Felices…

7 Ene

Felices…

Algunas opiniones acerca de la felicidad que tienen las personas son las siguientes:

“Con frecuencia, algunos buscan la felicidad como se buscan los lentes cuando se tienen sobre la nariz”
“El cuarenta por ciento de la felicidad depende de los genes”
“El hombre es el artífice de su propia felicidad”
El artículo de un diario decía así: “¿Se puede medir científicamente la felicidad?… Toda decisión que uno toma constituye un medio para lograr aquello que podría sintetizarse en la idea de “que sean felices… existen críticos que argumentan que la felicidad es un concepto amplio y vago y por lo tanto dudan de que alguien pueda ‘medir’ la felicidad científicamente”

Y me digo: Posiblemente la felicidad no se pueda medir mediante la ciencia, pero indudablemente puede medirse mediante la fe… ¿Cómo lo sé? Pues, por las palabras del Señor Jesucristo en el Sermón del Monte:

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos porque vuestro galardón es grande en los cielos…” (Mateo 5:3-12)
Según el Diccionario, “Bienaventurado” significa “que goza de Dios en el cielo, afortunado, feliz”. Sobre “bienaventuranzas” dice que son “las ocho felicidades que Jesús expuso en el Sermón de la montaña a sus discípulos”

Jesús dijo que si hacemos todas estas cosas, seremos muy felices, nos dijo que nos gocemos y nos alegremos en todas estas circunstancias, aún en aquellas que parecieran no representar felicidad inmediata… Entonces, ¿cómo no creerle?…

“Si os he dicho cosas terrenales y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?” (Juan 3:22)
“Y a mí porque digo la verdad, no me creéis… Pues si digo la verdad, ¿Por qué vosotros no me creéis?” (Juan 8:45-46)
“Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz” (Juan 12:36)
“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Juan 20:31)
Recordemos: No ganamos nada dudando de la Palabra del Señor…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: