz, o la luz celestial. Es usado por modernos masones como símbolo de la T cuadrada.

CUERNO ITALIANO. Unicornio. Fue introducido por los Druidas de Escocia e Irlanda. Es asociado con la Buena suerte y la Buena fortuna. También es usado como el “ojo del mal”. Además significa que Satanás tomará control de tus finanzas.

EL OJO QUE TODO LO VE. Se cree que es el ojo de Lucifer y aquellos que dicen tenerlo, claman tener el control de las finanzas del mundo. Usado en adivinación, control psíquico, y toda corrupción trabaja a través de este emblema. Este es un símbolo de iluminación. (ver papel moneda en Dólares)

CRUZ INVERTIDA. Simboliza burla y rechazo a JESÚS. Los satanistas se ponen estas cruces como collares. Puedes verla en cantantes de Rock y en las portadas de sus discos.

ZODIACO. Usado en adoración satánica oculta. Los practicantes conocen a su Dios como Baal o Lucifer. Esto incluye los signos de los horóscopos

CABEZA DE CABRA. La cabra cornuda es el dios de los brujos. Es el modo satánico de burlarse del CORDERO que murió por nuestros pecados.

CRUZ DE NERÓN. También se le conoce como signo de “amor y paz”. Otro signo que es de burla a la cruz de Jesús. También significa: Las ruinas del hombre muerto. Apareció en algunos bastones de los SS de Hitler.

YING YANG. En la filosofía china, son dos grandes principios opuestos o fuerzas de las que todo depende. Yang es masculino, luz y positivo. Yin es femenino, oscuro y negativo

EL ESCARABAJO SAGRADO. para algunos este símbolo egipcio significa reencarnación. Es además el símbolo de Belcebú, Señor de las moscas (satanás). Si los satanistas lo tienen puesto, significa que tienen poder y es fuente de protección.

S” SATANICA. Representa un “lighting bolt” o rayo cayendo, que significa “Destructor”. En la mitología, Era el arma de Zeus. Puesta en el cuerpo o en la ropa significa poder sobre los demás. Además usada por los temidos SS de la Alemania Nazi. (ss=serving satan?)

CRUZ SATÁNICA.Cruz que cuestiona la Deidad de Dios. Dentro del ocultismo representa los tres príncipes coronados: Satanás, Belial y Leviathan. Significa completa sujeción bajo Lucifer.

UDJAT. También conocido como “el ojo que todo lo ve”. Uno de algunos de los símbolos que significa “Rey del Infierno Lucifer”. Es quien ellos piensan será pasado el juicio. La lágrima significa el lamento de todos aquellos que no pueden salir de su influencia.

ANARQUÍA. Significa abolir todas las leyes. En otras palabras “haz lo que quieras”. Esta es la ley de los satanistas. Usada por los Punks y los Rockeros y los seguidores de Heavy Metal.

MANO CORNUDA.Es el signo de reconocimiento entre aquellos que están dentro de lo Oculto. Nota el dedo pulgar sobre los dedos y es hecho con la mano izquierda.

LUNA. Usado para saludar la luna naciente. Además lo usan los surfers y los jugadores de futbol.

666 (LOS TRES SEISES). EL NOMBRE DE HOMBRE. LA MARCA DE LA BESTIA. APOCALIPSIS 12:18 Como podemos apreciar en esta tabla, algunos de estos símbolos los llegamos a usar antes de Conocer a Jesús, y algunos todavía los usan sin saber el significado oculto que manejan, y que es una abierta invitación a Satanás para que entre y salga de nuestra vida a su antojo. Es menester que estos símbolos sean destruidos y pedirle perdón a Dios por haberlos usado, y que cierre toda influencia oculta que estos hayan tenido en nuestra vida.

Otros posts que te van a interesar:

Fuente:

Un informe revela que en España existe el doble de grupos satánicos que hace 20 años

23 May

Y ESO QUE NO SE MENCIONAN A LOS SATANISTAS DE TRAJE Y CORBATA Y HASTA  ALGUNOS DE SOTANA….

La Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas sobre los adoradores del Maligno informó que operan en ese país 61 de estos grupos. No suelen superar los 30 adeptos por organización. No operan a la luz del día y no se dan a conocer públicamente.

Por Jesús Bastante (RD)

Parecerían sacados de películas de terror o de ciencia ficción, pero son reales. No operan a la luz del día, ni llevan registro de sus actividades públicas. Actúan en la oscuridad, como el Maligno, a quien veneran y cuya lucha sostienen. Son los denominados “grupos satánicos”, que en España son 61, según el último informe de la Red Iberoamericana de estudio de las Sectas (RIES), elaborado por el dominico seglar Vicente Jara Vera.

Los grupos satánicos, en su mayoría, no operan a la luz del día, no se dan a conocer, no reclutan con publicidad a sus miembros ni se hacen pasar por grupos practicantes de cualquier otra actividad distinta a la real y verdadera mostrándose atrayentes; tampoco se componen de muchos miembros, rondando la decena, no más de veinte o treinta personas.

Puede parecer una realidad diminuta, pero lo cierto es que, en los últimos veinte años, el número de grupos satánicos se ha multiplicado por dos, pasando de 30 a 61. Los datos son demoledores: en 1991, existían 35 grupúsculos, que pasaron a 40 en 1997, 41 en 2001 y 55 en 2005. Hoy, según el informe, se alcanzan lo 61. No obstante, la progresión parece haberse estancado en los últimos cinco años.

El estudio no entra en si estos grupos tienen o no actividades delictivas, pero sí da algunas claves de actuación. Así, afirma Vicente Jara, “se encuentran tendencias luciferinas e incluso satánicas en algunas ramificaciones, extensiones y desgajamientos de grupos ligados a la Masonería, los Illuminati, los Martinistas y a los grupos Rosacruces y esotéricos en general”, así como en las diferentes OTO, SOTO, etc. que no se recogen en este listado.

Tampoco, algunos grupos “neopaganos y de Nueva Era”, que en opinión del autor del informe “practican brujería en su acepción más amplia”. Se trata de un estudio breve, conciso, que no se enreda en disquisiciones sobre satanismo explícito o intelectual y satanismo implícito o inconsciente. El esoterismo, el ocultismo y demás prácticas tampoco se tratan como tal en el estudio.

“Muchos de estos grupos no son conocidos y los especialistas no sabemos de ellos más que cuando algún suceso ha sido filtrado al exterior, cosa que casi nunca ocurre, ya sea por rituales de los que se tiene constancia una vez acaecidos, por deserción de alguno de sus miembros que rompe el pacto de silencio -cosa sumamente rara-, o por los propios miembros del grupo satánico que desean puntualizar su marca de existencia sin más”, sostiene Jara, quien explica que algunos de estos sectores satánicos “están implantados desde hace mucho tiempo en nuestro país, incluso manteniéndose generación tras generación, y otros no cuentan con más de diez años de existencia”.

Éste es el listado ofrecido por el autor del informe:
– Adoradores de Seth
– Amigos de Lucifer
– Ángeles del Infierno
– Barón Rojo
– Los Caballeros
– Caballeros del Fuego o Caballeros de la Orden del Fuego (auto-disuelta)
– Caballeros del Anticristo
– Círculo Luciferino Club Lucifer
– Coelifer
– Colmenar Viejo, Grupo Satánico de
– Comandos de lo Oculto
– Comunidad de Brujas Ibéricas
– Comunidad del Espíritu del Gran Águila
– Corriente 93 (es una Confederación de otras sectas satánicas)
– Discordianos
– Los Doce
– Diablo Vanidad 69 (DV69)
– El Escorial, Grupo Satánico de
– Fraternitas Satanicus Valentia
– Fundación del Gen Sagrado
– La Gomera, Grupo Satánico de
– Grupo Astaroth
– Hermanas del Halo de Belcebú
– Hermandad de Satán
– Los Hermanos
– Hermanos de Changó
– Hijas de Isis
– Hijas de las Tinieblas
– Hijos de Adonais
– Hijos de Belcebú
– Hijos del Diablo
– Hijos de Egón
– Hijos de Lucifer
– Hijos de Oxalá
– La Iglesia de Satán (Church of Satan)
– Juicio Nera
– Luna Negra (auto-disuelta)
– Macho Cabrío
– Mano Negra
– Movimiento de Adoradores de Lucifer
– Movimiento Radical del País de las Hadas
– Mujeres de Satán Hispanis
– Nuevo Orden Dragano
– Ocinatas Otluc
– Orden Religiosa de Brujería
– Orden Thelémica del Alba Dorada
– Orden Verde
– Oscura Cofradía
– Los Oschos
– Papa Satánico
– Pirámide de Seth
– Portadores de la Antorcha
– Redención Satánica
– Samarkanda
– Satan Nogard Etreum
– Satan Spanish (Satan Hispanis o Satan Española)
– Seguidores de Satán
– Señores del Abismo
– Septen Nash
– Templo de Seth (Temple of Set)
– Tercer Ojo
– Thelemitas de la Nueva Era (Culebra Negra o Club Horizon)
– Toro-Vaca

Fuente: RD

VEAN  TAMBIÉN ALGUNOS JOVENES “SATANISTAS” DE FIESTA EN UNA IGLESIA MODERNISTA… EN:

KRONIKA NOVUS ORDO

El satanismo crece en la India

14 Mar

El satanismo crece en la India
By Profesor de Santantoni
Biblias quemadas, templos saqueados y cementerios profanados alertan del creciente culto satánico en el estado nororiental indio de Mizoram, de mayoría cristiana, donde las autoridades religiosas consideran que estos incidentes son consecuencia de la cultura occidental entre los jóvenes.

‘Los primeros culpables somos los propios sacerdotes, que tenemos que guiar a la gente con más sabiduría. Estos jóvenes actúan movidos por la influencia de la televisión, las drogas y el auge de la cultura occidental, incluido el rock and roll’, dijo a Efe un alto cargo presbiteriano que pidió el anonimato.

En Mizoram, la primera señal de alarma del brote de satanismo tuvo lugar en julio de 2006, cuando la iglesia presbiteriana de Kawnpui Hmar fue objetivo de los vándalos, que destrozaron las biblias, profanaron el altar y vertieron gotas de sangre por el suelo.

Más tarde, cinco jóvenes fueron detenidos por ser filmados semidesnudos dentro de una iglesia en las afueras de la capital regional, Aizawl, aunque declararon después que el rodaje tenía como fin la realización de una película ‘antisatánica’.

Y el 5 de enero pasado, un grupo de creyentes que acudía a misa descubrieron al entrar en la iglesia una cruz invertida, símbolos satánicos y unas tijeras clavadas en la Biblia, después de haber escuchado durante toda la noche cánticos y rezos con frases como ‘adoramos a Satán y a él iremos al morir’.

En declaraciones a Efe, el secretario regional de la iglesia presbiteriana, Lalhmangaiha, rebajó el nivel de alarmismo y afirmó que los actos son ‘aislados’ y provienen sólo de ‘jóvenes borrachos y drogadictos’ de aldeas remotas, aunque reconoció que la institución está ‘preocupada’ por el vandalismo.

Pese a las palabras de Lalhmangaiha, un informe hecho público recientemente por la Universidad Teológica de Aizawl recogió las testimonios de algunos chicos relacionados con los rituales, lo cual da que pensar.

‘Nos sentamos en silencio en nuestras casas y rezamos a Lucifer’, confesaron.

El informe fue la respuesta presbiteriana a un sondeo encargado en diciembre por el semanario local ‘Zoram Today’, que cuantificó en 120 los jóvenes idólatras de Satán, ’sólo en un distrito de la capital, sin distinciones de clases’, debido a ‘las películas, los libros y la música a la que tienen acceso’.

‘Algunos satánicos tienen un alto nivel educativo y buenos trabajos, toman parte en actividades religiosas de la comunidad y se abstienen de tomar drogas y alcohol’, concluyó el semanario.

Sin embargo, según el informe universitario, para los fieles del diablo de Mizoram, mayoritariamente adolescentes, es obligatoria la práctica en sus rituales del sexo contra natura e incestuoso, y el uso de drogas psicotrópicas e intravenosas.

‘No sabemos cuántos son con exactitud -dijo a Efe la fuente religiosa-, aunque los causantes de estos actos no son ni mucho menos mayoritarios’.

El nuevo brote de satanismo demuestra sin embargo que en Mizoram, un pequeño estado indio donde los cristianos suponen un 90 por ciento de la población, el culto a Lucifer es algo más que un accidente, tras los primeros indicios registrados en el año 2000.

En ese año, otro informe desveló, entre otras cosas, la experiencia de un viejo párroco que descubrió, dentro de un cementerio, a un grupo de bachilleres que invocaban al demonio en torno a la calavera de un mono con la inscripción ‘Natas si Dog’ (‘Dios es Satán’, leído al revés en inglés).

El informe de 2000 motivó un aumento de la vigilancia policial, pero la iglesia presbiteriana se apresta ahora a tomar sus propias medidas, para, según la fuente consultada por Efe, ‘evitar que vuelvan a ocurrir estos hechos tan infortunados’ entre los jóvenes.

‘De las semillas podridas que plantamos no nacen plantas. Estos tiempos requieren que practiquemos los valores de la familia y dediquemos nuestros esfuerzos al cuidado de los hijos’, dijo el vicepresidente de la universidad ATC, el reverendo Vanlalchhuanawma, citado por la agencia india IANS.

Aunque en Mizoram, el estado indio con más fumadores, el quid de la cuestión reside quizá en las declaraciones de Muana, un ex miembro de la secta: ‘Los miembros de nuestro grupo usaban drogas intravenosas. Queríamos rebelarnos contra la sociedad y por eso atacamos la iglesia’.

http://eltemplodelaluzinterior.wordpress.com/2010/02/19/el-satanismo-crece-en-la-india/

Degüellan gatos en ritual satánico

14 Mar

Degüellan gatos en ritual satánico

By Profesor de Santantoni

En Villa Alemana, Carabineros detuvo a nueve personas, quienes vestidas con túnicas negras y en medio de un rito sectario, degollaron sin piedad a cinco gatos, utilizando cuchillos cocineros, por lo que serán formalizados por el delito de maltrato animal.

Según informes recogidos de distintos medios de prensa, la cruel escena con la cual se encontraron los policías al realizar el procedimiento, los dejó realmente impactados, ya que había sangre regada por doquier y los nueve integrantes del grupo religioso actuaban de forma extraña.

El repugnante y condenable crimen animal quedó al descubierto puesto que los miembros de la secta fueron sorprendidos por las autoridades durante la madrugada, cuando abordaban un vehículo en donde se hallaron cuchillos y restos de sangre. Las evidencias determinaron que se procediera a la revisión de los alrededores. Allí encontraron a los animales muertos en medio de la figura de un pentagrama, con sus ángulos dibujados con sangre y todo ello rodeado con un círculo de sal.

Al momento de la detención del grupo, hombres y mujeres cuyas edades fluctúan entre 18 y 31 años, varios de los imputados tenían guantes de goma con manchas de sangre, dado que habían matado a los pobres gatitos empleando tres enormes cuchillos de cocina, los que fueron incautados en forma inmediata.

Se desconoce el origen de los animales, no se descarta que hayan sido criados especialmente para ser ofrecidos en estos rituales, aunque lo más probable, es que hayan sido conseguidos deambulando por las calles.

Según trascendió, los jóvenes estaban cubiertos por túnicas y vestidos por completo de color negro, por lo que se investiga si se trata de un rito del tipo satánico.

El capitán de Carabineros, Jorge Espinoza, visiblemente extrañado por el macabro descubrimiento señaló: “Dibujaron en el piso una circunferencia con sal, con una estrella de cinco puntas en su interior y en cada punta, gatos degollados, cinco gatos degollados”, explicó a los medios de prensa presentes en el lugar.

También, luego de revisar acuciosamente cada rincón del lugar, se encontraron varias velas negras y otra serie de objetos usados durante la práctica del extraño rito.

El grupo pasó a su audiencia de control de detención en el Juzgado de Garantía de Villa Alemana por el delito de maltrato animal, y porte ilegal de armas pero quedaron en libertad a la espera de su citación. Los sujetos arriesgan penas de entre 61 días a 541 días de cárcel, más una multa de una a 10 UTM, mientras la fiscalía investiga la presencia de una posible secta detrás del episodio.

http://eltemplodelaluzinterior.wordpress.com/2010/02/25/deguellan-gatos-en-ritual-satanico/