Ningún pobre…

19 Nov

Ningún pobre…

La sociedad, alrededor de todo el mundo, siempre prioriza las riquezas materiales. Se mide a las personas y a los países en base a lo que tienen, a lo que producen o elaboran.

¡Gracias a Dios que a sus ojos somos todos absolutamente iguales!

En Santiago 2:1-4 dice:

“Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida, y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar, y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?”
Dios no discrimina por posesiones y aún va más allá. Nos iguala a todos en una riqueza sobrenatural:

“Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?” (Santiago 2:5)
Veamos también la manera en que enriquece nuestras vidas, nuestras almas y nuestra eternidad.

La vida eterna por la Gracia de Dios es la primera parte de su riqueza entregada a nuestro favor:

“Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia; así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 1:4-8)
“En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7)
Los recursos para la vida son la continuación de nuestro enriquecimiento:

“¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33)
“…alumbrando los ojos de vuestro entendimiento…” (Efesios 1:18)
“Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu” (Efesios 3:16)
El conocimiento profundo de Dios y sus misterios siguen en la lista:

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19)
“Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2:2-3)
¿Estamos disfrutando en plenitud de todas estas riquezas?

Recordemos: Todo lo que Dios nos da, ¡merece ser bien aprovechado!

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: