Tiempos…

29 Ene

Tiempos…

Los dos pequeños artículos decían: “En noventa días todos podrán usar la tarjeta que acabará con el negocio de las monedas”. Este fue el dicho presidencial del día 4 de Febrero de 2009, anunciando el lanzamiento del sistema de boleto electrónico para los colectivos.

A su vez, el 21 de Enero de 2011 uno de sus ministros decía: “La demora es de algunos meses, pero avanza de acuerdo a lo previsto”… ¡La demora era de 21 meses!

Estos dichos me llevaron a pensar en el versículo de la Palabra de Dios que dice:

“Porque mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó, y como una de las vigilias de la noche” (Salmos 90:4)
Para nuestro Dios, el tiempo no se mide como para los seres humanos, sino que se mide con un reloj eterno, por lo cual puede resultar incomprensible para la temporalidad humana.

Existen tiempos que están fuera de nuestra comprensión:

“Y oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo… todas estas cosas serán cumplidas” (Daniel 12:7)
Otros están absolutamente fuera de nuestro alcance:

“Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7)
Algunos llegarán inesperadamente:

“Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo” (Marcos 13:34)
Por ello es por lo que deberíamos estar siempre bien preparados:

“Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación” (1 Pedro 1:17)
“Pero he enviado a los hermanos, para que nuestro gloriarnos de vosotros no sea vano en esta parte; para que como lo he dicho, estéis preparados” (2 Corintios 9:3)
“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarguir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 5:16-17)
Si, nuestra percepción de los tiempos es muy diferente a la de nuestro Señor… por ello es que deberíamos sincronizar nuestros “relojes” con el Suyo.

Recordemos: Debemos aprovechar muy bien el tiempo que se nos concede en la tierra.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: