Archivo | 8:51 PM

Eva: señorear «con» Adán

1 Abr

Luis Marián
Eva: señorear «con» Adán
Mujer y Biblia (I)


Parece que desde que en el jardín del Edén Dios le dijera a Satanás que la simiente de Eva aplastaría su cabeza, el mal se ha abalanzado sin piedad contra las mujeres de todos los tiempos.
13 de marzo de 2011
Aunque normalmente lo definamos como machista, lo que genera este legado de opresión es el triunfo del perverso orgullo y la inseguridad de muchos hombres, una maldecida deidad bicéfala de injusticia.

En toda esta historia de persecución hay un lugar de privilegio para nuestra capacidad de negación sobre quienes somos en realidad. Milenios de humanidad no ha cesado de advertirnos contra los desastres provenientes de la soberbia que se infiltra cuando las razas, sexos o individuos asumen que son, por definición, superiores a otros.

A lo largo de los tiempos y hasta hoy, de todos es sabido que las mujeres salen perjudicadas, asediadas por una marginación que no sólo se produce en tribus perdidas o en culturas ajenas a la nuestra.

UN POCO DE HISTORIA
Ya el pensamiento de la antigua Grecia, cuna de Occidente, no se quedaba atrás. Homero o Platón ejemplifican la visión repugnante y de inferioridad que se tenía en torno a la mujer, a quienes se las definía como dolor o castigo, pues las mujeres estaban consideradas como meros objetos para ser conquistados e instrumentos en la lucha por el poder de los hombres. Uno de los personajes de Homero se burlaba diciendo: “¡No eres mejor que una mujer!”, un reflejo de lo habitual que resultaba que la mujer no fuese vista siquiera con identidad propia sino más bien como “la esposa de”, la “la hija de” o la “concubina de”.

Según narra Hesiodo en su Teogonía hubo un tiempo sobre la tierra en el que los hombres vivían felices sin mujeres hasta que éstas surgieron como castigo de Zeus a Prometeo por su desobediencia. La mujer fue la maldición eterna para el hombre, razón por la que Zeus creó un ser perverso, una mujer llamada Pandora, el origen de todos los males.

Otro poeta de relevancia como Simónides cuenta que “desde el principio, dios hizo la mente de la mujer como cosa aparte”. Se asumía que no debían confiar en las mujeres pues ellas eran fuente de todo mal, pues el mal era su naturaleza.

Platón dice que “las mujeres son inferiores en bondad a los hombres […] ese segmento de la humanidad que, debido a su fragilidad, es en otros aspectos más engañoso y secreto”. Lo cierto es que aunque comúnmente apelamos a Grecia como la cuna de la democracia, ésta era una democracia selectiva vetada a esclavos y mujeres.

ALGO DEL GÉNESIS
El Dios del libro del Génesis describe el perenne totalitarismo del varón hacia la mujer no como algo digno de alcanzar sino como una horrenda maldición provocada por la maldad del ser humano y que es anunciada a la mujer: “Tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti” (Génesis 3, 16). En contraste con las grotescas e inmorales cosmogonías de la antigüedad, Yavé despliega su esencia artística para crear a Eva como un hermoso complemento del hombre. El Dios bíblico sitúa a la pareja en el jardín como amigos y amantes. Nada que ver con las salvajes batallas entre dioses y diosas de los mitos animistas, griegos, romanos o del relato de la creación del Emuna Elis babilonio, una historia mucho más cercana en el tiempo y a la cultura de los receptores originarios del Génesis que recoge una espeluznante visión en la que Tiamat y Marduk se despedazan.

Sin embargo, Adán y Eva se aman. “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” (Génesis 1, 17). Es Yavé quien afirma que el hombre y la mujer son “el hombre (traducido así y en singular en el sentido genérico de humanidad) creado a imagen y semejanza de Dios”.

A diferencia de las creencias griegas que describen a la mujer forjada de otra materia, el Dios de la Biblia forma a Eva de la misma sustancia que Adán, de su médula, tomando su ADN para formarla y revelarnos un concepto revolucionario de igualdad esencial. Eva fue creada para servir con Adán y no con el fin de servirle a Adán. Aunque hay quienes lo ven de otro modo cuando leen que Dios diseñó a la mujer como “ayuda idónea para el varón” (Génesis 2, 18), lo cierto es que la palabra hebrea utilizada para ayuda hace referencia a alguien a quien se le solicita cooperación por poseer capacidades complementarías a las del solicitante, por lo que estamos ante una connotación etimológica con énfasis en el concepto de igualdad y complementariedad, una visión de género fuera de lo común siglos antes de Cristo.

Cuando Adán cuando dirige por primera vez su mirada a la mujer lo hace a modo de poema: “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; Esta será llamada Varona, porque del varón fue tomada” (Génesis 2, 23). Las primeras palabras humanas que aparecen en la Biblia son un canto a la mujer y a la igualdad, un golpe contra los mitos paganos que concedían a la feminidad una composición inferior a la masculina. Más adelante aparecería también el mandato de: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer” (Génesis 2, 24), un planteamiento también chirriante para un mundo en el que los hombres no suelen renunciar a cosa alguna por una mujer.

El plan de Dios para su creación era “señoreen (plural) en toda la tierra” (Génesis 1, 26), ytiene la peculiaridad de queno otorga dominio sobre la tierra al ser humano hasta que la mujer no está junto al varón. Cuando ambos pecan, Adán habla de: “la mujer que me diste por compañera” (Génesis 3, 12). Eva no era una mera propiedad de Adán y el mal no entra al mundo sólo a través de la mujer sino a través de la pareja, tal y como Dios sentencia (Génesis 3, 24). Hombre y mujer comparten culpabilidad y ambos sufrirían las consecuencias.

LA SOCIEDAD JUDÍA
Y como ocurre en todas las civilizaciones, la sociedad judía tampoco vivió exenta de la indeseable maldición anunciada por Dios sobre la opresión y superioridad masculina sobre la mujer. En conocidos escritos rabínicos resultan habituales los comentarios de desprecio y rechazo del género femenino, una cuestión que ya vemos en algunos textos del Nuevo Testamento como cuando “en esto vinieron sus discípulos, y se asombraron grandemente de que [Jesús] hablaba con una mujer; sin embargo, ninguno dijo: ¿Qué preguntas? o, ¿Qué hablas con ella?” (Juan 4, 27).

En contraposición a este pensamiento dominante de su tiempo, Jesús se levantó para destruir las obras de la oscuridad abriendo ríos en el desierto como un adelanto de la restauración del plan original de Dios y de sus propósitos, aunque lo haría dentro de la realidad de los prejuicios, terquedad e injusticias de su época. Desde luego, esta nueva visión de la mujer iniciada por Cristo impulsaría a muchos hijos de Dios a asumir el liderazgo en la liberación de las personas en general y de la mujer en particular durante siglos posteriores.

En los siguientes artículos abordaremos este tema de la mujer desde el contexto de la revelación bíblica. Veremos algo de la visión de la mujer en Jesús, los comentarios más discutidos de Pablo al respecto y el lugar de la mujer en el ministerio cristiano desde una perspectiva bíblica. Estas serán las próximas reflexiones de esta serie.

Continuará
Autores: Luis Marián
© Protestante Digital 2011

Anuncios

Lo necesitamos… Japón, Haití, Chile

1 Abr

Jaime Fernández Garrido
Lo necesitamos… Japón, Haití, Chile


Los acontecimientos de los últimos meses están golpeando nuestro corazón. Haití, Chile, y ahora Japón han vivido los terremotos de escala más alta en toda su historia…
29 de marzo de 2011
Los que lo han “sobrevivido” son ahora víctimas de la tristeza y el desánimo (¡como mínimo!), y los que fuimos espectadores no podemos quitarnos las imágenes de nuestra mente.

El último caso, el de Japón, es aún más sangrante por la contaminación derivada de las fugas nucleares y las repercusiones futuras en la salud del país. Tanto es así, que el Comisario europeo de la energía pronunció unas palabras que han dado la vuelta al mundo: “Estamos ante una situación muy difícil, para definirla, tendríamos que hablar de apocalipsis”.

Bastó pronunciar esa palabra para que nadie quedase indiferente. A algunos les pareció demasiado radical. A otros les ha recordado viejos “fantasmas”, situaciones en las que aparentemente no había salida. A muchos más les ha hecho pensar en un acontecimiento que se acerca… cada día más.

Es lógico. Hace sólo dos semanas teníamos la oportunidad de leer en el diario “El País” una entrevista con el ex primer ministro británico Gordon Brown a propósito de los problemas ocasionados por la última gran crisis financiera en todo el mundo. Las palabras del político fueron contundentes: “Necesitamos una entidad financiera mundial que ocupe el lugar de las nacionales”

Por otra parte, las revoluciones de los últimos meses en algunos países árabes han hecho temblar no sólo al norte de África sino también a muchos políticos mundiales, y ¡Por supuesto! a la economía y el consumo de ciertos tipos de energía. Muchos han comenzado a hablar ya de la posibilidad de mayor unidad entre las naciones árabes y una política común frente a todos los problemas económicos y sociológicos.

Puede que las circunstancias de lo que estamos observando parezcan muy diferentes, pero personalmente, creo que apuntan al mismo futuro: la unidad económica, el poder de las naciones productoras de petróleo o la llegada de catástrofes naturales en una escala superior a lo normal, señalan precisamente al “Apocalipsis”

Aunque a muchos les cueste creerlo, o estén pensando “¡Ya estamos con lo mismo de siempre!”

Si somos sabios observando las circunstancias nos daremos cuenta de que ya no se trata de “lo mismo de siempre”. Estamos hablando de situaciones objetivas que nunca antes se habían dado. Se trata de contemplar como los pasos se agigantan para que llegue el evento más importante en la historia de la humanidad. Ahora no podemos reflexionar acerca de circunstancias o condiciones difíciles de cumplir… Las profecías son claras y los eventos que estamos contemplando son absolutamente “testarudos” en hacernos recordar que el día se acerca.

Está ahí, a la vuelta de la esquina. No sabemos el día ni la hora, pero sí sabemos que el tiempo va demasiado rápido. Contemplamos (algunos lo hacen con estupor) cómo “movimientos” políticos, económicos y sociológicos que parecían improbables, suceden en muy pocos días.

Sé que a lo largo de la historia en varias ocasiones se anunció que la segunda venida del Señor Jesús (y por lo tanto el “apocalipsis final”) estaba a punto de llegar. Si me permitís una pequeña reflexión, os diría que aunque las personas que lo anunciaron en esos momentos se “equivocasen”, al menos consiguieron que muchos dejasen de mirar tanto a lo terrenal y se preocupasen más por la vida que merece la pena; así que esos “anuncios” no fueron del todo malos.

Ahora la situación es diferente. No tanto porque ya conozcamos el momento en el que el Señor va a volver, sino porque está mucho más cercano de lo que pensamos. Nadie puede decir cuándo. Nadie puede señalar ni siquiera el año probable. Pero tampoco podemos ser tan ignorantes como para cerrar los ojos a la realidad de que los últimos eventos están “empeñados” en cumplir paso a paso las señales que Dios dejó escritas por medio de los profetas.

No se trata de abandonarlo todo y gritar que el apocalipsis llega. Sólo el Señor sabe cuando será… Se trata de que tengamos la conciencia que el tiempo se va acabando, y que mejor sería reflexionar sobre ello en nuestras familias, en las iglesias y con nuestros amigos. No estamos hablando de miedo al futuro, sino de la absoluta certeza de una restauración total con la segunda venida del Señor y del “renacimiento” por su palabra, de cielos nuevos y tierra nueva.

Lo necesitamos.

Necesitamos que El vuelva… Cuando lo haga, la humanidad entera se dividirá en dos: los que le esperaban y los que no. Esa es la diferencia.

Por eso digo que lo necesitamos. ¡Nada sería más triste que ese evento nos sorprendiera a los que le amamos!

En un momento muy complicado de la historia del pueblo escogido, Dios tuvo que hablar por medio de Jeremías diciendo: “Los profetas profetizan falsamente, los sacerdotes y gobernantes gobiernan por su cuenta y a mi pueblo le gusta que lo hagan así… pero ¿Qué haréis cuando llegue el final?” (Cf. 5:31).

Sé que en la gran mayoría de las iglesias evangélicas, los responsables aman al Señor y buscan su voluntad en todo, así que no estamos hablando de “profetizar falsamente”, pero… ¿No es cierto que suelen pasan meses enteros (¡A veces años!) sin que anunciemos que el Señor Jesús va a volver otra vez?

Si los que amamos al Señor no lo proclamamos, nadie va a hacerlo.

Si los que sabemos que El va a volver no lo decimos, las personas que nos rodean van a seguir viviendo en la ignorancia. Perdonadme que lo vea así, pero da la impresión de que al pueblo de Dios le gusta que sea así: Sabemos que Jesús vuelve, pero ¡vivimos como si fuera a hacerlo dentro de cien años! Yo no puedo decir si tenemos cien años: nadie puede hacerlo, pero… ¿tendremos cincuenta años? ¿cuarenta? ¿treinta? ¿veinte? ¿diez? Dudo que alguien pueda asegurar una cosa o la otra.

Esa es la razón por la que no puedo olvidar la pregunta de Dios: ¿Qué haremos cuando llegue el final?

Muchos seguirán hablando de “apocalipsis” delante de cada catástrofe, y anunciando que la salida a nuestros problemas está en un poder económico y político mundial… Sin darse cuenta que nada escapa a las manos de Dios. Sin que nadie les diga que todas esas circunstancias apuntan al retorno del Rey de reyes y Señor de señores.

Dios, que es absolutamente sabio, no anunció el día ni la hora… pero dejó por escrito muchas señales para mostrarnos lo que iba a suceder. Para que jamás “nos volvamos locos” pensando que la segunda venida del Señor es el día tal, a la hora cual… sino para que sigamos haciendo nuestro trabajo de una manera sencilla y alegre; sin olvidar que ese día llega.

¡Sin dejar de proclamar que ese día viene!

Este es el momento en la historia, en el que no hay tiempo para actividades secundarias. No debemos derrochar energía en proyectos milenarios y mucho menos en discusiones y disputas. Necesitamos recordarnos a nosotros mismos que nuestro Señor vuelve. Necesitamos recordarlo en las iglesias y a los amigos.

Necesitamos proclamarlo con sabiduría a un mundo que se mueve tan rápido que no tiene tiempo para pensar.

Necesitamos entusiasmarnos al comprobar cómo la Palabra de Dios se cumple de una manera exacta, fiel, rigurosa…

Necesitamos alzar nuestras manos al cielo cada día cuando oramos con la esperanza que sea ese día precisamente, en el que nuestro Amado vuelva.

Lo necesitamos.

Autores: Jaime Fernández Garrido© Protestante Digital 2011

Dios en el Congreso español

1 Abr

Juan Antonio Monroy

Dios en el Congreso español


El mejicano Amado Nervo, excelente poeta y hombre creyente, dijo que si Dios no existiese, el hombre, a través de los siglos, lo habría ya creado a fuerza de hablar de Él.
30 de marzo de 2011
Efectivamente. Dios forma parte del vocabulario de todos los días. Y puesto que el pensamiento es antes que la palabra, hablar de Dios supone pensar en Él: “Si Dios quiere”. “Vaya usted con Dios”. “Que Dios le ampare”. “A Dios rogando y con el mazo dando”. “Alabado sea Dios”. “A la buena de Dios”. “Ande con Dios”. “Quede con Dios”. “Sabe Dios”. “Válgame Dios”. “Por Dios”. “Adios”, y otras muchas frases de igual parecido, lo que indica que el nombre de Dios siempre está resonando por el mundo.

Hasta en el Congreso de los diputados.

Se supone que España es un Estado laico. Sólo se supone. Porque del dicho al hecho hay mucho trecho. En la santa casa del legislativo, donde las llamadas señorías (?) hablan, ríen, aplauden, abroncan, tampoco se prescinde de Dios. El otro día, contemplando un debate entre el presidente del Gobierno y el jefe de la oposición, reparé en que ambos citaban a Dios.

Rajoy, defendiendo su visión de España: “Queremos un gobierno como Dios manda”.

Zapatero, queriendo convencer de que la economía había mejorado en los últimos años: “Si esto no es crecimiento, que venga Dios y lo vea”.

Dice el Corán que nadie como Dios, quiere que el hombre elogie a Dios. Pero ni en los labios de Rajoy ni en los de Zapatero había elogio alguno, sólo verborrea parlamentaria.

Las señorías (?) que se sientan en los escaños del hemiciclo saben poco de Dios o, si saben, lo ocultan. Aquellos estadistas de antes eran distintos. En la historia parlamentaria de España brilla el discurso que el 22 de febrero de 1869 pronunció en sesión de Cortes Emilio Castelar, por entonces jefe del partido republicano.

Defendiendo ante el canónigo Vicente Manterola, tan elocuente como él, el derecho de los españoles a la libertad religiosa, estalló en esta prédica: “¡Grande es Dios en el Sinaí!; el trueno le precede, el rayo le acompaña, la luz le envuelve, la tierra tiembla, los montes se desgajan; pero hay un Dios más grande todavía, que no es el majestuoso Dios del Sinaí, sino el humilde Dios del Calvario, clavado en una cruz, herido, yerto, coronado de espinas, con la hiel en los labios, y sin embargo diciendo: “Padre mío, perdona a mis verdugos, perdona a mis semejantes, porque no saben lo que hacen”.

¿Hay algún diputado en el Congreso de Madrid capaz de expresarse públicamente con tanta vehemencia y conocimiento de la Biblia sobre la divinidad?

¿Existe en la política de hoy un diputado con la valentía que demostró Miguel de Unamuno en el Ateneo de Madrid?El 13 de noviembre de 1899 fue invitado a dar una conferencia en dicha institución. El público que abarrotaba el recinto esperaba una de sus magistrales conferencias sobre literatura, economía o política.

Lo que hizo el genial pensador vasco fue soltarles un sermón sobre Nicodemo, el líder fariseo que acudió una noche al encuentro de Jesús. Unos días después, Unamuno confiaba a su amigo Múgica: “Estoy convencido de que uno de los más hondos males de España es que este pueblo es uno de los menos religiosos”.

Los políticos de hoy tienen la suficiente religión para decir: “Como Dios manda”. Y “que venga Dios y lo vea”. Pero no pasan de esas vulgares frases.

Autores: Juan Antonio Monroy© Protestante Digital 2011

Panasiuk: “Es preferible usar dinero en efectivo”

1 Abr

Panasiuk: “Es preferible usar dinero en efectivo”

By Mundo Cristiano
Friday, April 01, 2011

Comentario del doctor Andrés Panasiuk, fundador del Instituto para la Cultura Financiera y autor de varios libros sobre principios financieros con valores cristianos.

El doctor Panasiuk habló a Mundo Cristiano sobre la conveniencia o no de tener tarjetas de crédito y ofreció sus recomendaciones con respecto al uso de ese instrumento financiero.

“Lo primero que yo haría es no tener tarjetas de crédito. Mi primera recomendación siempre es que usen una tarjeta de DÉBITO o usen dinero en efectivo”.

“Nunca la palabra de Dios dice que pedir prestado no es pecado, lo que pasa es que cada vez que la Biblia habla de deudas, siempre es un concepto negativo. Entonces eso quiere decir que no es el mejor plan de Dios para nuestra vida”.

Algunas recomendaciones que Panasiuk da sobre como manejar una tarjeta de crédito con principios de la Palabra de Dios son:

Número uno: Obedecer el principio del compromiso garantizado, esto significa que cada vez que tomamos un compromiso, debemos tener una forma garantizada de pagarlo: “Eso lo dice Proverbios capítulo 22, versos 22 y 27. Cada vez que tomas un compromiso debes tener una forma garantizada de pagarlo”.

Número dos: Nunca hagas un gasto con tu tarjeta de crédito que no esté dentro de tu presupuesto. Siempre que compres con tu tarjeta, compra cosas que estén dentro de tu presupuesto, lo que significa que DEBES TENER UN PRESUPUESTO ESTABLECIDO.

Número tres: Al final de cada mes, tú tienes que pagar el cien por ciento que cargaste a la tarjeta y número cuatro, el primer mes que no puedes pagar el cien por ciento de lo que cargaste a la tarjeta, pues debes hacer una cirugía, osea, cortas la tarjeta y te deshaces de ello!

Si desea volver a ver este comentario del doctor panasiuk vaya a nuestro sitio web: http://www.mundocristiano.tv y para obtener mas consejos financieros visite: http://www.culturafinanciera.org

Si desea reproducir esta noticia, por favor dé el crédito a http://www.MundoCristiano.tv

EL PECADO DE MEZCLAR

1 Abr

David Wilkerson Today

WEDNESDAY, MARCH 30, 2011

EL PECADO DE MEZCLAR

Ni en el Antiguo Testamento encontramos nada tan fuerte como las advertencias

que Pablo hace en contra de la afinidad con el mundo:

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, porque ¿qué

compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión, la luz

con las tinieblas? ¿Qué armonía puede haber entre Cristo y Belial? ¿O qué

parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de

Dios y los ídolos? Y vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios

dijo: Habitaré y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi

pueblo” (2 Corintios 6:14-16).

En el Antiguo Testamento cuando Dios quería revelar el poder de su presencia

ante los malvados Egipcios, él trazó una línea de separación, separando al

pueblo de Dios en Gosén del resto de Egipto.

“Pero Jehová hará distinción entre…Israel y…Egipto…porque yo

enviaré esta vez todas mis plagas sobre tu corazón…para que entiendas que

no hay otro como yo en toda la tierra” Éxodo 9:4, 14).

Dios quiere que el mundo vea la diferencia entre su pueblo que lo ama y el

resto del mundo incrédulo. Él quiere que seamos un ejemplo de ser un pueblo

liberado y victorioso, confiando en Su brazo poderoso para que nos libre de

todo daño y maldad.

Las razones hoy en día para que nos separemos del mundo (Egipto), son las

mismas de tiempo antiguo. Dios está nuevamente trazando la línea entre su

pueblo y este siglo malvado para que esta generación pueda saber que en toda

la tierra no hay ninguno que pueda liberar como él . Los malvados de este

siglo necesitan tener una manifestación aún más grande de la presencia del

Señor. Ninguna otra cosa les llamará la atención. Ninguna otra cosa los

golpeará para convencerlos del pecado. ¡El Espíritu Santo ha sido derramado,

para que toda carne pueda estar bajo el poder de la presencia de Cristo y ser

convencidos de sus pecados, de justicia y de juicio!

Hablando acerca de sus verdaderos discípulos, él dijo, “No son del mundo,

como tampoco yo soy del mundo” (Juan 17:16). Y otra vez, “Yo os elegí del

mundo, por eso el mundo os odia” (Juan 15:19).

El mundo ama a los suyos, pero nosotros no somos del mundo. Que Dios nos ayude

a aceptar alegremente nuestro carácter especial de separación y diferencia.

¡Sólo aquellos que están verdaderamente sin mezcla con el mundo y que se han

separado para Cristo tendrán poder para salvarlo!

“Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él” (1 Juan 2:15).

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/12833

Mamá se va a la cama

1 Abr

Mamá se va a la cama

Posted: 30 Mar 2011 06:11 AM PDT

Mamá y Papá estaban mirando la televisión cuando Mamá dijo “estoy cansada, es tarde, me voy a la cama”. Fue a la cocina a preparar los bocadillos para el día siguiente. Puso en remojo los recipientes de las palomitas.

Sacó la carne del congelador para la cena del día siguiente, controló si quedaban bastantes cereales, llenó el azucarero, puso las cucharitas y los cuencos del desayuno en la mesa y dejó preparada la cafetera.

Puso la ropa húmeda en la secadora, la ropa sucia en la lavadora, planchó una camisa y cosió un botón, recogió los juguetes, puso a cargar el teléfono y guardó la guía telefónica. Regó las plantas, ató la bolsa de basura y tendió una toalla. Bostezó, se desperezó y se fue al dormitorio. Se paró un momento para escribir una nota a la maestra, contó el dinero para la excursión y cogió un libro que estaba debajo de la silla.

Firmó una felicitación para un amigo y escribió la dirección en el sobre, escribió una nota para el charcutero y colocó todo junto a su bolso. Mamá a continuación se lavó la cara con las toallitas, se puso crema antiarrugas, se lavó los dientes y las uñas. Papá gritó “pensaba que te estabas yendo a la cama”. “Estoy yendo”, dijo ella. Puso un poco de agua en el bebedero del perro y sacó el gato al balcón, cerró la puerta con llave y apagó la luz de la entrada.

Dio una ojeada a los niños, les apagó las luces y la televisión, recogió una camiseta, tiró los calcetines a la cesta de ropa y habló con uno de ellos que estaba todavía haciendo los deberes. En su habitación puso el despertador, preparó la ropa para el día siguiente, ordenó mínimamente el zapatero.

Añadió tres cosas a las seis de la lista de las cosas urgentes, dijo sus oraciones y visualizó el alcanzar sus propios objetivos. En ese momento, Papá apagó la televisión y anunció “me voy a la cama”. Y lo hizo, sin otros pensamientos. ¿Nada extraordinario?

¿Os preguntáis por qué las mujeres viven más tiempo? Porque están hechas para los largos recorridos (y no se pueden morir antes, tienen demasiadas cosas que hacer)

Fuente: enbuenasmanos.com

Pastores en Iran se enfrentan a juicio

1 Abr

Pastores en Iran se enfrentan a juicio

Escrito por entreCristianos
Domingo, 27 de Marzo de 2011 17:58

Los pastores Behrouz Sadegh-Khandjani, Furutan Mehdi, Beliad Mohammad, Khalaj Parviz y Beliad Nazly se deberán a comparecer a un jucio en Irán dentro de quince días de acuerdo con Christian Solidarity Worldwide.

Los pastores fueron detenidos por primera vez en junio del año pasado bajo la acusación de apostasía, celebración de reuniones políticas, y de cometer crímenes de blasfemia y contra el orden islámico.

El Tribunal Revolucionario de Shiraz declaró a los cinco pastores culpables del crimen contra el orden islámico y los condenó a un año de prisión. Los demás crímenes quedaron pendientes de juicio. Pasaron ocho meses de su condena en prisión y fueron liberados en febrero de este año bajo fianza.

Ahora ha sido anunciado que van a ser juzgados por blasfemia.

El director nacional de la CSW Stuart Windsor, dijo que estaba “consternado” por las acusaciones contra el grupo.

“La comunidad internacional debe presionar a Irán no sólo de rescindir los castigos injustos que estos cristianos han sido víctimas, sino también absolver a ellos en el próximo juicio”, manifestó Windsor

CSW dijo que la situación de los cristianos en Irán está empeorando, las iglesias tienen grandes dificultades para celebrar reuniones y muchos considerando dejar el país.

Windsor manifestó su preocupación por Yousef Nadarkhani, el pastor de una iglesia grande en Rasht, que fue detenido en 2009 y posteriormente condenado a muerte por apostasía.

Nadarkhani permanece en la cárcel y su destino es incierto mientras espera el resultado de un recurso de apelación interpuesto en el Tribunal Supremo en diciembre pasado. Se espera que en los próximos meses se realice una audiencia para abordar el caso.