Educarnos…

18 Sep

Educarnos…

¿Alguna vez fue de visita a algún lugar lleno de gente y nadie se acercó a saludarlo, a presentarse o a darle la bienvenida?  Me ha ocurrido… Y la sensación es bastante desagradable. Hace sentir a la visita como fuera de lugar, descolocada o indeseada en el grupo presente ya constituido. Hace sentir que al resto de las personas le es indiferente nuestra presencia o ausencia allí.

El Apóstol Pablo se tomó el trabajo de dar clases de educación elemental a los hermanos para que fueran buenos anfitriones de sus invitados.

Veamos lo que dice en Romanos 16:1-16…

  • “Os recomiendo además a nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea… saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores… Saludad también a la iglesia de su casa. Saludad a Epeneto, amado mío, que es el primer fruto de Acaya para Cristo… Saludad a María, la cual ha trabajado mucho entre vosotros… Saludad a Andrónico y a Junias, mis parientes y mis compañeros de prisiones… Saludad a Amplias… Saludad a Filólogo, a Julia, a Nereo y a su hermana, a Olimpas y a todos los santos que están con ellos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo. Os saludan todas las iglesias de Cristo”

Pablo, concretamente les decía: Salúdense, preséntense los unos a los otros, preocúpense por el bienestar de todos, reconozcan lo que otros hacen entre ustedes, anímense en las tareas, cuenten a otros lo que algunos hacen por todos, etc, etc, etc…

No dejen a nadie afuera…

  • “Saludaos los unos  a los otros con ósculo santo…” (Romanos 16:16)

Compartan lo que saben…

  • “La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén” (Romanos 16:24)

Den Gloria a Dios…

  • “Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos, pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe, al único y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre. Amén”(Romanos 17:25-27)

Un Manual para ser buenos anfitriones dice:

“Las fórmulas de cortesía son pequeñas frases hechas utilizadas muy a menudo en nuestra vida diaria.  Las mismas pueden ir acompañadas en algunos casos por gestos como una sonrisa, una leve inclinación de cabeza, un saludo con la palma de la mano, entre otras. La cortesía es una característica especial de los buenos vendedores y, en general, de las personas que logran tener preferencia cuando se establecen relaciones comerciales. Las personas que son afables son bien recibidas en todas partes y dejan una muy buena impresión respecto de ellos mismos y de la empresa a la cual representan”

La próxima vez que estemos en un grupo, tengamos en cuenta estas enseñanzas para aplicarlas con cada una de las personas que se acerquen a nosotros, considerando que nuestra “empresa” a la cual representamos, es Nuestro Gran Dios y Salvador.

Recordemos: Jesús jamás ignoró a nadie mientras cumplía Su Misión en la tierra…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: