TERMINANDO LA CARRERA

11 Nov

David Wilkerson Today

WEDNESDAY, NOVEMBER 10, 2010

TERMINANDO LA CARRERA

“¿Quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y

calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que,

después que haya puesto el cimiento, no pueda acabarla y todos los que lo vean

comiencen a hacer burla de él diciendo: Este hombre comenzó a edificar y no

pudo acabar” (Lucas 14:28-30).

Jesús habló estas palabras antes de cerrar su ministerio en la tierra con el

propósito de advertir a sus seguidores que las buenas intenciones no serían

suficientes para que puedan atravesar los tiempos difíciles. ¡Muchos

seguidores no tendrán lo necesario para terminar la carrera!

Yo creo que la situación más trágica es comenzar con toda la intención de

aferrarse de Cristo y de crecer para llegar a ser un discípulo maduro, pero en

lugar de eso, comenzar lentamente a apartarse, y convertirse en frío e

indiferente hacia él. Esa persona puso los cimientos pero no pudo terminar,

porque primero no calculó los gastos. Se le acabaron los recursos; avanzó un

poco y luego desistió.

Dios, despiértanos y haznos entender que estamos siempre cambiando. No hay tal

cosa de estar quietos; o usted está cambiando diariamente a la imagen de

Cristo, o está cambiando de vuelta a su caminar carnal. Para aquellos que han

determinado aferrarse de Cristo a cualquier costo, los que están tomando su

cruz, negándose a sí mismos, y siguiéndolo, a ellos Pablo les dice, “Por

tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en

un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su

misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).

Qué gozo es conocer a aquellos que están terminando la carrera. Ellos están

creciendo en sabiduría y en el conocimiento de Cristo, distanciándose del

mundo y sus placeres, y volviéndose cada vez más con una mente celestial. Sus

sentidos espirituales están altamente ejercitados y sus discernimientos de lo

que es de Dios o de la carne están cada vez más aumentando. Mientras más

envejecen, más hambrientos ellos están de Cristo. Ellos cortan todos los

lazos con el mundo y con una intensidad que va aumentando, ellos anhelan estar

con Cristo en su gloria. Para ellos, el morir es ganancia y el premio máximo

es ser llamados a su presencia para estar a su lado para siempre. ¡No es el

cielo lo que buscan, sino Cristo en gloria!

Usted puede estar seguro que cuando Cristo retorne, él tendrá una iglesia

gloriosa deseosa de estar con él. ¡Estará compuesta de aquellos que se han

desligado tanto de este mundo y que se han unido tanto a él, que ser cambiados

de lo corruptible a lo incorruptible sólo será un último paso de amor hacia

su presencia!

Puede que usted haya caído en su carrera Cristiana, pero usted puede

levantarse y correr nuevamente. Jesús no dejará que usted quede tendido en el

camino, exhausto, imposibilitado. Él levantará sus rodillas débiles y le

dará fuerzas sobrenaturales para terminar.

Él no le fallará. Por gracia, usted terminará la carrera y el Señor estará

esperando en la meta para decirle, “¡Lo has hecho bien!”

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/10582

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: