Celebridades

3 Mar

Celebridades

El escritor de la nota, rector de una conocida universidad, decía: “En todos los ámbitos de la vida, una cosa es ser conocido y otra muy distinta es ser aceptado. Para llegar a cosechar altos niveles de aceptación, de buena imagen, obviamente primero hay que hacerse conocer”

¡Interesantísimo! Tenemos un ejemplo claro en la vida del Apóstol Pablo.

El era conocido… muy conocido como perseguidor de la Iglesia de Dios…

“Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén. Y aún aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre” (Hechos 9:13-14)
Tuvo que hacer mucho para llegar a ser aceptado por los creyentes…

“En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios. Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes? Pero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo” (Hechos 9:20-22)
Finalmente, llegó a tener muy buena imagen…

“…y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación, como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito…” (2 Pedro 3:15)
He concurrido a trabajar durante años a algunos lugares y no sentí nunca la verdadera y profunda aceptación de la gente. En otras ocasiones, años de trabajo me precedieron y aún cuando era la primera visita que hacía al lugar, experimenté la aceptación simple y completa de las personas de ese lugar.

En la Obra del Señor es necesario hacer para recibir. Si esperamos algún reconocimiento, sea humano o divino, sin esfuerzo, dedicación y sinceridad no llegaremos muy lejos…

“Aún el muchacho es conocido por sus hechos…” (Proverbios 20:11)
“Dadle el fruto de sus manos, y alábenla en las puertas sus hechos” (Proverbios 31:31)
“Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad” (1 Juan 3:18)
“…no estimó el ser igual a Dios como cosa a qué aferrarse, sino que se despojó a si mismo… por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo…” (Filipenses 2:5-9
Recordemos: Aún el Señor Jesucristo primero entregó todo, y luego recibió Gloria…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: