Archivo | 1:04 PM

Fiabilidad de la Biblia parte 2

21 Sep
2. LA FIABILIDAD DE SU TRANSMISIÓN
2.1. ANÁLISIS COMPARATIVO
Pero, ¿podemos tener confianza en que nos han llegado fielmente las copias, ya que carecemos de los originales? Si aplicamos al Nuevo Testamento los mismos criterios que a otros libros, nos damos rápidamente cuenta de que su transmisión es mucho más segura que la de cualquier otro libro jamás escrito. Hemos visto que las dos primeras copias enteras que tenemos del Nuevo Testamento están a una distancia de unos 300 años de cuándo se escribió en el siglo I. Ya que los evangelios pretenden ser historia, consideremos los documentos que conservamos de otros libros históricos:
— Las Guerras de las Calías de Julio César, escrita en el siglo I a.C. conserva algunos manuscritos, pero sólo unos pocos bien conservados, y el más antiguo es de 900 años posterior a la escritura de la obra.
– De los 142 libros de la Historia de Roma de Livio (59a.C.-17d.C.) sólo sobreviven 35; nos son conocidos por unos 20 manuscritos, sólo uno de los cuáles (que contiene fragmentos de los libros iii-vi) está próximo al original al ser del siglo IV.
— De los 14 libros de la Historia de Tácito (vivió entre el siglo I y II d.C.) sólo cuatro y medio han llegado hasta nosotros. Y de los dieciséis libros de los Anales, sólo tenemos 10 enteros   y otros dos en parte. El texto de estas dos obras depende enteramente de dos manuscritos, uno del siglo IX y otro del siglo XI.
— La Historia de Tucídides (s. V a.C.) depende de ocho manuscritos  —el más temprano de los cuales es del 900 d.C. aprox.— y de algunos pedazos de papiro de principios de la era cristiana. Algo similar sucede con el otro gran historiador griego de la antigüedad, Herodoto (488 aprox.-428 a.C.).
Podemos afirmar con seguridad, pues, que los evangelios, y el Nuevo Testamento en general, son mucho más fiables que cualquier otro libro que goza de aceptación de autenticidad sin discusión. Las dos versiones enteras más antiguas que conservamos están a muy poca distancia del original, en comparación con la gran mayoría de obras que poseemos de la antigüedad. El Nuevo Testamento supera, además, a cualquier otro libro en el número de manuscritos existentes, lo cual nos permite precisamente someter a prueba su exactitud. Los manuscritos en griego que contienen el Nuevo Testamento entero o en parte rondan los 5000, mientras que, por ejemplo, la obra más grande de la literatura clásica, la Iliada de Hornero, sólo contiene cerca de 650 manuscritos.
Al margen de los manuscritos griegos, también tenemos otro tipo de documentos, ya que el Nuevo Testamento, y la Biblia en general, fueron traducidas a diversas lenguas a medida que el cristianismo avanzaba a velocidad vertiginosa. Y son también muy importantes porque algunas de estas versiones se remontan a fechas bastante tempranas. Entre ellas cabe destacar la versión antigua siriaca, resultado de la expansión del cristianismo por Siria y Mesopotamia. Esta versión se originó ya en el siglo II, como está atestiguado por la versión siriaca sinaítica y la siriaca curetoniana. Del siglo II es también El Diatessaron de Taciano, que es un intento de hacer una narración única a partir de los cuatro evangelios. Ya en el siglo V tenemos la llamada versión Peshitta, o versión siriaca común, de la cual tenemos 243 manuscritos, y que sigue la versión antigua.
Conforme la lengua griega empezó a quedar relegada a los círculos cultos, la lengua natural del imperio, el latín, se fue imponiendo y fue necesario hacer traducciones a esta lengua. No tenemos ningún manuscrito entero de una versión completa en latín. Pero muchas partes del Antiguo y del Nuevo Testamento pueden ser reconstruidas mediante las citas de los primeros padres de la iglesia. Se cree que esta traducción circuló en el norte de África sobre el año 250. De los fragmentos que han quedado se puede deducir que existieron dos versiones: la africana y la europea. En el siglo IV, Jerónimo llevó a cabo la revisión del texto latino dando lugar a la versión latina conocida como Vulgata, versión que llegó a ser proclamada la oficial de la Iglesia Católica en el concilio de Trento’ en 1546. Sólo en Europa tenemos unos 8.000 manuscritos de esta versión.
Otra versión importante es la copta en Egipto (la versión sahídiea es de entorno al año 200). Otras menos importantes son la armenia, la geórgica, la etíope, la gótica y la arábiga.
Finalmente, a todo lo dicho también podemos añadir los manuscritos cursivos -o en minúsculas- que van del siglo IX al XVI, de los cuales tenemos 2.500 documentos, entre los que hay 800 que contienen el texto de los Evangelios y 46 el Nuevo Testamento completo. También podemos hacer referencia a los leccionarios usados en los servicios litúrgicos de la iglesia que contenían porciones, entre otros, de los evangelios: tenemos, según algunos eruditos, más de 2.000; el más antiguo es el Romano, que se sima en el siglo V. Todo ello sin olvidar que tenemos tantas referencias en los escritores cristianos de la antigüedad como para reconstruir casi por entero el Nuevo Testamento.

2.2. EL CUIDADO DE LA TRANSMISIÓN

Este gran número de manuscritos nos habla del empeño que los cristianos pusieron en velar por la conservación y la transmisión de lo que creían el mensaje divino. Y, lo más importante, la comparación de tan gran número de documentos permite, sin duda, desarrollar un minucioso estudio crítico; y éste nos lleva a la conclusión de que la coincidencia de los documentos es tan alta que no puede caber ninguna duda sobre la fiabilidad de su transmisión por los copistas. Cualquier otro documento literario o histórico de la antigüedad quisiera para sí estas condiciones que poseen los evangelios y el Nuevo Testamento en general. Cabe preguntarse qué ánimo está detrás de esta postura de sospecha sobre ellos. Como dice F.F. Bruce, «si el Nuevo Testamento fuera una colección de escritos seculares, su autenticidad sería considerada generalmente más allá de toda duda. Es un dato curioso que los historiadores han estado más dispuestos a confiar en los registros del Nuevo Testamento que muchos teólogos»

Pero si esto no fuera suficiente, podemos añadir una serie de razones que nos muestran el esmero con que los copistas transmitieron los escritos del Nuevo Testamento. Philip W. Comfort, -experto en documentos griegos del NT, nos ofrece seis razones:

1. La mayoría de los escritores del NT    eran judíos que creían que el Antiguo Testamento (AT) era la Palabra inspirada por Dios.

Es lógico pensar que los escribas cristianos de origen judío emularían las prácticas tan precisas y concisas de los escribas judíos del AT.

2. La mayoría de las primeras copias de varios libros del NT fueron realizadas por escribas que debían considerar que estaban copiando un  texto  sagrado. Desde los inicios, los evangelios fueron considerados palabra autoritativa, revestida de la misma autoridad que los libros del AT.

3. La mayoría de los libros del NT son obras de literatura, especialmente los evangelios y los Hechos de los Apóstoles, Es evidente que los primeros en hacer copias de estos libros tendrían en cuenta también este aspecto, mostrando esmero en preservar el texto original.

4. Todos los papiros, sin excepción, muestran que los primeros cristianos que hicieron copias del texto usaban abreviaturas especiales para designar los títulos divinos {nomina sacra). Esto nos habla del esmero, el respecto y la uniformidad, a la hora de copiar y transmitir los textos.

5. Otro elemento distintivo que nos muestra la uniformidad de la transmisión de los textos consiste en el uso del códex por todos los primeros cristianos. Este uso fue exclusivo del cristianismo hasta fines del siglo II y supuso una ruptura con la manera de hacer del judaismo.

6. La mayoría de los primeras papiros del NT fueron producidos con sumo cuidado  por escribas profesionales y educados. Los paleógrafos han comprobado que muchos de los primeros papiros del NT no fueron escritos de forma libre, sino con un determinado estilo, en este caso llamado «mano documentaría reformada». Muy probablemente estos escribas recibieran un sueldo por su trabajo, y es probable que hubiera algún centro que regulara esa actividad, tal como sucedía en la escuela de Alejandría.

fuente bibl:

David Galcera, ¿Hay alguien ahi?, ed. Clie, pag. 252-255

Anuncios

Joven mutilada por los talibanes en Afganistán, polémica portada de ‘Time’

21 Sep

Joven mutilada por los talibanes en Afganistán, polémica portada de ‘Time’

Foto: Time.com

Aisha, joven afgana mutilada por talibanes.

A Bibi Aisha le cortaron la nariz y las orejas después de escapar de la casa de su esposo.

Aryn Baker, escribió en la revista Time la historia de Aisha, una afgana de 18 años, condenada por un comandante talibán a cortarle la nariz y las orejas
Gran polémica ha desatado la portada de la revista ‘Time’ de esta semana que lleva una foto de una mujer afgana a la que se le arrancó la nariz como castigo por haber abandonado a su marido talibán.

Según la Revista, Aisha, de 18 años, dejó a su cónyuge porque su familia la trataba como una esclava y la golpeaban frecuentemente.

Pero el juez del caso, un comandante talibán, hizo caso omiso del contexto y observó mientras el marido le arrancaba orejas y nariz con un cuchillo que sacó de su cinto.

‘Time’ especula que esta podría ser la suerte de miles de mujeres en Afganistán si EE. UU. cumple su promesa de comenzar a retirarse en julio del año entrante sin haber derrotado a los talibanes que siguen siendo fuertes en el país.

Pero la foto, más que el artículo que la acompaña está dando mucho que hablar y algunos señalan que es una manipulación emocional para mantener los esfuerzos militares en este país.

Muy parecido, pero en sentido contrario, al efecto que generó la imagen de una niña corriendo desnuda en Vietnam mientras un avión bombardea el área con bombas Napal.

El editor de la revista, Richard Stengel, defendió la publicación argumentado que no se puede ignorar el trato que los talibanes le dan a las mujeres y que el público debe estar informado para poder formase un juicio realista de cara al futuro de esta guerra.

“Prefiero que la gente sepa la realidad mientras se forma una idea sobre lo que EE. UU. y sus aliados pretenden hacer en Afganistán”, aseguró.

Obama, el mes pasado, reiteró que espera poder iniciar un repliegue de este país en el 2011. Pero muchos, incluidos sus propios generales, han dicho que no es prudente casarse con una fecha específica y menos ahora cuando la situación del terreno parece estar empeorando.

SERGIO GÓMEZ MASERI
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
WASHINGTON

La historia

Justo antes de la medianoche, los talibanes tocaron a su puerta. Buscaban a Aisha, de 18 años, para que fuera castigada tras huir de la casa de su esposo.

Ella fue obligada a los 13 años a casarse como pago de un asesinato cometido por un primo de su papá.

Desde ese momento, según cuenta Aisha, sus suegros le pegaban constantemente y la trataban como una esclava. Ella cree que si no hubiese salido corriendo quizás ya estaría muerta.

Su cuñado la sostuvo mientras su esposo le sacó un cuchillo. Primero le corto sus orejas y luego su nariz.

Desde una locación secreta protegida por militares y patrocinada por la organización no gubernamental ‘Mujeres por mujeres afganas’ en Kabul, Aisha escucha atentamente las noticias que hablan sobre como el gobierno afgano tiene algún tipo de arreglo político con los talibanes que la atemorizan.

“Ellos son los que me hicieron esto”, dice ella mientras pasa sus manos por su cara cortada. “Cómo podemos reconciliarnos con ellos”.

Mientras le muestra al mundo su cara mutilada, Aisha espera viajar a Estados Unidos para someterse a una cirugía reconstructiva, patrocinada por la organización humanitaria, ‘Grossman Burn’ en California.

El temor a una retirada

En junio de este año, el presidente afgano Hamid Karzai estableció un consejo para la paz que pudiera negociar con los talibanes.

Un mes después, Tom Malinowsk de la organización ‘Human Rights Watch’ se reunió con Karzai.

Durante la conversación, Karzai reflexionó sobre el impacto del conflicto en la vida de las personas y le preguntó si él tenía algún derecho de hablar sobre derechos humanos cuando muchas personas morían.

“Él esencialmente me preguntó eso”, dijo Malinowski y preguntó “¿Qué es más importante, proteger el derecho de una chica a que vaya al colegio o salvarle la vida?” Como Karzai y sus aliados internacionales contesten a esta pregunta, tendrían consecuencias a largo plazo, no solo las mujeres de Afganistán, sino el país entero.

Como la guerra en Afganistán entró en los años 90, la necesidad de una salida estratégica pesa en las mentes de los encargados de las fórmulas políticas de Estados Unidos.

Tal resultado implicaría una reconciliación con los talibanes, pero el miedo de las mujeres afganas está en la búsqueda de una paz rápida y su progreso puede estar marginado.

Sin embargo, puede que aunque las negociaciones estén encaminadas, los talibanes se basarán en la ideología conservadora del estado afgano, particularmente con el tema de los derechos de las mujeres.

Ya existe una aceptación de que algunas concesiones de los talibanes son inevitables si se quiere una verdadera reconciliación.

“Nosotros no vamos a enviar tropas ni a gastar dinero para siempre, debe haber un compromiso y se harán sacrificios”, dijo un diplomático en Kabul.

Para las mujeres en Afganistán, una temprana retirada de las fuerzas internacionales puede ser desastrosa. Mozhdah Jamalzadah, refugiada afgana y criada en Canadá, habló en el ‘Talk Show’, ‘Oprah’.

La presentadora muy sutilmente hizo preguntas sobre los derechos de las mujeres provocando la ira en los conservadores religiosos.

En un episodio reciente, un invitado hizo una broma acerca de las organizaciones de los derechos humanos en Afganistán. Aseguró que en las ciudades, las mujeres caminan seis pasos detrás de los hombres, pero en las zonas rurales, donde los talibanes son más fuertes, se veía que las mujeres caminan seis pasos por delante.

Los extranjeros se apresuraron a felicitar al marido por su intervención, solo para enterarse de que él le pegó a su esposa cuando iba adelante porque estaban caminando por un campo minado.

Jamalzadah comentó que puede tomar entre 10 a 15 años para que las mujeres afganas de verdad puede caminar junto a los hombres. Pero una vez lo hagan, según ella, todos los afganos se beneficiarán.

“Cuando hablamos de derechos de la mujer, estamos hablando de cosas que son importantes para los hombres también – los hombres que quieren ver a Afganistán avanzar.

Si se sacrifican a las mujeres para hacer la paz también se estaría sacrificando el apoyo de los hombres y el país se dejaría a fundamentalistas que causaron todos los problemas en primer lugar”, dijo Jamalzadah.

fuente bibl:
http://www.eltiempo.com/mundo/otrasregiones/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-7838418.html

Fiabilidad de la Biblia parte 1

21 Sep

Para hablar de este tema y,en general, de la confianza que nos merecen los evangelios, tenemos que referirnos, obligatoriamente a los documentos que tenemos del Nuevo Testamento. El interés de este tema radica en saber hasta qué punto estos documentos nos garantizan que los contenidos de los evangelios no son el fruto de un proceso de invención o de corrupción a través de los años.

1. MANUSCRITOS DEL NUEVO TESTAMENTO
En primer lugar, es interesante tener presente que ninguna obra de la antigüedad está tan bien testimoniada como los escritos evangélicos y, en general, el Nuevo Testamento, tanto en su totalidad como en fragmentos conservados; existen cerca de unos 5300 manuscritos del NT que lo contienen en parte o en su totalidad. También hay que notar como estos documentos nos ayudan a certificar que, como mínimo, en la primera mitad del siglo II, los evangelios y los escritos del NT ya circulaban por las iglesias cristianas.
Destaquemos cuáles son las más antiguas copias del Nuevo Testamento en su totalidad:
– El Códex Vaticanus y el Códex Sinaítico son las copias enteras del Nuevo Testamento completo más tempranas que tenemos. Pertenecen a una fecha alrededor del año 350. Pero, a pesar de la importancia de estos documentos por su dimensión, hay otros más importantes para la cuestión que nos ocupa.
Tenemos muchas copias de papiro de libros del NT, que podemos datar en siglos anteriores. Los más importantes son:

— Chester Beatty Biblical Papyri, cuya existencia se hizo pública en 1931, consiste de porciones de 11 códices de papiro, tres de los cuales contienen la mayoría de los escritos del NT. Uno de estos documentos contiene los 4 evangelios y los Hechos de los Apóstoles. Este documento pertenece a la primera mitad del siglo III.

— Fragments of an unknown Cospel and other Early Christiani Papyri. Fragmentos de papiros, fechados alrededor del año 150, y publicados por H.I. Bell y T.C. Skeat (1935) Algunos han considerado su contenido como un quinto evangelio, otros como una paráfrasis de algunos de los pasajes del los evangelios. Contiene tres hojas de material que pueden fechase a finales del siglo I o en la primera década del siguiente.
Encontramos comentarios respecto a asuntos tratados en los evangelios y una porción del evangelio de Juan, concretamente del capítulo 5, comenzando con la recomendación: «Escudriñad las Escrituras».
— Papiro John Rylands: hay un trozo de un códex en la John Rylands Library, Manchester, que en base a la paleografía podemos fechar alrededor del año 130 y que contiene un fragmento del capítulo 18 y los versos 31-33, 37-38 del cuarto evangelio. Este dato nos muestra que el cuarto evangelio, escrito en Éfeso entre el 80 y el 100 d.C., estaba circulando en Egipto unos cuarenta años después si, como creen los expertos, este documento es originario de Egipto.
– Papiro Bodmer II, cuyo su descubrimiento fue anunciado por la Bodmer Library de Genova en 1956, es posterior al documento anterior, pero está mejor conservado: puede datarse entre el año 150 y el año 200. Contiene los primeros 14 capítulos del evangelio de Juan con una laguna de 22 versículos y considerables porciones de los últimos siete capítulos.
— Papiros de Qumran. Un hallazgo muy importante, anunciado por el padre O’Callaghan, es el de un pequeño fragmento del evangelio de Marcos procedente de la cueva 7 de Qumran. Antes de su identificación el documento había sido fechado en torno al 50-75 d.C. Posteriormente, el mismo O’Callaghan ha podido identificar dos fragmentos más en los que también aparecen fragmentos del mismo evangelio. Sin embargo, dado el tamaño tan pequeño de los documentos, ni su valor ni su identificación es admitida por todos los expertos.

David Galcera, ¿Hay alguien ahi?, ed. Clie, pag. 249-251

continúa….