Archivo | 3:05 PM

Los Profetas Contemporáneos y sus Seguidores

7 Ene

Los Profetas Contemporáneos y sus Seguidores

Posted: 03 Jan 2011 09:55 AM PST

Recientemente me comentaba mi madre sobre una amiga suya quien en una conversación le dijo de lo “bendecida” que se sentía por estar en una iglesia en la cual no sólo se hacía “guerra espiritual,” sino la que también era liderada por un “profeta.” Esta mujer le preguntó a mi madre sobre la iglesia a la que ella (mi madre) asistía y si siendo reformada creían en los dones espirituales. Mi madre le comentó sobre su posición y la posición de la IBRL con respecto al cese de los dones extraordinarios, y el comentario de su amiga fue, “entonces estás mal.”

Hago esta introducción porque esto es una de las evidencias del mal estado de la iglesia evangélica, no solo a nivel Latinoamericano, sino a nivel mundial. No sólo evidencia la gran ignorancia bíblica que impera en los creyentes, sino que también evidencia el espíritu de búsqueda de cosas externas y aparentemente ‘maravillosas’ por encima de la palabra de Dios. Es decir, lo que la gente anda buscando son experiencias y no la guía que Dios nos ofrece en Su palabra.

En mi estudio para la clase dominical sobre Neumatología encontré una cita del puritano John Owen, un hombre que estudio y profundizó en la doctrina del Espíritu Santo como ningún hombre después de él y quien luchó en su propio tiempo contra los cuáqueros, quienes exaltaron los dones del Espíritu Santo tanto como lo vemos en los falsos maestros hoy en día. Owen escribe,

En tiempos de peligro y de anunciados desastres siempre hay aquellos que afirman tener revelaciones extraordinarias. El diablo les mueve para llenar a los hombres con falsas esperanzas con el fin de mantenerlos en pecado y en una falsa seguridad. Entonces, cuando los juicios de Dios vienen, ellos son tomados por sorpresa. Así que cualquiera que afirme tener revelaciones extraordinarias, alentando a los hombres a sentirse seguros mientras viven una vida pecaminosa, hace la obra del diablo, pues lo que sea que aliente al hombre a sentirse seguros en sus pecados es del diablo.

En el Nuevo Testamento también el evangelio fue revelado a los apóstoles por el Espíritu. Fue predicado con Su ayuda y hecho eficaz en la salvación de almas por su obra y poder. En la iglesia primitiva la predicación del evangelio fue acompañada por milagros hechos por los apóstoles. Pero Pedro cuando previene a la iglesia que así como habían falsos profetas en la iglesia del Antiguo Testamento, así habrían falsos maestros en el Nuevo.

Juan nos habla de como probar a estos falsos maestros. Primero, nos previene de que no debemos creer a todo espíritu, y segundo, no debemos probarlos por su doctrina. No debemos ser persuadidos por milagros extraordinarios que ellos hagan, sino por la doctrina que ellos enseñan. Esta es la regla apostólica.

Dios le dio a la iglesia primitiva dos medios para protegerse contra falsos profetas y maestros: Su palabra, y la capacidad espiritual de discernir espíritus. Pero cuando los dones extraordinarios del Espíritu Santo cesaron, el regalo de discernimiento de espíritus también cesó. Ahora nos es dejada únicamente Su palabra para probar las falsas doctrinas.

En cada gran avivamiento, no menos la Reforma Protestante, peligrosos entusiastas se han levantado para molestar a la iglesia. Algunos han dicho que tienen un espíritu al que le llaman la luz en su interior. Este nuevo espíritu afirma hacer todo lo que el Espíritu Santo ha prometido hacer. Pero los guía por medio de sentimientos internos y no por la Palabra de Dios.

O es que esta luz es el Espíritu Santo o no. Si la gente dice que es el Espíritu Santo, es fácil mostrarles que ellos contradicen la Palabra de Dios y destruyen la misma naturaleza y esencia del Espíritu Santo. Si dicen que no es el Espíritu Santo, entonces cuál espíritu es? Sólo puede ser el espíritu del anti-cristo.

Algunos niegan la divinidad y personalidad del Espíritu Santo y tienen ideas equivocadas de lo que Él hace. Muchos se le oponen y resisten su obra en el mundo.

Pero si Su obra es buena y santa y de gran beneficio para el hombre, porqué es tan detestada? Las cosas del Espíritu Santo que los hombres detestan son, o su obra verdadera o no. Si no son las obras de gracia que ha prometido hacer, sino excitaciones religiosas fanáticas vacías, raptos de éxtasis y extraordinarias revelaciones, entonces es el deber de los Cristianos de rechazar estas cosas y verlas como viniendo de imaginaciones vanas de hombres, en lugar de detestar al Espíritu Santo y Su obra.” The Holy Spirit.

No es esto lo que vemos hoy en día? Tristemente la historia se repite. No hay nada nuevo bajo el sol. Que nosotros sigamos luchando por la verdad de Dios y la guía que nos ha dejado a Su pueblo, la Biblia.

Anuncios

Buenas palabras…

7 Ene

Buenas palabras…

La noticia del diario decía lo siguiente: “Siempre polémico. Fiel a su estilo el ex director técnico no se guardó nada, y atacó con dureza a… (el nombre de dos directivos de cierto deporte), a uno de ellos lo calificó de traidor. Las respuestas no se hicieron esperar y hoy la relación está totalmente quebrada”

Es una situación bastante común entre los seres humanos, la de “decirnos verdades” crueles, aunque fueren ciertas, usando expresiones que más que aclarar las circunstancias, limar las asperezas o corregir las situaciones, las agravan hasta llevarlas a puntos de “no retorno”

Esto no significa que debamos tener falta de sinceridad o no ser veraces. ¡Al contrario! La Biblia nos anima, nos exhorta y enseña a decir siempre la verdad porque Dios mismo lo hace…

“…los juicios de Jehová son verdad, todos justos” (Salmos 19:7)
“Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad…” (Salmos 25:10)
“He aquí, tu amas la verdad en lo íntimo…” (Salmos 51:6)
Todo lo concerniente a Dios es y se basa en la Verdad, pero acompañada de Misericordia y de la misma manera desea que nos relacionemos unos con otros, diciéndonos las cosas necesarias, si, pero de la manera apropiada, buscando el bien del otro, la continuidad de las relaciones, la edificación mutua…

“Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros” (Efesios 4:25)
“Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis como responder a cada uno” (Colosenses 4:6)
“Ninguno tenga en poco tu juventud, sino se ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1 Timoteo 4:12)
“…palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros” (Tito 2:8)
Aunque en ocasiones nos pueda suceder lo que a Pablo, según expresa en Gálatas 4:16:

“¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, por deciros la verdad?”
Aún así no debemos dejar de hablar con la verdad, confiando en no ser mal interpretados…

“Manzana de oro con figuras de plata, es la palabra dicha como conviene” (Proverbios 25:11)
Recordemos: Digamos siempre la verdad, usando las palabras y teniendo las actitudes correctas.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Felices…

7 Ene

Felices…

Algunas opiniones acerca de la felicidad que tienen las personas son las siguientes:

“Con frecuencia, algunos buscan la felicidad como se buscan los lentes cuando se tienen sobre la nariz”
“El cuarenta por ciento de la felicidad depende de los genes”
“El hombre es el artífice de su propia felicidad”
El artículo de un diario decía así: “¿Se puede medir científicamente la felicidad?… Toda decisión que uno toma constituye un medio para lograr aquello que podría sintetizarse en la idea de “que sean felices… existen críticos que argumentan que la felicidad es un concepto amplio y vago y por lo tanto dudan de que alguien pueda ‘medir’ la felicidad científicamente”

Y me digo: Posiblemente la felicidad no se pueda medir mediante la ciencia, pero indudablemente puede medirse mediante la fe… ¿Cómo lo sé? Pues, por las palabras del Señor Jesucristo en el Sermón del Monte:

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos porque vuestro galardón es grande en los cielos…” (Mateo 5:3-12)
Según el Diccionario, “Bienaventurado” significa “que goza de Dios en el cielo, afortunado, feliz”. Sobre “bienaventuranzas” dice que son “las ocho felicidades que Jesús expuso en el Sermón de la montaña a sus discípulos”

Jesús dijo que si hacemos todas estas cosas, seremos muy felices, nos dijo que nos gocemos y nos alegremos en todas estas circunstancias, aún en aquellas que parecieran no representar felicidad inmediata… Entonces, ¿cómo no creerle?…

“Si os he dicho cosas terrenales y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?” (Juan 3:22)
“Y a mí porque digo la verdad, no me creéis… Pues si digo la verdad, ¿Por qué vosotros no me creéis?” (Juan 8:45-46)
“Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz” (Juan 12:36)
“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Juan 20:31)
Recordemos: No ganamos nada dudando de la Palabra del Señor…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar