Las 10 ventajas del matrimonio y la familia natural sobre cualquier otra opción

17 Mar

Las 10 ventajas del matrimonio y la familia natural sobre cualquier otra opción

La web http://www.familyfacts.org está especializada en rastrear y clasificar estudios médicos o sociológicos sobre familia, matrimonio y sociedad. Como suele suceder, la mayoría de estos estudios se refieren a la sociedad norteamericana, aunque muchos pueden aplicarse a Occidente en general. FamilyFacts hizo hace ya algo más de cuatro años una selección de 10 estudios que demuestran 10 ventajas distintas que ofrecen las «familias intactas», definidas como aquellas en las que los hijos son criados por su padre y su madre naturales, que a la vez están ligados por compromiso matrimonial.
1. Los niños criados en familias intactas tienen, como media, mejores resultados académicos, más salud emocional y menos problemas de comportamiento.
Los niños criados por su padre y su madre sacan mejores puntuaciones en 24 de 30 indicadores estudiados que se relacionan con el bienestar emocional y el comportamiento. Los niños que no viven con ninguno de sus padres biológicos sacan peores puntuaciones académicas, peor autodeterminación y autoestima y peor comportamiento.
2. Los padres de familias intactas pasan, como media, más tiempo con sus hijos
Eso hace que la cohesión sea mayor que en hogares con niños adoptados o de familias «reconstituidas» (por ejemplo, divorciados vueltos a casar que aportan hijos de distintas relaciones anteriores).
3. Los adolescentes que cenan con su familia tienen menos riesgo de fumar, beber y drogarse
Los que solo cenan con su familia dos noches a la semana tienen el doble de riesgo que los que cenan con la familia al menos 5 noches semanales. En el caso de la marihuana, los primeros tienen el triple de riesgo que los segundos.
4. Los adolescentes de familias intactas tienen menos riesgo de implicarse en sexo prematuro
Sobre una muestra de casi 5.000 adolescentes vírgenes, aquellos que vivían con sus padres casados, tenían un 40% menos de posibilidades de haber tenido relaciones sexuales un año después, al hacerse una entrevista de seguimiento, en contraste con los adolescentes que vivían con padres sin casar.
5. Los niños criados en familias intactas por padres felizmente casados tienden a ser más religiosos en la edad adulta.
La felicidad marital de los padres influye en la religiosidad de los hijos al llegar a adultos. Y si los dos padres felizmente casados son padres biológicos de los niños, aún más. Se midió la religiosidad con 6 factores: frecuencia de asistencia a la iglesia; frecuencia de participación en actividades parroquiales; frecuencia de oración; frecuencia de ver o escuchar radios y TVs religiosas; frecuencia de lectura de la Biblia; influencia diaria que se reconoce a la religión.
6. Los niños criados en familias intactas tienen más probabilidad de tener relaciones sentimentales más sanas y estables en la edad adulta
Los chicos varones cuyos padres nunca se casaron, al crecer tienden a casarse menos y a salir con más mujeres. Las niñas hijas de divorciados tienen mayores índices de cohabitación y matrimonio pero con más disfunciones, como abandonos y divorcios.
7. Las familias intactas tienen más probabilidad de ofrecer un hogar seguro a los niños
Casi el 10% de los adolescentes viviendo en una casa sin alguno de sus padres biológicos afirmaron haber presenciado violencia doméstica; en familias intactas sólo es un 4,4%. En el primer caso, casi un 7% de adolescentes afirma haber sido víctima directa de violencia doméstica. En las familias intactas, sólo el 3,5%.
8. Las madres casadas tienden a crear un mejor ambiente doméstico para sus hijos
Un estudio con 1.300 niños mostró que las madres casadas se comportan de forma más positiva hacia sus hijos y crear mejores ambientes domésticos que las madres solas o que cohabitan.
9. Las madres casadas tienen menos riesgo de sufrir abusos y violencia
Incluso añadiendo los altos índices de abusos en mujeres separadas y divorciadas, aquellas mujeres que están casadas o han estado casadas reciben menos violencia (38,5 casos por 1000) que las que nunca se han casado (81 casos por 1000).
10. Los padres casados tienen mayor bienestar psicológico
En cambio, como media, los padres divorciados sufren más de depresión, tengan o no los niños con ellos.
Aunque a muchas personas estos estudios les suenen a «descubrir el hilo negro» (es decir, confirmar lo que la práctica de millones de matrimonios ha demostrado durante años) parece importante poner de relieve la acumulación de evidencias científicas: la familia, basada en el matrimonio, compromiso de estabilidad, fidelidad y esfuerzo mutuo, es un generador de capital social… y no hay ningún otro generador de capital social tan eficaz. Ponerla en riesgo tiene costos sociales, sanitarios y económicos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: