Ver… conocer… creer…

17 Ago

Ver… conocer… creer…

En el Evangelio de San Juan leemos:

“A lo suyo vino y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:11-13)
La Biblia nos habla de creer por fe en cosas que no vemos ni conocemos. Puede parecernos dificultoso, podemos pensar que es insensato, que no es inteligente. Muchos lo llaman “suicidio intelectual”. Pero antes de calificarlo de alguna de estas maneras erróneas, que nos llevarán a cerrar la mente y el corazón a la fe, veamos un poco más lo que la Biblia nos pide.

Juan el Bautista fue acosado a preguntas por los líderes religiosos de la época…

“Este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para que le preguntase: ¿Tú, quien eres?… ¿Eres tú Elías?… ¿eres tú el profeta?… ¿Pues quién eres?… ¿Qué dices de ti mismo?… ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta?…” (Juan 1:19-28)
Sus respuestas fueron:

“… Yo no soy el Cristo… No soy… No… Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto… Yo bautizo con agua… mas en medio de vosotros está uno a quien vosotros no conocéis” (Juan 1:19-28)
Juan sabía quien no era él mismo. Tenía plena conciencia de su posición en la vida y Quién era Aquel de quien predicaba y a quien presentaba al mundo…

“Este es el que viene después de mí, el que es antes de mí, del cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado… He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: después de mí viene un varón, el cual es antes de mí, porque era primero que yo” (Juan 1:27-30)
También Juan explicaba por qué estaba tan seguro de acerca de quien daba testimonio:

“Y yo no le conocía, mas para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua… Vi al espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él. Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo. Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios” (Juan 1:31-34)
Si bien Juan predicaba sobre alguien que no conocía, podía hacerlo porque el Dios que lo había enviado le daba certezas.

Igualmente nosotros podemos confiar en Aquel que no miente, que nos da Su Palabra y pruebas indiscutibles de su Persona, su Poder y su Presencia…

“Pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre…” (1 Tesalonicenses 1:5)
“Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor” (1 Corintios 1:9)
“Siendo renacidos no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios, que vive y permanece para siempre” (1 Pedro 1:23)
Recordemos: La veracidad de aquello en que creemos es real debido a que Dios lo es y El es quien lo dice…

TBS
tbs@daresperanza.com.ar

Mail: info@daresperanza.com.ar
Teléfono: (Exterior) 54-11-4464-4583
Teléfono: (Argentina) (011) 4464-4583

http://www.daresperanza.com.ar

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: