Canadá podría despenalizar la poligamia y dar libertad para casarse con más de una persona

16 Dic

Canadá podría despenalizar la poligamia y dar libertad para casarse con más de una persona
Cerca de la frontera con Canadá se encuentra Bountiful, un poblado de unas 1.200 personas en el que se practica la poligamia abiertamente. Pobladores de este lugar forman parte de una secta Mormona, y creen que el hombre debe casarse con al menos tres mujeres para poder entrar algún día en el cielo.
Canada | Lunes 13 de Diciembre, 2010 | Por Nínro Ruíz Peña|

(NoticiaCristiana.com).


La nación de Canadá, se enfrenta estos días a un contratiempo legal un tanto inusual. Un juzgado debe decidir si la ley contra la poligamia es contraria a la libertad de religión y considerada o no como delito.
Cerca de la frontera con Canadá se encuentra Bountiful, un poblado de unas 1.200 personas en el que se practica la poligamia abiertamente, desde hace más de 50 años, a pesar de que el código civil canadiense prohíbe tal posibilidad.

Los pobladores de este lugar forman parte de una escisión de una secta Mormona, y creen que el hombre debe casarse con al menos tres mujeres para poder entrar algún día en el cielo. Estas creencias van en contra de la política de la principal de la secta de Mormona, el Movimiento de los Santos de los Últimos Días, que prohibió esta práctica hace más de medio siglo.
En los últimos 20 años, Bountiful, ha sido centro de polémica, ya que han recibido un buen número de acusaciones de abuso de niños, matrimonios forzados y tráfico de novias adolescentes entre Canadá y Estados Unidos.
En 2009, dos líderes rivales de la comunidad, Winston Blackmore y James Oler, fueron llevados a los tribunales por poligamia.
A Blackmore, se le acusó de tener 20 mujeres. Nueve de sus mujeres eran menores de edad cuando se casaron, y cuatro de ellas contaban con 15 años, según la declaración jurada archivada por la Policía Montada de Canadá en 2009. Mientras que Oler fue acusado de tener dos mujeres.
La poligamia es también ilegal en Estados Unidos, y en 2005, las autoridades de ese país y de la Columbia Británica acordaron cooperar para darle seguimiento a las acusaciones de explotación sexual cometidas en grupo. Pero la policía ha reconocido las dificultades de investigar las acusaciones porque las comunidades son secretas y pocas personas están dispuestas a declarar como testigos.
Noticias Relacionadas:

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: