El Amor en práctica

24 Sep

El Amor en práctica

Hemos hablado en otras ocasiones sobre el Amor. Conocemos lo que es el verdadero Amor. Lo disfrutamos de parte de Dios en nuestra salvación, en nuestro andar diario, en cada momento de nuestras vidas de hijos de Dios…

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16)
“Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios” (Efesios 3:17-19)
Ahora deberíamos preguntarnos si lo manifestamos de la manera en que la Biblia nos enseña a hacerlo…

“… porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5)
“Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras” (Hebreos 10:24)
Veamos:

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1 Corintios 13:4-7)
Pensemos: En estos últimos días, ¿cómo hemos aplicado este amor hacia nuestros semejantes?

La Biblia nos dice:

“… amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo…” (Romanos 13:9-10)
Sabemos que la palabra prójimo deriva de “próximo”: nuestro cónyuge, nuestros hijos, nuestros familiares cercanos, compañeros de labores, vecinos, amigos, hermanos en la fe… Desde el más cercano a mi persona hacia fuera…

En 1 Corintios 13:8 leemos:

“El amor nunca deja de ser…”
Si estoy bien o mal, con ánimo o sin él, con fuerzas o desfalleciente. Nunca deja de ser…

Tampoco tiene excusas:

“Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño” (1 Corintios 13:11)
Sabemos que disfrutamos y poseemos el Amor de Dios, como leemos en 1 Juan 4:11-12:

“Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros”
En esta semana ¿puso en práctica este amor “práctico”? Si no lo hizo, HOY puede hacer que comience a manifestarse como una realidad en su vida.

Recordemos: HOY podemos pensar en algo para hacer y llevarlo a cabo por otra persona.

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: