Archivo | 7:53 PM

El casco de Dios: ¿el artefacto que sirve para ver el más allá?

11 Nov

El casco de Dios: ¿el artefacto que sirve para ver el más allá?


SERGIO PARRA
10 DE NOVIEMBRE DE 2010
La gente suele dar mucha importancia a sus percepciones y también a sus sensaciones. Si uno siente que Dios existe, tiende a pensar que es así. Ya no digamos si percibe alguna manifestación sobrenatural.

Sin embargo, ¿dónde quedarían estas sensaciones si se pudieran inducir con un artefacto?

Ésa es precisamente la función del casco de Dios, que se guarda en el laboratorio de neurociencia del doctor Michael Persinger, en Sudbury, Canadá. Concretamente en la sala C002, una cámara insonorizada que una vez se llamó la Cueva de Mahoma.

El casco está lleno de imanes y cables y ha servido para llevar a cabo 25 años de experimentos con diferentes sujetos, que fueron expuestos a pequeños campos electromagnéticos similares a los generados por los teléfonos inalámbricos y las pantallas de ordenador.

Tras un rato con este casco enchufado, el 90 % de los sujetos afirman experimentar una presencia extraña, algo especial, aunque el sujeto sea ateo, creyente, atleta o místico. Dependiendo de las creencias, el sujeto experimentará la presencia de Jesús o de algún otro ente sobrenatural. Incluso uno de los sujetos creyó sentir la cercanía del demonio.

Trabajando con estos bucles de alambre y campos magnéticos, el doctor Persinger ha trazado un mapa de las regiones específicas del hemisferio derecho del cerebro donde afirma que reside Dios. Independientemente de nuestra filiación religiosa o de nuestro grado de creencia (o incluso descreencia), nuestro cerebro reacciona de manera casi idéntica. (…) El casco de Dios simplemente enciende la chispa en la parte del cerebro donde nacen esos pensamientos místicos y espirituales.
Con todo, en abril de 2005, un equipo de científicos de Suecia afirmó que ellos habían sido incapaces de reproducir los descubrimientos del doctor Persinger. ¿Es casco de Dios, pues, funciona realmente o los sujetos han sido influidos sutilmente para que pensaran que estaban teniendo alguna clase de experiencia mística?

Los experimentos con el Casco de Dios adquirieron cierta popularidad y hasta el famoso ateo militante Richard Dawkins se sometió a la prueba, aunque infructíferamente: según él, no se produjo ningún tipo de experiencia mística o inusual. Persinger explicó el fracaso del experimento en Dawkins debido a su bajo puntaje en una escala psicológica que mide la sensibilidad del lóbulo temporal.

Actualmente se ha formado el r-TMS Open Project, un proyecto abierto que busca desarrollar softwares, aparatos y aplicaciones nuevas para la estimulación magnética transcraneal. Si queréis que os apliquen un campo magnético a través de solenoides para presuntamente experimentar sensaciones divinas, puedes inscribirte aquí.

El sitio de “tecnología espiritual” Shakti Technology ofrece “cascos de Dios” de estimulación craneal, bajo licencia del Dr. Persinger, que supuestamente ofrecen visiones místicas. Su sistema “Shiva Neural Estimulation” parece ser el más avanzado en el mercado y cuesta 649 dólares. Si no funciona, siempre podéis usar el caso como pisapapeles… aunque salga un poco caro.

Vía | El club de los supervivientes de Ben Sherwood

Anuncios

La Fe

11 Nov

La Fe

Hebreos 11:1 dice:

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”
El Diccionario define “fe” como “Confianza en alguien o en algo”; “certeza” como “Conocimiento claro y seguro de alguna cosa” y “convicción” como “convencimiento”

La fe nos eleva a lugares y niveles que no podríamos alcanzar sin ella y por ningún otro medio…

“Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos” (Hebreos 11:2)
La fe nos da entendimiento de los asuntos de Dios…

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” (Hebreos 11:3)
La fe nos coloca en una posición justa delante de Dios…

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo…” (Hebreos 11:4)
La fe nos permite una posición privilegiada delante de Dios…

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte… y tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios…” (Hebreos 11:5-6)
La fe nos hace ver lo imperceptible sin los ojos de Dios…

“Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían…” (Hebreos 11:7)
La fe nos motiva cuando no conocemos los Planes de Dios…

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba” (Hebreos 11:8)
La fe nos otorga pertenencia cuando no la tenemos

“Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena… porque esperaba la ciudad que tiene fundamento…” (Hebreos 11:9-10)
La fe confía en promesas que exceden a nuestras capacidades y expectativas…

“Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir y dio a luz… por lo cual de uno, y ése ya casi muerto, salieron como estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar” (Hebreos 11:11-12)
Por la fe tenemos entrada en la Eternidad…

“Conforme a la fe murieron éstos, sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolos, y saludándolo, y …” (Hebreos 11:13)
La fe en Dios nos otorga esperanza que no podríamos tener de otra manera…

“Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria… pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad” (Hebreos 11:14-16)
La fe no se puede comprar, elegir, producir ni aún compartir. La fe es algo que Dios da y produce en nosotros…

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17)
“Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:13)
“… porque no es de todos la fe” (2 Tesalonicenses 3:2)
Recordemos: Sin fe es imposible relacionarnos con Dios…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

TERMINANDO LA CARRERA

11 Nov

David Wilkerson Today

WEDNESDAY, NOVEMBER 10, 2010

TERMINANDO LA CARRERA

“¿Quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y

calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que,

después que haya puesto el cimiento, no pueda acabarla y todos los que lo vean

comiencen a hacer burla de él diciendo: Este hombre comenzó a edificar y no

pudo acabar” (Lucas 14:28-30).

Jesús habló estas palabras antes de cerrar su ministerio en la tierra con el

propósito de advertir a sus seguidores que las buenas intenciones no serían

suficientes para que puedan atravesar los tiempos difíciles. ¡Muchos

seguidores no tendrán lo necesario para terminar la carrera!

Yo creo que la situación más trágica es comenzar con toda la intención de

aferrarse de Cristo y de crecer para llegar a ser un discípulo maduro, pero en

lugar de eso, comenzar lentamente a apartarse, y convertirse en frío e

indiferente hacia él. Esa persona puso los cimientos pero no pudo terminar,

porque primero no calculó los gastos. Se le acabaron los recursos; avanzó un

poco y luego desistió.

Dios, despiértanos y haznos entender que estamos siempre cambiando. No hay tal

cosa de estar quietos; o usted está cambiando diariamente a la imagen de

Cristo, o está cambiando de vuelta a su caminar carnal. Para aquellos que han

determinado aferrarse de Cristo a cualquier costo, los que están tomando su

cruz, negándose a sí mismos, y siguiéndolo, a ellos Pablo les dice, “Por

tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en

un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su

misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).

Qué gozo es conocer a aquellos que están terminando la carrera. Ellos están

creciendo en sabiduría y en el conocimiento de Cristo, distanciándose del

mundo y sus placeres, y volviéndose cada vez más con una mente celestial. Sus

sentidos espirituales están altamente ejercitados y sus discernimientos de lo

que es de Dios o de la carne están cada vez más aumentando. Mientras más

envejecen, más hambrientos ellos están de Cristo. Ellos cortan todos los

lazos con el mundo y con una intensidad que va aumentando, ellos anhelan estar

con Cristo en su gloria. Para ellos, el morir es ganancia y el premio máximo

es ser llamados a su presencia para estar a su lado para siempre. ¡No es el

cielo lo que buscan, sino Cristo en gloria!

Usted puede estar seguro que cuando Cristo retorne, él tendrá una iglesia

gloriosa deseosa de estar con él. ¡Estará compuesta de aquellos que se han

desligado tanto de este mundo y que se han unido tanto a él, que ser cambiados

de lo corruptible a lo incorruptible sólo será un último paso de amor hacia

su presencia!

Puede que usted haya caído en su carrera Cristiana, pero usted puede

levantarse y correr nuevamente. Jesús no dejará que usted quede tendido en el

camino, exhausto, imposibilitado. Él levantará sus rodillas débiles y le

dará fuerzas sobrenaturales para terminar.

Él no le fallará. Por gracia, usted terminará la carrera y el Señor estará

esperando en la meta para decirle, “¡Lo has hecho bien!”

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/10582

CALEB

11 Nov
David Wilkerson Today
THURSDAY, NOVEMBER 11, 2010
CALEB
Caleb, cuyo nombre significa valor, determinación, ¡tipifica a la persona que
se aferra al Señor! Caleb era inseparable de Josué, representando así al que
continuamente camina con el Señor haciendo caso omiso de las distracciones de
la vida.
Caleb había acompañado a los espías al otro lado del Jordán, cuando el
Espíritu Santo lo dirigió hacia Hebrón – “el lugar de muerte.” Abraham
y Sarah estaban enterrados allí, como también Isaac y Jacob y los patriarcas,
y años más tarde, el reino de David comenzaría allí. Con asombro Caleb
escaló esa sagrada montaña y la fe inundó su alma. Él valoró ese
santificado lugar, y desde ese momento en adelante, él quiso que Hebrón fuese
su posesión.
Se nos dice de Caleb que él “decidió ir detrás de Dios” (Números
14:24). Él nunca desmayó hasta el final, y a sus ochenta y cinco años de
edad él podía testificar: “Todavía estoy tan fuerte como el día en que
Moisés me envió. Cual era mi fuerza entonces, tal es ahora mi fuerza para
combatir, para salir y para entrar” (Josué 14:11).
¡En su vejez Caleb peleó su mayor batalla! “Dame, pues, ahora este monte
[Hebrón]…” (14:12). “Josué entonces lo bendijo y dio a Caleb…a
Hebrón por heredad” (14:13). “Por tanto, Hebrón vino a ser heredad de
Caleb…por cuanto se había mantenido fiel a Jehová, Dios de Israel”
(14:14).
Este mensaje es glorioso: No es suficiente el haber muerto al pecado – o
haber entrado a la plenitud alguna vez en el pasado. ¡Lo que se necesita es
crecer en el Señor hasta el final! Es mantener el poder espiritual y la fuerza
sin desmayar. ¡Es “decidir seguir a Dios” aún en la vejez!
Hebrón – la heredad de Caleb – significa ¡una compañía asociada!
¿Asociada con qué? ¡Con la muerte! No sólo la muerte al pecado en el
Jordán, sino vivir en un lugar de muerte. ¡Vivir con aquellos asociados con
la muerte y resurrección de Jesucristo! “Dame, pues, ahora ese monte”
había orado Caleb. En otras palabras, “¡Dame este caminar de muerte a mi
‘yo’!” Fue aquí que Abraham había edificado un altar para sacrificar a
su hijo, y era aquí que Caleb y su tribu vivirían, constantemente asociados
con ese altar de un sacrificio vivo.
El seguir al Señor con todo su corazón produjo un fuego santo por Dios en los
hijos de Caleb. ¡Mientras los hijos de las dos tribus y media se apartaron y
abrazaron al mundo y su idolatría, la familia de Caleb creció fuerte en el
Señor!
El deseo de Dios para todos nosotros es que entremos a un lugar de descanso,
gozo y paz en el Espíritu Santo. Eso requiere seguirlo a él, “con todo tu
corazón…y con todas tus fuerzas” (Marcos 12:30).