Por los perdidos…

14 Sep

Por los perdidos…

¡Somos salvos! ¡Qué Gran Bendición! Tenemos a nuestro alcance las delicias de la Eternidad, la herencia como hijos, la esperanza bienaventurada:

  • En la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1:2)
  • “En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad” (Efesios 1:11)
  • “Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13)

En ocasiones, tener un puesto privilegiado, disfrutar de beneficios especiales, conseguir,en alguna medida más o mejor que los demás, nos vuelve egoístas e indiferentes a las necesidades ajenas.

Veamos cómo se sentía el Apóstol Pablo:

  • “Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne” (Romanos 9:1-3)

El tenía muy en claro esto:

  • “…No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios… porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud” (Romanos 10:8, 28)
  • “Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación… Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios, porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree” (Romanos 10:1,3-4)

¿Oramos de esta manera por las personas que nos rodean y que no conocen a Jesucristo como su Salvador y Señor?

Si no lo hicimos hasta ahora… Hoy es un buen día para comenzar a hacerlo. Para orar por ellos y predicarles el Evangelio de la Gracia de Dios.

Hebreos 4:7, 12 se puede aplicar a ellos para su salvación y a nosotros para nuestra corrección si erramos:

  • “Otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones… porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos, y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”

Recordemos: La oración de Pablo era para salvación de los perdidos… ¿es también la nuestra?

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: