Archivo | 4:24 PM

EL VIENTO DEL ESPÍRITU

25 Nov

David Wilkerson Today

WEDNESDAY, NOVEMBER 24, 2010

EL VIENTO DEL ESPÍRITU

Aquellos que subieron al Aposento Alto (ver Hechos 1 y 2) amaban a Jesús

fervientemente. Ellos habían aprendido en la escuela de Cristo. Habían hecho

milagros, sanado enfermos, y echado fuera demonios. Eran compasionados,

sacrificados, amaban a las almas, ¡pero todavía no estaban capacitados para

ser testigos!

Ellos habían estado cerca cuando él sudó gotas de sangre. Lo habían visto

colgando en la cruz y habían visto su tumba vacía después de que él había

sido resucitado. Habían comido con él y habían hablado con él en su cuerpo

glorificado. Habían visto a Jesús en el monte transfigurado en su eterna

gloria. ¡Lo habían visto ascender al cielo! Pero, ¡todavía no estaban

listos para testificar de él!

¿Por qué no pudo Pedro haber ido a la muchedumbre que se había juntado en

Jerusalén e inmediatamente testificarles de su resurrección? ¿Acaso no

había sido él personalmente testigo de ese evento? Ellos necesitaban el poder

del Espíritu Santo para hacerlo.

Pedro pronunció una poderosa declaración al Sumo Sacerdote: “Nosotros somos

testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado

Dios a los que lo obedecen” (Hechos 5:32). Por las palabras del Espíritu

Santo habladas a través de Pedro, (los sacerdotes) “oyendo esto, se

enfurecían y querían matarlos” (Hechos 5:33).

Esteban, lleno del Espíritu Santo, predicó a los líderes religiosos:

“¡Duros de cerviz! ¡Incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros

resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también

vosotros…Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones y crujían los

dientes contra él” (Hechos 7:51, 54).

Cuando usted emerge después de haber buscado a Dios, lleno del Espíritu

Santo, usted podrá pararse delante de sus compañeros de trabajo, de su

familia – delante de cualquiera – y su testimonio provocará una de dos

reacciones. O ellos clamarán, “¿Qué debo hacer para ser salvo?, o ellos

querrán matarlo. Usted estará hablando palabras que cortarán el corazón.

Si usted busca lo milagroso en el edificio de una iglesia, usted se

desilusionará. Si usted hubiese visitado el Aposento Alto unas horas después

que el viento sopló, el fuego cayó, y el edificio se sacudió, esperando

experimentar algo milagroso, usted se hubiera desilusionado.

Vea usted, ¡el viento del Espíritu sacó a todas las personas hacia afuera, a

las calles, al mercado! Usted pudiera haber preguntado, ¿Dónde está el

avivamiento, el viento sobrenatural? ¿Me pueden mostrar las lenguas de

fuego?” Y lo hubiesen llevado a usted afuera, a ver a los 120 testigos en las

calles, ¡predicando sobre Jesús en el poder del Espíritu Santo! Ahí estaba

el avivamiento – ¡y ahí está siempre! ¡Ese es el derramamiento! ¡El

viento, el fuego, el Espíritu – está ahora en los testigos de Dios!

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/10729

Anuncios

Jubilarse puede causar mayor estrés que trabajar

25 Nov

Jubilarse puede causar mayor estrés que trabajar

MADRID, 23/11/2010 (El País / ProtestanteDigital.com)

Jubilarse viene de júbilo. Se supone que el jubilado debe estar jubiloso. Pero después de años de trabajo no es fácil cambiar de hábitos y la jubilación también trae problemas y puede causar estrés. Los expertos aconsejan preparar el retiro con tiempo, en el día a día y en lo económico.

Los expertos dicen que hay que prepararse para la jubilación en dos cosas, sobre todo. La primera, para el día a día, porque hay más tiempo libre y las relaciones cambian. Y la segunda, en lo económico, porque dejar de trabajar provoca un descenso de ingresos que hay que afrontar con tiempo. Algunos consejos que dan los expertos son renegociar con la pareja, hacer cosas nuevas teniendo en cuenta que no sean rentables, y no acomodarse.

Algunas personas no se quedan inactivas cuando les llega el tiempo de jubilarse. Hay quienes aprueban el acceso a la Universidad para mayores de 25 años y se matriculan en una carrera. Otros optan a dar clases como voluntarios en alguna ONG.

Pero hay quien lleva mal la jubilación, sobre todo al principio. María Dolores Ortiz es psicóloga de Madrid y está especializada en gerontología. “Cuando alguien se jubila”, dice, “al principio suele tener una luna de miel consigo mismo, pero pasados los primeros tiempos pueden venir los problemas. Por eso, hay que prepararse porque jubilarse comporta muchas veces cambios bruscos en lo personal, lo económico y lo social. Hay quien no sabe adaptarse, pero hay oportunidades para hacer nuevas cosas, de seguir activo y abrirse a la experiencia”, recalca esta psicóloga.

Ricardo Moragas es sociólogo, profesor universitario jubilado y está especializado en gerontología. “Con la jubilación pueden aparecer problemas gástricos, insomnio, arritmias e infartos, porque se produce un estrés y muchos no están preparados”, dice Moragas.

OCUPAR EL TIEMPO
“La mayoría de la gente no prepara la jubilación y es un error porque, si preparamos un viaje, ¿cómo no vamos a prepararnos para una etapa tan larga como el retiro? La esperanza de vida tras el retiro puede ser de 20 años”, recalca Moragas. ¿Qué consejos seguir? “Hay que tener actividades, pero hay familias que cargan de tareas a los abuelos, y eso no es bueno”. Este experto investiga en el Parque Científico de Barcelona y ha dirigido cursos para jubilados para hablar de los hábitos saludables de vida y concienciar de que hay que ocupar el tiempo.

Una de las primeras cosas que nota el jubilado es que la primera pensión supone una mengua de ingresos. El Gobierno ya ha aprobado congelar las pensiones el año que viene, salvo las más bajas. La pensión media de jubilación es de 878 euros al mes (datos de marzo de este año). La mínima sin cónyuge es de 557 euros y la máxima está fijada en 2.466 euros. Hay más de cinco millones de pensiones públicas de jubilación y un total de 8,6 millones (incluidas las de viudedad y invalidez y otras), 900.000 más que diez años atrás.

EN LO ECONÓMICO
Para paliar la caída de ingresos, los expertos recomiendan empezar a ahorrar antes del retiro. Una manera de hacerlo es con un plan de pensiones para complementar la pensión pública. Pero muchos sueldos son bajos y a veces cuesta ahorrar. Además, los planes tienen ventajas fiscales, pero no se puede disponer del dinero hasta la jubilación, salvo en algunos casos de fuerza mayor como invalidez o paro de larga duración.

En España ya hay ocho millones de personas que tienen un plan de pensiones privado -individual o a través de su empresa-, dice Mariano Rabadán, presidente de Inverco, la asociación que agrupa a la mayoría de las entidades de inversión colectiva españolas. Estos planes acumulan 85.000 millones de euros.

¿Cuánto dinero tienen de media cada una de las ocho millones de personas con plan de pensiones? Los de empleo o de empresa, 30.000 euros, y los individuales, 6.000, contesta Rabadán.

“El sistema público de pensiones es sólido. Los que están cerca de la jubilación y los jubilados no tienen ningún problema. Pero cada vez habrá más pensionistas y, si pensamos en alguien que tiene 25 años, lo razonable es que se haga un plan de pensiones para complementar la pensión pública”, dice.

JUBILADOS EUROPEOS
Hay datos que indican que los españoles son colistas en Europa a la hora de planificar su jubilación. Los países del sur de Europa como España (pero también Grecia, Portugal y Francia) preparan menos la jubilación que los del norte (Suecia y Alemania, por ejemplo), según un sondeo de la firma de estudios de mercado TNS para la gestora de fondos de inversión Fidelity. En los países del sur de Europa, solo una tercera parte de los que reúnen las condiciones para jubilarse han empezado a ahorrar para prepararla. En los del norte, entre la mitad y dos tercios se preparan, según el sondeo de TNS.

El dinero tiene su influencia, pero “lo importante es mantener la actividad y encontrarse bien”, recalca el presidente de la Asociación de Jubilados Gambrinus, Antonio García. Esta asociación radicada en Sevilla está formada por jubilados de la antigua empresa Cruz Campo (hoy Heineken) y toma el nombre de Gambrinus, el rey de leyenda de igual nombre, considerado el patrón de la cerveza. “En nuestra asociación buscamos prevenir los casos de personas jubiladas que no se adaptan bien y ayudarles a superarlos”, dice el presidente de la asociación. “Somos 516 socios. Aquí se aprende cómo convivir con los nietos, hacemos salidas culturales, viajes, manualidades, pintura. Hemos viajado por casi toda España y también a Portugal. No es preciso tener mucho dinero para hacer cosas”, dice el García.

ESPERANZA DE VIDA
Los últimos datos del Ministerio de Sanidad abundan en lo dicho por otros informes: la vida se alarga. Hay 7,8 millones de personas en España que tienen más de 65 años, el 16,7% de la población. Y de ellos, el 28% tiene más de 80 años. La percepción mayoritaria es que se es mayor a partir de los 70 años.

La media de vida es de 84 años para las mujeres y de 78 para los hombres, según la encuesta sobre personas mayores de 2010 del Ministerio de Sanidad presentada a final de abril. Esta encuesta incluye datos que muestran que los jubilados se preocupan de estar ocupados. Pero hay respuestas distintas. El 30% de los mayores dice estar demasiado ocupados, el 52% no tiene muchas ocupaciones y solo el 15% no tiene nada que hacer, destaca la encuesta del Ministerio de Sanidad. El estudio también arroja el resultado de que el 55% de los mayores está satisfecho con su situación, aunque la satisfacción baja con la edad y es mayor en las zonas rurales que en las urbanas.

La psicóloga María Dolores Ortiz recalca que la jubilación produce un cambio de horarios. “No hay que confundir lo que uno es o hace con el empleo que ocupa. Eso les pasa más a los hombres, porque suelen asociar su estatus profesional con su personalidad y cuando dejan de trabajar lo padecen. Pero el puesto que uno ocupa es una cosa y quién es uno, otra”, recalca esta psicóloga.

“Si se vive en pareja, hay que hablar de las tareas de casa. Vemos a gente a la que le cuesta disponer de su tiempo libre”. Y añade: “Hay que ir hacia el envejecimiento con éxito o activo. En varios ámbitos: manteniendo el ejercicio físico y con la alimentación adecuada”; pero también “ejercitando la memoria, trabajando con la mente, leyendo, estudiando y manteniendo la relación social”.

TIEMPO LIBRE
Montserrat Fornós, psicóloga psicoterapeuta, habla sobre el uso del tiempo libre. “Falta cultura del tiempo libre porque el trabajo suele ocuparlo casi todo, cuando, en realidad, es un tiempo en la vida. Muchas personas son alguien que trabaja en algo, más que ellos mismos. Hay quien se jubila y lo pasa mal al principio hasta que coge la ruta”.

La formación suele ser una de las actividades por las que optan algunos jubilados. Hay aulas para personas mayores en toda España. Las aulas de extensión universitaria para gente mayor de Barcelona acogen a 4.000 alumnos y a 88 profesores, dice el presidente de la entidad, Francesc Pons. “Empezamos hace 30 años con 13 alumnos. La mitad del coste lo cubre la Administración. El alumno paga 78 euros por curso. Estudian, no una carrera, sino para tener conocimientos de materias. La Universidad de Barcelona nos cede locales para impartir las clases”, dice el presidente de esta entidad.

Es interesante la observación que hace Victor Reca, psicólogo que trabaja con personas mayores: “Las mujeres se adaptan mejor a la jubilación que los hombres, quizá porque suelen trabajar más en casa, y muchos hombres solo tienen el trabajo en la empresa y les cuesta más hacer otras cosas”.

Fuente: El País – Edición: ProtestanteDigital.com

Divagar mentalmente causa infelicidad

25 Nov

Divagar mentalmente causa infelicidad

HARVARD, 23/11/2010 (Público / ProtestanteDigital.com)

Divagamos cuando nuestra atención, en lugar de centrarse en lo que estamos haciendo, se desplaza a otra cosa. Es una práctica habitual pero poco aconsejable para conseguir la felicidad. Un estudio psicológico revela que centrarse en la actividad que uno está realizando ayuda a ser más feliz.

La investigación publicada en la última edición de la revista Science se titula “Una mente que divaga es una mente infeliz”. El artículo, realizado por dos profesores de Psicología de la Universidad de Harvard (EEUU) demuestra dos cosas que pueden no sorprender: la primera, que el ser humano se pasa casi la mitad del tiempo pensando en cosas distintas a las que están haciendo, y que es más infeliz cuando su mente está fuera de la realidad que cuando está centrada en la actividad correspondiente.

Los autores utilizaron la tecnología para llegar a estas conclusiones y desarrollaron una aplicación específica para el iPhone que utilizaron para crear una gran base de datos de informes a tiempo real de los sentimientos, pensamientos y acciones de un amplio grupo de personas (2.250) en diferentes momentos del día.

Los adultos eran asignados aleatoriamente a responder una pregunta relativa a su felicidad que podían puntuar de 0 a 100, a la actividad que estaban llevando a cabo en ese momento de entre más de 22 opciones y, por último, sobre su estado de divagación mental, que se medía con la respuesta a la pregunta: “¿Está usted pensando en algo distinto a lo que está haciendo actualmente?”. Para medir este último parámetro, se ofrecían cuatro respuestas: “no”; “sí, algo placentero”; “sí, algo neutral” o “sí, algo desagradable”.

El análisis reveló tres datos: en primer lugar, la divagación es algo frecuente, presente en el 46,9% de las muestras, con independencia de la actividad. Este dato tenía una excepción: cuando se hace el amor, la mente suele estar mucho más centrada y la divagación no es nada frecuente.

El segundo dato es que la gente era menos feliz cuando estaba divagando que cuando estaba pensando en lo que hacía. La infelicidad, por supuesto, era mayor si sus pensamientos eran neutrales o desagradables, pero incluso siendo positivos, siempre era mejor pensar en lo que se hacía en el momento.

Por último, los autores desvelan que lo que uno está pensando influye más en su estatus de felicidad que lo que está haciendo.

Fuente: Público. Edición: ProtestanteDigital.com